Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Salir a hombros

Juan José Millás Levante-EMW 17/7/2012

A una niña rica le deja el Ratoncito Pérez cinco euros por un diente de leche. La niña rica se lo cuenta a su amiguita pobre, que enseguida calcula el valor de la boca entera: ciento cuarenta euros sin contar las muelas del juicio, en vías de extinción. Los niños pobres se pasan la vida haciendo cálculos aritméticos, aunque no sepan sumar ni dividir. Uno puede ser analfabeto, pero sabe lo que cuestan un riñón o un hígado, por eso están a la venta en internet. Si a un niño pobre le cuentas que por un diente de leche ingresas cinco euros, enseguida te hace la cuenta de lo que podrías obtener por un pie. ¿Cuánta gente se dejaría amputar un pie por, pongamos, dos mil euros? Mucha. Si estuviera permitido el desguace de uno mismo, en dos meses nos quedaríamos en nada.

—Se ha muerto el tío Aniceto.
—¿Y lo vais a enterrar o a cremar?
—Ni una cosa ni otra, porque se fue vendiendo por partes antes de morir y no ha quedado nada de él.
—Mejor, porque han subido el IVA de los servicios funerarios.

La lógica es la lógica y la lógica dice que si un ratoncito (imbécil o no, que ese es otro asunto) está dispuesto a pagar cinco euros por un colmillo, soltaría cien por un hígado. Llevada esta lógica al Parlamento, podríamos decir que si los diputados del PP ovacionan a Rajoy cuando quita la paga extra de Navidad a los funcionarios, lo sacarán a hombros cuando les quite también la del verano. O cuando ordene fusilarlos.

Los políticos aplauden cosas muy raras. Si en el teatro se aplaudiera con el criterio con el que se aplaude en el Parlamento, triunfarían lo peor de cada autor. Para saber si una obra es buena o mala antes de su estreno, podríamos pasarla por el congreso de los diputados. Si la aplauden mucho, mal asunto. El Parlamento saca lo peor de las personas. El otro día, Andrea Fabra, hija del ínclito Carlos Fabra, gritó un «que se jodan» estremecedor cuando Rajoy anunciaba el recorte de la prestación a los parados. Luego dijo que quienes se tenían que joder eran los sociatas, lo que significa que en el Parlamento, además de todo lo anterior, se puede mentir. A más mentiras, más reconocimiento. Lo que no recuerdo es qué tenía que ver todo esto con el Ratoncito Pérez.

Fuente: http://www.levante-emv.com/opinion/2012/07/17/salir-hombros/921335.html

5 Comments

  1. nel
    nel 17 julio, 2012

    De todo tiene que haber, y Andrea Fabra avala y da valor al dicho.
    ES una embustera, no en vano su presidente es un maestro en este arte. De una u otra forma ha insultado a los parados y a los trabajadores que trabajan para que ella cobre su inmerecida paga mensualmente.
    El insulto se mire como se mire es directo, bien porque se ha dirigido a ellos, o bien porque tambien lo hizo, según ella mismo dijo, lo dirigió a los miembros del PSOE que en definitiva lo son por representación de una parte del pueblo que les ha votado.
    Ello da idea del talante “democrático” de Andrea Fabra, que si tuviera la mas mínima dignidad hubiera dimitido, como de seguro sucederia en otro pais mas serio politicamente.
    Mientras tanto continua con las bendiciones de PAPA RAJOY, que de seuro no tardará en acudir a consolarla, como antes hizo con otros personajes de triste recuerdo.
    Por todo eso los españoles debemos dar una respuesta adecuada a uno y otro sin mas dilacion.

  2. Jerónimo
    Jerónimo 17 julio, 2012

    Hacía tiempo que no leía un artículo de semejante talla, de simplicidad tan absoluta y de esta calidad.

    A este artículo, el Ratoncito perez le hubiera dado un beso, yo sólo le puedo dar mi mayor aplauso y mi reconocimiento.

    Mi aplauso también al “bienaventurado” que encuentra bajo las piedras: ¡Ole!

    Besitos y abrazotes, Jero.

  3. Pere
    Pere 19 julio, 2012

    Siento decirlo pero esta individua no ha insultado a nadie eso quisiera ella.

    Se ha insultado a ella misma,

    Saludos.

    • Indignado
      Indignado 19 julio, 2012

      Pere que dices?. Viendo a esta SEÑORA a su edad y con sus dificultades saliendo a protestar portando una pancarta, quizás porque no puede gritar, da un ejemplo y una lección, pues así ¿que escusa puedes poner para acudir a una manifestación?.
      Recuerda que estamos ante los peores recortes de la historia de la falsa democracia de este país, y no digo las causas solo tienes que informarte, si quieres claro.

  4. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 19 julio, 2012

    Yo ya, casi la comprendo. Andreíta es hija de un ladrón, que la pondría 5000 pts por cada diente, porque los robos a gran escala, dan mucho de si, es discípula de otro ladron con agravantes. Su jefe Marianito, que no ha hecho caso de la travesura, de esta niña malcriada, obligándola a retractarse de lo dicho. Y luego teniendo cómo espejo a las mujeres tan eficientes del PP Esperanza, Maria Dolores, y Sorayita, con su gesto de soñolienta y desdeñosa, y por partido, el PP de Alí Babá y sus 10.000 ladrones, ¿Que podeis esperar de la hija del Rey del Aeropuerto? De Juan José Millás, no hace falta decir nada. Es un Genio de la Comunicación, al que admiro, en lo que dice, y en la forma de decirlo. Es un Crack. Pero fijaros. Estas cosas y muchas más otro Crack, para mí, las ade4lantó, hace muchísimo tiempo, retratándolas con la misma sabiduría, y en tiempos mucho más peligrosos que estos, ¡Que ya es decir! Todas y cada una. Y a Mí me impactaron porque era mucho más joven, y el tambien, Pero retrató el futuro con más precisión, que un Oráculo.Y fue Narciso Ibáñez Serrador. Fue retratando la actualidad de hoy, con la precisión de una NIKÓN, de último modelo.En las Historias de la Frivolidad, El Transplante, El Asfalto, y otras dos que no recuerdo su nombre ahora; una que retrataba, los atascos de coches, y otra, que íbamos todos, con una antena, en un gorro en autobuses y por la calle, oyendo: ¡¡¡CONSUMA; CONSUMA; CONSUMA!!! Exactamente cómo ahora. Y la gente se olvida de cosas importantísimas, cómo esas y de quien las intuyó, cómo un Da VINCI, O un VERNE.Y nadie dice nada, ni le conceden un GOYA de Honor. En nombre de todos los que vivimos esa época, yo, se lo concedo, por su gran sabiduría, y su inmensa visión de futuro, y otro a Juan José Millás, por su visión de presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *