Más que buenas noticias

447

En lo esencial de la vida en términos de tiempo, el parto de un bebé 7 ó 9 meses es un corto espacio de tiempo. Nuestro individual tiempo presente es demasiado breve en términos de existencia de la Humanidad, apenas una gota de agua perdida en el mar. Y si como magníficamente describió Carl Sagan lo comparamos con el Universo, toda la Humanidad desde el inicio hasta nuestros días, apenas suponen unos segundos de un día a primeros de septiembre. En el resto de cosas, como por ejemplo cuando apareció la luz eléctrica, el ferrocarril, el teléfono el automóvil y mucho de bueno y utilidad de cuanto tenemos, se tardaron años en que las ciudades y los hogares alcanzaran un umbral visible de utilidad.

Resulta esperanzador en la actual situación de crisis pandémica socioeconómica, el estado de ánimo y de confianza, que tiene en el puño los corazones de muchos seres humanos, la multitud de signos esperanzadores y objetivos perdidos entre la abundante broza informativa y el devenir diario y apresurado por la subsistencia. Es bien difícil, por no decir una tarea tediosa y compleja, encontrar los buenos signos e indicios que señalan el buen camino con toda la incertidumbre y percepción que queramos. Eduard Punset nos dice. “No hay nada más incierto que la percepción del mundo exterior”.  “No te dejes matar por lo que dice tu cerebro”. “Estamos convencidos de que la percepción que tenemos del mundo exterior es la correcta. Creemos a pies juntillas lo que estamos viendo”. “La verdad es que no hay nada más incierto”.

Sin duda, los medios de comunicación, están en un observatorio privilegiado que les permite observar, recibir y analizar ingente material que luego de interpretar y ajustar a su conveniencia, nos hacen llegar a los lectores, como buenamente pueden,  en estos tiempos de caducidad en donde las leyes fundamentales como la de Albert Einstein de la velocidad de luz parecen se superan, lo cual reafirmaría la caducidad y los límites del conocimiento.

La conclusión de la reciente cumbre con comentarios contradictoria de las Buenas noticias de Davos de Lluís Bassests sería, que mientras EEUU se centra y mira para Asia y, Asia mira al mundo, Europa parece querer mirar a África. Los problemas de la crisis son muchos, pero destaca que con el actual sistema no tenemos siquiera dinero para comprar el billete de avión para ir a África. Hacia estos países con más de 200 millones de habitantes de enorme oferta de mano de obra, en donde todo está por hacer,  se puede conducir la próxima oleada de deslocalizaciones, una vez se encarezcan los sueldos en Asia. Aunque cuentan con dificultades de corrupción y de inseguridad, lo maravilloso es el potencial y la vía emprendida que va en la buena dirección, aunque todavía sea todo muy incipiente.

 Esto nos lleva a que si queremos llegar a tiempo de tomar la iniciativa del progreso, deberemos de cambiar de sistema y dar el salto a uno nuevo que, procure e incentive “La motivación por el progreso y el bienestar del ser humano” como paradigma e ideal, sin la división y exclusión de las personas por cualquier causa. En la que la propia sociedad de consumo y sistema productivo, sean remplazados por la “Motivación de un mundo de abundancia” en armonía y equilibrio con el entorno, en que toda las personas puedan acceder y disfrutar activamente de los derechos humanos en libertad y libre elección, sin más condicionante que la individual naturaleza y limitación de conocimiento.

Para dar el salto debemos de quitarnos las cadenas del sistema y liberar los recursos monetarios que sean necesarios de modo que sean accesibles y de utilidad para todos los ciudadanos en igualdad de condiciones, sin más limitación que el buen aprovechamiento y utilidad en interés general, sin ventajas para nadie sobre los demás, haciendo un buen uso y administración de dichos recursos, que se deben de sustentar en la emisión conforme el censo de población y las necesidades esenciales de consumo y servicios, tanto individuales como los comunes a través de los Estados Democráticos.

 Hay por supuesto otros muchos referentes de la buena dirección de los próximos acontecimientos, por ejemplo, el GEAB N°61 se publica la información para el Año 2012 crucial punto de inflexión de la geopolítica mundial y resume: “Según el LEAP/E2020, el 2012 será el año del gran cambio geopolítico mundial: un fenómeno que será, sin duda alguna, portador de grandes dificultades para gran parte del mundo pero que al mismo tiempo permitirá el surgimiento de las condiciones geopolíticas propicias para un mejoramiento de la situación en los próximos años. Contrariamente a los años precedentes, este año no será un año « perdido », atrapado en el «mundo pre crisis», por falta de audacia, iniciativa e imaginación de los dirigentes mundiales y por la gran pasividad de los pueblos desde el principio de la crisis”.

Estas informaciones aunadas a multitud de iniciativas dispersas, necesariamente en algún momento implosionará, dando inicio al cambio del nuevo sistema, que necesariamente convivirá con el actual hasta su adaptación o extinción.

Quizás tardemos un poco en acoplarnos al nuevo y extraordinario escenario y, se requiera de mucha buena intención y acción individual y colectiva, si bien el esfuerzo será bueno.  Debemos recuperar la dignidad como seres Humanos inteligentes y la confianza en nosotros mismos y en los demás,  la solución está esperando latente delante nuestra a que la descubramos.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here