Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El Don de la Palabra

Juan Bernardo Montesinos | 09/11/2012

Todas las verdades son fáciles de entender, una vez descubiertas. El caso es descubrirlas. Galileo Galilei (1564 – 1642).

Uno de los problemas es, que el lenguaje ya sea hablado o escrito, supone una grave limitación del pensamiento y de los acontecimientos que vuelan por la concurrencia de una serie de decisiones y acciones. Un problema adicional es, que los interlocutores suelen ocultar la intención impidiendo ver la realidad y los futuros acontecimientos.

El conocimiento es grandioso, pero quienes lo tienen son humanos. Están interiorizados de servidumbres, prejuicios, ignorancia, emociones, egoísmo, avaricia y demás condicionantes, pudiendo defender a ultranza ideas que van contra la verdad.

Se dice que las creencias dependen del camino y secuencia de creencias, siendo la primera de ellas la que domina sobre el resto. Existen motivos para creer que por razones evolutivas, podemos haber sido programados para ser leales a las ideas en las que hemos invertido tiempo. Pensemos en las consecuencias que traería que un político fuese tan racional que durante una campaña cambiara constantemente de partido, por el hecho de que evidencias recientes así lo aconsejasen.

Algunas investigaciones médicas aseguran que un comportamiento totalmente racional no es normal y puede estar relacionado con un mal funcionamiento de la amígdala, que por otra parte también se relaciona con personalidades psicópatas.

Hay quien dice que la ciencia no avanza hasta que un nuevo científico toma el relevo del anterior, evadiendo sus prejuicios y resistencias a aceptar nuevos conocimientos. Así, el conocimiento y la ciencia avanzan de funeral en funeral.

El filósofo griego Pyrrho, quien abogaba por una vida de ecuanimidad e indiferencia, fue criticado por no mantener su compostura durante una circunstancia crítica. Su respuesta fue que le era difícil, a veces, librarse de su humanidad.

Alrededor del año 155 antes de Cristo, el filósofo griego Carneades visitó Roma con la misión de demostrar que la multa que Roma había impuesto a su pueblo era injusta. Representaba la Nueva Academia, que basaba su discurso en la argumentación y en el escepticismo ante los dogmas o certezas absolutas.

En su primer día, ante la audiencia romana, Carneades hechizó a los presentes por la solidez de sus argumentos en favor de la justicia, como la más alta de nuestras motivaciones. Pero no era esto exactamente lo que pretendía.

Al siguiente día, estableció la doctrina de la incertidumbre del conocimiento en la forma más convincente posible. ¿Cómo? Refutando, con argumentos igualmente sólidos, lo que había establecido el día anterior, convenciendo a la misma audiencia, justamente de lo contrario.

Carneades no fue el primer escéptico, ni el primero en enseñarnos la verdadera noción de probabilidad, pero este incidente permanece como el más impactante sobre generaciones de retóricos y pensadores. No fue meramente un escéptico, sino un dialéctico, siempre en contra de los dogmas y creencias absolutas.

El primer uso conocido del pensamiento probabilístico en la Historia se remonta a la Grecia del siglo sexto antes de Cristo, donde se empleaba en el marco legal. En el centro de este pensamiento estaba la noción de suceso más probable, que nos enseña a ver los eventos y sus diferentes probabilidades de ocurrencia.

Antes de que la cuenca del mediterráneo fuese dominada por el monoteísmo, con la creencia en una sola verdad, el escepticismo se había hecho común entre los más grandes pensadores. Cicerón, por ejemplo, prefería las probabilidades antes que alegar con certidumbre, pues, según algunos de sus críticos, esto le permitía contradecirse. Sin embargo, tuvieron que transcurrir doce siglos para que Occidente volviese a alcanzar un pensamiento crítico.

Curiosamente en la edad media, cuando el cristianismo y sus dogmas eran el pensamiento predominante, el mundo árabe albergó un gran número de pensadores críticos. Justamente lo contrario que en la actualidad.

Muchas personas tienen la capacidad de sentirse completamente libres de sus opiniones y venderlas sin el menor pestañeo, cuando solamente unas horas antes estaba defendiendo a capa y espada lo contrario. Para estas personas cada suceso o día es borrón y cuenta nueva.

Odiseo, el héroe homérico, tenía la reputación de usar la astucia para superar oponentes más fuertes, pero el uso más espectacular de esa astucia no fue contra un oponente más fuerte que el mismo, sino cuando al pasar por la isla de las sirenas, llenó de cera los oídos de los marineros y se ató a sí mismo al mástil, dando instrucciones a sus hombres que no lo liberasen hasta haber dejado la isla atrás.

Sin duda, nadie es lo suficientemente inteligente, ni lo suficientemente fuerte, como para luchar contra las emociones. Por ello es conveniente colocar cera en los propios oídos cuando las emociones puedan llegar a nublar la razón y hacer confundir el ruido con la señal.

Saber si algo concreto está sucediendo en el mundo es importante, pero no tanto como para perder de vista el entorno inmediato en el que vivimos.

La tecnología ha desarrollado métodos para eliminar ruido de todo tipo de señales. El método se basa en que cuando las variaciones en las amplitudes son pequeñas, éstas, muy probablemente, provienen del ruido. Lamentablemente los humanos no disponemos de esos filtros de ruido de forma natural. Si estamos escuchando una emisora de radio y ésta no se sintoniza bien, oiremos el ruido. Lo mismo ocurre con el ruido en un canal de TV mal sintonizado, el ruido de una llamada telefónica o los cambios en las cotizaciones de la bolsa. A priori nos parecerá significativo un cambio de unos pocos puntos. No sabremos si se trata de ruido o no. Si encima los interlocutores y los medios nos bombardean con multitud de información de causas y acontecimientos para ese cambio o suceso, estaremos convencidos de su significado real.

Según Philostratus: Los dioses perciben el futuro, la gente ordinaria el presente, pero el sabio percibe lo que está a punto de ocurrir.

Se podría también decir: El hombre sabio escucha el significado, el común sólo el ruido. Pero, ¿cómo explicar, con la menor cantidad de información posible, la diferencia entre ruido y significado, y mostrar por qué el intervalo de tiempo considerado es importante al juzgar un evento?

Trailer “El fuego y la palabra”
SINOPSIS: Atractivo, oportunista, inmoral… Elmer Gantry (Burt Lancaster) es todo eso y más. Así que el día en que tropieza por casualidad con una reunión religiosa y se da cuenta que es tan fácil sacar dinero siendo predicador como ganarlo en una partida de cartas… se convierte a la religión Evangélica. Junto con la hermana Sharon Falconer (Jean Simmons), Elmer pronuncia unos estremecedores sermones sobre el demonio, que le llevarán a conseguir la fama y la fortuna. No todo será un camino de rosas, pues un periodista (Arthur Kennedy) trata de desenmascarar el verdadero rostro de Gantry. Además todo cambia cuando en su vida reaparece una antigua amistad (Shirley Jones), que hará que Gantry se tenga que enfrentar a demonios de su pasado, secretos hace tiempo enterrados, que convertirán su nueva vida religiosa en un auténtico infierno en la tierra. (FILMAFFINITY) “Película apasionante que radiografía a un personaje dibujado con trazos de maestro (…) Una obra maestra indiscutible, cima de la carrera de un cineasta comprometido, agresivo y turbulento.” (Miguel Ángel Palomo: Diario El País). Burt Lancaster gano un merecido Oscar por su interpretación.

En mi caso Quisiera seguir percibiéndolo claro, como cuando inicie el blog en diciembre del 2008, pues el árbol que quieren veamos nos impide ver el bosque y, no hay ni han habido “Brotes Verdes”. Los gobernantes y dirigentes, con la asistencia y soporte de sus defensores y valedores nos tienen sometidos en un embuste permanente con multitud de artimañas a cuál de ellas peor.

Hasta hoy mismo las autoridades de la UE, BCE, Comisión Europea, FMI y diferentes gobernantes y dirigentes de países de nuestro entorno, alababan los esfuerzos realizados y la valentía del gobierno español, aunque entre bastidores no han dejado de apretarnos la soga en el cuello cada día más. Ahora parece todo lo contrario por los mismos interlocutores, advirtiendo junto con los medios, que nos viene el diluvio Universal según el editorial de El País, “Ajustes Fracasados”.

“Qué podemos hacer…” Desde luego, evitar la manipulación del ruido e iniciar cualquier acción, siempre será mejor que quedarnos con los brazos cruzados esperando a que los gobernantes resuelvan el grave problema que tenemos y seguiremos teniendo de no actuar en bien.

Fuente: Libro “Engañados por el azar” de Nassim Nicholas Taleb

Imagen:  “El fuego y la palabra”

quisiera-montejb.blogspot.com
montejbquisiera.wordpress.com
La comunidad El País montejb

Imagen de portada: google images

36 Comments

  1. David Sempau
    David Sempau Noviembre 9, 2012

    Estimado Juan Bernardo, tu mención de Carneades me trae a la memoria la anécdota de aquel brillante orador (lamentablemente no recuerdo el nombre) que, después de pronunciar una electrizante alocución y bajar de la tarima entre aplausos, se detuvo, giró en redondo y volvió a dirigirse brevemente a la audiencia para añadir un escueto: “O quizás no”.

    He tenido el privilegio de conocer personalmente algunos científicos evolucionados. Todos comparten la opinión de que el conocimiento es como un globo hinchable: cuanto más lo llenas de contenido con lo que crees conocer, mayor es la superficie de contacto con lo desconocido. Gandhi ya advirtió que “el verdadero conocimiento es el que nos hace humildes”, cosa bien distinta de la arrogancia fundamentalista tecnocientífica imperante en nuestros días, que nos quiere convencer de que la tecnología nos brindará las soluciones a los problemas que ella misma va creando.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    • montejb
      montejb Noviembre 10, 2012

      Apreciado David. Siempre son de agradecer tus comentarios enriquecedores que animan e incitan a compartir y mejorar. Ciertamente siempre es de agradecer y recordar, la sabiduría de Gandhi y otros pocos seres humanos excepcionales como él que han existido.

      A mi también me preocupa la “arrogancia fundamentalista tecnocientífica”, que promete todo tipo de soluciones a los problemas actuales. No sé ni estoy seguro, si ella misma los puede estar creando o son implícitos al progreso, aunque evidentemente en bastantes casos, sí que han creado bastantes problemas más graves que los beneficios que falsamente han generado y que nos quieren hacer convencer como buenos.

      El mayor problema entiendo es, que seguimos un modelo totalemente equivocado, pues principalmente se ocupa de algunas cuestiones importantes y la mayor parte en cuestiones irrelavantes, dejando la mayor parte de la esenciales sin apenas tratar.

      Curiosamente, la mayor parte de las pocas cuestiones esenciales de los seres humanos, son sustanciales y comunes en todo el mundo, sin distinción de raza, genero, lengua, costumbres o localización. Da igual un tribu perdida y aislada en el Amazonas que una familia en cualquier ciudad poblada.

      Lo esencial y común a todos los seres humanos sigue sin resolverse y no parece próximo que sepamos cómo resolverlo.

      Un abrazo para todos.
      Juan Bernardo montejb

  2. Jesús Díaz Formoso
    Jesús Díaz Formoso Noviembre 9, 2012

    La Epopeya de Gilgamesh, quinto Rey de Uruk, que habría tenido lugar hace unos 5.000 años, constituye uno de los más antiguos registros históricos de nuestro devenir.

    Entonces, todo era como ahora. Y en el ínterin, pocas veces dejó de serlo. Unos pocos mandan, los demás obedecen. El valor y el heroísmo corresponden a los elegidos. Y los elegidos, siempre son Ellos.

    La historia no la escriben para el pueblo, sino para los vencedores y los poderosos. Para su halago escriben los medradores. Ahora y antes. Siempre.

    Atenazado, entre dos muros cuya distancia se estrecha, me veo aplastado. Sueño con el pajarillo de la jaula, que por primera vez ve la puerta abierta. Recuerda a los gatos acechando desde el suelo; En lugar de ver la Libertad tras la puertecilla, siente pánico al ver quebrada su seguridad. No sabe que puede volar. Solo una vaga intuición. Condicionado, lucha por su prisión.

    Tenemos tanto miedo a la muerte que, para no perder la vida, renunciamos a vivir. Para algunos, nosotros somos el pajarillo que, en su prisión, se siente seguro. Hasta el día en que su canto cesa. Entonces muere. Mientras le retuercen su cuellecito intenta cantar una vez más, para agradar a su verdugo. ¿Ha sido feliz?, se preguntan en la bandada de la que debió haber formado parte. No ha sentido dolor, ni ha deseado saber. No ha sentido el frío del vuelo invernal. Tampoco la dicha de llegar al destino primaveral. Su mundo siempre ha sido previsible. Sin otra sorpresa que su destino fatal.

    Nosotros no somos el pajarillo. Nosotros nos preguntamos sobre nuestra existencia. Y eso, lo cambia todo.

    Tiempo al tiempo. Como ondas se desplaza nuestra unicidad. Unos pocos llegan antes, la mayoría llega agrupada dentro de la campana. Al final llegamos todos. Pero los que primero llegaron encaran antes el siguiente desnivel. El camino nunca cesa.

    Ondas que se cruzan con ondas, hasta acoplar su frecuencia en un proceso que lleva a la complejidad del nuevo objetivo, de la nueva cima, desde el fondo de la sima. Nos cruzamos y nos debilitamos. Nos acoplamos y nos fortalecemos. Y avanzamos hacia lo desconocido, sin poder evitar ser atraídos a él. Podemos intentarlo; entonces la marcha se detiene y busca nuevos horizontes. Pero el destino es el mismo: lo desconocido que nos llama. Todos contribuyen al avance del todo; desviándolo por nuevas rutas, retrasando la marcha o acelerándola.

    Queramos o no, todo fluye. Quizás el fluir tenga un destino, pero del camino somo dueños. Elegimos. Si acertamos podemos dejarnos fluir. En otro caso, nos opondremos al flujo. Entonces se desata la crisis. Es la incertidumbre del camino, cegando la intuición que apunta al destino. Pero nada se detiene en este movimiento al que llamamos vida.

    De repente, existe el momento, que eleva su realidad verdadera sobre las sombras que llamamos pasado y la oscuridad futura del camino no recorrido; inexistentes espejismos ambos. Desde el instante se aprecia la verdad de lo único y real. Pero entonces nos preguntamos. Y tememos, consecuentemente. El temor lleva al deseo, y el deseo difumina la realidad del instante único.

    Es que somos en la materia. Y desde ella tememos, pues creamos la ilusión del futuro, siempre percibido; sentido. Vemos, tocamos, olemos, oímos, saboreamos. Materia imaginada. Deseo, siempre productor de insatisfacción.

    Desde la avanzadilla de la Onda, algunos ¿afortunados? Intuyen la nueva senda. Intuición que se impone entonces a la materia. Volvemos al instante no sentido. Inmaterial. Pero el resto de nuestra unidad aún no ha llegado, agrupado en la parte cóncava de nuestro inacabable fluir. Y, desde la cola, otros salen del fondo, ascendiendo, sin saberlo, por la senda común. Somos Ondas.

    Los últimos no son lastre. Ellos también marcan el camino, bien con su resistencia, bien aportando aceleración al fluir común. No somos gregarios. Somos Uno que se busca a si mismo en los demás. Por eso vemos diferencias. Las creamos.

    Todas estas tensiones generan el movimiento al que llamamos vida. Y ese movimiento reúne en si mismo la civilización sobre la que reina Gilgamesh con la naturaleza esencial del salvaje Enkido. Espíritu y materia en inefable unidad traspasando la marca del Hades, descubriendo caminos que llevan más allá del Miedo.

    Me he de examinar desde el instante, mientras todo fluye en un movimiento al que llamamos Vida.

    Recibid, en esta pausa del camino, un fuerte abrazo, queridos amigos, caminantes constructores de senderos.

    Chus

    • montejb
      montejb Noviembre 10, 2012

      Estimado Jesús. Profundo y bella exposición de la ciega inercia de la vida.

      En ocasiones me pregunto en qué consiste, cuál es el motor que la mueve y cuál la finalidad. Por otra parte, resulta demasiado caprichoso pensar, que todo es fruto del azar. La inteligencia y el conocimiento, apenas están en el inicio y, no pienso sea suficiente para asimilar y comprender cuanto sucede. Obviamente nos queda mucho camino por recorrer, aunque nuestro tiempo presente es demasiado breve.

      No se trata de filosofía ni palabrería, sino de seguir adelante como sea, pues en algún momento, quizán encontremos las respuestas a muchas de las cuestiones esenciales para las que no sabemos las respuestas.

      Muchos en los momentos de la íntima soledad y desasosiego, nos hacemos estas y otras preguntas.

      Sin duda, una pausa en el camino bajo un olivo o acariciando la brisa frente las olas del mar, nos puede ayudar a sobrellevar la pesada carga de la existencia, para mejor pensar por dóde seguir en cada encrucijada que encontremos.

      Deberemos seguir buscando lo que no sabemos que queremos.

      Igualmente un fuerte abrazo para todos.

      Juan Bernardo montejb

      • Jesús Díaz Formoso
        Jesús Díaz Formoso Noviembre 11, 2012

        Querido amigo, no creo que debamos preguntarnos, pues en la pregunta está el sesgo.

        No creo tampoco, apreciado Juan Bernardo, en el azar. Tampoco en su contrario. No sé si todo está escrito. Pero disfruto del guión.

        Disfruto cuando siento. Sufro o me alegro, en un vaivén del que surge en mi interior la materia que me rodea.

        Todo es vida. Quizás todo sea también inteligencia. Las piedras sienten; en eso sí creo. Si las dañas, se protegen, se fortalecen allí donde son distorsionadas, o crean nuevas redes de sustento. Se adaptan. Están vivas.

        Intento sentir la vida en la materia. Y la materia, tiendo a olvidar -una y otra vez-, tiene una poderosa llamada. Se construye en ella como vida.

        Sabemos, amigo que buscas conmigo, lo que debe ser. No pretendas elegir. Perderás tu libertad. La libertad consiste en no tener que elegir, en ser libre en tu fluir. Sabemos lo que debemos hacer.

        Es un saber propio del instante. Sin futuro ni pasado. Y por tanto, ajeno al miedo. Y, en consecuencia, también al deseo.

        La libertad reside en la Responsabilidad. Acepto las consecuencias de mis decisiones; pero aún no aceptándolo, me veo obligado a asumir la responsabilidad de las decisiones y actos de aquéllos que, cegados por lo material, temen y desean; se mueven de la insatisfacción propia del deseo hacia el temor que, de nuevo alimenta el deseo. Hay quien lo llama ego. Se regocija en la pérdida de su libertad, o en lo que es lo mismo, en su triste irresponsabilidad.

        Mi Libertad, como la tuya, estimado contertulio, se ve mermada por la irresponsabilidad de los temerosos esclavos del deseo, productores, sí, de dirección y movimiento, pero desmenbrado, inarmónico.

        Pero es la necesidad de la tensión, del conflicto, que genera nuestro movimiento común.

        Como te dije, no creo en el azar.

        Un abrazo.
        Chus

      • montejb
        montejb Noviembre 11, 2012

        Ahhh estimado Jesús, la originalidad es el fruto de la chispa, que unas veces se enciende y, otras no aparece por más que uno se empeñe. Posiblemente el azar sea el ingrediente que la enciende; una palabra, una frase, el estribillo de una canción, el aroma de un guiso, el perfume de una flor y mil sensaciones más, pueden encender la idea de eso que no sabemos que buscamos. Desgraciadamente no conocemos las reglas ni el mecanismo que regulan el azar, pero entiendo que ello, no debe de llevarnos a negar su existencia, habiendo evidencias.

        Querido amigo, me reconforta saber, que al igual que otros, buscamos lo que debe ser. No estoy seguro de que sepamos lo que mejor debemos hacer, pues no disponemos del conocimiento necesario para autosatisfacer acertadamente nuestras necesidades y la de los demás. Aunque en las cuestines esenciales comunes a todos, sí que las sabemos y debieramos de actuar todos.

        Efectivamente la vida está en permanente cambio y evolución. Aparentemente conocemos la mayor parte de sus ingredientes, pero ignoramos el mecanismo que la hace funcionar. Así, la posibilidad de elegir, no tiene por qué suponer la pérdida de nada, menos de la libertad. Si asumimos que aprender durante toda la vida hasta el fin de nuestra existencia, es un acto que nos proporciona la oportunidad de explorar infinitos caminos, debemos intentar explorarlos disfrutando cada paso. Los límites están en el conocimiento, no en la ignorancia. La grandeza del ser humano consciente está, en poder proyectar espacialmente y tocar con la punta de los dedos, la insignificancia de todo cuanto sabemos conocemos de cuanto ignoramos.

        Sí que estoy de acuerdo en que nuestra individual libertad, se puede ver mermada a menudo por la acción irresponsable o inconsciente de quién sea, por las causas que queramos, la mayor parte por ignorancia o dejación de responsabilidades, además del propio diablo de las pasiones que todos llevamos y que es bien difícil dominar. Por muy inteligente y consciente que uno sea, la química de cada cual juega a menudo en su contra, haciendo saltar el reloj del equilibrio que pensamos o creemos controlar.

        Aprender disfrutar y dejarse llevar, comedidamente, por esta montaña rusa de sensaciones y emociones, puede ser toda una experiencia muy gratificante y aleccionadora a poco que se cuente con un mínimo de referencias.

        Un gran abrazo.
        Juan Bernardo montejb

      • Jesús Díaz Formoso
        Jesús Díaz Formoso Noviembre 11, 2012

        “Tocarlo con la punta de los dedos”, querido amigo, es el fruto de tu generosidad para con nosotros.

        Sigamos intentándolo. Sin esperanza, pero sin desfallecer.

        Un abrazo.
        Chus

  3. BRAULIO
    BRAULIO Noviembre 10, 2012

    Me he perdido. De verdad que no les sigo. Los contertulios de hoy, así como el ponente, se me escapan. Vuelan en otra dimensión; yo apenas inicio el revoloteo…
    Tendrán que perdonar mi limitación

    • montejb
      montejb Noviembre 10, 2012

      Bienvenido Braulio, al selecto y mayoritario club de los millonarios de ignorancia. No te preocupes si cuanto más aprendas a volar, más te des cuenta de cuán poco puedas alcanzar. La cuestión es que aprendamos a volar y no dejemos de aprender de hacerlo mejor, compariendo con los demás lo aprendido para que les sea de utilidad.

      Un abrazo para todos.
      Juan Bernardo montejb

  4. Dioscórides
    Dioscórides Noviembre 10, 2012

    BRAULIO, compañero: Efectivamente, éste es un magnifico artículo, que como bien reza en su título, “ el don de la palabra”, en que las palabras nombran la realidad y se apropian de ella ( aunque quien se apropia de la realidad son quienes las utilizan para su beneficio propio).
    Tienes razón, tanto el ponente como Chus ( más sesudo, pero más bello) y David son dos craks de la palabra, y después de leerlos, he encontrado mi púa. Espero que encuentres la tuya.
    Mi título del artículo es: El don de la palabra y el engaño. Engaño al que estamos sometidos con las diferentes formas sutiles de mentir que siempre se ha utilizado, desde la antigua Grecia hasta nuestros días, a través de la palabra
    Así como Juan Bernardo nos deleita ciando a clásicos, los míos son Protágoras, Gorgias y Calicles , el corruptor de la sofística ( el sofista político), quien afirmaba que por naturaleza es justo que el fuerte domine al débil y que lo subyugue por completo), en ellos está la cultura del engaño. Y con pensamientos e ideas opuestas Hipias, Antifonte y Critias.
    Actualmente la política está inmersa en la cultura del engaño, utilizando la palabra y prostituyendo significados con ayuda de los grandes medios de difusión y dar sentido a: Dar a la mentira apariencia de verdad. Inducir a otro a tener por cierto lo que no es , valiéndose de las palabras o de obras aparentes y fingidas. Producir ilusión. Entretener y distraer. Decir verdades incompletas. Ocultar información.
    El poder para dominar los medios masivos de comunicación con su gran capacidad de influir en la población, como todo y como siempre, lo ostentó la oligarquía dominante y hasta la fecha…
    Ya ves Braulio, aunque Chus nos transporta a muchas dimensiones, cada uno debemos encontrar la nuestra.
    Deja de revolotear y vuela que una vez aprendido a volar no existen las limitaciones y como nos dice Juan Bernardo al final de su artículo, evitaremos que nos manipulen y estaremos prestos a iniciar cualquier acción.
    Saludos a todos.

    • BRAULIO
      BRAULIO Noviembre 10, 2012

      Gracias, amigo Dioscórides, por tu apoyo. Tendré que seguir entrenándome en estas lides de la Palabra, pero principalmente, descubriendo el sofisma y a los sofistas, claro, donde se escondan.

    • montejb
      montejb Noviembre 10, 2012

      Estimado Dioscórides. Efectivamente das en la diana al precisar la manipulación y engaño que hacen y utilizan para su beneficio propio quienes están en posición de ventaja y dominio. Sin duda, este es uno de los graves problemas que tenemos.

      En un 2º post titulado “El Don de la Palabra II “Lo mejor está por llegar” aquí: http://montejbquisiera.wordpress.com/2012/11/07/el-don-de-la-palabra-ii-lo-mejor-esta-por-llegar/

      se expone: “En el trasfondo parece, que todos los gobernantes se han puesto de acuerdo en prometer y convencer a los ciudadanos para que nos conformemos en un futuro paraíso, (mucho ruido), mientras la realidad, (señales), es que vivimos en un infierno.

      Nuestro presente es demasiado breve, como para que nos vendan y sigamos creyendo en un futuro mejor que no veremos.”

      Este pues sería, la gran patraña y burdo embuste universal al que estamos sometidos, con una manipulación a gran escala y local en cuestiones irrelevantes, cuando las cuestiones esenciales comunes de los seres humanos quedan legadas para un futuro incierto que no veremos.

      Con todo, albergo la confianza de que en algún momento en el tiempo, sin necesidad de reclamo alguno, todos juntos iniciemos espontaneamente el vuelo a la verdadera libertad, colaborando solidariamente como seres humanos inteligentes.

      Un abrazo para todos.
      Juan Bernardo montejb

      • David Sempau
        David Sempau Noviembre 11, 2012

        Efectivamente, es la “zanahoria escatológica” (sufre hoy para poder gozar mañana), de la que la religión católica constituye un ejemplo paradigmático. “Bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino de los cielos”, dicen que dijo. Y así los pobres agachan la cabeza y sufren gozosamente con la promesa del “otro mundo”, mientras que quienes los mantienen así engañados y sometidos gozan muy mucho de los placeres terrenales de ESTE mundo, aquí y ahora. La versión seglar la tenemos en boca de P$SOE, PP y Merkel, con eso de que nos esperan “unos años de sufrimiento y de sacrificios indispensables” para ver por fin la luz. ¡Yo también quiero gozar aquí y ahora! ¿Para cuándo el despertar?

        ¡Un abrazo para tod@s!

    • David Sempau
      David Sempau Noviembre 11, 2012

      Estimado Dioscórides, gracias por tus elogios que te devuelvo multiplicados. Tocas de refilón el tema de la “ilusión”, sobre el que me parece indispensable una aclaración semántico-lingüística, habida cuenta de que se ha convertido en un término sobado hasta la saciedad en los discursos políticos. He aquí la cruda verdad tal como la refleja el Dr. Guido Gómez de Silva en su “Breve diccionario etimológico de la lengua española”:

      ‘Ilusión’: percepción errónea de la realidad; creencia errónea; esperanza sin fundamento. Latín tardío illusionem, acusativo de illusio (radical illusion-) ‘ilusión’, del latín illusio; ‘acción de burlarse o engañar’, de illusus, participio pasivo de illudere, ‘burlarse, mofarse de, engañar’, de il- ‘contra’ + ludere ‘jugar’.

      La próxima vez que los políticos, los medios de comunicación o la publicidad te hablen de ‘ilusiones’, de un “programa ilusionador”, de un futuro “lleno de ilusiones”, etc., ya sabrás a qué se refieren.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  5. lamareenoire
    lamareenoire Noviembre 10, 2012

    Difícil tarea la de entrar en este debate pero lo voy a hacer, porque, como bien se desprende del comentario de Chus, el miedo no lleva a nada más que a la no-vida y porque no se puede dejar escapar la oportunidad de intercambiar pensamientos con personas tan lúcidas y de las que tanto aprender. Es por ello que también he disfrutado de tus palabras, Braulio, por su humildad y honestidad, dos virtudes clave cuando un@ se propone precisamente eso, aprender. Pero no os voy a enjabonar más amigos, que por hoy ya ha sido suficiente. Siento desde hace días cierto sabor agridulce y desencanto en vuestros comentarios. Pero no me preocupa; es normal y deberíamos estar content@s por ello, porque esos sentimientos en definitiva no hacen sino reforzar nuestra creencia en la necesidad de un cambio de rumbo.

    Dices, Montejb, que “Deberemos seguir buscando lo que no sabemos que queremos”, y un poquito más abajo hablas de lo esencial y común de los humanos. Sí sabemos lo que queremos y parece ser común en tod@s. El problema es que también parece ser común en tod@s el miedo a perder no sé qué para lograr lo primero. En el momento en que afirmas que lamentas que no vayamos a ser capaces de solucionar lo esencial de todos los seres humanos, estás reconociendo que sabemos qué es lo esencial. Y tú mismo pareces tener la respuesta a tus dudas cuando dices que seguimos un modelo equivocado. Y es que, por cada individuo que habita este planeta, hay un modelo, de lo que se desprende que pudiera parecer algo absurdo intentar hallar un modelo común a tod@s. ¿No sería mejor que, partiendo de la idea, más que plausible, de que tod@s tenemos las mismas necesidades esenciales, vengamos de aquí o allí, aceptar que nada debiera pasar si cada un@ decidiera seguir su propio modelo en armonía con el de l@s demás? Como muy bien dice Dioscórides, cada un@ debe encontrar su propia dimensión. Eso no es utopía, es sentido común. Sólo así sabríamos lo que conlleva la libertad, esa gran desconocida que tod@s evocamos, y lo mucho que necesitamos a l@s demás para disfrutar de ella. Aun demasiadas personas en el mundo temen la libertad por entender que nos llevaría a una guerra continua, sin pararse a pensar en la cantidad de guerras, genocidios e injusticias que acompañan nuestro día a día a pesar de no ser libres. ¿No será que nuestra esclavitud consentida es precisamente la causa de tanta miseria?

    Estamos habituad@s a tomar decisiones en nuestra vida privada (y a veces ni eso…) y dejar que sean otr@s los que las tomen por nosotros en nuestra vida pública. Hablamos de la Grecia clásica y pocas veces más hubo tanta armonía entre la una y la otra. Cierto que no es oro todo lo que reluce; que no tod@s eran considerados de la misma manera. Tendemos a idealizar aquello que nos queda lejano y la Grecia clásica tampoco debió ser un paraíso terrenal. Pero hoy tampoco vivimos en un paraíso y la mayoría se desentiende de la vida pública, creyéndose estar así en estado de rebeldía. Eso, sin embargo, no es rebeldía; eso es cobardía, comodidad, egoísmo, a veces solamente desconocimiento o falta de herramientas… Yo también ansío respuestas y no me siento capacitada para darlas a nadie. Pero no por ello dejaré que sigan decidiendo por mí, aunque sea al precio de que me llamen irresponsable, ignorante, antisistema y otras tantas lindezas. ¿Irresponsable? Todo lo que puedo, si ser responsable es obedecer a ciegas. ¿Ignorante? Sí, pero con ansias de serlo cada día un poquito menos. ¿Antisistema? Si eso significa estar en contra de un sistema dirigido por un@s canallas a los que no les importa que millones de personas se mueran de hambre, naturalmente.

    @Chus: no se si era tu intención, pero de una gran película de Lancaster, “El fuego y la palabra”, has traído a mi mente otra tan grande como es “El hombre de Alcatraz”, también protagonizada por él y por un pajarillo.

    @David: el brillante orador que, después de pronunciar una electrizante alocución y bajar de la tarima entre aplausos, se detiene, gira en redondo y vuelve a dirigirse brevemente a la audiencia para añadir un escueto: “O quizás no”, debiste ser tú mismo…

    Un abrazo a tod@s y por favor, no dejemos de “albergar la confianza de que en algún momento en el tiempo todos juntos iniciemos espontáneamente el vuelo a la verdadera libertad”, Montejb dixit.

    • montejb
      montejb Noviembre 10, 2012

      Querida lamareenoire, felicidades y bienvenida a compartir tus pensamientos y apreciaciones. Mi mención a que no sabemos qué queremos, va más allá del sentido de la palabra en que nos perdemos por cuestiones intrascendentes o irrelevantes, dejándo o perdiendo las cuestiones esenciales.

      Sin duda, casi todos sabemos cuanto es de esencial y común en todos los seres humanos, independiente de cualquier condición. Curiosa e increíblemtente, cuanto es esencial y común es muy poco. La cuestión en orden sería: ¿cómo aunar voluntades y actuar en cuanto es esencial? ¿cómo aunar voluntades y actuar en cuanto es importante? ¿cómo aunar voluntades y actuar en cuanto a evitar lo imprescindible y superfluo?

      Seguiremos indecisos como el burro de Buridan que murió de hambre y de sed, a pesar de disponer de suficiente agua y comida.

      Mejor será que decidamos entre todos colaborar qué y cómo hacer, antes de que se evapore el agua o se pudra la comida.

      Un gran abrazo para todos.

    • David Sempau
      David Sempau Noviembre 10, 2012

      Me halaga tu sospecha, pero es infundada. El orador no fui yo, aunque me hubiese gustado serlo porque eso significaría un grado de sabiduría muy superior al mío.

      ¡Un abrazo para tod@s!

  6. David Sempau
    David Sempau Noviembre 11, 2012

    Estimados Motejb y Chus,

    Una de las presuposiciones de la Programación Neurolingüística (PNL) consiste en que “detrás de cualquier comportamiento subyace una intención positiva”, entendiendo como “positiva” aquello que el sujeto cree que necesita obtener. En otras palabras, detrás del comportamiento “robar” puede subyacer la intención positiva de “no carecer de”. Uno de los objetivos de la PNL consiste, precisamente, en honrar la “intención positiva” del sujeto y mostrarle otros “comportamientos” menos nocivos, que le lleven a dar satisfacción a esa intención. En vuestras aportaciones aparece el tema del “temor” y el correspondiente deseo, cuestión sobre la que reflexioné al escribir “Las cosas por su nombre” y sobre la que, en el Capítulo 5 del libro, argumenté lo siguiente:

    “LA CULTURA DE LA ESCASEZ
    La forma de mantenernos en constante competición unos con otros, en lucha constante por los recursos, por el dinero, por los medios de subsistencia, por un puesto de trabajo, por una plaza de aparcamiento, por una vivienda más amplia (o simplemente por un lugar en que vivir), por una plaza en la universidad, por un trozo de pan, etc., etc., consiste en inculcarnos, constantemente y desde la infancia, el convencimiento de que hay escasez de todo, de que los bienes terrenales y la calidad de vida son algo escaso por lo que hay que luchar, cuando lo cierto es que sobra de todo: alimentos, dinero, espacio físico, tiempo para lo importante… Detrás de cada decisión personal catastrófica, de cada corruptela, de cada escándalo (tan abundantes en los últimos decenios en la escena política y financiera), de cada personajillo que, tras haber conseguido trepar hasta algún puesto de poder se enriquece a costa de los demás, hay en realidad una niña o un niño temerosos de no tener, de carecer. Sin embargo, es posible avanzar hacia una cultura de la abundancia. He aquí algunas acciones que podrían contribuir a ello:
    1. Fomentar desde la infancia actividades y experiencias que inculquen la cultura de la abundancia y de la no posesividad.
    2. Discernir entre necesidades auténticas y falsas. Un ejemplo: los cereales y el agua necesarios para alimentar al ganado para que una sola persona se atiborre de carne (arruinando de paso su salud y contribuyendo a la destrucción de masa forestal, al agotamiento de acuíferos y al cambio climático) bastan para… ¡quinientas personas! Para que a nuestra cocina llegue un kilo de carne de vacuno se habrán consumido 100.000 litros de agua. Citando a Satish Kumar, la cuestión se resume en “vivir simplemente, para que otros puedan simplemente vivir”.
    3. Ilegalizar, consecuentemente, la publicidad enfocada al consumo innecesario.
    4. Fomentar y facilitar el florecimiento de comunidades inteligentes. Un ejemplo: ¿Hacen falta dos coches por familia, o tal vez varias familias podrían compartir un mismo vehículo? ¿Te suena fantástico? Ya hay comunidades que lo hacen.
    5. Ilegalizar la especulación inmobiliaria: Generar suelo urbano público con criterios de calidad de vida y construir sobre él viviendas (unifamiliares, colectivas o comunitarias) con criterios de amplitud, utilización comunitaria inteligente de recursos y servicios, eficiencia energética, utilización de materiales y energías renovables, contacto con la Naturaleza, autosuficiencia, etc.
    6. Generalizar el transporte público y su utilización.
    7. Prohibir la circulación rodada privada en las aglomeraciones urbanas.
    8. Fomentar los circuitos económicos y alimentarios cortos (autosufciencia). ¿Te parece imposible? Existen ya asociaciones de agricultores ecológicos y consumidores autogestionadas, así como comunidades con su propia moneda local y sus propios bancos.
    9. Tratar de forma ejemplar los comportamientos contrarios a todo lo antedicho, incluyendo el gravamen con impuestos disuasorios del transporte a larga distancia de bienes no imprescindibles o manufacturables en proximidad.
    Mientras se consiga mantenernos ocupados en la lucha involutiva, mezquina, rastrera e irracional por aquello que se nos presenta como escaso pero que en realidad abunda, se nos tendrá al margen de lo realmente importante: del esfuerzo por evolucionar, del empeño por el reparto equitativo y el goce generalizado de los bienes de la Tierra.”
    ¡Un abrazo para tod@s!

    • Jesús Díaz Formoso
      Jesús Díaz Formoso Noviembre 11, 2012

      Gracias, David. Has dado en el clavo. Lo malo es que el clavo no tiene cabeza 😉

      Las Soluciones que aportas, lo son. Pero el problema sigue siendo. ¿Como?

      ¿Como vamos a compartir coche con el vecino, si no nos saludamos?

      ¿Como vamos a compartir una conversación en la naturaleza, si está vallada?

      ¿Como calmaremos nuestra ansiedad si dejamos de consumir?

      ¿Como protegernos de nuestra propia inseguridad mientras vemos la caja tonta?

      Aquí está la raíz del problema que no hemos podido resolver. Los análisis causales han sido certeros. Pero el maldito nudo se niega a dejar de serlo. No se deja desatar. Y no podemos cortarlo, pues está en nosotros.

      Parece tan sencillo. Y lo peor es que lo es. Es simple y claro. Como se acredita en tus palabras, que te agradezco de nuevo.

      Ojalá tu lucidez, como la de Lamareenoire y la de nuestro ponente, Juan Bernardo y tantos otros, sea verdaderamente contagiosa. Y lo será.

      Las deas flotan en el aire. Las respuestas también. Y es en la crisis que podemos aceptarlas, pese a su novedad, aún relativa.

      Después de varias experiencias (que habrán sido enriquecedoras, como todas, aunque todavía no capto en que manera 😉 coincidentes en la manipulación que todos hacemos de todo, impulsados por nuestros egos, he decidido volver a empezar la búsqueda.

      De momento simplemente intento revisarme. Con el fin de encontrar ese ansiado camino que, atravesando nuestro mundo de egos, nos lleve a compartir la humanidad como humanos.

      De todas formas, estamos ante un proceso abierto por la crisis de los muchos. ¿Crisis inducida? Puede. Pero real hasta el tuétano.

      Cuando aprietas fuertemente un fluido en tu mano, es seguro que colapsará entre tus dedos. Probablemente podrás saber por donde se escapará. Pero aún así, seguramente mancharemos la alfombra.

      Cierto que existen modelos matemáticos (he trabajado durante años con este tipo de modelos en el campo ambiental, y su capacidad de acierto es verdaderamente asombrosa) de Ingeniería Social. A la escala de los grandes números el acierto está casi garantizado. Pero para acertar, hace falta disponer de la pregunta. Así, se han modelizado los efectos de decisiones que llevan al desmembramiento familiar; y el acierto ha sido sorprendente. Como trágico su resultado. Pero la familia permanece. De la llama el rescoldo.

      Incluso ese pequeño rescoldo de luz es, sin embargo, suficiente para vencer la oscuridad. Y en nosotros -en todos nosotros- permanece la esencia de lo que somos. Ese es nuestro rescoldo. En el que confío.

      No es necesario. Pero aún así, me veo impelido a ello. Quiero ayudar a reavivar el rescoldo de nuestra humanidad. Y lo quiero hacer en todos y cada uno de nosotros. Sigo buscando como hacerlo.

      Quizás, como todo, el modo sea el evidente. Actuando en nuestro entorno inmediato.

      Aún así, sigo buscando extenderlo más allá. Y me pregunto si esa voluntad es solo fruto de las artimañas de mi Gran Ego. De mi odiado enemigo, cuya necesidad no discuto, empero.

      Un fuerte abrazo.
      Chus

      • David Sempau
        David Sempau Noviembre 11, 2012

        En su libro “Creativos Culturales” Ray y Anderson afirman que 50 millones de personas en los EEUUA y 80 o 90 millones en la Unión Europea pueden pertenecer a esta subcultura de personas de distintos lugares, clase social, sexo, religión o nivel de estudios que comparten (sin saberlo) determinados valores*. El reto es el de siempre, conocerse y unirse para la acción.

        En cuanto a los modelos matemáticos, cuidado con ellos. Edward Lorenz tuvo con el suyo para la predicción climatológica la sorpresa que dio pie a la famosa frase “El aleteo de una mariposa en Brasil puede desencadenar un tornado en Texas”. ¿Por qué? Pues porque un pequeño redondeo en los decimales de los datos introducidos le llevó a resultados absolutamente distintos. En otras palabras, intentar modelar mediante recursos algorítmicos limitados una realidad (social, económica, ambiental) complejísima y variante constituye un fútil intento abocado al fracaso y (lo que es peor) a la toma de decisiones erróneas.

        Cambiando de tema, no odies al “enemigo”, compañero. Sin luz no hay sombra, sin sombra no hay luz. Recomiendo extasiarse con la portada del libro “El Sol que mora en las tinieblas” de Eduardo Fiel y meditar sobre ella**. Con gusto se la paso a quien me la pida a david.sempau@gmail.com.

        ¡Un abrazo para tod@s!

        *ver http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte03/crea_cultural.htm
        **http://maestroviejo.wordpress.com/2011/10/13/el-sol-que-mora-en-las-tinieblas-1-emilio-fiel/

      • Jesús Díaz Formoso
        Jesús Díaz Formoso Noviembre 11, 2012

        Pedida queda esa Portada de “El Sol que mora en las tinieblas”. No conozco al autor, por lo que si la acompañas de algún texto … lo agradeceré.

        Mi mail: jesusdiazformoso@icacor.es

        Te envío a tu mail una obra inclasificable, que entremezcla texto y dibujo, componiendo un curioso cuadro.

        Un abrazo.
        Chus

      • Jesús Díaz Formoso
        Jesús Díaz Formoso Noviembre 11, 2012

        Te agradezco el enlace al Texto de Juan Pastor Bustamante. Certero y cercano.

        Esa cercanía, sin embargo, no es anecdótica. Veo que el texto no es posterior al 2005. Siete años y todo sigue igual.

        “Lo que los CCs — necesitan son instituciones que apoyen sus valores, formadores y escuelas para los profesores así como espacios en los que reunirse. Deben tener la posibilidad de encontrar a otros CCs a través de revistas, webs y canales de televisión”. Cito de

        http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte03/crea_cultural.htm

        Me interesa el diagnóstico -o el diagnóstico del primer pronóstico- posterior a la evolución. ¿Que os dice la vigencia plena actual de ese análisis? ¿Podemos aprender del camino recorrido desde aquel lejano 2005?

        Lejano 2005 en un mundo que se acelera constantemente en su evolución. Mañana es tarde. Y han pasado -para esa incipiente sociedad disgregada- muchísimos días. Quizás sea una fortaleza el mero permanecer. Será, sin embargo, en su expansión, que reverdecerá este Mundo terreno, tan marchito, tan maltratado.

        ¿Como expandirlo? Quizás solo necesitemos extenderlo territorialmente; en nuestro entorno.

        Necesito recuperar la Humildad como sentimiento principal, como perceptor de las percepciones. Maldito “enemigo” …

        Gracias.
        Chus

    • montejb
      montejb Noviembre 13, 2012

      Apreciado David, aunque llego algo retrasado, mil gracias por tu aporte de “LA CULTURA DE LA ESCASEZ”.

      Efectivamente sobra de casi todo. Recuerdo de hace 4 años los post y comentarios cruzados en similar sentido con Juan Urrutia, (economista y ex consejero del BBVA), socio fundador de la Sociedad Cooperativa de las Indias, en relación a su libro “El Capitalismo que viene” que se puede descargar con otros libros aquí: http://lasindias.org/el-capitalismo-que-viene/

      Curiosamente con otras palabras a como expones, le comentaba a Urrutia, de echo incluyo un post en su blog al respecto que publiqué en el mío. Tiempo después, en otra discusión, en uno de sus comentarios Juan Urrutia me dijo: “Ya es posible que uno sea rico sin necesidad de que nadie sea pobre” venía a colación de un artículo que publicó titulado “La Lógica de la Abundancia”.

      Añadir que suscribo tu comentario final. Pueden ver relacionado el siguiente vídeo: Ámame ENCARNEcidamente:

      Un abrazo para todos.
      Juan Bernardo montejb

      • David Sempau
        David Sempau Noviembre 13, 2012

        Un placer. Me alegra la coincidencia, así no nos sentiremos tan solitos.

        ¡Un abrazo para tod@s!

      • montejb
        montejb Noviembre 14, 2012

        Tu mención me ha llevado a recordar en una chispa, la entrañable película “Tierras de penumbra”, en la que Anthony Hopkins dice: “Leemos para saber que no estamos solos”. Recomiendo visionarla. Si alguien la necesita porque no la encuentra, la puede solicitar aquí.

        Un abrazo para todos.

  7. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Noviembre 13, 2012

    GRACIAS POR LA LECCIÓN DE SABIDURÍA QUE HABEIS DADO EN ESTA PÁGINA, POR LA CUAL OS FELICITO, Y ME FELICITO, DE ESTAR AQUÍ.YO, SOY UNA JUAN SALVADOR GAVIOTA, DE DARME MUCHAS TORTAS, EN VUELOS CORTOS, PARA VER SI CONSIGO, SUBIR OTRO PAR DE METROS HACIA ARRIBA. ES UNA GOZADA, LEEROS, E INTENTAR COMPRENDER, LO QUE QUEREIS DECIR.YO, DESDE MI PERSPECTIVA, LO VEO DE OTRA FORMA. YO, PIENSO, QUE NO HAY UNA VERDAD ABSOLUTA PARA NADA, PORQUE EL MUNDO CAMBIA DÍA A DÍA, Y LO QUE HOY ES VÁLIDO, LAS GENERACIONES, LO VAN CAMBIANDO TODO. PARA QUE ME COMPRENDAIS, ES CÓMO UN ESTUDIO DE PINTURA; EN EL, HAY UNA MODELO, DIGAMOS, Y HAY UNA RUEDA DE PINTORES O DIBUJANTES, Y CADA UNO, LA VE, DESDE UN ÁNGULO DISTINTO. ES LA MISMA, PERO DIFERENTE, SEGÚN, DESDE DONDE LA MIRES, Y CADA PINTOR ES DIFERENTE, Y SU SENSIBILIDAD, LA TIENE CADA CUAL, EN UNA PARTE DISTINTA. ES TODO MUY COMPLEJO, PERO LO QUE HOY ES UN DOGMA, A LOS 10 AÑOS (ES UN DECIR)NO TIENE EL MISMO VALOR.PERO LA HONRADEZ, LA INOCENCIA, LA MALDAD O LA BONDAD, ESO, NO TIENE MÁS QUE UNA CARA.LA DE DEMOSTRAR LO QUE SE ES, “OBRAS SON AMORES, Y NO BUENAS RAZONES”. ES EN LO QUE CREO. ESO ES TODO. GRACIAS POR ENSEÑARME TANTO, PORQUE ESO SÍ. NUNCA HAY QUE QUEDARSE ATRÁS. Y YO NO ME QUIERO QUEDAR ATRÁS, MIENTRAS VIVA. UN ABRAZO GRANDE.

    • montejb
      montejb Noviembre 15, 2012

      Querida Aurora, ya decía Galileo Galilei (1564 – 1642): “Todas las verdades son fáciles de entender, una vez descubiertas. El caso es descubrirlas.” Efectivamente, nada que contenga un soplo de vida puede ser estático, incluso la propia muerte supone una transformación de otras vidas. Asumir e interiorizar poder aprender durante toda la vida, quizás suponga uno de los más preciados regalos que la humanidad pueda compartir.

      Sigamos volando encerrados en nuestra propia jaula, aunque solo sea un sueño que quizás algún día nos permita liberarnos.

      Un gran abrazo.

  8. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Noviembre 14, 2012

    SUBRAYO, LAMARENOIRE, TODO LO QUE DICES. ES MÁS DIFÍCIL ENTRAR AQUÍ EN ESTA CONVERSACIÓN, QUE QUE TE DEN UNA BECA EN LA SORBONA, CON ESTAS EMINENCIAS QUE TENEMOS, POR COMPAÑEROS DE PÁGINA.LO QUE TÚ DICES, LO HAGO MÍO.PERO LAS COSAS SENCILLAS, SOBRE TODO DE LA EDAD MÍA, TAMPOCO SON TAN DIFÍCILES DE EXPLICAR. A FIN DE CUENTAS, LA VERDAD, SIEMPRE ESTÁ AHÍ, CON PALABRAS SENCILLAS, Y LA HISTORIA SE REPITE, CONTINUAMENTE, EN UN MUNDO, QUE NO DEJA DE GIRAR….. HASTA, QUE LO HAGAMOS ESTALLAR, DE TANTA SINRAZÓN.Y ESE CAMBIO, SE NOTA, SIMPLEMENTE EN EL CINE, PUES ESTAMOS TAN OBSESOS CON LAS GUERRAS Y LAS ARMAS, QUE YA EL CINE, HA CAMBIADO, LOS ARGUMENTOS QUE DEBERÍAMOS, DE TENER, MORALES, Y PARA PENSAR, POR LOS EFECTOS ESPECIALES, LOS CATASTROFISMOS, LAS TRAGEDIAS, ASESINOS EN SERIE, DOBLES IDENTIDADES,METEORITOS, HURACANES, QUE YA SABEMOS QUE EXISTEN, PORQUE DE TODO HAY, Y FORMA PARTE DE LA VIDA MISMA. PERO YA, SE ABUSA UN POCO DE ESTAS COSAS QUE INSTRUYEN POCO, Y ENERVAN MUCHO. VOSOTROS HABLAIS DE “EL DON DE LA PALABRA” Y ES CIERTO, YA QUE LA PALABRA, ES MÁS AGRESIVA O CONVINCENTE QUE UN ARMA. YA DICEN QUE LA PLUMA PUEDE HACER MÁS DAÑO QUE UN PUÑAL. Y PARA MÍ, UN MODELO DE ESTO EN POSITIVO, ES LA PELÍCULA: ·”CABALLERO SIN ESPADA” DE JAMES STEWART, JEAN ARTHUR, Y CLAUDE RAINS, (EL POLICÍA DE CASABLANCA) Y EL GRAN DIRECTOR FRANK CAPRA.?QUE DICHO SEA DE PASO, YA PODÍAN HACER MÁS MUSICALES, AHORA QUE HAY MÁS MEDIOS EN TODO.(RECUERDO CON NOSTALGIA, LAS MELODÍAS DE BROAWDAY, Y LOS BAILES DE GINGER Y FRED, Y TANTOS OTROS, CANTANTES BAILARINES, Y EL COLORIDO DE LAS DE ZIEGFELD).SIGUIENDO A LO MÍO, ES UN CASO, PARECIDÍSIMO, A LA CORRUPCIÓN DE AHORA, Y AL ANSIA DE HACER DINERO, CÓMO EL EUROVEGAS, DE AHORA, Y EN LA AUTODEFENSA DE EL DIPUTADO, CANDIDATO, ANTE LOS QUE LE QUIEREN EQUIVOCAR. ES MEMORABLE.SI PODEIS, NO DEJEIS DE VERLA DE ALGÚN VIDEOCLUB. SIEMPRE HA SIDO IGUAL, Y SI LEES HISTORIA, TE DAS CUENTA, DE QUE VAMOS AVANZANDO EN CIENCIAS, MEDICINA,INFORMÁTICA, Y MUCHAS COSAS, MUCHAS,MENOS, EN EL COMPORTAMIENTO DEL SER HUMANO. ESE, HABIENDO DINERO, O FAMA DE POR MEDIO, SIGUE, EXACTAMENTE LO MISMO, AUNQUE NO SÉ, LO QUE DARÍA, PORQUE NO FUESE ASÍ. PERO CÓMO DIRÍA JULIO IGLESIAS EN SUS TIEMPOS……LA VIDA SIGUE IGUAL, Y EL QUE PIERDE, SIEMPRE ES EL DE ABAJO, NO EL QUE MANDA. Y ESO, ES LO QUE NO PUEDO TOLERAR. QUE SE JUEGUE CON LA VIDA DEL MÁS POBRE.Y EL DE ARRIBA, SIGUE BIEN TRAJEADO, BIEN COMIDO, Y CON DINERO, PARA SUS NECESIDADES. EL ESFUERZO, SIEMPRE SE LE PIDE AL QUE MENOS TIENE.Y ESO, NO, NO Y NO.UN ABRAZO PARA TODOS.

  9. David Sempau
    David Sempau Noviembre 14, 2012

    Para MONTEJB:
    Dicho al revés y en palabras d Carl Rogers, “Escribo para comunicarme a distancia con una especie a la que no estoy muy seguro de pertenecer”.

    Para AURORA:
    La vida espiritual e intelectualmente miserable de millones de personas explica el auge de la filmografía tremendista, apocalíptica y catastrofista, del mismo modo que explica la telebasura de los reality shows. Se trata de ir aumentando el grado de estímulo para conseguir experimentar CUALQUIER emoción, aunque sea por vías sucedáneas de la experiencia directa. Al igual que con el consumo de bienes materiales, el de “emociones vicarias” está asegurado. Lo más preocupante de todo ello es el impacto en las mentes y los espíritus infantiles que, desde la más tierna edad, pueden degenerar en víctimas de la insensibilización derivada de la exposición constante a esta clase de estímulos que, además, son adictivos en el sentido de que cada vez tienen que ser más intensos para producir algún efecto en el sujeto. Así se explica que un par de adolescentes puedan quemar viva a una indigente refugiada en un cajero automático, y además grabar las imágenes para regodearse más tarde y con sus iguales. Que nadie se sorprenda, se cosecha lo que se siembra.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    • montejb
      montejb Noviembre 15, 2012

      Aaahhhh Carl Rogers, gran pensador. Mil gracias por recordarlo aquí para todos. Otra reflexión que me gusta de Carl Rogers: “Me doy cuenta de que si fuera estable, prudente y estático viviría en la muerte. Por consiguiente acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante.”

      Un abrazo para todos.

  10. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas Noviembre 15, 2012

    David y Montejb: Cada día estoy más feliz.de haberos conocido a todos. Es, cómo tener entre mis manos, un trocito de la esencia de vuestra alma. Aprendo mucho de vosotros, y los dos teneis razón, en lo que decis. Tú David, comprendes mucho, la vida que estamos viviendo, llena de emociones fuertes, aunque sea de ver en el cine a la gente sufrir, y luego experimentar, cómo un Dr Jekill, y un Mr Hyde, ese monstruo, que dicen, que todos llevamos dentro. Yo, lo pienso muchas veces, pero en toda mi vida, he podido ser, ni un átomo, del segundo.Yo creo, que la maldad, la llevamos todos, cómo un virus, pero a la vez, si tienes unas buenas defensas, no hace mella en tí.Yo odio la violencia, porque la he vivido a mi alrededor, desde muy pequeña, y he tirado, para el lado contrario, de una forma consciente,arriesgándome, para saber cual era mi camino, y me he puesto a prueba, pensando mucho, en ello.Soy vitalista total, pero disfrutando de las cosas sencillas que me hacen feliz, y son muchas. Y estoy a gusto, conmigo misma. VIDA; NADA TE DEBO; VIDA; ESTAMOS EN PAZ: GRACIAS, POR SER MIS AMIGOS. Un abrazo.

    • David Sempau
      David Sempau Noviembre 15, 2012

      Recibir y compartir, un placer barato, democrático y sinérgico que (de momento) no nos pueden quitar.

      ¡Un abrazo para tod@s!

    • montejb
      montejb Noviembre 17, 2012

      Querida y apreciada Aurora. Resulta muy gratificante recibir y compartir la alegría y la felicidad, como un bien común y Universal. Y como dice nuestro querido amigo David, democrático y sinérgico que (de momento) no nos pueden quitar…

      Un verdadero placer 🙂

      Un abrazo para todos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: