Carta de una doctora de Urgencias

2925

Escándalo: La Verdad sobre los incentivos a los médicos en los hospitales de gestión privada o cómo se degrada la calidad y la ética profesional para asegurar el negocio.

Soy médico de urgencias y trabajo en el cada vez más reducido sistema público de salud. Por diversas circunstancias, durante un periodo de mi vida, me vi obligada a trabajar en un hospital de gestión privada, y supongo que, por eso, me han pedido que aporte algunos datos sobre ese tipo de sanidad que parece abocada a implantarse en todo el territorio nacional.

Antes de comenzar, quisiera explicar en qué consiste el sistema de triaje en urgencias. Cuando un paciente entra por la puerta de urgencias de un hospital es evaluado por un profesional sanitario, normalmente un enfermero/a, que toma las constantes vitales y cuestiona al enfermo para, según la gravedad de su patología, adjudicarle un color. De esta forma, por un código específico de colores, se atenderá con mayor celeridad al paciente que más grave esté. En mi comunidad autónoma, por ejemplo, se utiliza el sistema Manchester que funciona parecido a los semáforos de tráfico: el rojo (muy grave) se atiende antes que el verde (leve). Este sistema se creó para optimizar la atención de todos los pacientes, y me parece que funciona bastante bien.

Ahora bien, ¿qué es lo que pasa si a ese mismo código se le asocia un valor económico? ¿Qué pasaría si por cada paciente atendido con un código rojo se cobrase una productividad 10 o 20 veces superior a la de otro paciente con código verde?

En el hospital de gestión privada donde trabajé, el 50% del sueldo de los facultativos era variable y basado directamente de la productividad, productividad dependiente de si se había atendido a pacientes rojos, naranjas o amarillos…por lo que es fácil deducir qué tipo de pacientes era mejor atendido que otro.

Otra variante en el dividendo de la productividad consistía en el hecho de que un paciente acabara hospitalizado o fuera dado de alta a su domicilio. Aportaban mayor cantidad de dinero los que se marchaban que los que ingresaban. Dato éste que por si solo me parece suficientemente gráfico, y pienso no necesite más comentarios.

Además, me di cuenta de que algunos facultativos no atendían a los pacientes que no estaban acreditados. Por acreditado se entiende al individuo con su tarjeta sanitaria en regla y que, por lo tanto, el hospital de gestión privada cobraría al Estado una cantidad X por tratarlo.

¿Y por qué? Pues porque el hospital, al no poder facturar por su asistencia, tampoco pagaba al profesional que lo había atendido.

Salí espantada huyendo de un sistema sanitario que cosificaba a los enfermos y los convertía en mercancías; pero desgraciadamente, estos últimos meses están ocurriendo alarmantes cambios en el sistema público de salud.

En estos momentos, el sistema informático con el que recetamos la medicación, se bloquea en los pacientes sin acreditación. Población ésta de las más vulnerables, y a la cual se nos impide ni siquiera prescribirle un antibiótico.

Pero esto no solo ocurre a inmigrantes. En estos momentos también se nos bloquea el sistema con españoles con todos sus papeles en regla y que han cotizado toda su vida en la Seguridad Social, pero que se encuentran en una comunidad autónoma distinta de la de su lugar habitual de residencia. A esos pacientes que quizás hayan salido de casa durante un fin de semana, tampoco podemos prescribirles fármaco alguno.

Y por último, quiero explicar lo que sucede con los especialistas en los hospitales de gestión privada. Alguien muy cercano a mi, desgraciadamente, sufre una de las enfermedades que podrían etiquetarse como raras. Dicha persona tenía un seguro privado y, al inicio de los síntomas, se le atendió en un precioso hospital privado con habitación individual con 2 camas, baño, TV y un catering con suculentas comidas. Hasta ahí todo iba bien. Confort, mucho confort. Pero ¿qué ocurre en los hospitales de gestión privada? Pues que te atiende un internista. ¿y quién es un internista? Pues un médico que sabe de todo. Sabe de todo, pero no es especialista de nada. Sería algo parecido al médico de familia, pero a nivel hospitalario. En principio y en la mayoría de los casos, un internista podrá atenderte correctamente. Ellos se ocupan de todos los pacientes con patología médica y el especialista solo está como consultor o para realizar pruebas complementarias. Por ejemplo, si tienes una neumonía, el internista te pautará un antibiótico, y solo en el caso de que necesites una broncoscopia, vendrá un neumólogo para realizarte dicha prueba y nada más.

Pero ¿qué pasa si tus síntomas no encajan con ninguna enfermedad conocida? ¿Qué ocurre si tu médico no sabe qué tratamiento ponerte? Podrá consultar a dicho especialista que probablemente tampoco conozca la citada patología, y empezarás un largo peregrinaje de un especialista a otro, esperando toparte algún día con el iluminado que pueda ayudarte.

Y eso hicimos nosotros, buscar y buscar hasta que convencimos a nuestro enfermo para que se cambiase de sistema sanitario y fuera atendido en la Seguridad Social. A diferencia de los hospitales privados, en los públicos no tienes una habitación individual ni una selecta cocina, pero hay facultativos de todas las especialidades. Médicos especialistas que además se reúnen entre ellos y hacen sesiones clínicas. Sesiones interdisciplinarias donde no solo estarán los neumólogos, por ejemplo, sino que estos se juntarán también con los cardiólogos o digestólogos para discutir esos casos raros que difícilmente una sola persona podrá resolver. Muchas mentes pensantes, reunidas y trabajando juntas por un mismo paciente, tienen siempre muchas más probabilidades de acertar que una sola pensando en solitario.

Me siento profundamente agradecida a todos mis compañeros del sistema público de salud que dedicaron su tiempo y esfuerzos a estudiar la enfermedad de mi familiar. Trabajo y horas de estudio no remuneradas económicamente, pero que seguro les aportaron una gran satisfacción personal por su carácter altruista y humano.

Expongo estos datos de mi experiencia personal esperando que sirvan de punto de reflexión a los escépticos y a los aletargados que todavía piensan que los cambios que ya sufrimos y los que se avecinan en nuestro sistema público de salud no son tan graves.

(Por razones obvias, guardamos el anonimato de la doctora que nos envía esta denuncia.)

Fuente: InSurGente.org

Imagen de portada: MATS (Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad)

[N. de IDP] Acabaremos con estas prácticas, porque…

Esto es solo el principio

Comentar con Facebook ()

Comentar (21)

21 Comentarios

  1. Yo, acepto cómo buenas todas las quejas de todos mis compañeros de Iniciativa, porque además, es así, y cada uno cuenta de la Feria, cómo le va en ella. Es justo. Yo, por suerte o por desgracia, he pasado por muchos hospitales, y con lo despistada que yo era, para orientarme, me aprendí de memoria todos los sitios del Ramón y Cajal de Madrid, de un tirón.Madrid está masificado, porque somos muchos, y mal planificado, pues, mientras en el norte, el sur, y el oeste, hay más de un hospital, en es este, hay sólo dos en el mismo sitio. La Paz, y el Ramón y Cajal,este, que acoje, al norte al este, y a los pueblos lindantes. Está en Dr Esquerdo, el Gragorio Marañon, pero ese, no nos toca.Se quedó vacío, el Hospital militar del Aire,en Arturo Soria, y por más que lo pedimos ya que a los militares, se los llevaron al de Carabanchel lo demolieron, y ahí está el solar, que no sé, que pensarían hacer en él. Siempre, unos y otros a lo suyo. Era el idóneo,para descargar un poco al Ramón y Cajal. Lo pedimos exaustivamente. Se hicieron manifestaciones, pero, ni caso.Y luego Aguirre, haciendo Hospitales a mogollón en cualquier sitio.Bueno, no quisiera alargarme, pero tengo que dar mi opinión, por varias razones. Mi marido, hace años, con un dolor lumbar, le ingresaron alli en el Ramón y Cajal, con un dolor lumbar muy fuerte, y le entraros a los boxes, donde le hicieron rápidamente un Electrocardiograma, y salieron a decirme que estaba casi muerto, pero que le iban a operar a vida o a muerte. Esa noche, había un equipo de Internistas. El que operaba, era el Dr Claudio Gandarias, y dos ayudantes. Tendría unos 28 o 30 años cómo mucho. Me acarició, y dijo, que iban a hacer todo lo que estuviese en su mano, pero no me querían engañar; estaba gravísimo, porque era un aneurisma aortico abdominal, del que salen muy poquitos. Estuvieron tres horas con él, y cuando acabaron, salieron sudando, y el Dr Gandarias, me dijo: ¡¡Si no surge un contratiempo, creo que hemos salvado a Luis!! Le pusieron un By-Pass, y 5 bolsas de sangre Cruzada, pues se había quedado con poco más de un litro en el vientre.Me abrazó, y me dijo que tuviese Fe, hasta 48 horas. y le metieron en la UVI. Y a la horas que dijo, pasó consulta y salió muy alegre, y me dijo: ¡¡Tenemos a Luis!! Es muy fuerte. Y no podré olvidar, la sanidad, en España que tenemos hasta ahora, que ya quisieran los EEUU, porque a mí, me operaron de miomas, y hasta que no se convencieron de que eran buenos no pararon, y me los quitaron, los llevaron a patología, y me volvieron a operar, para limpiarme bien, y me hicieron una Histerectomía total, para que no me pasara nada ahí, nunca. Y eran Internos del Ramon y Cajal. El único inconveniente, para mí, es que está masificado por tantos enfermos, y que te tienes que quedar el que acompaña, en un sillón por la noche, y que por alcoba, hay dos o tres enfermos. Pero para mí, la Sanidad pública, es efectiva y maravillosa, hasta ahora, que todo se está yendo al garete, por la avaricia de los políticos, que quieren salvar su culo, con el dinero de los recortes, y cierran alas enteras, y quitan gente de todos los sitios: Enfermeras, Médicos, y Servicios Generales, y no arreglan las camas ni las sillas de ruedas, y así, dejando a dos, donde había ocho, en Urgencias del Marañón, que trabaja mi amiga que es cómo una hija, se jubila un año antes, porque están tullidas, y ese Hospital, es de La Comunidad, o sea de Aguirre, la de los vestiditos, de Ágatha Ruiz de la Prada; la misma que con lo que cobra, “No puede llegar a fin de mes”. Sacar vuestras propias conclusiones. Un abrazo.

  2. Supongo que la sanidad, como cualquier otro servicio que preste la iniciativa pública, no es ni mejor ni peor que el de la privada; seguramente depende de la profesionalidad del que preste el servicio, de la honestidad del sistema y una buena gestión para optimizar los recursos.
    Pienso que la discusión no está, o no debe estar, en la duda de la profesionalidad; si son mejores o peores los públicos o los privados. Habrá de todo en uno y otro lado.
    La diferencia la encontramos en la gestión: Por definición, en la privada prima la rentabilidad y lo que eso significa. Si la rentabilidad es previsiblemente buena, el servicio se presta aunque este no sea importante. Por el contrario, si se prevé que pueda ser baja o nula, el servicio a prestar tendrá serias dificultades aunque sea importante, incluso esencial y urgente (como puede ser un tratamiento a vida o muerte), prima por encima de todo la rentabilidad.
    Esto es así, sin más; lo vemos todos los días: si puedes pagar, se te atenderá; en caso contrario, te mueres.
    Ejemplos de esto lo vemos en la sanidad, en la educación, etc.
    ¿Abundan los hospitales o las escuelas privados en zonas rurales? ¿Cuánta investigación privada se hace para atajar enfermedades endémicas en zonas deprimidas de África u otros lugares del mundo? Ahí no hay negocio (seguramente, en buena lógica, ni siquiera se deba pedir responsabilidades por esa forma de proceder.
    Es por eso que la iniciativa pública debe cubrir esas parcelas a las que no llega la privada.

    Otra cosa es la gestión. Las entidades privadas afinan la gestión para optimizar los recursos a fin de que los márgenes económicos sean lo más amplios posible.
    En la iniciativa pública, este concepto probablemente se diluye y se pierde el sentido de la realidad: Se presta el servicio – el mejor servicio, sin reparar en gasto – pero los gestores no se paran a examinar la relación calidad precio, de ahí el derroche y el despilfarro.
    La pregunta es: ¿Son mejores gestores los privados? ¿Por qué no se acierta en la gestión pública igual que lo hace la privada? ¿Interesa desprestigiar la oferta pública en favor de la privada?
    Alguien, en los distintos niveles de la Administración, debe responder a estas cuestiones o declararse incompetente y dimitir.

  3. Me encuentro completamente en contra de la privatización de la Salud, pero como residente de Medicina Interna, considero altamente inadecuado nuestra descripción como médicos que no son especialistas de nada, o médicos de familia en el hospital. Lo primero, el médico de familia deriva sus casos, hace cirugía menor y tiene una importante labor preventiva. El internista es capaz de diagnosticar todas las enfermedades neumológicas, cardiológicas, nefrológicas, reumatológicas, neurológicas, gastroenterohepatológicas, endocrinológicas, hematológicas e infectológicas, y tratar todas las que no requieren protocolos muy determinados presentes sólo en las respectivas especialidades, procedimientos efectuados también sólo por las especialidades, o tratamiento oncológico. En mi opinión, la calidad asistencial de un internista no tiene nada que envidiar a la de otro especialista, muy especialmente para las enfermedades raras, y podéis estar seguros de que en el caso de que el internista reconozca una limitación a sus conocimientos de una especialidad, una interconsulta resolverá el asunto.
    Los internistas son un pilar importantísimo de la Sanidad Pública… se podría defenderla sin criticarlos.

  4. Habria que investigar a las empresas interesadas en hacerse cargo de nuestra sanidad publica. A ver a quien pertenecen, seguro nos llevariamos alguna sorpresa, bueno ya no es sorpresa, a estas alturas ya nos lo imaginamos todos a quien pertenecen, o a quienes son afines.

    • ANTE todo ,todo es fruto de querer privatizar la salud publica,para darselo a la privada, de hay la excusa y justificacion de los recortes. DE que tanta inaguracion en madrid,cierr
      es en castilla la mancha.si no es para vender nuestro patrimonio,a precio de saldo a empresas privadas.que la gran mayoria son de ellos.Asin compran barato,lo que es de todos,para unos pocos,que casualidad todo en manos del pp.como bankia siendo del pp,y privada la estamos pagando todos con nuestro dinero,y publico

  5. Dios mio!! nuestra sanidad publica es una de las mejores del mundo…la mayoria de la gente que cree que se da mucho, o que se deberia privatizar..no tienen ni puta idea de lo que hablan… vivi en latinoamerica cuando era pequena…la sanidad publica alli brilla por su ausencia… sabeis lo que es que una mujer se quede embarazada alli y tenga complicaciones? sabeis lo que es tener un cancer alli? sabeis lo que es necesitar un transplante? sabeis lo que es necesitar una transfusion de sangre?…. lo dicho ni puta idea…os lo voy a decir, si no teneis dinero no sois nada… nada… aun pagando un seguro privado si es una enfermedad hereditaria no te lo cubre….los ahorros de toda tu vida no te llegan para nada…para nada.. la gente no dona sangre, no dona organos ..nada…. la sanidad y la educacion es un bien de todos… es que no se tendria ni que luchar por ellos… y aqui aun debatiendo cosas.. es que yo alucino… no aprecias lo que tenemos..todo se puede mejorar en esta vida por supuesto…pero si sacan la sanidad publica no vamos a mejorar.. vamos a empeorar.. eso os lo aseguro yo..luego nos hecharemos las manos a la cabeza…que triste.. que tengamos que estar escuchando gente que dice.. es que tardaron tres meses en atenderme… dichoso tu.. que despues de tres meses alguien te atendio…dichoso el que le hicieron un transplante porque otra persona dono sus organos, dichoso el que le hicieron una transfusion de sangre y por eso se salvo..solo vemos lo malo..pero porque no haceis un calculo de las vidas aproximadas que se salvan al ano en los hospitales espanoles y luego llorais y os lamentais…y luego compararlo con paises como Estados Unidos… ya les gustaria tener nuestra sanidad publica, ya les gustaria tener nuestros profesionales… en fin.. definitivamente en esta vida no hay mas ciego que el que no quiere ver… Hay os dejo una reflexion… a ver si dejamos de pensar en nuestro ombligo y vemos mas el bien general…

    • No se si sabrás que también se han recortado partidas para la ayuda a países con más necesidades, cosa de la que tampoco estoy de acuerdo. También sabemos que hay países muy necesitados en que la sanidad gratuita universal brilla por su ausencia. Por eso toda critica a cualquier tipo de deficiencia se da por buena, pues no estamos dispuestos a que se toque un bien que lo pagamos, directa o indirectamente todos, menos los que más tienen que tendrán de todo pero muchos no tienen ni vergüenza.

    • El que haya países en los que la Seguridad Social funcione peor que aquí o no funcione en absoluto, no mejora la calidad de la nuestra. No debemos compararnos con los que están peor, si no tratar de acercarnos a los que están mejor porque, en contra de lo que querían hacernos creer, nuestra SS no era la mejor del Mundo (Hablo en pasado porque actualmente ha empeorado bastante) y no somos desagradecidos si nos quejamos, tenemos derecho y razón de quejarnos porque no es gratis, no nos la regalan, la pagamos y bien pagada y además muchos chorizos también se hacen ricos con nuestra salud. Ya conocéis el caso del expresidente de la Comunidad Valenciana, el Sr. Camps, imputado por diferentes delitos monetarios y que escapó por pelos de ser condenado y que ahora es asesor de un hospital en Tarragona con un sueldo de 6.000 euros al mes, además de concejal, naturalmente. Hay que quejarse y hay que exigir honradez.

      Un saludo

      POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

  6. no defiendo ni a una ni a otra…pero tambien es cierto que mientras todos esos especialistas se reunen y debaten que es lo que le ocurre al paciente, primero te mandan a uno ,que no sabe que tiene, y entre prueba y prueba pasan meses, y asi mientras todos discuten que tienes…te mueres.
    Asique tampoco funciona tan fenomenal.

    • PUES YA SABES, PASATE AL SISTEMA SANITARIO PRIVADO, CUANDO TENGAS UN PROBLEMA GRAVE… YA HABLAREMOS. HASTA HACE POCO TENIAMOS UNO DE LOS SITEMAS SANITARIOS MAS SOLIDOS DEL MUNDO.

  7. Coincido ampliamente en las apreciaciones de la compañera. Yo también he trabajado en Clínicas Privadas, y prima el consumo de pruebas de diagnóstico a granel. Si le hicieron una RNM de columna cervical hace tres meses, vamos a repetírsela no vaya a ser que haya empeorado, y de paso, unas radiografías de la misma zona, una analítica “completa”, que significa un montón de parámetros que en nada tienen que ver con la patología que presenta el paciente, y si es posible al final del día lo dejamos ingresado para que un especialista lo visite porque hemos visto una leve elevación de una onda en el electrocardiograma (elevación que ya habremos visto en los electros previos de otras consultas por diferentes motivos). Si de paso, se programa una pequeña intervención quirúrgica, mejor. Estas se operan de urgencia (no pueden esperar), en el plazo máximo de uno o dos días (no vaya a ser que se arrepienta).
    Así funciona la sanidad privada, haciendo el mayor gasto en el menor tiempo posible, siempre que el paciente tenga una póliza que cubra los gastos. Si se trata de camas concertadas con la SS, se pondrá una enfermera por planta y nada más, que la SS no paga lo suficiente. Y mientras menos consumo haga el paciente, mejor, que eso ya está incluido en el precio

  8. Quería hacer una apreciación importante sobre la valoración que se hace sobre mi especialidad, que creo errónea completamente.

    Un internista es un médico ESPECIALISTA con dos tipos de funciones principales:

    1. Atender al paciente pluripatológico: es decir, que no es que tenga el corazón o el riñón enfermos, es que tiene ambos.

    2. El paciente SIN DIAGNÓSTICO: en este caso, los médicos más entrenados son los Internistas, que una vez orientado, pueden derivar al paciente a otro especialista.

    Comparto al 100% el resto de su artículo. Pero por favor, no defienda la calidad asistencial menospreciando mi trabajo, que intento hacer bien, cobre más o cobre menos.

  9. O sea, que ese hospital privado no atendía a los pacientes que no cumplian con las acreditaciones, ya que no podían cobrarle al Estado… o sea, que es privado y cobra al estado?
    El sistema publico funciona como el privado en cuanto a medicos internistas… o “de cabecera” no os engañeis, este artículo es una basura demagógica..

  10. desde luego habla del sistema público sanitario al 100%. Cuanto mas dentro este mejor se te atiende, lo ideal es que fuese igual para todos. En Canarias por ejemplo es un cachondeo lo de las consultas con los especialistas en el hospital. Los médicos literalmente hacen lo que quieren o al menos algunos. Y que conste que no quiero un sistema sanitario privado, pero desde luego el actual modelo por comunidades no funciona ni de lejos. A lo mejor debería gestionarlo el estado.

  11. pues no se de que comunidad maravillosa habla, pero desde luego no es Galicia, con un sistema sanitario penoso en el que vas dando tumbos de un especialista a otro con listas de espera de 1 año o mas da igual que sea urgente o no, asi que mejor no tratar a todos los medicos privados por el mismo rasero porque los publicos tienen mucho que callar tambien!

  12. Gracias doctora, por su denuncia de la situación de la sanidad en españa.

    Hace unos días me pasaron consulta ocular en la clínica de la esperanza ,(la buena no la de madrid) y quede horrorizado de la falta de personal y el agobio que sufrían los doctorxs y enfermeras para atender a tantísimas personas, lxs doctxres hacian lo que podían pero la cola para cada unx de ellxs era interminable.

  13. Solo puedo agradecer a esta doctora, el compartir esta información, que creo muy interesante y que ojalá empiece a rular por todas partes y con ello remover más conciencias !
    Eskerrik asko, muchas gracias.

  14. Bueno como saben hace poco me toco a mi pasar por URGENCIAS,
    la suerte me acompaño, al ser una noche de pocas urgencias, y dada mi preocupación, la misma que compartimos todos los compañeros de Iniciativa y la gran mayoría de los ciudadanos de este arruinado país.
    Lo primero de todo defender a estos trabajadores públicos de acusaciones traperas de políticos y vasallos, del tipo “se acabo el cafetito” o de pretender instalar, a base de repetir la mentira de que son unos vagos, en las mentes de una desgraciada parte de la sociedad que por su ignorancia o dejadez son manipuladas y que pertenecen al conjunto de los ciudadanos aborregados del país.
    Después deciros que respondiendo a mis preguntas pude saber y entender la situación y el propósito de utilizar la sanidad pública, para el lucro de unos pocos, que confirma la verdad de la “Carta la doctora”.
    La ambulancia que me traslado al hospital era de una empresa privada, pero el conductor y el sanitario fueron despedidos de la sanidad pública, y el recorte en el salario de los dos va a parar al bolsillo del “agraciado ganador del pelotazo”.
    La plantilla de enfermeras para la unidad de urgencias en la que fui atendido ha pasado de tener SEIS a DOS. Y sin previo aviso a estas dos profesionales les han recortado el salario 400€, después de haber pasado la tijera por la mitad de las pagas extraordinarias; “No paran de llamar del banco, pues yo tenia ajustado mi presupuesto al salario antes de ser reducido” me comento una de ellas. “!Esta mañana había seis (no se que-¿…material para coser heridas?-) solo queda una ¿quien sabe algo? comentaba el doctor. Hay una escasez de material sanitario. Y comentaros que a todos se les a recortado el salario, las horas extras no existen para la administración, pero si para la labor de estos profesionales que no van a mirar el reloj para irse a casa y dejar a medias las curas, tratamientos, cirugías u operaciones.
    Y yo me pregunto: ¿Que hubiera pasado si la furgoneta cargada de explosivos en la plaza del ayuntamiento de Valencia hubiera explotado, se podría haber atendido a “Como Dios Manda” a una abundante cantidad de heridos?.
    ¿Cuantas de ellas hubieran pasado a “mejor vida” por falta de atención?.
    ¿Hay en vez de aeropuertos sin aviones, instalaciones preparadas para situaciones de emergencias en caso de catástrofes, ya sean causadas por el hombre o la naturaleza?.
    Con la única preocupación política de llenarse los bolsillos, de que nos sirven casi medio millón de políticos en un país llevado a la ruina por ellos mismos, cuando un país, por ejemplo como Alemania con el doble de habitantes y una economía en crecimiento tiene menos de doscientos mil.

    Saludos compañeros.

  15. En completo desacuerdo con la última parte de la carta de esta doctora. A saber de qué comunidad autónoma habla y de qué ciudad porque puedo asegurar por experiencia directa, la falta de un comité interdisciplinar y comunicación entre médicos donde yo resido, comunidad de Catalunya y dependiendo del Hospital Universitari Mútua de Terrassa. Vamos a distintos especialistas pero no se comunican entre sí; echan una ojeada rápida al historial del ordenador, ni preguntan y arreando. Entonces dependes y quedas a expensas de la profesionalidad y sentido de la responsabilidad de cada médico en particular. Mi hermana murió el pasado 31 de marzo y todavía no sé por qué razón de tres (por no decir por qué narices o por qué cojones) no le pasó consulta el oncólogo en 4 meses.- La última vez fue por tratarse de una suplente que se la sacó de encima “porque no tenía las pruebas” (???, ¿no es cosa de ellos?), pero la anterior, en enero, no puedo entenderlo porque estaba ingresada por un problema que resultó ser la combinación de un infarto y una hiponatremia. Para muchos NUNCA hemos tenido un sistema sanitario envidiable, sino un sistema que no podía permitirse ni el más mínimo retroceso porque tenía mucho a mejorar. Por zonas y por especialidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here