Juan Carlos I, se desplaza a Arabia para transmitir su pesar por la muerte del dictador Nayef

Curiosa y sorprendente escala de valores en este podrido (mientras no lo remediemos) país, en el que algunos mandatarios elegidos democráticamente son dictadores, y los asesinos dictadores declarados, son amigos de la patria.

Arabia Saudita

El país es una monarquía absolutista que todavía se mantiene como un sistema feudal en el que la dinastía de los Al-Saud gobierna concentrando toda la autoridad.

La Ley Básica adoptada en 1992 declara que los reyes de Arabia Saudita serán los descendientes del primer reyAbdelaziz bin Saud y que el Corán será la constitución del país es decir que se regirá por la Ley Islámica o Sharia.

No existen partidos políticos, ni tampoco elecciones excepto las primeras elecciones municipales realizadas en 2005. El rey es el mandatario absoluto y su poder al menos teóricamente, está limitado por los preceptos de la Ley Islámica y otras tradiciones saudíes. También debe mantener un consenso con otros miembros de la Familia Real con los líderes religiosos (ulema) y con otros importantes miembros de la sociedad. La ideología del estado es el salafismo, la cual promueve la construcción de mezquitas y madrasas (escuelas donde se enseña el Corán) en todo el mundo. Los principales miembros de la Familia Real son los encargados de elegir al rey que siempre será un miembro de esta familia y con la subsecuente aprobación de los líderes religiosos del país.

Pues nada, ni una puñetera crítica al viaje del Jefe del Estado a ese país en el que las mujeres no llegan a la categoría de objetos, y la pena de muerte y las mutilaciones están a la orden del día. Pero claro, se dice en los mentideros que en Arabia han sido muy generosos con nuestro bienaventurado monarca, y con eso queda todo resuelto.

Entre iguales anda el juego…

 

3 comentarios sobre “Juan Carlos I, se desplaza a Arabia para transmitir su pesar por la muerte del dictador Nayef

  1. Vamos a ver. D, Juan Carlos se ha ido a Oriente para no sentarse al lado de un personaje que ¿ supuestamente? se ha ido gastando poco a poco los dineros de los españoles que entre todos le pagan unos sueldos muy envidiables y encima su cargo tendría que ser ejemplar y no me refiero ni a sus creencias religiosas ni a sus apetencias sexuales ya que esto solo incumbe a cada personaje en cuestión. Si el árabe es un dictador ¿ que es la Merkel? y le bailamos la perdiz.

  2. Y sobre todo recordar que el rey de España no ha sido elegido democráticamente, sinó por designación directa del dedo dictatorial de Franco.

Deja un comentario