Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Ha fallecido Hugo Chávez

Paco Bello | Iniciativa Debate | 05/03/2013

Ahora mismo, Nicolás Maduro en comparecencia ante los medios de comunicación está anunciado el fallecimiento del Comandante Hugo Chávez.

Con seguidores y detractores, con defectos y virtudes, Venezuela pierde a una persona que ha luchado por los derechos de los que no tenían nada. Por tanto solo me queda desear la mejor de las suertes a Maduro, al pueblo de Venezuela, y decir: hasta siempre, Comandante.

“En esta tragedia histórica llamamos a los hombres y mujeres a ser los vigilantes de la paz y del respeto de esta patria. Nosotros los civiles y militares asumimos su herencia, sus retos, su proyecto, junto al acompañamiento y apoyo de todo el pueblo sus banderas serán levantadas con dignidad. Gracias, mil veces gracias”.

http://www.telesurtv.net/articulos/2013/03/05/presidente-chavez-ha-fallecido-luego-de-batallar-con-el-cancer-que-lo-aquejaba-8188.html

 

 

7 Comments

  1. Fernandosegundo
    Fernandosegundo 6 marzo, 2013

    Hasta siempre, Comandante. ¡Viva Venezuela!

  2. Mandarina
    Mandarina 6 marzo, 2013

    Controvertido, con ideas bastante claras; indisciplinado, dentro de una férrea disciplina; populista, amante inequívoco de su pueblo; iconoclasta, creyente incondicional de un Dios casi no cristiano.

    Hay muchos más adjetivos para definir la figura de Hugo Chávez, tanto a favor como en contra. Lo que no se podrá negar, nunca, es que conmocionó las estructuras de medio continente, o del continente entero, hasta el punto de traspasar las fronteras de su enorme país contagiando a otros cuantos. Unos estarán a favor de su manera de hacer política; otros denostarán la política de reformas que llevó a cabo en un país donde todavía, pero cada vez menos, la salud y la educación eran inaccesibles para una gran mayoría de la población.

    Ahora, esas reformas tan criticadas y menospreciadas por los políticos conservadores de muchos países, están más cerca que nunca de un pueblo dividido en clases que (desde la época de Simón Bolívar) estuvo abandonado a su suerte, sin orden ni concierto, sometido, explotado, sin posibilidad de educarse ni de sanarse, a excepción, claro está, de la clase pudiente venezolana.

    No se qué dirá la historia sobre este personaje en el futuro –dependerá de quién la interprete, claro-, pero no se podrá ocultar que bajaron muchos porcentajes (y subieron en sentido contrario) en dos de las premisas más importantes para que un país, de verdad, funcione: Salud y Educación.

    Lamento tu marcha, comandante. Una parte de tu pueblo se queda huérfano. Fuiste un político sencillamente difícil de comprender, especialmente cuando se ignoran las condiciones de vida, reales y palpables, que antes de tu llegada tenía tu gente. ¡Hasta siempre, comandante! Se que esa frase, te habría gustado.

    ¡Mucha suerte, y mis mejores deseos, al pueblo de Venezuela!

    • Paco Bello
      Paco Bello 6 marzo, 2013

      Puede que su personal carácter y formas hayan sido difíciles de entender incluso para los que admirábamos su tarea, pero no cabe duda que la humanidad ha perdido a una de esas pocas personas que han cambiado el mundo antes de pasar a formar parte de la historia. Y nunca se sabe, pero su legado puede ser menor que aquello en lo que se convertirá tras su muerte.

      ¡A continuar lo empezado, Venezuela!

  3. Mandarina
    Mandarina 6 marzo, 2013

    Esta tarde, después de escuchar comentarios con tintes irisados y versicolores durante el transcurso del día, mí ánimo se recompone y se resitua para dedicar unas palabras, como homenaje póstumo, al peculiar y ya ausente comandante.

    Los comentarios más abundantes no han sido hacia el significado de sus discursos puesto que al preguntar si le habían escuchado alguna vez, la respuesta era: “no directamente… pero lo decían por la TV” (¿). Tampoco entendían el alcance social de sus políticas, ni las consecuencias que a corto y medio plazo han tenido y pueden tener la aplicación de esas políticas sociales. Hablaban, claro está, de la “manipulación mediática” que el comandante ejercía en su país, del “personalismo” con que se dirigía a otros políticos, de su “desfachatez” por enfrentarse a un “rey”, de la tremenda “capacidad” que poseía “para eclipsar” a sus contrarios. ¡Han llegado a comparar la “libertad” entre ambos países, España y Venezuela! ¡Inaudito!

    Esta situación de falta de entendimiento socio-político (conste que me considero bastante ignorante en el tema) me ha llevado a entender un poco más la trascendencia de determinadas acciones llevadas a cabo por el comandante. Me atreví, en un momento, a preguntar si conocían el nivel de alfabetismo de la población –la respuesta era “no”-, también pregunté si sabían cómo funcionaba el sistema de salud venezolano –la respuesta seguía siendo “no”-. Fue suficiente para mi. Cuando les dije que yo sabía algo sobre el tema y que el funcionamiento de los países del centro y sur de América había sido “similar” desde que Bolívar nos expulsó del continente, no querían escuchar. La conversación volvía de manera reiterativa al punto de la “libertad”. ¿Libertad de qué, para qué, para quién, cuándo y, sobre todo, cómo? Alguien contestó: “al menos, aquí, podemos opinar y no tenemos un presidente “estrella”, no me gustan los personalismos y este Chávez se creía que era un dios, además, este tipo de políticos en seguida se vuelven unos corruptos y se dedican a desvalijar el país”. Vamos, que eran unas auténticas repúblicas bananeras.

    Desistí en el intento de explicar lo que conozco. La conversación derivó hacia derroteros prescindibles y me quedé pensando, con cierta tristeza, que había perdido el tiempo. Si aquí tenemos libertad para expresarnos, si tenemos un presidente que no es personalista, si tenemos la información tan asequible, la educación en la palma de la mano, la sanidad esperándonos en la esquina, y nuestros políticos son las hermanitas de la caridad porque se encomiendan cada día a la virgen del rocío… ¿de qué nos quejamos? ¿Acaso no tenemos lo que nos merecemos?

    Dejando a un lado que cualquier político tiene en su haber cualidades y defectos, como cualquier humano, este comandante ausente hizo lo que nadie quiso hacer desde Bolívar: ofreció a su pueblo la oportunidad de superarse. Y tienes razón, Paco, “nunca se sabe, pero su legado puede ser menor que aquello en lo que se convertirá tras su muerte”.

    Por esas razones y en lo que nos resta del día, hoy dedicaré mis ojos a escrutar este mundo cibernético en busca del rastro de un personaje contradictorio, amado y odiado casi por igual, pero difícilmente igualable.

  4. Indignado
    Indignado 6 marzo, 2013

    Quien, pese al mismo acoso de los medios de comunicación, duda de la intención de Fidel de no dejar entrar en Cuba al capitalismo Salvaje, viendo lo que hace, ¿no ha hecho bien en proteger a su país del mismo?. El único, y no por uno deja de ser el más importante, hecho de la falta de ciertos productos en ese país, y al que se ha perjudicado por ello, es el despropósito de bloquear un país, por no haber podido con él los americanos con todos sus intentos de asesinato y teniendo el mayor ejercido y mejor preparado del mundo.
    ¿Que tendrá Fidel, que tendrá Fidel que los americanos no pueden con él?.
    Lo saco a cuento por la buena relación de esté con Chavez, y que supongo que mucho habrá aprendido de él. Por no reiterarme de los comentarios de Mandarina y demás amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *