Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El tabú del dinero

Pues sí Sr Krugman, ¿vamos todos por muy mal camino? como ha expuesto en muchos de sus artículos publicados, inclusive este último “En Europa, la Gran Depresión fue mala, pero esta es peor”  en su blog de El País.

El tabú del dinero supone que el sistema está recluyendo a la inmensa mayoría de seres humanos en reservas acotadas como a los pobladores indios originales de América.

Los gobernantes, dirigentes, economistas influyentes y los medios de comunicación, evitan directamente mencionarlo, no saben, no dicen o no pueden haciendo mutis por el foro, pues también son reos del monopolio y dictadura del dinero que ejerce la banca, dirigiendo las vidas de los seres humanos. Pero lo peor con todo en que los influyentes economistas no hacen ni dicen nada que pueda comprometer o poner en peligro su estatus y privilegios, incluso de aparentes críticos de los remedios, que no del sistema dictatorial.

Resulta un abuso de posición de dominio insostenible e ilegítimo, que los estados europeos y del mundo en general se tengan que endeudar con la banca privada pagando intereses por la emisión de su propio dinero, que es el de los ciudadanos. En la UE, el apartado 21.1 del artículo 123 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, impide a los estados financiarse directamente con la emisión de su propio dinero que es el de todos los ciudadanos, si no es a través de la banca privada pagando intereses.

No parece razonable que los estados, como organización de equilibrio y punto de encuentro de los intereses de todos, beneficien a nadie en perjuicio de la inmensa mayoría, asegurándoles además constitucionalmente, los beneficios y el cobro preferente a la industria bancaria su negocio privado.

Afortunadamente los ciudadanos ya empiezan a enterarse que el dinero nace con deuda, por gracia del monopolio que tiene la banca en gestionarlo, garantizado por las constituciones de los países, inclusive las necesidades esenciales de los estados pagando intereses desorbitados. La falta de formulación y enunciado en la esencia del sistema que tenemos, supone de hecho una tiranía y dictadura que tiene esclavizada a la inmensa mayoría de seres humanos del mundo. Razonable y previsiblemente este sistema debe cambiar a fuerza de los acontecimientos. Pienso que solo con un nuevo sistema integrador que facilite la transición y vaya reduciendo los efectos perniciosos del actual sistema es posible evitar el caos y la ruptura, que nos llevarían al desabastecimiento de las necesidades esenciales.

Mientras alumbra el nuevo sistema, posiblemente desde abajo por la iniciativa y acción de los ciudadanos, estaremos en una situación de incertidumbre con resultado imprevisible por el choque de fuerzas e intereses contrapuestos. La lógica sugiere que, en cualquier momento en el tiempo, se impongan las garantías de que la palabra y cualquier acción estén libres de intención, y se insten leyes y normas para penalizar a quienes, estando en posición de dominio de decidir y actuar con el mejor conocimiento y medios, perjudiquen a la inmensa mayoría o a quien sea.

Así, si queremos resolver los graves problemas de la crisis económica europea y del mundo, los gobernantes y dirigentes, deberían empezar por abolir el apartado 21.1 del artículo 123 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y sus equivalentes en el resto de países, que impide a los estados financiarse directamente a coste 0 con la emisión de su propio dinero.

Ciertamente los sucesos de 1968 en París y Praga muestran que era imposible un cambio radical y el giro que supuso la toma de la Bastilla por la dictadura económica.

Entre otros, el historiador Josep Fontana analiza en una monumental obra el fracaso, siete décadas después, del proyecto que surgió tras la II Guerra Mundial de construir un nuevo orden internacional guiado por el progreso y el entendimiento. Ofrece una tesis interpretativa que pretende servir de reflexión documentada.

Fontana ha publicado una obra de excepcional ambición intelectual que sin duda se convertirá en un hito historiográfico, Por el bien del imperio. Una historia del mundo desde 1945 (Pasado&Presente). Este historiador catalán, que acaba de cumplir 80 años y es catedrático emérito de Historia Económica de la Universitat Pompeu Fabra, tiene una larga trayectoria: sus más de 500 publicaciones -entre ellas 30 libros- avalan su destacada talla científica.

4 Comments

  1. Santos
    Santos 16 febrero, 2012

    Probando…probando….¿me se escucha?, ¿me se oye?

  2. Santos
    Santos 16 febrero, 2012

    Con profes como tu, cualquiera no……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *