Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Revolución?

Manuel Castells / La Vanguardia

Sin dimisión, revolución!», coreaban los manifestantes contra la corrupción política en las calles del país. Fuerte palabra, evocadora de destrucción y violencia. Y, sin embargo, técnicamente hablando, una revolución política es el proceso de cambio estructural de las formas de gobierno por caminos no previstos institucionalmente. Frecuentemente con acciones pacíficas, aun con episodios de violencia aislada. Las revoluciones surgen de la combinación entre una situación insoportable y el bloqueo institucional a la expresión mayoritaria de la voluntad popular de cambio político. Esa parece ser la situación en España en este momento. De ahí surge el «que se vayan todos» o «el pueblo unido funciona sin partido». En un reciente artículo, el prestigioso periodista Manuel Campo Vidal señalaba la coincidencia de una grave crisis económica y social; la convicción generalizada de que la corrupción política es sistémica y afecta a todos los partidos; una crisis de legitimidad de la monarquía envuelta en escándalos de índole diversa; y un avance notable del soberanismo catalán y, en menor medida, vasco. Según una encuesta de Metroscopia realizada antes de la insustancial comparecencia de Rajoy, la expectativa de voto del PP ha caído al 23,9%, 22 puntos menos que en las legislativas. Y el PSOE, en lugar de ser alternativa, se sitúa por debajo, con un 23,5%. Pero ese porcentaje es sobre votos válidos con una participación, según la encuesta, del 53%. No sólo el primer partido es la abstención, sino que nos gobierna una arrogante entelequia que cuenta con el apoyo de apenas un 13% de los ciudadanos. Y así las cosas, se enroca el presidente, se blinda el PP y se invoca la Constitución que de tanto mentarla para justificar entuertos acabará en la basura de la historia. El 76% no se cree las explicaciones del PP. Y ante todo eso, lo único que pide Rubalcaba, tras titubear, es que dimita Rajoy y pongan a otro de la misma trama, puesto que lo que parecieran revelar los papeles de Bárcenas es una trama extendida al conjunto del liderazgo del PP y organizada en su origen por Aznar. Si Rajoy está pringado, lo están todos. Y si Rubalcaba no pide elecciones es porque sabe que el revolcón le alcanzaría a él y se podría estar en una situación de hundimiento de los grandes partidos. Si el rechazo contra el PP y los partidos es generalizado, en promedio un 80% según los temas, y los partidos se niegan a convocar elecciones, en medio de una crisis total, no es disparatado hablar de la necesidad de una revolución política pacífica. ¿Pero cuál?

He consultado fuentes diversas, tanto dentro del 15-M como de ciudadanos indignados por libre. Y se perfilan algunos escenarios posibles. No son fantasías juveniles, sino que tienen el precedente de Islandia, donde las movilizaciones del 2008 y el 2009 obligaron a convocar elecciones en las que se hundieron los dos grandes partidos tradicionales y pasó a gobernar una coalición que nacionalizó los bancos y elaboró una nueva Constitución con amplia participación ciudadana por internet. Hoy Islandia crece más que Alemania y goza de estabilidad financiera y política. Es un pequeño país, pero la democracia no depende del tamaño de la población, sino de la voluntad del pueblo.

El cambio político podría empezar con la convocatoria inmediata de elecciones mientras administra el país un gabinete técnico de consenso. Pero por sí mismas las elecciones no resuelven el problema, porque casi todos los partidos actuales forman parte de ese sistema deslegitimado para la mayoría de los ciudadanos. La palanca del cambio podría ser una coalición compuesta por asociaciones cívicas con apoyo de alguno de los pequeños partidos existentes coincidentes, como en Islandia, en un solo punto programático: elaborar una nueva Constitución que reforme el sistema político, incluyendo una ley electoral, control de la financiación y medidas concretas contra la corrupción previa investigación y sanción de las irregularidades cometidas. El mecanismo de reforma de la Constitución debería ser ampliamente participativo, como en Islandia, e incluiría el debate sobre las nacionalidades del Estado y sobre el control de la banca. Una plataforma electoral de este tipo tendría una posibilidad real de llegar al Gobierno contando con un apoyo de los movimientos sociales, de jueces realmente defensores de la justicia y de periodistas profesionales que influyeran en sus medios. Lo demás sería cuestión de iniciar una reforma política en profundidad mientras un gabinete provisional y supeditado a los electos gestiona la crisis defendiendo los intereses de la gente.

Precisamente porque es posible un cambio pacífico por vía electoral los grandes partidos rechazan las elecciones. Y ahí se plantea cómo obligarlos a su convocatoria. Mis interlocutores hablan de una movilización multiforme que incluya manifestaciones, ocupaciones del espacio público y ocupaciones de edificios en los que funciona una administración que en la práctica ha usurpado el poder. Edificios que podrían ser ocupados desde dentro por quienes ahí trabajan. Claro que la policía impide ocupar el Parlamento, pero sería imposible prevenir la ocupación de centenares de edificios en todo el país. Lo cual requeriría que millones, no miles, fueran los ocupantes. Por tanto, se trata de conseguir una movilización mucho mayor de la ciudadanía. Y ahí es donde la ocupación simbólica del espacio de la comunicación por los profesionales de los medios y por internet desempeña un papel decisivo. Si la intransigencia de los políticos continúa, formas de desobediencia civil más radicales pueden desarrollarse, desde suspender el pago de hipotecas hasta retener el pago de impuestos esperando un gobierno que el movimiento considere democrático. Y con la posible cooperación de unos policías que cada vez están menos dispuestos a ser los malos de la película en temas en los que en realidad están de acuerdo. Si una clase política deslegitimada (para el 60% la mayoría de políticos no son honestos) rechaza una reforma creíble de sí misma, una revolución, adaptada en formas y contenidos a nuestro contexto histórico, tiene más visos de realidad que la permanente ocupación del Estado por unos representantes en los que los ciudadanos no se reconocen representados.

Foto: Google Images

9 Comments

  1. Indignado
    Indignado 9 febrero, 2013

    Yo creo de más pronto que tarde se va a dar el gran paso. Es más que necesario, primero apartar a toda la casta pòlítica incompetente e improductiva. ¿Sabeis que han colocado en el banco malo a políticos en puestos de consejeros que no saben nada de inmobiliarias o con conocimientos financieros?, siguen haciendo lo mismo, no les importa una mierda el sufrimiento que causan,. siguen robando, siguen creando nominas para políticos, que nunca se jubilan, y par amiguetes de partido, y eso con la que está cayendo.
    Solo tratar de explicar que un partido político es como una empresa, es un insulto a la inteligencia, lo digo por la explicación que da el pp por el no poder despedir al marido de la presunta corrupta Ana Mato. Nos cuentan la miolonga de que como Sepulveda es un trabajador de PP S.A. aunque sea un imputado no se permite la ley despedirlo, osea que para ellos no hay reforma laboral. Nos lo suelta así como si fuéramos tontos, un partido político no es una empresa, y un huevo, ahí se demuestra la normalidad de su corrupto funcionamiento, dietas, cenas , «coches de empresa», ¿y de productividad?, de eso no hablan, pues según el déficit resultado de su mala gestión y que van amontonando para que lo paguen las generaciones venideras, deberían estar todos despedidos, sin indemnización y con la responsabilidad de avalar con sus bienes conseguidos con dinero público, para que sean devueltos, pues no vale lo de la vocación, pues por mucha que se tenga si sus actuaciones se demuestran destructivas mejor dejar la vocación para rezar a la virgen, como única propuesta que tiene en mente la Ministra de trabajo, pues eso deja el cargo vete a rezar y deja a los que vienen detrás que están más preparados y entienden mejor la realidad que tú, con tus más de treinta años cobrando sueldo públicos y no haber pegado en tu vida un palo al agua como experiencia laboral, para que seas elegida Ministra de Trabajo por el otro paralizado e ignorante que te coloco Marianico el Corto o el disuelto.

  2. WalkiriaSUMIONDA
    WalkiriaSUMIONDA 9 febrero, 2013

    La Revolución política pacifica además de pasar por el aspecto físico ocupacionista de los edificios institucionales y de los cuarteles armados (algo que no se puede olvidar nunca en un análisis) deberá dar entrada a un proceso preconstituyente inmediato para convocar un deposito de propuestas y borradores y constituir una comisión extensa y diversa que a corto plazo los trabajara para someter a toda la sociedad una nueva constitución (sin tener que acudir en principio a los tutelajes de juriconsultos externos del país). Esa revolución seria posible de un día para otro si los mismos empleados de la función pública se encargaran desde sus asambleas de centro dirigir esas ocupaciones (como comenta M.Castells) para re-gestionar los espacios y sus recursos (y los militares y policías lo hicieran en sus cuarteles (que, habrá que recordar, suelen jugar un papel vital generalmente a favor de la reacción). Pero motivos para esto y el manual de esta táctica ya se conoce y sin embargo no se produce. También la herramienta de presión de boicot al pago de impuestos o al menos de aquellos impuestos cuyos pagos no están automáticamente quitados de los ingresos. Como eje de lucha es impecable pero revisando informaciones acerca de lo que sigue haciendo la mayoría de la gente con su declaración de renta (en relación a marcar la casilla de la iglesia católica para seguirla nutriendo) resulta que no hay una conciencia tan generalizada para hacer eso. En cuanto lo de millones de personas en acción e protesta sí han estado contabilizadas en el censo de decenas de miles de manifestaciones de los últimos años pero la parte de ellas que quieran hacer una revolución política y atreverse a definirla hasta sus ultimas consecuencias, instaurando una democracia de verdad y creando un nuevo marco legal, ese es otro asunto más complicado.
    Sería oportuno abrir un debate sobre el boicot a los impuestos así como a determinados consumos como empresas de electricidad (más allá de los 5 minutos irrisorios de las protestas que ni siquiera permiten averiguar si han sido seguidos) para hacer presiones más efectivas a un estado-mafia que utiliza incorrectamente el dinero público.

  3. Galdo-Fonte
    Galdo-Fonte 10 febrero, 2013

    EL PERFUME DE LA INMUNDICIA
    En este asco de país, cuando la mayoría del sector político rebosa empacho hablando de higiene institucional, no piense nadie que sus miembros lo hacen con el objeto de destapar transparencia a su gestión, todo lo contrario, lo maquinan con la expresa intención de enmascarar la impureza que ocultan tras los turbios procedimientos de la contratación pública.

    Pues aún resultando duro de asumir, es manifiesto que tras la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, se oculta la verdadera lanzadera del bombardeo de corrupción que amenaza con asolar el país, toda cuenta, que cuando hablamos de corrupción en el sector público, no hemos de soslayar que aparte del enriquecimiento ilícito de los implicados, su afección, repercute negativamente en la inversión, el crecimiento económico y el desarrollo del país, siendo España una muestra evidente de tal afirmación.

    A pesar de la Alarma social generada por la falta de escrúpulos de esta comitiva de corrompidos y que la proliferación de sus desenfrenos ha disparado la preocupación ciudadana hasta convertir la corrupción en el cuarto principal problema del país. Aún con ello, aquí nadie se da por referido, y cuando por su propia deriva, la situación debiera forzar un cambio en la conducta de los representantes públicos, estos, optan por mirar hacia a otro lado sin darse por aludidos mientras prosiguen el ritmo de lo impropio.

    Aquí nadie se inmuta, por eso, con todo lo que está cayendo se mantiene invariable el grave descontrol en la contratación pública. Ese mal que afecta al conjunto de las administraciones, que en si mismo, es el verdadero detonante de las múltiples ilegalidades, y factor causante de los cada vez mas reiterados casos de corrupción.

    Aspectos tales como el fraccionamiento de los contratos para facilitar la contratación directa, la utilización abusiva de la figura del concurso en lugar de la subasta, la falta de justificación en la elección de los procedimientos, el otorgamiento de falsas urgencias a los expedientes de obras, la carencia de criterios objetivos en la adjudicación de los concursos, la ausencia de publicidad y de libre concurrencia en infinidad de contratos, son entre otras las prácticas reiteradas que socavan la credibilidad del sistema y convierten la contratación pública en el mayor foco de corrupción.

    Siendo ello igualmente la causa de la proliferación de una interminable relación de encausados políticos de todo signo y condición, que diariamente toman cabecera de los titulares de prensa y cuya erradicación es harto difícil, por cuanto los mecanismos de ofensiva no funcionan apropiadamente al depender su movimiento de quienes paradójicamente ocupan los espacios donde se referencia la corrupción. Extremo que hace entendible que en la lucha contra la corrupción política se imponga la manida presunción de inocencia contra la obligada dimisión de aquellos cargos electos que por desviación de conducta resultaran formalmente imputados.

    Cuando los estamentos del país desde el marco institucional y a través de la opacidad, proyectan la extendida percepción que la corrupción domina a los mecanismos del mercado, en ese momento, el político con su mala praxis habrá otorgado carta de naturaleza al corruptor, pues los empresarios involucrados, a pesar del riesgo de afrontar un camino tortuoso, se desviarán de la disciplina legal implicándose en la arbitrariedad procedimental.
    Alternativa forzada por la subsistencia del funcionamiento empresarial y la evitación de no incurrir en el estancamiento que conduce a la extinción de la actividad. Método poco ortodoxo y totalmente censurable; pero que incuestionablemente, tiene como verdadero promotor a una clase política que ejerce de tahúr imponiendo participar en una partida donde se juega con cartas marcadas.

    El retrato de la actualidad política no puede ser mas desolador, pero a pesar de ello y del empeño de los elementos causantes de la situación, hemos de afirmar que la corrupción no es inevitable. Se puede limitar, se debe controlar, se ha de erradicar; y esto ha de ser así, si estamos dispuestos a salvar la democracia como capital irrenunciable en atribución al hecho que nos otorga ser los dueños de nuestro destino.

    Por ello no debemos conceder mas prórroga a quienes han agotado la confianza de los ciudadanos, a quienes han aprovechado la función política para satisfacer sus propias finalidades. Nosotros, la sociedad, tenemos la llave para impulsar el cambio necesario, y también la responsabilidad de exigir el desalojo de la actividad política de quien ha perdido toda confianza para el estricto control del dinero público y a quien ha extraviado el esencial código de conducta que requiere la dedicación a la cosa pública.

    La ciudadanía de este país no debe estar expuesta al contagio forzado que supone tener que inhalar el nauseabundo perfume de la inmundicia política.

    • Indignado
      Indignado 10 febrero, 2013

      Muy bueno. Se ve que está practicas de corrupción están tan enquistadas en las instituciones y partidos políticos, lo llevan tanto tiempo haciendo, que lo ven como una normalidad, y el que los descubran lo interpreten como un fallo o una torpeza. Hasta tienen calculadas las fechas de prescripción de los delitos fiscales, y controlando el número de jueces y de funcionarios de justicia, para que se amontonen las instrucciones en determinados juzgados.
      Creo que se deberían imponer penas más duras para los políticos, incluso hacer un tribunal independiente que se ocupe de tales delitos, y que posean todos los medios necesarios para la rapidez y eficacia de los mismos, pues un político corrupto puede dejar daños muy costosos e irreparables para la sociedad para la cual, se supone, trabajan por vocación.
      Un Saludo a todos/as.

  4. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 10 febrero, 2013

    ESTÁ CLARO, QUE TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, LO QUE DICE EL GOBIERNO DEL PP, ES MENTIRA TOTAL. TODO ESTÁ ESTUDIADO POR ELLOS, PARA SEGUIR EN LA BURRA. LOS DESAHUCIOS, IMPIDEN A ÉSTOS, ENFRENTARSE, AL GOBIERNO, PORQUE SABEN, QUE NO TIENEN MÁS SALIDA, QUE PAGAR O SUICIDARSE. LOS QUE TRABAJAN, NO PIENSAN QUE A ÉLLOS Y SUS HIJOS, LES PUEDE PASAR LO MISMO, Y CIERRAN LOS OJOS, Y VIVEN EL MOMENTO. ES HUMANO.LOS PENSIONISTAS, HACEMOS LO QUE PODEMOS, PARA SOBREVIVIR, Y COMER 10 DÍAS SEGUIDOS LA MISMA COMIDA, GUARDADA, Y CONGELADA EN TAPES, OTROS TIENEN, QUE CON LA MISERIA QUE TIENEN, AYUDAN A LOS HIJOS PARADOS Y DESAHUCIADOS, Y OTROS, VIVEN A COSTA DE SACRIFICAR A SUS HIJOS PARA QUE LES AYUDEN, EN COSAS MUY NECESARIAS. Y RAJOY, CON UN MILLÓN Y PICO DE EUROS EN SU HABER, GUARDADITO, Y SU VIDA Y LA DE LOS SUYOS RESUELTA, MINTIENDO CONSTANTEMENTE A TODA ESPAÑA,TAPANDO A SUS «MUCHACHOS» Y ÉLLOS A ÉL, PORQUE LES VA BIEN EN LA BURRA, Y NO LES FALTA DE NADA, MIENTRAS EL PAIS MUERE LENTAMENTE, SIN SANIDAD, ENSEÑANZA INVESTIGACIÓN, CON DESPIDOS MASIVOS, Y PARO GENERALIZADO, PENSIONES EN SERIO PELIGRO, PORQUE SI SIGUEN DESPIDIENDO GENTE, POR MUCHO QUE DIGA RAJOY, DE GUINDOS, WERT, MONTORO,COSPEDAL,MATO, FABRAS SANTAMARÍA, IGNACIO, AGUIRRE, GALLARDÓN, FABRA Y TODOS LOS ESBIRROS DEL PP, SI NO HAY TRABAJO, LAS PÈNSIONES DE TODOS, NO LAS ARREGLA, NI EUROVEGAS. MAS PRONTO QUE TARDE, TENDREÍS LOS JOVENES QUE TOMAR UNA DECISIÓN, YA QUE ÉSTA GENTE, PIENSA SEGUIR VIVIENDO A VUESTRA COSTA, MINTIENDO SIN INMUTARSE Y HACIENDO POLVO VUESTRAS VIDAS, Y LA DE VUESTROS HIJOS. LOS POLÍTICOS ACTUALES DE CUALQUIER PARTIDO, SEA EL QUE SEA. NI EL PSOE IU, ROSA DÍEZ, O LOS QUE TENEN EL AFÁN SEPARATISTA, DE SER NACIÓN,INDEPENDIENTE: ¿QUEN VA A DIRIGIR CON HONRADEZ LA NACIÓN, SIN UN EURO (MALDITO EURO) LLENO DE DEUDAS, VENDIDO, POR MOR DE UN PUÑADO DE LADRONES, QUE SE HAN HECHO MILLONARIOS, A COSTA DE LA VIDA DE NIÑOS, ENFERMOS, PENSIONES, IMPUESTOS, CON LA LEY QUE ÉLLOS HAN CREADO, DE NO ABRIR LA BOCA, Y SI LA ABRES, SACUDIRTE IMPUNEMENTE, O METERTE PRESO, TRATÁNDOTE CÓMO UN TERRORISTA.ARRINCONÁNDOTE, ASFIXIÁNDOTE, Y VIENDO CÓMO LA GENTE SE SUICIDA, POR MUCHOS MOTIVOS ALA VEZ. LO DE HACIENDA ES TAN FALSO, CÓMO ÉLLOS. TIENEN COMPRADOS A LA GENTE DE TODOS LOS ESTAMENTOS, CON DINERO Y PROMESAS O FAVORES. Y HAY MUY BUENOS FALSIFICADORES, Y TODO SE PUEDE HACER, CON TAL, DE DEJAR EN BUEN PUESTO, A LOS LADRONES.
    ¡¡ES MENTIRA, QUE GANE LO QUE DICE QUE GANA EL PRESIDENTE ANUALMENTE, Y TENGA UN MILLÓN Y PICO DE EUROS, REPITO. CON EL TREN DE VIDA QUE LLEVAN TODOS, NO SE PUEDE VIVIR CÓMO VIVEN, NI GANAR LO QUE DICEN QUE GANAN!!! Y SI HAY QUE FORMAR UN NUEVO ESTADO DE COSAS, CON GENTE NUEVA, Y EL PUEBLO AYUDAR, Y SER CÓMO UN JURADO PÚBLICO, CON TODO HASTA EL BANCO DE ESPAÑA, CON AUDITORES EN TODOS LOS ESTAMENTOS SOCIALES, TENDREIS QUE INTENTARLO. SI NO, TODO SEGUIRÁ DE MAL EN PEOR, VOSOTROS MUCHO MÁS POBRES, Y ÉLLOS, MUCHÍSIMO MÁS RICOS. ASÍ, HASTA QUE OS REUNAIS TODOS EN UNA ISLA Y CÓMO LOS LEMINGS, OS DESPEÑEIS PARA TERMINAR DE SUFRIR……..QUE ES, LO QUE ELLOS QUIEREN. PORQUE ÉLLOS, NO SE VAN A QUEDAR SIN DINERO. YA LO TIENEN DE SOBRA. SALUD Y SUERTE.

  5. Serafín Iglesias Morcillo
    Serafín Iglesias Morcillo 12 febrero, 2013

    Muy claro que para hacer cambiar este estado de cosas en España hay varias posibilidades, pero todas ellas pasan por la movilización de los ciudadanos, pero la mayoría de estos, esperan que con el tiempo las cosas se mejoren y cambien, y esto es lo que saben, los que están al mando del cotarro. Yo estoy convencido, que en este país en el que hemos llegados a los actuales niveles y que no nos movilizamos más que cuatro para que nos muela a ostias la policía, como en los mejores tiempos franquistas, aquí no pasa nada, nos han aborregado.

    • BRAULIO
      BRAULIO 12 febrero, 2013

      Yo estoy casi de acuerdo contigo, Serafín I.M.,es muy difícil movilizar a los ciudadanos. La mayoría estamos pendientes de que alguien dé el paso el primero, luego le seguiremos otros, así poco a poco. Esto resulta ridículo y nada efectivo; los responsables de la parte contraria se parten de risa de todas las manifestaciones habidas. Si, encima, nos lo tomamos como una fiesta, con bromas de mal gusto, incluso, algunas veces, e infiltrados correveidiles, difícil nos será conseguir el objetivo.
      Me apunto, por consiguiente, a la gran baza que sugiere Manuel Castells invitando a sacar adelante esta extraordinaria y singular manifestación
      Los ánimos están lo suficientemente caldeados en estos momentos, pero se necesita una chispa que prenda la leña que se ha ido acumulando.
      Pudiera ser determinante una invasión multitudinaria de mensajes a través de internet y móviles a cada ciudadano individualmente que, a su vez, reenviarán a sus contactos hasta llegar al mayor número de personas posible:ocupando, parando centros de trabajo, tanto públicos como privados.
      A las calles y plazas acudirían aquellos parados que, lógicamente, no tienen a dónde acudir y que estarán en apoyo de los que permanecen dentro.
      Se hará especial énfasis en el «paro» en los centros responsables de la actual crisis, como son bancos, entidades financieras, patronales empresariales y similares.

  6. carlosfernandezaagaard
    carlosfernandezaagaard 23 febrero, 2013

    Finalmente la gente indignada, la variopinta gente indignada, digo variopinta no en sentido peyorativo sino abarcativo, porque cada cual tiene sus valederos motivos para estarlo, ha comenzado a emplear la «palabra prohibida» REVOLUCIÓN, y que es la que acojona a los poderosos de toda laya y sus lacayos, y no es por nada: es la que podría hacerles perder todos sus espúreos privilegios ganados con el engaño, la mentira y la estafa. Es que esa gente ha comenzado a visualizar el factor común de todos los males: un sistema económico, social y político que otorga toda la legalidad a ese estado de cosas. Cada vez se ve más claramente que el carácter buitre del Gobierno es solamente la fachada de algo mucho más podrido y perverso que se esconde detrás: un capitalismo en su fase final incapaz de reproducir el desarrollo productivo, pero aferrado más que nunca a sus privilegios, los que busca mantener a sangre y fuego, un Estado y una política de sus partidos solamente al servicio de esos intereses, y mandados a pagar, con el dinero de todos, por esos mismos intereses. ES necesario, imprescindible ir a por el monstruo, o nos devorará a todos, porque en su agonía es cada vez más voraz, y más inhumano.

  7. Lambda
    Lambda 24 febrero, 2013

    Esto sólo funcionaría con un método similar al de Gandhi.
    Y no es agradable decirlo, pero su éxito se debió a la enorme disciplina de sus seguidores, el carisma e inteligencia política de su líder (muy respetado) y sobre todo, unos objetivos definidos.

    Si se estudia el esquema o el organigrama organizativo de Gandhi, se extraen cosas que ya se sabían: que la lucha política requiere de una gran organización, mucha voluntad y una decisión férrea.

    No digo que le imitemos, pero sí que asumamos que la lucha pacífica conlleva riesgos que mucha gente podría no aceptar. Yo admiro los esfuerzos de la plataforma antidesahucios, pero en contraste, desconozco por ejemplo, la forma, la financiación, la estructura y la organización del llamado partido X, y sus cabezas de lista y sus perfiles. Incurrir en la opacidad, aunque sea por motivos justificados, hace que no se diferencie mucho….

    Me pregunto cómo será el 2014 para muchos. Yo de momento, intento sobrevivir día a día, trabajando, llevando un local con otros dos socios. No olvideis, que pese a todo, nuestra economía sigue regida por el dinero a pie de calle, y que muchos dependen de ello. Eso explica también el rechazo a una ruptura de sistema radical (por ejemplo, comunismo, o un nuevo formato de mercado que dejase obsoleto el «dinero» actual) entre mucha gente de la sociedad española. Generalmente, es porque todavía existe la idea que se puede «perder» algo. Y sí, es posible que así sea, sobre todo en un mundo de economias globalizadas e interdependientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *