Posibles posibles

393

Llevo ya tiempo intentado ver en mi imaginación alguna solución a todas estas injusticias, tratando de ver algún camino que nos conduzca a unas condiciones más humanas. Teniendo muy claro que los cauces  políticos y económicos están podridos, y los sistemas de productividad mal repartidos, obsoletos e insostenibles, el cambio debería de ser drástico y global. Sin embargo, y partiendo de la base que la unión hace la fuerza, el camino de la mejora no llegará por el desmiembre social. Quiero compartir de una manera incompleta el que para mi puede ser un buen camino a seguir. Digo incompleta porque, hablando de la solución a un problema de estado, mi aporte no puede ser más que una parte totalmente minoritaria en algo que nos tiene que dar cobijo a todos. Hace ya un cierto tiempo que todos estamos bastante desencantados con la clase política, pero la realidad es que sin políticos, hoy por hoy, no se puede acceder a cambiar leyes ni a repartir los beneficios del estado. Los partidos se han unificado en políticas y beneficiarios de estas. La ley de partidos impide en cierto modo poder crear de una manera asequible un nuevo partido político. Sin embargo sí que hay una manera de llegar hasta ahí, y es realmente sencilla. Se trata de buscar el mas menos malo de todos y entrar hasta conseguir refinar su discurso, destapando y abriendo una nueva fuente informativa desde un partido que tenga su repercusión. Evidentemente con el PP con más de 800.000 afiliados alienados en pensamiento y acción no se conseguiría nada, pero los hay afines al pensamiento aunque lleven años jugando a chutar piedras mientras se pasa la hora del recreo. Lo mismo deberíamos hacer con lo referente a sindicatos. Si la montaña no va a mahoma… hablo de cambiar el apoyo moral por afiliación y exigencia de compromiso. Cambiar el pensamiento por acción, reeducar a los sistemas viciados desde dentro. Todos los partidos tienen asambleas y votos, solo hay que formar una mayoría.  El derecho de voto ya no es válido si los partidos no cumplen con las expectativas, sólo hay que exigir desde dentro. Nos quieren hacer creer que sólo tenemos el derecho a voto obviando el derecho a la afiliación y a la aportación de un nuevo discurso mucho más contundente y una maniobra de acción que no deje a nadie fuera del sistema, ayudando con políticas que generen riqueza a través de la cultura, la educación, la información veraz y la libertad del desarrollo productivo con la no aplicación de elementos que entorpezcan el desarrollo científico como pueden ser patentes. Regenerando el tejido de sostenibilidad agraria y buscando alternativas sostenibles a la mecanización y productividad social en cuanto a el consumo de energías alternativas. Procurando así la autosuficiencia en energía y alimentación del estado. No creo que seamos pocos los que queremos vivir en un mundo más justo. Todo es posible con esfuerzo y voluntad, pero sobre todo tolerancia, tolerancia para saberse hacer venir el entorno a uno mismo a través de la paciencia y de no desfallecer.

Oriol Trias.

Apuntes elaborados por María Casaseca, Alumna de Derecho Político 1 en la Universidad de Salamanca el curso 2006/2007.

1. APROXIMACIÓN A LOS PARTIDOS POLÍTICOS

A) Justificación

Artículo 6. “Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos” Dice poco de los partidos políticos, sólo nos habla de su existencia y de sus características.

Tenemos que plantearnos si nos hacen falta o no. Según una encuesta realizada a los españoles, una de las instituciones menos valoradas en España son los partidos políticos, incluso se genera un cierto rechazo (identificación con falta de disciplina, búsqueda de intereses particulares…) Pero la realidad es que no existe democracia que no esté estructurada sobre la base de partidos políticos.

El pensador Rousseau era contrario a la existencia de partidos políticos. Para él la existencia de éstos era una mal en sí mismo porque son una facción, una agrupación de gente con intereses particulares que desvirtúan la formación de la voluntad general, desvirtúan la libertad de cada ser humano a la hora de contribuir a formar la voluntad general.

Los partidos políticos desde el principio no son bien vistos por el constitucionalismo y el sistema democrático hasta el punto que se les llama facciones. Facción en política tiene una connotación negativa (defensa de intereses particulares) Para Madison, las facciones de los partidos políticos distorsionan y son un mal necesario. Madison dice que el hecho de que existan partidos, grupos más o menos organizados para la acción política, es necesario para que la democracia pueda funcionar. Sin esos grupos o facciones no se puede llevar a cabo la formación de dirigentes y sobre todo la acción política de los ciudadanos se dispersa. Para Madison es un mal necesario, y en Europa es un mal inevitable, en el sentido de que es inevitable que las personas que piensan de una forma similar se unan. Ejemplo: girondinos y jacobinos.

Hoy los partidos cumplen una función esencial: la de ser un intermediario entre los individuos o ciudadanos y el Estado o poder político. Es un intermediario que sirve para canalizar, ordenar y priorizar las aspiraciones existentes en la sociedad. El partido lo que hace es nutrirse de lo que los ciudadanos quieren para ofrecerlo como una orientación o acción de gobierno que se quiere dar al Estado. Si el partido no es capaz de captar las aspiraciones sociales de los ciudadanos ni de ordenarlas y establecer prioridades sería imposible que los individuos considerados aisladamente pudieran hacerlo. Ejemplo: el matrimonio homosexual es una aspiración de una parte de la sociedad. Si un partido no capta esa aspiración y la lleva a la acción de gobierno, el homosexual no seria capaz de influir en el poder. El partido sería el canal. Para eso sirven los partidos, y por eso el Artículo 6 dice que los partidos contribuyen al pluralismo político. Como la sociedad es plural, las prioridades y aspiraciones sociales también serán diferentes. El debate social se plasma en una determinada orientación política a través de los partidos aunque lo ideal sería una democracia roussoniana aunque sea imposible en la práctica.

B) Fases en la regulación de los partidos políticos

1. Fase de hostilidad

Se refiere a la primera fase del constitucionalismo (Revolución francesa) Las influencias de Rousseau hacen pensar que cualquier grupo que pretenda influir en la formación de la voluntad popular es un enemigo de esa voluntad popular. Por eso en la primera fase de la revolución se considera a los partidos ilegales, o incluso asociación de criminales.

2. Fase de indiferencia

Los grupos políticos se van conformando pero el ordenamiento jurídico actúa como si no existiera. Se corresponde con una época en que los partidos son bastante débiles. Son familias ideológicas con muy pocas distinciones entre ellos, con lo cual el paso de unos grupos a otros es bastante sencillo. Por ejemplo, Churchill fue ministro con los liberales y con los conservadores. Hoy ocurre algo parecido entre demócratas y republicanos en EEUU; hay pequeñas diferencias ideológicas y reducida posibilidad de cambio.

3. Fase de legalización

Periodo de entreguerras. Responde a una época en que es necesario que el Estado tenga en cuenta esa realidad de partidos, particularmente a la hora de regular el funcionamiento de los Parlamentos. Aparecen normas que regulan mínimamente los partidos políticos.

4. Fase de constitucionalización

Hasta después de la IIGM no se llega a esta fase de constitucionalización o incorporación, es decir, al reconocimiento constitucional de los partidos políticos. Pero lo importante no es que los partidos se reconozcan a nivel constitucional, sino que se regulen constitucionalmente como instrumentos necesarios para la realización de la democracia. Así se empieza a realizar una argumentación que nos llevara muy lejos: si los partidos son inevitables o necesarios, básicos para que la democracia funcione, habrá que regularlos para asegurarnos de que, efectivamente, contribuyen a la realización de la democracia. La primera constitución que establece esta idea con claridad es la Ley Fundamental de Bonn (constitución alemana) y no es casualidad puesto que el partido nazi es el ejemplo de fracaso de la democracia en la época de entreguerras al construir este partido el Estado más opresor y antidemocrático. Si a través del voto llega al poder un grupo que niega la democracia y los derechos ¿debe tolerarlo la democracia? No se pueden defender todas las ideas si a través de la democracia no se puede acabar con la democracia. Una de las grandes superioridades morales y políticas que tiene el Estado democrático frente a cualquier otro Estado es que podemos defender lo que queramos y expresar lo que queramos. Si lo negamos, negamos derechos esenciales, particularmente el derecho de participación política (probablemente el más importante de una democracia), pero no es una opción sencilla.

La opción alemana es lo que se llama la democracia militante, y es una consecuencia directa de los horrores del nazismo. Viene a decir que un partido para poder concurrir a las elecciones y ser legal en Alemania, debe compartir los valores básicos y esenciales de la Constitución alemana, no puede defender ideas que sean contrarias a aquellos aspectos considerados intangibles, intocables de la Constitución alemana. Con la reforma de la constitución vimos las cláusulas de intangibilidad que recogen los aspectos esenciales que no se pueden reformar, y quien no comparta esto no puede ser un partido legal en Alemania. Los partidos políticos son casi órganos públicos porque desarrollan funciones públicas y por eso deben respetar el texto constitucional.
En Alemania se supone que no podía existir ni un partido comunista ni uno neonazi. En Alemania la evolución del sistema no ha sido particularmente positiva, es decir, en general y a pesar de que el Tribunal Constitucional haya sido duro, no ha sido posible evitar la existencia de partidos filonazis o filocomunistas porque las interpretaciones tienen que ser restrictivas y demostrarse que el partido realmente cuestione esas bases esenciales. Basta con que los partidos no cuestionen esas bases en sus estatutos o sean prudentes para evitar su disolución. Es decir, para restringir un derecho fundamental tiene que ser muy evidente, no puede haber duda.

C) Concepto funcional del partido político en la Europa continental actual Tenemos que manejar el concepto de partido: es una agrupación voluntaria y permanente de un grupo de personas en torno a un ideario general, con una organización estable y con la finalidad de obtener el poder político mediante la competencia democrática. Elementos de la definición:

Es una agrupación voluntaria. Es básica particularmente en el caso español pues en los sindicatos era obligatoria. Hoy hay derecho a no afiliarse al partido. De personas: los partidos sólo pueden crearlos los ciudadanos españoles si bien pueden afiliarse los extranjeros. Pueblo = ciudadano = nacional con pleno derecho de participación política. Los extranjeros no son ciudadanos porque no se les permite la creación de partidos, pero sí la pertenencia.

En torno a un ideario. Un ideario es un conjunto de principios generales de acción política. De ese ideario surgirán los programas de los distintos partidos, pero una cosa es el ideario o doctrina del partido y otra el programa (medidas que se tomarán tras de las elecciones)­ Organización estable: los partidos son permanentes. Tienen sus propios órganos, normalmente una burocracia (órgano que se ocupa de la gestión del partido) y un núcleo dirigente (aseguran la permanencia y continuidad, así como la responsabilidad del partido, por ejemplo, las deudas) La permanencia es lo que diferencia a los partidos de las agrupaciones electorales, que son grupos de personas constituidas para presentarse a una elección concreta y aparecen poco reguladas en el artículo 42 de la LO Electoral General. Son candidaturas que se presentan con el aval del 1% de los electores de esas circunscripciones. No están sometidas al mismo régimen jurídico que los partidos, ni siquiera tienen que depositar unos estatutos. La experiencia española es bastante desastrosa en las agrupaciones, pues han servido sólo para canalizar la participación política de ciertos personajes: José María Ruiz Mateos, Jesús Gil…

Con la finalidad de alcanzar el poder político: un partido pretende ganar las elecciones. Su finalidad es influir en el poder político y esto es lo que hace que el régimen de los partidos sea distinto del régimen de otras asociaciones, y que tengan una serie de privilegios y de obligaciones que otras asociaciones no tienen. Si los partidos políticos son necesarios para que se realice la democracia en la actualidad, su finalidad de canalizar la democracia es consustancial al propio concepto de partido.
Mediante la competencia democrática: es la forma de salir del problema entre sostenimiento de la democracia y existencia de partidos antisistema. España no tiene el modelo militante alemán. La sentencia del TC declaró constitucional la ley orgánica, luego España no tiene un modelo de democracia militante. Entonces, ¿qué hacemos con aquellos partidos que justifican la violencia? La solución es teóricamente bastante razonable, pues si pueden defender lo que quieran no hace falta que estén de acuerdo en los valores esenciales de la Constitución. En 1978 esto se tenía que decir y ahora tiene que seguir diciéndose o de lo contrario tendríamos que decir que todos los partidos políticos nacionalistas tienen que ser inconstitucionales, que por definición quieren la independencia sabiendo que la unidad de España está en el artículo 2. Podemos decir que concurran democráticamente a las elecciones pero no aprovecharse de la violencia, justificarla e incentivarla para obtener mejores resultados, porque eso no es concurrencia democrática sino todo lo contrario. Hay que ser democráticamente militantes en el método y permitir cualquier fin. Esta es la opción del Parlamento español.

Fuente : http://ocw.usal.es/ciencias-sociales-1/derecho-politico-i/contenidos/apuntes-y-presentaciones/tema-13-apuntes-1

Imagen de portada tomada de google images

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. Queridos muchachos míos: Me gusta todo lo que he leído, y sería maravilloso, poder hacer lo que se propone. Sería la solución a todos nuestros sufrimientos, pasados y presentes, si no fuese, porque soy muy mayor, y eso me hace escéptica. Una política nueva y limpia, en donde la gente no tuviese intereses propios, ni compinches, ni favoritismos, y fuese legal el tiempo que gobernase, y no dejase pasar ni una a ningún aprovechado. Esa sería la solución; otros partidos fuertes: La Competencia leal y legal. El poder exponer de verdad, lo que puede ofrecer cada uno, al pueblo, sin dejarse engatusar, por dinero y Mafias, organizadas; en donde no tuviese cabida la venta de armas, el tráfico de influencias, ni la Policía corrupta transgresora y vandálica, más que los propios transgresores de la Ley, con armas en la mano, ni se comerciase con drogas. Pero parece que el ser humano, si no está en guerra, por tiranizar, o por tener más, no es feliz, y eso me produce malestar, porque he estado bajo la presión de contínuas guerras, y parecía, que el que venía iba a ser maravilloso, pero el Poder, y la continuidad, desgastan mucho a la gente, y a sus buenos deseos. Cuando murió el Dictador, y vino la Transición, yo respiré, cuando empezó la libertad de expresión, el destape, y los derechos de la mujer. Fue cómo salir de el Infierno, y mirar al futuro con esperanza. Luego llego Felipe González con su pico de oro, el Isidoro de Francia, y fue, otra vez, empezar, con los robos en masa, el tráfico de Influencias, el Nepotismo, Roldán, Mario Conde , Mariano Rubio El caso Rumasa, Juan Guerra, el Gal, y miles de fechorías, en los casi cuatro mandatos. Se acaba eso, y entra Aznar, que hizo lo que le dio la gana, sin contar con nadie, nos metió en la guerra de Irak, aún no sé porqué no fue a Galicia, cuando el Chapapote del petrolero y Ya empezó a recortar, y a sacar Decretazos, pues hace diez años que murió mi esposo, y cuando fui a la SS, me dijeron que me tenían que dar 500.000 pts, de lo que le correspondía por el 100% cotizado, y a la semana siguiente cuando fui, me dijeron, que había salido un Decreto Ley, que si hubiese muerto el 31 de mayo en vez del seis, si lo cobraría, pero que no me correspondía nada, y mi pensión, sería del 40% de la de mi marido, y la paga extra de Junio, que es cuando se pagan siempre, había salido una orden, de no pagarse hasta Noviembre.7 meses después. Ley, que sigue vigente. Salí, y me senté en un banco a llorar, y yo no soy llorona. En fin, que entra el PSOE, y nos dejan cómo estamos, y ahora que os voy a decir que no sepais, con el PP. O sea, que salimos de Guatemala, para meternos en Guatepeor. Vamos a la destrucción total, de nuestros derechos, y además amenazados, y otra vez sin poder vivir. De ahi mi excepticismo. Pero en realidad, hay que buscar algún medio, para salir de este purgatorio inmerecido. Y si es esa, la solución, habrá que intentarlo. Os he dado mi opinión, por si sirve de algo, pero apruebo lo que hagais. Un abrazo fuerte. ¡Ah! Y si el que gobierne, es homosexual, o si es mujer, haya abortado, tampoco me importa. Seguramente serán mejor personas que las que están, que a saber lo que han hecho.

    • Estoy muy deacuerdo contigo Aurora, pero porque hacerlo todo nuevo si los podemos hacer nuestros? si esque son nuestros!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here