Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Nueva serie de ataques con artefactos incendiarios y explosivos en Grecia

Paco Bello | Iniciativa Debate | 14/01/2013

Me resulta llamativo que definan como “criminalidad”, en todos los medios, esta respuesta violenta de personas desesperadas, y no hablen de criminalidad cuando las disposiciones de los gobiernos acaban con el suicidio de multitud de ciudadanos, y la impotencia de muchos más.

Esta es la deriva lógica, y mucho se ha hecho esperar en Grecia, donde la situación es ya insostenible. Y es más que previsible que se reproduzca en los demás países sometidos a una presión similar.

Las personas acaban por organizarse y decidir este tipo de actuaciones al comprobar que no hay otra salida a su alcance, y aunque a muchos les parezca extraño, aquí también se empieza a palpar el mismo ambiente y el mismo tipo de inquietudes y respuestas.

Yo, por mucho que no comparta el método, me niego a hablar de criminalidad en este caso. Esto es solo el fruto de lo sembrado, y quizá la única justicia para muchos.

Atenas, 13 ene.- Desconocidos atacaron anoche con cócteles molotov la casa del hermano del portavoz del Gobierno griego Simos Kedíkoglu, una dependencia del partido gubernamental Nueva Democracia y varios cajeros de bancos, en una nueva serie de ataques cometidos supuestamente por grupos antisistema.

Según informó hoy la Policía griega, el artefacto lanzado contra la vivienda de Yorgos Kedíkoglu, que se encontraba en ese momento en su casa, provocó un pequeño incendio que pudo ser sofocado sin causar daños importantes.

“La democracia no puede ser aterrorizada. Atacando a parientes de políticos y a niños, los violentos solo incrementan nuestra determinación”, dijo Simos Kedíkoglu.

También durante la madrugada hubo una nueva serie de ataques contra bancos, una oficina de la empresa pública de electricidad y contra un local del partido conservador Nueva Democracia en distintos barrios de Atenas.

Según el comunicado de la Policía, entre la 01.20 y la 01.30 hora local (11.20 y 11.30 GMT) artefactos incendiarios destruyeron los cajeros de dos bancos en el barrio de Výronas.

A la misma hora, otro artefacto explosivo provocaba daños a un local de la empresa pública de electricidad (DEI) en Ayía Paraskeví.

Poco después, a las 02.55 hora local (00.55 GMT), otro artefacto explosivo causó daños en un local de Nueva Democracia en Dafni, precisó la Policía.

Ya el sábado se habían producido ataques con artefactos contra dos locales de Nueva Democracia y del también gubernamental partido socialista Pasok, así como contra un banco.

En la madrugada del viernes fueron asimismo atacados con artefactos explosivos las casas de cinco periodistas, entre ellos el director general de la agencia de noticias AMNA, agresiones que, como ha ocurrido en ocasiones anteriores, se atribuyó una organización desconocida.

(Agencia EFE)

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/policia-y-justicia/criminalidad/nueva-serie-de-ataques-con-artefactos-incendiarios-y-explosivos-en-grecia_7K25VyYMKwLQ1hJLCoRze6/

12 Comments

  1. Mandarina (luz)
    Mandarina (luz) 14 enero, 2013

    Está empezando a aflorar la reacción a la acción en Grecia. Sería deseable, muy deseable, que los políticos europeos se pararan y reflexionaran sobre las consecuencias que tienen sus políticas en la población más desprotegida. La violencia nunca es, ni debe ser, la opción más válida para deshacer los entuertos políticos y económicos de la clase política, pero la población tampoco puede soportar con calma y tranquilidad situaciones de miseria, hambre, ausencia total de trabajo, sueldos nimios que no llegan para cubrir las necesidades más básicas y la total desprotección de sus derechos sociales y civiles. Ojalá que se pueda superar esta situación tan trágica y todo vuelva a una normalidad social llevadera y pacífica para todos.

    • Serafín Iglesias
      Serafín Iglesias 17 enero, 2013

      Mandarina, dices textualmente, “La violencia nunca es, ni debe ser, la opción más válida” ¿y si eres un grieg@ que no te queda más que pegarse un tiro sin comerlo ni beberlo?, ¿no te llevarías por delante a los responsables que pudieras de este desaguisado?.

      • Mandarina
        Mandarina 17 enero, 2013

        Serafín, por principio, la violencia nunca es buena, para nada y para nadie. Ahora bien, yo soy madre, y si mi hijo tiene que pasar hambre, como le pasó a mi padre… pues no se qué decirte. Nunca me vi en esa especial coyuntura a pesar de que la vida no fue fácil para mi y no puedo decir qué haría o qué no haría llegado el momento. Prefiero no elucubrar en esos supuestos, por ahora, y seguir manteniendo mi disposición a entender que un/a griego/a decida optar por lo que crea más conveniente (dentro de las pocas opciones que, deduzco, tendrá). Insisto, por principio, creo que al pueblo no le gusta la violencia, pero de ningún tipo, aunque es cierto que cada día asistimos a escenas de violencia de diferentes calibres: unas, podrían calificarse como “agresivas-pasivas”, que son las más sutiles; otras, son descaradamente agresivas y de una violencia aterradora, a esas las vemos cada día en las noticias de la TV.

  2. Indignado
    Indignado 14 enero, 2013

    Miles de manifestaciones, ni puto caso, ciudadanos que se suicidan, ni puto caso, la única respuesta son palos y detenciones por las fuerzas de seguridad mandadas por los mismos políticos que no escuchan, ni les interesan las propuestas del pueblo. Casos de corrupción política, que llegan al conocimiento de los ciudadanos día si, día también. Políticas de austeridad que han llevado a la ruina a toda la nación, políticas que están teniendo el efecto contrario al que se supone. ¿Que quieren?, que se bajen los pantalones, ¿quien son los criminales?, ¿quienes salen impunes ante casos corroborados de corrupción?. ¿Porque impiden los referendum?.
    Cuando más sean los que nada tengan que perder, más posibilidades hay de que pase como en Siria, ya no engañan a nadie, y ante el ataque esta el derecho a defenderse. Y que tomen nota los políticos españoles, que si la cosa se desmadra en Grecia el contagio será inevitable.
    Aunque ahora nos salga con que quieren hacer un pacto entre partidos políticos contra la corrupción, de risa, porque detrás no están por la labor de incluir en el pacto duras condenas para los corruptos. Estamos ante otro movimiento de pura propaganda por el desprestigio cada vez mayor de los políticos por parte de los ciudadanos, todo menos hacer lo que se debe hacer, siguen con sus chorradas para que todo siga igual, después que lloren porque la gente ya no esta para perdonar, y eso que oportunidades han tenido, pero esta “casta” política hasta que no le vea las orejas al lobo, seguirán a lo suyo, a enriquecerse a costa de los demás, que es la única cosa que les importa.

  3. olito
    olito 15 enero, 2013

    Cuidado que el poder establecido está tratando de cargar el mochuelo de estos actos a Syriza.

    Actos de violencia aislados y sin reivindicación no conducen a nada y pueden ser contraproducente. Cualquier brote violento que surja de la sociedad será utilizado para promulgar leyes de excepción que se aplicaran a los movimientos cívicos más militantes y para lanzar una campaña mediatica masiva para desmoralizar a los simpatizantes de Syriza.

    El capital no consentirá un gobierno en Grecia que amenace con salir del euro y cualquier movimiento organizado violento que coincida en los fines con los partidos de izquierda será utilizado como excusa para desarbolarlos.

    Prudencia.

    • Fernandosegundo
      Fernandosegundo 15 enero, 2013

      Muy sensato tu pensamiento. Quizá en un momento dado sea necesaria la violencia, especialmente para defenderse, pero es un arma peligrosa mientras que ellos tengan el monopolio de la comunicación. No será por falta de ganas ni de motivos pero hay que tener cuidado.

      POR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN, YA

  4. Walkiria S.
    Walkiria S. 15 enero, 2013

    Violencia social. De su criminalidad a su legitimidad.Nuestras estimaciones son que la mayoría de la sociedad no está a favor de la violencia. Puestos a preguntar ni siquiera los profesionales de los institutos y ejércitos armados dicen estar a favor de ella, todo lo contrario, se arman -dicen- para evitarla o disuadirla. Estadísticamente está comprobado que son minorías las que se dedican a hacer guerras o a utilizar la violencia pero en cambio son muchos más que los profesionales los que mueren en ellas.
    La historia de las sociedades y la referencia a los grandes hitos históricos lo es a sus combates. Los cambios de poder y de regencias fueron asociaos a ellos. Matar al vecino para quedarse con sus propiedades es una muy vieja constatación.
    La violencia social existe en un grado mucho mayor que las guerras explicitas. Podríamos tratar aquella como la forma de guerra que se mantiene en tiempos de paz. Esa violencia social está muy ligada al tipo de sistema que en si mismo lleva la injusticia y es esciso en clases muy desiguales. La sociedad es esquizofrenógena en su concepción y tanto mas peligrosa cuanto más idealizada se la tenga.
    En las culturas regentes nadie esta salvo de sufrir por la violencia existente. Puede tener tres clases de relación con ella: en calidad de víctima, como agresor o como observador. (la observación o estar al corriente de la violencia ajena también es una forma de sufrir. El spot de Imanol Arias, representa eso). De la condición de víctima hay noticias todos los días de personas que fueran o no dianas reciben impactos que les destruyen la vida. La agresión es el ataque unilateral contra otro con la evidente intención de dañarlo. Es el rol más inequívoco para acudir a ella con las razones o catecismos que se quieran en una mano u otra. Hay un tipo particular de agresión que se anticipa deforma autodefensita o vengativa a la otra que se prevé que se va a producir o a la que se ha sufrido ya.
    Pero la violencia empieza mucho antes de todo eso, empieza naciendo y en casos de mamás y papás irresponsables ha empezado ya antes de hacerlo, sufriendo las consecuencias del alzamiento en cuerpos machacados. Antes que una violencia física expresamente manifiesta ante un arma del tipo que sea o ante los golpes existe toda una ideología que la promueve.
    En un sistema sumamente violento en su concepción economico-materialista por el peso de la rivalidad y del estrés, la violencia física no es la primera que se experimenta.
    Cuando en situaciones de impotencia total la gente acude a organizar comandos puntuales independientemente de si tienen intención de perpetuarse o no para preparar escarmientos contra simbología o contra individuos, las causas de hacerlo hay que buscarlas mucho más lejos que en el hecho concreto de sus razones vengativas. Las primeras causas pueden estar tan lejos que ni siquiera los protagonistas puedan recordarlas.
    Hay algo de la violencia contra las instituciones públicas y especialmente las bancarias que se explica por todo un encadenamiento de victimidad. El tipo que pierde el empleo por cierre de empresa, que pierde el apartamento por impago de hipoteca, que vive ahogado con los impuestos pagados y que se queda sin recursos y encima ve como se deteriora no solo su nivel de vida sino también el de sus hijos puede llegar a hacer barbaridades. El problema de hacerlas es que más allá del acto catártico de ellas el saldo resultante no sirve de mucho ni para el agresor ni para espabilar al que sufra el atentado.
    Ese tipo de asalto puntual puede retratar un simulacro a escala del deseo tal vez de una insurrección popular pero eso ya no tiene nada que ver con lo revolucionario, más bien con la falta de conciencia.
    En el momento patético de una biografía harta de todo y sumamente frustrada por marginalidad y ninguna expectativa de futuro se puede decir que es el sistema el que carga de munición a la persona que decide atacarlo con sus medios. La duda es si quemar un banco o un edificio comercial es realmente un ataque al poder o una nueva versión de fuegos sanjuaneros.
    Estando de acuerdo en que la violencia la genera el sistema por lo que es, lo cierto es que los actos de contra violencia tratando de demostrar una fuerza social que no existen no pasan de ser un teatro de sombras. Si la cosa va más allá y surge un grupo de heroínos decidido a escarmentar a oligarcas entre que se entrena y prepara sus técnicas le da tiempo a que le estallen sus tentativas de explosivos mientras los manipulan reventándose los propios ojos y perdiendo las piernas.
    No, la cosa no pasa por ir quemando bienes ni preparando bombas caseras pero tampoco por suponer que en una coyuntura de enfado generalizado cientos de miles de personas puedan salir a la calle para quemar oficinas, tumbar autobuses o quemar neumáticos, todo ello muy vistoso pero altamente antieconómico y sobre todo con efectos completamente nulos.
    Puntual y coyunturalmente muchos individuos pueden sentir las ganas de quemarlo todo, pero eso no tiene nada que ver ni con una estrategia a largo plazo ni con soluciones a corto plazo. Aquello que se ha destruido se tendrá que volver a construir y si por desgracia muere alguien, sea de los “buenos” o de los malos (¿queda alguien bueno?), ese no podrá contarlo.
    Hay una violencia reactiva que se autolegitima por el recibo de todo un proceso existencial previo de distintas clases de violencia pero eso no significa que sirva de base para ninguna solución. La frustración que carga la artillería no ayuda a apuntar bien. Es previsible que a la frustración social creciente le acompañen mas atentados como los que se han dado en Grecia y que se generalicen a países de incertidumbre creciente como España pero contamos con que la cordura dominante mayoritaria los frenará. Comparativamente, es mucho más eficaz ocupar espacios y reutilizarlos para funciones sociales, proyectivas y productivas que no destruirlos. La lucha revolucionaria estará en lo segundo, la de los meros violentos sin dos dedos de frente para planificar el mañana, en lo primero.
    Los peores crímenes del sistema son los de guante blanco, los silenciosos, los que no tienen siempre autorías localizables, los que son el resultado de todo un encadenamiento de desaguisados y desajustes y de intenciones no explícitas para perpetuar el malestado de las cosas. Pero el hecho de su criminalidad comparativamente mayor no significa que la sociedad pueda perdonar a quienes les quemen los juguetes. A efectos prácticos quien destruye una propiedad pública o privada esta cometiendo un acto flagrante contra la ley, quien destruye familias expulsándolas de sus casas por impago aunque comparativamente genere mucha mas alarma social, se mueve –mal que nos pese- dentro de la ley. Mientras la legislación siga favoreciendo a los grandes criminales seguirá teniendo a los menos infractores como chivos expiatorios para hacerla pasar como un conjunto de códigos válidos.
    La violencia viene de mucho antes que tuviéramos noticias próximas de ella o experiencias directas. De hecho, la sociedad vive inmersa en ella aunque no siempre se manifieste, .por suerte, con el uso de armas para destruir. Las muchas y sutiles formas de exclusión que existen de todos con todos (y no solo la ejercida de las clases dóminas contra las dominadas) proporciona un voluminoso catálogo de ellas. La pretensión de nuevos escenarios de una sociedad futura sin violencia es antagónica con la aceptación de sus ensayos de actualidad por muchas razones de enfado que tengan sus autores.
    Claro está, no practicarla es un deseo ideal y es tanto mas posible de defender cuanto menor sea su cuota de victimidad. En cuanto es el disparo de un policía el que te quita un ojo o la vida de un hijo, el deseo de matarlo es lo menos que se puede desear pero ni siquiera en este extremo se puede confundir el proceso psicológico personal que se vive de reactividad vengativa con la conveniencia de una lucha social.
    No podemos asegurar como será el futuro que nos espera. Quizás las escenas de salir a la calle con un revólver saltarán de las pantallas donde pasan westerns y volverán a la vida callejera y presencial. Espero no vivirlo pero si alguien lo llegara a vivir preferiré desde mis cenizas viajeras que sea el bueno el que mate al malo y no al revés.

  5. Julen Lizaso
    Julen Lizaso 17 enero, 2013

    Fernandosegundo: muy sensato y acertado tu comentario, y te lo dice quien ha conocido muy, muy de cerca la violencia de respuesta para mermar poder a los opresores..
    …lo tienentodo: leyes, impunidad, inmunidad, medios de comunicación, tecnología de control e información… como bien dices tienen el monopolio de la comunicación y a su vez del control total de la población desde lo económico, judicial, policial, militar…. pero descuidan algo muy importante que hace fuerte a quien lo posee que es la RAZON o la VERDAD…. y hemos entrado en un tiempo de “alianzas” que quienes no la posean se verán desarmados, principalmente de su tecnología… entrara en Stan Bay y luego en OFF para reiventar entre TODOS una nueva al servicio de la Economía del Bien Común.

    Esto ya lo anunciaba el padre de la ecología David Thoreau y seguro que también los mayas…

    Existen motivos para estar optimistas porque no estamos solos como podrás apreciar en lo que nos anuncia este post.

    http://iniciativadebate.org/2013/01/15/otra-vez-vamos-a-morir-todos/

  6. Serafín Iglesias
    Serafín Iglesias 17 enero, 2013

    Mandarina, yo no quiero pasar por violento, pero siempre he pensado y actuado con la idea que la sumisión o la tolerancia a la violencia nos hace cómplices de la misma, y la mayoría de los mercenarios que golpean, son unos cobardes que se amparan en el hecho de ir con uniforme, armados y protegidos por los dictadores al mando, se envalentonan ante la sumisión a los golpes. Algo hay que hacer y no es poner la otra mejilla, que muchas veces, ni siquiera te dan tiempo hacerlo.

    • Fernandosegundo
      Fernandosegundo 18 enero, 2013

      Muy aguda to frase de que la “sumisión o la tolerancia a la violencia nos hace cómplices de la misma”. Creo que nos estamos acostumbrando tanto a la violencia estatal, que la aceptamos ya como cosa natural. No podemos peder la dignidad, somos personas, no súbditos.

    • Mandarina (luz)
      Mandarina (luz) 18 enero, 2013

      Serafín, Fernandosegundo tiene toda la razón en esta frase: “la sumisión o la tolerancia a la violencia nos hace cómplices de la misma”. Y también es cierto que estamos excesivamente acostumbrados a comer con la violencia como fondo musical en nuestras casas; por eso los “telediarios” y las noticias se emiten a las horas de la comida y de la cena en todos los países. Es una manera de acostumbrar a la gente a una violencia sistemática, pasiva para los espectadores, que hace que veamos la crueldad, las masacres y todos los abusos del poder como algo “natural”. Como sabemos eso y como sabemos, también, que poner la otra mejilla (si es que nos da tiempo y por la costumbre adquirida desde nuestra más tierna infancia) es bastante absurdo… ¿qué nos queda? ¿La solución está en aplicar la violencia como respuesta a esa otra violencia, sin más?

      No os niego las razones que podáis exponer. Al contrario, las entiendo muy bien. A veces, tenemos comportamientos y adoptamos posturas que pueden dar lugar a confusión, o no, pero no todo el mundo opta por las mismas estrategias. La dignidad no se mantiene “exclusivamente” por mantener una actitud “beligerante” hacia las normas políticas y sociales. No conozco a nadie que para mantener su dignidad esté todo el día y todos los días enfrentándose a los uniformes y a las normas que nos aplican para mantenernos sumisos y sin rechistar.

      Me considero persona y no me siento súbdita de nadie (y esta frase tiene mucho más contenido del que aparenta). Para mantener esa actitud de vida debo “pagar un precio” que se me puede antojar “incalculable”. Como todos tenemos un límite de resistencia física y psíquica, elaboro una estrategias de vida que me permitan mantener esa dignidad en unos máximos con unos costes mínimos. Pero seguimos teniendo un límite de fuerza y resistencia y la energía necesaria para el mantenimiento de los mínimos puede llegar a superarme, con lo cual, debo “reajustar continuamente mi balanza de pagos” para evitar quedarme exhausta y sin energía para seguir el camino.

      Serafín, Fernandosegundo… cada persona elabora como puede y hasta donde puede, eso no significa que no entienda, que no acepte, que no asuma. “Algo hay que hacer…” por supuesto que sí, y debemos hacerlo, es más, creo que lo estamos haciendo, cada un@ en la medida que puede o sabe. Yo creo que el trabajo de inicio está perfectamente dibujado en la “educación y formación” de personas para que se despejen todas las nebulosas que nos impiden ver-nos como personas en vez de entender-nos como súbditos o como objetos.

      Para ambos dos, un muy cordial saludo.

  7. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 18 enero, 2013

    YO CREO QUE DE NO SER POR GENÉTICA, O POR VENGANZA, A NADIE LE GUSTA SER VIOLENTO. AUNQUE YA OS DIJE, QUE TENEMOS UN 70% DE MALO Y UN 30 % GENERALIZANDO DE BUENÍSIMA GENTE. PERO NUESTRO SISTEMA VITAL ESTÁ COMPUESTO, POR MECANISMOS MUY COMPLEJOS, QUE A VECES NO PUEDES DOMINAR. CADA PERSONA ES UN MUNDO. Y MUY COMPLEJO. YA LO HE DICHO OTRAS VECES. MANDARINA, TU TIENES TODA LA RAZÓN, DE QUE TODAS LAS DESGRACIAS, LAS PONEN, EN LAS HORAS QUE DEBÍAS DE COMER TRANQUILO Y NO TE DEJAN, Y TE METEN A TORNILLO, JUNTO CON LOS ANUNCIOS. PERO HAY OTRAS COSAS, QUE TE HACEN SALTAR, CUANDO TE ENTERAS DONDE QUIERA QUE ESTÉS, PORQUE TE CONCIERNEN, TE HACEN DAÑO, Y NO PUEDES HACERLAS FRENTE. BIEN SEA POR TU ECONOMÍA, POR TU SALUD, O TUS DERECHOS. Y AUNQUE NO QUIERAS, TE HACEN SÚBDITO/A, DE PERSONAS ODIOSAS EGOÍSTAS LADRONES, O SI PIDES AUNQUE SEA CON MODERACIÓN TUS DERECHOS, TE MUELEN A PALOS. Y AHÍ ESTÁ EL QUID DE LA CUESTIÓN. SI TE CALLAS, TE AUMENTAN LAS EXIGENCIAS, QUE NO PUEDES, DE NINGÚN MODO ACEPTAR, PORQUE NO PUEDES O NO TIENES, MIENTRAS ELLOS SE DAN LA GRAN VIDA A COSTA DE NUESTRO SUDOR Y SI ACEPTAS, TE SIGUEN CONTANDO HITORIAS FALSAS, Y TE SIGUEN MACHACANDO, HASTA QUE ERES UNA PILTRAFA. TE ENTIERRAN Y VAN A POR LOS QUE QUEDEN. ASÍ QUE NO TE SIRVE DE NADA, CALLARTE O CERRAR EL TELEVISOR, LA RADIO, O NO LEER LA PRENSA, PORQUE TE ENVÍAN UNA NOTA, PARA PAGAR LO QUE ELLOS HAN DISPUESTO, PARA PODER SEGUIR VIVIENDO CÓMO SULTANES, MIENTRAS VES A LOS TUYOS QUE SE MUEREN, POR NO TENER UN MÉDICO, QUE LES ATIENDA. Y ESO DUELE. Y SI NO TE VAS DE AQUÍ, SEGUIRÁS SIENDO SU SÚBDITO/A, Y TENDRÁS QUE HACER LO QUE TE DIGAN QUE HAGAS,QUIERAS O NO.YO, EN MI VIDA HE SIDO VIOLENTA PARA NADA. SOY DE SUGERIR, NO DE ORDENAR, Y ME LLEVO BIEN, CON TODO MI BARRIO Y MI VECINDAD. PERO ESTO DE AHORA, TANTA CARA, Y TANTA MALDAD, ME PUEDE, Y ELLOS, SIGUEN ABUSANDO SIN TAPARSE DE NADA. JAMÁS HE VIVIDO POR ENCIMA DE MIS POSIBILIDADES, PUES CUANDO HE SALIDO FUERA, ME LO HA PAGADO MI HIJO, CON SUS GALAS , Y AÚN, ME AYUDA. PERO SIEMPRE ME VE SONRIENTE Y NO ME QUEJO.PERO VEO, A MUCHAS PERSONAS , SIN CASA SIN COMIDA Y ELLOS EN EL RITZ O EL PALACE, Y EL ODIO, QUE INTENTO ENTERRAR, ASOMA DE VEZ EN CUANDO.PORQUE YA PASÉ TANTO EN MI JUVENTUD Y NIÑEZ, QUE NO PENSABA, QUE ESTO, VOLVERÍA A OCURRIR, Y CON TANTA VIRULENCIA. LO SIENTO. NO QUIERO VIOLENCIA, PERO ÉLLOS LA PROVOCAN.Y YA VEREMOS LO QUE PASA. ABRAZOS FUERTES PARA TODOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *