¿Abstención, sí o no?

2881

Paco Bello | Iniciativa debate | 25/10/012

Llevo desde el final de las pasadas elecciones generales dándole vueltas a este asunto. Y creo que lo sucedido en Grecia, sumado al resultado en las autonómicas andaluzas, gallegas y vascas, y la observación detallada de lo sucedido en otros países, me ha ayudado a, cómo mínimo, poder analizar con algo más de perspectiva el tema en cuestión.

Empecemos por decir que en esta disyuntiva todo gira respecto a dos cuestiones de fondo: una: “si no voto le pongo en bandeja el gobierno a aquellos que no quiero que lo hagan” y otra: ¿si la abstención triunfara, quién gobernaría?

La respuesta a la segunda pregunta es sencilla para un anarquista radical, pero no todos somos anarquistas radicales, ni creemos en las bondades de la autoregulación, como no creemos en la “mano invisible de los mercados”.

Si en este mundo todos fuéramos buenos y solidarios, y estuviéramos bien informados, no estaríamos en la situación actual. Y tampoco es apetecible para mí la “ley de la selva”, especialmente desde la perspectiva de alguien que ha perdido el espíritu indómito de un “veinteañero” (perdonad la broma los anarquistas, es evidente que el anarquismo es mucho más). Muchos, por lo que he podido deducir, creemos que una regulación sensata y bien programada, pensada desde lo que quisiéramos ser y contra lo que somos, puede facilitar que seamos lo que podemos llegar a ser. Esto es casi como poner en práctica un “no te guíes por lo que hago; guíate por lo que digo”, porque todos sabemos qué es lo correcto, aunque nosotros no sepamos serlo.

Con todo, es evidente que hoy es muy difícil votar a alguien estando convencido de hacer lo adecuado, o mucho menos votarle con ilusión. Muy muy difícil. Hasta las opciones que hasta ahora pudieran parecer honestas, han dejado de serlo en cuanto has rascado un poco en su superficie, o les dejas tiempo para mostrarse.

Hay otro problema, el primero, y que siempre nos impide abstenernos por mucho que sepamos que contribuimos a la perpetuación de un sistema podrido: el votante de derechas es fiel hasta el extremo, así aunque los demás no participásemos (como le ha ocurrido al PSOE pues una parte de su electorado es mucho más crítica), siempre podría legitimarse el sistema en base a un mucho más “responsable” electorado “conservador” formado por mayorías del PP y tradicionales del PSOE.

Pero el caso es que si uno lo piensa mucho, al final, se da cuenta de que las opciones minoritarias tampoco le llevan a ningún lugar, pues honestas o no (que de todo hay), al tener que pelear contra la tradición, los medios de comunicación del poder, y el miedo; no logran recoger el porcentaje suficiente del voto como para gobernar por nefasta que sea la situación coyuntural/estructural. Y esa excusa que solemos utilizar para acabar participando, se desvanece pues siempre existirá la suficiente masa crítica conducida por la “institucionalidad” para que gobiernen los lacayos del poder económico.

Hay tres casos paradigmáticos para ilustrar lo que quiero decir.

Syriza es uno. Y muy llamativo, porque nada puede ser tan grave como lo que ha ocurrido en Grecia, ni tan evidente el nivel de miseria, injusticia y represión al que se ha sometido a su población. Y con todos estos condicionantes que pudieran parecer suficientes para un cambio, no se ha producido. Y ni tan siquiera ganaron por una mayoría simple que hubiera obligado a pactar a las falsas izquierdas y reales derechas del país para evitar que gobernasen. De hecho, y esto es importante aunque siga habiendo gente que solo cuente a los que votan; si tomamos (que es como hay que hacerlo, porque la abstención también es una opción en la que luego profundizo) a todo el censo electoral, Syriza obtuvo el soporte del 16,63% de los ciudadanos con derecho a voto.

El otro ejemplo, con mucha mayor penetración en la cultura social local, con mucha más experiencia, y con unas especiales connotaciones; es el caso de EH Bildu en la CAV. En este caso, el soporte de la población con derecho a voto fue del 16,11% Por no hablar de la legislatura que ha terminado y que transcurrió con un pacto entre presuntos antagonistas.

El último ejemplo es el de Andalucía. Quizá el más aleccionador, porque aquí se revela el verdadero rostro del sistema postransición.

Uno de los partidos de la presunta alternativa al bipartidismo (IU), forma coalición de gobierno con uno de ellos a cambio de la presidencia de algunas consejerías y acepta junto con su socio los recortes impuestos desde Madrid. Esto es lo que podemos esperar ahora y siempre de los actores del teatro de la transición. Por cierto, en este caso el gobierno de Andalucía (PSOE+IU) cuenta con el respaldo del 30,67% del electorado. El Parlamento de Andalucía al completo, representa al 55% de los electores.

¿Por qué tiene validez este tipo de cálculo?

Porque el nivel de participación puede legitimar o deslegitimar un sistema (otra cosa es acabar con él). No es lo mismo contar con una participación del 80% como en como Francia o Italia (Estados manifiestamente mejorables), o cercana al 90% como en los países del norte, que contar con una participación del 68% como en las últimas elecciones generales del 20-N en el Estado español.

También, porque hasta para validar un referéndum (en los países que cuentan con esa posibilidad “real”, y no ficticia como aquí), la participación debe ser de un 50% del electorado más un votante. O lo que es lo mismo, y con toda lógica: no se considera legítima la decisión del pueblo si participa menos del 50%

Y tomando esto como referencia ¿es lógico que aquí, en el Reino del bipartidismo los dos partidos hegemónicos supongan (sumándolos) el 49,94% del electorado? Y ya entrando en nuestro modelo electoral… ¿Es normal que esos dos partidos sumen el 84,57% de la representación total en el Parlamento cuando les ha votado menos de la mitad de la población con derecho a hacerlo?

Sinceramente, siendo un demócrata convencido, y creyendo que no hay mejor sistema posible que la democracia cuando merece llamarse así, debo decir dos cosas. Primero: que dadas las circunstancias particulares de este país, tanto por el agudo déficit (por no decir inexistencia) de cauces de participación para la población en los asuntos de Estado, y teniendo en cuenta nuestro “peculiar” sistema electoral: concluyo sin lugar a dudas que aquí no hay democracia. Segundo: atendiendo a nuestra realidad, y habiendo defendido hasta ahora la participación que favoreciera a los partidos no hegemónicos, hoy ya creo que esta acción solo consigue perpetuar un sistema que debe ser reestructurado, y por tanto no considero sensato participar en unas elecciones.

Es evidente, como ya ha quedado dicho, que el resultado de esta acción aunque fuera mayoritariamente compartida no garantiza un cambio. Pero al menos te queda la satisfacción de no ofrecer argumentos para su sustento, pues tampoco ibas a lograr nada.

La abstención es, junto con la exigencia activa de herramientas de participación directa de la población en la toma de decisiones, lo único que puede poner en cuestión el modelo de Estado actual. La imagen de España en el extranjero en un mundo globalizado dependiente de acuerdos y que vive de la estética formal para su existencia, es mucho más importante de lo que parece. Por tanto, también el no hacer uso de las fórmulas impuestas para vestir de normalidad la actual oligarquía y poder llamarla “democracia”.

Una curiosidad y una respuesta para acabar. ¿Sabéis cual es uno de los países con menos participación en las elecciones legislativas del mundo? Suiza, la democracia más desarrollada del mundo y que no suele llegar al 50% ¿Por qué? (y con esto se responde esa pregunta hecha al principio)… porque a los suizos les importa un rábano quién figure como gestor en el gobierno: “el gobierno soberano es cada uno de sus habitantes”.

Pensadlo. No quiero más que mostrar el argumentario que me ha hecho llegar a esta conclusión. Yo mismo he defendido hasta ahora la participación, pero ya no tengo motivos para seguir haciéndolo, al menos, mientras no cambie el sistema.

Fuentes documentales:

http://www.juntaelectoralcentral.es/jelect/GENERALES_2008_Resultados.pdf

http://www.congreso.es/consti/elecciones/generales/2008.htm

http://elecciones.mir.es/resultadosgenerales2011/99CG/DCG99999TO_L1.htm

http://www.juntadeandalucia.es/boja/2012/74/1

Y algunas más…

Comentar con Facebook ()

Comentar (76)

76 Comentarios

  1. Creo en la utopía pero también creo que para acercarnos con éxito a esa utopía necesitamos ser también pragmáticos…

    Muchos son los que consideran la abstención como una opción política mas, lo cual me parece muy respetable. Ahora bien, si consideramos la abstención como una opción política mas, debemos de ser también conscientes de que el triunfo de la abstención, en tanto proceso de decisión humana, está sujeto a los mismos parámetros y las mismas reglas que cualquier otra decisión política no abstencionista. ¿Porque iba ser mas fácil convencer a un votante del PSOE para que se abstenga que para que vote por ejemplo por IU o Podemos? ¿Y si IU o Podemos tienen un determinado techo electoral porque no lo va a tener la abstención? Quiero un defensor del abstencionismo que me responda a esas dos preguntas en lugar de quedarse callado refugiado en sus dogmas.

    Pero el asunto es todavía mucho peor porque para que la opción abstencionista triunfe, dicha opción debe obtener nada menos que el 100% de los votos, o mejor dicho, de los “no-votos”. Un poco “cara” nos sale la abstención en número de votos (o de no-votos) ¿no?… Y luego nos quejamos de la Ley D’hondt…

    Ya se que todos los abstencionistas al unísono me responderéis entonces que basta un 60% de abstención para que la candidatura vencedora quede totalmente deslegitimada y no os lo voy a negar. Es mas, yo pienso que con mas de un 20% de abstención la candidatura ganadora está totalmente deslegitimada.

    ¿Pero de que nos vale eso siendo pragmáticos? Tenemos un gobierno totalmente ilegítimo pero el caso es que lo tenemos. Y lo tenemos, precisamente porque algunos lo habéis tratado de deslegitimar cuando era mas importante ELIMINARLO.

    Y como ya dije en el artículo anterior, tampoco he visto ninguna propuesta seria para eliminar a este gobierno al margen de las urnas. Quiero otro defensor del abstencionismo que me explique su propuesta alternativa al voto que nos permita salir del callejón sin salida en el que nos encontramos. Y no quiero dogmas ni eslóganes, quiero razonamientos sociales, económicos, culturales, logísticos e incluso militares… Si realmente hay una opción viable alternativa al voto no me importará en absoluto no acudir a las urnas, pero necesito conocerla…

  2. Aunque veo que este debate tiene ya casi dos añitos creo que vuelve a estar de nuevo candente ahora que se acercan las elecciones europeas.

    Yo me uno al club de los pragmáticos. Me da bastante igual que el sistema esté o no esté legitimado, lo que me preocupa es que esté. ¿Contribuye la abstención a que no esté? Evidentemente no en tanto que una enorme abstención es perfectamente compatible con una mayoría absoluta del partido que representa la cara menos amable del sistema.

  3. La abstención es un tema de debate cíclico y un hecho estadístico sistematizo cuya recurrencia sigue sin demostrar la variabilidad abstencionista, es decir que porcentajes y perfiles del sector partipacionista pasa a ser abstencionista y al revés, quienes de los abstencionistas pasan a ser participacionistas. De alguna manera eso varia de convocatoria electoral en convocatoria, lo que sí sabemos es que el porcentaje de abstención es alto, altísimo y que la manera más evidente de ser recogido en los resultados de cada contienda electoral sería dejando los escaños sin diputados, tantos como fueran su representación proporcional al porcentaje abstencionista. Eso además de evitar a la sociedad la dura carga de pagar altos sueldos y dietas a casi la mitad de diputados pondría en evidencia permanente ante la sociedad que el parlamento no seria el parlamento representativo de ella sino solo de la parte de ella que los hubiera votado. Con ese simple gesto se erradicaría la gramática de la falsedad con la que se nos bombardea alegando universales categóricos totalmente ilógicos como los que usan los maximalismos de la totalidad. Ni los parlamentos representan a toda la sociedad ni la pseudodemocracia por su propia concepción elitista y clasis la podrá representar nunca.
    Teniendo en cuenta esto a cada nueva convocatoria electoral se le pide a la sociedad que haga una participación comparsa a sabiendas que la ley electoral en vigor ha impedido en igualdad de condiciones la legítima participación de todas las tendencias y proposiciones. Por otro lado, ni esa ley ni el conjunto de leyes obligan a quienes han prometido lo que sea a que lo cumplan. Cada político es el unico profesional de carrera de una sociedad que sigue cobrando (y además, a perpetuidad)por mal que haga su gestión. Si esa subdemocracia es todo lo que puede dar casi es mejor un gobierno tecnócrata de profesionales a los que se contrata y despide según si cumplen correctamente con su misión. La cuestion seria quien poco el cascabel a ese asunto y como se supervisa a un gobierno de gestores tecnócratas para que no se dediquen a esquilmar al país.
    En la ya larga lista de plebiscitos a varios niveles que se han convocado desde 1976 el balance del conjunto es una sociedad que va a peor sin garantizar un modelo superior tanto de participación ciudadana comode igualación de oportunidades. La desidia generalizada ciudadana que se traduce en alienación ante los poderes públicos se corresponde con los muchos trepas que los detentan para hacer sus negocios particulares. El descrédicto de la política y de la magistratura tribunalesca son los dos más altos de un país, sigue la policía en tercer lugar.
    Ninguna campaña electoralista consigue hacer olvidar ese ranking. Vale la pena no prestarse a esos juegos de cortesanos en los que una parte de las ilusiones ciudadanas caen entrampadas. Bastaría que unos comicios no votara más de un 20% de la población electoral para que el sistema electoral en su conjunto se tuviera que revisar de nuevo (formulando otra ley electoral igualitarista) y para que la misma idea de partidismos en pugna se replantearan sus formaciones.
    Las elecciones catalanas del 25 de noviembre del 2012 es un claro ejemplo de desorden histórico del proceso político para la demora de lo fundamental (la pregunta consultivo-estadística de si se está a favor de la independencia nacional y de qué independencia). Algunos no participaremos en esos comicios porque la discusión no es a quien elegir (eso ya se hice hace no tantos años) sino qué elegir, qué futuro de estado proponer.

  4. La abstención es un tema de debate cíclio y un hecho estadístico sistematico cuya recurrencia sigue sin demostrar lavariabilidad abstencionista, es decir que pordcentajes y perfiles del sector partipacionsita pasa a ser abstencionista y al revés, quienes de los abstencionistas pasan a ser participacionistas. De alguna manera eso varia de convocatoria electoral en convocatoria, lo que sí sabemos es que el porcentaje de abstención es alto, altísimo y que la manera más evidente de ser recogido en los resultados de cada contienda electoral sería dejando los escaños sin diputados, tantos como fueran su representación proporcional al porcentaje abstencionista. Eso además de evitar a la sociedad la dura carga de pagar altos sueldos y dietas a casi la mitad de diputados pondría en evidencia permanente ante la sociedad que el parlamento no seria el parlamento representativo de ella sino solo de la parte de ella que los hubiera votado. Con ese simple gesto se erradicaría la gramática de la falsedad con la que se nos bombardea alegando universales categóricos totalmente ilógicos como los que usan los maximalismos de la totalidad. Ni los parlamentos representan a toda la sociedad ni la pseudodemocracia por su propia concepción elitista y clasis la podrá representar nunca.
    Teniendo en cuenta esto a cada nueva convocatoria electoral se le pide a la sociedad que haga una participación comparsa a sabiendas que la ley electoral en vigor ha impedido en igualdad de condiciones la legítima participación de todas las tendencias y proposiciones. Por otro lado, ni esa ley ni el conjunto de leyes obligan a quienes han prometido lo que sea a que lo cumplan. Cada político es el unico profesional de carrera de una sociedad que sigue cobrando (y además, a perpetuidad)por mal que haga su gestión. Si esa subdemocracia es todo lo que puede dar casi es mejor un gobierno tecnócrata de profesionales a los que se contrata y despide según si cumplen correctamente con su misión. La cuestion seria quien poco el cascabel a ese asunto y como se supervisa a un gobierno de gestores tecnócratas para que no se dediquen a esquilmar al país.
    En la ya larga lista de plebiscitos a varios niveles que se han convocado desde 1976 el balance del conjunto es una sociedad que va a peor sin garantizar un modelo superior tanto de participación ciudadana comode igualación de oportunidades. La desidia generalizada ciudadana que se traduce en alienación ante los poderes públicos se corresponde con los muchos trepas que los detentan para hacer sus negocios particulares. El descrédicto de la política y de la magistratura tribunalesca son los dos más altos de un país, sigue la policía en tercer lugar.
    Ninguna campaña electoralista consigue hacer olvidar ese ranking. Vale la pena no prestarse a esos juegos de cortesanos en los que una parte de las ilusiones ciudadanas caen entrampadas. Bastaría que unos comicios no votara más de un 20% de la población electoral para que el sistema electoral en su conjunto se tuviera que revisar de nuevo (formulando otra ley electoral igualitarista) y para que la misma idea de partidismos en pugna se replantearan sus formaciones.
    Las elecciones catalanas del 25 de noviembre del 2012 es un claro ejemplo de desorden histórico del proceso político para la demora de lo fundamental (la pregunta consultivo-estadística de si se está a favor de la independencia nacional y de qué independencia). Algunos no participaremos en esos comicios porque la discusión no es a quien elegir (eso ya se hice hace no tantos años) sino qué elegir, qué futuro de estado proponer.

  5. Paco esa misma reflexión llevo tiempo haciéndomela. Coincido en tu análisis. Discrepo en la fórmula:creo que el voto nulo aporta la calidad que no aporta la abstención y es menos manipulable.
    ¿Has pensado qué ocurriría si IU decidiera convertirse en extraparlamentario? tan fácil como renunciar a sus escaños y tan lejos de que acepten no tocar poder. ¿Quimera? No puedo dejar de pensar en las consecuencias de agitacíón que eso supondría. Ánimo, es de lo poco que va quedando.

  6. Estimad@s, me alegra comprobar que la abstención consciente y activa comeinza a ser reconocida por su verdadaro valor de negación al sistema, de rechazo a jugar en una partida con las reglas amañadas y las cartas marcadas. Si estuviésemos en verdadera democracia, el número de escaños disponibles debería repartirse incluyendo también la abstención, por ejemplo, a un 40% de abstención correspondería un 40% de escaños vacíos. Ello permitiría visualizar la verdedera representatividad de los electos. Naturalmente eso requeriría ua reforma de la ley electoral, cosa que debe ser muy difícil para las mentes preclaras que rigen nuestros destinos, ya que hace 30 años que se habla de ella sin hacer nada al respecto.

    Así que cada cual a su gusto, l@s creyentes a votar y l@s descreíd@s en casita, a ver desde la barrera el espectáculo cuatrienal del paripé de democracia.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  7. Quiero hacer estas preguntas por si alguién me las sabe contestar:
    ¿dónde han ido a parar los 135.493 votos que ha perdido el pp en las elecciones gallegas?
    ¿dónde los 230.817 que ha perdido el psoe?
    ¿todos sabemos a que se debe el descalabro del psoe, peroa este paso (pienso en que Rajoy no lleva aún un año de legislatura) no es lógico pensar que el pp acabará superando al psoe en pérdida de votos?
    ¿si al final resulta que estos votos han ido a parar a la abstención, y que pp y psoe son la misma cosa (los que aplican las políticas neoliberales que nos están llevando al desastre), como se puede argumentar que la abstención favorece a la derecha (o a los que aplican estas políticas)?
    ¿acaso no son las izquierdas las que han aumentado su número de votos?
    ¿en este caso, quién está legitimando esta falsa democracia que permite que un 25% del electorado gobierne con mayoría absoluta?
    ¿si se abstuvieran los “izquierdistas” el pp seguiría mandando por mayoría absoluta, eso no cambiaría, pero estarían legitimados?
    ¿tendrían la desfachatez de decir que ellos son la mayoría?
    ¿se atreverían a hacer lo que hacen con la gente movilizada en la calle?
    ¿qué sentido tiene que te declares en contra de este régimen corrupto y cuando llegan las elecciones lo primero que haces es meter tu voto en la urna?
    ¿no será que estas supuestas izquierdas no quieren perder su miserable cuota de poder?
    ¿cuándo dicen defender al pueblo, no querrán decir al partido?
    ¿no será que votan por miedo a perder esa miserable cuota de poder?
    ¿siendo así, podríamos decir que es una cobardía?
    ¿qué es antes el pueblo o el partido?
    Bueno, tengo muchas más pero no quiero abusar de su confianza. Salud

    • Pues bien que lamento que no se haya tomado la confianza que merece. Muy interesasntes todas sus preguntas. Casi más que sus respuestas inplícitas.

      Permítame añadir algunas preguntas a su correctísima serie de interrogantes:

      ¿Hemos de recuperar, como sociedad de individuos, nuestra responsabilidad individual,para estar en situación de liberar nuestras Instituciones -y nuestras vidas- de parásitos?

      ¿Si me debo responsabilizar de los actos de otros, si una minoría compacta de nosotros reparte su porcentaje de voto/poder entre varias series de parásitos, tenemos derecho a exigirles más responsabilidad?

      ¿Existe Libertad sin responsabilidad?

      Añadiría alguna otra, pero no quiero abusar de su confianza.

      Saludos.

  8. En las últimas elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco, una vez más, el porcentaje mayoritario corresponde a la suma de votos no emitidos, votos en blanco y votos nulos. Ese porcentaje en el caso de Galicia ha sido el 41,47 % y en el del País Vasco el 36,26 %. Si se aplica la aritmética simple en lugar de leyes electorales tramposas y recuentos engañosos, estos son los auténticos porcentajes y los escaños que corresponden a las distintas formaciones políticas vascas y gallegas:

    GALICIA:

    PP: 29,15 % (22 escaños)

    PSG: 13,08 % (10 escaños)

    AGE: 8,93 % (7 escaños)

    BNG: 6,48 % (5 escaños)

    Otros partidos: 0,89 % (0 escaños)

    Abstención, votos en blanco y votos nulos: 41,47 % (31 escaños vacíos)

    De cada 1000 personas con derecho a voto en Galicia 415 se abstienen o votan en blanco, 291 votan al PP, 131 al PSG, 89 a AGE, 65 al BNG y 9 a las restantes formaciones políticas.

    PAÍS VASCO:

    PNV: 22,8 % (17 escaños)

    BILDU: 16,45 % (12 escaños)

    PSE: 12,59 % (9 escaños)

    PP: 7,72 % (8 escaños)

    UPyD: 1,27 % (1 escaño)

    Otros partidos: 2,9 % (2 escaños)

    Abstención, votos en blanco y votos nulos: 36,26 % (26 escaños vacíos)

    De cada 1000 personas con derecho a voto en el País Vasco 363 se abstienen o votan en blanco, 228 votan al PNV, 164 a BILDU, 126 al PSE, 77 al PP, 13 a UPyD y 29 al resto de formaciones políticas.

    COROLARIO: Con la vigente ley electoral la mayoría absoluta en Galicia se ha obtenido, en relación a la totalidad del censo electoral, con el 25 % de los votos, esto es, con los sufragios de uno de cada cuatro individuos con derecho a voto.

    • Yo tengo estos datos, sacados de un articulo de este periódico Iniciativa Debate Público.

      Esta es la voluntad de los gallegos(Margen de error 0,5 %)

      El 47,3% de la población con derecho a voto ha elegido a “nadie”.
      Elección “nadie” (abstención+blanco+nulo) = 1.275.416
      PP(provisional + proporcional)= 667.890
      PSOE (provisional + proporcional) = 299.937
      AGE (provisional + proporcional) = 205.000
      BNG (provisional + proporcional) = 149.000
      Otros (provisional + proporcional) = 109.000

      • Y están bien, Serafín, pero dices: “Ese porcentaje en el caso de Galicia ha sido el 41,47 %” Y eso es sin contar en voto CERA. En los resultados definitivos es (sumando abstención más blanco y nulo, como tú haces), se acerca al 45% De hecho en el documento del que has sacado los datos dice esto: “Porcentaje de abstención en las elecciones 2012 (puede incrementarse ligeramente): 44,48%” Y ten en cuenta que ahí no están sumados ni blanco ni nulo.

        Solo te lo comentaba porque ya siendo sangrante con los porcentajes que manejas, si tomas los definitivos todavía lo es más.

        Un cordial saludo.

  9. Vaya por delante que no voto a Bildu porque no voto a nadie; lo digo para ahorrar prejuicios a quien pudiera pensar que intento barrer “para casa”, con mi propuesta.

    La “puerta· de entrada al parlamento español es giratoria….permite que en el mismo acto de entrada y sin detenerse salgan los “indeseables” con el mismo “paquete” que se pensaba entregar al resto de parlamentarios.

    Hoy los “indeseables” o indeseados del parlamento español son los de Bildu; así a todas sus propuestas les dan la vuelta a la misma velocidad que han entrado en el hemiciclo…. pero aunque no quieran algo queda; ¿quien no recuerda la introducción de Iñaki Antiguedad o la mas reciente de Sabino Cuadra….y los 21 que ahora se estrenan en el parlamento vasco; ¿alguien se imagina estos dos en el parlamento europeo? (no tiene “puertas” giratorias, pues lo que entra queda) ¿algien se imagina que la siguiente representación española del parlamento europeo tras la próximas elecciones que los representantes de EH-BILDU (única representación de izquierda del estado), supere no solo en discurso sino también en número a la representación del PSOE y anule a la de IU?.

    Esto es posible; esto es factible y esto sin ser transgresor causa el mismo efecto de ruptura de esquemas y produciría alarma política en Europa, con lo cual las miradas de reojo y desconfianza que hoy recibimos sería directísimas y quizás de denuncia y desenmascaramineto de la falacia bipartidista y la batalla desigual para el resto de concursantes políticos, merced a una ley electoral falsaria y antidemocrática.

    Todo un reto…. muy factible y muy asequible, pues aquí estamos abiertos a cualquier propuesta y además contribuiría a abrir el abanico de la acción polítca y a que el debate y la acción independista no monopolice el discurso y hacer de la Izquierda Abertzale.

    Un saludo amigo.

    Julen Lizaso

  10. Sin duda en un futuro próximo, votar no solamente será obligatorio para los ciudadanos agraciados con la posibilidad de ejercer tal derecho, sino que además se habrá de pagar por ello. Pay-for vote; ni siquiera nos sonará discordante el concepto llegado el momento.
    Con todo, se tendrá la percepción de que es una muy rentable inversión; ya se encargarán de ello.
    Eso es lo que se hace con todos los demás aspectos de la identidad personal; pagar por su ilusorio disfrute.
    En efecto, somos los consumidores de quienes creemos ser, así que de tal modo, es el Estado-Sistema quien nos arrienda una lustrosa forma personal para pasearnos por esta vida diseñada como pasarela, ahora expresada mediante la cultura del casting.
    ¿Que rayos, sino, es votar en un sistema democrático?
    No otra cosa que una inversión en un producto que actúa como filtro mental.
    Lo que ellos hagan con las abstenciones, es lo de menos; lo importante es lo que uno hace cuando da rendimiento a su persona votando, o peor aún, creyendo que al hacerlo participa de una epifanía de libertad llamada democracia.
    Nadie nos va a sacar del engaño, más cada uno ha de poner los medios a su alcance para comprender en qué consiste, y hasta dónde alcanza.
    La verdad libera a quienes la anhelan, pero los sume en una enorme impotencia; es por tanto preciso, no cejar, y evitar extraer conclusiones, pues no las hay.
    Poco se puede hacer, salvo comprender la resistencia a comprender, y preservarla en su precariedad, como una lucecita en medio de esa oscuridad, que la masa, de común acuerdo, y por tener noción de una enormidad que perder, decide llamar luz, pues en su altar abrasan, hasta la ceguera, su mirada.
    Liberarse no sirve para nada, salvo para conocer la verdadera dimensión en que opera la esclavitud del autoengaño, y comprender cual es la fuente inductora del mismo. Simplemente es un viaje de la conciencia allende los muros, de aquello, que hemos venido a asimilar como realidad. Así llamamos a aquello, cuya irrefutable cualidad, si bien creemos proviene de una directa percepción propia, en verdad obedece a un diseño establecido en base a convenciones, de las que emanan miríadas de conceptos vacíos de contenido real, trenzados tal que la malla del gallinero dentro del cual nuestras mentes se hallan prisioneras.
    Por lo demás, el sentido supremo de la vida, no puede ser enunciado, pues encuentra su propia naturaleza en el momento en que la paradoja entre el ser y el no ser, queda resuelta ante el entendimiento. Entonces, lo importante es indistinto de lo carente de importancia, absoluta e infinitamente.
    Quienes dominan el mundo, tienen ese conocimiento, y son por ello capaces de situarse en un plano por encima del bien y del mal. Desde él, tejen esta maraña de acontecimientos en que hacen que nos desenvolvamos, y que invariablemente llevan implícito el cuño de la más obscena impunidad. El grado perversión alcanzada, permite que la comisión reiterada y metódica de crímenes contra la humanidad, sea una simple herramienta en manos de modeladores de masas sociales, que a través de la conformación de consensos, impide la percepción de la brutalidad para ello empleada, pues su magnitud es tal, que nadie considerado en su sano juicio podría jamás darle crédito.
    Ellos crean el vacío preciso, el adecuado a aquello con que lo pretenden llenar, y triunfan, pues consentimos en dejarles traspasar el umbral de la identidad. Rendidos a sus falsos halagos, llenamos con ego el espacio usurpado, y adquirimos la certeza de necesitarles, tanto como un yonki a su camello, pues brindan una identidad con la que pasearse por un mundo expresamente diseñado para darle cabida. Sin esa identidad adquirida, careceríamos de motivo para seguir existiendo, o lo haríamos en un mundo sin ninguna garantía de ningún tipo.
    Quien necesite garantías, no puede entender la libertad, y quien no puede entender la libertad, no puede entenderse ni a sí mismo, ni a nadie.
    No nos debemos engañar; solamente nos necesitan mientras aceptemos ser cómplices de su delito, y a seguir en el juego. Saben dominarnos, pero ello solamente lo consiguen mediante nuestro consentimiento. No somos los primeros esclavos, pero sí los primeros que ignoramos serlo por completo.
    Es la vieja explotación entre humanos, y la obsesión por la dominación. Nuevos medios para generar la quintaesencia de la misma asquerosidad de siempre, pero bajo un manto político-correcto de peluche.
    La única alternativa pasa, por dejar de consumir el yo a cuya habituación hemos sido (y en todo momento seguimos siendo) inducidos, y dejar que todo caiga, sin miedo, al vacío. ¿Que puede ser peor, en un nundo que siembra la devastación en nombre de la democracia, que renunciar a ejercer el derecho de participar de tal aboninación? ¿Acaso ir agotando la vida en cómodos plazos cuatrieniales, viendo desfilar interminablemente esos maquillados caretos sonrientes, exibidos en carteles que invitan, mediante eslóganes pedorretos, a la adhesión de sus respectivas causas delictivas en nombre de submarcas de la casa matriz, para llegar, al cabo, a la más atroz de las decepciones sin haber tenido siquiera la entereza de mandarles al carajo?.
    La impunidad de los crímenes de Estado, se vale del mismo miedo al vacío que impide una abstención aplastante: Y luego ¿que? “Más vale, malo conocido, que bueno por conocer”. Es en esa mentalidad de esclavos, donde podemos comprender que nadie nos carga de cadenas otras que las que deseamos llevar, convencidos de que dan lustre.
    Si imaginamos, que llegado el caso, lo desconocido es uno mismo, y tanto si es bueno, como si es malo, hay que protegerse de poder llegar a conocerlo;¿a que se debe la implantación de tal recelo?. Quiza nos protege de descubrir algo que pudiera alterar el juego; tal vez, incluso, de que podamos darnos cuenta que hay vida más allá del gallinero. En efecto, encontraríamos que también se halla la muerte, pero con un sentido distinto a aquella que ya existe dentro de él, donde la del espíritu está de antemano garantizada.

    • Aquí, sobre esta nave “Tierra”, cabalgando a miles de kilómetros por hora a lo largo del espacio inexistente, dando vueltas del día a la noche sobre osotros mismos, girando, entre otras naves siderales gigantescas, alrededor de un fuego procedente del frío, viendo como ante nosotros, día aquí y noche allí, una inmensa Luna da vueltas a nuestra nave ocultando siempre su totalidad mientras agarra nuestros océanos, creadores de vida e inteligencia, evitando la total destrucción, a la vez que retrasando nuestro nuevo nacimiento, en una inagotable carrera en pos de la complejidad, solo estamos seguros de una realidad:

      Acabamos de brindar en tu honor. Y seguimos sonriendo.

      ByC

  11. Querido Paco,

    Sin alejarme de los planteamientos del “Príncipe” Kropotkin, y aún a riesgo de rozar las tesis (huérfanas de antítesis, en general; y por tanto, nunca “sintetizadas” ;), he de confesarte algo:

    SOY PLENAMENTE CONSCIENTE DE QUE MI VOTO NO VALE PARA NADA.

    ¿Para nada?, Bueno, para nada no. Vale para algo: para legitimar nuestra esclavitud, legitimando al sistema que nos esclaviza.

    Mi voto no vale nada. Como “elector” soy carne de cañón; pienso de tertuliano. No llego ni a cola de ratón …

    Como Ciudadano, soy poderoso. Porque me planto firme ante el poder.

    No colaborar con el enemigo es, sino la primera, si una importante arma en la lucha por la Libertad. No reconozco la legitimidad de este sistema que encierra el concepto de Ciudadano en una Hurna.

    En realidad, si existiesen garantías efectivas para el ejercicio de nuestros derechos humanos, tendráimos una verdadera Constitución. Como -evidentemente- tales garantías son inexistentes, salvo como burla sangrienta, no tenemos Constitución. Solo una apariencia. Y esa apariencia encuentra su principal apoyo en el rito de depositar cuatrienalmente nuestro poder en una hurna. Yo no me desprendo de mi poder. No lo encierro en una Hurna. Parece transparente, pero no lo es. Es una cárcel para el poder cívico.

    Muchas veces me han dicho que la culpa de la situación actual la tenemos quienes no votamos. ¡¡Carámba!!, va a resultar que la culpa de haber elegido durante décadas a los distintos tipos de canallas para que nos gobiernen, la tenemos quienes no los hemos elegido …

    Un abrazote gordo.
    Chus

  12. Se me acaba de ocurrir una “parida”, que a lo mejor habría que considerar y si no me dais una amistosa “patada en el culo” y nos reímos un rato. ¿Que os parece si a la abstención activa, sumáramos la presencia personal en los colegios electorales? Me explico. ¿Que os parece que nos presentáramos en el colegio, cogiéramos una papeleta, la metiéramos en un sobre y sin pasar por la mesa, pero haciendo ostentación del acto, la rompiéramos, tirándola al suelo y saliéramos?
    No se, es una idea, que además de ejercer la abstención, la haría ostensible.
    Espero vuestros comentarios, siempre que lo consideréis necesario claro.

    Un úrsido abrazo a tod@s.

  13. Paco: ahora me acuerdo y recuerdo las refriegas con David Sampau. Yo “era” pro-votante, ahora, cualquiera vota en Catalunya. Vaya cortinon de humo. Propuestas: yo creo que si la abstención es del 50%, como por variar, nos gobernararan desde Bruselas. Aqui o paramos todos o no hay nada que hacer.

    • Yo también las recuerdo desde tu mismo “bando”. Y como tú, soy pro-voto, pero también como tú, creo que ya no vale la pena.

      Ya lo he dicho por aquí: soy un demócrata convencido, y en esto, ni he cambiado de idea, ni creo que lo haga nunca. Pero la democracia es otra cosa. Una “cosa” en la que el que gobierna es el pueblo, y no algo en lo que el pueblo da legitimidad a una farsa. Me he preguntado muchas veces y hasta lo he dicho aquí ¿por qué los partidos dignos no se retiran del juego? Si algo podría crear un cisma es eso, pero parece que ellos no aprenden (o habrá algo más).

      Lo de Catalunya es la leche. No empiezo a escribir, porque no pararía.

  14. Sin lugar a dudas la habilidad de los (trileros) políticos y sus medios de incomunicación podrían hablar de la desidia de los abstencionistas o los votos en blanco de los “anti sistemas”. Creo igualmente que para dinamitar el sistema hay que contar con una parte de él, para que ayude desde dentro a los que presionan desde fuera y en esa línia, no estaría mal la propuesta de Juan Carlos (Valencia), Mercedes, et altres,de proponer a algunas organizaciones políticas que incluyan en su programa los cuatro o cinco puntos básicos que lleven a un período constituyente y que en esa nueva constitución se recojan los puntos necesarios para pasar de una partitocracia controlada por “los mercados” a una democracia participativa y de lugar a una regeneración del sistema.
    Propuesta. Compromiso de que en la nueva Constitución de incluirá:
    1.- Nueva Ley Electoral. Con identico valor de los votos en todas las circunscripciones. Listas abiertas para que el elector pueda vetar candidatos. Programas vinculantes para que, sea obligatorio destituir al incumplidor .
    2.- Clara separación de poderes. Incompatibilizar la pertenencia a dos de ellos por suponer un conflicto de intereses. Incluir la limitación de mandatos, en todas las organizaciones del sistema (desde asociaciones, partidos, Ayuntamientos, Cortes Generales, cargo político ejecutivo, etc.)
    3.- Mayor participación ciudadana. A través de los Consejos Territoriales o Consejos Cívicos, las Iniciativas Legislativas Populares, una nueva Ley de Consultas, etc.
    4.- Nueva Constitución. Superar los miedos y condicionantes reflejados en la redacción actual de una Constitución redactada en un entorno coactivo, cuando no amenazador, que por haber sido pactada (firmada) bajo esos condicionantes, podría ser nula de pleno derecho.
    Esta debería ser la propuesta a todas las organizaciones políticas e informar al electorado el grado de compromiso que cada una de ellas a asumido, para poder votar a aquellas que se compromentan de verdad a sustituir la partitocracia por un sistema mas democrático.
    Si, sí, se trata de pedirles que se hagan el “hara kiri”, como se les pidió en un momento determinado a las Cortes franquistas o ¿los políticos actuales no serán capaces de hacer lo que hicieron los franquistas?

    • Yo no lo veo tan difícil, eso sí, como bien dices es como pedirles que se hagan el “hara kiri” o al menos lo pueden vivir así, aunque la realidad a mi entender quedaría un panorama limpio en el que el político elegido habría que dejarse la piel y ser eficaz, honesto, responsable y todas esas cosas normales que se exige al cualquiera de nosotros para trabajar en una empresa, para ser autónomo, madre o padre de familia, o simplemente un ciudadano o ciudadana con conciencia. Lo que se me escapa es de qué manera se puede, partiendo del punto en el que estamos, obligar a un partido a cumplir con lo prometido en su programa. Si no recuerdo mal, hubo un grupo polìtico que firmó ante notario su programa electoral…¿ese gesto fue un simple paripé electoralista o realmente sirve para algo?

      • No lo ves tan difícil…? Por qué deberían aceptar hacerse el hara-kiri si con lo mal que lo están haciendo, la mayoría aun opta por seguir votándoles..? ¿Dónde está la posible pérdida/ganancia para ell@s..? A quién le vais a pedir que firme el programa ante notario: al PP de la mayoría absoluta, al PSOE de la inopia, a la CIU de las tijeras, al PNV del statu quo, a la falangista UpyD..??? Disculpa el sarcasmo pero me temo que de todo menos fácil…

        Salud

  15. Desde el punto de vista de alguien que siempre ha defendido la abstención activa en estas páginas, debo decir que estoy disfrutando con el debate y con las conclusiones a las que han llegado algunos de los compañer@s (no por autocomplacencia, sino porque me hacen ver que mis propias conclusiones no eran tan sectarias como a veces he llegado a echarme en cara). Se tiende a pensar que el que se abstiene o es un idiota o es un soberbio, y lo cierto es que como tod@s los seres humanos, también somos víctimas de la debilidad. ¿Cuántas veces no me habré mordido las uñas antes de una convocatoria electoral, al menos ante una de esas que se nos presentan como “históricas”? No es fácil…

    Me llama mucho la atención esa frase de “la abstención beneficia a la derecha”…parece que tenemos que ir tod@s cada 4 años a votar, al margen de nuestras propias ideas y/o sentimientos, para evitar que llegue la derecha al poder…¿de eso trata la democracia? Yo pensaba que cuando un@ participa, cuando un@ va a votar, debería asumir que la derecha también puede ganar.. ¿o es que sólo se va a votar para que gane la izquierda y si el resultado no gusta, entonces no somos ya demócratas? A mí me parece que lo que pasa es que much@s de vosotr@s no creéis en esta democracia pero no os podéis imaginar otro sistema…estamos demasiado habituados a pensar en términos nacionales e institucionales como para poder imaginar otra cosa. Es entonces cuando se ataca la incultura cívica y política de la mayoría y se dice que con este pueblo no sería posible otra cosa que la que tenemos.

    Cuando un@ deja de pensar en términos grandilocuentes, se da cuenta de que en esta sociedad tan denostada, han nacido multitud de asociaciones, de cooperativas autogestionadas, de bancos sociales, de grupos de trueque, y un larguísimo etc…en definitiva experimentos que, no sólo demuestran que otra manera de hacer las cosas es posible, sino que enriquecen las vidas de las personas y dan la posibilidad de participar directamente en aquello que nos afecta…El caldo de cultivo está ahí y es innegable. Quizás es momento de dejar de pensar en esas alternativas como algo marginal de un@s cuantos y empezar a creer en ellas de verdad para cada uno de nosotr@s. …y ¿qué pasa con la seguridad social o con esto o aquello? Yo no tengo respuestas a eso (ojalá las tuviera) pero tengo la intención de ir encontrándolas por el camino con tod@s aquellos que tengan las mismas inquietudes.

    Y termino echándole un guante a Juan Carlos (Valencia), nuestro “convertidor” de frases célebres :-): “Para que surja lo Posible es preciso intentar una y otra vez lo Imposible (Hesse)

    Salud a tod@s!

  16. Interesante debate. Muchas gracias a quienes estáis participando.

    Creo que si el país tuviese un nivel medio de cultura y conocimiento de la realidad aceptables, podría tener sentido la abstención o el voto en blanco (aquí no sabría distinguir el matiz de la importancia de cada opción, que la tiene), pero con los mimbres actuales, sería más de lo mismo, como ya he leído en otras opiniones. Con el sistema actual, la abstención (activa o no)/voto en blanco, beneficia a quienes ya sabemos.

    Por lo que mi opción es el mal menor, votar (masivamente) otras alternativas al bipartidismo. Al final es cuestión de conciencia y ésta es muy personal de cada cual. Pido perdón previamente por si estos ejemplos se salen del tema, pero me han surgido de repente; es como tener las ideas tan claras para molestarse por apostatar, siendo crítico con la jerarquía eclesiástica catóplica y/o, quienes pudiesen, dar el paso para cambiar de banco (aún a costa de esfuerzo económico), en favor de la banca ética o cooperativas de crédito.

    • Gracias a ti también por sumarte.

      Un apunte: el voto en blanco o nulo se añade a la participación, y el dato de participación es mucho más relevante que el de estos otros. Los políticos nunca olvidan hacer mención a la participación, pero casualmente siempre olvidan destacar el voto inconformista. Votar blanco o nulo, es hoy día hacerles un favor.

      Yo, bien pensado, no creo que la abstención favorezca a nadie. Y aunque todos sabemos de la fidelidad del votante de derechas, habría primero que determinar dónde está la izquierda.

      Ya he dado demasiadas oportunidades a un cambio como para seguir jugando. La única opción que me podía sugerir algo (IU) en plena crisis no consiguió ni igualar de lejos el resultado de Julio Anguita en un escenario mucho menos favorable al voto de izquierda.

      No creo que la abstención resuelva nada a este nivel actual, ni creo que vaya a ser mucho mayor de lo que está siendo. Pero… no comparto la idea de algunos de que para lograr una crisis institucional fuera necesario llegar al 80% de abstención. Un 50% ya abriría la caja de los truenos. Y esto es más factible que la posibilidad de una mayoría absoluta de un partido digno.

      En mi caso, ya digo: si saben contar, que no cuenten conmigo. Yo no más (hasta que esto se parezca a una democracia).

  17. Hay otra razón relacionada con el hecho de que en suiza haya baja participación. Está constatado que cuantas más cosas se votan menor participación hay. Es decir que no solo es ese motivo sino también el hecho de que los suizos tienen muchas vías distintas de participación y lo que ocurre es que su participación se distribuye en todas ellas.

    Cuando solo te dejan votar y una vez cada 4 años tiendes a saborearlo como si fuera un manjar, cuando en realidad es una limosna.

  18. Más de veinte años tratando de convencer a todo aquel que se prestaba a escucharme, de la necesidad de no votar o, al menos, votar en blanco. Al final cedí porque mi soberbia no llega hasta el extremo de hacerme creer que yo tengo la razón y el resto se equivoca. Estas últimas elecciones he votado por eliminación, que no por convicción.
    Quizá tome la decisión de votar y abstenerme alternativamente.

    • Yo también, solo he votado dos veces en mi vida, la primera en las autonómicas de Valencia al PSOE para que no saliera el PP, la segunda en las pasadas generales a COMPROMIS por las listas que se hicieron con relación a la ley electoral, el partido que con menos votos tenga más opciones y que no sea ninguno de los dos PP-PSOE para romper con el bipartidismo.
      Alentado por el 15M es cuando he creído que entre todos podemos hacer algo, el ver que la gente despertaba a sido lo que me ha motivado ha intentar cambiar las cosas en la medida de mis fuerzas.
      Antes no lo veía claro, me preocupaba, pero como no me convencía ningún partido político y el juego creado por ellos, ¿como iba a jugar a su juego?, mentalmente siempre le he dado una patada al tablero.
      Pero ahora veo más gente concienciada y como muchos de vosotros entiendo que algo se puede hacer para cambiar de una vez, o por lo menos intentarlo, esta mentira que esconde la más miserable ambición humana de unos cuantos personajes que desde hace muchos años han sido los dueños de nuestro destino.

  19. Estoy de acuerdo con las argumentaciones de los abstencionistas aunque solo a nivel teórico, me pasa como a Fernando, que soy pragmático.

    La realidad es que salvo que haya una abstención brutal (por ejemplo un 80%, es decir casi imposible), un 40% o un 50% no sirve para legalizar la indignación, el sistema se pasa la abstención por el forro y a la hora de la verdad todos esos millones de personas críticas no se ven representadas por nadie ni se oye su voz, es más el sistema denigra a esas personas.

    La pregunta es ¿Qué es más fácil que un gran porcentaje vote a un partido minoritario o nuevo que pueda voltear la situación o llegar a ese hipotético 80% de abstención? Lamentablemente creo que no se dará nunca ninguna de esas dos situaciones.

    Los medios de comunicación controlan a la suficiente población dentro de la matrix como para que hayan sorpresas desagradables para el poder en uno u otro sentido.

    La dos posibilidades para arreglar la situación actual que veo algo viables son:

    1º) Que se presentara un partido político (nuevo o existente) que llevara en su programa unas cuantas leyes que regeneraran la democracia actual:

    a) una nueva ley electoral
    b) una clara separación de los 3 poderes (¿Qué independencia puede tener el poder judicial cuando los jueces son elegidos por los partidos? ¿Y el legislativo con listas cerradas y si alguien se mueve no sale en la foto?
    c) programas vinculantes, que podeamos echar y juzgar a quien no lo cumpla.
    d) Iniciativas Legislativas Populares
    e) Etc. Etc. etc. (Podríamos añadir 20 cosas más)
    f) Iniciativas Legislativas Populares
    g) UNA NUEVA CONSTITUCION con los mecanismos para que se pueda cumplir
    h) Una vez realizado lo anterior, entre 3 y 6 meses, convocatoria de nuevas elecciones, ahora ya bajo los parámetros de una democracia auténtica.

    Es decir, forzar la apertura de un proceso constituyente.

    2º) Apuntarse masivamente a los Frentes Cívicos “Somos Mayoría” que están formandose en todo el estado (ya somos varios miles en 2 ó 3 meses) y tener la fuerza suficiente para forzar a un gobierno a hacer lo que queramos.

    “Si las arañas unen sus telas pueden matar a un león” Proverbio Etíope

    • Digo lo mismo que a Lulen….Seguro que si somos capaces de centrarnos sólo y exclusivamente en los CUATRO PUNTOS BÁSICOS NECESARIOS PARA EL CAMBIO, esos puntos en los que estamos TODOS DE ACUERDO y hubiera una firme y honesta propuesta de sacar adelante SÓLO ESO como un PRIMER PASO que conducirá posteriormente a la diversidad y a la pluralidad necesaria y enriquecedora, movida por la propia dinámica de lo que está vivo y sano, habremos iniciado el camino hacia el cambio. ¿Es posible hacer desde la política algo así? ¿Y desde la ciudadanía? ¿Podremos sentirnos identificados todos, o casi todos, con un proyecto decente que no excluya a nadie por ser cristiano, rojo, verde, musulmán, emigrante, catalán , madrileño o lo que seamos? Dejemos de ser excluyentes y apostemos por la inclusión, por la unión que no tiene por qué significar la pérdida de la identidad (aunque no nos vendría mal para nuestro ego, pero eso es otro cantar), que no tiene por qué se uniforme o monocroma, si no versátil, dúctil y sobre todo, eficaz. Lo que propones no es tan descabellado ni tan difícil si se parte de una voluntad, a estas alturas, imperiosa, de auténtico cambio y a ser posible, pacífico. Sería, eso sí, muy escrupulosa con el apartado E para evitar que sea un coladero de discusiones interminables, que agoten al mas entusiasta. Y en cuanto al apartado 1º desconozco si sería posible que se presentara un partido cuyo programa fuera nada más( y nada menos que algo así:
      a) una nueva ley electoral
      b) una clara separación de los 3 poderes
      c) programas vinculantes, que podamos echar y juzgar a quien no lo cumpla.
      d) Iniciativas Legislativas Populares que sean efectivas
      e) Crear mecanismos de defensa contra “el mercado” y las especulaciones económicas.
      f)UNA NUEVA CONSTITUCION con los mecanismos para que se pueda cumplir

      No sé si con sólo ésto bastaría para empezar a caminar…. Lo mismo es una simpleza…

  20. solamente siguiendo la zanahoria que nos conduce hacia el precipicio caeremos en el sin darnos cuenta, lo preucupante es que ya hemos caído todos arrastrados por borregos que siguen pensando que vivimos en democracia cuando es evidente que a quien hay que vencer, derrotar y extermirnar (pacifica o violentamente) es a los mercados y termino con una conclusión muy contundente SI VOTAR EN ESTAS FALSAS DEMOCRACIAS SIRVIERA DE ALGO ESTARÍA PROHIBIDO.

    PD: Mientras ahora mismo discutis sobre a quien votar o no votar os estan robando vuestro futuro porque solo alcanzais a ver la zanahoria que los mercados financieros han inventado, esa zanahoria se llama democracia ya sea en Suiza, en España, en Argentina, en Australia o donde sea. La guerra financiera ya ha comenzado y por ahora perdemos de paliza

    • Hola Jorge

      Sin entrar en valoraciones sobre tu comentario, si quisiera decirte que la mayoría de frases, refranes, etc. tienen su contrario.

      SI VOTAR SIRVIERA DE ALGO ESTARIA PROHIBIDO, pero estarás de acuerdo conmigo en que SI LA ABSTENCION SIRVIERA DE ALGO SERIA OBLIGATORIO VOTAR.

      En definitiva, estamos jodidos en ambos casos

    • Propuestas Jorge; propuestas. ¿Que propones tu? ¿Como vencemos, derrotamos o exterminamos a los mercados según tu?
      Luego dices: -“Mientras ahora mismo discutis sobre a quien votar o no votar os estan robando vuestro futuro porque solo alcanzais a ver la zanahoria que los mercados financieros han inventado, esa zanahoria se llama democracia ya sea en Suiza, en España, en Argentina, en Australia o donde sea. La guerra financiera ya ha comenzado y por ahora perdemos de paliza”- (sic). Aquí haces un curioso juego; “discutís…, os están robando…, solo alcanzáis a ver la zanahoria…” ¿A ti no? ¿Tu lo tienes todo claro? ¿A ti no te roban? ¿Tu realmente ves más allá de la zanahoria? Entonces si es así, ¿Donde están tus propuestas? Por que
      cuando uno se coloca por encima de los demás (y tu lo das a entender con tus comentarios), debe dar alternativas; no refranes o frases hechas (que ni siquiera son originales), si no PROPUESTAS ¿Donde están las tuyas? Ahora si, la “parrafada” te ha quedado muy “mona”. Yo que tu, la enmarcaba.

  21. Al regulador del foro le ruego que borre mi anterior comentario e inserte el actual con la parte corregida de lo que comento a Jacinto El Pacifico… ezkerrikasko.

    Amig@s: tras leer el artículo de Paco Bello he dado una ojeada rápida a todos los comentarios y como para mi es el tema mas trascendentales que nos toca madurar a los ciudadanos “con motor”, me reservo a disponer mas tiempo y maduración para expresar una opinión serena.

    En principio decir que la gran tragedia democrática de nuestro país es: “¿Es normal que esos dos partidos sumen el 84,57% de la representación total en el Parlamento cuando les ha votado menos de la mitad de la población con derecho a hacerlo?” como dice Paco Bello.

    Unos comentarios me han detenido, y por orden de trascendencia los menciono:1) “Quien controla la información tiene el poder”; así es Primo Kevin y así una vez mas hemos llegado a la conclusión en las últimas elecciones de la CAV que el principal ganador ha sido el Diario Vasco y el Grupo Vocento; ¡ increible de lo que son capaces de manipular y mentir ! y en menor medida Noticias de Gipúzkoa. El primero al servicio de la derecha y derechona vasca PNV-PP-PSE este último si no ideológicamente, si apoyando estrategias del PNV en alianza con corporaciones empresaria ligadas a elites financieras: El segundo del Grupo Noticias comprado por el PNV a raíz de ver con claridad como el Diario Vasco consiguió hacerles fracasar con el Plan Ibarretxe boicoteando al PNV y apoyando las tesis PP-PSOE.
    Hoy ambos grupos han levantado una cruzada torticera particular contra EH-BILDU con lo cual han conseguido mermarle el resultado. (no cito detalles para no alargarme).

    “¿Cómo cambiar la Ley, si no conseguimos llevar al Congreso un partido que se comprometa ac ambiarla?”. Efectivamente NLM; esta para mi es otra de las claves

    “Por lo tanto, me pregunto si no habrá que llevar a otro sitio que no sea el Congreso aquí en España que nos sirve para nada y si es que existe en el mundo mundial un lugar donde los milagros sean posibles, peticiones como
    1º La dación en pago de las hipotecas para evitar los dramas humanos que se están viviendo.
    2º Que la Constitución se modifique por el pueblo y se adapte a lo que ahora hace falta.( Aquí hay tela que cortar, pero es la clave. Ya existe un movimiento que si no me equivoco ha nacido en Cádiz, “Constituyentes”)
    3ª Que haya una democracia real, con la reforma de la Ley d´Hont para que el pueblo sea el soberano de su país y no es esclavo de los políticos esclavistas que trabajan para el binomio Mercado-Banca”
    ….. Si Mercedes, pero ¿quien las va llevar?… ya vendrán las Europeas ¿a quien se va a votar¿… os sugiero acercaros a hablar del tema discretamente con Laura Mintegi…. seguro que se os abriría una puerta a la esperanza y se multiplicarían ideas.

    “Lo que espero de la gente crítica son réplicas a los argumentos del artículo, no pulsiones” esta es la clave de arranque de todo este debate”… ezkerrikasko Paco por marcar la pauta del minuto CERO.

    Para terminar mostrar mi abierta y total discrepancia con lo que dice Jacinto El Pacifico: “La izquierda se queda en casa porque entre los partidos dominantes y los errores de la “izquierda” ( en este pais no hay izquierdas)hacen que los ciudadanos no voten,porque al final su conclusion es siempre la misma, SON TODOS IGUALES.Y es verdad.”.
    Puedo estar de acuerdo si al referirte a sindicatos y partidos políticos “en este país”, excluyes Euskal Herría. No me cansaré de repetir que la gran canalla del estado español son UGTE y CCOO, que se dejen de manifestaciones y huelgas y que saquen pasquines de difusión de la realidad y responsables directos de la situación -empezando por nombrar a Felipe Gonzalez- con poca literatura, mucho nombre y apellido -entre los que se tienen que incluir ellos mismos- y muchos datos estadísticos y gráficas sencillas y profundas comprensibles con una mirada. Los ciudadanos no deben moverse únicamente por pulsiones -como dice Paco- ni por arengas.

    Gustavo Gimenez: muy interesante lo que escribes, pero en la actual coyuntura del aquí y ahora, particularmente prefiero tener una visión global pero una acción local.

    Un saludo amigo .

    Iulen Lizaso

  22. Amig@s: tras leer el artículo de Paco Bello he dado una ojeada rápida a todos los comentarios y como para mi es el tema mas trascendentales que nos toca madurar a los ciudadanos “con motor”, me reservo a disponer mas tiempo y maduración para expresar una opinión serena.

    En principio decir que la gran tragedia democrática de nuestro país es: “¿Es normal que esos dos partidos sumen el 84,57% de la representación total en el Parlamento cuando les ha votado menos de la mitad de la población con derecho a hacerlo?” como dice Paco Bello.

    Unos comentarios me han detenido, y por orden de trascendencia los menciono:1) “Quien controla la información tiene el poder”; así es Primo Kevin y así una vez mas hemos llegado a la conclusión en las últimas elecciones de la CAV que el principal ganador ha sido el Diario Vasco y el Grupo Vocento; ¡ increible de lo que son capaces de manipular y mentir ! y en menor medida Noticias de Gipúzkoa. El primero al servicio de la derecha y derechona vasca PNV-PP-PSE este último si no ideológicamente, si apoyando estrategias del PNV en alianza con corporaciones empresaria ligadas a elites financieras: El segundo del Grupo Noticias comprado por el PNV a raíz de ver con claridad como el Diario Vasco consiguió hacerles fracasar con el Plan Ibarretxe boicoteando al PNV y apoyando las tesis PP-PSOE.
    Hoy ambos grupos han levantado una cruzada torticera particular contra EH-BILDU con lo cual han conseguido mermarle el resultado. (no cito detalles para no alargarme).

    “¿Cómo cambiar la Ley, si no conseguimos llevar al Congreso un partido que se comprometa ac ambiarla?”. Efectivamente NLM; esta para mi es otra de las claves

    “Por lo tanto, me pregunto si no habrá que llevar a otro sitio que no sea el Congreso aquí en España que nos sirve para nada y si es que existe en el mundo mundial un lugar donde los milagros sean posibles, peticiones como
    1º La dación en pago de las hipotecas para evitar los dramas humanos que se están viviendo.
    2º Que la Constitución se modifique por el pueblo y se adapte a lo que ahora hace falta.( Aquí hay tela que cortar, pero es la clave. Ya existe un movimiento que si no me equivoco ha nacido en Cádiz, “Constituyentes”)
    3ª Que haya una democracia real, con la reforma de la Ley d´Hont para que el pueblo sea el soberano de su país y no es esclavo de los políticos esclavistas que trabajan para el binomio Mercado-Banca”
    ….. Si Mercedes, pero ¿quien las va llevar?… ya vendrán las Europeas ¿a quien se va a votar¿… os sugiero acercaros a hablar del tema discretamente con Laura Mintegi…. seguro que se os abriría una puerta a la esperanza y se multiplicarían ideas.

    “Lo que espero de la gente crítica son réplicas a los argumentos del artículo, no pulsiones” esta es la clave de arranque de todo este debate”… ezkerrikasko Paco por marcar la pauta del minuto CERO.

    Para terminar mostrar mi abierta y total discrepancia con lo que dice Jacinto El Pacifico: “¿Es normal que esos dos partidos sumen el 84,57% de la representación total en el Parlamento cuando les ha votado menos de la mitad de la población con derecho a hacerlo?”. Puedo estar de acuerdo si al referirte a sindicatos y partidos políticos “en este país”, excluyes Euskal Herría. No me cansaré de repetir que la gran canalla del estado español son UGTE y CCOO, que se dejen de manifestaciones y huelgas y que saquen pasquines de difusión de la realidad y responsables directos de la situación -empezando por nombrar a Felipe Gonzalez- con poca literatura, mucho nombre y apellido -entre los que se tienen que incluir ellos mismos- y muchos datos estadísticos y gráficas sencillas y profundas comprensibles con una mirada. Los ciudadanos no deben moverse únicamente por pulsiones -como dice Paco- ni por arengas.

    Gustavo Gimenez: muy interesante lo que escribes, pero en la actual coyuntura del aquí y ahora, particularmente prefiero tener una visión global pero una acción local.

    Un saludo amigo .

    Iulen Lizaso

    • Seguro que si somos capaces de centrarnos sólo y exclusivamente en los CUATRO PUNTOS BÁSICOS NECESARIOS PARA EL CAMBIO, esos puntos en los que estamos TODOS DE ACUERDO y hubiera una firme y honesta propuesta de sacar adelante SÓLO ESO como un PRIMER PASO que conducirá posteriormente a la diversidad y a la pluralidad necesaria y enriquecedora, movida por la propia dinámica de lo que está vivo y sano, habremos iniciado el camino hacia el cambio. ¿Es posible hacer desde la política algo así? ¿Y desde la ciudadanía? ¿Podremos sentirnos identificados todos, o casi todos, con un proyecto decente que no excluya a nadie por ser cristiano, rojo, verde, musulmán, emigrante, catalán , madrileño o lo que seamos? Dejemos de ser excluyentes y apostemos por la inclusión, por la unión que no tiene por qué significar la pérdida de la identidad (aunque no nos vendría mal para nuestro ego, pero eso es otro cantar), que no tiene por qué se uniforme o monocroma, si no versátil, dúctil y sobre todo, eficaz.

  23. Yo sí creo que la abstención es una alternativa válida y seria, siempre y cuando no sea sinónima de inacción. Nunca me ha parecido una buena solución votar al partido “menos malo” (si es que hay alguno), porque ser menos malo que los otros no lo convierte en bueno. Los votos son lo más valioso que un ciudadano puede aportar a un sistema democrático y por tanto debe pensar muy bien a quién se lo da y si por desgracia, ningún partido satisface sus expectativas, pues que se guarde su voto para mejor ocasión.
    Creo que nadie con un mínimo de responsabilidad puede decir “yo no voto a nadie porque paso de todo”. Ese tipo de abstención es el que no vale para nada. Sin embargo, si a una abstención se le suma una actividad crítica con el sistema actual y una acción ciudadana decidida, que salga a la calle a reclamar lo que cree justo, estaremos ante una opción muy a tener en cuenta. Tampoco hace falta quemar a la gente saliendo cada semana a rodear el congreso. Valen mucho más 4 manifestaciones masivas anuales en todo el país que 200 a las que acudan un millar de personas.
    Por tanto, abstención útil, sí, pero siempre y cuando se acompañe de una actitud determinada.

    • Duras palabras las que le dedicas a Paco…no voy a salir en su defensa porque está más que capacitado para argumentar él solito, pero decirte una cosa: acusas a Paco (y a otr@s muchos) de hacer daño al movimiento ciudadano…pues bien, te diré que más daño hace al movimiento ciudadano decir que en este país no existe la izquierda…si de verdad crees que no existe la izquierda, ¿a qué narices jugamos? ¿por qué tanta desilusión y preocupación por algo que no existe…? Me quieres decir que todo este rollo se ha montado para meter en el Parlamento a alguien a quien ni tú consideras digno de ser llamado de izquierda…???? ¿O es que quizás hablas de la izquierda institucional??? Porque entonces, amigo, estamos de acuerdo en algo…la izquierda está en la calle y ya es hora de que empiece a hablar con voz propia….

      Me encanta además que se hable del pueblo con esa grandilocuencia para al final acabar arremetiendo contra cuatro cabezas visibles del movimiento…el movimiento somos tod@s..se habla del pueblo con un lenguaje casi místico para luego, cuando conviene, reducirlo a una masa inerte de no-pensantes….que doble moral, ¿no?..

      Y te diré algo más: ya que te preocupa tanto lo que la derecha tenga que agracederle a Paco por su artículo, pregúntate lo mucho que tendrá que agradecerte a tí por eliminar de un plumazo a “la izquierda”, por hablar de nosotr@s como peleles…Estoy de acuerdo contigo en lo de la UNIDAD pero pretender que sean los demás los que siempre cedan, pidiéndoles que continúen apoyando un sistema declaradamente mortífero, en lugar de hacer el esfuerzo por reflexionar, no es un buen inicio para llegar a esa unidad. Las críticas al abstencionista resultan demasiado fáciles; casi nadie es consciente de lo duro que resulta ser coherente con las propias ideas…

      Salud

  24. Primero Paco decirte que ultimamente estas un poco dudoso o de lo contrario nos estas mostrando la otra mejilla.
    Me explico y razono.En la historia cuando un pueblo ha conseguido algo ,avanzar hacia su liberacion y su bienestar,siempre ha sido con la unica arma posible,haya sido pacificamente o no,pero siempre ha sido con la UNIDAD del pueblo.
    Aqui como en otros paises lo que falta es la UNIDAD.
    Yo me voy a centrar en nuestro pais.
    Cuando lo del 15M,vimos que era posible la unidad,que era posible la implicacion del pueblo,pero luego el 15M no quiso darle o no supo darle continuidad y sobre todo dar un paso mas.
    Cuando se llega a tomar la decision de movilizar un pueblo es con todas las consecuencias,si no estamos cargandonos la participacion de los ciudadanos,y luego nos quejamos que no participen.la decepcion de los ciudadanos con el 15M fue brutal,todos esperavamos que se presentara en a las elecciones ,muchos de nosotros lo propusimos en las asambleas y por poco nos hechan a palos.
    En la medida en que ha pasado el tiempo los que no queria presentarse ,ahora lo lamentan.
    Fue un error tremendo que lo estaremos pagando durante mucho tiempo.
    Pero no fue el unico error,han sido uno tras otro.La gente esta asta los mismisimos de manifestaciones,firmas que no sirven mas que para hacer que la gente se canse y cada dia se aparten mas de la lucha y la participacion.
    La gente no quiere eso: Pero lo peor es que los que estais al frente de todos estos movimientos o no sois conscientes del daño que estais haciendo al movimiento ciudadano,o de lo contrario,seria mejor que os quedarais en casa.
    Hay un problema de fondo y que como tu dices la derecha si vota.
    La izquierda se queda en casa porque entre los partidos dominantes y los errores de la “izquierda” ( en este pais no hay izquierdas)hacen que los ciudadanos no voten,porque al final su conclusion es siempre la misma,SON TODOS IGUALES.Y es verdad.
    Puede mas nuestro ego,puede mas nuestras convicciones y nuestras diferencias que lo que el pueblo dice.Olvidandonos que lo que dice y hace el pueblo es lo que realmente importa y lo que vale de verdad.Pero amigo Paco la unidad no es posible mientras que no dejemos nuestras peleas y diferencias de lado,cosa muy dificil pero no imposible.
    Para tomar una decision importante hay que pensarselo,pero una vez tomada para cambiarla hay que pensarlo dos veces.
    Amigo Paco no se puede estar convocando a la gente a rodear el congreso una y otra vez y a los cuatro dias estar pensando en si votar a no votar.¿ QUE ES ESTO?
    No me parece serio.Disculpa mi critica pero siempre digo lo que pienso.si estoy deacuerdo lo digo sino tambien.
    Yo redacte una carta dirigida a la defensora del pueblo a raiz de la sentencia del Juez Pedraz,contra las declaraciones de la delegada de gobierno,de los politicos contra este juez,a favor de la defensa de manifestacion y de la separacion de poderes,contra las amenazas a los jueces,te lo mande para que me ayudaras,pero no a ti te interesava rodear el congreso,la carta es para defender el derecho de todos los ciudadanos,la carta era para que los ciudadanos no tengan miedo a asistir a ina manifestacion,pero la callada ha sido tu respuesta.Disculpame pero me has decepcionado.
    Un saludo.

    • Vamos por partes.

      Y empiezo por lo que más me ha llamado la atención: “Amigo Paco no se puede estar convocando a la gente a rodear el congreso una y otra vez y a los cuatro dias estar pensando en si votar a no votar.¿ QUE ES ESTO?”

      Y eso te pregunto yo ¿qué es eso? ¿Dónde está la incoherencia entre pedir que se vayan todos e iniciar un proceso Constituyente porque ya no creemos en esta farsa, y pedir que no se vote para no perpetuarla? Ya me lo cuentas. En cualquier caso, yo apoye “una” convocatoria indefinida, la de la Plataforma En Pie, del resto busca a ver si encuentras algo.

      Segundo, no estoy ahora en duda. Me he pasado dudando toda mi vida, hasta tal punto que no confío en los que siempre están seguros hasta de los asuntos más complejos, y especialmente de los que argumentan con las tripas. De lo otro que dices en ese párrafo, no comentaré, porque me parece demasiado gratuito como para que merezca respuesta.

      De lo de las “unidades”. Yo paso de esas uniones que acaban siendo pleitesías. Lo siento, majo, pero prefiero apostar por los cauces de participación en que cada individuo decida según su conciencia, que en esos grupos en los que acabas siendo una marioneta a merced del titiritero. Ni 15-M’s, ni partidos ni sindicatos. Mucha cultura accesible, más principios y educación, y también libre albedrío. Yo seguiré comulgando siempre con los valores de la izquierda, pero por convicción y no por pertenecer a algo, y precisamente por ello, sin forzar a nadie a que se “integre” por gregarismo (haré, eso sí, lo posible porque conozca qué me ha llevado a hacerlo, y quizá él o ella decidan que es correcto).

      Estoy de acuerdo con lo del hartazgo en las manifestaciones. Pero habrá que ver si estamos más hartos de manifestarnos o de dejarnos pisar.

      De lo de tu carta no tenía ni idea, recibimos muchos correos (supongo que la has enviado por correo). Si te hubieras preocupado un poco, hubieras visto que hay un método para publicar sin enviarme nada: http://iniciativadebate.org/2012/03/25/publica-tu-metodo/

  25. Paco, tengo que decir que los campos mórficos de los que habla Rupert Sheldrake, funcionan, porque ando en las mismas que tú. Hace poco debatía con un amigo en estos términos. Cada vez entiendo menos a este país en el que me ha tocado nacer. Y ya no creo que sea cuestión de “información desinformante”, ni de la falta de propuestas que movilicen el electorado. Sólo hay que echar un vistazo alrededor para darse cuenta de la mierda que sale a espuertas de las sedes de los partidos políticos, de la corrupción, de la injusticia, de la inmoralidad, de los bancos que atracan, de los desahucios, del paro juvenil y del no tan joven…. ¿y les siguen votando? Es que no me lo puedo creer. Hoy me siento más ajena que nunca a España. Hoy me gustaría haber nacido en Finlandia y haberme llamado, por ejemplo, Tove Jansson…
    Romanticismos a parte, si hay algo que me duele, es que la izquierda de este país, cuando ha tenido la ocasión y la oportunidad de mejorar las cosas, ha permanecido impasible, perpetuando este sistema injusto que les beneficia, sí a ellos también, la casta en la que se han convertido. No nos engañemos. Estamos hablando de inmoralidad a gran escala donde los ideales se han ido al cuerno y lo que manda es poder económico. Esto es terrible.
    En cuanto a participación política y pacífica se refiere, me siento en un puñetero callejón sin salida… Hagas lo que hagas siguiendo las reglas de este sistema supuestamente democrático, que se pergeñó hace casi treinta años, te llevan al mismo sitio. Somos ratones en un laberinto. Y nunca me sentí apática, eso sí, confiada, como la que más. Jamás pensé que los que deberían conocer a fondo su profesión, esos políticos en los que depositamos nuestra confianza, no tuvieran in mente más que la ambición de poder personal a costa de sacrificar su país, es decir a los españoles. No me explico por qué no han habido acciones reales y efectivas para ir modificando la constitución poco a poco, adaptándola al devenir de los tiempos. No me explico por qué, cuando se ha podido negociar desde la izquierda, ya sea en ayuntamientos, autonomías o en el parlamento general, una de las prioridades no ha sido la modificación de la ley electoral claramente injusta. No me lo explico ese aparente silencio consentidor de los que “entienden” de economía, de derechos, y sí, me refiero también a los sindicatos, que brillan por su ausencia cuando hacen falta y aparecen cuando ya no les queda más remedio. Las ILP llegan a las puertas del congreso para que las sellen con un “denegado”… ¿Cómo vamos a creer en la política ni a fiarnos de los que desde hace casi treinta años se han dedicado profesionalmente a ella?
    No sé cuál es la más efectiva de las formas de participar de manera eficaz y positiva para arreglar este entuerto. Imagino que cada uno puede aportar lo suyo en función de sus capacidades, de sus cualidades, de su salud… pero sinceramente pienso que o cambiamos radicalmente la manera de conducirnos, de unirnos, los que creemos en una forma de gobernar más justa, social y humanamente hablando, o nos van a dar por donde amargan los pepinos y si no que se lo pregunten a la Merkel.
    Seguimos sin ser capaces de dejar de lado las diferencias para anclarnos firmemente en las cosas que nos unen, que creo son muchas e importantes. Los “otros” se deben de estar riendo bien a gusto al ver como repetimos y repetimos las mismas estupideces históricas. Somos confusos y hasta diría demasiado ambiciosos y a destiempo. En Islandia, se centraron en cinco puntos vitales y lucharon por ellos. Aquí se nos fue la fuerza en cosas que se podían haber postergado para mejor ocasión y la dispersión dio origen lo que ahora hemos visto. Divide y vencerás… la manipulación llega por todos los lados y si no, al tiempo, que lo que ha ocurrido con la disgregación de fuerzas en asambleas, no es para nada normal. Y no lo digo porque no hayan habido buenas intenciones en las gentes de a pie que las componen, si no porque creo que entre ellos se han infiltrado expertos que desde la sombra manipulan a su antojo el devenir de la indignación natural que se manifestó espontáneamente para reconducirlo, sin que casi seamos conscientes de que nos manejan, hacia donde les conviene.
    Hace falta más concreción. Fijémonos en el modelo Islandés para ir más al grano. Lo vi claro, clarísimo en el programa Salvados de J. Evole que trató este tema no hace mucho. ¿Por qué no vamos a ser capaces nosotros también? ¿Somos demasiado rebeldes, vagos o algún otro tópico más que nos defina?
    Por lo tanto, me pregunto si no habrá que llevar a otro sitio que no sea el Congreso aquí en España que nos sirve para nada y si es que existe en el mundo mundial un lugar donde los milagros sean posibles, peticiones como :
    1º La dación en pago de las hipotecas para evitar los dramas humanos que se están viviendo.
    2º Que la Constitución se modifique por el pueblo y se adapte a lo que ahora hace falta.( Aquí hay tela que cortar, pero es la clave. Ya existe un movimiento que si no me equivoco ha nacido en Cádiz, “Constituyentes”)
    3ª Que haya una democracia real, con la reforma de la Ley d´Hont para que el pueblo sea el soberano de su país y no es esclavo de los políticos esclavistas que trabajan para el binomio Mercado-Banca.
    Pido perdón por la extensión del escrito en unos tiempos en los que se está perdiendo hasta la capacidad de atender a algo que sea más largo que un sms o un wasap.

    Salud para todos.

    • Estoy totalmente de acuerdo Mercedes, pero analizando muchos comentarios aquí expuestos no me queda claro cual es el mejor sistema de lucha ante la “PARTIDOCRACIA” en la que se ha convertido nuestro sistema político. Aquí en Galicia la abtención fué altísima y aun así a todo el PP se jacta de haber recibido una gran mayoria ¿no hubiese sido mejor el voto en blanco?
      Un saludo

  26. Si no votamos, siguen ganando los mismos, con la Ley en la mano. ¿Cómo cambiar la Ley, si no conseguimos llevar al Congreso un partido que se comprometa a cambiarla? Hay que votar en masa, EN MASA, a estos partidos minoritarios, para que dejen de serlo.

  27. la abstencion tambien es una opcion de este sistema electoral, y unir abstencion y accion en la calle, para nosotros, es simbolo de lucha por un cambio democratico, pero sera simbolo de ello para la casta politica?

    Donde queda constacion de la union clara de abstencion y accion callejera? una cosa es que sea real y otra que la vean asi quien debe verla.

    Saludos

  28. Pienso que para salir de esta tremenda situación no lo podemos hacer sólos.
    Yo no podré ir dada la situación, pero desde aquí invito a todo aquel que quiera y pueda a asistir a: Invitación para la conferencia del Instituto Schiller
    Los Objetivos Comunes de la Humanidad, para dejar atrás la guerra y el caos
    Que tendrá lugar en Frankfurt, Alemania
    El 24 y 25 de Noviembre de 2012.
    En las últimas semanas, el peligro existencial que la especie humana enfrenta ha quedado claro para todas las personas pensantes. La política de “cambio de régimen”, implementada desde el colapso de la Unión Soviética, y que “bombardeó a Irak de vuelta a la Edad de Piedra”, sumió a Libia en la anarquía, convirtió a Afganistán en una pesadilla, y desestabilizó al Estado laico de Siria con intervención extranjera y guerra religiosa; ahora amenaza con provocar una explosión de caos incontrolable en todo el mundo, en caso de operaciones militares contra Irán.
    El Medio Oriente amenaza con convertirse en los nuevos Balcanes, con alianzas existentes que pueden comenzar una conflagración, al igual que antes de la Primera Guerra Mundial. Lo impensable puede ocurrir. Por ejemplo, que la Destrucción Mutua Asegurada ya no sirva como elemento disuasorio, sino que se convierta en realidad como resultado de una guerra termonuclear, llevando a la extinción de la raza humana. No, en algún momento en el futuro – sino en las próximas semanas.
    La dinámica detrás del peligro de guerra también está impulsada por la caída acelerada del sistema financiero transatlántico. La política de Ben Bernanke de expansión de la liquidez en la Reserva Federal de Estados Unidos, eufemísticamente llamada “flexibilización cuantitativa III”, es tan hiperinflacionaria como la compra ilimitada de bonos del Estado por el Banco Central Europeo de Mario Draghi.
    La emisión monetaria hiperinflacionaria, combinada con austeridad brutal contra la población y la economía real, en la tradición del Canciller del Reich alemán Brüning, ya ha tenido el efecto de acortar la vida de millones de personas en Grecia, Italia, España y Portugal, y amenaza con sumir a Europa en una espiral de caos social incontrolable. La pregunta que debemos responder urgentemente es si la especie humana, confrontada a su propia autodestrucción, será lo suficientemente inteligente como para cambiar de rumbo a tiempo ¿Vamos a desechar el ruinoso paradigma actual que busca consolidar un imperio mundial y que sostiene que la guerra es un medio legítimo para resolver los conflictos geopolíticos, y sustituirlo por un nuevo paradigma que asegure la supervivencia humana?
    Para ello, necesitamos una visión de futuro. Esta visión no puede ser generada a partir de la forma de pensar monetarista o estadística-lineal de un sistema oligárquico, que niega las leyes del universo físico real y la creatividad humana. Tampoco puede venir de un “consenso” en torno a soluciones a muchos problemas secundarios: es decir, pensando “desde abajo.” Sólo puede venir de pensar “desde arriba”, según la definición de Nicolás de Cusa en su método de la coincidencia de los opuestos (Coincidentia Oppositorum), con lo que el Uno es de un orden superior que los Muchos. Con esto, Cusa coloco la piedra angular del principio de la Paz de Westfalia y el derecho internacional, desarrollando un método universal de solución de problemas y conflictos.
    Ese método sigue siendo válido hoy en día, por lo que debemos empezar por la definición de los objetivos comunes de toda la humanidad. De hecho, ¿qué podría ser más importante que la cuestión ontológica del “esse”, (el ser) — de cómo asegurar la existencia sostenible en el tiempo de la especie humana?
    En vista de la orientación anti-entrópica del universo físico, la existencia continua de la humanidad exige un aumento constante de la densidad relativa potencial de población y un aumento constante de la densidad del flujo de energía en los procesos productivos. Así, si queremos encontrar una solución a la doble amenaza existencial para la humanidad –el peligro de una guerra termonuclear mundial y la crisis económica sistémica– el nuevo paradigma debe ser coherente con el orden de la creación. Necesitamos un plan para la paz en el siglo XXI, una visión que inspire la imaginación y la esperanza de la humanidad.
    Todos los medios científicos y tecnológicos necesarios para superar la pobreza y el hambre en el mundo existen, y deben ser utilizados. Hay dos grandes regiones de nuestro planeta donde la falta de desarrollo clama por soluciones, siendo uno el continente Africano, al que nunca se le permitió recuperarse de la explotación colonial de siglos, y el otro es el Cercano y Medio Oriente, que ha caído muy por detrás de sus períodos de oro, cuando Bagdad era el centro de la cultura mundial, o cuando Palmyra Tadmur en Siria era una perla en la antigua Ruta de la Seda.
    Una visión de un renacimiento económico y cultural de estas regiones debe ser un punto fundamental en la agenda política, que introduzca en la discusión un elemento de razón, a un nivel más elevado que los diversos conflictos locales, étnicos e históricos.
    El tipo de pensamiento que nos permite superar el subdesarrollo en la Tierra también es necesario para defender nuestro planeta de los peligros provenientes del espacio. Con del proyecto de “defensa estratégica del planeta tierra” (SDE), Rusia ha puesto sobre la mesa una propuesta de cooperación con los Estados Unidos, y potencialmente otros países, para desarrollar un sistema de defensa antimisiles conjunto, que serviría también para la protección de la Tierra del impacto de asteroides y cometas. Este enfoque debe remplazar a la actual confrontación geopolítica y a la amenaza existencial de una escalada bélica. El proyecto de SDE está en la tradición de la Iniciativa de Defensa Estratégica, la propuesta para superar el peligro de guerra nuclear y la división del mundo en bloques militares que Lyndon LaRouche desarrollado a lo largo de 30 años, y que el presidente Ronald Reagan adoptó como política oficial del Gobierno de Estados Unidos en 1983.
    El proyecto de SDE (que incluye sistemas de alerta temprana para catástrofes de origen humano y natural, así como la cooperación internacional en los vuelos espaciales tripulados) es precisamente el impulso científico que la economía mundial en crisis necesita para recuperarse y llegar a niveles más altos de productividad, así como para crear las nuevas capacidades científicas y tecnológicas que son necesarias para resolver los problemas aquí en la Tierra. Los viajes espaciales tripulados conjuntos es el siguiente paso necesario para la evolución de la humanidad. Y con este “imperativo extraterrestre”, como lo denominó el renombrado científico e ingeniero de cohetes Krafft A. Ehricke, la humanidad será capaz de entrar en una era de la edad adulta, dejando tras de sí, como una enfermedad de la niñez, la resolución de conflictos a través de la guerra.
    *********************************************************************
    Está conferencia tiene lugar precisamente en este momento de peligro existencial para contribuir a poner en la agenda estas ideas y conceptos de los que depende ahora el futuro de la humanidad.
    Programa general preliminar
    — ¿Cómo se puede detener esta escalada bélica y evitar una Tercera Guerra Mundial?
    — Acabemos con la dictadura del Euro: sistemas soberanos de crédito nacional para iniciar la reconstrucción mundial.
    — SDE: El proyecto de la Defensa Estratégica de la Tierra
    — Un renacimiento cultural: el paradigma del nuevo humanismo
    — Concierto de música clásica la noche del sábado
    Para más información no dude en contactarnos:
    L.Garcia@Schiller-Institut.de
    http://www.LaRouchePub.com/spanish
    Nota: Para participar en la conferencia es necesaria, por
    razones logísticas y de traducción, la inscripción con antelación.

  29. Yo he sido durante mucho tiempo, casi beligerante con los postulados abstencionistas, por que me parecía que la opción más sensata dadas las circunstancias era la de concentrar en una opción política de izquierdas el voto indignado, para tratar de propiciar una tercera vía, que sirviera como herramienta para abrir una brecha, en la muralla de ese despropósito que algunos se empañan en llamar democracia; pero es evidente que hoy por hoy, esto se ha demostrado del todo irrealizable. No voy a entrar en análisis, por que sería muy complejo y además subjetivo, pues no hay una sola causa, si no múltiples factores que concurren, pero lo que si es incuestionable, es que esa opción no es viable hoy por hoy, para producir ese cambio de rumbo, que necesita con urgencia nuestra sociedad.

    El razonamiento de Paco me ha hecho reflexionar profundamente; me ha hecho dar cuenta de que en general, estamos inmersos en una serie de “lugares comunes”, en una especie de rutina, o circulo vicioso, que es imprescindible romper; parece indiscutible, que instrumentos que antes tenían una notable eficacia (huelgas, manifestaciones, encierros, etc.), han perdido la capacidad de presión que tuvieron antaño y si no se encuentran formas alternativas de lucha y presión, estamos cada vez más desarmados. Por lo tanto es preciso, yo diría que IMPRESCINDIBLE, hallar nuevas estrategias si queremos derribar esa muralla tras la cual se han parapetado los secuestradores de nuestra soberanía.

    Para mi, una de las causas que -por ejemplo- han socavado la credibilidad de los sindicatos, a parte (o como consecuencia) de la corrupción y la burocracia que se ha instalado en ellos; es precisamente la nula capacidad para propiciar nuevos modelos de lucha, que no puedan ser previsibles como ya lo son las “huelguecillas generales”, que siempre acaban siendo “victorias” (pirricas) o “estruendosos fracasos” según quien las valora, pues es de sobra sabido, y los dirigentes sindicales lo saben mejor que nadie, que son un arma de doble filo, que casi siempre acaba hiriendo más a quien la empuña que al enemigo; eso si, quedan muy “monas” con sus banderitas, sus consignas, sus musiquitas… etc. etc. etc. y sirven más que nada para justificar poltronas y seguir manejando el cotarro.

    y lo mismo o similar, ocurre con las elecciones; que quedan muy “monas” para seguir aparentando democracia, pero que mientras no se cambie profundamente el sistema electoral por un lado y la constitución por otro, seguiremos sin la menor posibilidad de intervenir en las decisiones que nos afectan directamente.

    Eso me ha convencido de que tal vez, no sea tan descabellada como parecía la idea de potenciar el llamado a la abstención masiva, pues además tácticamente se puede aprovechar incluso como propia (por que no) la abstención “apolítica” o por desidia, que pasaría a computar como del descontento.

    Por lo tanto a partir de ahora y por lo argumentado; paso a engrosar (si las cosas no cambian radicalmente) las filas del abstencionismo activo.

      • Gracias querida amiga, Para mi ha sido tan simple como esto: cuando uno decide jugar a un juego (y las elecciones, son algo muchísimo más serio), lo mínimo exigible, es que las reglas no le den ventaja a ninguno de los jugadores, de no ser así, pensar que podemos ganar jugando con un tramposo, es no tan solo ingenuo, si no irresponsable; por lo tanto, lo más sensato es no jugar y el razonamiento de Paco, me terminó de aclarar algo, de lo que cada vez estaba más convencido.
        Sigo convencido de que en democracia, es esencial la participación de todos, pero desde la igualdad, sin trampas ni marrullerías. de lo contrario, no juego; por eso me abstengo.

  30. Paco, sé que tú conoces mi posición respecto a “abstención si, abstención no”. También sé que sabes cuánto te admiro y cuánto aprecio tu clarividencia en casi todos los temas. Por eso no me importa enfrentarme a ti en éste, o mejor dicho, exponer mi pensamiento aunque no coincida o esté en contraposición con el tuyo. Precísamente eso es lo que da valor a las personas y a las ventanas o blogs.

    El proponer la abstención activa no es una posición nueva. Yo la conozco de toda la vida e incluso estoy seguro que es tan vieja como la propia democracia. Entonces mi pregunta es: ¿Conocéis un solo caso en que esa posición (ayudada por los pasotas de turno) haya sido capaz de deslegitimar de tal forma a un gobierno que haya provocado un cambio de sistema e iniciado una revolución? No, ni creo que nadie lo consiga nunca. Aunque nos pusiéramos de acuerdo todos los partidos del arco electoral y consiguieramos el 70 % o mas de los votos(y mira que esto es difícil, los partidos y partidillos siempre soñarán con hacer su propia revolución y otros muchos intentarán medrar con la política), excepto los de la derecha, porque ellos siempre seguirán a la suya, éstos con el 28 o 30 % o incluso menos de los votos gobernarían tan panchos, (ya lo hacen) y además con mayoría absolutísima ya que constaría que habían conseguido el 99 % de los votos.

    El intentar en este momento crear una corriente de opinión favorable a la abstención, es tan difícil y complicado como crear un nuevo partido. Mas incluso. Porque crear un partido que aspire a conseguir un 20 o 30 % es todavía factible, pero una abstención que llegara al ¿digamos 80 %?, es practicamente imposible.

    Así que aunque no nos guste, tendremos que intentar conquistar el Congreso consiguiendo una mayoría que permita cambiar las reglas del juego y después no dejándonoslas arrebatar y recambiar. Así podremos ir avanzando hacia una democracia verdadera en la que el pueblo tenga la última palabra.

    Yo también estoy desanimado y creo que con estos partidos y estas reglas del juego es difícil conseguir algo, pero creo que en este momento existe una situación en España que podría llevar a unas elecciones anticipadas (quizá antes de lo que pensamos) y si fuéramos inteligentes y capaces de formar un frente ámplio por el cambio, no uniendonos alrededor de un partido si no uniendo a los partidos de izquierdas, partidillos, plataformas, constituyentes etc. en un Frente para el Cambio, solo para el cambio, podríamos darle la vuelta a la tortilla.

    Siryza en Grecia se quedó a las puertas de conseguir dar el susto. La irrupción de AGE en la escena política gallega, demuestra que algo está pasando. La consolidación de Bildu en Euskalherria como segunda fuerza política después de haber estado mas de 10 años prácticamente prohibida y demonizada hasta extremos esperpénticos, tiene que darnos la pauta del despertar de la gente, aunque a veces no seamos capaces de verlo porque no somos capaces de elevarnos hasta una altura desde la cual podamos ver mejor el espacio tiempo y la prisa nos desanime.

    Mientras tanto, hay que ser pragmáticos. (En política hay que serlo siempre). (Ser pragmático no es ser chaquetero ni traidor, es simplemente ser práctico).

    Estoy convencido de que en nuestra ventana de debate hay muchos que son de mi misma opinión.

    Un abrazo fuerte, Paco. Y a luchar.

    POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

    • No nos enfrentamos, amigo. Dialogamos, contrastamos, o como mucho, debatimos. Y más entre nosotros.

      Mira te voy a hacer las mismas preguntas y consideraciones que me he hecho a mí mismo. Yo me he tenido que dar razones, y quizá te sirvan a ti, o por el contrario me puedas argumentar algo que me saque de mi error.

      Pero primero lo de tu segundo párrafo:

      La abstención nunca ha logrado por sí misma nada, porque las nuevas democracias con las que podemos comparar, parten del año 45 en adelante. Previamente lo que había conseguido la desafección era ensalzar a partidos con tendencias totalitarias. Pero es hora de ir un paso más allá en la evolución. Nunca el descontento había logrado cortar las cabezas de los reyes (1789), y nunca había existido una revolución obrera que impusiera un régimen (1917). ¿Lo haremos mejor esta vez?

      Lo que intento explicar, Fernando, es que aunque lográsemos que un partido limpio de duda consiguiera el 30%, no gobernaría, porque los “afectos al sistema” harían coalición (caso Syriza, aunque ya hablaba de no salir del euro ni la UE). Y hay otro asunto importante, ¿cómo sabemos qué partido está limpio?

      No veo posible lo de la unión de las izquierdas, y ya digo que aún así, ni me fiaría demasiado, ni creo que lograsen gobernar jamás.

      Lo de Bildo yo lo veo al contrario, amigo. Tras tanta putada, y con todo lo ha ocurrido en EH, ha logrado el apoyo de menos del 17% del electorado. ¿Puede que la postura tibia frente a la UE les haya costado perder apoyo? Puede ser. Pero los datos no mienten.

      Por pragmatismo he llegado yo a la conclusión de que es mucho más sencillo abstenerse que todo lo demás.

      ¿Cuántas más elecciones vamos a esperar a ver si a la próxima lo logramos? ¿A quién votamos? ¿A los que hacen coalición con el PSOE o apoyan al PP? ¿O a la falangista Rosa Díez?

      Cada vez que participamos en un sistema con una Ley Electoral injusta que deja a los pequeños partidos sin nada, pero lo que es más importante, sin la más mínima posibilidad de revocar nuestra confianza o tomar parte en las decisiones que nos afectan, lo legitimamos.

      Sí les importa la abstención Fernando. Y mucho. Y lo que es fundamental es que nos importe a nosotros. Si bajase del 50% ya no iban a dirigirse con la misma chulería al pueblo. Pero sobre todo, nosotros no íbamos a consentir que lo hicieran, porque sentirse legitimado refuerza las convicciones.

      Mira yo me hice estas preguntas:

      ¿Qué pasará si voto opciones minoritarias?
      ¿Qué pasará si no voto?
      ¿En qué partido puedo confiar?
      ¿Votar cambiará el déficit de democracia?
      ¿Participar en un modelo injusto no lo refuerza?
      ¿Por qué ningún partido excepto Bildu incluye en su programa medidas “democratizadoras” de suficiente nivel?
      ¿Cuántas elecciones más necesitaré para ver que nada cambia?

      Puede que no sea mucho, pero para pragmatismo, la satisfacción de saber que no he contribuido a mantener una farsa. Ya no.

      Un abrazo, amigo.

      • Votar o no votar that is the question

        Después de leeros creo que ninguna de las dos opciones es suficiente.

        Votar o no simplemente significa efectuar una acción en un momento determinado, normalmente cada 4 años.

        La duda nos surge porque durante esos 4 años vemos que el gobernante elegido nos miente, nos quita derechos, nos empobrece, nos manifiestamos contra él y nos pegan, nos encierran, nos multan, el tiempo que va desde una votación a otra es el drama. Y es un drama porque los cimientos democráticos son débiles, son de una fragilidad tal, que el ciudadano se siente impotente para cambiar el resultado de introducir o no un sobre en una urna.

        Lo que quiero decir, es que lo importante para nosotros es organizarnos durante esos 4 años para cimentar la democracia y que votar (o no) no sea tan determinante en nuestras vidas, que tengamos los mecanismos para ir cambiando rápidamente lo que no funciona… sin dramas.

      • Lo siento Paco, pero no me convences.

        Yo no tengo tu capacidad de explicación, ni tu preparación, ni tu cultura, pero soy más frío, más constante, creo. Perdona pero me parece que a veces te dejas llevar demasiado por tu estado de ánimo. De ahí que, algunos, tengamos de vez en cuando, problemas para seguirte. Por eso, pienso que lo de ahora, la decisión de abrazar la teoría de la abstención (cierto que andabas dudando, pero te has decidido en este momento), podría deberse a la, hasta cierto punto correcta, falta de perspectivas.

        Cierto que, en este momento no existe ningún partido en el cual se pueda confiar para llevar a cabo una transformación de la envergadura que la situación de nuestro país necesita. Cierto que cualquier partido o coalición como IU por ejemplo encontraría en el caso de que los sondeos de opinión le dieran un 30 % de los votos la mas terrible oposición de todos los demás grupos prosistema (deberíamos aprender a usar esta palabra de forma peyorativa), como le pasó a Siryza en Grecia. Pero no se trata de un partido. Estamos hablando de un frente (estoy pensando en Somos Mayoría de Anguita) capaz de arrastrar a, digamos, IU, Compromís, AGE en Galicia, Bildu (mientras Euskalerria siga bajo dominio español), ICV (mismo caso de Euskalerria) y todo tipo de grupos y grupitos que hayan comprendido que las reglas del juego de nuestra “democracia” no son correctas, que las cartas están marcadas y es necesario dotarse de otras más justas.

        Y esto no es imposible. Mercedes y Juan Carlos dan en sus comentarios pautas que cualquiera de estos grupos pienso que estarían dispuestos a adoptar porque no les pueden perjudicar si no todo lo contrario. Son cuatro o cinco puntos que servirían para democratizar nuestra política y darle la vuelta a la tortilla. Voy a copiarlos para facilitar su lectura en este contexto.

        1. Una nueva ley electoral
        2. Una clara separación de los 3 poderes
        3. Programas vinculantes (Que podamos juzgar y echar a quien no los cumpla.
        4. UNA NUEVA CONSTITUCIÓN.

        Simplemente el enunciado de estos cuatro puntos puede ser tan ilusionante para la población, que creo que ningún partido podría hacer abstención de ellos. Se sentirían arrastrados por el pueblo. Y la unión de todos, podría darnos la mayoría suficiente para imponer nuestro plan.

        No me digas que sueño porque ésto es menos difícil que conseguir que la gente deje de ir a votar hasta el punto de que a ellos se les caiga la cara de vergüenza y abandonen el poder. Ellos con 20 o 25 % de votación se agarran al sillón y no los quitas ni con alcohol.

        Hay otro motivo por el cual no me vas a convencer: soy Aragonés y aunque me fui muy joven de allí, algo se me pegaría ¿no?. JA JA.

        Bueno Paco amigo, un abrazo.

        (Te veo votando en las próximas elecciones), je je.

        POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

      • Anoche se me olvidó una frase que venía después de lo de… Se sentirían arrastrados por el pueblo.

        Y ya una vez puestos, podría añadir que <Sólo necesitamos nuevas elecciones para dentro de 5 o 6 meses. Estamos en el momento de dar un golpe de mano, no en el de predicar la abstención. Participar en este momento significa "Acción", abstenerse significa "Pasividad".

        Perdonadme, la próxima vez dejaré "la colada en remojo hasta el día siguiente".

        Un abrazo a tod@s

      • Que coño pasa que no sale la dichosa frase.

        Al final me la aprenderé de memoria.

        El descontento de la sociedad en todos sus niveles y la falta de perspectiva para solucionar los problemas es tal, que podría arrastrar a capas de la población hasta ahora impensables.

        A ver si sale ahora.

  31. ESO MISMO QUE TU DICES PACO, ME PREGUNTO YO, CONTÍNUAMENTE: SI TRIUNFARA LA ABSTENCIÓN ¿QUIEN GOBERNARÍA? PORQUE SÓLO UN MILAGRO, PUEDE LIBRARNOS DEL BIPARTIDISMO. ¿QUE OTRAS POSIBILIDADES HAY DE UN PARTIDO HONRADO CON MAYORÍA. ¿ESTAMOS CONDENADOS, A SALTAR DE POR VIDA, DEL PP AL PSOE? ¡¡PUES VAYA PORVENIR!! SI SON DOS JOYAS, PARA HACERNOS LA VIDA IMPOSIBLE. ¿CÓMO LO VES?

  32. Tienes toda la razón, pero tú mismo dices que los dos partidos grandes controlan el 85% del congreso, jamás reconocerán que nuestro sistema electoral propicia el bipartidismo, la partitocracia y la oligarquía. PP y PSOE llevan años instalados en la política de gallinero y del “y tu más”, pero cuando realmente son más peligrosos es cuando se ponen de acuerdo, y en mantener el sistema intacto están totalmente de acuerdo.

    • No creas que es tan sencillo. La imagen les preocupa mucho más de lo que muchos se imaginan. Y las cifras de abstención son casi un tabú que quieren evitar, pero que si fueran escandalosas serían inevitables.

      • Hombre, en Galicia votó apenas la mitad de los potenciales electores, para mí eso es bastante escandaloso y, sin embargo, el PP se congratuló de su gran victoria y tardó poco en achacarlo a las “sabias y prestas” políticas que lleva adoptando Feijóo desde 2009 y al respaldo de los gallegos a la política de Rajoy. Quien controla la información tiene el poder.

  33. Aunque estoy completamente de acuerdo con tu conclusión, me parece que cometes un error en tu planteamiento al aceptar la retórica dominante de que la abstención es análoga a la no participación.

    Abstenerse -no votar- significa no participar, pero sólo en el sentido de no adquirir entradas para la funcion circense en la cual nosotros seremos los payasos. No votar es la forma de participación más activa pues es la única herramienta que un sistema de democracia aparente -tal como el nuestro- nos proporciona para deslegitimar ese mismo sistema. (Por supuesto, existen muchas otras herraminetas participativas a nuestra disposición, pero siendo esta la única que nos ofrece el sistema dominante, resulta absurdo no utilizarla). No votar es la forma de participación más activa si lo que nos interesa es la restauración (o la inauguración) de una democracia real. La retórica dominante, la esgrimida por el poder (el bipartidismo, etc) tiene un claro interés en construir una falsa identidad entre la acció de no votar y la desidia política, entre la abtención y el famoso “Yo paso de la política”. Esta identidad es completamente espuria y no podemos caer en el error de seguir el juego de quienes se empeñan en promoverla. Por supuesto que mucha gente que no vota lo hace movido por la incuria, pero no es menos cierto que una auténtica muchedrumbre actua de tal forma movida por el asco y por un consciente rechazo al sistema dominante y a la evidente ausencia de democracia real; al hecho, a estas alturas más que cristalino, de que el voto no vale nada o, mejor dicho, de que su sólo valor es el de legitimar a una clase corrupta que lo único que le interesa es conservar el poder, para lo cual no duda no sólo en incumplir las promesas electorales, sino en actuar completamente al margen de la voluntad de los votantes.

    Todo esto puede parecer una distinción académica y pedante, pero creo que tiene implicaciones importantes (una de ellas es, por ejemplo, la de evitar razonamientos falaces como el que utiliza para basar su argumentación Sara -cuyas buenas intenciones no tengo razones para poner en duda- en un comentario anterior a este).

    En una pseudo democracia como la nuestra la abstención es la forma de participación más activa, y la más eficaz, no sólo porque deslegitima el sistema, sino porque pone en evidencia su podredumbre.

    • Gabriel, puede que me haya explicado mal, pero digo: “La abstención es, junto con la exigencia activa de herramientas de participación directa de la población en la toma de decisiones, lo único que puede poner en cuestión el modelo de Estado actual.”

      Supongo que con esto queda claro que me refiero a la abstención consciente y activa. Aunque quizá debía haber abundado más.

      Por lo demás, totalmente de acuerdo con tu argumentación, pues es la misma que mantengo.

      • Sí, supongo que estamos de acuerdo. Lo que ocurre es que cada vez que se discute el valor de la abstención como herramienta de acción política siempre, siempre, surge este malentendido (para muestra el botón que representan muchos de los comentarios en esta misma página) y creo que es fundamental poner un énfasis particular en su existencia -y en cómo corrompe todas las discusiones- para poder corregirlo (pues a menudo son personas honestas y perfectamente dispuestas al cambio las que lo sostienen).

    • ¿Y no hay manera de dar “forma legal” a esa abstención activa y beligerante que rechaza este sistema? Ya sé que es o puede parecer una incongruencia, pero lo mismo se puede encontrar un vericueto, una fisura en la que algo así tenga cabida y en la que se pueda presionar para desmoronar el sistema desde dentro del propio sistema. ¿No hay ningún experto que haya por casualidad, basado su tesis doctoral en ésto? Perdonad, hablo desde la desesperación.

  34. Espero disculpes el tono de mi respuesta, pero a estas alturas plantear la abstención como salida me parece ridículo. Está más que demostrado que beneficia al PP a quienes además les da igual gobernar habiendo votado sólo el 55% del censo (como acaba de pasar en Galicia). Vota a escaños en blanco o a cualquier iniciativa pequeña, y si ninguna te convence monta tu propio partido. Pero basta ya, que mientras la izquierda se pierde en estos debates sin sentido, la derecha sigue arrasando con todo.

    • Lo que espero de la gente crítica son réplicas a los argumentos del artículo, no pulsiones.

      Cuando quieras, las haces, pero tomando en consideración la argumentación.

    • Otra cosa. Que veo que entra mucho hooligan. ¿Me quieres decir quién gobierna ahora sin hacer apología de la abstención? ¿Me quieres decir quién gobernaría si no estuviera el PP? ¿El PsoE? Sí ¿verdad? ¿Y quién hizo la reforma de la Constitución para priorizar el pago de la deuda? ¿PP-PsoE?

      ¿Me quieres decir quién está en coalición con el PsoE gobernando en Andalucía? ¿Me quieres decir por qué gobierna el PP en Extremadura? ¿Me quieres decir quién gobernó en País Vasco y gracias a quien?

      Gracias por tus respuestas. Y no lo tomes como algo personal. Esto son datos, niégalos si puedes, o razona.

      • ¿Dónde se acaba de abstener un 45% del electorado? ¿Quién ha maquillado los datos impúdicamente? Galicia es la prueba de que lo que expones no funciona. Y no, ni el PSOE no IU son la solución (seré hooligan, pero no tonta del bote).
        Por aquí también hay algún dato, si quieres tenerlo en cuenta. Si no, puedes obviarlo para que tu argumentario siga funcionando, como hacen los políticos con la abstención, y tal.

      • Si me permites que me ponga la medalla (esa que me aumenta el salario), el que destapó ese fraude en la red fui yo (lo podía haber hecho otro, porque era muy evidente, así que la medalla es de chocolate).

        Y ahora voy a utilizar tu argumento. ¿Te das cuenta de que sí les importa la abstención? ¿Te das cuenta de que maquillaron las cifras para no hecerles frente? ¿Te das cuenta de que aunque ellos hayan callado hoy ya sabe esto gran parte de la población?

        Ha sido precisamente eso lo que me ha hecho decidirme. Yo he sido muy crítico con los abstencionistas. Pero una vez analizado creo que nos están haciendo la “envolvente” para legitimarse (y no solo PPSOE) sino para legitimar todo un sistema en el que la mayoría participa.

        Y oye, estaría encantado de que me sacaras de mi error, ya digo que esto nunca lo he tenido claro. No es una guerra dialéctica: es inteligencia colectiva. Se trata de que saquemos conclusiones (esto es Iniciativa “Debate”).

      • Si me permitís, yo creo que para el aparato enmascarador del establishment político es mucho más fácil legitimar una victoria tras una abstención masiva que tras un voto en blanco masivo, independientemente de que éste sea computable o no (no pasaría nada por varios escaños vacíos en los congresos pues rara vez están todas sus señorías ocupando sus escaños). Creo que es mucho más sencillo esconder la abstención activa tras un manto de desidia y falta de implicación política de la sociedad que un gran porcentaje de personas que se toman la molestia de salir de su casa, ir hasta su correspondiente colegio electoral e introducir un sobre vacío en la urna. Sabemos que el rodillo de los medios puede con todo pero no es lo mismo hablar de “baja participación” que de un 20-30% de voto en blanco, eso es inocultable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here