Por si sirve de algo: Club Iniciativa

2863

Paco Bello | Iniciativa Debate | 04/03/2013

Casi medio año dándole vueltas, hablando con unos y otras, y analizando qué se podía hacer aparte de desmarcarse de todo o alimentar amapolas, y finalmente este maremágnum ha servido para llegar a un punto que ni me hubiera planteado en un principio.

En este país está todo atado y bien atado. Y ahora puedo asegurar que esto no es solo la declaración de un dictador truculento, sino una cruda realidad. Y pese a todo, tenemos que seguir intentando respirar para no morir, más que de asfixia… de desidia.

En esos momentos en que todas las puertas se cierran, y cuando ya no hay mucho que perder, hay que plantearse que hay mucho que ganar. Y hay que pensar que quizá lo que ocurre es que no hemos tocado el resorte preciso, o que si lo hemos hecho no era el momento adecuado. Hemos de pensar también que no hay recetas mágicas para acabar con un sistema que de una u otra forma se mantiene inalterado desde tiempos inmemoriales, al menos, en lo que respecta a que siempre ha sido una clase concreta la que ha detentado el poder.

Esto hace valorar que seguramente el paso lento al que transcurren ciertas evoluciones es el paso correcto. En realidad dudo que podamos elegir, por mucho que cada acción y cada omisión intervenga en un devenir en el que siempre resulta indeterminable si fue primero el huevo o la gallina. Con todo, hay momentos especiales en los que esa evolución parece dar pequeños saltos, y no creo que nadie nos pueda explicar el porqué. Pero ocurre.

Un día, tras las muchas luchas y reivindicaciones de pequeños colectivos que nunca se rindieron, pero cuando muchos creíamos que ya nada iba a funcionar; resultó que el 15-M llenó las calles de dignidad. Ese día empezamos a ver reflejados sus eslóganes en esas ventanas a la realidad prefabricada a las que llamamos canales de televisión, y pudimos escuchar en formato masivo que los políticos profesionales de nuestra actualidad no nos representaban, y que no éramos mercancía en sus manos ni en la de los banqueros, o que si lo éramos, sabíamos que no queríamos seguir siéndolo.

A partir de ese momento ya resultó común escuchar ese otro tipo de discurso, y que este fuera reproducido por personalidades que hasta entonces habían hecho de lo institucionalmente correcto su bandera. Ya no vivíamos la misma realidad colectiva, pero poco después el tiempo se congeló.

Tuvimos que pasar por una larga resaca plagada de vaivenes hasta que el 25-S subió un peldaño el nivel de las protestas. En ese otro ínterin se acabaron las “manifiestaciones” y pasamos a manifestarnos. Puede que muchos solo seamos conscientes en algunas ocasiones, pero desde ese día conceptos como el de “Proceso Constituyente” han pasado a formar parte del imaginario de una gran parte de la población, por mucho que en este sentido ya hubiera mucho trabajo previo. Y lo que es más importante; también desde entonces, al menos como impresión, es menor el complejo de inferioridad inducido que nos marginaba a ser espectadores ajenos al guión de la democracia.

Lo que se creó llegó para quedarse en nuestro discurso como sociedad, y también en nuestra biblioteca vital. Pero volvimos a hibernar en movimiento. Y hemos tenido que asistir a otro acontecimiento para que la rueda salga del bache. El acontecimiento se llama M5S.

Si algo estamos aprendiendo de ese denominado anti-partido, no es desde luego que un líder puede mover masas, porque eso ya lo sabíamos. Lo que hemos aprendido es que la población, no importa que sea en Italia, España o Ecuador, es capaz de reaccionar con ilusión por dura que sea la coyuntura a poco que la propuesta les motive, y por mucho que esa propuesta se mueva por fuera de los parámetros establecidos (o especialmente, con toda lógica, si es así). Hemos recordado también (porque muchos lo habían olvidado), que pese a que sería un sueño poder actuar a nivel global, no disponemos de mecanismos para hacerlo (y con enormes dificultades), más allá de lo local. Y es por ello que todo cambio deberá atender a lo posible, que no es poco.

Y algo más. En España estamos aprendiendo que tenemos la suerte de no contar con líderes. Me explico.

Hay muchas formas de afrontar retos con los mismos objetivos. Pero parece mucho más atractivo y menos arriesgado disponer de la oportunidad de distribuir responsabilidades para llegar a acuerdos, que acabar siguiendo un proyecto que se construye alrededor de una personalidad extraordinaria.

Imaginad por un momento que logramos implicar por responsabilidad a aquellas personas que, conocidas o no fuera de sus círculos, han dedicado buena parte de su vida a hacer didáctica de la política sin entrar de lleno en la política. Imaginad que la política no es solo economía, sino sociología, historia, derecho, ecología, filosofía, ciencia, educación, arte, comunicación, etc, etc. Imaginad que logramos reunir a esas personas que se han guardado de ese laberinto para no perderse, y que entre ellos forman divisiones de trabajo por áreas para acabar ofreciéndonos sus conclusiones conjuntas. Imaginad que activamos métodos para la comunicación entre los diferentes sectores de interés, y que el resultado es un programa político pensado y conducido por gente honesta. Imaginad que muchos ciudadanos nos implicamos y que cada cual juega un rol pretendiendo ser de ayuda a una causa mayor. Imaginad que podemos prescindir de los medios de comunicación del poder. Imaginad que conseguimos que imaginen el mejor modelo posible, sin atender a lo establecido, haciéndoles creer que podrán ponerlo en funcionamiento. Imaginad que asumen la función de representar lo que ellos han creado. Imaginad que nos gusta y les votamos.

Pues nunca como hoy habíamos estado en momento más propicio para hacer realidad un proyecto así, y nunca había sido más peligroso no hacer nada. ¿Lo intentamos?

Creamos en lo imposible. Únete y empecemos a trabajar: Club Iniciativa

Comentar con Facebook ()

Comentar (45)

45 Comentarios

  1. AYER, ESTUVE VIENDO, CÓMO LOS CATALANES, YA HAN EMPEZADO EN BARCELONA, LA LUCHA CONTRA EL SISTEMA. Y TUVE UN RAYO DE ESPERANZA, PENSANDO EN QUE AQUÍ, Y EN TODA ESPAÑA, PUEDE VERSE LA POSIBILIDAD DE QUE AL FIN OCURRA, EL MILAGRO. SE LO HAN MONTADO MUY BIEN. ÓJALA, SIGAN Y NO DESMAYEN. LO HAN PENSADO Y MONTADO, SIN MANOS BLANCAS HACIA ARRIBA, MIENTRAS RECIBES, LAS “CARICIAS” DE LOS MOSSOS DE SQUADRA. AHORA SE HAN DADO CUENTA, QUE NO SE PUEDEN HACER CONCESIONES, A QUIEN NO TE LAS HACE. YO ODIO LA VIOLENCIA, PERO TAMPOCO, PONGO LA OTRA MEJILLA, PARA QUE ME LA ABOFETEEN IMPUNEMENTE, UNAS PERSONAS, A LAS QUE QUITAN PARTE DEL SUELDO, Y LA PAGA DE NAVIDAD, CUANDO SIEMPRE EN LOS SITIOS PROBLEMÁTICOS, COSA QUE AQUÍ TODAVÍA NO HA SUCEDIDO, TIENEN UN PLUS DE PELIGROSIDAD. PERO AHORA, PARECE, QUE LA JUVENTUD, EMPIEZA A DESPERTAR, Y YA TIENEN SUS PROPIOS MEDIOS DE GUERRILLA, PARA HACERLES FRENTE, Y USAR LOS CONTENEDORES, CÓMO BARRICADAS, Y SE HAN TAPADO LA CARA. Y ATACAN Y SE DEFIENDEN, CÓMO TIENEN DERECHO A HACERLO, SI NO PUEDEN PEDIR NADA, JUSTO, YA QUE SE LO PROHIBEN LAS LEYES, QUE UN ADVENEDIZO, OPORTUNISTA, SE HA SACADO DE LA MANGA, PARA SELLAR LOS LABIOS DE LOS QUE PIDEN SUS DERECHOS, PACÍFICAMENTE.SI NO SON ESCUCHADOS, TIENEN DERECHO, A QUEJARSE Y A DECIRLO PÚBLICAMENTE, SIN SER APALEADOS. Y AQUÍ EN MADRID, SE LO DEBÍAN DE IR PENSANDO, ANTES DE PRÓXIMAS SUBIDAS RECORTES E IMPUESTOS, QUE YO, POR MI PARTE NO PUEDO NI DEBO PAGAR, Y CÓMO YO, MILLONES. Y MIENTRAS, COSPEDAL, RECIBE, LA MITAD DE UNA MANSIÓN DE SU MARIDO, DE MÁS DE DOS MILLONES DE EUROS, Y DICE QUE ES UNA CIUDADANA. NO OS CANSO MÁS. PERO ALGUIEN, EMPIEZA A DESPÈRTAR, Y ESO, ME GUSTA. UN ABRAZO.

  2. Del qué-hacer leninista a la deconstrucción ideológica y la reinvención de una conciencia societaria. Boltaña7marzo2013
    No hacer nada es literalmente imposible. Lo que está en discusión es las distintas formas de haceres, incluyendo aquellos que en vez de crear arruinan o en vez de concienciar intoxican. La generalización de quienes hacen algo por las cusas sociales separándolos de quienes no hacen nada será discutido a ambos lados de esa discusión: ni los que “hacen algo” se creen estar haciendo mucho, ni los que “hacen nada” aceptarán que no contribuyen a una sociedad mejor haciendo lo que hacen. Mejor que esa división cliché vale la pena reconsiderar la multidiversidad de actos en la existencia social y la hipótesis de que muchos de ellos sumamente innovacionistas no pasan por la palestra pública y aun menos por las vías del partidismo caduco u otros entrismos parlamentaristas.
    Hace un siglo los debates sobre la vanguardización de las luchas y del malestar social se saldaron con un proyecto de partido centralista. Los mayoritarios del momento (los bolcheviques) optaron por la construcción de un partido vanguardista que no debía admitir fisura alguna (en uno de sus congresos ya después del 1917, falló expresamente contra el fraccionalismo interno: acababa de empezar una nueva era con un nuevo tipo de zares etiquetados de comunistas). Por su parte, los minoritarios, relegados a los bastidores de la historia porque no fueron los vencedores tuvieron argumentisticas que el poder vencedor nos sustrajo a la posteridad. (¡cuantas cosas se está perdiendo la actualidad de los sucesos de siglos pasados simplemente porque fueron silenciados por los poderosos de cada época!).
    En cada época la gente se ha preguntado qué hacer para saltar los impasses sociales y progresar, pero no siempre las respuestas han sido las adecuados.
    Las tesis a favor de una u otra fracción para participar en los juegos de palacio y los institucionales creyendo que a la larga las causas justas y las razones lógicas predominaran en los laberintos institucionales y palaciegos cuenta con un factor decidido un tanto gratuitamente: la inmensa capacidad del ser humano en reconocer lo que es razonable de lo que no lo es, la justicia de la injusticia, la libertad de la esclavitud.
    ¿Y si ese ser humano al que le atribuimos tal discernimiento se confunde y seguirá confundiendo en esos términos? ¿Y si las partes mas humildes y empobrecidas de la sociedad dejan de creer en un futuro de fraternidad universal tan pronto puedan pagar las facturas o les doblen sus salarios?
    La contradicción metodológica de lo que llamamos conciencia social viene existiendo desde hace más de un siglo. Quienes creen estar haciendo algo positivo y a favor de la sociedad se toman el derecho de decidir por toda ella. Eso no es una prerrogativa de la burguesía, también lo fue de los representantes o que así se creyeron del proletariado en el poder. ¿O acaso los nuevos inquilinos del Kremlin no fueron unos golpistas de estado?
    Cualquier planteamiento electoralista que ponga en la vía parlamentarista una opción de futuro estará demorando el futuro. ¿Qué queda pues que no sea la fatalidad? Vivir y practicar nuevos códigos de facto. Antes de que leyes rupturistas y transformadoras (tales como, entre otras muchas, 1.la limitación del máximo beneficio, 2. la de los empleos compartidos para anular todo paro , 3 la de usufructo para usar infraestructuras abandonadas o no utilizadas, o 4 la de alojamiento digno para todo el mundo con alojamientos públicos o gestionados por las administraciones sin necesitad de tener que adquirir el titulo de propiedad privada) sean acogidas por un parlamento europeo las candidaturas votadas en esta dirección tendrán tiempo de envejecer en sus escaños.
    Sin embargo los parlamentos no dejan de ser foros, a veces con resonancia pública. Quien quiera participar en ellos (lo mismo que en los plenos municipales) adelante, pero que se cargue de paciencia infinita y acepte malograr su vida tras el peor de todos los oficios: hacer de político creyéndose un salvapatrias.
    Las arenas políticas son movedizas, engulle a la mejor gente de la que no queda ni la visera. La política de actualidad tiene siempre el gran efecto plató de convertir la coyuntura del momento en lo único olvidando siglos de historia precedente en la que ya se dieron cuadros parecidos.
    Las propuestas extraparlamentarias: las iniciativas revolucionarias de base y la concepción organizativa democrático-directa simplemente no son seguidas por la ciudadanía a una escala suficiente. Peor aún, multitud de grupos dedicados supuestamente a la cultura crítica y alas reivindicaciones históricas (los clubes privados de mujeres que preparan semanas culturales en torno a los 8de marzo son un prueba de esto) son escondite de un nuevo reaccionarismo, a saber: la reacción organizada y mimética contra la inteligencia.
    Lo que nos caracteriza (o debería caracterizar) como personas son los actos inteligentes, no los actos. Los actos en general y dispersos pueden llevar a puntos de partida en peores condiciones.
    En los últimos tiempos se nos bombardea con propuestas luego se extinguen en su propio sentido del ridículo o de la superfluidad (mesas por el plebiscito, fue una de ellas. La Carta al banquero, como declaración-manifiesto ha sido otra, los llamados constituyentes no se han convertido en ningún polo de referencia para el mapa asociativo; posiblemente el FSM se recuestionará su futuro como tal y dejen de haber otras ediciones con este nombre). De todos, los espacios de debate con iniciativas tanto de campañas (que serian su expresión práctica), como de debate (que serian su expresión teórica) como de autoorganización (que serían su expresión mas instrumental y garantista de cambios) son los más sensatos. Ir a predicar a los gallineros del seguidísimo partidista donde los mismos diputados siguen las indicaciones de su portavoz para saber lo que tienen que votar es indignante.
    La indignación es el común denominador a todos los defraudados tanto de la política como de la cultura, tanto de la casta política como de las gentes, tanto del sistema como de la sociedad. Las conversaciones pública y asamblearias en las plazas (en todas las plazas hay siempre conversaciones sotto voce) se quedaron en la fase de reivindicar la dignidad mas que de demostrarla o de conquistarla. Es un tema humano no político. Ningún estado ni sistema va a poner en sus escaparates la ofertad de dignidad, nadie la puede comprar, tampoco nadie la puede otorgar.
    Un nuevo proyecto para una nueva iniciativa tiene que sentar las bases para todo un proceso de deconstrucción antes que plantear una construcción y mucho menos una reconstrucción. Sin dejar en el trastero los yoes que nos siguen anclando a formas caducas de actuar y de tener, de hablar y de discutir, de pensar y de ser, será difícil que se cree un nuevo linaje de iniciativas, lo más fácil es que se caiga en reproducciones de lo mismo.
    La iniciativa revolucionaria pasa más que por conquistar cuotas de poder en el espacio público, conquistarlas en el espacio particular, mostrando conductas diferentes ante los demás, siendo diferentes, demostrando otro tipo de humanidad. No tengo ni idea de cómo se puede hacer esto, lo que sí se es que cuanto mas rara seas ante el mundo no por eso te vas a convertir en modélica, al contrario te quedarás arrinconada en tu ordenador y en tu pensamiento, mientras el resto de la gente de la sala está jugando al parchís, a las cartas, con tapete verde como es exigidle, o al dominó (tal como avisto en el salón cafetería desde el que estoy escribiendo esto).
    ÑL reinvención de una conciencia societaria pasa/rá por tener por nexos de relación militante no la organización de fiestas, agendas de tareas, campañas o debates sino transformando las relaciones interpersonales. Ha habido grupos vanguardistas desde muchos antes de alcanzar su influencia de poder que ya se podía apostar porque no llevarían a buen puerto a nadie y menos a toda una sociedad solo con los resultados arrojados por el psico-análisis de sus principales dirigentes. La reinvención societaria pasa por vivir y comportarse de maneras distintas en absolutamente todo: desde los consumos a los pagos de impuestos, desde la renuncia de la propiedad a determinados consumos nefastos, desde cortar determinados lazos humanos y con espacios políticos e intelectuales a romper con los sacramentos capitalistas principales: propiedad privada y dinero. Saludos.

  3. Del que-hacer leninista a la deconstrucción ideológica y la reinvención de una conciencia societaria.
    No hacer nada es literalmente imposible. Lo que está en discusión es las distintas formas de haceres, incluyendo aquellos que en vez de crear arruinan o en vez de concienciar intoxican. La generalización de quienes hacen algo por las cusas sociales separándolos de quienes no hacen nada será discutido a ambos lados de esa discusión: ni los que “hacen algo” se creen estar haciendo mucho, ni los que “hacen nada” aceptarán que no contribuyen a una sociedad mejor haciendo lo que hacen. Mejor que esa división cliché vale la pena reconsiderar la multidiversidad de actos en la existencia social y la hipótesis de que muchos de ellos sumamente innovacionistas no pasan por la palestra pública y aun menos por las vías del partidismo caduco u otros entrismos parlamentaristas.
    Hace un siglo los debates sobre la vanguardización de las luchas y del malestar social se saldaron con un proyecto de partido centralista. Los mayoritarios del momento (los bolcheviques) optaron por la construcción de un partido vanguardista que no debía admitir fisura alguna (en uno de sus congresos ya después del 1917, falló expresamente contra el fraccionalismo interno: acababa de empezar una nueva era con un nuevo tipo de zares etiquetados de comunistas). Por su parte, los minoritarios, relegados a los bastidores de la historia porque no fueron los vencedores tuvieron argumentisticas que el poder vencedor nos sustrajo a la posteridad. (¡cuantas cosas se está perdiendo la actualidad de los sucesos de siglos pasados simplemente porque fueron silenciados por los poderosos de cada época!).
    En cada época la gente se ha preguntado qué hacer para saltar los impasses sociales y progresar, pero no siempre las respuestas han sido las adecuados.
    Las tesis a favor de una u otra fracción para participar en los juegos de palacio y los institucionales creyendo que a la larga las causas justas y las razones lógicas predominaran en los laberintos institucionales y palaciegos cuenta con un factor decidido un tanto gratuitamente: la inmensa capacidad del ser humano en reconocer lo que es razonable de lo que no lo es, la justicia de la injusticia, la libertad de la esclavitud.
    ¿Y si ese ser humano al que le atribuimos tal discernimiento se confunde y seguirá confundiendo en esos términos? ¿Y si las partes mas humildes y empobrecidas de la sociedad dejan de creer en un futuro de fraternidad universal tan pronto puedan pagar las facturas o les doblen sus salarios?
    La contradicción metodológica de lo que llamamos conciencia social viene existiendo desde hace más de un siglo. Quienes creen estar haciendo algo positivo y a favor de la sociedad se toman el derecho de decidir por toda ella. Eso no es una prerrogativa de la burguesía, también lo fue de los representantes o que así se creyeron del proletariado en el poder. ¿O acaso los nuevos inquilinos del Kremlin no fueron unos golpistas de estado?
    Cualquier planteamiento electoralista que ponga en la vía parlamentarista una opción de futuro estará demorando el futuro. ¿Qué queda pues que no sea la fatalidad? Vivir y practicar nuevos códigos de facto. Antes de que leyes rupturistas y transformadoras (tales como, entre otras muchas, 1.la limitación del máximo beneficio, 2. la de los empleos compartidos para anular todo paro , 3 la de usufructo para usar infraestructuras abandonadas o no utilizadas, o 4 la de alojamiento digno para todo el mundo con alojamientos públicos o gestionados por las administraciones sin necesitad de tener que adquirir el titulo de propiedad privada) sean acogidas por un parlamento europeo las candidaturas votadas en esta dirección tendrán tiempo de envejecer en sus escaños.
    Sin embargo los parlamentos no dejan de ser foros, a veces con resonancia pública. Quien quiera participar en ellos (lo mismo que en los plenos municipales) adelante, pero que se cargue de paciencia infinita y acepte malograr su vida tras el peor de todos los oficios: hacer de político creyéndose un salvapatrias.
    Las arenas políticas son movedizas, engulle a la mejor gente de la que no queda ni la visera. La política de actualidad tiene siempre el gran efecto plató de convertir la coyuntura del momento en lo único olvidando siglos de historia precedente en la que ya se dieron cuadros parecidos.
    Las propuestas extraparlamentarias: las iniciativas revolucionarias de base y la concepción organizativa democrático-directa simplemente no son seguidas por la ciudadanía a una escala suficiente. Peor aún, multitud de grupos dedicados supuestamente a la cultura crítica y alas reivindicaciones históricas (los clubes privados de mujeres que preparan semanas culturales en torno a los 8de marzo son un prueba de esto) son escondite de un nuevo reaccionarismo, a saber: la reacción organizada y mimética contra la inteligencia.
    Lo que nos caracteriza (o debería caracterizar) como personas son los actos inteligentes, no los actos. Los actos en general y dispersos pueden llevar a puntos de partida en peores condiciones.
    En los últimos tiempos se nos bombardea con propuestas luego se extinguen en su propio sentido del ridículo o de la superfluidad (mesas por el plebiscito, fue una de ellas. La Carta al banquero, como declaración-manifiesto ha sido otra, los llamados constituyentes no se han convertido en ningún polo de referencia para el mapa asociativo; posiblemente el FSM se recuestionará su futuro como tal y dejen de haber otras ediciones con este nombre). De todos, los espacios de debate con iniciativas tanto de campañas (que serian su expresión práctica), como de debate (que serian su expresión teórica) como de autoorganización (que serían su expresión mas instrumental y garantista de cambios) son los más sensatos. Ir a predicar a los gallineros del seguidísimo partidista donde los mismos diputados siguen las indicaciones de su portavoz para saber lo que tienen que votar es indignante.
    La indignación es el común denominador a todos los defraudados tanto de la política como de la cultura, tanto de la casta política como de las gentes, tanto del sistema como de la sociedad. Las conversaciones pública y asamblearias en las plazas (en todas las plazas hay siempre conversaciones sotto voce) se quedaron en la fase de reivindicar la dignidad mas que de demostrarla o de conquistarla. Es un tema humano no político. Ningún estado ni sistema va a poner en sus escaparates la ofertad de dignidad, nadie la puede comprar, tampoco nadie la puede otorgar.
    Un nuevo proyecto para una nueva iniciativa tiene que sentar las bases para todo un proceso de deconstrucción antes que plantear una construcción y mucho menos una reconstrucción. Sin dejar en el trastero los yoes que nos siguen anclando a formas caducas de actuar y de tener, de hablar y de discutir, de pensar y de ser, será difícil que se cree un nuevo linaje de iniciativas, lo más fácil es que se caiga en reproducciones de lo mismo.
    La iniciativa revolucionaria pasa más que por conquistar cuotas de poder en el espacio público, conquistarlas en el espacio particular, mostrando conductas diferentes ante los demás, siendo diferentes, demostrando otro tipo de humanidad. No tengo ni idea de cómo se puede hacer esto, lo que sí se es que cuanto mas rara seas ante el mundo no por eso te vas a convertir en modélica, al contrario te quedarás arrinconada en tu ordenador y en tu pensamiento, mientras el resto de la gente de la sala está jugando al parchís, a las cartas, con tapete verde como es exigidle, o al dominó (tal como avisto en el salón cafetería desde el que estoy escribiendo esto).
    ÑL reinvención de una conciencia societaria pasa/rá por tener por nexos de relación militante no la organización de fiestas, agendas de tareas, campañas o debates sino transformando las relaciones interpersonales. Ha habido grupos vanguardistas desde muchos antes de alcanzar su influencia de poder que ya se podía apostar porque no llevarían a buen puerto a nadie y menos a toda una sociedad solo con los resultados arrojados por el psico-análisis de sus principales dirigentes. La reinvención societaria pasa por vivir y comportarse de maneras distintas en absolutamente todo: desde los consumos a los pagos de impuestos, desde la renuncia de la propiedad a determinados consumos nefastos, desde cortar determinados lazos humanos y con espacios políticos e intelectuales a romper con los sacramentos capitalistas principales: propiedad privada y dinero. Saludos.

  4. Querido Paco, me daré de alta … por si sirve de algo

    😉

    Y, por si sirve de algo, …

    Detachment, que se ha traducido por “Indiferencia” o “El Profesor”, pero en realidad significa algo más. El “Desapego”, alquimia del alma.

    Un abrazo.
    Chus

  5. Me he registrado e, incluso, añadí un pequeño comentario que no supe enviar porque no encontré el modo y se borró.
    De todas maneras, era sólo una sugerencia sin importancia que tendré ocasión de formular en otro momento.

      • lo preguntaba desde el desconocimiento… era mi idea inicial. muchas gracias!!

        espero poder ayudar en algo… !! hacía tiempo que no me sentía tan animado, creo que es necesario empezar a proponer, sólo así conseguiremos cambios

      • No, no, si tienes toda la razón. Pero por facilitar las cosas era prudente no hilar demasiado fino, o la lista hubiera sido interminable. Y si bien lo miramos, tampoco está de más que en ecología, por ejemplo, además de con activistas, se pueda contar con científicos (físicos, biólogos, químicos, antropólogos, geólogos, etc.).

        Hoy una persona por la que siento un gran respeto (y que colaborará), me ha comentado algo similar a lo que tú dices.

        Ya somos unos cuantos (menos de 50 por lo que he visto ahora), pero estoy seguro de que si le echamos ganas, podremos ser 500 antes de un mes, y ya podremos empezar a trabajar en serio. Ahora la misión es implicar y difundir. Difundir e implicar. No hay más. Paso a paso.

        No aspiramos a nada extraordinario. Solo queremos aquello que siempre debió ser así. Y por ello, podemos lograrlo. Ojalá.

        Un abrazo.

  6. Me inscribí ayer y me dijeron que me enviarían un correo confirmando. No lo he recibido.Supongo que de todas formas contáis conmigo.

    Un saludo.

  7. Por si a alguien le puede resultar válido, yo voy a utilizar este llamamiento para ir dejándolo en los espacios públicos de aquellas personas que me parecen interesantes.

    Podría dirigirme directamente a algunos de ellos en privado, los conozca o no, pero prefiero que exista presión social, y que la propuesta no pase a engrosar el cajón de los deseos.

    ———-

    No podemos seguir diciendo que todo está fatal y al mismo tiempo no hacer nada válido para intentar solucionarlo.

    Nos podemos quejar todo lo que queramos, pero disponemos de los mecanismos legales, participativos y comunicativos de los que disponemos, sea esto insuficiente o no.

    A vosotros que estáis tan preocupados como nosotros por la situación, no os pedimos nada extraordinario. No queremos líderes. Solo queremos que os reunáis por áreas de especialización y nos ofrezcáis sin miedo unas conclusiones consensuadas, aplicables, radicales o no, y que puedan formar parte de un programa electoral pensado para cumplirse y conducido por personas íntegras y honestas que nunca hayan querido incorporarse al circo de la política actual.

    Apelamos a vuestra responsabilidad. Necesitamos ideas, identidades y compromiso. Necesitamos recuperar la ilusión, y para ello hace falta algo más que voluntad e intangibles.

    Hagamos un gran frente social: súmate.

    http://clubiniciativa.org

  8. Acabo de cumplimentar el formulario desde Brighton donde me encuentro estos días. Aki están llegando los jóvenes más cualificados cada vez para buscarse la vida en lo que caiga antes….hoteles, limpieza, bares….implorando incluso media jornada.
    Siento vergüenza de quines han provocado esto y de quienes lo mantienen. Tambien yo tengo aqui mi hija y mi nieto y trabajando en un puesto que no le crresponde por su prparación académica.

  9. Así me gusta verte Paco. Con ilusión, con empuje. Con todo lo que tú vales era un crimen que se desperdiciara tu fuerza y tu capacidad. Venceremos.

    • Un millón de gracias, Fernando. Pero yo solo daré todo lo que pueda, que es lo mismo que puede dar cualquiera.

      Si queremos tod@s, podremos. De eso no me cabe duda.

      Vamos a dar la paliza, porque seguro que no cae en saco roto.

      Un abrazote.

    • He dispersado el post todo lo que he podido… ya he tenido algunas respuestas y visitarán la Web… qué me dices de contactos fuera de aquí?

  10. Bien!!!!! Paco, que bien que nos vuelvas a ilusionar. Claro que és posible cuando se quiere y se cree en ello.
    Yes, we can!!!.
    Yo ya he rellenado el formulario y me he puesto como colaboradora en Sanidad porque soy enfermera y he trabajado de enfermera, pero estoy dispuesta a colaborar en lo

  11. Imagino que podremos legalizar el asunto y tener voz y voto en el Congreso…Imagino…Sí, imagino…
    ¡La Imaginación al Poder! al Poder vivir en Libertad

  12. Como siempre amigo Paco, tus propuestas y reflexiones me parecen fantásticas. Soy una mujer con muy poco tiempo libre. Puedo decir, sin ningún orgullo, que trabajo 7 horas diarias porque no me queda más remedio y que, en mis ratos libres, me dedico a dar lo mejor que puedo de esas migajillas de tiempo a quien más lo necesita, mi familia. No obstante, en lo que buenamente pueda, cuentas conmigo, siempre.

  13. Lo intentamos, por supuesto…

    Un saludo y Gracias por guiar de forma tan honesta a los legos en esto, que ha todos nos debería preocupar, que es la política del bien común, que nos han arrebatado los “profesionales”.

  14. Vamos… algún trecho del camino podremos caminar…!

    Solo una cosa, Paco: he mirado las posibilidades para apuntarme a una de las colaboraciones y no “encuadro” en ninguna por formación… y casi ni por experiencia. Si me apunto en “General”, deduzco que se me adjudicará a “algo” previa consulta, cierto?

    Saludos.

      • Valennnnn…….. se ve lo mio es el “curro”. Sabes qué? apúntame donde quieras, si necesitas “mano de obra”, cuenta conmigo.

      • Ya está… y ya me han contestado. Cómo se entra en la página…? Por el momento no ha pedido ningún Nick ni contraseña.

      • Perfecto, pero no seré yo el que asigne nada. Yo me pongo a disposición de los que tienen que concentrarse y estar motivados. Evidentemente me reservo mi derecho de opinar como cualquiera. Pero fundamentalmente tenemos que facilitar esa fluidez que se hará imprescindible.

        Que pidan y se hará lo que podamos. Y ya podemos empezar a pedirles nosotr@s que formen parte del proyecto a aquell@s que creamos que deben hacerlo (tienen blogs, twitters, facebooks, correos, teléfonos).

        Y podemos darle difusión. Y lo que se os ocurra, que esto es de tod@s.

    • Pues yo denuncio discriminación….con esa manía que le hemos cogido tod@s a todo lo que huele a política…resulta que en el desplegable se puede leer economía, sociología, periodismo,… y los politólogos?…los tiramos puente abajo…vamos que me voy con l@s curritos….jajaja….

      Salud

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here