Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Quiero decir…

Lolo Rico

Porque estoy en mi derecho quiero decir cosas que llevo tiempo callándome. No todas, porque para decirlas todas sería necesario escribir un libro y no estoy por la labor. No voy a perder más tiempo del necesario en hablar de gente que, de no ser por el poder que les ha concedido parte del pueblo, del que ellos abusan con notable desvergüenza, no merecerían ni una palabra, ni un gesto, ni una mirada, al no ser dignos de aprecio o sea, al merecer nuestro desprecio. Porque en los seres humanos lo valorable es su sinceridad, su honradez, su generosidad y su valentía. Cuando tienen poder para gobernar, cuenta la responsabilidad con que cumplan su compromiso con la ciudadanía; su respuesta a la confianza que quienes les votaron depositaron en ellos, y también con aquellos que no lo hicieron porque cuando quienes gobiernan lo hacen con mayoría absoluta, como es el caso que nos ocupa, tienen al pueblo en sus manos. Qué derroche de posibilidades, qué perdida de dignidad negarle el futuro, impidiéndoles el mayor derecho, no sólo de los pueblos sino de todos los seres humanos: la felicidad.

Escribo poco últimamente y hablo lo menos posible porque los discursos oficiales que escucho a diario parecen brotar a mi alrededor como los champiñones en otoño, como el vaho que oculta el horizonte, como los picotazos de una bandada de cuervos escapados de una pesadilla: “Los Pájaros” de Hitchcock. Me ha decidido a romper el silencio recordar el célebre verso de Blas de Otero “me queda la palabra” (de su poema “En el principio”):

EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Soraya Sáenz de Santamaría, en su función de vicepresidenta del Gobierno, hablaba de la situación en que se encuentra este país (no el reino de España sino la pobre gente de este país que posiblemente, si se pudiera escoger dónde nacer, hubiera preferido venir al mundo en cualquier otro lugar y en cualquier otro momento) y decía que en tan terrible circunstancia era imprescindible hacer recortes, bla, bla, bla… (lo mismo de siempre) porque, según su superior, el presidente del Gobierno, lo peor es peor que lo malo. ¿Y cómo negar estas evidencias? Es cuestión de palabras.

Hay que reducir salarios, hay que dejar a ciudadanos en el paro y la miseria, hay que eliminar los derechos adquiridos del estado del bienestar, hay que usurpar el dinero de impuestos pagados por años de trabajo y hay que dejar sin ayuda a los desvalidos, a los pobres (a los 11,5 millones de personas que están en riesgo de pobreza) y robar la esperanza a los más de 5 millones de parados, acrecentando día a día la desesperación de los jóvenes que se saben sin futuro.

Me pregunto ¿por qué las palabras de la vicepresidenta son como el agua estancada que crea mugre y epidemias por su misma composición en vez de discurrir arrastrando las piedras que obstruyen el camino? Sin tanta retórica: ¿por qué a los pobres y no a los ricos? Afirmo que porque les da la gana, porque lo dicta su ideología, la perversa mentalidad de la derecha. De la extrema derecha, si analizamos al pie de la letra estas palabras de Mariano Rajoy publicadas en El Faro de Vigo en 1983:

“….Ya en épocas remotas -existen en este sentido textos del siglo VI antes de Jesucristo- se afirmaba como verdad indiscutible, que la estirpe determina al hombre, tanto en lo físico como en lo psíquico. Y estos conocimientos que el hombre tenía intuitivamente -era un hecho objetivo que los hijos de “buena estirpe” superaban a los demás- han sido confirmados más adelante por la ciencia. (…) …ya nadie pone en tela de juicio que el hombre es esencialmente desigual. No solo desde el momento del nacimiento sino desde el propio de la fecundación (…) El hombre después, en cierta manera nace predestinado para lo que habrá de ser. La desigualdad natural de hombre viene descrita en el código genético. (…) Por eso, todos los modelos, desde el comunismo radical hasta el socialismo atenuado, que predican la igualdad de riquezas (…) son radicalmente contrarias a la esencia misma del hombre, a su ser peculiar, a su afán de superación y progreso y por ello, aunque se llamen así mismos “modelos progresistas”, constituyen un claro atentado al progreso, porque contrarían y suprimen el natural instinto del hombre a desigualarse, que es el que ha enriquecido el mundo y elevado el nivel de vida de los pueblos, que la imposición de esa igualdad rebajaría a cotas mínimas al privar a los más hábiles, a los más capaces, a los más emprendedores…de esa iniciativa más provechosa para todos que la igualdad en la miseria, que es la única igualdad que hasta la fecha de hoy han logrado imponer…”

Se equivoca el Señor Rajoy. Se equivoca como casi siempre que habla. No he escuchado nunca de su boca palabras sabias, ponderadas, razonables, intelectualmente sólidas. Tampoco bondadosas, ni amables ni afectivas, dirigidas al pueblo. Sí, insisto, se equivoca. Científicamente, por lo que escribió en ese artículo, parece seguir en las antípodas del pensamiento moderno- antes de Cristo me parece poco- porque hoy, cualquier ciudadano medio, sabe ya lo suficiente sobre la evolución y el genoma del homo sapiens como para reírse cuando se refuta la igualdad con tanta desfachatez.

Todos los hombres y mujeres tenemos las mismas necesidades, padecemos enfermedades y dolores semejantes y acabamos inevitablemente en el cementerio. Eso sí, no todos los hombres y mujeres nacemos iguales, no por la “buena estirpe,” como él afirma, sino porque la consecuencia de tantos otros que piensan como él, esa “estirpe” que valoran sobre todas las cosas, hace que haya muchas mujeres que alumbren en un pajar con la ayuda de una vecina y otras en un hospital de “estirpe”, con un médico de “estirpe”, y que sus niños crezcan fuertes y sanos gracias a la comida y la sanidad de “estirpe”, y estudien en colegios de “estirpe”. Los otros, los de “mala estirpe”, pasan hambre carecen hasta de agua y, en consecuencia, enferman y mueren prematuramente. Cuando sobreviven los devora la “estirpe”, o lo que es lo mismo, el dinero y la avaricia de los ricos, el egoísmo y la desmedida ambición de banqueros y especuladores, la injusticia y la desigualdad. Su suerte está echada cuando vienen al mundo y se encuentran un salvaje capitalismo apoyado por quienes, con inaudita soberbia, gobiernan para la “estirpe”: tomando medidas demoledoras para los pobres y no para los ricos, explotando y reprimiendo a quienes no les queda más remedio que callar para poder comer. No son sólo palabras, también hay silencios que se convierten en acciones, en malas acciones. No, el señor Rajoy, presidente de este lamentable gobierno que nos ha tocado en suerte, sólo gobierna para la “estirpe” -con que se corresponde su ideología- a la que obedece diligentemente. Desprecia al pueblo. No nos quiere. Cuando se digna a dirigirse a nosotros, sus desgraciados súbditos, hace que nos sintamos tan humillados, tan torpemente maltratados… Aprendamos ya la lección para comprender de una vez lo que nos espera. Ellos van deprisa y, si nos descuidamos acabaremos sometidos, colonizados, vendidos y devorados por la “estirpe” del capital.

Nos queda la palabra -así lo afirmó Blas de Otero-, pero precisamente el que nos la quieran quitar es lo que más me duele. Por mi preparación profesional y los años que he dedicado a los medios de comunicación puedo gritar desde aquí, con conocimiento, que cada día es mayor la censura y que por muchos ardides que se busquen: despidos –disfrazados de vacaciones- de los profesionales que trabajan en prensa, radio y televisión, programas que desaparecen sin más porque pronto se cambiará la programación con el nuevo equipo, tertulias con participantes de idéntico perfil porque quien manda, manda… Por lo que sea, cualquier pretexto es válido, pero ya no se sabe dónde encontrar una información veraz. Nos damos cuenta igualmente del rastreo y acoso en las redes sociales, de los cortes, supuestamente técnicos, en toda clase de enlaces y líneas (teléfonos, internet, etc.)

Puedo seguir gritando, escupiendo a la cara de quienes tienen el cinismo de amenazar con ir a la cárcel a quienes salen a la calle para defender sus legítimos derechos constitucionales y a quienes les convocan, acusándoles de “desórdenes públicos” para justificar la indebida penalización; Culpando a los que se ha dado en llamar “antisistema”, con el mismo énfasis con que la iglesia excomulga a los pecadores cuyos pecados ya no puede perdonar; Criminalizando a la izquierda y reprimiendo, sí, reprimiendo y reprimiendo en esta larvada dictadura, en este golpe de estado, que se ha dado al no dialogar en el Congreso con la oposición ni con representantes de otros partidos, al gobernarnos por decreto ley y al pretender mandar en aquello en lo que todos los hombres y todas las mujeres somos diferentes: en nuestras conciencias, por ejemplo en la Ley del aborto.

Esta cura de reflexión me ha dejado un poso de recuerdos (tal vez como consuelo), de palabras limpias escuchadas por seres queridos: hombres y mujeres que han sabido hacer la Historia, que han comprendido a los otros porque les sobraba imaginación y sensibilidad para ponerse en su lugar, de amigos luchadores que vencieron, aunque en el pasado no los valoráramos suficientemente y hoy muchos de ellos ya no estén para agradecérselo. Benditos sean los que supieron enfrentarse a una dictadura de mierda, limpiándonos de tanta porquería, infamia y mezquindad.

Soy de izquierdas. Lo digo con todo el orgullo del mundo. Gracias a la izquierda he aprendido a pensar, a ver e interpretar la realidad, a sufrir con los que sufren, a querer al pueblo, a respetar, a tolerar… Todo menos la represión, la explotación y lo que huela a fascismo.

Como soy de izquierdas, pido a la izquierda que lo sea verdaderamente, que pase a ser combativa, que defienda a los ciudadanos. Creo que el pueblo puede salvar al pueblo. Unido, con la fuerza que da la unidad y el tener la razón; con pasión, con rabia, con sentimiento y sin miedo porque mal que les pese somos muchos y nos tenemos los unos a los otros.

Como yo no tengo miedo, convoco a la ciudadanía, a hombres y a mujeres, a jóvenes y a viejos, a trabajadores y a parados a que salgan a la calle para gritar una sola frase:

“¡QUE SE VAYAN YA!”

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153561

*Lolo Rico es periodista, escritora y cineasta. Fue guionista de La casa del reloj, Un globo, dos globos, tres globos, y creadora y directora de La cometa blanca y La bola de cristal. Y si nos lo permite, la brillante artífice de una Magnum opus: Santiago Alba.

27 Comments

  1. Joan Anton - Capitajoan
    Joan Anton - Capitajoan 25 julio, 2012

    A uno se le ensancha el alma, cuando lee comentarios como el tuyo querido amigo; querido amigo, por que así te considero, a pesar de ser la primera vez que te leo Lolo; querido amigo, por que hay personas que te llegan a lo más profundo por la honestidad y la veracidad de sus palabras, expresadas además con esa sencillez que las hace enteramente entendibles y asumibles, por que nacen del corazón y eso se nota.

    Nada podría añadir, como no sea darte las gracias, por contribuir a disipar girones de niebla, que siempre quedan en la mente, con esa brisa suave pero firme del razonamiento, sin halaracas retóricas, que la mayor parte de las veces, no hacen más que disfrazar un discurso vacío.

    Espero que te prodigues más, por que personas como tu, como Paco Bello y tantos otros, sois como antorchas que iluminan ese cada día más oscuro camino, en que nos ha metido esa “estirpe” despreciable que “gobierna”.

    ¡Gracias! Y como tú dices… ¡QUE SE VAYAN YA!

    • Iniciativa
      Iniciativa 25 julio, 2012

      No tiene mucha importancia, pero es querida “amiga” 🙂 Mi querido despistado.

      Un fuerte abrazo.

      • Joan Anton - Capitajoan
        Joan Anton - Capitajoan 25 julio, 2012

        Disculpa la “metedura de pata” cosa nada infrecuente en mi. Mientras escribía, algo en mi interior me lo decía, pero tras repasar el escrito, no he encontrado nada que confirmara esa impresión; después, al publicarlo, he visto la foto, ¡Pero ya no tenía remedio!
        Gracias por la corrección.

  2. ferran
    ferran 25 julio, 2012

    Aún se me pone la carne de galleina recordando los cánticos de los Argentinos en la época del corralito….
    QUE SE VAYAN TODOS!!!

  3. David Sempau
    David Sempau 25 julio, 2012

    Ahora sí que entiendo el desparpajo y el fundamentalismo con que los de su “estirpe” pueden machacarnos a los demás sin pestañear. “¡Que se jodan!”, espetó en el Parlamento la corrupta hija del corrupto Fabra, refiriéndose a los recortes en las prestaciones por desempleo. “¡Que se jodan!”, es lo que piensan los de su estirpe de todos los demás, o sea de nosotr@s.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  4. David Sempau
    David Sempau 25 julio, 2012

    Benvolgut Capitajoan:

    En la nota al pie del artículo lo tienes claro: Lolo Rico es periodista, escritora y cineasta. Fue guionista de La casa del reloj, Un globo, dos globos, tres globos, y creadora y directora de La cometa blanca y La bola de cristal. Y si nos lo permite, la brillante artífice de una Magnum opus: Santiago Alba.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    • Joan Anton - Capitajoan
      Joan Anton - Capitajoan 25 julio, 2012

      Es que a veces, soy un jodido atolondrado, cuando leo algo que me llega al corazón, me lanzo sobre el teclado apenas termino de hacerlo; Y como una vez le has dado al “botoncico” ya no puedes rectificar…
      Gracias por la aclaración amigo David. Después en Skype, Paco Bello, me ha dicho eso mismo.

  5. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 25 julio, 2012

    ¡¡Que lección nos has dado Lolo!! Me gusta esta página, porque muy de vez en cuando, alguien, dice algo, para poder desahogarse, y decirnos algo, pero que aqui no le hacemos caso, pues se le ve el aire de Nostálgico, de la Dictadura. pero yo, te alabo por ser cómo eres: Sincera contigo misma, y con los demás. Yo tambien presumo, del asco, que me dan estos seres, que parece mentira que aún existan. No conocía las palabras que pronunció, este hombre, en los tiempos que citas del Faro de Vigo, en 1983, pero ya estaban los tiempos muy adelantados, y cercanos al siglo XXI, para permitirse esas barbaridades dialécticas. Parece que viene del KKK, del Sur de Atlanta, Virginia, o Nueva Orleans, en los tiempos de la esclavitud y de la guerra de Secesión. Y parece, que el nuevo Macartysmo, se ha instalado en la Moncloa. La persona, que en estos tiempos de los transplantes por tríos, puede hablar de Estirpes, o Sangre Azul, o diferencia entre cualquier ser humano, o está Majareta, o no ha leído Historia sobre los Grandes hombres, ni sus orígenes. En fin, no sabe una mierda de nada A muchos de los Cerebros más preeminentes, les echaron de la escuela, y no daban un real, por su futuro, y su educación, y otra parte, ser pobre, no significa ser analfabestia. Pondré un sólo ejemplo: Miguel Hernández: Pastor de ovejas. De alta Cuna: Paris Hilton. Luego oí, que los negros no tenían cerebro, y jamás podrían igualarse a los blancos. Puede que en maldad no.Que no valían para los estudios. Mentira cochina.Hay Jueces, Abogados, Médicos, Astronautas Investigadores, Artistas de Cine, Músicos…… Y pensar en un Presidente de una Nación cómo EEUU, negro, Ni en una Pesadilla, Al ser humano, le forma la vida, la lucha diaria, el hambre, (Cosa de la que ni en sueños puede admitir Rajoy). Él, es Malo Tramposo Embustero Malversador, Oportunista, y Dictador. ¿Eso, lo da la buena Cuna? ¿Él, es de una casta escogida y maravillosa?¡¡Vamos hombre!! Yo, después de leer, lo que has contado, sólo puedo recordar, la poesía de Bécquer: ¡¡Entonces comprendí, porque se llora: Entonces comprendí, porque se mata!! este hombre no sabe que la cuna, no tiene que ver nada en absoluto, con la categoría moral de un ser humano. Y que, muchas veces sufriendo, te vas forjando. Y eso ayuda. Y luego está, que no sabes, quienes fueron tus ancestros lejanísimos, ni cuantas sangres tenemos mezcladas, a lo largo y ancho de los siglos¿Quien es Quién?Este hombre, es un enajenado, que no tiene ni idea de la Genética.Y está claro, que para él, los pobres, son una lacra, y la quintaesencia del analfabetismo. Per yo, le advierto, que a fuerza de desprecios, y escasez por culpa de hombres cómo él, siempre hay mucho Azarías, que vengan a su Milana Bonita, y sacan su inteligencia, en el momento preciso, para hacer, Justicia. Gracias Lolo, Bonita, me has hecho sentir, que hay muchísima gente inteligente y justa. Gracias otra vez.

    • MariaDinamita
      MariaDinamita 25 julio, 2012

      Me encanta leerte Aurora. Eres un referente para mí. Asimismo, comparto el comentario de Lucía. Excelente artículo. Felicitaciones.

  6. Tenía que ser Faro de Vigo el que publicara tal artículo y que en vez de firmarlo Rajoy, pudiera llevar en otro tiempo la firma de Hitler o Musoline. Pero una gran cantidad de vigueses, ya hace tiempo que dejamos de leer ese inmundo periódico plagado de ese tipo de panfletos y ni nos enteramos.

  7. Lucía
    Lucía 25 julio, 2012

    Cuánto me alegra y me enorgullece poder leer artículos como este, igualmente los de Paco, para mi son como ventanas abiertas, ventanas por las entra un poco de aire fresco que me (nos) dan aliento para poder seguir respirando, es tal el embotamiento que produce esta situación de impotencia ante hechos seguidos y personajes tan ciegos, sordos y prepotentes que esa maldita estirpe a la creen pertenecer no les deja pensar como seres humanos, más bien como hienas rabiosas al acecho de carnaza fresca donde hincar el diente.
    La gente de a pie, la que ellos valoran fuera de “su estirpe” son los que los pusieron donde están y a costa de ellos viven y de ellos se alimentan cada día sin importarles dejarles más y más empobrecidos cada vez.
    Estoy contigo querida Lolo (si me permites llamarte amigablemente) estoy con vosotros desde mi humilde posición de jubilada. Ah bellas palabras son las de Blas Otero….”Siempre me queda la palabra” maravilloso.
    Gracias Lolo, gracias Paco, gracias ID

    • Iniciativa
      Iniciativa 25 julio, 2012

      A ti, Lucía. Por alegrarte, por alegrarnos.

  8. Mandarina (luz)
    Mandarina (luz) 25 julio, 2012

    Madre mia !!! Qué emocionada estoy! Gracias, gracias, gracias… es tan reconfortante poder disfrutar de líneas como las que acabo de leer! Se me acaba de marchar la angustia del día y la opresión en el pecho causada por tanta incertidumbre. No conocía a esta persona, aunque sí se de esos programas cuyo guión creó… estoy tan agradecida a sus líneas… me ha dado nuevas energías y me siento con más fuerza para seguir aunque el panorama que tenemos no sea el más favorable.

    Sí, yo también creo que ya debemos decidirnos a algo más que utilizar la palabra y los intercambios de opinión. No hablo de renunciar a ellos, al contrario. “QUE SE VAYAN YA”, resume lo que sentimos muchas personas de “baja estirpe” pero de muy “alta conciencia”.

    Gracias por mantener esta página y sus contenidos que no sólo alegra las neuronas, sino que las motiva, las sacude y las pone en marcha. Salud.

  9. Carmen
    Carmen 25 julio, 2012

    Me ha encantado tu escrito. Lolo, ojalá que muchos tuviesen ese valor, que no se tragasen lo que sienten y lo que piensan,que se quitasen de encima ese “enorme miedo ” que esta gentuza engreída, estúpida y con un componente muy, pero que muy grande de de locura en sus mentes,les mete en el cuerpo.Esto me trae al recuerdo, cuando siendo una niña de diez años, y estando mis padres de porteros, la señora de un medico de la finca, llego a decirle a mi madre que tenia unos hijos que no parecían hijos de porteros por lo bien educados que estábamos.Como tu bien dices, las personas nobles, inteligentes, con nobleza y honradas no tienen por que ser de “su estirpe ” solamente, no es exclusividad suya.
    Con la educación se nace y son nuestros mayores la que la van cultivando con amor,seguramente sus mayores no supieron eso nunca, por que pensaban que solo valía “su estirpe ” por aquello de tener medios para ser estudiosos, buenos caritativos, y lo único que hacían es ponerles ya de entrada un buen disfraz. no merecen más que hacerles salir con el rabo entre las piernas, por soeces, embusteros y por esquilmar al pueblo, hasta las mismas personas que los pusieron donde están.
    Es una lastima que la gente no llegue todavía, a aquietar sus pensamientos, y ver que los demás somos muchos, que no somos miles, sino millones de personas afectadas por su manera de hacer mal las cosas, y que no son los que mandan son unos asalariados del pueblo, deberían de tomar algún ejemplo como lo hay en América del Sur, en el que su presidente cobra a pesar de tener un buen sueldo solamente lo que considera necesario para vivir como cualquier trabajador, que vive en una casa normal y que utiliza su propio coche ” sin chófer ” para moverse por el país,cosa que igualmente hace su esposa, que solamente utilizan la casa grande cuando tienen que recibir a algún mandatario de otro país.
    Aquí también, lo primero que hacen cuando llegan a Moncloa es ponerse buenos sueldos y blindarlos, y eso por desgracia lo hacen hasta los que más han peleado anteriormente por la igualdad. A ver que socialista que ha estado en el gobierno se ha quitado el sueldo, ni ellos ni los de derechas ” estos menos claro ” ni los de la cabeza de los sindicatos que se bajaron hace tiempo los pantalones y aquí tenemos los resultados, ni gente del partido comunista ( perdón de este si que hay una persona honesta ) una persona que renunció a es paga por que siempre se ha sabido ganar su dinero con su trabajo, y no considero justo que se le pagase ademas por haber estado entre ellos anteriormente.
    en fin que entre lumbreras como el Sr. ( por decirle de algun modo ) Rajoy, Soraya; cristina; la Espe y compañía como no despertemos debemos tener claro que ahora esto va a ser peor que cuando estaba el gran Francisco. Ahora que cada quien piense que es lo que quiere en esta vida si trabajar honrada y tranquilamente o servir de esclavo y llorrar.

  10. constanza baquero
    constanza baquero 25 julio, 2012

    Gracias. mil veces GRACIAS¡¡¡¡¡. con personas asi, hoy me ha rebajado casi un 50% mi depre. Yo lo voy a compartir con una larga lista. Merece la pena.
    ¡¡¡¡QUE SE VAYAN A LA MIERDA¡¡¡¡¡

  11. pilar
    pilar 25 julio, 2012

    No nos tenemos que engañar, no tenemos un gobierno de la nación, tenemos una gobierno de la venganza por los años que no fueron votados, del desprecio a las personas, de nazis aunque no lleven uniformes, el recorte de derechos que estan haciendo es el de una dictadura, el recorte de cargos electos que pretenden hacer valiendose de su mayoría no es mas que una treta para continuar con ella, lo triste es el monton de personas que les votaron creyendose sus mentiras, igual que la rudi en aragon, no se da cuenta que si ha salido es por que la gente estaba enfadada con el psoe, no porque la quieran a ella, en aragon no la quiere casi nadie, pero enfin se creen con el derecho a todo, y visto el comportamiento de estos politicos tan vengativos, yo quiero afianzarme en que siempre pense que aznar era una criminal contra la humanidad, es una pensamiento no una opinión, por lo que ayudo a hacer en irak y este va a culminar su tarea volviendo a los españoles de nuevo a la dictadura de la extrema izquierda, no puedo de asco y de rabia, que pena me da este pais, y que pena las personas que lo habitan que tienen una memoria tan frágil.

    • pilar
      pilar 25 julio, 2012

      perdon la dictadura es de extrema derecha

    • David Sempau
      David Sempau 26 julio, 2012

      Tienes toda la razón Pilar. Esto es el NAZIONALCATOLICISMO resucitado, si es que alguna vez murió.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  12. BRAULIO
    BRAULIO 25 julio, 2012

    Necesitamos a toda la gente, como LOLO RICO. Necesitamos escritos como el de Lolo Rico que nos avive la conciencia aletargada. Necesitamos a las personas que puedan gritar las barbaridades que están cometiendo nuestros dirigentes a ver si despertamos.
    Esperamos tus lamentos porque son nuestros lamentos, pero no sabemos mostrarlos con las palabras adecuadas como tú lo haces.
    Gracias

    • David Sempau
      David Sempau 26 julio, 2012

      “tus lamentos son nuestros lamentos, pero no sabemos mostrarlos con las palabras adecuadas” ¡Qué bonito! Lo suscribo plenamente, Braulio.

      ¡Un abrazo para tod@s!

      • BRAULIO
        BRAULIO 26 julio, 2012

        Gracias, David, por el piropo. Sigo siendo un sincero admirador tuyo.
        Probablemente mis comentarios no pasen de repeticiones de lo que alguien, más instruido que yo, ha dicho en sus escritos. Con seguridad no añado nada nuevo en mis explicaciones. Pero, como ya han dicho otros contertulios, es una forma de desahogarse; es una forma de sumar mi indignación a la del conjunto de indignados de este país y, así, mantener viva la llama para que siga extendiéndose.
        Mis pretenciones no van más allá, pero sí me gusta saber, conocer, aprender. Por ello necesito llegar a la opinión de gente preparada, como tú y otros muchos que se expresan en este medio.

  13. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 26 julio, 2012

    Gracias María, por tu comentario sobre mí. Tu eres muy inteligente, en lo que explicas. Yo, explico la vida, que es de donde he cogido, todo lo que sé. Y cómo nunca he podido hablar, porque en los años de Dictadura, no se podía abrir la boca. quzás, me desquito ahora escribiendo lo vivido, y lo que vivo ahora.Será la voz de la experiencia. Un beso.

    • MariaDinamita
      MariaDinamita 26 julio, 2012

      Otro para ti Aurora. Reitero mi admiración y respeto hacia ti. Eres excepcional!.

  14. David Sempau
    David Sempau 26 julio, 2012

    No te subestimes Braulio, no digas que no aportas nada. Cada grano de arena cuenta para decantar la balanza hacia el lado del sentido común, la prudencia, la sensatez, la solidaridad, la empatía, la compasión, el goce de vivir y el respeto por la Vida en todas sus manifestaciones. Ojalá llegue el día en que la experiencia de los mayores y el impulso de los jóvenes, tod@s ell@s pertenecientes a esa “estirpe” ordinaria (Rajoy dixit) a la que tantos pertenecemos, inferior según ellos, pero infinitamente superior en catadura moral a la de las escorias humanas que nos han gobernado antes y nos gobiernan ahora, constituyan el eje central sobre el que se estructuren los futuros gobiernos del pueblo y para el pueblo.

    Permíteme despedirme afectuosamente con el Epílogo del libro “Las cosas por su nombre” (http://www.rebelion.org/docs/1408.pdf), cuyo párrafo final resume los objetivos que he mencionado antes:

    A lo largo del presente trabajo hemos ido tratando de confeccionar un esquema que, a modo de esqueleto conceptual, te permita alcanzar tus propias conclusiones y tomar tus propias decisiones.
    Tal vez nos hayamos entretenido en exceso en el análisis de algunas de las características negativas de las tendencias actuales, que probablemente ya conocieras en parte o en su totalidad, pero al igual que sucede con las cerezas de un cesto, tirando de cualquiera van saliendo las demás; lo difícil es detenerse. Pero volviendo a la intención positiva, de la que hablamos en el Capítulo 5, si la que inspira a los adalides de esta globalización es el miedo a no tener, la necesidad atávica de acaparar por si faltara, hay que decirles que se equivocan, que la verdadera ley de nuestro mundo es la LEY DE LA ABUNDANCIA y no de la escasez y que, por tanto, pueden cesar en su vano esfuerzo con el que lo que probablemente conseguirán será, precisamente, dar al traste -para ellos mismos y para los demás- con este mundo de abundancia. Y si la intención que les inspira es el bien común -erradicar el hambre y la miseria de mundo, ayudarnos a todos a disfrutar de la vida y de los bienes de la Tierra, etc.- hay que decirles que los medios que proponen e imponen para conseguirlo van exactamente en la dirección opuesta a sus deseos. Es decir, que en cualquiera de los casos (aparente egoísmo o aparente altruismo) están en el camino equivocado.
    En cualquier caso, y como ya se anunciaba al principio de este modesto trabajo, el objetivo principal del mismo no es denunciar -aun cuando hacerlo sea necesario para poner de relieve la urgencia y la importancia de lo que está en juego- sino contribuir a la familiarización de la lectora o el lector con el concepto de cambio, con la noción de que el cambio es consustancial con la vida y con la historia de la humanidad, con la idea de que el no-cambio es sinónimo de muerte, con la visión de la evolución no ya como un proceso lineal, uniforme y progresivo, sino como una sucesión de saltos cualitativos, a veces traumáticos, con la que nos conviene más fluir que oponernos a ella. Y finalmente demostrar que un cambio de esta índole es hoy, además de posible, particularmente necesario.
    Nos encontramos ante uno de esos cambios evolutivos, ante la oportunidad de uno de estos saltos cualitativos. No es cierto que el modelo que se nos trata de “vender” sea el único que podamos “comprar”. Tratando de perpetuar el viejo cascarón -aunque signifique nuestra perdición- se nos mantiene aferrados a lo conocido, infundiendo en nosotros el temor a ese “vacío que se abre entre el derrumbamiento demasiado rápido de las viejas seguridades y el crecimiento demasiado lento de las nuevas” al que alude Rudolph Bahro. Sin embargo, sólo cuando el pájaro se lanza por primera vez al vacío descubre que puede volar. Como hemos visto, hay múltiples opciones y -lo que es más importante- están por descubrir e inventar muchas más. El secreto de la vida está en la biodiversidad. El monocultivo y la predominancia son garantía de fragilidad y de muerte. Es por tanto necesario y urgente que cada individuo y cada colectivo de individuos descubra su propio camino hacia la sostenibilidad, cuyo camino no pasa, ciertamente, por la estandarización -por eso que ha venido en denominarse “pensamiento único”- que tanto desea la “lógica” de mercado para sus fines de maximización de beneficios. El mercado ideal sería aquel en que todas y todos fuésemos absolutamente predecibles y manipulables. Estamos en ese camino pero, afortunadamente, aún no hemos llegado. Repito que la diversidad es la clave de la supervivencia. No se trata pues de ser todos iguales, sino de vivir nuestra propia identidad junto con las identidades de cada uno de nuestros semejantes.
    Para que la Humanidad pueda ser merecedora de este nombre tendrá que despertar. Tendrá que despertar al sufrimiento cotidiano de millones de personas. Tendrá que despertar a la muerte por inanición de otras muchas. Tendrá que despertar ante la destrucción constante de estructuras sociales y de ecosistemas vitales. Tendrá que despertar ante las mentiras que la están llevando a su perdición. Tendrá que rebelarse contra la manipulación, contra la codicia, contra la indiferencia y contra la deshumanización a la que se nos está sometiendo. En un gran despertar de un mal sueño tendrá, en suma, que reclamar su verdadera dimensión Humana y el lugar que le corresponde, en armonía, en el seno de un universo armónico. Se trata de una gran revolución, que no va contra nadie sino a favor de todos porque es una re-evolución. Es esa “revolución tranquila” a la que se refiere Robert Thurman con las siguientes palabras:
    Podemos denominar “revolución tranquila” a aquella que es capaz de transformar las actitudes y el comportamiento de muchos individuos y, en consecuencia, de transformar lentamente la sociedad misma. Se trata de una revolución que enseña a las personas a pensar críticamente, a adentrarse en el reino del inconformismo que ha sido, desde siempre, la fuente del cambio. Cuando las personas hayan transformado sus mentes actuarán, de forma tranquila y natural, para transformar la sociedad misma y, finalmente, la política. Shakyamuni [el Buda Gautama] le dio la vuelta a la política, demostrando que el mejor modo de construir sociedades sanas consistía en empezar desde abajo, por el desarrollo individual, en lugar de hacerlo en sentido contrario.

    Son numerosos los autores que, desde hace mucho, claman por ese despertar, por ese salto cualitativo que convierta por fin a la especie humana en verdaderamente Humana. Herbert G. Wells pronosticaba, ya en 1928, esa transformación:
    …vendrá el día, un día más en la sucesión inacabable de los días, en que los seres que ahora están latentes en nuestras entrañas se levantarán sobre esta tierra, como quien se empina sobre un escabel, y tocarán las estrellas.

    Ya en nuestros días Mario Soares, que fuera presidente de Portugal entre 1986 y 1996, escribe hablando de Porto Alegre-02:
    …la cuestión estriba en una “globalización alternativa” [al neoliberalismo], dotada de inquietudes sociales y aplicada a terrenos muy específicos como son los de la vivienda, la seguridad social, la salud, la justicia, la educación, el aprovechamiento de los espacios públicos, etc. y con una dimensión ecológica, capaz de acabar de una vez con los atentados que nuestro planeta sigue sufriendo todos los días y que ponen en peligro la supervivencia de la propia humanidad.
    …[como Martin Luther King] tuve también un sueño: “La paz es posible y necesaria; se dan las condiciones para erradicar la pobreza en el mundo; merece la pena -y es esencial- defender el planeta de las agresiones que padece; un mundo mejor, más solidario, humano y equitativo se halla en el radio de acción de nuestros esfuerzos”. Si esta declaración encuentra a quien la haga, hallará multitudes que la secunden…
    Un decenio de neoliberalismo salvaje, con las consecuencias nefastas que a la vista están, ha hecho de las personas, y en especial las de las regiones más pobres, seres humanos capaces de comprender y de llevar a la práctica este mensaje.

    Recuperando una vieja leyenda guaraní que habla de una “Tierra sin males”, Pere Casaldàliga, obispo que calza metafórica y físicamente las “sandalias del pescador” a las que me he referido con anterioridad, ya que predica y practica la teología de la liberación y usa las mismas sandalias que cualquier indígena o campesino de su diócesis del Amazonas, nos habla así de su visión de un mundo mejor:
    Esta Tierra sin males tiene que transformarse, por encima de todo, en una economía sin males, en una democracia sin los males del privilegio y de la exclusión, en una sociedad participativa, solidaria, libre y fraterna. En un mundo nuevo, que es posible y necesario.

    Quizás uno de los textos más bellos que conozco que hablan de este despertar sea el de David C. Korten, que expone en su obra El Mundo bajo las Corporaciones la pérdida de soberanía, identidad y comunidad que comporta la globalización económica que se nos quiere imponer, formulando en su “Agenda para el Cambio” las claves para una sociedad humana vivible y sostenible. Suelo terminar algunas de mis charlas con sus palabras. Permítenos hacer lo mismo ahora con esta modesta obra que te hemos ofrecido:
    Una de las grandes y misteriosas maravillas del cosmos consiste en que, a medida que cada una de las etapas de nuestra evolución se consume en la preparación de la próxima, va generando el imperativo de desprenderse de lo familiar y dar un paso incierto hacia lo desconocido. Estoy entre los que creen que nos encontramos ante un momento así, invitados a cruzar el umbral de una nueva era. Un paradigma científico que ha despreciado en gran medida la consciencia, concentró nuestras energías vitales en la tarea de controlar los secretos de la vida y desarrollar unas capacidades técnicas, que abren hoy enormes posibilidades para la construcción de comunidades sanas dedicadas al desarrollo de nuestro crecimiento social, intelectual y espiritual. Hemos utilizado mal esta capacidad en múltiples formas terribles, quedando aún por demostrar nuestra madurez como especie para utilizar con sabiduría estos poderes recientemente adquiridos. Esta misma tecnología, sin embargo, nos proporciona la capacidad para eliminar de la faz del mundo la necesidad física y la privación para ofrecer así, a cada ser humano, la libertad necesaria para poder dedicar una mayor parte de su tiempo y de sus energías a actividades más enriquecedoras que la lucha por la supervivencia cotidiana, así como a restablecer nuestro equilibrio con la Naturaleza…
    El futuro político pertenece a quienes tengan el valor y la visión de formar nuevas alianzas, basadas en formas de pensar que no pueden ser definidas mediante las viejas categorías…
    …debemos ser constantemente conscientes de que estamos comprometidos en un acto de creación para el que no existen modelos. Somos todos aprendices en un proceso en despliegue, que requiere una mirada crítica en la búsqueda de la brizna de verdad en cada idea y de la chispa de divinidad en cada persona. Estamos embarcando en lo que podría ser el cambio más profundo en la historia de la humanidad, que requerirá la plena manifestación del potencial creativo de nuestra especie.

    “…la brizna de verdad en cada idea y la chispa de divinidad en cada persona…”

    Podemos tocar las estrellas, podemos llegar a ser realmente Humanos, podemos alumbrar una Tierra sin males, está a nuestro alcance conseguirlo. Jamás en la historia de nuestra especie habíamos dispuesto de unos medios tan poderosos para ello. Sólo hace falta encauzar esos medios con la fuerza de la suma de nuestras voluntades individuales. Nadie desea el sufrimiento ni la injusticia, ni para sí mismo ni para los demás. Nadie desea que otros mueran de hambre y de miseria, ni que la Naturaleza se deteriore irreversiblemente. Ha llegado la hora de exigir el reparto de la riqueza que entre todas y todos hemos generado. Ha llegado el momento de reivindicar y practicar el respeto y el cuidado por el patrimonio natural de los pobladores del planeta, humanos y no humanos, presentes y futuros. Nuestro porvenir como especie evolucionada no pasa por esa globalización de la barbarie que se nos quiere imponer, sino por la globalización de los sentimientos, de los principios y de los valores que nos hacen verdaderamente Humanos. Tenemos por delante un trabajo ingente, pero también apasionante, que no sólo consiste en reparar los estropicios causados hasta ahora por la codicia, la ignorancia y la insensibilidad, sino también en sentar las bases de un mundo mejor. Podemos y debemos tomar las riendas de nuestro futuro. Hagámoslo cuanto antes. Es justo, necesario y urgente.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    • BRAULIO
      BRAULIO 26 julio, 2012

      Gracias de nuevo. Pienso que, de alguna manera, todos somos necesarios para sostenernos en la lucha.
      Estamos en una encrucijada importante. Podemos continuar por las rutas que nos vienen marcando grupos interesados, dejándonos llevar por la inercia y la ¿comodidad? Y podemos variar el rumbo, aunando voluntades con los grupos que persiguen un sistema más HUMANO, en armonía con la Naturaleza.
      No es sencillo el cambio; lleva tiempo, pero hay que empezar.
      En ese sentido, debemos estar atentos a todas las sugerencias y aportaciones que puedan ir haciendo las personas más preparadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *