España, condenada por las siglas de las siglas

Matías Vallés | Levante-EMV | 2/12/2012

Guindos responsabiliza a Bruselas de los despidos en la banca española.» Si este titular de prensa es posible, y lo ha sido, la economía ha alcanzado el grado máximo de desorientación. Según el ministro de Rajoy, los trabajadores españoles afectados deben dirigirse a la capital bruselense de un país belga que ni siquiera existe como tal, y localizar la sede de una Unión Europea todavía más vaporosa. Una vez allí, deben interesarse por seres espectrales llamados Olli Rehn o Joaquín Almunia. En la hipótesis improbable de que consigan divisarlos en la lejanía, pueden preguntarles quién les ha votado para que ocupen sus cargos imperiales. Y sobre todo, para qué se ha votado al Parlamento español.

«Guindos responsabiliza a Bruselas de los muertos en las listas de espera de la sanidad española». Es un titular de futuro y con futuro. Los desahucios inmobiliarios con voluntad de tortura ejemplarizante han servido al menos para conceder cierta visibilidad a los dramas anejos al desempleo, el trauma social más intenso que puede sufrir una persona. Si el Estado descarga en el reino de Thule la resolución de la única obsesión que debería ocuparle, está claro que España necesita la independencia con más urgencia incluso que Cataluña. La irresponsabilidad confesada por Guindos y sus compañeros de Gabinete impulsará a la aparición de partidos independentistas en las próximas elecciones generales.

Hasta que llegue ese día, España se ha convertido en el culpable universal, el disolvente planetario. Fue un país que estuvo de moda y, con la misma intensidad, hoy está de moda hundir la economía española: Al borde del abismo, el análisis más reciente de Moody´s. A tal fin, se ha desatado una carrera de sesudos estudios formulados por instancias internacionales que nunca se responsabilizan de la veracidad de sus presagios. La OCDE o patronal de los países ricos ha sido la encargada semanal de avivar la hoguera, el FMI tiene la ventaja de que no es predictivo sino impositivo, al igual que la UE. Y el BCE presume porque paga. Sin olvidar a las agencias de calificación que encarecían a Lehman Brothers cuando lo dirigía Guindos, en vísperas del colapso del banco de inversiones. El quintacolumnismo interior está representado por el Banco de España, ávido por hacerse perdonar su complacencia con el desastre de las cajas.

Gracias a esta unanimidad en los informes, los derrotados en las sucesivas elecciones globales „Sarkozy, Romney„ han utilizado a la vapuleada España como ejemplo de la degeneración a evitar en sus países. Ninguna de las instituciones agoreras previó la situación actual, una pequeña carencia que no les disuade de examinar el futuro con arrogancia y pisando fuerte. Cuando Italia condenó a los sismólogos que erraron en sus predicciones con fatales consecuencias para las víctimas de un terremoto, una ola de indignación solidaria sacudió al gremio de los expertos. Sin embargo, ninguno de ellos explicó qué sentido tiene invertir fuertes sumas en estudios sin garantías.

Por fortuna para las altas instancias, no se trata de acertar en los pronósticos, sino de coincidir con el resto de augures. Keynes explicaba las fluctuaciones de los mercados bajo el axioma de que en economía las cosas son lo que parecen, sin que la esclavitud de las apariencias le reste un ápice de artificialidad. En su comparación, la pugna entre los valores bursátiles es un concurso de belleza, donde no se trata de encontrar a la mujer más hermosa, ni siquiera a la que el consenso considera dotada de mayor hermosura. El secreto consiste en «anticipar lo que la opinión pública espera que sea la opinión pública», y así sucesivamente «hasta el cuarto o quinto grado». Con este panorama, ¿para qué se necesita a Guindos?

España ha sido condenada por las siglas de las siglas. Los totémicos OCDE, BCE, FMI y UE muestran más celo en la humillación del país citado que en aclarar por ejemplo el escándalo de la manipulación del índice libor, a cargo de los bancos más celebrados del planeta. Uno de ellos, el Barclays, donde nada casualmente figura como asesor Pedro Solbes „Guindos antes de Guindos„, manifestó a través de un ejecutivo que «estamos limpios, pero más suciolimpios que limpiolimpios». En la economía futuróloga, los suciolimpios han de decidir quiénes son los suciosucios, y a la España encadenada sólo le queda la esporádica previsión optimista de un gurú como el francés Alain Minc: «Un día, los mercados serán tan desmesurados en sus elogios a España como lo han sido en sus reproches.» Que Dios le oiga.

Fuente: http://www.levante-emv.com/opinion/2012/12/02/espana-condenada-siglas-siglas/956575.html

7 comentarios sobre “España, condenada por las siglas de las siglas

  1. Loterías adjudica a Rothschild y Hogan Lovells la asesoría de su operación de endeudamiento

    “…El Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), en la reunión que ha mantenido en la mañana de hoy, ha adjudicado los dos procedimientos de contratación indispensables para realizar la operación de endeudamiento de la institución ante su inminente aportación al Tesoro Público.

    Las adjudicaciones han recaído en la entidad Rothschild, S. A. para la asesoría financiera de la operación y en la entidad Hogan Lovells International, L.L.P. Establecimiento permanente en España para la asesoría jurídica de la misma…”

    En ambos casos, el Consejo de Administración de SELAE ha considerado que sus proposiciones técnicas y económicas son las más ventajosas.”

    http://www.loteriasyapuestas.es/noticias/loterias-adjudica-a-rothschild-y-hogan-lovells-la-asesoria-de-su-operacion-de-endeudamiento/

    “Loterias adjudica a Rothschild”..ja,ja,ja.Otra muestra de “soberanía”

  2. Escucha, y si la empresa que quiebra es un banco, entonces viene Papá Estado y requisa pasta suficiente entre los contribuyentes para levantar de nuevo al banco para que siga jodiendo a los contribuyentes. Después, cuando el banco ya funciona a la perfección lo vende al capital privado (si es preciso por 1,00 euro como el Banco de Valencia)y Santas Pascuas.

    ¡País! (gracias amigo Joan)

    ¡SOLO VOTARÉ A UN PARTIDO QUE EN SU PROGRAMA LLEVE EL COMPROMISO DE EXIGIR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN!

  3. ¿Por qué no plantamos caña dulce en España y así chupamos todos? Pero todos,¿eh?: Los alemanes, los franceses, etc. incluidos los españoles de a pie.
    Como muy bien dice el comentarista, el FMI, el BCE, la UE, el PP, el PSOE nos advierten de que debemos hacer muchos ajustes para salir de la crisis. Ahora llega la OCDE y nos aprieta aún más.
    Llegaremos a pagar por conseguir trabajo; lo veremos. Desde Bruselas o Alemania nos mandarán un listados con los precios: Por un puesto de funcionario, x Euros;
    por ser policía o bombero, x Euros;
    por un trabajo en el súper, x Euros; y así hasta completar la lista.
    Lo que no sabemos es de dónde sacaremos el dinero para pagar el contrato, porque si estamos en el paro…

    Yo me pregunto (en mi cabeza rondan preguntas a las que no les encuentro respuesta casi nunca):
    “Si un empresario (emprendedor, que llaman ahora – pequeño, mediano, autónomo) monta una empresa; está funcionando durante un tiempo con una rentabilidad determinada. Al final de ese período, decide cerrar porque no gana lo que esperaba o tiene pérdidas.
    Ahora la pregunta: Las pérdidas ¿quién las asume? ¿los clientes de ese negocio con el empresario? Ni mucho menos; siempre el empresario: queda sin negocio y pagando la deuda a los acreedores.”
    A lo que iba: Alguien pidió un crédito, una hipoteca, por ejemplo. El banco facilitó el dinero porque supuso que obtendría beneficios (en eso consiste su negocio). Llega un momento en que la persona hipotecada no puede seguir pagado. Ha fallado tanto el negocio del banco, como el negocio del que pidió el crédito; por consiguiente, ambos deben asumir sus pérdidas. Pues no señor; por arte de magia y del ingenioso talento que tienen los banqueros, se decide que las pérdidas vayan todas, todas!!! a un lado: al lado del señor que no puede pagar la hipoteca.
    El banco siempre gana; no asume ningún riesgo, ninguna pérdida. Al pobre desgraciado de la hipoteca no le fue bien el negocio: perdió su casa (se la queda el banco) y sigue pagando la deuda contraída. Al parecer, todo el mundo ve razonable que así sea. Yo no lo veo claro, ¿y tú?
    Es la ley de la selva; un partido sin árbitro (gobierno), o a este se le obliga a mirar para otro lado; son las normas de juego: la ley del más fuerte. Las normas las dicto yo, el fuerte.

    Así me explico entonces, por esta ley, los créditos al 1% del BCE a particulares y bancos para que puedan comprar deuda, cómodamente, a España u otros países con el agua al cuello y estos deben devolverla al 5%, o más. Un negocio del carajo.
    Merkel nos aprieta; Bruselas nos aprieta; Alemania nos aprieta; el FMI nos aprieta… Es que la Banca no asume pérdidas, solo ganancias… Ah, ya. Yo voy y me lo trago.

    ¿Para qué puñetas montas una empresa? Te haces accionista-dueño del banco, y las pérdidas que las pague otro, ¿eres tonto?

    1. Compañero Braulio (si me permites el tratamiento), no es que llegaremos a pagar por conseguir trabajo, es que ya esta sucediendo, yo al menos conozco dos casos en Vigo, uno de una profesora que tuvo que desembolsar una cantidad para que le dieran un contrato por dos años en un colegio y otro de una administrativa que tuvo que ceder el sueldo de un mes a la empresa para que le dieran un contrato, de los que denominan fijos, que en la actualidad eso de fijo no deja de ser una ironía.

    2. Conozco a varias personas que fueron a alguna ETT (Empresa de Trabajo Temporal). En algún caso, la ETT parece que se queda con un porcentaje del sueldo… creo que eso sucedió (si no me equivoco) con una mujer que trabajaba como “asistente” (trabajo doméstico). A ella no le pagaba la familia para la que trabajaba, le pagaba la ETT.

      Te cuento un caso más concreto: mi hijo, cuando terminó los estudios de Ciencias de la Información, fue “contratado” en una especie de “prácticas” por un pequeño empresario (que también daba clases de periodismo) que le tenía trabajando más de 12 horas por un sueldo miserable; no ganaba ni para sus gastos. Cuando mi hijo encontró un trabajo mejor, fue a despedirse de su jefe, y éste le dice que debe abonarle una cantidad determinada por haber realizado “prácticas” en su empresa… ni te cuento la reacción de mi hijo cuando escuchó eso… y este “señor”, aún le amenazó con denunciarle…

      De manera, Braulio, que ya hace tiempo que estamos pagando por trabajar. Entiendo tu enfado.

      Saludos.

Deja un comentario