Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El fin de la mal llamada meritocracia

[N. de Paco Bello] Siempre me ha gustado el profesor Navarro, aunque lo veía, comprendiendo su postura, como una persona moderada e influida por el ambiente que lo rodea y la educación recibida. Debo decir que o bien me equivoqué, o el profesor también está evolucionando. El caso es que cada día me gusta más. Siga Ud. así, y gracias.

———-

Vicenç Navarro

Una de las consecuencias de la enorme crisis financiera y económica que estamos experimentando es la pérdida de confianza en las élites gobernantes, sean éstas financieras, económicas, mediáticas o políticas. La confianza que un sistema político democrático requiere que exista entre el establishment –las instituciones que gobiernan las distintas actividades financieras, económicas, mediáticas y políticas del país- por un lado, y las clases populares por el otro, se está perdiendo rápidamente. La gente normal y corriente, que solía creer que “los que mandan” son mejores y tienen más información sobre la cual toman decisiones, ya no cree en ello. Más y más gente cuestiona que las élites que están arriba mandando estén allí debido a su mérito. Según la última encuesta de valores realizada por la Pew Foundation, la mayoría de las poblaciones de los países en recesión incluyendo los países de la Eurozona, no confían en las élites gobernantes. Y ello explica que tales élites estén perdiendo no sólo la confianza sino su legitimidad para “mandar”, sea en el sector que sea.

Hay muchas consecuencias de este hecho, fácilmente evidenciables. Pero una de las más importantes es que además del esquema político derecha-izquierda hay que incluir otra línea divisoria que separa los que están arriba de todos los demás, que constituyen la gran mayoría de la población. Esta mayoría percibe que la línea ascendente en el gradiente social no la determina  el mérito, sino las conexiones y relaciones interpersonales determinadas en gran parte por el origen social del individuo, definido este por clase social y género. En realidad, la evidente incompetencia de los que están arriba (tanto en los sectores financieros como en los políticos), que aparece claramente en su continuo y persistente intento de seguir las políticas de austeridad que han conducido a estos países al desastre, muestra que el mérito tiene poco que ver con que estén donde están. Las conexiones y redes de intereses (que los sociólogos llaman capital social y la gente normal y corriente llama las conexiones y enchufes) que les permiten trepar, explica que estén arriba. Ésta es la percepción hoy generalizada.

Es lógico, pues, que la gran mayoría de la ciudadanía cuestione el sistema que permite a las élites existir, permanecer y reproducirse, sin ninguna justificación o responsabilidad frente a los demás (lo que en inglés se llama accountability). La meritocracia aparece como la ideología que las élites promueven en los medios que controlan para justificar su poder. La pérdida de credibilidad de esta ideología es clara y enorme. La gran mayoría de la población en la citada encuesta Pew, no cree que las élites gobernantes sean “mejores” que la gente normal y corriente. En realidad, comienza a verse lo contrario. Unos porcentajes que están creciendo son los de los que piensan que  la gente de arriba es más corrupta que la gente normal y corriente. Se han enriquecido, no a base de sus méritos, sino a base de sus contactos y conexiones (repito, el llamado capital social).

Esta toma de conciencia lleva a una situación que tiene un enorme potencial explosivo, pues el mayor grado de conocimiento y mayor exigencia que ello conlleva, conduce a una situación en que la falta de credibilidad de la ideología meritocrática provoca el deseo de cambiarla o eliminarla.    Y de ahí surgen los movimientos contestatarios: de la concienciación de que los que tienen gran poder en el país defienden, no los intereses generales de la población, sino los particulares que representan, careciendo de legitimidad para estar donde están y tener el poder que tienen.

Los movimientos contestatarios

No es, pues, por casualidad, que tales movimientos hayan surgido en países como España y como EEUU, donde hay mayor concentración del poder financiero, económico, mediático y político, y donde la relación existente entre estos diferentes establishments es más acentuada. La relación y conexión, por ejemplo, entre el establishment financiero, el mediático y el político alcanza dimensiones elevadas en España y en EEUU. De ahí el surgimiento del 15-M y del Occupy Wall Street. Son movimientos de denuncia de la gran concentración del poder y de las enormes limitaciones que ello determina en el sistema democrático de tal país. En ambos países las limitaciones del sistema democrático son enormes y evidentes. El “no nos representan” del movimiento 15M es ampliamente entendido y compartido por la mayoría de la ciudadanía, mayor en las personas de sensibilidad progresista, pero también presente en personas de sensibilidad conservadora.

Ello conlleva una distancia cada vez mayor entre los gobernantes y los gobernados, que incluye a los gobernados de distintas sensibilidades políticas. En ambos países, tales movimientos contestatarios actúan como conciencia colectiva de la mayoría de la población. Su gran poder deriva del gran apoyo popular que reciben. De ahí el enorme temor que tales establishments han mostrado,  aumentando la represión, que ha alcanzado en España y en Catalunya un nivel no visto desde tiempos de la dictadura.

Tales movimientos, en contra de una imagen intencionada y sesgada promovida por los medios conservadores, han sido altamente exitosos, pues han puesto en el centro del debate y de la visibilidad mediática las enormes falsedades en las que se apoya el sistema. En España, hay una escasísima representatividad del sistema político (“no nos representan”), una enorme corrupción de las estructuras políticas (“no hay pan para tanto chorizo”), una exigencia del cambio (“si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”), y una larga lista de eslóganes que reflejan gráfica y simbólicamente los enormes déficits del sistema político-económico heredado de la transición inmodélica, hecha en términos muy desiguales con gran dominio de las fuerzas conservadoras en aquel proceso de transición, determinando una democracia muy incompleta, con un bienestar muy insuficiente (todavía hoy España tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE-15).

Estos movimientos, con su estrategia de ridiculizar al establishment (lo cual hacen con gran creatividad y humor) están mostrando que el rey está desnudo. La manera como los “yayo flautas”, un grupo de ciudadanos de edad avanzada, ridiculizan la pomposidad del poder es digna de aplauso y apoyo. Al poder hay que mostrarlo por lo que es: la mera defensa de intereses particulares para el enriquecimiento de élites que han trepado hasta arriba a costa de todos los demás.

No es su objetivo convertirse en un partido político sino denunciar los enormes déficits democráticos, y radicalizar a los instrumentos políticos y sociales que necesitan que se les agite para que sirvan mejor a la ciudadanía. Y lo están consiguiendo.
Una última observación. Este distanciamiento entre gobernantes y gobernados, resultado de las enormes insuficiencias del sistema democrático español, no debe llevar a un sentimiento antipolítico que conduce a un fascismo antidemocrático (Franco era el indicador máximo de la antipolítica) sino a un mayor nivel de exigencia democrática, pidiendo con toda contundencia, que se hagan las transformaciones profundas de lo que se llama democracia en España, para conseguir una democracia real y auténtica en la que sea la ciudadanía el origen de todo poder, expresado este, tanto en forma directa como indirecta, dentro de un sistema auténticamente proporcional el que cada ciudadano tenga la misma capacidad decisoria en el país, expresada a través de referéndums vinculantes (tanto a nivel central como autonómico y municipal) así como a través de instituciones auténticamente representativas. Y exigiendo también una pluralidad en los medios, hoy prácticamente inexistente en España, que represente la existente pluralidad que hay en la ciudadanía española.

Fuente: http://www.vnavarro.org/?p=7615

9 Comments

  1. galdo-fonte
    galdo-fonte 28 julio, 2012

    FRAUDE ELECTORAL
    En una democracia falseada, los ciudadanos son relevantes exclusivamente mientras son depositarios de su capital electoral, pero cuando a través de las urnas ejercen el derecho de sufragio adjudicando su voto, en ese momento, pierden toda cualidad de esa escala de excelencia, para transformarse en unos insignificantes proscritos, en los miembros de un cuerpo del censo obligados a plegarse al mandato de quienes revistieron de poder, aun cuando, el devenir político difiera en lo sustancial de los contraídos electorales que orientaran su toma de decisión.

    Esta descapitalización de valores democráticos, ese empeño por la sugestión, es tendencia asidua entre quienes torpemente no llegan asumir que la verdad no es maleable. Con esa predisposición por el ceremonial de la confusión, no se logra mas objetivo que suprimir toda autenticidad a la función política, prodigando que se dispare la desconfianza hacia un sector, ya de por si, altamente cuestionado.
    Si los ciudadanos, tienen cualificación reconocida para elegir a sus representantes, es obvio, que tal condición les confiere capacidad sobrada para decidir vía referéndum, sobre aquellos temas que por razones coyunturales hubiese que determinar como parte ajena al sujeto programático de la oferta electoral.
    Un político de casta, con arraigo y hábitos democráticos, no tendría la tentación de imponer su decisión unilateral sobre materias que por legítima le corresponde decidir al pleno de la sociedad, pues un estado de derecho, huelga decir, que no es el foro apropiado para satisfacer las aspiraciones de quienes tienen vocación de iluminados, y cuando esta pretensión prospera, el modelo político de derechos y libertades tendrá iniciado su descomposición.

    Trasladada esta reflexión a nuestra actualidad concreta, los hechos ponen de manifiesto que el país ha entrado en una espiral de deterioro democrático sin precedentes. El detonante fue sin duda la reforma constitucional express que conjuntamente el PSOE y el PP refrendaron, al solo objeto de institucionalizar el afianzamiento presupuestario y otorgar con ello un rol preferente a la confianza de los mercados.

    Con aquella desafortunada decisión, no solo se decapitó la soberanía popular, sino que se consumó la entrega del poder de gobierno a la troika, conformada por (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional), o lo que es lo mismo, se extendió un cheque en blanco avalando las reformas estructurales como única doctrina de reactivación económica.

    Aquel paso en falso, resultó incluso inesperado para los propios mercados financieros, quienes sorprendidos, descubrieron que a través de la renuncia a la dignidad política y con la utilización indebida del potencial electoral, de modo indirecto, serían las urnas, quien sin necesidad de mayor presión, refrendarían sus insaciables aspiraciones como acreedores de la deuda, cuyo propósito no es otro que garantizar su cobro preferente con una rentabilidad desmesurada.

    Iniciado el procedimiento, faltaba consolidar la maniobra, y fue el PP, quien por ventaja electoral concurre a los comicios con un programa para no cumplir, con el agravante de ocultar a los electores sus verdaderas decisiones políticas. Por eso, aun a riesgo de levantar estridencia, es expresivamente correcto afirmar que el presidente Rajoy, en una jugada indecente, burló sus compromisos electorales sirviendo en bandeja a la troika el más exquisito bocado de su apetencia. Todo un golpe bajo a la democracia, con la finalidad de desmantelar la sociedad del bienestar como moneda de cambio para afrontar la factura inducida por la crisis del capital.

    La situación ha traspasado todos los límites tolerables. En este país la democracia está siendo víctima de un ataque de exterminio por parte de una alianza de intereses, una coalición política- financiera, decidida a aplicar la táctica de tierra quemada para mantener la continuidad de sus privilegios basados en un enriquecimiento desmedido e ilícito.

    Después de treinta y cinco años de vigencia , los actuales miembros del gobierno, debieran saber que la democracia es ante todo un ejercicio de honestidad, la asunción disciplinaria de la voluntad popular, cuya alteración de mandato no se resuelve en la calle Génova sino en las urnas. Y mientras estas no hablen, la legitimidad del Ejecutivo es nula en lo concerniente a toda acción o actuación que difiera de los contraídos electorales que facilitaron su acceso al poder. En democracia no vale el “no hay mas remedio”, y mucho menos, como tapadera de privilegios de pudientes aliados a costa de recortar el bolsillo y la dignidad de la mayoría social.

    Lo que está ocurriendo en este país, en buena praxis se define, como fraude electoral.

    • David Sempau
      David Sempau 31 julio, 2012

      Contra el fraude electoral, ABSTENCIÓN MASIVA

      ¡Un abrazo para tod@s!

  2. Lambda
    Lambda 28 julio, 2012

    Excelente, Sr. Vicenç.

    De acuerdo con su exposición.

  3. David Sempau
    David Sempau 29 julio, 2012

    Efectivamente “no nos representan”. En un sistema electoral como el español, hecho a medida de los más fuertes para excluir del terreno de juego a los demás, en otras palabras, para perpetuar el bipartidismo y el “hoyparatímañanaparamí”, la única opción posible es la abstención masiva. Está más que demostrado que las políticas que ejerce la supuesta “izquierda” cuando ostenta el poder son idénticas a las que pone en práctica la nada supuesta “derecha” cuando le toca el turno. Ejemplo reciente: ¿Quién cambió la Constitución sin referéndum para “tranquilizar a los mercados”, hipotecándonos de por vida? Está más que demostrado que ni unos ni otros nos representan, nos usan únicamente para perpetuarse en el poder, mantener sus privilegios y los de su “casta” o “estirpe” (Rajoy dixit). Está más que demostrado que los que quizás nos representarían no tienen opción en una mesa de juego con los dados trucados ¿Qué mueve pues a la ciudadanía a perpetuar la farsa acudiendo disciplinadamente a las urnas cada vez que la convocan? El nivel de participación se ha mantenido prácticamente estable en la mayoría de comicios realizados en los últimos cuatrienios, demostrando que la ciudadanía sigue soñando, sigue confiando en esos trileros charlatanes que la embaucan una y otra vez sin conseguir que escarmiente. Antes de las pasadas elecciones al Parlamento Español prediqué la abstención masiva, una abstención no ya destinada a castigar o premiar tal o cual partido, sino a demostrar clara, rotunda y masivamente el rechazo ciudadano ante tanta farsa y tanta mentira. Recibí toda clase de reconvenciones, improperios y descalificaciones, que resbalaron sobre mi curtida epidermis aunque sólo sea por aquello de que “ladran, luego cabalgamos”. Lamentablemente el paso del tiempo y los acontecimientos que estamos presenciando día a día, con consecuencias gravísimas para nuestro presente y nuestro futuro (o sea el de nuestr@s descendientes) me da la razón a cada paso. Como señaló Gramsci, lo viejo ya no nos sirve, lo nuevo está por nacer. Bienvenidas sean reflexiones como las del Profesor Navarro, con quien no siempre he coincidido pero con quien coincido plenamente en el contenido de este artículo, si tales reflexiones nos ayudan a desprendernos de lo viejo y avanzar, decididamente y con la cabeza bien alta, hacia lo nuevo que entre tod@s hemos de gestar y alumbrar.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  4. Carles Gil
    Carles Gil 29 julio, 2012

    Dado el fraude electoral y la pantomima política de los dos partidos que se turnan en el poder desde “siempre” y dando por sentado que los demás partidos se conforman con las migajas y participan de la “farsa política nacional”, y dando por sentado que el pueblo “español” no quiere revoluciónes violentas….dada la experiencia histórica reciente….sólo veo una “salida” al entuerto nacional (vale todo este análisis para todas y cada una de las comunidades autónomas)….que es o consistiria en UN PULSO DE FUERZA DE LA CIUDADANIA CONTRA LAS CADUCAS Y CACIQUILES ESTRUCTURAS POLITICO-ECONOMICAS DEL ESTADO ESPAÑOL !!!.
    1-NEGARSE A PAGAR LOS IMPUESTOS, 2-NEGARSE A DECLARAR A HACIENDA, 3-SACAR LOS POCOS AHORROS SI LOS HAY DE LOS BANCOS Y CAJAS DE AHORROS, etc. Estamos dispuestos o no !!, porque si si lo estamos, el sistema aguanta 2 o 3 semanas máximo si esto lo secundara el 50% de la población, si fueran el 75% no duraban 1 semana.
    Si no estamos dispuestos a encarar la “durisima realidad”, entonces a callar y seguir tragando como siempre y como nunca !!, modestamente creo que lo demás son “zarandajas” y despistes para tapar el “miedo” a ser responsables de nuestra historia y el futuro de nuestros descendientes.
    Gracias !! Carlitus dixit !!

    • David Sempau
      David Sempau 29 julio, 2012

      Carlitus, desde hace meses vengo proponiendo en estas páginas prácticamente lo mismo que tú:
      Abstención masiva en convocatorias electorales.
      Retirada de fondos en bancos y cajas. Tod@s a la banca ética.
      Reducción drástica de la circulación de dinero mediante intercambio de bienes y servicios.
      Producción y consumo lo más cercanos y ecológicos posible.
      Compartir viviendas y vehículos.
      Ocupación masiva de pisos vacíos.
      Obstrucción masiva a los desahucios.
      …y muchas cosas más que se nos ocurrirían sobre la marcha.

      En el caso de Catalunya la cosa aún está más clara: declaración unilateral de independencia para convertirnos en cabeza de ratón sano en lugar de cola de león podrido que, además de insultarnos y menospreciarnos continuamente, nos roba a l@s catalan@s 20.000 millones de euros cada año.

      Pero no te preocupes, ni lo uno ni lo otro va a suceder en sociedades domesticadas, idiotizadas y amedrentadas como son la española y la catalana. Y así nos iremos hundiendo tod@s juntit@s, al calor del sofá y el televisor.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  5. Indignado
    Indignado 30 julio, 2012

    Mirar, observar, lo bordes que son, otro ejemplo de jausteridadem toma y damen.

    La Administración Pública en España acarrea un coste anual de 850 millones de euros en asesores, figuras de asistencia a determinados cargos que son elegidos por criterios ‘de confianza’.

    Gobierno, ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades… Todos los organismos públicos de administración tienen algo en común: les sobran asesores. En algunos casos, estos empleados, para los que la regulación española impone pocos obstáculos, superan al número de concejales de un ayuntamiento o de diputados de un gobierno regional.

    Sus sueldos rondan los 50.000 euros de media, y la sustitución de estos por empleados públicos significaría un importante ahorro y quizá, la solución contra los recortes en los salarios de los funcionarios españoles, como indica el diario El Mundo.

    La Diputación de Zaragoza, por ejemplo, tiene 62 cargos con contrato ‘de confianza’, lo que supone 13 más que el propio Gobierno aragonés. El Alicante, 31 diputados se reparten a 42 asesores tras un recorte realizado, ya que antes contaban con 77 empleados en este régimen especial.

    París necesita menos asesores que Madrid
    Algunos expertos con los que ha hablado el diario El Mundo destacan que el sistema español dista de los de otros modelos de países europeos, donde no se permite la proliferación masiva de este tipo de contratos. Así, los asesores contratados por el Ayuntamiento de Madrid, que ascienden a 254, multiplican por seis el número de estos trabajadores empleados por el Ayuntamiento de París, para los que hay un tope de 40, aunque solo han contratado a 36.

    La situación es idéntica en los municipios más pequeños. Por ejemplo, en el ayuntamiento de Telde, en Gran Canaria, tienen 16 asesores, uno por cada miembro del equipo de gobierno. Los 13 miembros del de Orihuela, en Alicante, se reparten 17 asesores, algunos de los cuales carecen incluso de graduado escolar.

    Ahora van y no lo cascan. Saludos.

  6. Carles Gil
    Carles Gil 30 julio, 2012

    David, lo siento…no lo sabía…acabo de llegar nuevo a estadirección, si lo hubiere sabido no lo hubiese escrito, de todas maneras estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de la domesticación tanto aquí como allí, de todas maneras aúnque sea muy improbable siempre será posible que el “pueblo” algún dia despierte de golpe y “porrazo”…nunca mejor dicho, ah ! gracias por lo del apelativo…hacía muchos años que no me llamaban así y me ha “molao” mazo !!!

    • David Sempau
      David Sempau 31 julio, 2012

      No hay problema en la coincidencia, del mismo modo que tampoco hay derechos de autor sobre las ideas y propuestas que cada cual vierta en este foro. Al contrario, bienvenida sea toda concurrencia de opiniones que nos refuerce mutuamente.

      Ayer me llegó otra propuesta, consistente en boicotear productos importados, minimizando así la fuga de divisas y maximizando la producción propia. Otra idea más para conseguir que el sistema se tambalee y colapse. E irán surgiendo otras a medida que la gente despierte y se rebele ante la voracidad destructiva del turbocapitalismo salvaje globalizado. La cuestión clave estriba en cómo conseguir que estas propuestas cristalicen en acciones masivas de proporciones demoledoras para el sistema. He aquí el gran reto.

      En cuanto al apelativo, espero no haberte ofendido con él. Lo tomé prestado de tu propia firma en tu primera entrada en el foro: “Carlitus dixit”

      ¡Un abrazo para tod@s!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *