Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Secreto a voces

Lamareenoire / Iniciativa Debate

Oí decir a la periodista María Antonia Iglesias que si algo había conseguido el caso Bárcenas hasta el momento era haber puesto de acuerdo al Mundo y al País. Cierto. Llama poderosamente la atención. Pero también llama la atención la retirada a tiempo de Aguirre y su retorno, justo ahora, enarbolando la bandera de la renovación de su partido. El PSOE por su parte ha tardado demasiado en pedir la dimisión de Rajoy, cuando lo lógico en “esta política” hubiera sido aprovechar la circunstancia y tirársele al cuello desde el primer día y no parar hasta ahogarlo. Empieza una a pensar en la teoría de una voladura controlada desde fuera, que ya corre por la red y según la cual el caso Bárcenas sería la excusa para sacar a estos inútiles del gobierno y traernos por fin al tecnócrata que la Troika siempre ha deseado. En este sentido Joaquín Almunia está muy bien situado y el PSOE estaría en la gloria. Y ¿por qué no decirlo? el resto también, porque oídas las opiniones del amigo socialista bien pudieran salir de la sucia boca de Milton Friedman. Pero entonces, ¿qué pasa con Aguirre? Algo habrá que darle a esta señora por las molestias.

Sea como sea, el espectáculo es demencial. Un Rajoy encapsulado en un monitor de plasma con un tic en el ojo, una Santamaría que se cree la voz de la conciencia del mundo y del espacio, una Cospedal que va a dejar a Acebes al nivel de un simple pardillo, una Ana Mato que se cree que es Dios quien multiplica los panes y un coro de comparsas del que hoy destaco al buscador de frases célebres, González Pons, que vuelve a machacarnos con aquello de que el PSOE pretende “ganar en la calle lo que no han ganado en las urnas”. Voy a volver a repetir mi grito de guerra de los últimos días porque a base de repetir las cosas he aprendido del PP que se hacen verdad: ¡vais a caer! No sé si con una ayudita de fuera o solitos desde dentro, pero vais a caer. No habéis aprendido nada desde aquel fin de semana (más cercano que nunca a pesar de los 9 años que nos separan de él) en que vuestras mentiras, y únicamente ellas, os sacaron de vuestros tronos y os mandaron a casita, que lastimosamente no a la cárcel.

Y a nosotr@s nos pregunto: ¿Qué pintamos en todo esto? ¿Aplaudimos la voladura? ¿Esperamos al tecnócrata? ¿Nos tomamos unas cañas?

 

Foto: Google Images.

16 Comments

  1. Indignado
    Indignado 3 febrero, 2013

    Si!, como bien dices !VAIS A CAER¡, ya no hay marcha atrás, !vais a caer¡ con vuestros amigos de pesoeh¡.

  2. fergar
    fergar 3 febrero, 2013

    En teoría la derecha es el poder y al poder le pertenece por naturaleza el cortijo, el caballo y la pistola. La derecha en este país a lo largo de la historia ha sido apalancada por la iglesia, por los banqueros y empresarios, por la barra de la justicia y un acendrado equipo de periodistas y leguleyos. La ideología de la derecha es el dinero, huidizo como un corzo o voraz como un tiburón, según venga la baraja, a veces redimido por las obras de caridad y perfumado por la erudición académica. El ideal de la derecha es el orden en la calle y la caja llevada hacia el negocio redondo. A la hora de robar legalmente se sirve de las notarías y el atraco a los bancos lo ejecuta desde los despachos del propio consejo de administración. La patria es su coartada. La serpiente le ofrece la manzana envenenada, la muerde y no le pasa nada. Puede que esto no sea más que un cúmulo de lugares comunes, pero explica por qué la corrupción de la derecha, por muy obscena que sea, en lugar de afectar a la esencia del poder se detiene en unas personas corruptas concretas. Entre el poder y los políticos del Partido Popular siempre habrá un cortafuego. Por el contrario, la izquierda en teoría no es un poder sino un sueño de igualdad, de fraternidad y de justicia. Trata de despertar lo más noble del individuo para ponerlo al servicio del bien común. El afán de redención de los desheredados la lleva a veces a asaltar el Palacio de Invierno a sangre y fuego, pero parece gozar más poniendo la otra mejilla, según manda del evangelio. Puede que esto no sea más que un cúmulo de frases gastadas, pero explica por qué no se precisa que la corrupción de la izquierda sea muy grave, como a veces lo es. Basta con que un concejal socialista meta mano en la caja para que todo el viejo idealismo y la moral se pudran de raíz hasta dejar a la izquierda en medio de la ciénaga. No necesita morder la manzana; con solo olerla es expulsada del paraíso. El escándalo del Partido Popular aun podría llegar más lejos. Si mañana convocara elecciones lo seguirían votando diez millones de ciudadanos, mientras la gente culpabilizada de izquierdas se quedaba en la cama. Hasta que un día se rompe el equilibrio. La corrupción se hace asfixiante, se produce la rebelión y de repente todo estalla.

    Manuel Vicent

    Pues eso…que la asfixia conduzca a la rebelión, y la rebelión al estallido.

  3. Fernandosegundo
    Fernandosegundo 3 febrero, 2013

    Bueno, yo me tomaría unas cañas esperando a la voladura del partido mas corrupto (hasta la fecha) de la “democracia” para celebrarla con una botella de cava, pero estaría muy pendiente para abortar la llegada del technócrata y con la unión de todos los españoles HARTOS de chanchullos exigir nuevas elecciones y nueva constritución. Amen.

  4. Mandarina
    Mandarina 3 febrero, 2013

    Genial artículo Lamareenoire… yo haría un poco como Fernandosegundo y no perdonaré las cañas ni loca, pero no tomaré cava, de eso nada… quiero estar muy despejadita para seguir evitando que la tecnocracia nos vuelva a fastidiar, es decir, para echar de nuestra casa a los que ya están y para evitar que sigan viviendo… si es que lo podemos evitar (que lo veo difícil).

    Saludos.

  5. Paco Bello
    Paco Bello 4 febrero, 2013

    Me ha gustado mucho. De lo mejor que se puede leer.

    En cuanto a nosotr@s… tú ya lo sabes: unas cañas.

    • Indignado
      Indignado 5 febrero, 2013

      Yeehh! que yo tengo la boca seca….jejjeje me sumo.

  6. lamareenoire
    lamareenoire 4 febrero, 2013

    Ya hice ayer bien destacando al infame Pons de entre todos los capullos que pueblan el PP…Hoy nos tortura con otra de sus frases célebres:”Hay una enorme potencia de trabajo en España desperdiciada”…me voy a callar, me voy a callar…cuánta mediocridad…

    Gracias amig@s…veo que han ganado las cañas, si bien debo aclarar que por mi parte se trataba de una pregunta del todo irónica y cargada de bastante mala sombra…no porque no me guste la cerveza 😉

    Salud y un abrazo

    • Lucía
      Lucía 4 febrero, 2013

      Mejor unas cañas que unos cañones (que sería lo más contundente para acabar de una vez con tanta “merda institucionalizada”. Lo siento porque soy antiviolencia, anti armas que matan, pero es que éstos me sacan de kicio….hoer!)

  7. palida
    palida 4 febrero, 2013

    Yo personalmente aplaudiría la voladora, y esperaría lo que veniera con atención. Pero no va a ver voladura. Este hombre va a ser presidente de España durante ocho años y los ochos años con mayoría absoluta. Ya me gustaría que no fuera así… Saldrá de este trago como ha salido de todos. Nada le salpica, nada le interfiere, ni antes ni ahora ni después. Están blindados por las leyes y por la costumbre y la pereza de los españoles, sus votantes, los activos y los pasivos.

    • Lucía
      Lucía 6 febrero, 2013

      ¿OCHO AÑOS? De eso nada de nada. Le quedan, máximo OCHO semanas, el tiempo que necesitan para salir trotando de su MAYORÍA DISOLUTA. Por mucho que le amparen las instituciones, reales, neodemocráticas, neoliberales y la lemana del IV Reich, el pueblo llano español no lo va a consentir. Son unos asesinos que nos tienen como si fuera la tercera guerra mundial pero a lo fino, sigiloso, ladino y fuera de toda lógica en pleno siglo XXI. ¡NO QUEREMOS FEUDALISMO! Eso ya pasó hace siglos…

      ¡VIVA LA REPÚBLICA!

  8. Indignado
    Indignado 4 febrero, 2013

    Joder quien lo iba a decir, solo era cuestión de dejarlos solos, ahora la bola de nieve va en caída, gracias a los esquis de Barcenas que han provocado una avalancha que no hay Dios ni Rouco que la pare. No tiene solución aunque el torpe de Rajoy vea solo que es una bolita de pastelína.

  9. Indignado
    Indignado 4 febrero, 2013

    LA MAFIA JUDICIAL CUIDA DE LOS SUYOS:

    La Audiencia Nacional ha acordado rebajar de 30 a 10 millones de euros al expresidente de la patronal Gerardo Díaz Ferrán en el marco del ‘caso Crucero’.

  10. Jerónimo
    Jerónimo 4 febrero, 2013

    Querida amiga, he intentado hacer trampas y votarte de nuevo pero ¡Qué asco! no me ha dejado votarte por segunda vez… vamos a tener que buscarnos otro analista de sistemas más tolerante.

    El país lleno de trampas y tramposos, de embusteros, traidores, idiotas y reyezuelos (perdonad la redundancia), mugre sobre mugre y mañana más… y no me dejan votarte otra vez… juer con la izquierda.

    Muy buen artículo y geniales reflexiones.

    Gracias, amiga. Salud y Libertad, Jero.

    • lamareenoire
      lamareenoire 4 febrero, 2013

      Jajaja…el voto te lo doy yo a ti!

      Salud y libertad!

  11. asun
    asun 4 febrero, 2013

    Como me gustaría, Lamarenoire, que cayeran este atajo de mediocres corruptos que se creen los amos de España, pero aún y así seguirian ahí. Será difícil deshacerse de ellos, que no digo de una derecha decente, sino de los ultraderecha que tenemos de gobierno.

    Y me pregunto ante la hipótesis de que cayeran, ¿quien nos gobernaría?, Psoe?, nooo. IU?. Pues sí, me gustaría, pero me pregunto otra vez, serían capaces de cumplir su programa y aguantar el tipo con esta gentuza de oposición?.

    Pero nos queda Almunia que aunque sea del PSOE sería de la Troika.

    Esperaremos a ver que pasa al mismo tiempo que tendríamos que unirnos en todas las capitales de provincia a los que ya hay pidiendo “dimisión”, pero toda España menos los votantes del PP claro.

  12. WalkiriaSUMIONDA
    WalkiriaSUMIONDA 5 febrero, 2013

    Resignificación de la tecnocracia. Granollers5feb2013 Un plantel tecnocrático gubernamental sería el mal menor aún puesto por la zona inmovilista del país. Llevar al poder a un equipo directivo a profesionales de la economía y de la industria con gran capacidad de planning sin ser doctrinarios ni incondicionales de ningún partidismo cuando menos garantizaría una cierta perspectiva objetiva. No hay tantas tradiciones en tecnocracias como para saber lo que es eso, cuando menos se supone que son equipos de expertócratas que saben hacer números y dejan a un lado las escenografías carismáticas y los grititos ideologistas. Desde las oficinas centrales y con todo el flujo de datos sobre la mesa (perdón, en las pantallas) estudiar lo qué se necesita (qué capitales) y para qué se necesita no debería ser tan complicado. Lo que lo hace tan críptico es la falta de transparencia como una actitud cultural generalizada.
    En las sociedades convulsas pero aún no en llamas toca preguntar quienes están por cambiar realmente cosas y quienes solo quieren seguridad, bienestar material y existencias plácidas no incordiadas por las terribles verdades planetarias; quienes quieren reinventar la realidad y quienes quieren volver a la realidad estable de la opulencia a la que se acostumbraron; quienes están por los conocidos materialismos y quienes han crecido un poco librándose de los chantajes del sistema.
    Sea quien sea quien llegue a la botonería del poder (descartando que lo sea cualquiera que ya ha estado en él y ha tenido oportunidad de demostrar su capacidad, es decir su incapacidad) deberá tomar medidas de reparación severas. Toda medida interviniente en el sistema lo será en la sociedad, toda opción para limitar los excesos capitalistas será también una opción para limitar los de la sociedad. Resumiendo, no hay ni habrá transformación del sistema sin transformar la sociedad y esto significa limitar las inercias y hábitos de millones de personas. No hay ninguna solución para la mayoría que pueda ser popular en el sentido de plenamente aceptada. Para que las medidas de futuro lo sean serás necesarios esferazos psicológicos y culturales considerables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *