Antes de que nos revienten un ojo

537

Cristina Fallarás | Zona Crítica | 29/12/2012

Vivo en un lugar donde cuando la gente protesta, la policía dispara bolas de goma. Una bola sale de la boca del arma a una velocidad de 720 kilómetros por hora. Vivo en un lugar en el que una bola disparada por la policía reventó el ojo de una ciudadana y el consejero responsable compareció en público para decir que eso era mentira. Se sabe que lo que mata de las balas es la velocidad. Que un consejero permita que se disparen bolas de goma dice bastante de él. Que ese llame mentirosa a esa ciudadana a la que reventaron el ojo dice exactamente de él que no merece representar a la población, que supone un pésimo ejemplo para los niños y que es un villano, en la tercera acepción de la RAE.

Vivo en un lugar en el que, tras demostrarse que el que mentía era dicho consejero, en lugar de dimitir o castigársele, se le premia con una cartera nueva, en este caso la de Empresa y Empleo, donde la violencia no es tan evidente y al menos no revienta ojos.

Aquí donde vivo, Cataluña, España, etc. los gobernantes consideran que un ciudadano que sale a protestar es un problema de tráfico, una molestia urbana e incluso un peligro público. De ahí que las autoridades consideren necesario movilizar centenares de policías armados. Movilizar centenares de policías armados es un acto de violencia. Y una excusa magnífica para que usen sus armas.

En este lugar, se cree que el hecho de que los ciudadanos en general, o un grupo en particular, salgan a la calle a diario, perdiendo parte de su salario y acumulando trabajo, es “ un abuso” del derecho de huelga. Este ardid supone una bonita y repugnante forma de trasladar la pelota del abuso desde el verdugo a la víctima.

Hace ya algún tiempo que me he dado cuenta de que todas estas cosas –y muchas más, tantas que aquí no caben— suceden gracias al silencio de la gente. No se trata de un silencio aprobatorio ni de un silencio pasmado. Creo que se trata de un caso de silencio por inercia. El día 23 estaba en la estación de Sants con mi hijo mayor (10). Un tipo salió por una de las puertas de tránsito prohibido, de manera que saltó la alarma, meeec, meeec, meeec, un sonido furioso y repetitivo que puso en tensión a todos los que esperábamos en la zona de asientos, meeec, meeec, meeec. “¿Por qué no nos levantamos a cerrar la puerta?”, meeec, meeec, meeec, le pregunté. “¿Porque nadie se levanta?”, me respondió, meeec, meeec, meeec. “Más, ¿por qué?”, meeec, meeec, meeec, insistí. “¿Porque puede venir la policía?”, meeec, meeec, meeec. Entonces nos levantamos y cerramos la puerta. Todo el mundo suspiró aliviado y miraron hacia la entrada, a ver si pasaba algo.

Vivir bien atonta, infantiliza y puede llevar a un grupo humano a delegar en otros individuos las leyes, normas y costumbres que rigen sus vidas, sobre todo cuando les preceden décadas de tiranía y opresión, como aquí. De ahí –y de la Iglesia católica— proceden ideas como el respeto reverencial y la obediencia ciega a la autoridad. Pienso en todas las veces, cientos, que me he dicho “habría que hacer tal” o “habría que hacer cual” y en eso me he quedado, para qué molestarse, ya vendrá otro.

Sin embargo, en épocas malas puede suceder que parte de ese grupo humano salga de la infancia muelle en la que se mecía tan ricamente, o lo saquen de una patada en el culo, y descubra que la autoridad solo se respeta cuando se lo merece, y que nunca jamás se le obedece, sino que se acatan las normas de un pacto común. Aquí, en este lugar en el que vivo, ese pacto hace tiempo que se ha roto. Lo han roto los políticos que se han dedicado a enriquecerse obscenamente con la cosa pública, que han prevaricado y sobre todo que han dejado de representar a los ciudadanos que los eligieron, tomando medidas y aplicando normas contrarias a las que prometían. Mintiendo constantemente.

Vivo en un lugar en el llegó un momento que la mentira y la corrupción política –y con política abarco también a los poderes económicos y de la comunicación— eran omnipresentes y constantes. Por eso, y por la patada en el culo, claro, algunos ciudadanos han empezado a reaccionar. Sin embargo, los gobernantes siguen funcionando, seguramente por su nulo contacto con el exterior, como si nada sucediera, dictando normas contrarias a la ciudadanía y premiando al villano que miente. Se equivocan, porque sí ha sucedido algo, está sucediendo. Cuando volvimos a sentarnos en el vestíbulo de Sants, zona AVE, le comenté a mi hijo que había aprendido algo de todas estas miserias que nos aquejan, que en cuanto uno piensa “habría que hacer tal”, debe hacerlo. No pensarlo dos veces, actuar.

Así que, aquí donde vivo, sin duda, vamos a tener que hacer algo, algo más, actuar, para que esos señores con los que ya tenemos poco que ver salgan de su burbuja dorada. Porque creo que ya somos mayorcitos, al menos lo suficiente para saber cuál es nuestra responsabilidad en todo este desastre. Y de qué forma actuar antes de que nos revienten un ojo.

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/Felip_Puig-Ignacio_Gonzalez-Ester_Quintana-Cataluna-crisis-huelga-policia-violencia-corrupcion_6_84051605.html

Comentar con Facebook ()

Comentar (8)

8 Comentarios

  1. VIVO EN UN PAIS, DONDE NO TIENE SENTIDO NADA DE LO QUE VEO Y OIGO, PORQUE ES CÓMO UN PUZZLE, QUE NO CONSIGO RESOLVER. NO ENTIENDO NADA DE LO QUE QUIERO COMPRENDER, TODO SE DA DE PORRAZOS Y NO TIENE SENTIDO NI EXPLICACIÓN UNA COSA CON OTRA.NO SÉ QUE FINES PERSIGUEN, UNAS PERSONAS QUE CASTIGAN L0 QUE NO DEBEN, PORQUE LO QUE HACEN, NO MERECE CASTIGO. ESTAMOS INDEFENSOS ANTE LOS QUE NOS ROBAN TODO, Y AL HACERLO, NO TENEMOS CAPACIDAD DE REACCIÓN. NOS CORTAN TODAS LAS SALIDAS, Y NOS COBRAN POR ENCERRARNOS. ESTAMOS PAGANDO, POR COSAS QUE NO NOS CONCIERNEN, PARA QUE CUALQUIERA, SE LLEVE TODO Y NOS DEJEN DESNUDOS. SI NO HEMOS ROBADO, HEMOS TRABAJADO AQUÍ O FUERA CÓMO NEGROS, PARA SALIR ADELANTE. LES HEMOS DADO LO QUE NOS HAN EXIGIDO, HEMOS COTIZADO, PARA LOS GASTOS DE SANIDAD, Y SERVICIOS PÚBLICOS, Y PARA QUE NUESTROS HIJOS CRECIESEN MEJOR QUE NOSOTROS CRECIMOS. NO ROBAMOS NI MATAMOS, HEMOS PAGADO A HACIENDA, MEJOR QUE MUCHOS QUE TENÍAN DINERO PARA HACERLO.ESTOY DE TOTAL ACUERDO, CON CRISTINA FALLARÁS.NOS DICEN, QUE VIVIMOS POR ENCIMA DE NUESTRAS PSIBILIDADES, CUANDO SON ELLOS, CON SUS INSACIABLES PAGAS, CON LAS QUE NO TIENEN NUNCA BASTANTE, NO RENUNCIAN A SU VIDA DE COMODIDADES EXTREMAS, A SUS COMILONAS SUS VIAJES, SUS ESCOLTAS, SUS DIETAS DE COMIDAS Y HOSPEDAJES, AUNQUE TENGAN TRES O CUATRO CASAS, EN EL LUGAR DONDE COBRAN LAS DIETAS. SUS BUENOS TRAJES, SUS CASAS CALENTITAS; Y TODO ESO LO PAGAMOS NOSOTROS, CON DESAHUCIOS, SIN TRABAJO, O CON UNA PENSIÓN, BAJA DE LA QUE AYUDAN A SUS HIJOS Y NIETOS. NOS HACEN TRABAJAR HASTA LOS 67 AÑOS, Y POR OTRO LADO, DICEN, QUE VIVIMOS MUCHO, Y POR OTRA PARTE INVESTIGAN PARA DETECTAR UNA ENFERMEDAD, QUE NOS PERMITA VIVIR MEJOR CON LAS NUEVAS TÉCNICAS. NO SOPORTAN A LOS VIEJOS, QUE AÚN PUEDEN DAR MUCHO, EN BENEFICIO DE LOS SUYOS. NOS DAN PENSIONES RIDÍCULAS, MIENTRAS NOS SUBEN DE MANERA VERGONZOSA, LOS COPAGOS Y EL EURO O EL IVA Y LA LUZ AMBULANCIAS, URGENCIAS….Y TIENEN LA POCA VERGÜENZA, DE QUE TENGAMOS QUE PAGARLO TODO, CON ARTROSIS O CUALQUIER ENFERMEDAD, QUE HEMOS HEREDADO, DEL ANTÍGUO RÉGIMEN Y LA GUERRA, DE SUSTOS Y BOMBARDEOS, Y DESPUÉS DESNUTRICIÓN. Y AHORA NOS DICEN, QUE VIVIMOS MUCHO, Y QUE HABIENDO COTIZADO TODO, NO TENEMOS DERECHO A NADA. Y TIENES QUE HABER CoTIZADO TREITA Y TANTOS AÑOS PARA QUE TE DEN DOS PERRAS (QUE A LO PEOR DESPUES, NO TE LAS DA EL GOBERNANTE DE TURNO, PERO AHORA TE LO SACAN, PARA NO PERDER ELLOS SU STATUS). O SEA QUE TIENES QUE PAGAR, TODAS LAS SUBIDAS DE TODO, MANTENER A TUS HIJOS Y NIETOS EXPULSADOS DE SU TRABAJO, DE LA MISERIA QUE TE DAN, MIENTRAS ELLOS COLOCAN EN BUENOS PUESTOS A SUS FAMILIARES, O SE VAN A ESQUIAR A BAQUEIRA BERET.ACABAN CON EL TRABAJO, LA PRODUCCIÓN, LA EXPORTACIÓN, LA INVESTIGACIÓN LA ENSEÑANZA LA SANIDAD. PRIVATIZAN TODO, PARA ELLOS, SACAR PROVECHO, MIENTRAS TÚ TE MUERES, O TE SUICIDAS. ESTO, SI QUE ES, UNA GUERRA FRÍA. Y SI PROTESTAS, TE BREAN A BOLAZOS CÓMO DICE CRISTINA O TE MUERES DE FRÍO, PORQUE NO TIENES NI PARA CALENTARTE. ESTO, ES, UNA DICTADURA DE LO PEOR QUE HE VIVIDO, DESPUÉS DE LA GUERRA. Y MIENTRAS TANTO, AMANCIO ORTEGA, BILL GATES Y BASTANTES MÁS, TIENE MILES DE MILLONES. ¿PARA QUÉ? PARA UN BUEN DÍA, LES DÉ UNA ENFERMEDAD, DE LA QUE NO PUEDAN SALIR, CÓMO LE ESTÁ PASANDO A CHÁVEZ DESPUÉS DE SER REELEGIDO, CASI DE POR VIDA, FIDEL CASTRO, QUE SIN CONSULTAR A NADIE, DELEGÓ EN SU HERMANO RAÚL, O IGUAL QUE FRANCO, QUE DECIDIÓ, QUE FUESE EL HIJO EN VEZ DEL PADRE, AL QUE LE PERTENECÍA, PARA BIEN O MAL, QUIEN TENÍA QUE GOBERNARNOS. ¡¡¡¡ÉLLOS SI QUE VIVEN Y ACTÚAN POR ENCIMA DE SUS POSIBILIDADES!!!!. Y ENCIMA, LO HAN HECHO POR LO LEGAL. POR VOTACIÓN. ¡¡¡TOMA YA !!! FELIZ AÑO PARA TODOS……SI LLEGAMOS AL FINAL.

  2. Lo que va del silencio a la palabra y de la quietud a la acción.
    ¿Qué es lo que saca a la gente de su conformismo consolidado o de su silencio inercial y la pone a actuar y a hablar de forma consciente? ¿Que es lo que nos traslada de la no-acción a la acción, del miedo al coraje, de la cobardía a la implicación? Dejar atrás las conductas de sumisión es indispensable para evolucionar como personas y ensanchar nuestras libertades pero ese viaje no es rectilíneo ni siempre va hacia delante. Las convocatorias a la acción y a la implicación social se encuentran con las barreras de la represión de un lado y con las incomprensiones de otro dentro de las mismas movidas sociales. Ni hay un solo movimiento social ni todas las reivindicaciones se ajustan a un programa estratégico para cambiar radicalmente y de fondo las estructuras. En cuanto las situaciones cotidianas hay distintas maneras de intervenir en ellas y no todas tienen una solución tan inmediata como cerrar una puerta que otro dejara abierta o recoger algo que tirara al suelo o terminar con una colilla mal apagada.
    Sucede que en cada generación los deseos de lucha por no seguir sufriendo un mundo heredado imperdonable topan con generaciones antecesoras que aun críticas terminaron frustradas y silenciadas después de cuantiosas tentativas por arreglar las cosas. También en cada generación coexisten las distintas y hasta opuestas maneras de tratar los mismos asuntos, incluso los más cotidianos. El súmmum del individualismo pasa por la indiferencia general frente a los actos ajenos aunque por otra parte determinadas circunstancias movilizan corazones y bolsillos (maratones solidarios para recabar fondos por la salud, como los que hacen anualmente TV3). Posiblemente muchas personas quieren ayudar y no saben como hacerlo o no se atreven o no comparten formas combativas que consideran obsoletas.
    La mayor parte de acciones de vida y de lucha están dentro del cráneo y del cuerpo de cada cual. Más que en las calles por miles que sean los actos políticos y economicistas de protestas. En un sentido bioneurológico es imposible afirmar que el individuo humano esté tan quieto como para que no se entere y satisfaga un nivel de actuación. Lo que no hay son cambios en el perfil dominante del comportamiento humano pero eso es tan aplicable a conformistas como a no conformistas por mucho que extiendan sus gestos de intervención callejera.
    El habitante de la sociedad masificada termina por ser engullido por el fenómeno de la indiferencia y hasta de la incapacidad en poder computar todos los ítemes que entran en su campo sensorial. Los servo automatismos urbanos han momificado en vida a individuos sumidos en sus preocupaciones sin enterarse ni querer enterarse de las de sus vecinos contiguos. El atrincheramiento individualista llega a ser tal que cuando ofreces a alguien tu ayuda o una donación está ya desconfiando de tu iniciativa presuponiendo que lo vas a tratar de engañar.
    La persona humana vive en un vaivén de códigos internos: de un lado se le plantea saltar de sus particularismos cerrados y atemorizados a su interacción social y pública, a su compromiso histórico-biográfico y de otro -después de militantismos más o menos firmes o heroicos- vuelve a sus posiciones de acuartelamiento si no anteriores aparentemente muy parecidas en cuanto a seguir con sus biografías bastante integradas en el sistema. Además de la lucha del grito de protesta y de la opinión en pública hay una lucha privada que cada cual libra en su entorno y consigo mismo, con sus familias y compañías y contra sus demonios y sus dudas. Ese vaivén puede repetirse en distintas versiones con distintas cuotas de esperanza o de subordinación. Cada cual sabe lo mucho o poco que es vencido por la fuerza impositiva de las inercias dominantes y por la aplastante mayoría (el factor X) que cae en sus parsimonias, en sus no haceres cívicos, en sus servidumbres a los estados y a las tradiciones y, resumiendo, en su temor visceral al otro en general.
    Es fácil y rápido diferenciar entre las personas dispuestas a intervenir críticamente en las situaciones con las que se encuentran en los espacios públicos de las que se mantienen en su quietismo tras sus caras de póker. Cada cual también sabe si al salir a la calle se pone el chip de ayudar a los demás o de no intervenir en nada para nada no sea que se busque problemas.

  3. Dons jo tambe estic vivint en aquest mateix lloc. I soc del mateix parer … Ara es l’hora de despertar nos . Ara es l’hora de actuar. No es acceptable que a persones que han mostrat una falta notable de etica , de controi i de lideratge se’l s’hi doni responsabilitats i encara menys aquelles que tenen a veure, en aquests moments amb la confianca , les il.lusions i l’Optimisme

  4. No vivo pero vengo de un lugar donde el alcalde, al saber las intenciones del gobierno central de recortar su sueldo un 40%, sale por televisión para decir que él no recibe órdenes de Madrid, y menos de gente que pasa sus vacaciones en yates, porque él, con un sueldo neto de 119.000 euros, no se puede permitir unas vacaciones en yate en Menorca…pena penita pena…

    Salud

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here