La infancia: Estado de Sitio

624

Jesús García Blanca

Dicen los diccionarios que el Estado de Sitio es una situación excepcional y grave del ordenamiento político y jurídico de la nación en el que la autoridad civil delega facultades extraordinarias en la autoridad militar, con la suspensión de determinados derechos y libertades constitucionales.

La Constitución todavía vigente —si no lo remediamos por alguna vía razonable y por ello mismo radical— dice en su artículo 55.1: “Los derechos reconocidos en los artículos 17, 18.2 y 3, 19, 20.1.a y d, 21, 28.2 y 37.2 podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración de estado de excepción o de sitio en los términos previstos en la Constitución”.

Propongo una lectura o relectura de estos artículos teniendo presente la siguiente pregunta: ¿Se cumple esto para los niños y niñas?

Artículo 17.

1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad [excepto los niños y niñas a discreción de los adultos], sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la Ley

2. La detención preventiva no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario [excepto el de niños y niñas que durará lo que los adultos estimen conveniente] para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, y, en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, el detenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial.

3. Toda persona detenida [salvo que se trate de un niño o una niña] debe ser informada de forma inmediata, y de modo que le sea comprensible, de sus derechos y de las razones de su detención, no pudiendo ser obligada a declarar. Se garantiza la asistencia de abogado al detenido en las diligencias policiales y judiciales, en los términos que la Ley establezca.

4. La Ley regulará un procedimiento de habeas corpus para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por la Ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional [salvo en el caso de los niños y las niñas].

Artículo 18.

2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en el sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito [o cuando se trate de los espacios propios de niños o niñas].

3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial [o que los destinatarios y/o emisores sean niños o niñas].

Artículo 19.

Los españoles [con la excepción de los niños y niñas] tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional. Asimismo, tienen derecho a entrar y salir libremente de España en los términos que la Ley establezca. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos [pero sí por motivos de edad].

Artículo 20.

1. Se reconocen y protegen [salvo para niños y niñas] los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción [los niños y niñas únicamente cuando se les mande, mientras tanto a callar].

b) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. [A niños y niñas podrán sin embargo contárseles las ideas más absurdas y disparatadas a criterio de los adultos] La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

Artículo 21.

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa [salvo en el caso de los niños y niñas].

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que solo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes [o si son niños y niñas los que se reúnen].

Artículo 28.

2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses [salvo en el caso de niños y niñas condenados a trabajos forzados desde los 6 a los 16 años en los centros de reclusión también denominados escuelas].

Artículo 37.

2. Se reconoce el derecho de los trabajadores y empresarios a adoptar medidas de conflicto colectivo [ver artículo 28].

¿Han llegado ustedes a la misma conclusión que yo?

La infancia es un Estado de Sitio.

Dedicado a todos los niños y niñas que comienzan su período de reclusión anual como parte de su condena de 10 años a trabajos forzados y lavado de cerebro…

No thought control!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Fuente: http://saludypoder.blogspot.com

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here