Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El Gobierno equiparará el vandalismo al terrorismo

Hemos cruzado el límite de lo razonable ya tantas veces, que nada nos puede sorprender. La última genialidad de estos sátrapas de nueva generación, es convertir actos de ira contra las cosas, en terrorismo. Es una fórmula nada sutil para mantener las movilizaciones como algo inocuo e institucionalizado, en las que nadie pueda salirse de un guión predefinido en base a la represión legal. Os dejamos manifestaros siempre que cumpláis todos los requisitos documentales y de orden público que nosotros dictamos, para así no haceros ni puñetero caso. Nosotros con nuestras medidas antisociales os sacaremos a la calle, pero no se os ocurra no hacerlo bien, porque si rompéis una luna de un escaparate o un contenedor, no se os juzgará por desórdenes públicos y/o daños materiales, sino por TERRORISMO.

No es una defensa de los actos de violencia contra las cosas (no olvidemos que eso es lo más que se ha vivido), no se trata de eso, que nadie lo malinterprete; sino de la proporcionalidad de las sanciones. Ellos pueden destruir el puñetero Estado del Medioestar, y la gente irritada y más que harta no puede romper una papelera. Si a los que cometan uno de estos “graves delitos” hay que juzgarlo por terrorismo ¿qué hay que hacerles a ellos? ¿instaurar la pena de muerte por delitos contra el Estado y su población, por fraude, nepotismo, clientelismo, traición, prevaricación, incompetencia y conspiración?

Canallas.

Paco Bello.

El Gobierno equiparará el vandalismo a la ‘kale borroka’

Los ministerios de Interior y Justicia impulsarán conjuntamente una reforma legal para que el castigo a los que participan en actos vandálicos sea equiparado al terrorismo, lo que supondrá elevar las penas mínimas de cárcel a dos años, pudiendo los jueces decretar la prisión provisional si lo ven conveniente. Según ha confirmado al diario ‘La Vanguardia’ el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, la principal medida consistirá en que los desmanes de los antisistema empiecen a recibir el tratamiento penal que durante años se ha otorgado al terrorismo callejero de la ‘kale borroka’.
Los dos ministerios llevan trabajando desde hace más de un mes en una reforma del Código Penal para que las fuerzas de seguridad puedan contar con instrumentos jurídicos “más eficaces” en la lucha contra la guerrilla urbana o en fenómenos como la multirreincidencia. Fernández Díaz ha indicado que “no se trata de legislar a golpe de ocasión, sino de equipararnos a la legislación de países como Francia o el Reino Unido, que no tienen complejos en preservar la paz pública desde su tradición democrática”.
Para el ministro, “los antisistema actúan con una agresividad planificada, con provocación, con orgullo de la transgresión, impunidad, anonimato y con mucha habilidad para después hacerse las víctimas. Todo eso es lo que ha provocado la mal entendida cultura de la permisividad y tolerancia”. Según los últimos datos de los servicios policiales de Información, el número estable de personas de este movimiento en Barcelona ha pasado de 400 a más de 2000 en un solo año, destacando el elevado número de jóvenes extranjeros.
Fernández Díaz cree que Barcelona “no se puede convertir en la capital antisistema de Europa” y advierte de que trabajará para “que no lo sea”. El proyecto de cambio del Código Penal deberá estar listo y aprobado por el Consejo de Ministros antes del verano para poder dotar de un mayor respaldo en su trabajo a agentes policiales, jueces y fiscales.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: