Santiago Sierra. Arte y compromiso

1218

El arte de Sierra, cargado de reivindicaciones sociales y políticas desde sus comienzos, intenta visibilizar la perversidad de las tramas de poder que fomentan la alienación y explotación de los trabajadores, la injusticia de las relaciones laborales, el desigual reparto de la riqueza que produce el sistema capitalista y las discriminaciones por motivos raciales en un mundo surcado por flujos migratorios unidireccionales (sur-norte). Retomando y actualizando algunas estrategias propias del minimalismo, el arte conceptual y la performance de los años setenta, Sierra interrumpe los flujos de capital y mercancías (Obstrucción de una vía con un contenedor de carga, 1998; Persona obstruyendo una línea de containers, 2009), contrata a trabajadores para desvelar su situación precaria (20 trabajadores en la bodega de un barco, 2001; 11 personas remuneradas para aprender una frase, 2001) y explora los mecanismos de segregación racial que se derivan de las desigualdades económicas (Contratación y ordenación de 30 trabajadores conforme al color de su piel, 2002; Estudio económico de la piel de los caraqueños, 2006). La obra de Sierra ha tenido un considerable impacto en la literatura crítica internacional y son muchos los teóricos e historiadores que se han ocupado de ella. Sobre su obra, Pablo España señaló que “presenta los mecanismos de dominación de forma muy cruda, pero hay otras cosas a tener en cuenta como la frustración y la decepción de la promesa del placer estético”. Su obra señala una crítica social, sin efectos paliativos. Controvertido, destacan su montaje de una sinagoga convertida en cámara de gas (245 metros cúbicos, Alemania, 2006), o Línea de 250 cm tatuada sobre 6 personas remuneradas (Cuba, 1999, sobre excluidos sociales).

Santiago Sierra dice NO al Premio Nacional de Artes Plásticas

Madrid, Brumaire 2010

Estimada señora González-Sinde,

Agradezco mucho a los profesionales del arte que me recordasen y evaluasen en el modo en que lo han hecho. No obstante, y según mi opinión, los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo a un empleado del mes.

Es mi deseo manifestar en este momento que el arte me ha otorgado una libertad a la que no estoy dispuesto a renunciar. Consecuentemente, mi sentido común me obliga a rechazar este premio. Este premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado. Un estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común sin importar qué partido ocupe el puesto. Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local.

El estado no somos todos. El estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. No señores, No, Global Tour.
¡Salud y libertad!

Santiago Sierra

No Global Tour

La cuña negra. Primer monumento a la desobediencia civil (frente al Parlamento islandés).

“Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para el pueblo y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes” (Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano de 1793). Frase de la obra realizada frente al parlamento Islandés por el artista madrileño Santiago Sierra, quien en 2010 rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas de España con la frase: “El Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos”.

Página de Santiago: http://www.santiago-sierra.com/index_1024.php

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here