Pulsa "Enter" para saltar al contenido

De policías infiltrados y malas hierbas

Esto sabemos que es habitual, pero no deja de ser molesto que excusándose en la labor de información que compete a la policía, nos olvidemos de que estas actividades, repito, pese a lo cotidiano, se enmarcan dentro de las ilegalidades que vulneran derechos fundamentales de los ciudadanos siempre que no sean autorizadas por un juez (algo que no suele ocurrir).

¿Cuántos infiltrados hay dentro de los colectivos que mayor daño están haciendo a la población? ¿Cuántos dentro de los consejos directivos de la banca? ¿Cuántos en la judicatura? ¿Cuántos entre los políticos? ¿Cuántos en la patronal?

Es un caso más que nos confirma que el pueblo, al final, sí somos “el enemigo”.

Luis García Torres, el supuesto policía infiltrado en el 15-M y en los movimientos sociales de Sevilla

Luis García Torres, 26 años, así, al menos, se hacía llamar, con DNI ‘auténtico’ que lo certificaba. Este joven sevillano, de cuerpo musculado, ojos azules y pelo rubio y muy guapo, se acercó en el mes de septiembre al movimiento 15M en Sevilla, en el que empezó a colaborar de forma entusiasta. Ayer se confirmó, según varios integrantes del 15M y de otros colectivos, lo que muchos ya sospechaban, era un agente infiltrado de la Policía Nacional

Aviso: en esta información sólo consta la versión de integrantes del 15M y miembros de otros movimientos sociales, a la espera de conocer la versión de la Policía. Al supuesto Luis le he realizado varias preguntas a través de su cuenta de facebook, pero no ha contestado. 

Para mi no pasó desapercibido, básicamente porque es difícil ver a un ‘activista’ tan musculado. Me cuentan que al principio su estética no era tan ‘perroflautil’. Con el paso de los meses se fue dejando greñitas, siempre con su pañuelo palestino, que en muchas ocasiones llevaba atado al tobillos. Integrantes del 15M de Sevilla y de otros colectivos aseguran haberlo desenmascarado como policía infiltrado. ¿Pero cómo están tan seguros?

La alarma la levantó una chica que lo conocía de la discoteca Antique (famosa discoteca de Sevilla, de estética ‘elegante’ y música comercial) donde Luis había trabajado como camarero años atrás. La chica informó a miembros del 15M de que el tal Luis, por aquellos entonces, se estaba preparando para ser Policía Nacional. ‘Luis’ negó ser ese camarero cuando la chica lo reconoció.

Del 15-M, Luis se fue introduciendo en el resto de movimientos sociales de la ciudad, usando así el 15-M como puerta de entrada al resto de colectivos.

Ayer, varios de sus ya examigos de los movimientos sociales (por cierto, algunos muy dolidos y afectados), le pidieron datos de su vida “para poder confiar en él”, ante las evidentes sospechas. Así que le propusieron lo siguiente, culminando así una labor de investigación de dos meses.

-¿Luis, por qué no llamas a alguno de tus amigos que hablemos con ellos?- A lo que Luis respondió, -Es que no tengo ningún teléfono, porque los llamo siempre desde el fijo- En ese momento alguien recordó que, al pedirle un día el fijo de su casa, éste le dijo que no tenía “porque su padre tenía varios pagos pendientes con Movistar”.

Esperanzados en que Luis pudiera demostrar que no era Policía (para muchos ya era un amigo) le propusieron acompañarlo a su casa, en la dirección que ponía en el DNI, en la que no se indicaba el número de casa, sólo la calle, Zurcidora. Tres personas lo acompañaron, entre las quejas y gruñidos de Luis, que reclamaba confianza por parte de sus amigos y compañeros.

Tres peresonas lo acompañaron. Dos iban en moto, hacia la citada calle, y uno en bicicleta, junto a Luis, también en su bicileta. A mitad del camino Luis entró en un bar para ir al baño. Tardó “demasiado tiempo en salir”, explica uno de sus ‘amigos’. A su acompañante le dio tiempo de liarse un cigarro y de fumárselo. Volvieron a subir a sus bicis y al revolver una esquina, ¡sorpresa¡control rutinario de la Policía Nacional con unos seis agentes en una calle pequeñita. 

Cuando sacaron su DNI, la Policía dijo que Luis estaba en busca y captura. Se lo llevaron. Su colega, además de quedarse con el corazón roto, también tiene la bicicleta de Luis que, supuestamente estando en dependencias policiales, siempre tuvo su teléfono encendido y operativo, algo infrecuente para un detenido.

Hasta aquí podemos contar de Luis, nadie más ha vuelto a saber de él por el momento. Sus colegas del 15M acudieron ayer al bloque en el que supuestamente vivía. Nadie lo conocía. También hicieron diferentes comprobaciones, por cierto bastante rigurosas y oficiales, y ni rastro del tal Luis, que podría haber tenido un DNI falso para su identidad perroflautil. Igual que su perfil en Facebook, en el que tenía a muchos activistas de Sevilla como amigos. Mejor dicho, en exclusiva sólo tenia en sus contactos activistas, como si no tuviera vida más allá de los movimientos sociales.

Así que, o bien era un policía infiltrado, o bien Luis está desaparecido en un calabozo del punto 0, en la comisaría de Blas Infante. Ahora será la Policía, o el propio Luis, el que deba dar su versión de los hechos. Este blog ha intentado ponerse en contacto, sin éxito por el momento, con Luis.

Algunos datos y conductas que hacían levantar sospechas:

-Su fondo de armario se limitaba a dos pantalones y tres camisetas
-Cuando tenía que irse siempre era la misma excusa. Cuidar a su abuela enferma. (“Era el mejor nieto del mundo” me comenta un activista, que hoy está hecho polvo).
-Cuidar a su abuela enferma no le impedía asistir a quedadas de interés para un policía, como sería una cena en un bloque de viviendas ocupadas, al que asistió casi sin ser invitado.
-En la huelga general Luis iba a participar en el corte del acceso a Sevilla en Kansas City. La policía llegó justo cuando se iban a quemar los neumáticos.
-Nadie nunca fue a su casa. Él fue a casa de todo el mundo.
-De no haber participado nunca en los movimientos sociales, de pronto se multiplicó, como los champiñones, y estaba en todos lados.
-Siempre evitaba las fotos
-Pudo follar y no lo hizo, y tuvo sus candidatos/as en los movimientos sociales (nota de humor)

Fuente: http://elbecarioenbici.blogspot.com.es/2012/06/luis-garcia-torres-26-anos-asi-al-menos.html?m=1

Imagen de portada: google images

8 Comments

  1. OriolT
    OriolT 3 junio, 2012

    Coño con Luis que puede follar no lo hace… veis como la polícia es tonta? Y ahora sin coñas, está muy bien la noticia, un tanto dramática con lo de que estan destrozados… somos ya mayorcitos como para no esperar nada de nadie que no sea nosotros mismo, y nuestro entorno mas directo.

  2. BRAULIO
    BRAULIO 3 junio, 2012

    La Policía debe aprender a colocarse del lado verdadero. Hay un clamor popular que se levanta en defensa de sus derechos como ciudadanos de los que la Policía forma parte.
    La Policía le está haciendo el trabajo sucio a las élites, dándoles protección frente al pueblo que se manifiesta pacíficamente. Les cubren el trayecto de sus correrías. Cualquier miembro de esta élite entra y sale con total libertad de movimiento, mientras en la calle, el pueblo se aparta al empuje de las porras y gases lacrimógenos para dejar el paso expedito a estos desalmados.
    No tienen claro, al parecer, a quién hay que defender; quiénes son los que alteran el orden público; quiénes son los delincuentes.
    Por lo visto no son conscientes los funcionarios del “orden púbico” que ellos son también víctimas, como el pueblo llano, de la insaciable voracidad de la MAFIA que controla el mundo.
    ¿No será hora de que la Policía intente infiltrarse en la vida apacible de esta panda de sátrapas y ponga al descubierto el inhumano apetito que los mueve, en vez de vigilar los movimientos sociales?
    ¿De qué lado están? ¿Acaso creen los miembros de la Policía de a pie que serán distinguidos con la gran cuz del mérito y aceptados como socios del clan?

  3. Ignacio
    Ignacio 3 junio, 2012

    Joder, vaya para de comentaros. Parecen de policía secretea. Ya está bien de que si policía del pueblo y de bobadas. La policía es una banda de descerebrados, ignorantes y fascistas. Me cago en Dios, ¡¡¡¡ Dejad ya de encubrirlos y de humanizarlos !!! Escupidles en la cara; apartadlos de la sociedad; expulsad a sus mujeres de los mercados, y a sus hijos de las escuelas públicas; que sepan que lo mejor que les espera es el patíbulo… Pues no merecen nada mejor-previa tortura-, naturalmente. ¡ Ya está bien de que se lleven arrastrando a personas inocentes ! Merecen castigo¡¡¡¡¡¡

    • BRAULIO
      BRAULIO 4 junio, 2012

      Ser policía es como ser alfarero, dentista, o trabajador de grandes almacenes. Es un trabajador más; desarrolla una actividad que el jefe le ha asignado. Lo que pasa es que, como en cualquier centro de trabajo, hay trabajadores y trabajadores: unos realizan su tarea razonablemente sin más, y los otros son los clásicos lameculos peloteros.
      Por eso, como en todo, generalizar no es acertado.
      No estoy de acuerdo en meterlos a todos en el mismo saco. He participado en manifestaciones y la Policía se ha portado correctamente. He visto imágenes en la tele que no me han gustado nada pero, incluso en estas ocasiones habría que analizar con mucha objetividad algunos comportamientos. Por supuesto, rechazo la utilización de la violencia contra manifestantes pacíficos; la utilización de pelotas de goma, porras y otras brutalidades para desalojar a los grupos, desde mi punto de vista, no está justificado y constituye un delito que tiene que ser castigado.
      Por lo demás, la policía tiene un cometido previsto en democracia. El agente que se ajusta a la norma es un buen profesional y el que vaya por libre que se le exijan responsabilidades, a él y al mando que lo apoya.
      No obstante, repitiendo la observación que hacía en otro comentario anterior, la Policía debe tener muy claro de qué lado está: o con el pueblo, controlando la convivencia, protegiéndolo y defendiendo sus derechos, o bien del lado de los “extorsionistas caciquiles”, “élites depredadoras” y demás eufemismos. Ellos son los enemigos del orden, los auténticos criminales a perseguir.

  4. unocualquiera
    unocualquiera 4 junio, 2012

    Cuidadín con estas cosas. Hace diez años, siendo delegado de CGT en una empresa con alta conflictividad me dijeron que “la empresa me había puesto un detective”. Nunca sabré si fue cierto o no, pero la verdad es yo no tardé en ver detectives por todas partes, en el metro, al salir de casa, en los bares, en cualquier lugar.

    No digo que no haya que estar prevenido, y si se descubre a uno infraganti o sin lugar a dudas, entonces echarlo a patadas o darle un buen susto… Pero en demasiadas ocasiones, estar obsesionado con los infiltrados es contraproducente, sólo sirve para sembrar la desconfianza de unos en los otros, y en caso de equivocación servirá también para sacar a alguien posiblemente valioso de los movimientos sociales.

    A estas alturas del comentario, algún imbecil de los que se cree perspicaz ya habrá sospechado que yo soy un policia infiltrado. Je, je, pues no, capuyo, no lo soy… Soy, sin embargo, uno de los pocos necios que conozco que dice lo que piensa aunque no sea lo correcto y que por ello ni tiene demasiados amigos ni folla en los mov. sociales. Estoy en los mov. sociales desde hace ya muchos años, no tengo nombre ni reputación que defender, así pues soy libre. Y digo que esto de los infiltrados es una preocupación que nos hace gastar demasiada energía y nos enrreda.

    Por cierto… ¿Infiltrados? … en unos mov. sociales que son abiertos, libres y horizontales y que se convocan y tienen vida paralela a través de la red, que coño falta les hacen los infiltrados, les basta con picar en la web correspondiente…

    Por último: el mundo está bien jodido… Preocupemonos de cambiarlo y olvidemonos de los jodidos infiltrados.

    Salud

  5. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 4 junio, 2012

    Uno no sabe nunca quien es quien, ni aún conociéndolo.Pero su cara oscura, sólo la sabe él. Pero casi estoy de acuerdo con Unocualquiera, de que tal cómo están las cosas, no hace falta infiltrarse en ningún sitio, porque e clamor del pueblo lo sabe, y lo oye, todo el mundo, y más allá de nuestras fronteras. Es del dominio global.Todo quisqui, va a las concentraciones, a voz en grito, pidiendo lo que no tiene, y lleno de deudas, o harto de recortes, hasta la Médula.Y lo dice públicamente. Hasta Yo, con mis años, no me escondo, aquí, y en todos los sitios cómo Facebook, de decir todo lo que siento, y más, y de compartir los enlaces, do los muchos amigos que tengo, y pasarlos a mi Muro. Y en la Televisión, ya nadie se corta de decir lo que siente, sea la que sea. Hoy he visto Los Desayunos de la Uno, y Ana Pastor, ha entrevistado a Alberto Garzón, y ha contestado a todo lo que le han preguntado élla, y los periodistas. Y dice, que cree, que habra Elecciones anticipadas, porque no podemos seguir así, porque el recorte público, va a ser tremendo. ¿Y para que nos estamos empeñando, si esta es, la Recesión mas tremenda que ha habido desde hace mucho tiempo? Y presumo, que no va ser suficiente. Si el que más o el que menos, se ha llevado y se lleva el dinero a espuertas, y lo demás lo tenemos que seguir pagando el obrero, que para más INRI, no tiene empleo, ni ve un horizonte esperanzador, para el y los suyos. ¿A que esperamos pues?No es cómo cuando dices: Vamos a resistir, porque se vislumbra un futuro para nosotros. Por eso, no creo en los infiltrados, porque todo esto que pasa, está a la vista de cualquiera de dentro y fuera, que no sea tontito de baba. Y tiene razón Braulio; la policía, se podía cambiar de bando, ya que además tendrá seguramente familia en el paro, y no hacer el trabajo sucio a ellos, ni descargar su ira, contra los que piden lo que les corresponde pacíficamente.Eso, es lo que pienso.

  6. Lisistrata
    Lisistrata 4 junio, 2012

    En eskup de el País hay topos de la policía y a mi me engañó uno con malas artes para hacerse con mi e-mail. El comentarista mas culto que podáis encontrar en ese foro es un policía, sigue a un monton de gente. Una desgraciada experiencia que detecté en el 2º correo privado que me envió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *