Published On: Jue, Mar 1st, 2012

Rasquera

Situado a los pies de la sierra de Cardó se encuentra este municipio que toma el protagonismo por unos momentos en esta página. Ocupa un lugar al borde del anonimato geográfico pero puede ser ejemplar en la manera de entender las maquinaciones que pasan por la cabeza de nuestros actuales políticos.

El mundo académico está volcado en la pretensión de cortar la poca soberanía que reside en los consistorios locales. El pequeño mundo político municipalista se defiende de los ataques que vienen desde muy arriba. Son agresiones fundamentadas con números rojos que urgen colorearse con otro aspecto menos cálido.

Por temperatura y pluviometría revolotea la idea de aprovechar las tierras de Rasquera para el cultivo de la marihuana. En convivencia con los cultivos milenarios de olivo y árboles frutales. La producción sería distribuída mediante la asociación barcelonesa canábica de autoconsumo (ABCDA).

Tras el asesoramiento jurídico se debatirá en pleno esta posibilidad. La propuesta supondría 30000 euros anuales para las arcas públicas. La población se beneficiaría de un número más elevado de puestos de trabajo vinculados al cultivo, secado y empaquetado de la planta. Los propietarios de tierras cederían hectáreas a razón de 400 euros por cada una y en concepto de arrendamiento. Las tierras de uso agrícola comunales dejaron de existir hace más de un siglo e impiden la total soberanía de quienes tomarán la decisión de seguir adelante con la propuesta. Pero a buen seguro dispondrán de terrenos propios o similares para satisfacer las necesidades del arbusto.

Desde la comisaría de “Mossos d’Esquadra” más cercana el jefe de investigación sostiene que la actividad que se quiere promover es delictiva. El cultivo de una sola planta asegura que lo es. Pero eso no importa en las cabezas de algunos mandatarios cuando se trata de salvarla. Si hay que modificar la constitución se modifica. Lo que suele fastidiar es meterse en camisas de once varas por asuntos que no son del interés de las élites aunque beneficien a la mayoría.

Consecuencia de los líos en los que se han metido los ayuntamientos en los últimos años, a falta de pan buenas son tortas. Ahora si hace falta se dan de hostias para hacerse con la capitalidad de residuos nucleares, incineración de basuras, vertederos, industrias químicas o burdeles y casinos. Por primera vez aparece en escena el cultivo oficializado de marihuana. En California siguen debatiendo si venderla a través de máquinas expendedoras.

Casi sin quererlo les acabo de relatar otra manera de poner fin a la quiebra de los municipios. Ésta, una forma muy convencional que todos conocíamos. La obsesión por un asunto llama si hace falta hasta las puertas de la poderosa droga. Las exposiciones universales ya no son lo que eran.

Fuente: http://tortillismocasero.com/2012/02/28/rasquera/

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>