Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Lo que quiero ahora

Por Ángeles Caso

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sana que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos.

Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca,
nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.

———-

Gracias Aurora. Es precioso y valioso.

13 Comments

  1. *M*
    *M* Febrero 29, 2012

    Esto apunta directamente hacia el “por delante de uno”,
    aunque los que observen se hallen todavía “a un lado”…
    Trascender la “reducción” de uno mismo para dar paso a la
    “completitud” del encuentro con -nuestra propia voz-, y
    por extensión a la de nuestra “palabra”, la de los labios
    y el corazón, aporta claridad a la vida, y eso,acaba
    iluminando el mundo.
    Si pudiera te diría directamente:
    Gracias por aportar Luz “al rincón” de cada cual.

    • Iniciativa
      Iniciativa Febrero 29, 2012

      Bendito Morricone. Gracias por el regalo *M*

  2. asun
    asun Febrero 29, 2012

    Mi admiración a tí Aurora por tus valores. Es cierto que la mayoria destrozamos nuestras vidas por valorar lo que nos han inculcado de forma abierta o/y solapada y/o sublimiinal.
    Sin duda, en estos momentos que estamos viviendo seria propicio para replantearnos que és lo que hemos desatendido, pero sin dejar de luchar por la libertad y la dignidad. Gracias Aurora.

  3. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Febrero 29, 2012

    Muchas gracias a vosotros, que habeis dado marcha atrás a mi vida, y sentir que puedo comprender, lo que es justo y lo que no. Siempre he tenido las coss muy claras con respecto a casi todo, y yo también pienso igual que Ángeles Caso. Para mi, lo primero es el amor a todos los niveles. Luego, la Justicia. Las injusticias que se cometen ahora tan bestiales, me sacan de quicio. Quería encontrar a personas cómo vosotros, con las que se puede hablar de todo lo que está ocurriendo en nuestro vapuleado País, y en todo el mundo Dar mi opinión, sin decir que El que no está conmigo, está contra mi.Yo no comulgo con muchas personas, pero no estoy en contra de éllas. Cada uno es libre de pensar cómo quiera, siempre que no haga daño a los demás. Y el ver que unos señores, se han hecho los amos del mundo, y sabiendo lo que saben, han dejado que llegásemos a esta situación, me deja perpleja y no puedo decir otra cosa, nada más que las palabras de Pablo Neruda, de la otra página. Lo que no entiendo, es para que quieren dinero en esas cantidades ingentes, si no lo van a poder disfrutar todo. Os voy a decir una cosa. Cuando Boyer, era Superministro de Economía, hizo una cosa, que no comprenderé nunca. De golpe y porrazo, dio la orden, de que todos los caseros, que tenían pisos alquilados, subieran libremente el recibo a lo que quisieran. Fue fatal para mucha gente, pués una amiga mía que es cómo una hija, vivía en la calle de Malasaña en el 18. Había arreglado su piso gastándose un dineral porque son casas viejas, y con arreglo a sus ingrasos, se podía permitir, pagar 30.000 pts, por un exterior con dos miradores en un primero. Estaba loca de contenta, cuando salió la orden, y de repente,. la subieron el piso a 85.000pts. Se quedó lívida. Y se tuvo que buscar un quinto en Carabanchel, y dejar su pisito a otros que lo podían pagar. O sea que se encontraron la casa de dulce. Luego él, se permitió casarse con una mujer “bandera”, y tener en su casa 17 cuartos de baño. ¿Es eso ser Socialista? ¿ Y para que? Ahora está entre la vida y la muerte en una UVI. Por eso, me alegro de pensar cómo Ángeles Caso. Un abrazo fuerte.Y gracias, por pensar así de mí, y poder expresar lo que siento. Vosotros me dais ánimos. Gracias.

  4. montejb
    montejb Febrero 29, 2012

    Solo puedo decir, que os quiero a todos para siempre. Infinitas Gracias por este momento de felicidad y por vuestra extraordinaria sensibilidad por cuanto de verdad es esencial en la vida. @}–}–}–}—

  5. Jero
    Jero Febrero 29, 2012

    Tengo una costumbre que no sé de dónde la saqué pero que a veces consigo contagiar: cuando el momento es mágico, el lugar es mágico o la gente con la que estoy es mágica, me paro y pregunto en voz alta: “¿No os parece que tendríamos que congelar este momento y guardarlo en el corazón para siempre?”… ya sé que a veces rompe el hechizo pero es que ¡recordamos tan nítidamente nuestros dolores… y parecen escaparse tan rápidamente como arena o agua los ratos de felicidad entre nuestros dedos…!

    ¿Cómo olvidar ese artículo tan reciente: “Mi pastor alemán”? Pero apenas me acuerdo de cuando tome contacto con Iniciativa Debate, cuando le pedí a Red Kite que no se alejara mucho (intuyo que no se ha ido), cuando he leído algún post de Carlos Delgado, parco pero certero…

    Gracias… ¿No os parece mágico todo ésto?
    Gracias a cada uno de vosotros por existir y hacer posible esta magia.

    Un cálido abrazo, Jero.

  6. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Marzo 1, 2012

    Me parece increíble, haberos encontrado, y que esteis en mi vida. Yo creía que ya no había gente, con vuestros valores y vuestra ternura. Pero estaba equivocada. De un caos cómo el que estamos viviendo, y por casualidad, ha salido esta amistad que intuyo que durará para siempre. Os admiro a todos y cada uno, por vuestra sinceridad. Gracias, y un beso fuerte para tod@s.

  7. Julia
    Julia Marzo 1, 2012

    Gracias Angeles Caso porque tu artículo, tus reflexiones me han provocado bienestar por darme cuenta que los que vamos contracorriente existimos y le damos sentido común a la vida y que volvemos a poner en su sitio lo que es la vida, porque lo importante es vivir mirando alrededor y no desviarnos de lo que nos importa y de nuestros principios y valores. Un saludo a todos los que participamos en esta iniciativa debate, que nos facilita y anima el pensamiento.

  8. PILAR BARCINA SANCHEZ
    PILAR BARCINA SANCHEZ Marzo 1, 2012

    GrCIAS, MIL VECES GRACIAS POR ESTE ARTICULO QUE EN ESTOS MOMENTOS CONVULSOS NADIE SE QUIERE FIJAR EN NADIE, QUE NADIE IMPORTE, SOLO NUESTRO OMBLIGO. NO ESTASMOS TAN EQUIVOCADOS QUE ASÍ PASA LO QUE ESTÁ PASANDO, NO HAY VALORES; DIGNIDAD, CARIDAD, CARIDAD, AMISTAD, ETC, ESTO ES LO IMPORTANTE EL DINERO, EL LUJO, PASA, NUESTROS VALORES QUE TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE DEFENDER ES LO IMPORTANTE, PORQUE SIN ELLOS, AHORA MISMO HABRÍA MUCHISIMAS MAS PERSONAS EN LA CALLE SINO FUERA POR LA FAMILIA, UNICO NUCLUO QUE COMPARTE ESOS VALORES. GRACIAS

  9. Santos
    Santos Marzo 1, 2012

    Yo….yo quiero pensar que estamos “despertando” del “adormecimiento” de una conciencia que la Madre Naturaleza nos otorgó en nuestro origen, (al igual que el resto de los seres vivos que nos acompañan en esta “travesía” llamada vida)¡Nuestra conciencia de especie! Esa conciencia con la que debieron de bajar de los árboles aquellos primeros primates, y con la que se “expandieron” por este planeta…………

    • Jero
      Jero Marzo 1, 2012

      No sé qué decirte Santos, sólo que espero que tengas razón y yo esté equivocado:
      Cuando bajamos de los árboles y empezamos a conquistar el mundo éramos todos negros, melanina como protección natural solar, los rasgos negroides nos ayudaban a respirar más cantidad de aire a la vez, el color de los ojos nos protegía también del exceso de luz. Luego vino una especie de albinismo evolutivo como adaptación al medio… y nos volvimos racistas, espero que nuestro cerebro actual de 1,3-1,4 kgs. incluya mecanismos en la razón para restaurar unos principios en decadencia.

      Saludos y, de verdad que espero estar equivocado. Jero.

  10. margaretha
    margaretha Marzo 1, 2012

    ‘Disfruto’ casi a diario con los artículos y sus comentarios,
    gracias , me siento menos sola.

  11. Pedro Cores Uría
    Pedro Cores Uría Marzo 7, 2012

    Hola Ángeles. Te sigo a través de tus escritos cuando los encuentro. Estás superándote con esa capacidad de amar y de transmitirlo. Me siento entre esos “piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí”. La vida sin AMOR no es vida y tú lo repartes en tus escritos. Gracias y besos. Pedro Cores

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: