Krugman: la catástrofe absoluta puede estar a la vuelta de la esquina

436

PAUL KRUGMAN NYTIMES 10/6/2012

¡Oh, vaya! otro rescate bancario, esta vez en España. ¡Quién lo hubiera dicho!

La respuesta, por supuesto, es: cualquiera. De hecho, esta historia empieza a ser una comedia rutinaria: una vez más la economía patina, el desempleo aumenta, los bancos entrampados, y los gobiernos prestos al rescate –pero solo a los bancos, no a los desempleados–

Por aclararlo, los bancos españoles necesitaban un rescate. España estaba claramente al borde de un “ciclo fatal”, un proceso que bien entendido concierne a los bancos. La solvencia fuerza a los bancos a vender activos, lo que disminuye los precios de esos activos y provoca mayor preocupación en la gente al respecto de dicha solvencia. Los gobiernos pueden frenar esos bucles con una inyección de liquidez; en este caso, no obstante, lo que ha quedado en entredicho es la solvencia del Estado español, pues la liquidez ha debido llegar desde los fondos europeos.

Pero no hay nada necesariamente incorrecto en este último rescate (Aunque dependerá mucho de los detalles). Lo sorprendente, sin embargo, entre los líderes que actuaron conjuntamente en este rescate, es la intención de no cambiar las políticas que han dejado a un cuarto de la población en paro –y más de la mitad de los jóvenes–

En particular, la semana pasada el Banco Central Europeo se negó a recortar las tasas de interés. Esta decisión era ampliamente esperada, pero eso no debe cegarnos al hecho de que era muy improbable. El desempleo en la zona euro se ha disparado, y todo indica que el continente está entrando en una nueva recesión. Mientras tanto, la inflación se está desacelerando, y las expectativas del mercado de la inflación futura ha caído en picado. Por cualquiera de las reglas habituales de la política monetaria, la situación exige recortes agresivos de los tipos. Pero el banco central no se moverá.

Y es que ni siquiera toma en cuenta el riesgo creciente de un derrumbamiento del euro. Durante años, a España y otras naciones europeas con problemas se les ha dicho que sólo se pueden recuperar a través de una combinación de austeridad fiscal y una “devaluación interna”, que significa, básicamente, reducir los salarios. Ahora esta absolutamente claro que esta estrategia no puede funcionar a menos que haya un fuerte crecimiento y, sí, un incremento moderado de la inflación en el “núcleo” de la Unión Europea, principalmente en Alemania – lo que ofrece un motivo adicional para mantener las tasas de interés bajas e imprimir un montón de dinero– . Pero el banco central no se moverá.

Entretanto, altos funcionarios aseguran que la devaluación interna y la austeridad sí funcionarán si la gente cree verdaderamente que son necesarias.

Consideremos, por ejemplo, lo que Jörg Asmussen, el representante alemán en el Directorio Ejecutivo del Banco Central Europeo, acaba de decir en Letonia, país que se ha convertido en el ejemplo para la austeridad presuntamente exitosa (antes era Irlanda, pero la economía irlandesa se sigue negando a recuperarse). “La diferencia fundamental entre, por ejemplo, Letonia y Grecia,” dice el Sr. Asmussen, “radica en el grado de asimilación nacional del programa de ajuste – no sólo por los responsables políticos nacionales, sino también por la propia población.”

Llamémosle el enfoque “Darth Vader” en la política económica, el Sr. Asmussen está en efecto diciéndole a los griegos: “su falta de fe resulta molesta”.

Ah, y este éxito de Letonia consiste en un año de crecimiento bastante bueno partiendo del nivel de depresión en el que estaba sumida en los tres años previos. Es cierto, el 5,5 por ciento de crecimiento es mucho mejor que nada. Pero vale la pena señalar que la economía estadounidense creció casi el doble de rápido –un 10,9 por ciento– en 1934, rebotando desde lo peor de la Gran Depresión. Sin embargo, la depresión estaba lejos de terminar.

Ponga todo esto junto y obtendrá la imagen de una elite política europea siempre preparada para pasar a la acción y defender a los bancos, pero por lo demás totalmente indispuesta para admitir que sus políticas están fallando a la gente a la que se supone que la economía debe servir.

Espera, ¿estamos nosotros mucho mejor? El panorama a corto plazo de EE.UU. No es tan grave como el de Europa, pero las previsiones de la propia Reserva Federal predicen una inflación baja y un desempleo muy elevado en los próximos años –precisamente las condiciones en que la Fed debería estar saltando a la acción para impulsar la economía–. Pero la Fed no se moverá.

¿Cómo se explica esta parálisis transatlántica frente al desastre humano y económico en curso? La política es sin duda parte de ella –digan lo que digan, los funcionarios de la Fed están claramente intimidados por las advertencias de que cualquier política expansionista se verá como salir al rescate del presidente Obama–. Así, también, es una mentalidad que ve el dolor como algo redentor, una mentalidad económica que un periodista británico, una vez nombró como “sado-monetarismo”.

Cualesquiera que sean las raíces profundas de esta parálisis, se está viendo cada vez más claro que se necesitará una catástrofe absoluta para conseguir una acción política real que vaya más allá de los rescates bancarios. Pero no se desespere: a la velocidad van las cosas, especialmente en Europa, la catástrofe absoluta puede estar a la vuelta de la esquina.

Traducción de Iniciativa Debate

Fuente: http://www.nytimes.com/2012/06/11/opinion/krugman-another-bank-bailout.html?_r=1

Imagen de portada: google images

Comentar con Facebook ()

Comentar (5)

5 Comentarios

  1. La debacle puede que llegue. Pero el capitalismo puede que vuelva a triunfar. Porque las izquierdas no quieren ver cómo ni porqué ha venido la crisis. El mundo occidental ha vivido de espaldas a la realidad. Consumimos entre tres y cuatro veces lo que nos corresponde a costa del tercer mundo, cuyos habitantes mueren de hambre y sed a millones y otros tantos gracias a las ayudas en armamento que les vendemos para que se maten entre ellos.
    Asi que un mundo así se refundará capitalista y las nuevas generaciones del llamado pueblo vivirá como esclavo , rodeado de bienes superfluos que lo mantendrá inane, aculturizado, sin opinión, futbolero y contento, trabajando como un tonto para los bancos y sus dueños. La izquierda sigue creyendo en la democracia capitalista como su salvadora, como en Grecia. Todo ello porque la izquierda social y sus representantes políticos están anclados en un mundo capitalista y que esclaviza al 85% de la poblacion del mundo. Sin una conciencia más humana ¿ cómo vamos a salir de esta miseria humana?

  2. Pero: Este hombre, monstruo donde los haya:¿No se ha parado a pensar, en lo que está haciéndo con los españoles de la clase obrera? ¿Es que no ve, ue los recortes que propone y ejecuta, sin cargo alguno de conciencia, nos llevan irremesiblemente, a la destrucción, y que no se puede jugar así, en el siglo XXI, con la vida y el futuro, de millones de personas? Es un descerebrado total, junto a todos los que le siguen de su partido. Esto es Un Crimen de Paz, no de Guerra. Cómo piensa que se puede vivir, con los recortes que propone. La no asistencia a inmigrantes, el Copago a los pensionistas viudos, que además pagamos todas las subidas de todo, Gas, Luz; Agua, IVA, (Lo que decidan subir) Transporte, Dinero para la Iglesia,que no da golpe y tienen miles de millones en El Vaticano, y Castellgandolfo, y todo lo que se saquen de la cabeza de chorlito, que tienen, mientras éllos viven cómo quieren, sin privarse de nada, cueste lo que cueste. ¿En que país vivimos? ¿ Es que no entiende, que no se puede machacar a un pueblo, que además tiene 6.000.000, de parados, que de donde no hay, no se puede sacar, y que la mayoría de los obreros y los mayores , no puede hacer frente a esos gastos demenciales que nos proponen, y que los enfermos irán muriendo y no, por edad, si no por anemia y enfermedades,por desnutrición, o infecciosas, por no poder hacer frente a los gastos de las enfermedades, ni a la limpieza sin casas por los desahucios, en la calle, y no vendrá el turismo, porque no querrá ver cómo vivimos, la clase obrera, y cómo el pueblo vive en la miseria, y al final diciendo a las cosas por su nombre, sin catastrofismo, la gente irá a las basuras a coger comida, cómo se hacía después de nuestra Guerra, y habrá epidemias, que ya estaban olvidadas. De hecho, he visto el otro día en la TV , que la tuberculosis, ha vuelto a reaparecer, y ya tenían casi a punto, los investigadores, una vacuna casi acabada, y les han hecho un recorte de pánico.Yo creo, que este hombre, no sabe lo que está haciendo si no, se lo pensaría con más calma. Y no puedo soportar, verle con el dedo hacia arriba, cómo diciendo: No os preocupeis, que ya ha acabado vuestro sufrimiento, mientras se iba tan Pancho a Polonia, a ver el partido.¿Que es lo que pasa por su cabeza, aparte de pensar, en donde va a recortarnos más, igual que Aguirre, que tenía in mente muchos sitios donde meter la tijera? No sé cuando, pero tienen que pagar algún día, lo que nos están haciendo.

  3. ¡¡¡Que yuyu!!!, pero no sé si no será mejor una catástrofe a ver si se reacciona, aunque los políticos serán los mismos corruptos antidemocráticos que alimentan a los chorizos bancos, ¿quien nos dice que estos que nos están mandando no se van a mantener en el gobierno, parando cualquier movimiento de protesta del pueblo empleando la fueza de la policia y hasta la del ejército?

    • Pues claro que serán los mismos. Durante el Franquismo tenía unos jefes , durante la transicion siguieron, y continuaron con unos y otros. Todo ello porque las gentes confian más en unos tipos duros,sin alma, dispuestos a todo , mentir,pasar por alto todas las tropelías,demagogias, pactos, serviles, contemporizando con todos los robos que estábamos viendo. Y la gente prefería a esos tipos porque tienen una cara como el cemento que no toleran la discrepancia y mantienen el orden establecido. Y todo ello porque la gente no está dispuesta a significarse, a dar la cara, a responsabilizarse y pedir explicaciones. A ser mejores a ser honrados de verdad. Es decir la crisis económica que se veía venir desde 20 años antes porque la crisis moral y ética ya se vislumbraba. Así que a espera y a joderse, cada cual que aguante su palinodia. Y no os quejeis tanto , total para bla…bla..-bla.?
      Las gentes de izquierdas son lo mismo que los de derechas. Salvo claro está los que no se dejan engañar ni corromper, pero a esos no se les vota, porque el sistema de partidos diseñado por el capitalismo no deja ver ni pensar a la gente y siguen votando a los peores de cada casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here