¿Llegaremos a los 15 millones de parados?

298

Este señor no es santo de mi devoción, nunca lo ha sido. Su dogmatismo y su defensa partidista de lo imposible durante tantos años me han hecho creer que jamás me haría eco de una información suya, pero… esto demuestra que no se puede asegurar nada (al menos en mi caso).

Dejando al margen de mayores puntualizaciones su texto, y obviando que olvida que SÍ había un futuro económico en España dentro del marchito modelo capitalista (que caerá sí o sí fruto de su inconsistencia estructural), y que lo malvendió su amigo González (que no era otra cosa más que un sicario económico de mayores poderes en la sombra), lo empeñó y condenó el ínclito Ansar, y no lo modificó su admirado José Luis ; la verdad es que esta vez me parece muy acertada su reflexión. Nunca es tarde si la dicha es buena.

P.B.

Ahí queda:

———-

Arturo González

¿Llegaremos a los 15 millones de parados?

Pues tardaremos un poquito, pero es posible. Incluso probable. Porque ¿qué razón hay para que el desempleo se detenga? No me irán a decir que lo de pagar la deuda lo arreglará. Ni lo de ahorrar y recortar, porque eso justamente para lo que servirá es para pagar la deuda, que por lo visto hemos contraído todos. ¿Y alguien cree que una vez pagada se va a producir empleo? Servirá para que cobren los acreedores, pero nada más. ¿O creen que por eso van a dar crédito, esa ansiada solicitud? ¿Crédito para qué, para invertir en qué, en qué nuevos tipos de puestos de trabajo? Ah, ya, la productividad y la competitividad. ¿Y eso qué es? ¿En qué y con qué vamos a competir? ¿En exportar naranjas? ¿Qué vamos a producir aquí nuevo y que interese? Se continuará hablando del cambio de modelo productivo, como si eso, además de genérico, se hiciera de la noche a la mañana.

Y mientras tanto y sin remisión, cada vez más trabajadores sin empleo, ni aunque la reforma laboral la llevasen a 0 euros de despido, que la llevarán, y 1 euro de salario por hora para los afortunados. No se rían, porque hay zonas de Alemania en las que los salarios son de 0,55 euros a la hora.

Seis millones, siete, ocho, está chupado. Hasta diez. Diez millones de españoles sobreviviendo en la economía sumergida de la chapuza, la maña, y lo oculto. No está mal; así se puede tirar un par de años más. Pero como ya no paga impuestos ni dios, esos seres benéficos que son los empresarios que tanto nos aman y aman a España seguirán despidiendo, ellos para vivir (bien) tienen. ¿Hasta? ¿Dónde está el punto de inflexión? Por qué diez y no doce, esto es como una bola de nieve y hambre.

¿Estaríamos cerca ya de la rebelión? No, porque las cosas van a mejorar, ahora sí que hay brotes, no inmediatamente, eso sí, pero mejorarán en el medio y largo plazo. Y además es muy cansino eso de la rebelión o revolución. El caso es ir tirando aunque sea malamente. Y aunque la delincuencia aumente. Peor estaban en el Siglo de Oro, con pícaros y menesterosos a mansalva. No, no eran extras los que salen desdentados en las películas.

¿Y no habría cabida para diez millones de camareros, diez millones de albañiles, y uno de ingenieros, arquitectos y doctores en Derecho y Ciencias Empresariales ya sin trabajo, a poco que mejorase el turismo y volviésemos a hinchar la burbuja de la construcción? No estaría mal: diez millones y medio de camareros y licenciados, y diez millones y medio de albañiles y arquitectos subidos al andamio.

España no hizo la revolución. Ninguna, pero sobre todo la industrial, y lo estamos pagando. Tanta doctrina y jeribeque económico y no somos, no son, capaces de definir a qué tipos de nuevos trabajos hay que dirigirse, ni los responsables ponen los medios para conseguirlos y se limitan a hablar de Formaciones Profesionales, lo mismo de siempre.  ¿Dónde está y queda la tecnología, la investigación, el desarrollo científico, el mundo infinito de los algoritmos?

Y ya debemos de estar, como Violante, en los 15 millones. Todo un espectáculo, pasen y vean, 15 millones de españoles al sol de la intemperie. Ah, y sus familias. Tal vez será el momento de la rebelión. ¿O ya? Porque la mejor rebelión es prevenir el futuro. No insistan: el problema no es el déficit; el problema es a qué nuevos tipos de actividades laborales podemos dedicarnos.

Fuente: http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2012/02/17/%C2%BFllegaremos-a-los-15-millones-de-parados/

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Que no lo queremos ver, ¡hombre!…
    Se hace más fácil el despido para que cuando las empresas se queden sin trabajadores y sin empresa, haya que empezar a contratar…
    Y entonces, ¡albricias! florecerá el empleo y aclamaremos a nuestros salvadores…

    Al final, todo es lo que llamamos DEMOCRACIA, jajaja…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here