El crimen perfecto

1343

Santiago Alba Rico | Atlántica XXI | 15/01/2013

Un cliché de novela negra pretende que no hay crimen perfecto o que, en todo caso, un crimen sólo puede ser perfecto si su perfección se mantiene precisamente incognoscible y secreta. Pero no es verdad. Si un crimen perfecto es el que sólo deja víctimas -porque el criminal no aparece por ninguna parte- o aquel cuyo ejecutor logra escapar definitivamente, podemos decir que la perfección criminal es menos rara de lo que creemos. Se trata de hecho de una fórmula banal y atroz, de recurrencia estadística ya llamativa, que podríamos describir de esta manera: el truco consiste en que el asesino se ponga a sí mismo en una situación tal que está condenado a sumarse a sus propias víctimas; en una situación de la que él mismo será víctima y de la que escapará definitivamente, cuando parece todo perdido, abriendo una puerta en su propio cuerpo. Este es el caso, por ejemplo, de Adam Lanza y la matanza de la escuela de Newtown; es decir: entro, mato a todo el mundo y luego me vuelvo inalcanzable y borroso camuflándome entre los muertos. Nadie puede distinguirme de los muertos que he matado yo, porque también me he matado yo, y nadie puede atraparme y castigarme porque me he ido a un sitio a donde nadie puede seguirme y porque, al marcharme, me he aplicado precisamente el máximo castigo.

Este perfecto círculo cerrado deja una apabullante sensación de vacío. No hay nadie a quien echar la culpa; nadie sobre quien descargar la ira; nadie a quien juzgar. El crimen perfecto es perfecto porque aparece como un fenómeno natural, como una irregularidad meteorológica frente a la cual los supervivientes, las familias y los vecinos lo único que pueden hacer es estremecerse y llorar. En ausencia de un culpable -porque es una de las víctimas-, la tentación es pedir una explicación a los profesionales de la conducta. Una vez consumado el acto, es fácil encontrar un rasgo de carácter -demasiado tímido, demasiado simpático- que encaje en algunos de las etiquetas definidas por el DSM-IV y que permita rubricar la perfección volcánica del gesto: un “brote” irresponsable e imprevisible al que sólo se puede responder con un aumento de la desconfianza individual y una conculcación de la presunción de inocencia. La “locura”, en realidad, es una invitación a adquirir más armas y a pagar más policías. Los que, frente a esta psiquiatrización del crimen de Lanza, insisten con razón en su dimensión social, no deberían olvidar que si hay algo genuinamente estadounidense (genuinamente “liberal”) en este crimen es su psiquiatrización misma.

Se entiende mejor esta atrocidad si se la describe como un truco. O como un deporte sometido a reglas muy precisas. Desde luego no es una batalla. Nunca se asaltan cuarteles o bancos. El criminal, en efecto, declara su desprecio simultáneo por la lucha y por el heroísmo al escoger siempre sectores de población muy vulnerables, incapaces de ofrecer resistencia. Esta selección recurrente es inseparable de la dimensión deportiva del impulso, cuyo objetivo evidente es derribar el mayor número de cuerpos en el menor tiempo posible. Pero para alcanzar este objetivo, superando además la marca anterior (la de la Universidad de Virginia o la de Columbine) es necesario contar con muchas y buenas armas de fuego. En cualquier mundo posible que podamos imaginar habrá locos; y los locos siempre encontrarán al alcance de la mano algún objeto con el que hacer daño a un semejante. Pero ningún deporte consiste en dañar a los semejantes: ¡eso sería una locura, un crimen! Los deportistas combinan pasión y pericia en una acción reglada cuyo propósito es la auto-afirmación pública. Los deportes requieren un equipo: zapatillas, un balón, unos esquíes. No se puede jugar al golf sin palos de golf. Al contrario de lo que pretenden muchos ingenuos, la prohibición de las armas en EEUU no impediría los crímenes; pero dificultaría mucho, sin duda, la práctica de un deporte en el que las armas de fuego son tan indispensables como lo son las raquetas en Roland Garros. Matar a cuchillo sería otro juego, mucho más aburrido, con menos practicantes y menos espectadores.

Truco, tradición, deporte: crimen perfecto. ¿La respuesta? Es la respuesta justamente la que convierte el crimen de Lanza en un juego social. Están los psiquiatras, que son en realidad críticos deportivos. Están los consumidores, que se precipitan a comprar el fusil de asalto empleado por el asesino. Están las empresas, que fabrican mochilas antibalas, naturalizando a los niños como parte del juego. Están los medios de comunicación, que se deleitan con listas de records y catálogos de pistolas. Es un truco, un buen truco. EEUU produce crímenes perfectos como los pinos producen resina y los cardos espinas. Todos lo sabemos: volverá a ocurrir. Casi todo el mundo está deseando que ocurra de nuevo. Los 28 muertos -incluido el asesino- son nuestras raquetas de tenis.

Fuente: http://rebelion.org/noticia.php?id=162086

Comentar con Facebook ()

Comentar (8)

8 Comentarios

  1. Ya ves Asun, el libro más que quedarse antiguo se ha quedado corto en sus más negras predicciones. Me alegra que lo disfrutres, fueron muchas horas de esfuerzo nacido de la imparable necesidad de comunicar lo que estaba (y está) sucediendo ante nuestros propios ojos. Es como si te estuviesen extirpando órganos vitales con un espejo en el techo para que lo vieses con detalle, eso sí, con el entendimiento anestesiado por los medios de des-información.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  2. Lo primero que me ha venido a la cabeza al leer “el crimen perfecto” ha sido los crímenes indirectos que la elite económica y políticos han cometido, están cometiendo y cometerán a la población de tantos paises, y también és un deporte que lidera EEUU, según informaciones.

    Roban a todos los ciudadanos dinero, trabajo, salud pública, educación pública, constitución, vivienda……
    no quiero alargarme porque no terminaria. Pero no se que queda en robo, sino que éste llega a producir la muerte con más o menos rapidez en forma de hambre, frio, enfermedades y suicidio.

    Si esto no és un crimen perfecto……, porque además los criminales siguen matando a nivel global y ni siquiera se les juzga, és más, se les da la razón, se les admira, se les envidia, aunque también se les odia a muerte por las víctimas, aunque hay algunas, pobres que aún piensan que esto és necesario.

    Bueno, parece que un político de la UE ya se va oliendo algo:

    http://www.ieco.clarin.com/economia/Juncker-ajustes-disenaron-cayeran-debiles_0_845315677.html

    • Muy bueno todo (seguro que Santiago también quería que lo pensaras). Pero tu coletilla sobre Juncker, de escándalo.

      Y tanto, si no ¿a qué viene ahora que se va el arrepentimiento?

      Un saludo, Asun

    • Cierto, Paco tiene razón con la coletilla y tu también, Asun… estuve a punto de colgar ese artículo en el Foro, pero no me dio tiempo y lo perdí de vista… te animas a entrar al Foro? tus aportaciones pueden ser muy interesantes…

      • Por tercera vez intento responderte Marina, la primera vez, no había puesto mis datos y la segunda se me ha terminado el tiempo? “ha expirado el tiempo de la web”. Te digo esto Marina en respuesta a lo que me dices de que me anime a entrar en el foro.

        Y es que yo supongo que para entrar en el foro hay que trabajar en las nuevas tácticas para luchar contra la casta fascista, pero después de apuntarme pensé que aunque poca cosa pudiera hacer, habría de ser con el ordenador y como he dicho antes soy poco hábil con el mismo.

        Además hace una semana me he unido a un nuevo grupo de Frente Cívico aquí en Viladecans y junto a otras actividades que ya hacía me quedaría muy poco tiempo.

        Por cierto, tengo que avisar a Paco de mi nueva decisión.

    • Totalmente de acuerdo contigo Asun, yo también lo pensé y opino lo mismo, para CRIMEN PERFECTO el actual que está perpetrando el verdadero gobierno mundial sobre toda la población sometida y desprotegida. Un ataque frontal, deliberado, perfectamente organizado y terminal, basado en la Doctrina del Schock que tan bien explida Naomi Klein en su libro del mismo nombre.

      ¡Un abrazo para tod@s!

      • Hola David, sigo leyendo tu libro “Las cosas por su nombre”. Es una pasada, cuanta información tienes, como me gustaría a mi, ya no tener tanta, me conformaría con recordar todo lo que leo y saberla explicar.

    • Asun, que yo sepa (a mi nunca me pasó eso) no hay “tiempo límite” para estar en la página y usarla… deben ser los duendes, de nuevo.

      Entiendo tu falta de tiempo, es una lástima que no puedas entrar al foro, creo que habría sido una aportación muy rica, pero, nunca se sabe… quizá dispongas de algo más dentro de un tiempito… sabes? vivimos relativamente cerca… sería grato conocerte.

      Un abrazo, amiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here