El explosivo, la catedral y los anarquistas

1087

Inma Rojas / Portal libertario OACA

A estas alturas son pocas las personas que no se hayan enterado ya del suceso del pasado jueves en Madrid. De forma resumida, resulta que en la catedral de la Almudena un cura encontró un artefacto explosivo compuesto por un kilo de pólvora y otro de clavos. La policía acordonó el lugar y desactivó la bomba casera. Durante ese mismo día, apareció en la web ContraInfo una supuesta reivindicación por parte de un desconocido grupo denominado “Comando Insurreccionalista Mateo Morral”.

A partir de aquí, la mayoría de medios comerciales recogen lo sucedido. Periódicos, radios y televisiones del régimen comparten el titular: “Un grupo anarquista se atribuye el intento de atentado”. No hace falta contrastar mucho, una nota a la que la policía atribuye “cierta credibilidad”, un nombre, el de Mateo Morral, con mucho juego periodístico, un objetivo, “dar caña a la monarquía borbónica” y una palabra, “anarquía”, hace que todo encaje perfectamente para difundir el temor social ante la reaparición del “terrorismo anarquista”.

Como me ocurre a mí, he constatado que a muchas compañeras y compañeros del contexto libertario les escama bastante este asunto. Tan sólo hay que leer detenidamente el comunicado para constatar que algo no parece encajar. Expresiones como “…busca romper con vuestra paz cívica”, la obsesión por la familia real o que esté difundido como si realmente hubiera hecho explosión el artefacto, son algunas de las cuestiones que dan de pensar sobre esa extraña nota que finaliza con un “Fuego al talego. Viva la anarquía”.

Pero más allá del comunicado, lo que realmente no encaja es el proceder, a saber: hacemos una bomba y la dejamos a la 13:00 de la tarde de un día cualquiera en una turística catedral con el fin explícito de destruir a la monarquía. Realmente suena un poco a broma, más aún si tenemos en cuenta que Mateo Morral mató a varias decenas de inocentes en un atentado fallido contra el rey Alfonso XIII en 1906. Es decir, hablando claramente, estaríamos ante un supuesto grupo insurreccional que coloca una bomba en una catedral porque quiere acabar con la monarquía. ¿Qué significa esto? ¿No sería lo lógico atacar al propio rey, tal como hizo Morral? Realizar un acto como este puede tener una consecuencias represivas bastante importantes, ¿por qué arriesgarse a hacer algo así en un lugar como aquel existiendo infinidad de lugares mucho más representativos del capital, el estado y la propia monarquía -ya que tanto les interesa-?

Por otro lado, hay quien piensa que todo este tema ha sido un burdo montaje de la policía para difamar, una vez más, al movimiento anarquista, difundir el miedo a lo desconocido y justificar la represión que están sufriendo numerosas compañeras y compañeros de la CNT y otros colectivos libertarios. A muchos se les viene el famoso Caso Scala a la cabeza, un antecedente que habría que ver cómo se daba en el actual mundo conectado en red. En aquella ocasión fue contra una organización concreta, la CNT, ahora hay quien plantea que la pretensión es difamar al mundo libertario en general. No obstante, tampoco estoy totalmente convencida de que esto haya sido obra de los cuerpos de represión del estado, es más, me gustaría creer que el movimiento anarquista se merece un montaje mucho más trabajado que esta ridiculez, aunque realmente nunca se sabe.

Sea como fuere, lo que está claro es que ya el daño está hecho. Una vez más tenemos que aguantar las estupideces de unos medios rendidos al capital que únicamente pronuncian la palabra “anarquismo” para desprestigiarla interesadamente haciendo gala de su habitual y supina ignorancia.

Para los medios la violencia vende y el miedo más todavía, sin embargo, el activismo les aburre y la razón les abruma. Por ello han considerado ese suceso como representativo, a diferencia de los numerosos proyectos y campañas de tintes libertarios contra la explotación laboral, contra los desahucios, contra el paro, por una educación libertaria, por la sanidad, las experiencias de autogestión, de modelos alternativos de consumo y de vida, etc.

El mensaje ya está lanzado: “los anarquistas son terroristas” y realmente dará igual que se esclarezcan de uno u otro modo los hechos, es un granito más para asentar la aversión contra el anarquismo lanzada en el imaginario colectivo de los súbditos de un régimen que, como todos, ha tratado, trata y tratará de eliminar cualquier atisbo de crítica y de insumisión.

http://www.portaloaca.com/articulos/opinion/6935-el-explosivo-la-catedral-y-los-anarquistas.html

Comentar con Facebook ()

Comentar (8)

8 Comentarios

  1. La historia está repleta de atentados supuestamente “anarquistas”, organizados en realidad por las mismas fuerzas represoras para justificar la represión y la “limpieza política”. En otras palabras, Bush no inventó nada con el 11-S, sólo que lo hizo en plan Hollywood, a lo grande y con las cámaras preparadas.

    Me cabe el honor de ser descendiente de Ramón Sempau, hombre de letras, erudito, escritor, traductor y periodista, que regresó del exilio para pegarle un par de tiros al teniente Narciso Portas, capo de los torturadores en los procesos de Montjuic derivados de la caza de anarquistas desencadenada después del atentado del Corpus en Barcelona, cuyas torturas y subsiguientes procesos y ejecuciones generaron una ola internacional de repudio. Dada la impericia bélica de mi tío abuelo y la escasa precisión del revólver “bulldog” que utilizó, el asunto se saldó con un rasguño para Portas y una condena de muerte para Sempau, de la que se libró in extremis al ser trasladado su caso a un tribunal civil después de un cambio político.

    ¡Un abrazo para tod@s!

    • Vaya vaya David….eres una caja de sorpresas…pues yo que soy muy “fisgona”, he encontrado esto para tí..dice un blog de la guardia civil lo siguiente sobre el “botxi de Montjuïc”: Foto del teniente de la guardia civil y jefe de la policía de Barcelona del año 1897. Un enfermo mental maqui llamado el loco de montjuic lo asaltó en la salida de un circo hiriendo a dos guardias más, al independentista catalán le pusieron pena de muerte por payaso.

      http://guardiacivil.blogspot.de/2010/09/teniente-narciso-portas-ascanio.html

      Salut

      • Bueno, me quedé preocupado al intentar responderte y encontrarme bloqueado el acceso a Inidebate. Pensé que habíamos caído en manos de la inquisición, pero luego Paco me tranquilizó al aclararme el asunto del recibo presentado fuera de plazo por el servidor, que provocó una suspensión temporal de las comunicaciones.

        El supuesto “payaso” al que se refiere la web de la benemérita fue un erudito, escritor, traductor y periodista internacionalmente reconocido, de quien su compañero de celda en Montjuic, el independentista filipino Isabelo de los Reyes, escribió lo siguiente, según relata Benedict Anderson (Historiador y Profesor Emérito de la Cornell University) en “Under Three Flags”:

        In September Isabelo received a new cell-mate, Ramón Sempau, who on the fourth of that month had tried to assassinate Lieutenant Narciso Portas, the torturer-in-chief of Montjuich, aka the ‘Spanish Trepov,’ whose name Tárrida, via the European press, had made synonymous with the ‘New Inquisition.’ (The lieutenant had been made head of a special political intelligence unit by Weyler during his tenure as Captain-General of Catalonia prior to reassignment to Havana). Sempau was basically a bohemian literary figure, journalist and poet, with anarchist leanings. 79 If Urales’ memoirs are to be trusted, the plan to kill Portas was hatched originally in Paris, and after Sempau’s arrest the well-known French anarchist Charles Malato came to Barcelona to carry out what proved to be an abortive attempt to manage his escape. 80 In any case, Isabelo was enchanted by the failed assassin. In old age, he wrote that the Catalan was “very well educated; he knew by heart the scientific names of plants in the Philippines, and later translated Rizal’s “Noli Me Tangere” into French. In his fight with some hundred police agents, he showed an absolute lack of fear. His very name caused terror in Europe. Yet in reality he was like an honest and good-natured child – yes, even a true Christ by nature…I repeat, on my word of honor, that the so-called anarchists, Nihilists, or, as they say nowadays, Bolsheviks, are the true saviors and disinterested defenders of justice and universal brotherhood. When the prejudices of these days of moribund imperialism have disappeared, they will rightfully occupy our altars.”81 Perhaps with Sempau’s help, Isabelo further got a friendly guard to pass him books and newspapers, which, as he later recalled, “really opened my eyes.” He learned that anarchism “espoused the abolition of boundaries; that is, love without any boundaries, whether geographic or of class distinction… with all of us associating together without any need of fraudulent taxes or ordinances which trap the unfortunate but leave the real criminals untouched.”

        Resumiendo y en español, Isabelo describe a Sempau como “muy bien educado, conocedor de memoria de los nombres científicos de las plantas filipinas y traductor al francés de “Noli me tangere” de Rizal”. Ojalá abundara esta clase de “payasos” en lugar de los verdaderos payasos que gobiernan los destinos del mundo.

        ¡Un abrazo para tod@s!

      • Ahí va un poco más de documentación histórica sobre el asunto. Si lo imagináramos como una peli de Charlot nos partiríamos de risa ante tanta chapuza, pero lamentablemente estamos hablando de cosas demasiado serias:

        El intento de asesinato de Ramón Sempau contra el inquisidor Portas fue un atentado en toda regla, aunque frustrado. De consumarse, el acto de Sempau habría sido tan celebrado en círculos anarquistas como el de Angiolillo, matador de Cánovas del Castillo. De hecho fue celebrado, aunque Sempau no era propiamente anarquista. Según los periódicos locales, esto es lo primero que dijo cuando fue apresado, tras una corta galopada por el centro de Barcelona, durante lo cual tiros fueron disparados a diestro y siniestro. El resultado: Portas, rasguñado por una bala cuya herida tardó cuarenta y dos días en curarse por dejadez, porque a los diecisiete ya había cicatrizado, dijeron los médicos; el segundo jefe de la policía judicial sr. Teixidó se llevó otro balazo, éste mejor dirigido, que se quedó alojado en el cuerpo durante más de un año; el mozo de la cervecería donde acabó la trifulca, herido por otra bala, causando ésta cuatro meses de baja; y Sempau detenido.
        Ni que decir tiene que en los periódicos extranjeros se leyó que Sempau y Angiolillo se conocían; que el autor de los disparos había sido envíado por una organización anarquista desde París; que se le habían encontrado encima importantes documentos; que dos cómplices que iban con él (y también dispararon) lograron escapar; etc., etc., etc. Los dos últimos no fueron nunca encontrados, pero tampoco fueron buscados, porque no existían, igual que no existía ninguna de las aseveraciones anteriores que hizo la prensa internacional.
        En aplicación de la reciente ley sobre atentados anarquistas con explosivos (lo cual Sempau ni era ni usó), se pasó el asunto a la jurisdicción militar y en pocos días empezó el consejo de guerra, cuya primera resolución fue pena de muerte y cuya segunda cuarenta años de prisión.
        Por supuesto, el fiscal le acusó de –casi- cada tiro desparramado, de las heridas de Portas, de Teixidó y de las del mozo (que dijo que Sempau iba desarmado cuando llegó, quizás porque tras los primeros disparos recibió un porrazo que le hizo caer el revólver de la mano). En la misma línea trapisondista de otros antes que él, Teixidó declaró en el juicio que al iniciarse la reyerta se interpuso entre el asaltante y Portas exclamando: “¡Sálvese usted, mi teniente!”, quedándose para él la bala mencionada. Las irregularidades del primer juicio (irregular desde el mismo momento en que se aplicó a Sempau una ley que no se ajustaba a los preceptos), desataron una campaña para una revisión del proceso, lo cual se consiguió, siendo la fecha fijada para el nuevo juicio, esta vez por jurados, un año después. Sempau cambió entonces su declaración entera, y alegando que su testimonio anterior había sido influido por el temor a las torturas, donde había dicho que su intención era revolverizar a Portas, dijo después que había sido atacado por Portas y sus sabuesos. Esto no era cierto, pero sí lo era que de las cerca de dos docenas de tiros que fueron repartidos aquella noche Sempau sólo era responsable de uno, el que arañó sin mayores consecuencias a su inquisitivo destinatario.
        Ya se había establecido que la bala que se llevó el mozo del bar salió del arma de un poli pero, ¿y la de Teixidó? En 1898, la ciencia de la balística forense aún no estaba en condiciones de demostrar la relación entre un arma y un proyectil, por no decir que la bala aún no había sido extraída del “segundo jefe de la policía judicial”, pero… existía un artilugio de reciente invención, con el extraño (entonces) nombre de Rayos X, capaz de fisgonear dentro del cuerpo humano en busca de objetos más o menos sólidos. El descubrimiento de Röentgen fue empleado por primera vez en España con fines judiciales… para mayor desgracia del “segundo jefe de la policía judicial”. Médicos, peritos y armeros estuvieron presentes en las exploraciones pertinentes, para llegar a la conclusión de que… aquel trozo de plomo alojado “entre la 9.ª y 10.ª costilla del espacio intercostal derecho” del sr. Teixidó era incontestablemente de un calibre mayor que el del ajado revólver Bulldog de Sempau y que tenía todas las trazas de haber sido disparado por un “revólver Smith, de reglamento, calibre 44 americano”.
        Por supuesto el fiscal, “refiriéndose á la prueba pericial dijo que solo es un auxiliar que ilustra á los jueces en las materias para cuyo conocimiento se requieren estudios especiales, pero negando toda otra autoridad en sus dictámenes”. Y redundando en lo mismo, el presidente del tribunal, sr. Bonel “hablando de la prueba pericial dijo que los Jurados no eran esclavos de los peritos”, pero no sirvió de nada.
        El jurado no debía tragarse la versión 2.0 de Sempau pero seguro tragaba menos a Portas y decidió que no hubo alevosía sino legítima defensa, resultando todo en una condena de dos meses y un día y ciento cincuenta pesetas de multa por haber usado un nombre falso al alojarse en el hostal donde pasó los días anteriores al suceso.
        No hay noticias de si Teixidó consiguió transmutar aquel plomo envilecido por las circunstancias (y la ciencia) en algún metal de carácter más noble con forma de medalla, ya que, como hemos visto en términos parecidos más arriba, el hecho de que su herida y exceso de peso se derivaran de lo que ahora se conoce como “friendly fire”, en todo caso no quita mérito á la acción del referido vigilante, pero es de suponer que no.

        ¡Un abrazo para tod@s!

  2. Pues ahora mismo he oído que ha detenido a dos presuntos,dos cabeza turcos más bien, “anarquistas”, ¿sabran lo que quiere decir?. El periodismo ha muerto, se ha convertido en altavoces como los de las mezquitas, meros repetidores, ni se investiga ni ostias.
    Me hago la pregunta de porque ahora protestan los del canal NOU o Tele Ma..PP y no antes, cuando dicen que los apartaban y ponían a otros enchufados, ¿que significa esto? que solo protesto cuando me tocan lo mio?, muchas años habéis tenido para protestar, pero como no os faltaban las nominas ni las pagas extras a callar, y ahora os habéis convertido en indignados, ¡venga ya!.

  3. Esto es como la apariencia de un secreta… exagerada, fuera de lugar y contexto, un tanto ridícula, y en definitiva, evidente.

    Pero es cierto. El daño ya está hecho.

  4. Me parece muy bien que hagáis un desmentido, Inma Rojas. Realmente a mi me dio que pensar cuando leí la noticia… y no me la creí, pero seguro que hay mucha gente que estará pensando todo lo que has expuesto tan claramente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here