Pulsa "Enter" para saltar al contenido

“Si no dimites, mañana volvemos”

NEUS CABALLER / EZEQUIEL MOLTÓ  El País 22.2.2012

“No somos delicuentes, somos estudiantes”. Unas diez mil personas, la mayoría jóvenes pero bien arropados por ciudadanos de toda índole, han arrancado puntuales la marcha convocada en Valencia  a partir del instituto Lluís Vives; en Alicante, otros dos mil, a partir del instituto Bahía Babel; mil personas más se han concentrado ante la sede la Subdelegación de Gobierno en Castellón. “Estas son nuestras armas”, corean los jóvenes con las manos en alto. La segunda consigna mas coreada es “Delegada, dimisión”. La marcha convocada por todo tipo de asociaciones sociales y políticas es una respuesta a la violenta actuación policial registrada durante las protestas de estudiantes que se iniciaron la semana pasada en Valencia y culminaron el lunes en una jornada caótica, que se saldó con 25 detenidos. Cuando la cabecera de la marcha de Valencia llegaba a la sede de la Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana, la marcha cubría una superficie de unos siete mil metros cuadrados de la calle de Colón. Una estimación de una persona y media por metro cuadrado arroja una cifra de 10.500 manifestantes.

“Si no dimites, mañana volvemos”, han coreado los manifestantes al llegar a la sede de la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana. El edificio está rodeado por verjas metálicas amarillas. Varias furgones de la Policía Nacional permanecen apostados frente a la fachada y en la entrada de un parking público.

Los ánimos se han caldeado cuando varios jóvenes, apostados frente a los agentes, han empezado a gritar “Nacionales, a los tribunales”. Los policías se han puesto los cascos.

Los manifestantes también han descargado su malestar hacia el jefe superior de Policía Nacional de Valencia, Antonio Moreno, y han exigido la retirada de todos los cargos que pesan sobre una docena de jóvenes a raíz de las detenciones de los últimos días.

Albert Ordóñez, responsable de la federación de estudiantes valencianos (Favaaem), ha negado en el inicio de la protesta que el movimiento estudiantil haya sido manipulado por ninguna fuerza política. “Cualquier partido se puede unir, incluso el PP sería bienvenido, pedimos el apoyo de todas las fuerzas políticas”, ha comentado.

Representantes de cada uno de los institutos que se han sumado a la marcha portaban su propia pancarta. “Sánchez de León, dimisión”. Mientras los participantes demostraban que no siguen consignas partidistas: “Rajoy, Rubalcaba, esto no se acaba”

El médico valenciano José Luis Carbonell, que se han sumado a la marcha como otros tantos profesionales, ha comentado: “Desde 1978 no había visto nada parecido” a la actuación policial contra los estudiantes el lunes en Valencia.

La plana mayor de los tres partidos de la oposición parlamentaria ha ocupado un segundo plano. El protagonismo es de los jóvenes. Pero tanto Jorge Alarte, de los socialistas valencianos, como Enric Morera, de Compromís, y Marga Sanz, de Esquerra Unida, han insistido en reclamar la dimisión de Sánchez de León por los excesos policiales del lunes.

En Alicante se han congregado unas dos mil personas. La protesta arrancó desde el instituto Bahía Babel, en el barrio de San Gabriel, y luego se ha detenido en otros centros educativos en los que los alumnos se han incorporando a la marcha. Muchos profesores iban vestidos de negros y portaban ataúdes por la defunción de la escuela pública, además había una gran cantidad de niños también disfrazados. “Nos están ahogando, cada día llega menos dinero y tenemos más obligaciones”, se quejaba Cónsol Álvarez, una profesora. El director del colegio El Palmeral, Fernando Fernández, admite que la consejería ha pagado “algo en estos últimos días, pero al AMPA de mi centro le debe 30.000 euros del bono libro”.

El ambiente de la marcha ha sido festivo y reivindicativo. Los alumnos coreaban: “Si somos el futuro, ¿por qué nos dan por culo?” y “Más educación, y menos represión”, en referencia a las cargas policiales de Valencia.

En Castellón, la delegada del Gobierno también ha sido la protagonista de la concentración. El millar de personas congregadas se han desplazado hacia la residencia de Alberto Fabra, presidente de la Generalitat, informa Lorena Ortega. “Si fuera policía, vergüenza me daría”, gritaron los manifestantes mientras encaminaban sus pasos hacia la sede territorial de la Consejería de Educación. A continuación se han desplazado hacia la comisaría de Policía Nacional.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/02/22/valencia/1329934078_457492.html

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *