Pulsa "Enter" para saltar al contenido

No es una democracia. Es un fraude. Derecho de reunión

La Ley, cuando intenta ponerse por encima de los Derechos Humanos, deja de ser Ley.

El artículo 20 de la Declaración de DDHH dice así: “Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.”, No habría mucho o nada que añadir. Pero los textos legales creados por los mismos que se aseguraron el poder en la Transición, son un cúmulo de ambigüedades muy bien medidas, y pese a ello, hay que interpretar de forma torticera esa legislación para limitar un derecho fundamental, que no está regulado en la mayoría de países. Os dejamos a continuación los textos que lo regulan en este reino bananero.

Pulsa en imagen para tamaño completo

Mención aparte merecen los mamporreros del poder ya sean estos “tertulianos” o “periodistas”. El ejercicio de este derecho, el de reunión, no impide la libre circulación de nadie, ¡sinvergüenzas! Si alguien quiere circular por Sol o cualquier otro lugar de concentración, nadie se lo va a impedir, sino todo lo contrario. No enfrentéis a los ciudadanos, ¡basura!

Lo de esta noche en Madrid no ha tenido una explicación que pudiera tranquilizarnos. Esto es una dictadura que se disfraza con ropajes de tercera mano de… democracia.

Habrá que seguir peleando.

Paco Bello.

 Constitución Española

Artículo 21

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que solo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

Derecho de reunión

El derecho de reunión es la libertad pública individual que faculta a un grupo de personas a concurrir temporalmente en un mismo lugar, pacíficamente y sin armas, para cualquier finalidad lícita y conforme a la ley. Se considera una libertad política y un derecho humano de primera generación.

Es el reconocimiento del pluralismo político y de la libertad de expresar las propias opiniones, aparejado al reconocimiento del derecho a transmitir a otros tales opiniones, escuchar las ajenas y a obrar en consecuencia. La conflictividad del ejercicio del derecho de reunión surge cuando ésta se celebra en lugares abiertos al público y, más precisamente, cuando se desarrolla en la vía pública, en lo comúnmente conocido como manifestación.

En algunos países, la autoridad gubernativa puede prohibir la reunión en caso de alteración al orden público o se ponga en peligro personas o bienes, ya que en países de Latinoamérica no existen leyes especiales que prohiban o limiten este derecho.

Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión.

CAPÍTULO IV
DE LAS REUNIONES EN LUGARES DE TRÁNSITO PÚBLICO Y MANIFESTACIONES.

 

Artículo 8.

La celebración de reuniones en lugares de tránsito público y de manifestaciones deberán ser comunicadas por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por los organizadores o promotores de aquéllas, con una antelación de diez días naturales, como mínimo y treinta como máximo. Si se tratare de personas jurídicas la comunicación deberá hacerse por su representante.

Cuando existan causas extraordinarias y graves que justifiquen la urgencia de convocatoria y celebración de reuniones en lugares de tránsito público o manifestaciones, la comunicación, a que hace referencia el párrafo anterior, podrá hacerse con una antelación mínima de veinticuatro horas.

Artículo 10. Redacción según Ley Orgánica 9/1999, de 21 de abril.

Si la autoridad gubernativa considerase que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibir la reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario de la reunión o manifestación. La resolución deberá adoptarse en forma motivada y notificarse en el plazo máximo de setenta y dos horas desde la comunicación prevista en el artículo 8, de acuerdo con los requisitos establecidos en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

4 Comments

  1. BRAULIO
    BRAULIO Mayo 13, 2012

    Sigo insistiendo en que los que ahora prohíben o ponen trabas a las manifestaciones son los mismos que en otro tiempo alardeaban de que la calle era suya.
    La calle ha sido siempre de ellos. Ellos hacen todas las manifestaciones, desfiles, ocupación de los espacios tranquilamente porque la calle es suya.
    El resto de los ciudadanos debe abstenerse de expresar sus ideas y preocupaciones en público, so pena de tachársele de subversivo o terrorista; es por ello que deben ser reprimidos con contundencia por las fuerzas de “seguridad”.
    La Constitución está ahí para no cumplirse. Como siempre, las leyes obligan a los demás; ellos están por encima de la ley. Y nosotros tan tranquilos.
    Qué pena de país!!

  2. Lirica
    Lirica Mayo 13, 2012

    ¿Y a esto lo llaman “demo-cracia” o sea poder del pueblo? Muy lejos está esto de merecer llamarse así. Yo creo que homos vuelto a la dicta-dura…. y parecía tontito el Marianito….

  3. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Mayo 14, 2012

    La calle, es de todos, no sólo de Fraga en sus tiempos, y de los políticos de altura que hay ahora. Los griegos tenían sus reuniones en la calle, o Ágora, y así había espacio, para que todos hablasen. Esto de ahora en un tiempo en que se supone que hemos avanzado tanto, es mentira cochina, ya que nadie, puede decir en la calle, lo que siente. Y la Puerta del Sol, o la Plaza de Cataluña, o la que sea, tiene derecho a acoger, a toda la gente que vaya en son de paz, a reclamar sus derechos que no saben darle. Esa Ágora, o cómo le quieran decir, es pública, no es de Aguirre, por mucho que esté alli la Comunidad, de Madrid, o precisamente por estar allí. En la calle delante de la Comunidad, sató Gallardón con Gil, el presidente de un club de fútbol, con la plaza llena, y sin que nadie lo impidiese. Allí, yo he visto todo tipo de reuniones masivas en mi juventud, con el retrato enorme de Gil Robles dando su mítin, allí estuvieron las tropas del General Mangada en la República, y allí, pasaron todos los componentes de la División Azul, incluídos sus generales en un apoteosis, de comerse el mundo, y por allí, pasó Franco y el Conde Ciano, en coche descubierto. Ese, era mi barrio, y he visto todos los eventos, procesiones, y las Carrozas, de la Cabalgata de Reyes,y hasta el relevo de la Guardia Real de Palacio, y todos los coches de cartas Credenciales, de todo el Mundo.¿Porqué, ahora, no puede ser punto de reunión de un pueblo que pide sus derechos, de un modo pacífico, y se le ponen trabas y horarios, cómo si estuviésemos en un Toque de Queda?¡¡ A las diez todo el mundo a su casa!! No señores, la calle se ha hecho para que todo el mundo vaya a reunirse pacíficamente, a exigir sus derechos y peticiones sin miedo, igual que en la Gran Vía, o Las Vistillas. Si este gobierno, no tiene temor porque lo esta “Haciendo muy bien”, y aplica las medidas pertinentes, para que nos muramos todos de hambre y de asco, por sus malas gestiones, que ellos opinan que están muy bien aplicadas (Menos en ellos)el Km O, es el más idóneo para reclamar o aplaudir, ya que es el centro de España, de donde parten todos los caminos. Igual, que en Cibeles se reunen para llorar ante una desgracia por las muertes por atentados, o para celebrar, un Campeonato de Liga; Y ahí, si han amputado las manos a la Diosa, más de una vez. No señores, no se pueden detener las aguas de un río caudaloso, ni poner puertas al campo. Piensen un poquito; sólo un poquito. Por una sola vez. Abrazos.

    • Paco Bello
      Paco Bello Mayo 14, 2012

      A mí me preocupa toda esta gente que va a pagar los platos rotos de algo que hace tiempo (si es que alguna vez lo fue) dejó de ser una democracia.

      Por cierto, como anécdota y por no perder el poco humor que nos queda… lo de “poner puertas al campo” habrá que cambiarlo, porque hoy existen (lo digo porque soy aficionado al tema) reservas micológicas privadas con extensiones de cientos de hectáreas, perfectamente valladas y sí: con puertas.

      Un abrazo, amiga.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: