Hablemos sobre Dark Internet y las posibilidades que nos ofrece

6547

Paco Bello | Iniciativa Debate | 07/01/2013

Vamos a meternos en harina, porque este asunto de la red oscura resulta más que interesante desde un punto de vista práctico.

Para los que no sepáis de qué estamos hablando: la Dark Internet es una parte de la red de redes con un acceso algo más complejo y privado, y que hasta hace no mucho era territorio casi exclusivo de empresas, instituciones, y usuarios avanzados y expertos con diferentes inquietudes (desde bancos, a gobiernos, pasando por activistas, grupos paramilitares, y hackers). O dicho de otra forma y simplificado, es aquella parte de internet a la que no te llevará google y sobre la que tu ISP no tendrá nada útil que guardar para que te controlen. Y es una parte de la red, que ahora es mucho más accesible.

Se puede decir que es “otra internet”. Minoritaria, directa, y con utilidades mucho más concretas. En esa internet hay muchas cosas, pero no las verás si no te invitan, porque todo lo que debe permanecer oculto lo está, y ningún buscador te dirá cómo o dónde encontrarlo. Y las que puedas ver sin invitación, mejor si las obvias, porque la facilidad de acceso ha hecho que aquello que queda más visible (que no es nada en comparación con todo lo que hay realmente), se llene perturbados y sus aberraciones.

Ocurre, en gran medida debido a esa nueva accesibilidad que, aquella zona pseudoanónima que a muchos ha permitido filtrar información complicando su lectura indeseada y el rastreo del emisor; hoy empieza a ofrecer una apariencia que no se corresponde con su realidad. Y sobre esto habría mucho que decir, y mucho más que preguntarse (pero hoy no abundaré en ese particular).

El caso es que este entorno recuerda mucho al de la red de hace década y media, que empezó casi de repente a sufrir los mismos males que la red anónima actual, y que acabó siendo un lugar absolutamente controlado, previa creación de una opinión pública concreta, a la que siguieron leyes que restringían o anulaban derechos fundamentales como el de la confidencialidad en las comunicaciones privadas. Pero ojo, porque aunque la dinámica lo recuerde, en realidad el contexto es diametralmente opuesto. Y aunque ya es recurrente el sistema por el cual son los propios ciudadanos los que exigen que se coarten sus libertades, en este caso no parece que la receta sea aplicable.

Quizá me esté adelantando, y probablemente lo dicho sea indescifrable. Así pues…

Aclarando que es gerundio

Como ya he dicho, en los últimos años se ha avanzado una barbaridad en lo que a accesibilidad a los métodos de ocultación de identidad digital pública y contenido de la información transmitida se refiere. O al menos aparentemente.

La aparición de herramientas y sistemas como TOR (y sus .onion), I2P y Freenet, han popularizado algo hasta ahora tan complejo, y desde siempre deseable, como lo es el preservar nuestro derecho a la intimidad, y el secreto de nuestras comunicaciones. Lo terrible de todo esto es que la gran mayoría, de lo que nos protegemos es de aquellos que debieran velar por nuestros derechos.

Dicho esto, y para que nadie se lleve a engaño: la posibilidad del anonimato completo no existe en internet (y posiblemente en general, en cuanto interviene una segunda persona). Si queremos ponernos en plan paranoico: un equipo desconectado de la red, con una distribución linux limpia, y sin software propietario (nada de Ubuntu’s, Flash, etc.), puede dejar de ser anónimo en cuanto nos conectemos a la red, pese a encriptar todos los datos, y enmascarar nuestra IP. Todo dependerá de cuánto vale lo que guardas.

Pero que nada sea completamente seguro, no quiere decir que el nivel de seguridad no sea más que suficiente en algunos casos, y especialmente cuando hay intereses contrapuestos (mejor no entrar en esto, o la entrada sería interminable).

Lo que importa, y que es por lo que me he decidido a publicar esta información: es que estas nuevas herramientas nos ofrecen enormes posibilidades si sabemos darles un uso inteligente, y muy diferente del que hasta ahora se le ha dado.

Seguro que a las herramientas que publicaré a continuación, muchos de los que no las conocéis les encontráis una buena aplicación. Pero a mí se me ocurre una que de momento parece que no existe en castellano (y a la que algunos podemos dar un excelente uso). Se trata de un espacio atendido para filtraciones públicas con emisor y receptor protegidos por el anonimato, y de uso simple.

Si alguien está pensando en wikileaks, no es exactamente eso. No se trata que el administrador de un medio digital anónimo decida qué se publica y qué no, ni cuándo hacerlo. Se trata de que cualquier filtración (y únicamente filtraciones), quede publicada, y que sea el lector, cualquier lector, el que decida si la información es válida, o si puede investigar a partir de ella.

Obviamente, en la red de “superficie”, tanto el administrador como los que filtrasen ciertos documentos,  correrían un riesgo, tanto legal, como circunstancialmente por represalias. Pero la protección de la identidad que facilitan estas sencillas herramientas, permite estar seguro tomando unas mínimas precauciones, que tienen más que ver con que no te relacionen con la información publicada, que con el hecho de hallar pruebas que te inculpen.

¿Qué se lograría mediante la existencia de una fuente de información delicada y no contrastada?

Pues en un principio, con aquellas filtraciones que fueran más claras y que pudieran servir de prueba, iniciar una investigación o un proceso judicial. Y con otras menos concretas aunque verosímiles, activar el trabajo colectivo. Pero principalmente, infundir, en aquellos delincuentes de despacho, escaño o toga, el mismo temor e inseguridad que hoy atenaza a millones de ciudadanos sin recursos y sin la intención o posibilidad de cometer actos delictivos demasiado comunes en esas otras esferas.

Disponer de una fuente de información pública de ese nivel, puede que lograse cambiar el panorama de corrupción incontrolada que estamos padeciendo. Puede que dentro de la Darknet ya exista algo parecido, y si no es así ¿Se animará alguien a crearlo?

Lo que es seguro (o casi), es que si alguien nos ofrece la dirección de ese espacio abierto, o se anima a crear ese archivo documental, nadie podría denunciarnos por darle publicidad, ni por hacernos eco de aquellas informaciones que merecieran ser difundidas.

Por si alguien se anima a hacerlo, aquí os dejo todo lo necesario para poneros en contacto con nosotros. No queremos saber quién o quiénes sois. No queremos que se os pueda rastrear. Solo la dirección de ese medio.

Aquí encontraréis un pack con todo lo necesario para navegar con Tor (solo hay que elegir el idioma , descargarlo para vuestro sistema operativo y pasarlo a un pendrive, desde el que podéis ejecutarlo pulsando sobre el icono de la cebolla)

https://www.torproject.org/download/download-easy.html.en

Desde aquí os podréis crear un correo electrónico anónimo (como el que utilizaron en el caso del diputado del PP Santiago Cervera y Caja Navarra). Necesitaréis entrar con Tor, o de lo contrario no entraréis (se puede entrar desde un navegador normal sabiendo modificar la extensión, pero no es recomendable):

http://jhiwjjlqpyawmpjx.onion/signup.php

En esta página puedes dejar un mensaje que solo podrá leer una persona. Solo tienes que escribirlo, darle al botón de abajo (con lo que se encriptará y te dará un enlace). El enlace que aparecerá en pantalla puedes copiarlo y enviárselo al interesado, y cuando lo lea, el mensaje dejará de existir.

http://sms4tor3vcr2geip.onion/

Y aquí tenéis un chat anónimo:

http://c2hluuzwi7tuceu6.onion/chat.php

Solo con esto ya es más que suficiente para empezar a familiarizarse con este formato. Recordando siempre, que si queréis mantener el anonimato, jamás, bajo ninguna circunstancia, debéis dar datos ciertos.

En Tor no hay buscadores, solo hay directorios que podéis encontrar por Pastebin o buscando por google. Pero aquello que podéis encontrar no merece buscarse. Es mejor esperar a que alguien os invite a sitios interesantes.

Espero que la información os resulte útil.

Para cualquier duda estoy a vuestra disposición.

Comentar con Facebook ()

Comentar (18)

18 Comentarios

  1. Buenas

    Por un tema de trabajo me tengo que conectar a una web para poder trabajar pero pueden controlar mi ip y no quiero que se sepa.

    Puedo navegar en esta web a traves TOR sin que se sepa mi ip? Se que lo puedo hacer con una vpn pero me preguntaba que igual lo podria hacer a traves de TOR.

    Muchas gracias por la info.

    • Si con un VPN puedes, con el bundle TOR (por no complicarlo) también.

      Pero por si las moscas, faltan datos. ¿Desde dónde te conectas a esa Web, desde un ordenador propio o de la empresa?, ¿Para trabajar en ella necesitas identificación personal?

      Ojo en cualquier caso con la confianza en el anonimato absoluto, porque no existe. Si lo que vas a hacer es tan comprometido como para que alguien con recursos dedique el esfuerzo de encontrarte, mejor piénsatelo.

      Un saludo.

  2. pues yo en este momento ando en la dep weeb solo hay queneter cuidado de pedo chan y asi la pagina que me late es mas o menos cebolla chan en español me sumerjo y mas qu e nada hay zoofilia entrenamiento militar hakin etc solo hay que sumergirse pero si vas con malas intenciones mejor no entren estyo en un navegador que me permite navegar en las dos redes al mismo tiempo

  3. El projecto de tormail, que al parecer no tiene mucho que ver con Tor, requiere que te configures con thunderbird, de lo contrario no funciona — muy raro sistema de anonimato.

    • No puedo entrar a ninguno de los search engines y a casi todo lo demas tampoco (la pagina se regresa).
      Ademas abri una cuenta en tormail ayer y me envie un mensaje para comprobar a un buzon de hushmail que tenia y me cerraron la cuenta en ambos lugares (en tormail y en hushmail).
      Todo esto es demasiado obvio, no hay maneras de conseguir privacidad, todo lo que se diga y haga es mera ilusion, cuando quieren borrarte lo hacen, ya sea reportandote o de cualquier otra forma …
      Saludos.

  4. Soy un neofito, busco informarme, su articulo fue muy instructivo en general y de gran valor para mi que estoy en ascuas en estos temas … cada dia me doy mas cuenta de lo intrusivo de internet y de como se usa malevolamente (en todos los sentidos, tanto por criminales como por los gobiernos – alguna distincion?) podria decirse quizas que es la fuente primordial de los organos de seguridad contemporaneos para obtener informacion de todo tipo y mantener la vigilancia sobre los ciudadanos…
    Solo una pregunta: si tormail es tan bueno, porque ‘tor project’ no lo apoya ni lo publicita (no aparece ni un link en la pagina del projecto tor que de conocimiento de la existencia del mismo). Gracias.

  5. Olvidé añadir dos puntos fundamentales, que normalmente no se analizan y que el usuario standard confunde o desconoce:

    1.- Privacidad y anonimato son conceptos distintos.

    2.- Si sólo se acceder a sitios que conozco o que me indica el buscador de turno, y además no tengo ni idea de qué contiene eso tan atrayente por “oculto”, evidentemente seré incapaz de buscarlo y/o acceder… el lograr cualquiera de los objetivos del punto 1, con o sin herramientas… es una cuestión de defender y luchar por derechos individuales, y desde luego no implica de ningún modo que mágicamente vaya a encontrar/acceder a algo diferente o nuevo o “escondido por las fuerzas ocultas que nos manejan” 😉

    Saludos

  6. @Nadie
    completamente de acuerdo, me permito añadir que confundir privacidad con el uso de determinadas herramientas acaba siendo una falacia, en especial si se emplean a través de un proveedor de servicios con el que se tiene una relación comercial… en teoría estableces una comunicación que el destinatario/web final no identifica directamente… pero privacidad en cuanto a imposibilidad de acceder al contenido del mensaje cero. No olvidemos que el protocolo ip tiene una base clara: Garantizar tanto el envío como la recepción de información entre nodos, de forma fiable… y respecto a la deep/dark web… jojojo… mitos para justificar mayor control… si alguien requiere (dentro de la legalidad o no, me refiero a aspectos técnicos) privacidad absoluta… el camino nunca pasa por el empleo de herramientas que alertan a quienes vigilan las comunicaciones, máxime empleadas desde/mediante puntos y máquinas que garantizan la identificación unívoca del emisor…
    En fin, el problema es más complejo/filosófico:

    1.- La web “profunda” lo es simplemente por no estar indexada.
    2.- El empleo de herramientas no garantiza nada, sólo alerta aunque no haya ilícito en la navegación.
    3.- El buscar anonimato es un signo de la falta de intimidad, la solución pasa por garantizarla, y sobre todo porque sea reconocida como un derecho.
    4.- La difusión de determinados conceptos da a entender actos “reprobables”… la seguridad y el derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones no debiera depender de a donde se accede… son conceptos independientes … que nadie “pinche” mi por ejemplo teléfono no es cuestión de que mi actividad sea o no ilegal, sino de reconocimiento al ámbito privado… el artículo creo que deja mu claro un mensaje totalmente acertado… la curiosidad o necesidad de uso de determinadas herramientas (olvido el tema de su fiabilidad…) es fruto de la absoluta falta de intimidad… no del uso del medio del canal de comunicación…

    P.D. La necesidad de tor o similares… es deprimente y un camino equivocado que creo confunde el foco… cuando es ínfimo el % de usuarios consciente de la exposición contínua de su información ante terceros y el problema de su interpretación fuera de contexto… y desde luego: No garantiza nada mucho más allá de ponerse un indicador luminoso que invite a un control más regular… de forma gratuita… y perder el foco real: La intimidad en la red no existe para el común de los usuarios, incluidas empresas, organizaciones gubernamentales… creo que este es el principal punto de reivindicación… la individualidad y el respeto a la intimidad.

    Saludos!

  7. Paco,
    entiendo y comparte el fondo y objetivo del texto, simplemente soy crítico, en el sentido de análisis objetivo y aporte de otro punto de vista a tener en cuenta:

    Quiénes hacen por sus actividades necesitan un “anonimato” …. no emplean estas herramientas… veo necesario profundizar en detalle en la conveniencia y uso de utilidades como las mencionadas… en muchos casos proporcionan una errónea sensación de seguridad y privacidad (su diseño y objetivos lo hacen inevitable), y desde luego no gozan de un uso difundido y son vistas con recelo por el usuario común… creo que un enfoque más adecuado para los ciudadanos que comforman el 99,9% del colectivo que emplea la red (entre los que me incluyo) es el tratamiento veraz de las situaciones, no poner en bandeja de plata el tan manido y torticero mantra “no tengo nada que ocultar”, ni la búsqueda de herramientas que garanticen una teórica privacidad… veo (opinión personal) más coherente la formación en el sentido de conocer la realidad legislativa que no se cuenta (eso si que es dark 😉 jajaja), conocer como y porqué debemos defender los derechos individuales en todo ámbito, entender porqué es importante por ejemplo el hacer un uso racional y habitual de la la firma digital y los sistemas de cifrado: No por tener que ocultar o no determinada información, sino por el mismo motivo que nadie entendería que los comunicados de su banco (por ejemplo) vía correo ordinario empleasen la postales como soporte ( el email es eso, pero con una particularidad: Son postales accesibles por cualquiera )… si el futuro inmediato pasa por el empleo directo de herramientas como las mencionadas podemos dar la errónea impresión de emplear “alternativas de gurús”, dar a entender que ha un territorio inexpugnable y “oculto jajaja”… creo que el resultado es el peor de los posibles: Dar por perdida la batalla de la razón(probablemente es así, pero hace hace mucho….) y promover herramientas con agujeros, no en ellas mismas necesariamente, sino en el diseño inherente a su implantación: Los servidores de por ejemplo TOR son anónimos, por lo tanto… como saber a quién pertenecen…. y dar justificaciones a medidas draconianas.

    Un saludo, gracias por tus artículos y como decía, es sólo otro enfoque, creo que complementario… no una crítica a lo expuesto!!!!

  8. la deep web no es solo tor , cada rato me encuentro con articulos como este y es mas la parte hispana de este supuesta web oscura es basura.

    usare un lenguaje tecnico para que no crean que hablo sin saber.
    averiguen sobre i2p freenet etc, ademas de que cada pagina de router y front end de los cms como contaria como parte de la deep web .

  9. Buenas Paco, me gustó el artículo, he empezado a trastear pero cuesta encontrar enlaces útiles.

    Dejo el usuario por si alguien quiere hechar una mano

    kamaleon11

    Un saludo.

  10. Los primeros que conducen el país por la oscuridad, osea con total falta de transparencia, son los gobiernos que han gobernado España desde la transición. Son ellos los que ocultan la realidad, y si lo hacen es porque no son leales al pueblo que es el dueño soberano de la nación. Si fuera la transparencia su virtud, no tendríamos los problemas que tenemos y que son a los que nos han conducido por no informar debidamente a los ciudadanos de sus decisiones ni de las consecuencias que se derivarían de ellas.
    Que hacer? cuando lo primero que hace un gobierno hipócrita, convertido en una banda de trileros usurpadores del dinero de todos, cuando un ciudadano saca a la luz documentos que señalan la corrupción de algún personaje o varios ligados a el partido en el poder, lo primero que hacen es “matar” al mensajero de tal información?. Y digo “matar” a criminalizar, desprestigiar, acusar y en vez de investigar la información para hacer justicia, usarla para meter en la cárcel al mensajero por difundir datos personales, por ejemplo.

  11. Antes, durante y después del uso de herramientas robustas para colocar contenidos críticos en sociedad haciéndolos circular lo más extensamente posible, está el conocido debate sobre anonimato (clandestinidad) versus identificación (transparencia). Ha habido épocas y sigue habiendo latitudes en las que es inevitable que se zanje a favor de lo primero dada la criminalidad del estado y la persecución de los librepensadores. En otras muchas partes la legislación pseudo democrática aún protege (dice proteger) la libertad de expresión permitiendo que del debate surjan opciones de las dos clases: quienes quieran opinar y (contra) informar y seguir manteniendo el secretismo de sus nombres o quienes opten por hacerlo dando la cara y el apellido.
    Como lo que nos interesa más son los resultados prácticos de las informaciones y parte de estas toca(rá) irlas consiguiendo ilícitamente rompiendo archivos de interés público pero muy custodiados por los intereses del poder, que cada cual opte por encriptar más o menos su identidad y los puntos desde donde opera según lo que quiera arriesgarse.
    Dado que todo poder se distingue por no compartir informaciones acerca de sus verdades vitales es lógico pensar que un proyecto de contrapoder no se aparte del mismo criterio. Al hacerlo, sin embargo, se sigue retroalimentando uno de los principios cardinales peores que estructura el mundo: el de la mutua desconfianza.
    El sistema ejerce un férreo control y lo seguirá extendiendo al ciberespacio a la vez que es en las redes de redes donde más se puede participar colectivamente con pensamiento lúcido y textos a compartir. Para que en el futuro la democracia electrónica fuera posible con garantías la identidad (algún tipo de identidad) seria exigible. Al hacerlo cada ciudadano quedaría lógicamente expuesto en su línea de pensamiento y en su tendencialidad política, lo cual seria sumamente sencillo para que el estado (o su policía política) supiera quien es quien. Pero eso ya puede estar viniendo sucediendo con las firmas nominales con dnis de multitud de petitions y de ILPs.
    Mientras la tecnología puede permitir neutralización la investigación del poder de ese contrapoder emergente en las redes, la lucha del pensamiento libre pasa por poder ser y pensar libremente sin tener que escondernos por ello.
    El riesgo de una tecnocracia de la conspiración podría ser el de repetir los topsecret y los inaccesibles que el estado y los holding ya vienen haciendo. ¿No deberíamos poner a disposición de toda la sociedad lo que la sociedad necesita saber para liberarse? E incluso ¿no debemos seguir en esta línea a pesar de que una parte de la sociedad persista en la ignorancia y en no querer conocer informes y denuncias de las causas de los problemas?

    • Entiendo lo que dices, pero seguramente no lo vemos desde la misma perspectiva. Aquí también existe un Estado criminal, pero disfrazado con bonitos términos que no se corresponden a la realidad. Pregúntale a Alfon y a tantos otros (por no nombrar a los que se suicidan física y mentalmente).

      Se puede estar (y se debe) en la luz y en la oscuridad. Ir de mártires sería bastante absurdo.

      Precisamente este texto iba de eso. No podemos ser más papistas que el Papa, o al menos yo no lo voy a ser.

      En cualquier caso, respeto tu opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here