Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La «filantropía» de los multimillonarios

Tras ofrecer algunos datos relevantes sobre la especial «filantropía» de los multimillonarios, os dejaremos la noticia que publicaba Agencia EFE con fecha 19 de abril, para un mejor entendimiento de los métodos de manipulación que se utilizan a diario desde todos los medios de comunicación del capital.

Desde que Bill Gates, el magnate de los sistemas operativos crease su Fundación «Bill & Melinda Gates», y la capitalizase con la mitad de su fortuna, el efecto llamada ha tenido un seguimiento extraordinario de otros muchos potentados del país de la «libertad». ¿Personas centradas en ampliar sus imperios económicos de pronto sienten la necesidad de ayudar a los demás? Suena un poco raro ¿no?

De inocentes, despreocupados, desinformados, y confiados (entre ellos muchas buenas personas) anda el mundo lleno, y por eso se atreven a dar difusión a estas burdas pantomimas; seguros de lograr un efecto de opinión positivo, y pocas discrepancias y cuestionamientos.

¡Qué buenos son! Donan la mitad de sus fortunas. La cuestión es que las donan a sus propias fundaciones, y estas están bajo su control. ¿Por qué no donar esa fortuna a las muchas organizaciones que ya existen? Total, la desgravación es la misma, y nadie pondría (estoy seguro) impedimento a semejante mecenas para hacer un seguimiento exhaustivo del uso que se le daba a la aportación.

Vemos por encima a qué se debe esta repentina conciencia social. Se encuentra mucha información en la red acerca del destino de tan filantrópica obra. Estos son un par de ejemplos.

Sam Pizzigati

Tres fundaciones multimillonarias marcan las pautas: una financiada con la fortuna de Microsoft, otra con la de Wal-Mart y la otra con la del imperio de seguros AIG. Las fundaciones Gates, Walton y Broad no están siempre de acuerdo tras cada vuelta de tuerca en la política educacional, pero las tres siguen el mismo guión básico.

Las escuelas públicas americanas están malogrando a los estudiantes pobres, propone el argumento de este guión, porque hay demasiados profesores incompetentes al cargo de nuestras aulas. Debemos someter a los alumnos a test para identificar (y substituir) a estos educadores incompetentes. Debemos contratar docentes cualificados, pagarles extra si hacen bien su trabajo y seguir sometiendo a los escolares a test normalizados para asegurarnos de que estos profesores siguen realizando un trabajo efectivo.

Los sindicatos de profesores, continúa el argumento, se opondrán a estas reformas. Pero un verdadero reformista puede vencer a los sindicatos cerrando escuelas “fracasadas”, por ejemplo, y reemplazándolas por escuelas “concertadas” de iniciativa privada, financiadas con fondos públicos. Estas escuelas concertadas seguro tendrán éxito puesto que no deberán preocuparse por procesos a seguir, antigüedades o finuras contractuales del sindicato de profesores.

Todo este enfoque sobre la “reforma” escolar depende fundamentalmente de dos supuestos raramente defendidos. El primero: que los estudiantes pobres aprenderían mucho más si tan sólo tuvieran profesores más competentes. El segundo: que de los resultados de los test normalizados a los que se someten los estudiantes se desprenden las pistas necesarias para identificar profesores más capaces.

Sin embargo, un gran número de investigadores en educación independientes han expuesto repetidamente la vacuidad de ambos supuestos. Un sondeo reciente revela que el consenso de los investigadores concluye que es probable que la docencia “sea responsable de alrededor de un 15 por ciento de los resultados de los alumnos.”

Los factores extraescolares (la dinámica de la pobreza que abarca desde la falta de vivienda y el hambre hasta la inestabilidad doméstica o de barrio) tienen un impacto hasta cuatro veces mayor.

Los test normalizados pueden también regularse, apuntan investigadores como Dan Koretz de Harvard, inculcando a los pupilos “estrategias de resolución de test quecontaminan la capacidad de los examinadores para averiguar lo que los estudiantes realmente saben”.

En caso de que el método de inculcar estrategias falle, hay tanto en juego que los test fomentarán de forma sistémica trampas y estafas (pagos extra según los resultados, ascensos). En Atlanta, Baltimore y Washington D.C., tres ciudades en las que las fundaciones multimillonarias ejercen una gran influencia, ha salido a la luz un gran número de escándalos relacionados con los test.

Dichos escándalos no han frenado la ofensiva multimillonaria sobre la “reforma” educacional. Tampoco lo ha hecho la ausencia significativa de resultados positivos por parte de distritos como Nueva York o Chicago, en los que los reformistas multimillonarios imperan.

Muy al contrario, a pesar de los funestos antecedentes de los multimillonarios, su enfoque a la reforma educacional se ha convertido esencialmente en la política oficial del Departamento de Educación de los Estados Unidos, y los distintos estados, para obtener nuevos fondos de ayuda federal, tienen que reformular sus leyes y regulaciones siguiendo las pautas que han estado promoviendo los mega ricos.

¿Qué significará todo esto para las escuelas en el futuro? Incluso algunos analistas conservadores, como Frederich Hess, miembro del American Enterprise Institute, advierten que se avecina un descarrilamiento.

El analista progresista Joanne Barkan, por su parte, ha explicado qué puede ocurrir si tal descarrilamiento se produce: “un alto grado de adecuación de la docencia a los test, profesores desmoralizados, una corrupción desenfrenada por parte de las compañías privadas de gestión, miles de escuelas concertadas fracasadas y más escolares pobres con una educación deficiente.”

¿Por qué no puede haber más personas que prevean el descarrilamiento? Los multimillonarios y sus fundaciones han contaminado el proceso político. Han socavado, con su esplendidez, la independencia de instituciones que deberían estar protegiendo el interés público.

Las fundaciones multimillonarias, explica Barkan, despilfarran subvenciones para grupos de investigación y expertos que examinan los programas que financian. Reparten aún más millones “para que los canales de televisión adecúen sus programas y los informativos sus reportajes.”

Además, muchas de las grandes empresas poseen un sector financiero interesado en apoyar la visión multimillonaria sobre la reforma educacional. El sistema de test normalizados que demandan los multimillonarios se ha convertido en una mina de oro. Un gigante de la industria de la educación, Pearson, ha recaudado 500 millones de dólares de tan sólo un estado, Tejas, destinados al contrato con el que pretende crear y administrar cinco años que hagan merecer los test normalizados.

Sin embargo, sugiere Dana Goldstein de la revista Nation, puede que los multimillonarios tengan razones más profundas para imponer su visión sobre la educación, para insistir tanto en que poner profesores “más cualificados” en las aulas norteamericanas puede ser la solución para superar el problema de la pobreza.

“Si los Estados Unidos pudieran de alguna forma garantizar a los pobres una oportunidad justa de alcanzar el sueño americano únicamente modificando las políticas educacionales,” observa Goldstein, “quizás entonces no tendríamos que sentirnos tan condenadamente mal por tanta desigualdad, por las tasas impositivas bajas y las lagunas legales que benefician a los super ricos y nos impiden ampliar el acceso al cuidado infantil y a los cupones de alimentos.”

“Los contribuyentes financian más del 99 por ciento del coste del sistema educativo K-12,” añade Joanne Barkan. “Las fundaciones privadas no deberían manipular las políticas públicas en su lugar.”

Eso no es democracia, es plutocracia.

Sam Pizzigati edita Too Much, un semanario electrónico sobre abusos y desigualdades  publicado por el Instituto de Estudios Políticos, con base en Washington.

Documento completo: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4427

Otro enfoque:

 

a) Habría que definir qué se considera «fines filantrópicos» (para un nazi investigar en medicina y en biogenética en judíos, podría ser una labor filantrópica), ya el ámbito de actuación de la Fundación Bill&Melinda Gates se reduce a la inversión en investigación farmacéutica, en medicamentos, en programas de microfinanciación y en educación (solo en EE.UU), cuyos programas de escolarización se centra principalmente en la formación de estudiantes de alto rendimiento, que serán los futuros gobernadores y líderes del país, algo así como subvenciones para escuelas de cazatalentos.

b) La declaración de «The Givin Pledge» no es mas que una declaración de principios, ya que no es vinculante ni les compromete a nada, ya que el documento no tiene validez legal. Queda por tanto en cuestión que porcentaje de éxito está teniendo esta iniciativa, ya que habría que investigar el destino real y efectivo de cada una de las herencias de sus miembros.

«The Giving Pledge» está rodeado de secretismos, con reuniones a puerta cerrada, en las que personalidades como Rockefeller and cía y algunos magnates apoderados de EEUU, discuten y dan forma a una nueva estrategia, que no se sabe muy bien en qué consiste. Se desconocen los fines, y lo único que parece claro es que el principal objetivo de momento es encontrar nuevas formas de dar salida a su fotuna, la cual tienen un potencial de crear una bolsa de $600 billones. Un objetivo claro podría ser el tratar de encontrar una fórmula por la cual el estado no pueda intervenir en sus inversiones y evitar la imposición de elevadas cargas fiscales, ya que como dato, de los $138 billones que donaron los ricos norteamericanos en 2007 a organizaciones «filantrópicas» , solo se dedujeron de hacienda unos $11 millones (sobre un 8%). Defienden que la cantidad deducible ha de ser revisada al alza, ya que ahora mismo las deducciones solo se aplican a las organizaciones benéficas con mayor estructura, entre las cuales figuran la Fundación Bill & Belinda Gates.http://features.blogs.fortune.cnn.com/2010/06/16/gates-buffett-600-billion-dollar-philanthropy-challenge/

A mí me choca de manera importante que Bill Gates invierta en empresas NORTEAMERICANAS que explotan  minas de plata y plomo en SUDAMERICA, por mencionar una entre tantas inversiones (http://www.oroyfinanzas.com/2009/12/las-inversiones-de-bill-gates-en-minas-de-oro-y-plata/). En concreto Bill Gates controla el 10% de las acciones de la Pan American Silver Corporation que en el 2010 desembolsó $37 millones en el yacimiento de Navidad, Churcurt , Argentina, para extraer  plata, plomo y uranio. (http://davidmottura.wordpress.com/2011/02/23/el-lobby-minero-contra-la-ley-5-001/) y a su vez extraer $7.000 millones de beneficios, de los cuales no hay ni un dólar destiando a indemnizar a las poblaciones, niños e indígenas de la región, en companesación por la contaminación del plomo en el aire (http://www.igooh.com/notas/ii-foro-ambiental-y-social-de-la-patagonia-argentina/) y  los 460 litros por segundo de agua, 40 millones de litros por dia, durante 15 años de explotación minera, que va a quedar contaminada por los metales pesados (en una región árida donde el agua es un bien muy preciado), además del elevado coste medioambiental que tiene crear infraestructura para mantener la mina, como las torres de alta tensión y sin mencionar los fósiles jurásicos que están destruyendo y que son fuente de investigación de científicos.

(http://boards3.melodysoft.com/Shaharazad/argentina-chubut-dinosaurios-en-peligro-5994.html).

Es curioso que  Bill Gates siendo tan filántropo, no tenga a través de su fundación ni un dólar destinado en Argentina a ayudar a los indígenas. Lo más cerca que ha estado de la Patagonia es Rio de Janeiro, en donde sin embargo su fundación apoya y finacia la investigación farmacéutica para perfeccionar los medicamentos que se usan para la hipertensión, como los inhibidores de ACE , los cuales tienen muchísimos efectos secundarios (http://healthlibrary.epnet.com/GetContent.aspx?token=0d429707-b7e1-4147-9947-abca6797a602&chunkiid=124711) y el Captopril (http://www.iqb.es/cbasicas/farma/farma04/c014.htm).

Encuentro muchas analogías en los fines «filantropicos»  de los grandes magantes del mundo occidental, ya que por ejemplo la PTF (asociación por la transparencia de los fondos ), financiada principalmente por el Banco Mundial, lleva a cavo un proyecto en Mongolia (también en países latinoamericanos) que investiga fórmulas de monitorización  y CONTROL de procedimientos de extracción de minerales, con la falsa apariencia de estar tratando de mejorar la eficiencia de la actividad minera y por tanto la productividad de la región.

Creo que a estas alturas, está de más el comentar lo rentable que es el mercado de materias primas en el mundo globalizado actual. Bill Gates, ademas de las inversiones en negocios relacionado con el mundo de las telecomunicaciones, destina gran parte de su capital a actividades finacieras, materias primas, alimentación, y otras actividades industriales.

En cuanto a la inversión en medicamentos para erradicar el SIDA en el tercer mundo,  tengo que decir que la Fundación Bill&Melinda Gates invierten millones de dólares en la industria e investigación farmacéutica. Se dice que la primera causa de mrtandad en África es el SIDA , pero se sabe que la principal causa se encuentra en la malnutrición, en la potabilidad del agua y en los precarios sitemas sanitarios de las aldeas y ciudades. No sólo el SIDA afecta al sistema inmunológico de las poblaciones, que por falta de recursos enferman y mueren (http://matasanos.org/2009/07/15/bill-gates-%C2%BFangel-o-demonio/).

Encontramos aquí una nueva analogía, ya que la  Fundación Clinton, dedica la mayor parte de sus fondos, a la inversión farmacéutica, principalmente en medicamentos para combatir el SIDA.

Esto es un  negociazo señores, porque yo, mantengo a las regiones pobres enfermas, mientras lavo mi imagen, invierto en farmacéuticas y con el dinero que saco, compro medicamentos y así vuelvo a invertir en farmacéuticas y mientras, nosotros, tontos crédulos, les condecoramos con la distinción de filántropos. España otorgó un premio «Príncipe de Asturias» (50.000€) a la fundación Bill Gates por sus labores “filantrópicas”, sin saber muy bien de qué actividades se estaba hablando, o sabiéndolo demasado bien. Este dinero ha salido directamente de nuestro bolsillo y del de todos los contribuyentes. Y nos quedamos todos tan anchos.

Fuente: http://larilari.blogspot.es/1305637800/

Sabiendo ahora un poco más sobre estas prácticas es cuando cobra sentido la interpretación que cada cual pueda hacer de la siguiente «información». Información que repetirán como papagayos los informativos participados por estos mismos «licántropos» o sus iguales en el mundo capitalista.

Nueva York, 19 abr (EFE).- Doce multimillonarios más se sumaron hoy a una iniciativa emprendida por Bill Gates y Warren Buffett hace casi dos años para donar al menos la mitad de sus fortunas por una buena causa, con lo que ya son 81 los estadounidenses que se han sumado a este compromiso con la filantropía.

«Es estupendo que estas doce familias se hayan unido al proyecto», aseguró hoy en un comunicado de prensa Buffet, co-fundador de la iniciativa conocida como «Giving Pledge» («El compromiso de donar»).

El propietario del holding financiero Berkshire Hathaway (NYSE:BRK-A – noticias) añadió que estos doce multimillonarios, entre los que figuran nombres como Bill y Karen Ackman, Steve Bing, Elon Musk o John Michael Sobrato, «tienen orígenes y situaciones diferentes, pero comparten el deseo de ver cambios positivos en el mundo».

Este compromiso arrancó en junio de 2010, por iniciativa de Buffett y el matrimonio Gates, y, desde entonces, lo han suscrito 81 multimillonarios estadounidenses, como el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o el heredero David Rockefeller.

«La filantropía es mi forma de agradecer las oportunidades que tuve en mi intento personal de perpetuar el sueño americano, ya que empecé mi carrera sin nada y, treinta años después, estoy en posición de devolver a la sociedad las oportunidades que me brindó», aseguró Glenn Dubin, uno de los nuevos miembros y director de una compañía de administración de capitales.

«A lo largo de los años, los réditos emocionales y psicológicos que me han dado los actos caritativos han sido enormes, cuanto más hago por los demás, más feliz soy», afirmó otro de los firmantes de la iniciativa, el inversor Bill Ackman.

Este compromiso de donar al menos la mitad de la fortuna, ya sea en vida o a su muerte, a causas filantrópicas u organizaciones caritativas, no obliga legalmente.

Según el informe anual de la Fundación estadounidense de la donación de particulares, ésta se incrementó un 2,7 % en 2011, hasta alcanzar los 211.000 millones de dólares.

Fuente:
Agencia EFE
by Yahoo Finanzas

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *