La muerte cerebral de la política

727

Paco Bello Iniciativa Debate 27/6/2012

Ya nada es lo que parece. Atrás quedo ese breve periodo social en que se intentó no imponer, sino argumentar, o a lo sumo convencer, de qué era lo mejor para las mayorías.

Ese esperanzador y breve periodo de la historia contemporánea no surgió de la nada. Un día indeterminado, los primeros colectivos populares tuvieron la suficiente fuerza como para negociar y llegar a acuerdos. Había nacido el pueblo como ente con carácter propio. Un pueblo consciente de serlo, y consciente de unas diferencias sociales que lo habían sometido hasta ese día sin ninguna justificación racional. Los derechos de cuna dejaron de ser un deflector de las conciencias, y pasó a ser visible la desnudez del rey. Pero principalmente, tomó peso la asunción del verdadero estatus y poder de aquellos que todo proveían.

Pero el poder nunca descansa. Aquello supuso ganar una gran batalla, aunque no la guerra.

Hoy volvemos a estar, previa desatención de nuestra supervisión, y sin duda por ello, en la encrucijada de la existencia como personas y no como objetos. Pero todo se hace muy complicado de entender y analizar. Demasiada información, demasiadas circunstancias que atender y valorar; demasiado todo.

Ante la imposibilidad intelectual de esclarecer la situación (con alma de racionalista, y perdón por la paradoja), habrá que bajar las escaleras y en el nivel de lo procedente, recuperar lo inmediato.

¿Por qué digo esto?

Me declaro, supongo que como muchas otras personas, incompetente para comprender los motivos finales de todo lo que está ocurriendo. Solo puedo expresarme desde el instinto; y esa pulsión me dice que ahora hay que defender lo “nuestro” sin saber muy bien a qué o quiénes me refiero con esa definición de pertenencia.

Vamos a dejar al margen la situación particular del Estado español en cuanto a corrupción de las instituciones se refiere. Ya sabemos que hemos superado todos los límites posibles. Y vamos a hablar de lo que se decide allende las fronteras.

Esta mañana leía que Merkel ya está harta de esperar, y que quiere el adelanto de la reforma de la edad de jubilación y el incremento del IVA para !ya! También ha manifestado que no habrá eurobonos mientras ella viva.

Hay que salvar a la economía, a Europa y al Euro, pero ¿y a las personas? ¿Dónde quedamos nosotros en tanto salvamento? ¿O es que no contamos?

Quizá es que esos entes incorpóreos tienen sentimientos y sentidos. Quizá sufren, y pasan necesidades, y enferman y mueren. Quizá somos unos insensatos por no preocuparnos por ellos. Pero oigan, es que como no nos los han presentado en su forma material, es difícil sentir empatía.

Me empieza a resultar cargante que esta desgraciada imponga los criterios económicos a seguir. Pero no porque lo haga sin que la hayamos elegido, que también, sino especialmente porque estos siempre vayan en perjuicio de los pocos derechos y bienestar de los que ya poco o nada tienen. Aunque, claro está, en su país se hace lo contrario de lo que impone a los demás (como por ejemplo aumentar el presupuesto de educación alemán en 4.000 millones de euros). Y es que Alemania está como nunca (mucho mejor desde que empezó la crisis). Aunque sus ciudadanos quizá no lo perciban.

Lo más gracioso es que en los pueblos del norte de Europa empieza a germinar la semilla del odio hacia los pobladores del Sur. Su ignorancia es equivalente a la nuestra. Solo ven que de las arcas públicas salen cientos de miles de millones, pero no se han tomado la molestia de seguir su recorrido: Norte-Estados del sur-bancos del sur-bancos del norte. En resumen: la presunta solidaridad con que sus gobernantes vacían su erario, es en realidad un robo: ellos también están convirtiendo el dinero público en dinero privado. El dinero público alemán, el de los alemanes, se convierte en dinero privado ¿alemán? (o de donde quiera que sean los grandes accionistas de esas entidades financieras). Pero es más sencillo para todos echarle la culpa a esos manirrotos ciudadanos que “han vivido por encima de sus posibilidades”, mientras ellos trabajaban como campeones.

Volvamos a Merkel. Esta persona no pide que se endurezcan los impuestos a los más pudientes, o que se modifiquen los mecanismos de evasión fiscal legal que funcionan para las grandes fortunas, o que los políticos renuncien a sus privilegios. No. Cuando pide, es para hundir todavía más en la miseria a los que ya viven al límite y fortalecer al oligopolio causante de la presunta crisis.

El colmo de la impudicia es pedir que se eliminen los tramos reducidos del IVA. Se podría ser despiadado, pero esto va más allá de la imaginación perturbada de cualquier psicópata al uso.

¿Queréis recaudar más por IVA?

Nuevo tramo especial para consumo estúpido o elitista:

Vehículos de lujo, jets privados, yates, caprichos alimenticios gourmet, perfumes y cosméticos exclusivos, transporte en clase especial, joyería, moda de modelos únicos, hospedería de alto standing, deportes reservados a bolsillos repletos, clubs para VIP’s, cirugías estéticas, etc…

Tipo especial al lujo del 500% y recaudando, que es gerundio.

Pero os aconsejo una serie de medidas más, no vayamos a dejarlo todo en el IVA.

Eliminar las subvenciones a la sanidad y educación privadas y cargar una tasa especial para esas actividades. Impuesto de patrimonio y rentas de capital, progresivo, desde el 0 hasta el 70% Lucha contra el fraude fiscal, nuevos tipos impositivos para las sociedades de inversión, nunca inferior al del resto de actividades económicas, y fiscalidad para grandes empresas con tipo efectivo nunca inferior al 40%

Pero no, quiere que subamos: leche, alimentos para bebés, agua, libros, huevos, periódicos, pan, hidrocarburos. Y no contenta con eso, dice que hay que “flexibilizar” el despido todavía más, y que los funcionarios (y los curritos del sector privado) aún cobran mucho.

Después de tocar pensiones, salarios, rentas del trabajo, derechos laborales, educación y sanidad públicas, etc. Aún querrán más sacrificios de los pobres. Todavía estamos esperando algún sacrificio de los ricos (todo el que no precisa una nómina o pensión para vivir).

Y ahora el turno de preguntas:

¿Por qué decide la política europea esta señora?
¿Por qué los gobernantes de los diferentes Estados la obedecen?
¿Viendo que a los ciudadanos estar en la UE solo nos perjudica, y todos estamos tan enfadados, para qué seguir en ella, o la modificamos echando a tanta sanguijuela para convertirla en algo positivo?
¿A qué esperaremos para tomar una decisión, a ver cuchillos en la calle?
Nuestros hijos vivirán peor que sus padres (según nos dicen) ¿Se refieren a los hijos de los de abajo, verdad?
¿A qué esperan los políticos para acompañarnos en los sacrificios? (pero ojo, nada de reducir el número de diputados, cuidado con esta trampa tan peligrosa).
¿Para cuándo planes inmediatos para la población en lugar de para los bancos?
¿Ese medio-largo plazo del que hablan para que funcione la UE, se mide en décadas?

Pues mejor abandonen el proyecto, porque a nosotros se nos está acabando la paciencia.

Comentar con Facebook ()

Comentar (13)

13 Comentarios

  1. Este trabajo que se está haciendo desde INICIATIVA, los comentarios certeros de P.Bello, y los compañeros del blog que hacen apuntes a esos comentarios llevan fuego. Poco a poco los ánimos se van encendiendo y los indiferentes ya van siendo menos indiferentes.
    El grano de arena de cada uno hace un montón. Con mis correos estoy tratando de comprometer a los amigos y conocidos; que se hagan cargo, al menos, de la gravedad de la situación, aunque ellos no se vean afectados directamente. Me imagino que cada cual está haciendo,igualmente, su pequeña aportación a la causa.
    Cada día somos más los que estamos tomando conciencia; de modo que el suelo firme que edifican los poderosos para instalarse comienza a no estar tan firme como creían; se mueve, se resquebraja a sus pies…
    Merkel empieza a sentir miedo. Por eso quiere cobrar las facturas cuanto antes.
    Esta señora tendrá que entender que, en este asunto de la crisis, ella y sus acólitos son tan responsables como el que más. El negocio no les ha salido tan bien como esperaban.

    Se me ocurre, Paco, que tú y el “equipo” que forman tomen la iniciativa de ir dando pasos y gestionar el programa “Anguita” para que empiece a andar.

  2. Nada de disculpas, que le den por culo a los putos alemanes y a los que le compran tanques, coches, submarinos y salchichas. No es casualidad que ahora con armas financieras se expandan como siempre buscado “espacio vital”.
    Alemania sola ¿que?, deberían dejar a esta gente fuera de la comunidad europea. Con un socio así, prefiero tenerlo de enemigo, porque encima que nos joden tenemos que dar las gracias. Además las condiciones que ponen para dar dinero saben que no son realistas, esta hecho para estrangular a los más débiles, y van a hacer que se pida más dinero para estrangular más todavía ¿hasta cuando?, ¿hasta que nos vean como si dentro de un campo de concentración, con harapos, delgados y peleando por un chusco de pan?.
    ¿Que tiene que ver la deuda con la reforma laboral?, ¿es que tienen pensado montar sus fabricas aquí con esclavos incluidos?.

  3. Hace mucho tiempo no me acuerdo leí algo parecido a esto que (Unas palabras podían llegar a matar mas que mil pistolas).

    Sin querer ser pesimista ALEMANIA ya lo intento dos veces y le salio mal.

    Pero esta es la tercera y le esta saliendo cojonu..,encima les compramos los tanques, perdón quería decir los coches.

    Un saludo.

  4. Ayer leía una entrevista que le hizo el Spiegel a Georges Soros y éste advertía del odio anti-alemán que se está extendiendo por Europa… Ese odio es palpable y también lo es la reacción de l@s aleman@s ante dicho odio…sólo hay que ver la cantidad de banderas que corren por las calles con la excusa de la Eurocopa. De hecho, el otro día, cuando Alemania ganó a Grecia un amigo vino a casa escandalizado por la multitud que había visto en el centro de la ciudad…unas 50.000/100.000 personas en éxtasis absoluto, algun@s llorando incluso…y no era ni la final…absolutamente fuera de lugar… Ya sé que más fuera de lugar está todavía que en España o Portugal se celebren las victorias de sus selecciones, pero ahora estamos hablando de Alemania. Hace unos años intelectuales y políticos se escandalizaban por este creciente patriotismo que una bandera ondeando en el coche puede significar. Hoy en día este gesto está normalizado y fomentado. Alemania es un país tradicionalmente odiado y un país cuya población suele crecerse ante dicho odio. Muy poc@s hacen examen de conciencia. La mayoría se sienten odiados y envidiados.

    También fue Spiegel quien ayer publicó un vídeo sobre la crisis en Barcelona y salía una chica que estaba aprendiendo alemán porque tenía la intención de venirse para aquí… me dio pena la imagen que tenía de este país…me dio pena pensar lo pronto que se dará cuenta de lo que Alemania tiene dispuesto para ella… y encima soñaba con trabajar de psicóloga aquí…mi madre… llevo mil años en este país, los que he necesitado para pensar y soñar en un idioma jodido donde los haya, y mi situación, en lugar de ir para arriba, se va volviendo cada vez más precaria… hay puestos que jamás un no-alemán podrá ocupar… No voy a ser yo la que le diga a esa gente que no venga cuando yo soy la primera que salí de casa hace ya tanto tiempo, pero me sabe mal que vengan engañad@s, creyendo que aquí está el Dorado… aquí hay gastronomía a 400 euros, hotelería a 400 euros y puestos de ingeniero a 2000… pero estos últimos serán algún día ocupados por aquell@s que hoy se sientan en la Universidad… está todo pensado, todo calculado… Alemania es un país racional y calculador. Y para colmo se rige todavía hoy por la ley de sangre, según la cual es más alemán un tipo nacido en la selva ecuatorial que tenga un bisabuelo alemán, que un tipo, de padres turcos, que haya nacido en Hamburgo y apenas pueda balbucear el turco…

    Y con ello no pretendo dar a entender que Alemania sea más o menos cruel que otros Estados, porque no es así. Tod@s tenemos de qué avergonzarnos, tod@s tenemos sobre qué reflexionar. Pero es indudable que Alemania ha tenido un desagradable protagonismo a lo largo de los últimos 100 años y que la señora Merkel y su sombra, el ministro de finanzas Schäuble, le están haciendo un flaco favor a l@s europeos y a su pueblo, mientras le hacen una mamada tras a otra al Deutsche Bank….

    • Esperaba tu comentario.

      Yo tampoco tengo nada en contra de los alemanes, porque generalizar es estúpido. Pero hay algo que no se puede negar, y es ese protagonismo en las dos últimas (y únicas) guerras mundiales. Ese patriotismo y ese derecho de raza no se ha perdido en la mayor parte de esa población, y siempre acaba mal, porque no puede acabar de otra forma.

      • Creo que todos estamos perdiendo un poco los modos. Pero si no los perdemos ahora ¿cuándo, entonces?

        No sé a los demás, pero a mí no me molesta.

        Un abrazo.

    • Sr. o, Sra. Lamareenoire. Con el máximo respeto, discrepo de sus opiniones, y no me parece de recibo el cargar contra Alemania, sus dirigentes o el pueblo alemán, y hablo con conocimiento de causa, pues he vivido en un Cantón alemán 32 años y cenaba muchos días en Alemania que estaba a 10 minutos en coche, ni ellos, los alemanes, ni su presidenta A. Merkel tiene que defender mis intereses ni los de los españoles. Lo justo, a mi entender, es cagarse en los muertos de una dictadura que me hizo salir de mi país a buscarme los garbanzos hace 50 años y en unos dirigentes (tanto los del POSE como los del PP) que actualmente no les importamos un higo y me están vendiendo a precio de saldo a mi, y a mis descendientes, y ya metidos en “harina”, hasta podríamos llegar a acordarnos de los ancestros de algunos de mis paisanos, que están cada día más gilipollas y cuando les mean encima, dicen que “chove”.

      • Señor Serafín, me parece muy bien que discrepe usted de mis opiniones. Creo, de todos modos que mi crítica contra dicho país es bastante respetuosa para los tiempos que corren…y también yo hablo con concocimiento de causa pues llevo unos 18 años viviendo en Alemania, que se dice pronto…En todo caso mi crítica hacia Alemania no veo en qué justifica a España o sus dirigentes, a los que gustosamente critico día sí y día también desde estas mismas páginas…lo digo por si hubiera tenido usted la sensación de que defiendo España y sus español@s por el hecho de criticar a Alemania y sus aleman@s…

        Reciba usted un cordial saludo!

      • Estimado Serafín Iglesias,

        Supongo que cuando hablas de un “cantón alemán” te refieres a un cantón suizo-alemán, es decir que vivías o vives en Suiza, magnífico país que me recorrí hace años gracias a la gentileza de un matrimonio amigo compuesto de una sevillana y un suizo que residían en Neuchattel, muy cerca por cierto de La Chaux-de-Fonds donde se encuentra el magnífico museo de relojería, cuya visita recomiendo a quien la pueda hacer aunque sólo fuera por su arquitectura. Dicho todo lo cual, decirte que me sumo al bando de los emigrados que hemos tenido que dejar atrás lo querido y conocido para “buscarnos los garbanzos”, como dices, en tierra ajena. Sólo que en mi caso no ha sido hace 50 años sino ahora mismo, en plena “sociedad del bienestar” y con 62 tacos a la espalda. Tras la estela del tsunami turbocapitalista neoliberal, de nada valen carrera, masters, idiomas y experiencia. Hoy más que nunca somos briznas de hierba que el viento lleva al azar, impulsado por los ventiladores de un capitalismo enloquecido y desenfrenado, en manos de delincuentes irresponsables que cometen día tras día crímenes contra la humanidad desde la impunidad que les confiere su estatus. Si hay alguien que esté INDIGNADO, ese soy yo.

        No sé si has regresado al terruño, yo vengo tan sólo de vacaciones un par de veces al año, por eso de ver cómo van creciendo los nietos y decreciendo los hijos, e ir contando de paso cuántos comercios han cerrado desde mi visita anterior, en la lenta agonía de un país que no es capaz de ser dueño de su destino.

        ¡Un abrazo para tod@s!

  5. Sin quitar ni un punto ni una coma a lo aquí expuesto tengo que añadir, Asun, que esa “mayoría” de PERJUDICADOS no coincide, lamentablemente, con una mayoría de DESPIERTOS INFORMADOS. Hoy por hoy y como gran éxito del sistema, cada cual mira por lo suyo y agacha la cabeza esperando (vanamente) que la bomba no le va a caer encima, mirando cada vez más de frente y hacia abajo, como los caballos de tiro con sus viseras, o incluso como los caballos de rejoneo en el lamentable espectáculo tauromático. Vivimos en la sociedad del miedo, sabiamente infundido y mantenido en tod@s nosotr@s por el sistema y sus servidores mediáticos. Miedo al “eje del mal”, invento bushiano a la estela de los autoatentados del 11-S. Miedo a perder ese trabajo y ese sueldo por el que estamos dispuest@s a dejarnos pisotear a cambio de las migajas de la mesa de los poderosos. Miedo al vecino y al inmigrante como competidores directos por ese puesto de trabajo, esa subvención, esa sanidad o esa educación para nuestr@s hij@s, etc., etc. Divide y vencerás, y nunca habíamos estado tan dividid@s (y por tanto tan indefensos), cada cual aislado frente a su televisor absorbiendo por la vena los mandatos del gran hermano. Como ya he repetido en este mismo foro, me temo que para que se produzca un despertar masivo la mierda tendrá que llegar al cuello de la inmensa mayoría, en cuyo momento ya será probablemente demasiado tarde para salvar los muebles.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  6. Pues estoy totalmente contigo Paco. Es indignante que todos estos organismos maléficos nada más quieran quitar derechos y necesidades básicas a los de abajo, con la cantidad de derroche y corrupción que hay en la clase política. Si se hiciera justicia con ellos y con la justicia otro gallo cantaria.

    Está tan claro que és una guerra económica contra los paises del sur de Europa para enriquecerse las grandes economias, esta vez, programada y con destrucción de la poca democracia que quedaba, vs. dictadura.

    Tienen tanto poder, que si no salimos en masa dia si y dia también a reclamar lo nuestro, erá difícil.

    Somos mayoria, pero no consciente del poder que tenemos todos juntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here