Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La marca

Manuel Vicent

Arrastrando la maleta por el aeropuerto de Bangkok vi que se había formado un grupo de pasajeros ante una gran pantalla de televisión, que en ese momento repetía a cámara lenta, una y otra vez con todo detalle, la escena macabra en la que un toro le pegaba una cornada en la mandíbula a un matador y le sacaba el cuerno por la boca. Entre aquellos espectadores había tailandeses, chinos, indios, árabes, ejecutivos europeos y americanos, mujeres exóticas con niños en brazos, pero no descubrí a ninguno que no contemplara con asombro, alucinación o repugnancia aquel lance taurino acaecido en un coso de nuestro país. Sin duda esta brutalidad formará parte también de la Marca España, como bien de interés cultural, que el Gobierno del Partido Popular piensa promover ante el resto del mundo. La pantalla estaba, a su vez, repleta de colores agrios, taleguillas ensangrentadas, pencos con los ojos tapados que llevaban en andas al picador, en medio de gritos no exentos de una gozosa congestión. Alguien preguntó en qué lugar había sucedido este hecho infamante. Spain, contestó uno, pronunciando esta palabra con cierto mohín de desprecio. Poco después, en el mismo aeropuerto, la CNN abrió su espacio informativo con la noticia del aumento ya catastrófico del número de parados en nuestro país y se demoró durante tres minutos desmenuzando la inminente quiebra española con entrevistas a estudiantes, camareros y jubilados. No pasa nada. La corrida nacional va a continuar. En esta feria de San Isidro las puertas del matadero mudéjar de Las Ventas se van a abrir de nuevo para que el pueblo se seque el alma al sol, lleno de moscas, mientras en barrera de sombra la derecha castiza se peinará con los dedos los caracolillos aceitosos lorailo-lailo del pescuezo. Al matador que remate una gran faena con una sola estocada los capitalistas a sueldo lo sacarán a hombros por la puerta grande a la calle, donde se está celebrando ahora otra gran corrida feroz. En esta lidia de la crisis económica no hay más alternativa: serás toro o torero. Si eres toro este Gobierno te humillará el testuz dándote puntazos con la espada en el morro hasta que cuadres las patas y se te abra bien la paletilla. Es el hueco que busca la derecha para meterte la reforma hasta las entrañas.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2012/05/05/opinion/1336231720_982171.html

6 Comments

  1. Fernando 2º
    Fernando 2º 20 mayo, 2012

    ¡Qué bueno!. Sólo los grandes escritores son capaces de hacer poesía hasta con la crónica de la vergüenza española. Me descubro ante Usted, Maestro.

  2. Indignado
    Indignado 20 mayo, 2012

    !Toma!, joer, como le has dao al clavo. Estoy contigo Fernando, que no tienen faena ahora los de las musas.

  3. asun
    asun 20 mayo, 2012

    Sí, totalmente de acuerdo con vosotros. Muy acertado. Es una vergüenza que vuelvan a incluir los toros en la cultura de España, cuando cualquier actividad de diversión que maltrate y/o mate a los animales las deberían prohibir.

  4. David Sempau
    David Sempau 21 mayo, 2012

    No se puede decir mejor ni más claro. Asco, repugnancia y vergüenza que, afortunadamente,compartimos much@s. Muy acertado el símil y el emparejamiento entre los “taurinos” y la derechona asesina que está descuartizando el país. Cada nación tiene el gobierno que se merece y ejpaña, del rosa al azul y del azul al rosa, no sabe salir del marasmo.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  5. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 21 mayo, 2012

    Dicen, que Dios nos cría y nosotros nos juntamos. Debe ser cierto, porque yo, hace años que leo a Vicent, en el País, y siempre me deja sabiéndome a poco lo que leo. El símil de España de los toros y la política me ha hecho pensar, en lo que estoy viendo estos días en la Tele, del concurso, para el número uno, del toreo,cosa nunca vista. Promoción para que la fiesta siga, igual que están haciendo con los cantantes. El número uno. Sólo tiene que quedar uno, de todos, y ese será el mejor, cómo si eso lo pudiese dilucidar un concurso. Esa es la España tradicional, la de toros y pandereta.Si levantara El Gallo, Manolete o Joselito, la cabeza, se volvian a la tumba.Yo, soñaba con que algún día despertáse la gente y no comparase a España, con el Coliseo romano, en sus tiempos de que el César pusiera el dedo hacia abajo, para que muriese un Gladiador, y el público, ardiera en aplausos,aquí pañuelo presidente y toque a descabello después de martirizar a un pobre animal de mil maneras. Y me acordé, que el otro día, vi toda esplendorosa, a nuestra alcaldesa, en la barrera de la plaza Mudéjar, de Las Ventas, toda sonriente en una barrera. La miré, y me acordé de hace años, que escribió sus memorias, y dije entonces: ¿ Que tendrá que contar , que sea interesante en lo que lleva vivido esta mema? Y aún lo sigo pensando. ¿ Porqué no se recorta de su sueldo de Alcaldesa, y lo envía a los niños de cualquier tercer mundo, o a los de los parados de aquí?. Porque si seguimos así, no el tercero, si no el cuarto mundo va a ser el nuestro, con los tijeretazos de su partido. Y además, no les da vergüenza. A mi si.

  6. fabricio
    fabricio 23 mayo, 2012

    Ya se echaba de menos el artículo de Vicent de todos los San Isidros. Y es que, aunque a mi me gusten las corridas, las capeas y los encierros de toros, con toda la chanfaina que llevan adherida, también me gusta Vicent y aunque sea largo de explicar, por parecidos motivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *