Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Las tijeras del PPSOEIU en Andalucía

Las bases de Izquierda Unida en Andalucía aprobaron en referéndum el Acuerdo por Andalucía con el PSOE-A. Había 7635 militantes censados. Votaron 6130. El voto nulo fue de 949 papeletas. 4386 personas votaron sí al acuerdo. 722 votaron no. Dentro de los que votaron sí, 3725 prefirieron entrar en el gobierno y 707 preferían un pacto de (facilitación) legislatura sin entrar en el gobierno. Los datos han sido obtenidos del resumen de la organización.

En su momento leí someramente el acuerdo. No me provocó ninguna ilusión y no entendía qué fue lo que vieron esas 3725 personas para apoyar el acuerdo y la entrada de Izquierda Unida en el Gobierno. Preferí no escribir porque la lectura no fue lo suficiente absorbente para manifestarme con sensación de rigor y por un sentimiento de fidelidad hacia un partido en el que albergaba alguna esperanza o en el que todavía no pesaban mucho las hipocrecías.

Ahí va el párrafo. El Instituto Público de Crédito Andaluz del Acuerdo no se parecía nada a la banca pública, sino al Instituto de Crédito Oficial (ICO) y sin recursos. Habrá que ver en qué terminan su promesas de transformar los impuestos de Sucesiones y de Patrimonio. La política de empleo es la alicorta política de dar ayudas a empresas para contratar, formar al parado para que compita mejor con otros parados en la búsqueda de empleo y matar el hambre de hoy con algunas obras de interés general, lo que hacen todos los gobiernos. La política económica parecía un compromiso de conseguir ayudas y más ayudas de Europa. También habrá que evaluar el desarrollo de los compromisos de mejorar la participación ciudadana, por ejemplo con los presupuestos participativos. Por supuesto, la palabra austeridad, mal entendida, aparece aquí y allí en todo el texto. Casi lo peor, al mismo tiempo que se promete la Ley de Transparencia [de moda ahora en el país occidental más retrasado en potenciar este aspecto], el compromiso contra la corrupción en la región del caso de los EREs no pasa de frases biensonantes: “Recuperar credibilidad en la acción política y de las instituciones democráticas pasa por asumir la ética civil y los valores democráticos en todos los ámbitos, luchar contra la corrupción y hacer política de otra forma, con participación y control de la ciudadanía”.

Esta semana me he leído la parte de las medidas del gobierno saliente de ese acuerdo dentro del Plan Económico y Financiero de la Junta de Andalucía. Después de escuchar las excusas del Gobierno de Canarias (formado por Coalición Canaria y por PSOE) para justificar las subidas de impuestos, especialmente los indirectos, y atacar el gasto público, sobre todo en las retribuciones de los empleados públicos, … Después de escucharme a mí mismo y de escuchar a Izquierda Unida Canaria decir que había alternativas a los recortes protagonizados por PSOE y PP, me encuentro con los recortes gemelos y las justificaciones clónicas en la Junta de Andalucía. O también en los intelectuales de la órbita (como Juan Torres López o Carlos Martínez García).

En las oposiciones o en las campañas electorales los partidos hablan con libertad de las alternativas. Al llegar al gobierno descubren inmediatamente las ataduras, la complejidad de la realidad, las imposiciones del Estado o de la Unión Europea, la dificultad para obtener ingresos desde una Comunidad Autónoma, … Algo falla evidentemente: o se promete y diseña una imagen de alternativa irresponsable y engañosamente cuando no hay responsabilidad de gobierno o falta la valentía para aplicar verdaderamente las medidas alternativas. No es válido de ninguna manera el discurso de la excepción de la pureza y la bonhomía, si, para predicar en las obras, es necesario que el mundo sea diferente y sin dificultades, ya que precisamente muchos de sus electores depositaron su esperanza en ellos para romper con esa dinámica del “quiero y no puedo”, para lo que ya contábamos con PP y PSOE.

Resumo las medidas para que vean la base de la indignación:

  • Impuestos: un canon sobre el agua; un aumento del IRPF para rentas altas que sólo aumentará 25 millones más; un Impuesto de Patriminio con un recargo para recaudar 9 millones más; aunque yo vea bien el desaliento tributario del uso de coches y combustibles, se eleva el impuesto indirecto sobre determinados hidrocarburos (impuesto indirecto) para recaudar 125 millones; también se eleva otros impuesto no progresivo como el de Actos Jurídicos Documentados para recaudar 100 millones; se eleva la tasa sobre el Juego para ingresar 16 millones más. El aumento de progresividad del sistema tributario que pregonan esconde un aumento de la proporcionalidad.
  • Mejora de la gestión de ayudas europeas, para recibir 506 millones. Habrá que preguntarse qué hizo el gobierno de uno de los socios tantos años en el gobierno.
  • Privatización de bienes inmuebles para obtener entre 330 y 350 millones. Igual está justificado el plan de enajenaciones, pero que las ventas coincidan con las crisis y para hacer caja…
  • Lucha contra el fraude fiscal. Sin cuantificar. Curioso resulta que una de las medidas estrella de nuestro recetario no tenga unas cifras ni siquiera estimativas, realizadas por técnicos de la Junta. A partir de ahora cuando escuche a Cayo Lara el reproche a Rajoy/Rubalcaba de no recuperar los 80 mil millones de euros del fraude ya no lo oiré con la misma confianza.
  • Reducción de retribuciones a los empleados públicos o aumento de su jornada para aminorar el gasto en unos 800 millones.
  • No se indica si usarán la habilitación estatal para subir tasas universitarias, pero en unos meses veremos cómo actúa en esa cuestión. Someteremos a la prueba de la realidad este compromiso del Acuerdo: “Garantizaremos una financiación suficiente y tasas universitarias acordes con la capacidad adquisitiva de las familias andaluzas”.

Teniendo en cuenta que se le atribuye culpa a Madrid, como Madrid lo razona en la desconfianza que “los mercados” mostrarían a “las administraciones públicas derrochadoras”, se hacen brindis al sol promoviendo el impuesto a la riqueza, que recuerda el impuesto sobre las grandes fortunas con el que Rubalcaba quería sustituir el Impuesto de Patrimonio, para recaudar una cantidad insignificante de 2000 millones en todo el Estado cuando hablamos de unos déficit de decenas de miles de millones y de unas deudas de centenas de miles de millones. Y es que el sistema tributario español es objetivamente insuficiente y poco equitativo y las comunidades autónomas sí tienen competencias para actuar ahí si determinación hubiese.

Con la fuerte erosión del PSOE y la creciente desacreditación del PP, es normal que IU pueda crecer y romper sus techos electorales históricos. Sin embargo, la credibilidad como opción verdaderamente transformadora puede resentirse gravemente con los colaboracionismos con el socioliberalismo. ¿Vendemos nuestros sueños por un plato de lentejas?.

Entiendo que es un error incorporarse en gobiernos que no asuman ni en grado mínimo el giro en las políticas. Izquierda Unida deja de ser una actor de transformación para convertirse en un matiz insuficiente del adjetivo incapaz (PSOE) de un sustantivo incuestionado (el capitalismo en su versión dura). Hay una parte de la jerarquía de IU a la que puede seducir el poder y sus privilegios, pero las bases deberían imponerles la tarea de formar conciencia, organizar, movilizar, resistir.

La Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera del PP (en la que el PSOE no votó a favor por mero oportunismo, ya que desarrolla el pacto de reforma constitucional del verano) impone la limitación del déficit. Es cierto que con las Constitución y después de cuatro años de gobiernos de UCD, 20 de PSOE y 8 de PP las Comunidades Autónomas tienenn su poder tributario limitado. Sin embargo, la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas da muchas posibilidades que la convicción socialdemócrata usaría sin tanta retórica (que recuerda mucho al palabrerío del mayor agresor a la progresividad tributaria de este país, el PSOE) y con más realismo. Permite crear tributos propios y regular aspectos relevantes de los tributos cedidos, de tal forma que se puede avanzar hacia una fiscalidad superprogresiva casi exponencial, ya que tantos años de proporcionalización y fraude han permitido elevar unas fortunas sólo posibles por unas normas diseñadas para la acumulación.

El tiempo nos desvelará mejor quién es quién. No lo digo por militantes fieles pero dignos, pero creo que se equivocan los justificadores de las siglas y los devaluadores de los principios. A los valores nos debemos y no a las siglas. Seremos pacientes pero no es bueno comulgar con ruedas de molino mucho tiempo. Hay que valorar lo que ocurra libremente.

Blog del autor: http://sagara1977.wordpress.com/

Tomado de: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=150125

Imagen de portada

17 Comments

  1. Joan Anton - Capitajoan
    Joan Anton - Capitajoan 23 mayo, 2012

    Creo realmente que quedan poquísimas posibilidades, de que algún partido de los llamados “tradicionales” de la izquierda, consiga reunir el suficiente valor, para constituir una real alternativa a la situación actual; y lo digo por una razón sobre las muchas que podríamos encontrar. Durante este larguísimo período de “modélica transición”, la ideología ha ido cediendo paso al “pragmatismo”, hasta tal punto que este, ha conseguido inducir en las conciencias de la militancia, la idea de que todo debe supeditarse a la “gobernabilidad”, que el radicalismo, era no tan solo inoportuno, si no indeseable, que en aras de la “paz”, había que mitigarlo hasta adormecerlo, o incluso desterrarlo. Intencionadamente, se ha tergiversado el significado de esta palabra, que no significa otra cosa que “ir a la raíz”, hasta darle una interpretación, que nada tiene que ver con su auténtico significado.

    Una vez conseguido (a fuerza de repetir el sonsonete), vaciar de contenido ideológico a la mayoría de las bases; este iba quedando relegado cada vez más en reductos minoritarios, que a medida que se veían impulsados casi (o sin casi) a la marginalidad, se iban radicalizando, es decir, agarrándose casi con desesperación a los principios ideológicos, lo que indirectamente, provocaba un estancamiento, que a su vez les alejaba más y más de la realidad, haciendo que (tal vez por temor a perder también la esencia) se agarraran a estos principios como el náufrago a la tabla que le mantiene a flote.

    Paralelamente, las estructuras organizativas iban siendo ocupadas por “gente preparada”, es decir burócratas, más pendientes de conservar y ampliar sus parcelas de poder, que de gestionar el partido, para sin perder la esencia, adaptarlo a la nueva realidad. Siendo este el panorama general, cabe deducir, que poco o nada se puede esperar, de los actuales dirigentes, por muy bienintencionadas que puedan parecernos sus “promesas”, a pesar de que muchísimos de nosotros, y me incluyo, quisimos creer, que IU, sería capaz de mantener, tras permitir la continuidad en la presidencia de Griñán, una autonomía, que le permitiera ejercer una oposición crítica, para forzar a PSOE andaluz, a adoptar políticas claras y bien diferenciadas, de las que nos han llevado a esta situación.

    Cada vez estoy más convencido, de que la única forma de romper con esta situación, es apostar decididamente, por una alternativa real al sistema de partitocrácia en la que estamos metidos. En mi opinión, el actual sistema, no ofrece nada aprovechable, es un edificio en ruinas, que intentan apuntalar como sea, para salvar sus muebles, pero que al final, terminará por caernos encima. Cuando el grado de deterioro de una casa es tal que amenaza con derrumbarse sobre nosotros, podemos apuntalarlo, pero si no construimos uno nuevo en seguida, acabará por atraparnos bajo sus ruinas. Así pues, creo que es imprescindible, que lo más pronto posible, nos pongamos manos a la obra en ese sentido, estableciendo contacto con toda la gente que esté dispuesta a aunar esfuerzos, no por desencanto o por frustración, si no con la ilusión como bandera y la firme convicción de que empujando todos en el mismo sentido y arrinconando personalísimos, ese mundo mejor que todos deseamos, es perfectamente posible.

    ¡Estoy convencido de que podremos!

  2. julen
    julen 23 mayo, 2012

    Como decía mi carnicero: “lo que te parece mal dímelo a mí, lo que te parece bien cuéntaselo a todo el mundo”. Quien debe cambiar de actitud son el PSOE e IU, y para ello es necesario hacerles llegar nuestras críticas -las de Samuel las firmo todas-, pero claro, no debemos olvidar quién es el verdadero enemigo, quién maneja los hilos del poder ‘verdadero’ y quiénes los representan -el PP, sin duda-. No pongamos a esos partidos al nivel del neoliberal, porque no sería cierto y le daríamos a éste todavía más ventajas de las que ya tiene.

    • Paco Bello
      Paco Bello 24 mayo, 2012

      A mí se me cayeron al suelo las esperanzas con las primeras declaraciones de Cayo Lara previas al referéndum, y una multitud las pisó cuando comprobé que no habían incluido una tercera opción. Lo demás ha venido solo ¿qué esperábamos?

      Han utilizado cuentos chinos para justificar el pacto, como siempre. Los sillones tiran mucho. Me gustaría saber si algún diputado ha limitado su salario al SMI (donando el resto), o para no ser tan iluso, al salario mediano (que sería de justicia). Creo que sé la respuesta.

      Me ha gustado tu artículo.

      • julen
        julen 24 mayo, 2012

        Deberíamos juzgar más las acciones y menos las intenciones. Eso de ‘los sillones tiran mucho’ es un simpleza imperdonable, primero, porque es una falacia lógica que extrae conclusiones generales de casos particulares; segundo, y aplicado al caso, porque es una simplificación que mete en el mismo saco a mucha gente de IU cuyos motivos no tienen que ser necesariamente sentarse en un ‘sillón’; tercero, porque es ilícito, desde el punto de vista racional, criticar decisiones políticas a través del insulto. Una decisión puede ser errónea desde el punto de vista político, pero no guiada, necesariamente, por motivos inmorales. Debemos cuidar más lo que decimos, y más aún, cuando hablamos del prójimo/próximo. Saludos comunistas.

      • Paco Bello
        Paco Bello 24 mayo, 2012

        Mira Julen, en esta vida ni hay nada imperdonable –siempre que hablemos de opiniones–, ni es ningún insulto exponer lo evidente sin faltar al respeto. Siento no comulgar con nada ni nadie, y que esta característica me haga siempre decir lo que pienso (y que con ello me equivoque a veces). Pero para simplezas, casi infantiles, eso de: “deberíamos juzgar más las acciones y menos las intenciones”, si va sucedido de la defensa de una coalición con aquellos mismos que ayer eran criticados a niveles nunca vistos desde IU. ¿Te parece poca acción? Y me hablas de simpleza… ¿dónde ha acabado esa crítica Izquierda Unida? Sentada con aquellos a los que hace dos días veían poco menos que como la representación del mal.

        Ya sé eso de la responsabilidad, ya. ¿Es responsable recortar ahora en Andalucía como lo están haciendo? ¿No se unían al PSOE para evitar este tipo de actuaciones? Otra cosa; ahora que pueden proponer con posibilidad de éxito ¿no proponen equiparar el salario de los diputados del parlamento andaluz al salario medio, por ejemplo? Oye, oye, y lo de acabar con los privilegios, para dar ejemplo ¿tampoco? Ya, ya, están muy ocupados, y se les ha olvidado todo eso que sí proponen cuando se saben incapaces de lograrlo ¿verdad?

        No quiero hablar de la conveniencia ética de apostar por dotar a los ciudadanos de cauces participativos, porque parece que ahora que pueden también se han olvidado de esto.

        Te podría explicar también cómo se manipula a los afiliados (principalmente no dando opción, al menos en igualdad de condiciones, a los críticos con aquello que se intenta imponer).

        Mira, para empezar no he insultado a nadie, porque a los hechos me remito para sustentar mis afirmaciones exentas de epítetos malsonantes, calumnias, opiniones tendenciosas o adjetivos despectivos. Pero si lo hubiera hecho –como tú si has hecho hablando de “simplezas imperdonables”–, sabría disculparme.

        Y para concluir, asegurarte que seguiré diciendo todo aquello que me parezca incorrecto, porque hasta ahora se han valido precisamente de esa autocensura para crecerse demasiado y acabar siendo solo un escaparate que nada tiene que ver con la izquierda real.

        Saludos de uno que ya no sabe de qué es, pero que si fuera comunista jamás defendería un pacto con los socioliberales del PSOE.

      • julen
        julen 24 mayo, 2012

        Detrás de la palabra ‘opinión’, se esconden, en ocasiones, muchas vilezas. Parece que decir ‘es mi opinión’ equivale a ‘tener que ser respetada’ por encima de todo. Pues no, Paco, tu opinión no puede ser respetada en este caso, porque acusas falazmente a personas –‘los sillones tiran mucho’, han sido tus palabras- como si ése fuera el único motivo pensable de la actuación de IU.
        Creo que tu susceptibilidad te ha llevado a perder la lectura objetiva de mi anterior comentario. Has confundido mi crítica a tu opinión, con el apoyo a IU, y te equivocas. Suscribo, casi al cien por cien, lo que afirmas –de todo no tengo constancia- y así se lo he hecho saber a gentes de IU a través de Facebook. Pero, lo que yo te señalaba no tenía nada que ver con el discurso político, sino con el lenguaje y, más en concreto, con la lógica. Hay afirmaciones que son correctas desde el punto de vista lógico y otras que no, que son falacias. Solamente eso quise reflejar, que tal como exponías tus ideas, incurrías en ese error lógico.
        Tu concepto de insulto también es revisable, Paco. Si alguien me dijera que he hecho algo porque ‘el sillón me tira mucho’, yo me sentiría insultado, porque sería falso, aunque no utilizase ‘epítetos malsonantes’ -sin embargo, me parece que sí entraría dentro de lo que se considera una calumnia-.
        No creo que en ningún punto de mi escrito anterior hiciera referencia a que no deberías ‘decir todo aquello que te parezca incorrecto’, por lo tanto no entiendo a qué viene que lo remarques.
        Creo que confundes ser comunista con ser del PC, o POUM, o de cualquier otro partido que incluya en sus siglas esa palabra. Ser comunista no incluye estar de acuerdo o en desacuerdo con pactos con el PSOE. Convendrás conmigo en que es otra cosa, ¿verdad?
        Saludos comunistas.

      • Paco Bello
        Paco Bello 24 mayo, 2012

        Mira, desde el momento que no vas a respetar mi opinión, se acabó el debate (yo sí respetaré la tuya, si te parece bien, porque respetar no es compartir). Pero me permitiré una última réplica.

        Dices: “Hay afirmaciones que son correctas desde el punto de vista lógico y otras que no, que son falacias. Solamente eso quise reflejar, que tal como exponías tus ideas, incurrías en ese error lógico.”

        Gracias por explicármelo, y destacar mi, a tu parecer: “simpleza imperdonable”, aunque no recuerdo habértelo pedido y además no estoy de acuerdo, como te explicaré también yo a ti. Porque también me gusta interpretar la intención, y para esto me baso en el contexto, la ocasión y la pertinencia.

        Y estas particularidades me dicen que te has dirigido directamente a mí para no aportar nada excepto críticas a lo que yo digo y cómo lo digo, aunque ahora lo matices. Supongo que si hubiera estado hablando del Pasok en lugar de hablar de IU no hubieras entrado a corregirme ¿me equivoco?

        Hablas de “vilezas” y después de mi opinión. Ahora me dirás que no pretendías decir que soy vil ¿verdad? Pues lo has hecho (veladamente, sea o no tu intención) Me acusas de falaz, cuando los hechos (no las opiniones) muestran que IU ha acabado ocupando esos sillones, y recién estrenados hacen lo contrario de lo prometido (desgraciadamente los afiliados no son infalibles por el hecho de serlo, ni aprenden política mediante el item identificativo; solo hay que ver el número de afiliados de PP y PSOE y las políticas de estos).

        Me acusas de insultar y no lo he hecho. Y me vienes con cuestiones semánticas a las que tú decides dar interpretación libre (la que tú quieres, obviamente). Efectivamente “los sillones tiran mucho” descontextualizado abarca demasiado, pero no es una afirmación aislada, y tiene un desarrollo previo que le da significado (1+1 no son dos). Calumnia en el lenguaje coloquial es “difamación, mentira” Vuelvo a los hechos, y a ellos me remito. Y la falacia en este caso depende del nivel de profundidad de tu conocimiento en cuanto al funcionamiento interno de los partidos (sé cual es el papel de las bases en esos partidos, y no me he referido a ellas).

        Y otra cosa te digo. Si hubieras aceptado un sillón por “responsabilidad”, me permitirás que dude mucho de tu capacidad analítica, y por tanto de tu competencia para ocupar ciertos cargos ¿verdad? Pues eso… (me dirijo a “ellos”).

        Lo último. Dices: “Ser comunista no incluye estar de acuerdo o en desacuerdo con pactos con el PSOE”. Cierto, como tampoco incluye que no te puedas aliar al nacionalsocialismo, porque es una cuestión de coherencia y de consistencia intelectual e ideológica, y no hace falta “incluirla” en ningún lugar.

        Fíjate, yo también he sabido extenderme por solo un pequeño comentario tuyo, aunque sin llegar a tu nivel de análisis profundo desde dos párrafos.

        Es mucho el recorrido analizando lenguaje torticero, interesado o indocumentado (a tu elección, porque no lo tengo claro) como para volver a caer en esta pérdida de tiempo con todo lo que tengo pendiente. Y aunque dedicaría mi tiempo si se tratara de debatir cuestiones más importantes que mi forma de expresarme o la interpretación de las metáforas (como reírnos con algo, hablar del sexo de los ángeles o comentar anécdotas), en lugar de tratar el fondo de la cuestión en debate: veo que no es el caso, y no lo haré.

        Y si te parece bien, y no te parece una impertinencia, yo también quisiera señalarte algo: es un error “imperdonable” opinar por los demás (si no representas oficialmente a un colectivo, claro).

        Te aseguro que no existe acritud en mi respuesta, que no es más que mi opinión sobre la tuya.

        Un saludo.

      • julen
        julen 25 mayo, 2012

        Vuelves a leer mal, Paco: “tu opinión no puede ser respetada EN ESTE CASO”, no significa no respetar ninguna de tus opiniones, como falazmente afirmas. En todo caso, insisto, no toda opinión es respetable –a mí no me parecen respetables ni la opiniones racistas, ni las que utilizan falacias, por ejemplo-.
        Mi intención de corregir un error lógico de tu escrito es saludada por tu parte con un “no recuerdo habértelo pedido”. Pues, qué quieres que te diga, no me parece que la crítica constructiva que busca evitar dichos errores necesite que nadie la pida.
        Ahora parece que tu afirmación de que “los sillones tiran mucho” para criticar la actitud de IU en Andalucía, tiene “un contexto, una ocasión y una pertenencia”; pues, eso era precisamente lo que deberías haber explicado en tu escrito para evitar que tu afirmación fuera una falacia, pero no lo hiciste entonces y, por lo que veo, tampoco ahora.
        Eso de que no aporto nada excepto críticas es tu percepción subjetiva. Si cuidáramos más el lenguaje, lo que decimos y cómo lo decimos las cosas nos irían bastante mejor, y, en ese sentido, sí creo haber aportado algo.
        Si lo que hiciste con IU lo hubieras afirmado del PASOK, te habría criticado igualmente, porque tu error es un error de forma, error lógico que consiste en hacer afirmaciones sin demostrar.
        “Detrás de de la palabra ‘opinión’ se esconden, en ocasiones, muchas vilezas” –señalaba en mi crítica-. Desde luego, no me refería ni a ti ni a tu opinión concreta –pecas de susceptible, Paco-, porque en caso contrario lo habría dicho sin circunloquios. No, con eso quería señalar que hay mucho fascismo encubierto detrás de ese término, mucho relativismo, mucha negación de la realidad, mucha manipulación en suma. Porque no es opinable, por ejemplo, que la riqueza de unos sea a costa de la miseria de muchos, ¿verdad?
        Sigo considerando una calumnia tu afirmación de que “los sillones tiran mucho” porque, efectivamente, es una difamación y una falsedad –‘mentira significa otra cosa- si se afirma sin aportar razones que lo justifiquen.
        No sé tú, pero yo no puedo entrar en la mente de las personas y me cuesta mucho juzgar las intenciones, porque se puede hacer mucho daño injustamente. Por eso, no sé si lo que hacen es por el sillón, por responsabilidad o por qué otro motivo. Más importante me parece juzgar lo que hacen que los motivos declarados u ocultos. Y, vuelvo a repetirte, que yo he criticado, a través de los medios que he podido utilizar, las medidas tomadas por el gobierno andaluz, y en concreto, la bajada del sueldo al funcionariado que es la medida que conocí por la prensa.
        Veo que has comprendido que ser comunista no es ser del PC o militante de IU. Me alegro.
        Tu traca final, refiriéndote a mi escrito como “lenguaje torticero, interesado (?) o indocumentado” no tiene desperdicio, sobre todo, viniendo de alguien que se siente ofendido con tanta facilidad. Pero, ese debe ser tu estilo, afirmar sin argumentar. Lo siento, la verdad. Para no existir acritud en tu respuesta, como afirmas, lo has disimulado muy bien. En eso, lo reconozco, eres un genio.

  3. Antonio Domínguez Viola
    Antonio Domínguez Viola 23 mayo, 2012

    De acuerdo contigo, Capitajoan, me gusta la forma de expresarlo, todo está dicho con elegancia sin herir pero con verdades “como puños”.
    Es cierto, nos quedaba la esperanza, nos quedaba I.U. pero si seguimos apuntalando por mucho tiempo, como tu bien dices este edificio en ruinas, el Psoe acabará con I.U.
    Si yo fuera militante de I.U. hubiera votado NO a los sillones y en las próximas elecciones seguro que I.U. hubiera subido por millones.
    Ya en otra ocasión cuando I.U. hizo un pacto con el Psoe para el Parlamento Español (lo firmó el Sr. Frutos)casi le llegaba al Psoe la mierda al cuello, mi voto decia: I.U. SÍ
    corrupción NO. Sigo pensando lo mismo.

    ¡Más ética señores! si queréis que el pueblo os escuche, bajarse primero los sueldos pero no los pantalones.

    ¡Más ética señores, bajarse los sueldos y estarèis más cargado de razones!

  4. Indignado
    Indignado 23 mayo, 2012

    Se nos va al traste la idea de meter una cuña entre el bi partidismo dominante. La cuña se convierte en puntal para evitar la caída del sistema. No podemos cambiar el sistema desde dentro, pues al final los/las, que se supone debían provocar la ruptura, pues al final si se les apoya, ya sea desde las bases o depositando el tan querido voto y hasta de aquí cuatro años nos vemos, y ver aumentado su poder, pierden la visión y el impulso inicial, a la vez que quedan atrapados en el mismo sistema que pretendían romper.
    Queda claro, pues a lo visto me remito, que el problema es el propio sistema. Las reglas lo convierten en un juego legitimo, si el juego es el problema, como parar ese juego sin jugar en el, desde otro nuevo que no existe y que a la vez sea legitimo. No queda otra que dar una vuelta para acabar en el mismo sitio, y a eso se le llama una revolución.
    Completamente de acuerdo con Joan.
    Saludos.

  5. Fernando 2º
    Fernando 2º 24 mayo, 2012

    Lo mas triste de todo es que 3725 militantes de base de IU votaran sí a formar gobierno con el PSOE en Andalucía. Uno no puede meterse en los entresijos de un partido y ellos sabrán lo que han hecho, pero el que casi la mitad de los militantes no se dieran cuenta de que se iban a meter en un berengenal del que no podrían salir bien parados, demuestra una gran falta de politización y de agudeza mental por no saber esperar sin quemarse, ya que en las próximas elecciones (Que quizá no tarden tanto)hubieran podido dar el salto. Estaba bien apoyar al PSOE para evitar darle el gobierno al PP, pero debían haberlo dejado gobernar solo. Ahora ya poco pueden hacer como no sea el no aceptar las medidas impopulares y salirse del gobierno. Solo así salvarían la ilusión de los miles de seguidores que van a perder sin ninguna duda.

    POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

  6. julen
    julen 24 mayo, 2012

    Deberíamos juzgar más las acciones y menos las intenciones. Eso de ‘los sillones tiran mucho’ es un simpleza imperdonable, primero, porque es una falacia lógica que extrae conclusiones generales de casos particulares; segundo, y aplicado al caso, porque es una simplificación que mete en el mismo saco a mucha gente de IU cuyos motivos no tienen que ser necesariamente sentarse en un ‘sillón’; tercero, porque es ilícito, desde el punto de vista racional, criticar decisiones políticas a través del insulto. Una decisión puede ser errónea desde el punto de vista político, pero no guiada, necesariamente, por motivos inmorales. Debemos cuidar más lo que decimos, y más aún, cuando hablamos del prójimo/próximo. Saludos comunistas.

    • Joan Anton - Capitajoan
      Joan Anton - Capitajoan 24 mayo, 2012

      Julen, Antes de decidirme a escribir de nuevo, he repasado todos los comentarios para asegurarme, pero por más que releo, no veo por ninguna parte los insultos a que te refieres, ni en mi escrito anterior, ni en los que sucesivamente han ido aportando otros compañeros, lo que si he visto y queda bien patente, es una gran desilusión al constatar, que las esperanzas de muchos votantes, o por lo menos de las personas que frecuentamos este ágora que es ID, se han visto defraudadas una vez más por el “politiqueo”.

      IU, lo tenía relativamente fácil y es muy que posible que si se hubiera incluido esa tercera vía, que entre otros propugnava Julio Anguita, el resultado hubiera sido distinto, pero lamentablemente ni siquiera lo tomaron en consideración. ¿Por que? Es fácil deducirlo; por que temían que de hacerlo, se quedaban sin “poltrona”, pues es más que probable, que las bases hubieran elegido la opción más inteligente; dar soporte al candidato y pasar a la oposición. ¡Esa hubiera sido una verdadera opción de fuerza, y una reserva de ilusión para el futuro!

      Creo que cometerías un error, si tomaras las críticas que contienen los diferentes comentarios, como malintencionadas o insultantes, por que la crítica, debería ser siempre bien recibida, por que de ella cuando es constructiva (y nada de lo que hasta ahora se ha dicho apunta en otro sentido), sirve para correjir errores, o como acicate para prevenirlos.

      En la izquierda, deberíamos ser los primeros en ejercer la autocrítica y el contraste dr pareceres, pues eso y no el conformismo o el “ombliguismo”, es lo que le da dinamismo a todo movimiento que pretenda superarse.

      Un fuerte abrazo amigo Julen.

      • julen
        julen 24 mayo, 2012

        No sé qué ha ocurrido, Joan, pero lo del insulto iba dirigido al comentario de Paco -lo puedes ver en su escrito-. Quizás me equivoqué al enviarlo. Lo siento si así ha sido.

  7. Emilio
    Emilio 28 mayo, 2012

    Se verdaderamente de izquierdas. Viva la utopia. El Pragmatismo es nuestro enemigo, si te das cuenta es el aliado mas utilizado por los politicuchos que estan pegados a sus poltronas. Salud y Republica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *