Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Por fin unos días de tranquilidad

Paco Bello | Iniciativa Debate | 28/09/2012

Esto de ser un peligro para las altas instituciones del Estado es un auténtico coñazo y además muy caro. Qué “jodíos”, hasta para esto tienes que tener pasta y consumir. Todo lo aprovechan. Pero consideraciones de modelo de sociedad al margen, lo importante es que tras unos días en que “vivo sin vivir en mí”, como la trascendente Teresa pero por otros motivos, ya me puedo permitir relajarme (o algo parecido), y dedicarme a los menesteres a los que estoy acostumbrado, recuperando la rutina que me da vida.

Necesito empezar a enterarme de algo, porque en la última semana, estando metido hasta el cuello en todo lo que se ha movido, no he logrado asimilar nada. Demasiadas horas de coche, de teléfono, de caminatas, de carreras, de traslados, de reuniones, de malcomer, y de insomnio forzado te dejan al margen de lo que estás viendo y escuchando. Es como ver una película de Tarantino por primera vez.

Voy a intentar dejar que se pose toda la información que tengo para poder estructurarla y compartirla. Supongo que necesitaré un par de días porque es mucha y muy variada. Pero adelanto los pocos apuntes que se me ocurren.

Primero y principal.

En este mundo, aunque a veces se nos olvide, hay personas maravillosas con las que puedes contar cuando de verdad es importante; y no solo a nivel personal, sino colectivo. Son todas esas que pelean sabiendo que no hay nada de lo que beneficiarse sino todo lo contrario.

En este orden de cosas, y sabiendo que seguro me dejo a alguien (porque afortunadamente sois muchos), no quiero dejar de nombrar a mis amigos Chus y Belén, los abogados que están atendiendo voluntariamente y poniendo todos los gastos de su bolsillo, a aquellos que los necesitan y los reclaman. Y no solo eso, sino que están marcando las pautas (como brillantes abogados que son), a todos los demás compañeros de profesión que por medio de otros colectivos atienden a detenidos e imputados.

No quiero tampoco dejar de nombrar a todas las personas que me han llenado el alma de motivos para seguir creyendo. A Beatriz, Antonio, Daniel y Rosana, por la lucha, el compromiso y la integridad que muestran. A la pareja con actitudes de osito de peluche y corazón de leonas (ellas ya saben quiénes son). A Fergar, por estar cuando se necesita a un amigo. A todos los que me han llamado (menos a los medios de comunicación del sistema). A las decenas de miles de anónimos participantes en las concentraciones por no quedarse en su casa. Y cómo no, a los compañeros y compañeras de este lugar tan nuestro. He leído todos vuestros comentarios, y me he sentido muy bien arropado. Ya tendremos tiempo de comentar con tranquilidad. Pero quiero decir desde ya, que aunque a algun@s no os haya conocido personalmente, sois sin duda mis amig@s. Gracias por todo.

Segundo.

Hay que volver a recordar, por si alguien lo ha olvidado entre tanta desinformación, el porqué de la lucha. Si lo comento es porque los “bazofias de comunicación” han logrado convencer a parte de la población de que esto que está ocurriendo lo promueven y secundan individuos y colectivos anti-sistema.

¿Es anti-sistema pedir igualdad real de derechos? ¿Y una nueva Ley electoral? ¿Una nueva Constitución? ¿Participación del pueblo en los asuntos que le competen? ¿Reclamar protección social para los desfavorecidos? ¿Una sanidad y educación en condiciones? ¿Condenas para los corruptos? ¿Verdadera separación de poderes? ¿Progresividad fiscal y lucha contra el fraude? …

¿No será que los anti-sistema son ellos?

Entre los detenidos el 25 y 26 hay personas de toda condición, incluidos titulados superiores de mediana edad. ¿Anti-sistema? ¿Dónde?

Mucha gente ya no se traga lo de meter la papeleta una vez cada cuatro años para elegir entre susto y muerte. Lo malo es que otra mucha gente sigue legitimando el podrido y corrupto sistema actual según lo que dicen en los informativos de la televisión o lo que recomienda Belén Esteban. Lo malo es que si no eres de esos y reclamas democracia acabas humillado en una celda por algún descerebrado que no se ha dado cuenta de que también peleas por él.

No podemos contar con ellos de momento, pero ya encontraremos la fórmula para hacerlo y que Rajoy no se sienta tan orgulloso de estos.

Tercero.

Los anti-sistema del gobierno y sus compañeros del teatro político actual, están utilizando todos sus resortes para acabar con cualquier protesta. Entre otros, estos resortes consisten en infiltrar “agentes” entre los movimientos sociales. Estas personas pueden ser abogados, activistas comprometidos, y voceros con muy buena oratoria que convencen a otra mucha gente, dividen e incluso crean modas entre incautos, pero cuya única misión es desmotivar y quemar los movimientos de protesta o convertirlos en mani’fiesta’ciones.

Ya tendremos tiempo de tratar estos asuntos en profundidad, y si es posible con pruebas y nombres y apellidos. Que tengan claro que vamos a por ellos y ellas.

Cuarto.

De momento no puedo hablar demasiado del tema de la imputación. Pero sí puedo decir que estoy deseando declarar.

Por si alguien siente curiosidad, aquí os dejo la citación.

Pulsa para tamaño completo

Quinto y último.

El día 25 tuve ocasión de decirle alguna cosa a Llamazares (sobre el que nunca he callado lo que pienso), y me pareció que como todos los políticos buscaba réditos presentándose junto a la gente.

Lo que sí quiero comentar es que más tarde volví a encontrarlo en una situación mucho menos cómoda a cinco metros de mí en una encerrona que nos prepararon, y debo decirlo, porque callarlo sería injusto: mostró una valentía ante los antidisturbios que merece mi respeto. Que nadie piense que era un momento fácil o que por ser quien es no lo iban a tocar, porque la tensión (y la determinación de Gaspar) llevó a que estas moles se ajustasen el casco entre empujones.

Lo dicho. Puede que no me gusten ciertas cosas, pero desde el 25 no podré no valorar esto al hablar de él, aunque siga diciendo lo que pienso. También supe que Sabino Cuadra andaba entre la gente, pero no lo vi, y quería recordarle que me debe unos vinos. A la próxima.

Y poco más de momento.

Ya profundizaré en todo lo visto y sabido durante estos días (y los que quedan). Ahora toca seguir con la información, la difusión, y sobre todo, toca disfrutar de comunicarme con aquellos que me interesan. Lo demás ya vendrá.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: