Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Sabe Ud. lo que puede hacer con su “caridad”? Pues… eso mismo

El obispo de Segovia no cree en la relación entre suicidios y desahucios

Público | 19/12/2012

El obispo de Segovia, Ángel Rubio, cree que no existe relación entre los suicidios ocurridos en las últimas semanas y los desahucios y ha reclamado a los medios de comunicación que “no manipulen la verdad”, ya que según ha dicho, las estadísticas en España demuestran que son muchas las muertes voluntarias que no son causadas por situaciones de este tipo.

   “Ha habido estos casos tristes, dolorosos, conmovedores, faltaba más, pero poner un efecto-causa, eso no se puede admitir, por los hechos, porque hay estadísticas de los suicidios que a lo mejor no se publican que muestran que las causas no son los desahucios”, ha incidido.

   Durante un desayuno informativo con los medios de comunicación para hacer balance del año 2012, el prelado segoviano ha pedido a los periodistas que tengan en cuenta estos datos, pues a su juicio no hacerlo supone una “verdad a medias”. “Periodistas, que defendéis la verdad, una noticia a medias es una auténtica mentira”, ha agregado.

   El obispo ha atribuido los suicidios a la “crisis de valores y de familia” que atraviesa el país, aunque también a la crisis económica, y ha confiado en que los procesos de desahucios “se suavicen” legalmente.

   Ante estas situaciones, ha indicado que la postura de la Iglesia es que haya caridad para atender a esas personas que están necesitadas.

Fuente: El obispo de Segovia no cree en la relación entre suicidios y desahucios

12 Comments

  1. mandarina (luz)
    mandarina (luz) 19 diciembre, 2012

    Lo siento mucho amigos… pero este post, yo, no lo cuelgo en mi página… no les voy a dar más propaganda a esta pandilla de fariseos. Es demasiada la indignación que siento por hoy.

  2. David Sempau
    David Sempau 20 diciembre, 2012

    Su reverendísima tiene muy fácil aplicar loos mandatos de su señor Jesucristo: sírvase acojer en los palacios y demás dependencias eclesiásticas y fincas propiedad de la santa madre iglesia a los desheredados y desahuciados, víctimas de esas clases pudientes que se golpean el pecho cada domingo en sus templos para asegurarse de que la billetera sigue en su sitio. Olvídese de los bocatti di cardinali y comparta con los pobres un humilde estofado de lentejas con papas. Cálcese las sandalias del pescador y done sus mocasines a quien no tenga con qué protegerse los pies. Etc., etc., etc. Quizás así consiga dar testmonio de un cristianismo que su iglesia dejó atrás hace muchos años para arrimarse al sol que más calienta del poder y el capital.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  3. Etienne Dunoyer
    Etienne Dunoyer 20 diciembre, 2012

    Señor obispo,le ruego que me permita modificar un poco su frase. Y dígame lo que piensa, no lo que cree.
    Ha habido estos casos extraños, dolorosos, conmovedores, faltaba más, pero poner un efecto-causa, eso no se puede admitir, por los hechos, porque hay estadísticas de los nacimientos que a lo mejor no se publican que muestran que las causas no son los espíritus santos.

  4. fergar
    fergar 20 diciembre, 2012

    Este mequetrefe, es decir, el “señor obispo” atribuye los suicidios a la “crisis de valores y de familia” que atraviesa el país.
    Dejos dos artículos de Manuel Vicent que reflejan pero que muy bien la catadura moral de estos pregoneros de la caridad cristiana.

    Sobre la “crisis de valores”:

    En el Derecho Romano una deuda impagada te podía convertir en esclavo. Al acreedor se le confería la potestad de agarrarte por el cuello y llevarte ante el pretor, que ostentaba el poder judicial. A partir de una sentencia condenatoria, el acreedor disponía de dos opciones: venderte en pública subasta en el mercado de esclavos para resarcirse con el dinero obtenido o forzarte a trabajar para él como esclavo el resto de tu vida. Frente a la esclavitud se produjo la rebelión violenta de Espartaco. Los primeros cristianos participaron en este movimiento liberador con una rebeldía atenuada por el amor al prójimo aquí en la tierra y controlada desde el poder con la promesa de que los pobres serían los primeros en el reino de los cielos. Los cristianos comenzaron a rezar el padrenuestro. Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Amén. Era una oración antiesclavista en la que se imploraba el perdón de todas las deudas como una forma de acceder a la libertad. Durante siglos el padrenuestro se ha rezado en los templos al unísono en voz alta por reyes y vasallos, magnates y siervos, ricos y pobres, usureros beatos y fieles acogotados por ellos, sin que diera resultado alguno. Nadie, que se sepa, condonó nunca ninguna deuda obedeciendo la orden de esta plegaria, pero, ante la agitación en que vivimos, alguien muy espabilado de la jerarquía eclesiástica pensó que el padrenuestro podía llevar dentro una carga explosiva si la condonación de la deuda comenzaba a implorarse hoy con la misma intención de los primeros cristianos en las catacumbas. La esclavitud nunca ha sido abolida. Adopta formas distintas según las circunstancias. El Vaticano II decidió reformar el padrenuestro. La deuda fue sustituida por ofensa. En adelante había que decir: perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a nuestros ofensores. Y es que con el dinero no se juega ni se admiten metáforas. En la presente convulsión de la historia los banqueros corrían el peligro de que los cristianos exigieran la dación en pago de las hipotecas esgrimiendo el antiguo padrenuestro como un manifiesto revolucionario. Pero los banqueros pueden dormir tranquilos, puesto que la Iglesia, frente al Evangelio, se ha puesto de parte de la cuenta de resultados.

    Sobre la “crisis de la familia”:

    El portal de Belén es realmente un Misterio. La mula es un animal híbrido estéril. El buey es un toro castrado. San José no tuvo nada que ver en el asunto puesto que solo era padre putativo. Hay una madre virgen concebida a distancia por una paloma que es el Espíritu Santo. Del vientre de esa Virgen nació el Hijo de Dios, mediante un juego entre la segunda y tercera persona de la Trinidad, que en términos jurídicos terrenales podría ser considerado un caso de incesto divino. Desde cualquier punto de vista que se contemple ese Misterio, parece demasiado complicado para que pueda servir de modelo a una familia cristiana normal. Al portal de Belén llegaron los Magos siguiendo una estrella, que bien podría ser el reflejo del estallido de una supernova, vete tú a saber. Dejando de lado que los Magos, según el papa Ratzinger, fueran andaluces, antepasados del Cigala, lo que cuenta es que le ofrecieron al Niño oro, incienso y mirra. De los tres presentes, sin duda el incienso sería usado al instante por María para contrarrestar el hedor natural del establo. A lo largo de la historia, el humo de esa resina ha servido también para sobrellevar el olor a choto que genera cualquier rebaño si se encierra en un recinto, aunque sea sagrado. La mirra es una sustancia gomosa extraída de la corteza de un árbol con que se elaboran perfumes y ungüentos. Tal vez le sirvió de suavizante y acondicionador del pelo a la Magdalena. Tiene muchas propiedades medicinales. En la antigüedad se daba a los condenados a muerte, mezclada con vino. Seguramente eso hizo el centurión con el Nazareno en la cruz. Incienso y mirra pudieron usarse allí mismo en el portal de Belén. Solo queda por saber el destino del oro. ¿En qué fondo se invertiría? Durante los primeros siglos de cristianismo el oro quedó sumergido, pero en cuanto ese movimiento espiritual se convirtió en Iglesia, ese metal, como símbolo de poder y de riqueza, se pegó a ella como la piel a la carne. El río de oro comenzó a fluir arrastrando cálices, copones, patenas, custodias, anillos, báculos, ornamentos, mitras, crucifijos, medallas, peanas y retablos, hasta el punto de que es imposible pensar en la Iglesia católica sin imaginarla cubierta de oro, lo más alejada posible de aquel portal.

    Ale!… ahora vas y lo cascas…”señor obispo”…

  5. BRAULIO
    BRAULIO 20 diciembre, 2012

    O sea, que este señor ve como algo normal que la gente que no puede pagar su hipoteca (porque le ha fallado el trabajo), debe entregar su vivienda al banco así, sin más. Y, encima, debe seguir pagado lo que le falta del préstamo.
    Seguramente, monseñor ve peligrar sus “pequeñas” inversiones en esa entidad si el banco no recupera la totalidad de las hipotecas.
    Con esa fórmula de “duda razonable” (la no relación suicidio-dasahucio) puede acallar su conciencia, sin temor a que Dios le castigue por su pobre sentido de la justicia.

  6. BRAULIO
    BRAULIO 20 diciembre, 2012

    Sigo insistiendo en que se quiere cargar toda la responsabilidad sobre los clientes que un día fueron al banco a pedir una hipoteca para hacerse con una casa.
    El cliente y el banco, en un momento determinado, vieron una oportunidad de hacer negocio (los entendidos analizaron esas oportunidades – para unos y para los otros – y se lanzaron)
    Resultó que el negocio no salió bien; falló. Me pregunto (es algo que por más que me lo expliquen, no lo entiendo), ¿por qué, si las dos partes asumieron sus riesgo, solo el cliente ha de cargar con las pérdidas?

  7. Indignado
    Indignado 20 diciembre, 2012

    Los jerarcas de la iglesia catolica están tan desapegados de la realidad que no vale la pena perder el tiempo con sus chorradas, no se a quien van dirigidas sus vanas palabrerías, pero con lo hechos inexistentes de solidaridad es suficiente para saber lo que realmente les preocupa, las pililas de los jóvenes y la formas de destruir a las mujeres.
    Obispos que os folle un pez polla, haber si así nos dejan de molestar, siempre con el sexo en la boca y los derechos de los ciudadanos en el culo.

  8. Lisistrata
    Lisistrata 20 diciembre, 2012

    La hipocresía y el cinismo de estos santos varones es que no tiene precio. Vamos que son lo que han sido siempre, unos aprovechados que se han servido de Dios para vivir como obispos mientras nos ofrecen su oscura caridad y negra compasión.

  9. cesar
    cesar 24 diciembre, 2012

    Este ,es cura .ya tendria que callarse la boca.o…..pero lo del presidente ese de justicia ,¿esas palabras no tndrian que ser causa de dimision.dimitir no dimite.de lo contrario no diria eso ,pero tendria que ser expulsado.hay algun psicologo en la sala?que analize estas burlas hacia nosotros ,sus pagadores,

  10. Carmen
    Carmen 26 diciembre, 2012

    Dice el sagrado libor de la historia cristiana, que Jesus echo del templo a los mercaderes y fariseos por comerciar en el. No entiendo que vea con buenos ojos, el que estos señores bajo el manto de la caridad ( que muchos no tienen) algunos son prepotentes y se creen en posesion de la verdad absoluta,que ademas proclaman la pobreza ( quetampoco tienen) veanse las iglesias y la cantidad de oro que tienen, y con la que si la fundiesen y la empleasen en ayudar a sus projimos no habria pobreza, y que ademas de todo esto, este señor se atreva a decir que nadie en su desesperación de ver como se le va toda su vida, sus esfuerzos de trabajo por conseguir tener un mundo, medianamente mejor, no es capaz de quitarse la vida.
    Que ademas todos estos procesos tanto de desaucios, como el dejar a la gente sin trabajo ( los empresarios ) que cada vez quieren ganar mas, seguramente para ser los mas ricos del cementerio, ya que no se pueden llevar tantocomo aglutinan,como las normas impuestas por un gobierno sin alma, que solo esta basado en la usura, en desposeer a los que trabajan de lo que hunildemente consiguen con lo que ganan, cuando tenian que pensar, que solamente son trabajadores puestos por el pueblo no para hundirlo, si no para llevarlo por el buen camino y el bienestar.
    con toda esta jauria de gentuza que nos ha tocado redescubrir, solo nos falta que alguien que tendria que estar ayudando de verdad a los menesterosos nos de leciones de por que pasan las cosas segun sus criterios.
    Haganme el favor de como el dicho, ” zapatero a tus zapatos “, o sea a su trabajo, y a vigilar a los descarriados que tantos y que tambien los tienen protegidos, y dejen de decir estupideces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *