El desfile de los salarios en España

630

Aportado por Fernando 2º

por Kujan-Bulak

Miércoles, 08 de Agosto de 2012 09:20

Los modelos del sistema solar o de la estructura del átomo que todos conocemos son imágenes muy estilizadas, no representaciones a escala. Las distancias entre los planetas son demasiado grandes y el tamaño de las partículas subatómicas demasiado pequeñas para que resulten intuitivos. Por ejem­plo, si dibujamos la Tierra del tamaño de una pelota de tenis, el sol tendría que tener once metros. Si representáramos el núcleo atómico del tamaño de un grano de pimienta, necesitaríamos cien kiló­metros para hacer una imagen a escala de la estructura del átomo.

Padecemos un sesgo cognitivo parecido con algunos procesos sociales muy importantes. Por ejem­plo, la desigualdad. La representación intuitiva que nos hacemos de las desigualdades sociales son sistemáticamente inferiores a la realidad. Sospecho que mucha gente se indigna con lo que ganan los políticos no sólo porque les parece que no lo merecen sino, sobre todo, porque son excesos que se mueven en un orden de magnitud que les resulta familiar.

En 1971 el economista holandés Jan Pen ideó un experimento mental que proporciona una imagen intuitiva de la magnitud de la desigualdad económica. Lo llamó el desfile de los salarios (income parade). Consiste en suponer que la altura de cada habitante de un país es proporcional a sus ingre­sos, de modo que la gente pobre será muy baja y la gente rica muy alta. A continuación, imagina­mos que todos ellos desfilan en una larga hilera, ordenados de menor a mayor tamaño. El desfile durará exactamente una hora. Si se aplica a Estados Unidos, el resultado es muy impactante. Tam­bién hay versiones desternillantes que tienen en cuenta la riqueza y no sólo los ingresos, de modo que durante un buen rato la gente cuyas deudas superan a sus ingresos pasa por debajo del suelo.

Un cálculo impresionista y sin ningún ánimo de exactitud a partir de los datos que proporciona la EPA sobre la distribución en deciles de los ingresos salariales muestra resultados similares para Es­paña. La desigualdad entre los asalariados en nuestro país es menor que en Estados Unidos o Ingla­terra. Pero la distancia entre los asalariados y los ricos es sideral. Si suponemos una altura media de un metro y setenta centímetros equivalente a 1700 euros mensuales (el salario bruto medio en 2010, lo que equivale a 1345 euros netos), la cosa sería más o menos así.

El desfile comenzaría con gente muy bajita cuya altura va creciendo muy lentamente. A los diez minutos las personas que pasan delante de nosotros apenas llegan al metro de altura (un salario de unos 1000 euros brutos). Poco a poco la altura va aumentando y al llegar a la media hora -o sea, la mitad del desfile-, la gente que pasa ya mide un poco más de metro y medio (1500 euros brutos).  A lo mejor te sorprende que en ese momento no se haya alcanzado aún la estatura media, pero justo entonces pasa delante de ti un joven profesor de estadística con un contrato precario y te explica la diferencia entre la mediana y la media. Cinco minutos después por fin se alcanza la altura media de 170 centímetros. La verdad es que el desfile es un espectáculo muy aburrido. La altura aumenta muy lentamente y son un montón de gente. A los cuarenta y ocho minutos empieza a pasar gente con aspecto de jugadores de baloncesto de hasta dos metros y medio (2500 euros) y en los últimos cinco minutos vemos llegar a personas de más de tres metros.

En el último minuto por fin las cosas se pone interesante. Aparece gente muy alta, el 0,5% de la población, de más de diez metros. Entre ellos Mariano Rajoy, que mediría unos 15 metros (180.000 euros al año). Entonces pasan unos pocos miles de asalariados que en España ganan más de 600.000 euros al año. Primero los más bajitos, que miden unos 50 metros (como una piscina olímpica), entre elos José María Aznar. Al final los superasalariados, como Alfredo Sáez del Banco Santander, que gana nueve millones de euros al año y mediría 750 metros o Cristiano Ronaldo, que gana un millón de euros al mes y mediría todo un kilómetro.

Aún así, estas estaturas son relativamente bajas si las comparamos con las de los muy ricos, que pasarían como centellas en los últimos instantes del desfile. En este caso no hay salarios, claro. Pero si pensamos en una gran fortuna de unos 1500 millones de euros (por ejemplo, las de Florentino Pérez o Alicia Klopowitz) que rindiera al año un modesto 4%, tendríamos una altura de5 kilómetros, más que el Mont Blanc. Incluso si aplicamos un criterio aún más restrictivo (digamos, el 2% de rendimiento), en los últimos instantes del desfile pasaría a gran velocidad un gigante inverosímil. Es Amancio Ortega, dueño de Inditex y uno de los hombres más ricos del mundo, que con una fortuna estimada en 37.500 millones de euros mediría más de 60 kilómetros y tendría dificultades para respirar porque su cabeza estaría en la mesosfera. Dicho al revés, si Florentino Pérez midiera un metro setenta, una persona normal sería como un ácaro, o sea, invisible.

Pero lo realmente alucinante es que sólo estamos teniendo en cuenta los ingresos. Si habláramos de desigualdades patrimoniales, las diferencias serían muchísimo mayores.

Fuente: http://acampadabadajoz.wordpress.com/2012/08/08/un-interesante-ejercicio-de-imaginacion/

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. Gracias, a eso se le llama poner las cosas en su sitio. Como los ejemplos de la ciencia, está estadística, a parte de ser muy gráfica, me ha hecho pensar en como se deberían colocar los más bajos, para impedir que salga ganado la gravedad y no pueda caer o ser derribado por las corrientes en chorro que hay en esas alturas, lo primero seria convencer a los bajitos que colaboraran para tal intento, y solo se me ocurre una, forzar que sean esclavos.

  2. Reverte: “Los ciudadanos expoliados y el disparate administrativo ni tocarlo”

    Libertad Digital 2012-07-15.
    Arturo Pérez Reverte, como casi cada domingo, ha utilizado Twitter para comentar la actualidad de la semana. El autor de El capitán Alatriste ha volcado su desacuerdo con las medidas del Ejecutivo y ha vuelto a ser alabado por los usuarios de esa red social.

    Arturo Pérez- Reverte
    ” La Cultura , la Educación , la Sanidad , las clases altas, medias y bajas, expoliadas. Y el disparate administrativo-político-autonómico, ni tocarlo.
    A ver si lo he entendido, señor presidente… Hasta por morirme debo pagar un 21 %… A ver si lo entiendo. Insisto.
    Alemania tiene 80 millones de fulanos y 150.000 políticos. España, 47 millones y 445.000 políticos. Sin contar asesores, cómplices y colegas. O en Alemania faltan políticos, o aquí sobran. Si en Alemania faltan, apenas tengo nada que decir. Si en España sobran, tengo algunas preguntas. Señor presidente.
    ¿Para qué sirven 390 senadores (con la brillantez media y la eficacia política media de un Iñaki Anasagasti, por ejemplo)? Subpregunta: si un concejal de Villacantos del Botijo, por ejemplo, necesita contratar a 15 asesores… ¿Para qué puñetas sirve ese concejal, aparte de para dar de comer a numerosos compadres y parientes?
    ¿Para qué sirven 1.206 parlamentarios autonómicos y 1.031 diputados provinciales? ¿Sabe usted lo que cobra toda esa gente? ¿Y lo que come? Ese tinglado regional, repartido en diecisiete chiringuitos distintos, duplicados, nos cuesta al año 90.000 millones de euros. Con ahorrar sólo la mitad… Eche usted cuentas, señor presidente. Que yo soy de Letras.
    En vista de eso, ¿cómo es posible que el Gobierno de este putiferio de sangüijuelas y sangüijuelos se la endiñe a las familias y no a ellos? Que en vez de sangrar a esa chusma, se le endiñe a la Dependencia , a la Sanidad , a la Educación , a la Cultura , al pequeño comercio? ¿A la gente que de verdad lucha y trabaja, en vez de a esa casta golfa, desvergonzada y manifiestamente incompetente?
    A ese negocio autonómico absurdo e insostenible, del que tanta gentuza lleva viviendo holgadamente desde hace más de treinta años. 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, embajadas propias, empresas, instituciones. Negocios casi privados (o sin casi) con dinero público. El único consuelo es que a esa pandilla depredadora la hemos ido votando nosotros. No somos inocentes. Son proyección y criaturas nuestras.
    Treinta años engordándolos con nuestra imbecilidad y abulia política. Cuando no con complicidad ciudadana directa: Valencia, Andalucía… Con unos tribunales de Justicia cuando no politizados o venales, a menudo lentos y abúlicos. El golfo, impune. Y el ciudadano, indefenso. Esos políticos de todo signo (hasta sindicalistas, rediós) puestos en cajas de ahorros para favorecer a partidos y amiguetes. Impunes, todos.
    Me creeré a un presidente de Gobierno, sea del color que sea, cuando confiese públicamente que este Estado-disparate es insostenible. Cuando alguien diga, señor presidente, mirándonos a los ojos, “voy a luchar por un gran pacto de Estado con la oposición”; “me voy a cargar esta barbaridad, racionalizándola, reduciéndola, controlándola, adecuándola a lo real y necesario”; “voy a desmontarles el negocio a todos los que pueda. Y a los que no pueda, a limitárselo al máximo. A lo imprescindible”; “aquí hay dos autonomías históricas que tendrán algo más de cuartelillo, dentro de un orden. Y el resto, a mamarla a Parla”.
    “Y el que quiera entrar en política para servir al pueblo, que se lo pague de su bolsillo”.
    Pero dudo que haga eso, señor presidente. Es tan prisionero de su propia chusma político-autonómica como el PSOE lo es de la suya. Ese toque de jacobinismo es ya imposible. Tiene gracia. No paran de hablar de soberanía respecto a Europa quienes son incapaces de ejercerla en su propio país. Sobre sus políticos. Dicho en corto, señor presidente: no hay cojones. Seguirán pagándolo los mismos, cada vez más, y seguirán disfrutándolo los de siempre. El negocio autonómico beneficia a demasiada gente.
    Usted, señor presidente, como la oposición si gobernara, como cualquiera que lo haga en España, seguirá yendo a lo fácil. A cargar a una población triturada, con cinco millones de parados, lo que no se atreven a cargar sobre sus desvergonzados socios y compadres. Seguirá haciéndonos aun más pobres, menos sanos, menos educados. Hasta el ocio para olvidarlo y la cultura para soportarlo serán imposibles.
    Así que cuando lo pienso, a veces se me va la olla y me veo deseando una intervención exterior. Que le vayan a frau Merkel con derechos históricos, defensores del pueblo, inmersiones lingüísticas, embajadas y golferías autonómicas. De tanto reírse, le dará un ataque de hipo. De hippen, o como se diga allí.
    Lo escribía el poeta Cavafis en Esperando a los bárbaros. Quizá los bárbaros traigan una solución, después de todo. Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan.
    Recristo. Qué a gusto me he quedado esta tarde, señor presidente. Lola acaba de abrir el bar. Esta noche me emborracho. Como Gardel en el tango. Fiera venganza la del tiempo. Parece un título de Lope de Vega. Un tango adecuado para este pasaje”.

    • APR solamene critica los desmanes del sistema democratica pero no dice ni pio de la madre de todas las corrupciones: las mafias financieras y empresariales. APR es el fiel mercenario a sueldo de poderosos senores que necesitan plumillas para hacer trabajo sucio. ElCapitan Alatriste su alter ego, un maton a sueldo de quien pueda pagar sus honorarios. Los discursitos d APR huelen mucho a los de Jose Antonio. No difundais el populismo antidemocratico de este senor quese forra con el permiso del grupo prisas y no le ha hecho ascos a las carantonas y mimitos de Esperanza Aguirre

  3. Las comparaciones ponen a la escala ordinaria las cifras astronómicas que usa la economia.Asi:si una gota de agua fuera 1.000.000 ,al agraciado del sorteo extra de agosto le han dado 20 gotas.La partida del presupuesto para pagar la ayuda a los parados de larga duración es de 1 litro al año.La ayuda a la banca es inicialmente de 100 litros,pero se han oido cifras cuatro veces más grandes.Están recortando los mendrugos mientras entre plato y plato gritan otros:”es el mercado”.Inundan sus campos llenos de malas hierbas,mientras recortan las necesidades elementales que son el fundamento de nuestra paz social.ANIMOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here