Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Políticos tuneadores

Juanjo Aragón y Julen Goñi | Diario de Navarra | 12/10/2011

En nuestra juventud, como la mayoría andábamos mal de dinero, si a alguien le gustaban los coches y fardar con ellos, se hacía un apaño que consistía en retocar con pintura y adornos un seiscientos, un gordini o cualquier coche de la época. Claro, la mayoría sabíamos que lo que había dentro, lo que de verdad movía aquello, era un pequeño motor de muy pocos caballos, pero al que iba montado en él todo eso le daba igual. O sea, eso del tuning no es nada nuevo y, en muchas ocasiones, el motivo es el mismo: aparentar lo que no se es o no se tiene.

Bueno, pues parece que esa moda va a tener nuevas aplicaciones con la crisis porque a los distintos gobiernos de derechas (¿hay alguno de izquierdas?), autonómicos, nacionalistas, regionalistas –esto de querer distinguirse del resto hace las listas interminables- se les está ocurriendo tunear los servicios públicos, como la sanidad y la educación, para que parezcan lo que no son. ¡Qué artistas del maqueo! ¡Qué excelencia muestran en su verbo para no decir la verdad con intención de engañar sin sonrojarse (hasta ahí llega su fobia a lo rojo)! Desde su privilegiada situación, esos adalides de la libertad de mercado, negadores de la mínima justicia que supondría favorecer socialmente a quienes el nacimiento ha colocado en desventaja, esos amigos de predicar y no dar trigo, ellos son los que quieren dejar sin gasolina y sin un duro para la puesta a punto de la sanidad y educación públicas.

Los “políticos tuneadores” nos quieren vender que nada cambia aunque el dinero invertido sea mucho menor, que todo sigue igual a pesar de que el número de trabajadores de la sanidad y de la educación disminuya. Para ello, y en lo que a educación se refiere, potencian la existencia de los programas de la mal llamada “calidad” (ejemplo máximo de tuneo ya que llevan tiempo gastando más en la estética y en la música que en la mecánica) así como de la cacareada autonomía de centros. Es curioso, ahora dan más autonomía (pronto será la independencia) a los centros de enseñanza públicos -los de la privada, concertada o no, la tienen “de nacimiento”- ¡¡¡para que gestionen sus recursos de miseria!!! Es decir, la administración reduce al mínimo el dinero asignado, no contrata para sustituciones y se desentiende de lo que pueda ocurrir. Es la nueva forma de gobernar que enseña el liberalismo. Lo que debemos plantearnos es para qué sirven esos políticos, gestores les gusta llamarse, que dicen representarnos si no asumen ninguna responsabilidad. Que fácil es delegar competencias cuando no se sabe o no se es capaz de resolver los problemas. Lo que sí parece que quieren es potenciar la privada hundiendo la pública. Retocando un poco el Cantar del mío Cid: Dios, que buenos trabajadores, si hubiese buen Señor.

Si la salida de la crisis es cargarse lo público para aumentar los beneficios de los entes privados estamos viajando en nuestro coche, tuneado por un traficante, que nos lleva a la nada y por lo que tendremos que pagar cuando nos bajemos porque ya no será nuestro.  Eso sí, seguro que ponen alguna peli americana en la que una panda de héroes salva a la humanidad en el nombre de Dios. ¡Por  favor, no aplaudan!

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/2011/10/12/opinion/cartas-al-director/politicos-tuneadores

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *