Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Deudas que nunca se pagarán

Pasamos por alto, no nos hemos dado cuenta y no hemos reflexionado sobre el monstruoso y piramidal sistema económico que tenemos. La suma de las deudas actuales son una simple y burda estafa. Matemáticamente es imposible que se puede pagar las deudas actuales, entre otras razones por una esencial, no se pueden generar excedentes en la economía real para pagar las deudas existentes que generan más del 400% de beneficio a los tenedores de las deudas de humo.

Como mucho, en condiciones normales la actividad productiva puede generar excedentes o beneficios del 4, 5, 6 o incluso el 20% como en el caso de Apple en el último ejercicio, pero nunca más del 400% como pretenden los bancos y demás acreedores sobre las deudas de los Estados.

EL PIB mundial no llega a los 70 Billones de dólares en el 2010, incluido multitud de artificios y artimañas contables en casi todas las empresas y sectores; apalancamientos, ajustes por periodificación, cuentas transitorias o puente, existencias, trabajos en curso, valoraciones de activos e intangibles y, un sinfín de otras rúbricas ajustadas como sea, sin contar los cajones y cuanto hay debajo de las alfombras.

¡¡NO PASARÁN!!Va a ser que no, por más que se empeñen los gobernantes, políticos y élites dirigentes, inclusive los economistas idearios próximos al poder.

Afortunadamente los ciudadanos ya empezamos a enterarnos que el dinero nace con una monstruosa e ilegítima deuda, gracias al monopolio que tiene la banca en gestionar el dinero que emiten los Estados que es de todos, garantizando Constitucionalmente a los falsos acreedores, el pago del principal y los intereses usureros e ilícitos a más del 400%,  inclusive con carácter preferente a las necesidades esenciales comunes de interés de los ciudadanos de los Estados.

No basta con cambiar de presidente o partido político gobernante que apenas representan al 30% del censo de un país, cese de diputados limpios disconformes como en Grecia, garantías de pagar firmadas por los dirigentes de diferentes partidos políticos, ni siquiera sería válido un referéndum amañado seudo-democrático o unas elecciones pues, no hay garantías para los ciudadanos de que la palabra y cualquier acción de quienes están en posición de dominio estén libres de intención, si antes no se  instan leyes y normas para penalizar a quienes estando en posición de dominio de decidir y actuar con el mejor conocimiento y medios perjudiquen a la inmensa mayoría o a quien sea.

Seguido podemos ver un resumen que clarifica cuanto antecede.

España – ¿Cuántas veces tendremos que pagar una deuda que no es nuestra?

Vía La matriz y sus códigos alias John Nash

por Yves Julien et Jérome Duval

Mondialisation.ca, 12 de febrero de 2012

cadtm.org

De la La Vanguardia 17.2.2012 (1/3). El pasado domingo, el profesor emérito de matemáticas de la Universidad de Warwick (Reino Unido), Ian Stewart, publicó un artículo en el dominical británico The Observer que giraba en torno a las consecuencias que ha tenido el mal uso -y abuso- de dicho modelo en el sector de las finanzas. LaVanguardia.com le ha entrevistado para profundizar en estos aspectos.

¿Usted cree que la ecuación Black-Scholes es la culpable de la crisis?
Si existe un único factor al que se puede culpar de la crisis financiera ese es la desregulación masiva de los mercados financieros en la era Bush-Thatcher. Aquello abrió la puerta a multitud de métodos contables dudosos y paralelamente alentó a los ejecutivos a tomar riesgos cada vez más elevados con el dinero de otras personas para su beneficio personal. Digamos que era un choque de trenes anunciado.

Entonces, ¿qué tienen que ver las matemáticas con la crisis?
Ahora lo entenderá. El crash financiero no lo causó un único factor. Dudo que nadie entienda al 100% todo lo que ocurrió. La ecuación Black-Scholes es solo uno de los muchos factores involucrados. El modelo contribuyó de una manera muy concreta: facilitó un crecimiento exagerado del mercado de opciones a lo largo de la última década de este siglo, ofreciendo precios estándar a opciones y otros derivados. Si un trader usaba la ecuación Black-Scholes y perdía dinero decían que era mala suerte, no una decisión sin apenas criterio por parte del trader. El mundo financiero se inundó de confianza. La ecuación funcionaba bien en condiciones normales de mercado, lo que alentó a los bancos a usarla. La economía mundial floreció durante un tiempo porque el mercado de opciones creció…

Y entonces…
El mercado de derivados creció a lo grande, demasiado rápido, y se perdió el control. Para empeorar las cosas, los banqueros y los traders pronto se olvidaron de las limitaciones de la ecuación, es decir, de los supuestos específicos acerca de cómo el precio de mercado es probable que cambie. Esos supuestos son demasiado simplistas en cuanto los mercados se ponen nerviosos. Se asume que los grandes cambios bruscos en el mercado son extraordinariamente poco probables. De hecho, este tipo de cambios repentinos y de gran calado que el modelo predice deberían ocurrir una vez cada un millón de años, aunque en realidad pueden suceder -y suceden- muchas veces en una semana, especialmente cuando los traders empiezan a perder los nervios y el pánico se apodera de ellos.

(Comentario de ana)

¿Cuál es el problema de este modelo?
Hay varios problemas. La ecuación, como cualquier otro modelo matemático que han inventado los seres humanos, se basa en suposiciones. El trabajo detrás de la elaboración de esta ecuación dejaba claro que existían unos supuestos. Todo el mundo era consciente de que dichos supuestos no siempre miden con precisión el comportamiento del mercado. Sin embargo, la ‘sabiduría popular’ estimó que las excepciones eran poco frecuentes y que existen formas de reducir o eliminar el riesgo asociado. Tal es así que se decidió usar una propiedad como garantía y nadie preguntó qué podía pasar con los valores de propiedad si el mercado se hundía.

Me suena…
Muchas de las personas que utilizaban la ecuación hicieron caso omiso a las limitaciones, algunos no se dieron cuenta siquiera de que las hubiera. De hecho, se utilizaba la ecuación como si fuera algo mágico que les podía proteger de cualquier daño. Los ejecutivos de los bancos no entendían de matemáticas y trataron al modelo Black-Scholes como si fuera el evangelio. Los analistas que sí sabían de matemáticas no entendían qué estaban haciendo sus jefes, simplemente se dedicaban entregar los informes con la suma de beneficios. Hubo falta de comunicación.

Tal y como lo cuenta parece que todo el sistema financiero es una ficción matemática que afecta a la vida real y a la gente real
Estoy de acuerdo. Muchas cosas que son vitales para nuestras vidas son ficciones similares. El sistema financiero es una construcción humana compartida. La raíz de todo esto es el concepto de dinero. El dinero tiene valor, porque todos estamos de acuerdo en que tiene valor. Si cambiáramos de opinión mañana y nos negáramos a aceptarlo, el dinero se convertiría en algo inútil. El sector financiero ha construido un edificio enorme y complejo basado en el dinero, y muchas de las inestabilidades se producen porque el dinero puede ser hoy transferido de inmediato a la otra punta del mundo, algo que no se puede hacer con los coches o las vacas. El mundo virtual del dinero le ha ganado al mundo real de los coches y las vacas. Ningún ingeniero volvería a construir algo tan inestable… o a tener el derecho legal para hacerlo.

Fue el abuso de las matemáticas las que ayudaron a desencadenar la crisis, junto con una docena de otras razones: los banqueros cegados por la codicia que prestaron dinero a personas que nunca podrían pagar, la gente que tomó prestado el dinero y que sabía que no podría pagar, los ministros del Gobierno que no se detuvieron ni un instante para preguntarse en qué se basaba toda aquella prosperidad económica…
(…)
El abandono por completo de las matemáticas no es una opción viable. Los traders y los banqueros a menudo piensan que tienen un instinto especial para los mercados, pero se auto-engañan. Los estudios demuestran que un mono tomando decisiones al azar lo hace tan bien como ellos en los mercados. ¿Y qué sugiere?
El principal objetivo del sector financiero en este momento es hacer cada vez más dinero y cada vez más rápido. El precio que se paga por ganar dinero muy rápido y en grandes cantidades es la inestabilidad masiva. También se puede perder muy rápido y en cantidades incluso mayores. A menos que se realicen cambios drásticos y fundamentales en el sistema en su conjunto el gran impacto que viene será mucho peor. De hecho, en la distancia, ahora estamos en el comienzo de la próxima crisis, y la crisis ha ido más allá de los bancos y afecta a naciones enteras. Los buitres están recogiendo ahora de las naciones, una a una. Grecia es la que toca este mes, ¿cuál será la próxima?

El profesor Ian Stewart ha escrito recientemente el libro 17 Equations That Changed the World.

5 Comments

  1. montejb
    montejb 17 febrero, 2012

    dezabaleta dijo en mi post en Quisiera:

    Un gran artículo, muy trabajado y que lleva a dos grandes reflexiones. La primera, que Keynes tenía mucha razón al decir aquello de ” Si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo”.
    La segunda es que la matemática analítica para ajustar los presupuestos es como el papel…lo aguanta todo !

    Un cordial saludo.
    Mark de Zabaleta

  2. montejb
    montejb 17 febrero, 2012

    Apreciado Mark, gracias por comentar y compartir.

    Afortunadamente las propuestas de Keynes siguen siendo válidas actualizándolas y añadiendo teorías de otros pensadores como por ejemplo, la propuesta del Equilibrio del economista John Nash, “si todos quieren ganar sin tener en cuenta a los demás, entonces pierden. Existe el equilibrio cuando se ponen todos de acuerdo sobre unas reglas y la estrategia”, que facilita que todos optimicen y maximicen la ganancia colaborando necesariamente. .

    El caso es, que parece que estamos llegando al final de un callejón sin salida y deberemos de mantener la calma para en armonía conciliar y aprovechar lo mucho de bueno existente e incorporar cuanto sea de utilidad sin ventajas para nadie.

    Un abrazo,
    Juan Bernardo montejb

  3. Nube Roja
    Nube Roja 17 febrero, 2012

    Gente que no tiene debe dinero a gente que no lo necesita, seamos sensatos y anulemos la deuda.

  4. asun
    asun 17 febrero, 2012

    Como és que nadie habla de hacer una auditoria de la deuda. Qué pasa, que no és posible?.

    Pues tengo entendido que algunos paises lo han hecho como Ecuador y Argentina y gracias a que han pagado o están pagando sólo la deuda legítima están resirando.

    • Iniciativa
      Iniciativa 17 febrero, 2012

      Por supuesto que se puede, claro que sí. Pero nadie muerde la mano que le da de comer (a los políticos). El asunto es ¿Alguien cree que si no fuera por los padrinos que tienen, estos ineptos hubieran llegado ahí?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *