Josep Fontana: «El sistema está preparado para evitar el estallido social»

Ernest Alós | El Periódico | 06/03/2013

De la desigualdad a las crisis, de las crisis a la privatización de los servicios públicos, de la pérdida de derechos ciudadanos a la represión para mantener este nuevo estado de las cosas. Un proceso que empezó en los años 70, que Josep Fontana apuntaba en las conclusiones de su monumental Por el bien del imperio(2011) pero al que ahora dedica un breve y amargo volumen, El futuro es un país extraño. Una reflexión sobre la crisis social de principios del siglo XXI (Ed. Pasado & Presente).

–La tesis ya estaba en su anterior libro. ¿El nuevo es una actualización, un epílogo, un resumen? 

–Lo que ha pasado es más bien lo siguiente: cuando acabé aquel libro la crisis siguió avanzando y tuve más claras algunas cosas. Que hay una inflexión muy importante, que posiblemente había intuido pero de la que no había acabado de ver la trascendencia. Acabé aquel libro cuando la crisis teóricamente aún parecía una crisis. Pero es un proceso de mucho más alcance, iniciado en los años 70 y que aquí ha tomado fuerza después del 2008, y por el que se ha aprovechado el tinglado de la recesión para ir a un proceso de destrucción del Estado del bienestar; no solo los costes de la sanidad pública, la educación pública o el sistema de pensiones, sino un cambio en las reglas del juego que vino claramente mostrado con la reforma laboral. La naturaleza de este proceso es de una gravedad y una profundidad que nadie preveía. La esperanza de que pudiese haber algún tipo de cambio de trayectoria no era una esperanza que hubiese desaparecido. En estos momentos, la profundidad del desastre y la evidencia de que se trata de un cambio de larguísima duración, que puede continuar y tener unas consecuencias catastróficas, es una evidencia muy clara.

–Un proceso que empezó en Estados Unidos pero que acaba llegando a Europa, sostiene. 
–Quería explicar los procesos por los que esto ha ido avanzando, la ocupación de la política por los intereses económicos, que es cada vez más visible. Solo hace falta ver cuál ha sido la reacción de los estados europeos ante la crisis bancaria. Excepto en Islandia, se ha optado por preservar todo lo posible el sistema. Está claro que aquí no había ningún problema de deuda pública hasta que no han asumido la deuda bancaria. El siguiente paso es la privatización del Estado mismo, el proceso de vender a los ciudadanos, y el establecimiento de un sistema represivo eficaz. Debemos darnos cuenta de que esta no es una situación temporal de la que se saldrá. A lo mejor habrá ciertos elementos de crisis que se paren, aunque de momento los síntomas, por ejemplo en Inglaterra, no son estos. Pero incluso si saliéramos de la crisis, el mundo en el que usted vivirá no será el mundo en el que habrá vivido antes de ella, sino que habrá cambiado profundamente.

–Empieza diciendo que en ningún lugar está escrito que las cosas tengan que ir mejor. Pero acaba citando a dos autores que mantienen que la única oportunidad es que el sistema no resista que las cosas vayan aún peor. 
–Para mí, la reflexión como historiador va más lejos. Fuimos educados en la idea de que la historia era una narración de progreso continuado, pero comienzas a ver que esta historia no era verdad, que hay progresos y descensos y que todo está vinculado básicamente a la capacidad de lucha que hay en cada momento determinado para exigir unos derechos sociales. Que las cosas vayan a peor no es imposible. La única cosa que podría dinamitar esto es que se llegara a un momento en el que se tuviera miedo a que un estallido social profundo pudiera poner en peligro las reglas del juego, como en los años 70 y 80 desempeñó el papel de la amenaza de la URSS a la hora de hacer posible la subversión del sistema. Lo que pasa es que este está bien preparado para evitarlo. Tiene unos recursos crecientes de información y capacidad para atacar y desmontar el tipo de protesta que se puede producir.

–¿Y ese miedo no existe ya hoy? 
–Se ha acabado una época, la de la vieja política más o menos socialdemócrata, en la que las cosas se negociaban. Es difícil darse cuenta de hasta qué punto durante 200 años ha habido efectivamente unos miedos que han justificado que quienes tenían los recursos en sus manos se aviniesen a negociar. Eran unos miedos irracionales. Pero eran miedos. Ahora, la exigencia a la gente para que se baje los sueldos se está convirtiendo en una cosa sistemática. Se ha acabado negociar. Han decido que las cosas tienen que cambiar y que vamos a un proceso de crecimiento de la desigualdad.

–¿Y los movimientos de protesta? 
–Pero no hay alternativas. Que salgan en manifestación chiquillos no importa a nadie. Mientras vayan a la Puerta del Sol o la plaza de Catalunya y sus padres voten al PP o a CiU, no hay nada que hacer. ¿De dónde tendría que venir este estallido social? El movimiento que parecía que iba a ser el futuro, el de Occupy y los indignados, sigue funcionando pero está completamente controlado, en el sentido de que está disgregado. Se están haciendo cosas pequeñas, aisladas, frente a unos medios para controlarlas que son cada vez más eficaces. Y eso que en Europa tienen mucho que aprender de EEUU, seguramente porque tienen pocas amenazas de las que preocuparse. Los movimientos de protesta y de queja son aún de naturaleza muy puntual. Representan solo intereses sectoriales y no consiguen movilizar nada en una gran escala. Movilizarse contra las hipotecas para conseguir la dación en pago es poner una cataplasma. Pueden dormir tranquilos por este lado, y evidentemente duermen tranquilos. Aunque de momento, desde el Ministerio de Justicia se empieza, por un lado, a penalizar la protesta de manera que te pueden llevar a la cárcel por cualquier cosa, y por el otro a dificultar los medios de acceso a cualquier tipo de reclamación.

–En su último artículo en EL PERIÓDICO decía que los sobres a los políticos eran la calderilla. 
–Lo importante es qué han dado las empresas para lograr contratos y concesiones. Las contrapartidas. El problema es una política comprada por los intereses económicos dominantes y contra la cual nuestra capacidad de reacción es nula, a excepción de la posibilidad de arrancarle alguna concesión mordiendo por aquí o por allá. Se ha pasado del juego de condicionar la política a privatizar el Estado mismo, a convertir esto en un sistema en que serás, fundamentalmente, un individuo que paga por cualquier servicio que necesites.

–¿Entonces podremos hablar de ciudadanía o de servidumbre? 
–Sí, en un sentido prácticamente medieval. Examinar lo que sucede en EEUU es bueno porque ves que son reglas de funcionamiento que tardarán un poco más en llegar, porque el colchón de la protección social es más grande, pero que llegarán. En EEUU les dicen que el nivel de educación es fundamental para lograr un puesto de trabajo bien remunerado, que la educación es cara y que es necesario que pidan préstamos. Y el drama que en EEUU significa la deuda que los estudiantes no pueden devolver es parecido al de aquí con los desahucios. Este es el grado de perversión de las reglas sociales, mientras el sistema tiene una capacidad increíble para seguir engañando y distrayendo a la gente. El retorno a un sistema feudal es gravísimo. Por eso hablo de crisis social, no económica. Démonos cuenta de que la historia ha dado un giro global, importante, que lleva hacia donde lleva, y que es necesaria una toma de conciencia.

–El debate de la independencia, al lado de todo de lo que hemos estado hablando… 
–Evidentemente representa una explosión de malestar e indignación que buena parte de la gente canaliza contra un mal gobierno, y como el Gobierno es de Madrid, piensa: «Separémonos, que no iremos tan mal». Es el más grande reconocimiento a ese malestar y a que la gente tiene el derecho a decidir. Lo que es penoso e inmoral es que haya políticos que para conseguir sus fines engañen a la gente cuando realmente saben que este camino es inviable y no lo pueden seguir. Suponga usted que, efectivamente, hacemos un referendo y que da mayoría. Entonces, ¿qué hacemos? En un coloquio me contestaron «vayamos a Europa». Sí, donde hay una ventanilla que dice «demandas de creación de nuevos estados», y les llevamos el resultado del referendo… Normalmente ninguna independencia se consigue sin una guerra de la independencia. La separación de Chequia y Eslovaquia fue un hecho anormal que no tiene nada que ver. Las independencias de Yugoslavia se consiguieron con mucha sangre y con apoyo militar extranjero. Pensar que hay un plan viable y realizable que pasa por la celebración de un referendo y posteriormente negociar una separación, hoy día, es una fantasía chinesca.

Fuente: El Periódico

14 comentarios sobre “Josep Fontana: «El sistema está preparado para evitar el estallido social»

  1. Cada generación tiende a echar las culpas de la sociedad a la generación anterior por no haberla dejado en mejores condiciones. Por poco que lo piense esa generación anterior también se la echó o pudo echársela a la precedente y así sucesivamente. En ultima instancia los primeros homínidos serian responsables de todo lo que ha sucedido los millones de años ulteriores. Como están fuero de juego no podemos pasarles factura.
    Esa misma plantilla también se da en el coyunturalismo, según el cual cada época se queja de lo que no se hizo (no hicimos o no hicieron) en una anterior.
    Ambos pretextos son de la misma materia argumental y tienen por común denominador el lamento, contando con factores que tal vez existieron pero que ya no existen.
    El examen retrospectivo de la historia (dependiendo del método interpretativo que se emplee) puede descubrir momentos que se desaprovecharon y por desaprovecharlos se perdieron grandes oportunidades de avance. La historia social es un carro que anda a cámara lenta aunque vertiginosos avances en lo terno hagan creer otra cosa. No es seguro que ese carro llegue a alguna parte, tal vez su destino sea desaparecer desmostándose a trozos por las adversidades del camino. (El fin de la historia de hecho ha sido una de las tesis mas discutidas de los últimos tiempos.)
    Si -en las Españas- la década de los 70 fue la del desencanto, la de los 80 fue la exhausta y la de los 90 la vacía (generalizaciones, como todas, injustas ya que el declive de los movimientos sociales no impidió las excelencias en otros campos como los artísticos). Las gentes tuvieron que pensárselo mucho para actuar, tanto que tuvieron que nacer nuevas gentes para copar las calles y empezar a ocupar sus mentes, a decir todo eso que habían perdido el miedo y que eran la mayoría. Muy bien, llevamos años con la cantinela de que hemos perdido el miedo y que somos la mayoría (ambos parámetro siempre revisables y discutibles para cada situación concreta) ¿y qué? Las cosas no están cambiando. Como país seguimos teniendo más déficit y deuda pública (está directamente heredada por la deuda bancaria, es decir por sus desfalcos) y como individuos seguimos deshojando nuestras margaritas blancas preguntándonos si tendremos tiempo biográfico para que un sistema alternativo nos deje ser personas de pleno derecho.
    La cosa pinta cruda, tanto más cuanto más sube el numero de la izquierda de los dos dígitos de la cifra de edad. Una aprende a pensar y a escribir desde el doble discurso ineludible: de un lado hay que defensor una perspectiva social de futuro, de otro una sabe que ya no lo vivirá porque no hay tiempo previsible para que se instaure.
    La condición sine qua non para las grandes transformaciones es tener poder, pero alcanzarlo dentro de las enormes dificultades que conlleva no es el reto mayor sino manejarlo debidamente para que sirva para constituir otro panorama humano.
    Es posible que las próximas elecciones, dado el descrédito de la casta política en general y de los partidos como fórmulas de lucha política, aparezcan candidaturas más creíbles, eso no obstante no saldrá del marco tópico del intervencionismo institucional. En cuanto nuevas figuras políticas extra partidistas alcancen el hemiciclo seguiremos atentamente sus juegos de palabras, pero ya desde ahora podemos apostar que esa seguirá sin ser la vía de la transformación o en todo caso no la que urgentemente se necesita.
    Eso nos coloca ante un dilema: la urgencia no anda con pamplinas buscando consensos, es imperativa e impositiva, unilateral y dominativa. Los golpes de estado, sea con la razón histórica o sea sin ella (mero punto de vista subjetivista según cada quien) siguen siendo vistos por las mayorías como precipitados y que no se les tiene en cuenta por muy bien intencionados que sean. Tradicionalmente las izquierdas se equivocaron al emular las formas de las derechas. ¿que diferencia hubo entre el llamado social fascismo y el nacional fascismo en su momento? Sí, diferencias territoriales y de políticas interiores y exteriores, pero ninguna con respecto al dominio y sojuzgamiento de unas minorías de poder sobre mayorías sometidas. Para la historia y sobre todo para la gente sería absolutamente irrelevante que el tal social fascismo hablara en nombre del pueblo y el nacionalsocialismo lo hiciera en nombre de la raza.
    Sin conciencia organizativo-social clara ninguna toma de la Moncloa llegará mas allá del valor de un episodio fílmico. La intervención social de éxito no se hace/hará con las armas sino con las letras.

  2. Josep Fontana pone por futurible la belicosidad indispensable de las independencias. Espero que no se cumpla. Con o sin guerra para declararla los estados independientes perpetúan factores desagradables de aquellos otros estados de los que se han independizado. Ese sí es el gran problema. Seria muy penoso morir por una bandera que como icono tampoco es un programa garantista de una sociedad mejor. Una Catalunya independiente seguirá siendo al menos al principio tan capitalista como la que es actualmente dentro de la marca España. Lo mismo le pasaría a otras nacionalidades históricas que se independizaran tal como les pasó a las que se desgajaron de la URSS, de Checoslovaquia o de Yugoslavia. Por otra parte el nacionalismo socialista combina en si mismo términos antitéticos y actualmente no tiene la menor prédica. En lo que sí concuerdo completamente con Fontana es que la crisis de ahora a todas evidencias estructural se inició en los 70 mostrando un mundo capitalista nada compacto y que este sistema está preparado para el estallido social. Llegado el momento no hay que dudar que los cañones apuntarían a la población civil y se reasumiría por ese sistema una mortandad mas o menos alta de ciudadanía, suficiente como para que el movimiento insurreccional quedara paralizado durante otra generación entera. En caso extremo el sistema no permitirá una autoorganizacion generalizada con principios socialista cueste lo que cueste sin que tema para nada al descrédito internacional (referencia esta totalmente fuera de lugar ¿es que queda algún país acreditado en el mundo?)

  3. La mejor y más eficaz arma que siempre han tenido los oprimidos para terminar con los tiranos ha sido su consciencia de saber que tiene la razón. La fuerza de la razón, y la moral de vencer. Tiranos han existido en la historia de la humanidad, siempre han existido, y siempre han sido derrotados por la razón y el tesón de los oprimidos. Si no hubiese sido así, aun existiría la esclavitud y el subdesarrollo humano. No hay enemigos invencibles frente a quien tiene la razón y la determinación de vencerlos. Todas las demás teorías son engañiflas del enemigo

  4. TODAVÍA, LA GUERRA DE GUERRILLAS, ES LO MAS EFECTIVO QUE HAY FRENTE A LOS PODEROSOS, AUNQUE MUCHOS NO LO CREAN. Y SI NO, QUE SE LO PREGUNTEN A LOS ALEMANES, CON LA RESISTENCIA FRANCESA, A LOS ESPAÑOLES CON LA DE CUBA, O A LOS AMERICANOS, CON LA DE VIETNAM. EN ARAGÓN, EN TRES CAMINOS, CERCA DE TORRECIUDAD, LA FORTALEZA DEL OPUS DEI, DE FRENTE, SE VE UNA MOMTAÑA, QUE LA LLAMAN LA PEÑA MONTAÑESA, QUE ERA DONDE ESTABAN LOS MAQUIS ESPAÑOLES, QUE ATACABAN A BASE DE BIEN, Y NUNCA LOS LOCALIZARON. EN LA MANIGUA CUBANA, LOS “INSUIRRECTOS”, NOS FREÍAN, CON SU GUERRA DE GUERRILLAS, PUES LOS ESPAÑOLES, NO CONOCÍAN LA MANIGUA, Y NOS COGÍAN CÓMO QUERÍAN. HACÍAN UNA BOLSA, Y NOS CAZABAN CÓMO RATONES; Y EN VIETNAM LOS AMERICANOS, NO PUDIERON SOMETER A LOS VIETNAMITAS, QUE SABÍAN TODOS LOS ESCONDRIJOS, DE SU SELVA, Y NI CON EL NAPALM, PUDIERON CON EWLLOS. ÉSTOS NO ERAN LOS INDIOS KIOWAS. Y TUVIEROS QUE LARGARSE DE ALLÍ, CON SUS HELICÓPTEROS Y SU MALA LECHE. EL TERRENO, FUE EL ALIADO DE LOS OPRIMIDOS. Y ESTOY DE ACUERDO TOTAL, CON ESTE SEÑOR. YO VENGO ADVIRTIENDO, QUE NO LOS DEJEN PREPARARSE. YA VEREMOS, QUE PASA, CON ESTOS GOLPISTAS SIN DISPAROS……DE MOMENTO. ABRAZOS.

  5. Economía Basada en Recursos = Fin de trayectoria de desigualdad y proceso evolutivo que nos lleva a la igualdad.

    Claro que existen alternativas… otra cosa es que no se quiera informar o se deseche rápidamente, ya que no interesa o simplemente tienes tan asimilado el actual sistema que sin estudiar la propuesta, la descartes.

  6. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO, CON LO DICHO POR JOSEP FONTANA. HAY COSAS QUE SE VEN VENIR, Y YO, ESTOY VIENDO LA TRAYECTORIA QUE LLEVA ESTE ASUNTO TAN ESPINOSO, QUE NOS ATAÑE A TODOS, PERO SOBRE TODO A LA GENERACIÓN ACTUAL Y A LAS VENIDERAS YO ESTOY VIENDO CÓMO SE PREPARA ESTA GUERRA, CONTRA EL OBRERO Y LA NACIÓN, CÓMO VEO ABSURDO EN ESTOS MOMENTOS, EN QUE NO HAY UN EURO PARA NADA PÚBLICO, Y CÓMO SE CARGAN DÍA A DÍA, TODOS NUESTROS DERECHOS FUNDAMENTALES, DE LOS TRABAJADORES DE UNA NACIÓN. SÉ, QUE NO ES EL MOMENTO DE VICTIMISMO, NI INDEPENDENCIA, DE NINGUNA COMUNIDAD, PUES ESA COMUNIDAD ESTA A CERO, PARA HACER ACUERDOS NI NEGOCIOS CON OTRAS NACIONES EUROPEAS BOYANTES, CON LO QUE TIENEN, NI CON EL PARO DE SU GENTE, SU ESCASEZ DE MEDIOS, POR FALTA DE DOINERO PARA PAGAR A SU GENTE, A COMPETIR CON OTRAS NACIONES, CON CORRUPCIÓN CÓMO LA DE PUJOL FERRUSOLA, Y PALIZAS A LA GENTE OBRERA QUE PROTESTA, POR QUITARLA TODAS LAS OPORTUNIDADES DE PROTESTA, A BASE DE POLICÍA A BASE DE GOLPES Y BOLAZOS CÓMO MADRID, RECORTES A MANTAS, SERVICIOS PÚBLICOS NULOS EDUCACIÓN Y SANIDAD, POR LAS NUBES, FUGA DE CEREBROOS, Y OTRAS COSILLAS SIN IMPORTANCIA. SI NO HAY UNIÓN, LUEGO TENDRÁN QUE TRABAJAR PARA OTROS NEGREROS, QUE NO TENDRÁN DULZURA EN EL TRATO CON ÉLLOS. Y TODO ESTO, SIN HABLAR, DEL EJÉRCITO, QUE SIEMPRE FUE CASI TODO, DE DERECHAS, Y NO VA A MOVER UN DEDO, POR EL PUEBLO. DESPUÉS, ESTÁ, EL RESPETO A LAS URNAS QUE ESTAMOS DEMOSTRANDO LOS OPRIMIDOS DE AHORA, CUANDO EN EL 1936, EL EJÉRCITO, PLANEÓ SU OPERACIÓN “DRAGÓN RÁPIDE”, A PESAR DE LO QUE SE DECIDIÓ EN LAS URNAS, A FAVOR DE LA REPÚBLICA. SE PÀSÓ TODO POR EL FORRO, SE `REPARÓ A FONDO, Y BUSCÓ ALIADOS INMEJORABLES, PARA APLASTAR A LAS URNAS, Y A LOS QUE FIRMARON, PARA QUE VENCIESE LA REPÚBLICA. Y ESE LEVANTAMIENTO, COSTÓ A ESPAÑA UN MILLÓN DE MUERTOS ENTRE HERMANOS, MAS LOS FUSILAMIENTOS, QUE DURANTE AÑOS, NO PARARON, PARA QUE ESPAÑA, FUESE “LA RESERVA ESPIRITUAL DE OCCIDENTE” OBEDECIENDO A TODO LO QUE TE IMPONÍAN, FUESE LO QUE FUESE, Y PASANDO UN HAMBRE SIN PARANGÓN, DURANTE TRECE AÑOS, Y OBEDECIENDO, MIENTRAS EL MARQUÉS DE VILLAVERDE, MATABA HACIÉNDOSE EL CARDIÓLOGO FAMOSO, CON COMPLEJO DE BARNARD, HASTA A SU SUEGRO. Y LA OPBEDIENCIA TOTAL AL EJÉRCITO, A FALANGE, REQUETÉS, Y FUERZA NUEVA. DPOÑA CARMEN, SAQUEANDO JOYERÍAS CON SU AMIGA LA MARQUESA HUÉTOR DE SANTILLÁN, Y LA IGLESIA CÓMO SIEMPRE, MANDANDO EN TODO , Y OBLIGÁNDOTE A SEGUIR EL JUEGO, DE SIEMPRE. LA OBEDIENCIA CIEGA,QUE JUNTO A LA CENSURA, TE OBLIGABAN A LLEVAR CUBIERTO TODO EL CUERPO CASI HASTA ABAJO EN LA IGLESIA,Y CON VELO CÓMO EN AFGANISTAN, AUNQUE HICIESE UN CALOR Y SEQUÍA, DE CUARENTA GRADOS. CHICOS, YO YA SOY MUY MAYOR PARA CALLARME, Y NO ME CALLARÉ. YA LO HICE ANTES. AHORA SÓLO OS ADVIERTOP, PARA QUE SI PODEIS, NO DEIS LUGAR A QUE OS APLASTEN, CÓMO HICIERON CON NOSOTROS. Y PRECISAMENTE, ES LO QUE ESTÁN TRATANDO DE HACER. APUÑALARNOS POR LA ESPALDA, SIN RESPETO A NUESTROS DERECHOS, MIENTRAS ÉLLOS SE FORRAN. NO DIGO MÁS. YA LO ESTAIS NOTANDO.TODO ESTÁ EN LOS LIBROS. LEEDLOS. UN ABRAZO.

  7. No tengo claro que la disgregación, la actuación en pequeños grupos (el equivalente a la guerra de guerrillas) sea tan ineficaz. A medio plazo está generando “activistas” y además es difícil de sostener un sistema donde el sistema de producción y de compra de servicios se debilita cada vez más al adelgazar a las clases medias que no pueden comprar para que se siga así produciendo. Creo que hay algo que se nos escapa y no tengo claro qué. Sin embargo si pienso que las estrategias colectivas de pequeños grupos pueden ser mucho más eficaz de lo que nos pensamos.

  8. “Mientras vayan a la Puerta del Sol o la plaza de Catalunya y sus padres voten al PP o a CiU, no hay nada que hacer…” parece mentira que alguien que critica al sistema y pide mas democracia no acepte que haya gente que vote a este o aquel partido politico como lo que él votara fuera la solución. Que asco la gente que va de democratica y no acepta la participacion de algunos partidos o ideologias… se contradicen con sus propias palabras

  9. ,Con estas teorías pesimistas solo se consigue afianzar el SISTEMA, que no lo nombra en ningún momento, lo que nos tiene que hacer sospechar de que se trata de un articulo con intenciones de desmoralizar a la gente .Es el Sistema de explotación capitalista, su motor el lucro desenfrenado por la ganancia a cualquier costo, el causante del desastre que la sociedad sufre. Los oligarcas son más ricos que nunca, y los trabajadores más pobres y castigados que nunca. No es por casualidad, hasta un tonto sin haber sido alienado, se daría cuenta.
    Y ese fatalismo que nos quiere inducir cuando se refiere a los “malos” del Sistema sin nombrarlo “Lo que pasa es que este está bien preparado para evitarlo. Tiene unos recursos crecientes de información y capacidad para atacar y desmontar el tipo de protesta que se puede producir.” Nos trasmite, son fuertes por lo tanto no te muevas. Las revoluciones siempre han dispuesto de un arma muy superior a las de sus enemigos, su conciencia de clase, de ser mayoría, y de tener razón, Conciencia y moral eso es un potencial que esta siempre ahí solo se necesita despertarlo y activarlo

    1. Amigo Beniezu, no creo ser sospechoso de trabajar para el sistema, y pienso exactamente lo mismo que Josep Fontana.

      Lo tenemos jodido por no haber reaccionado hace 15 o 20 años. Hoy, si logramos ponernos en harina, tendremos alguna mínima posibilidad por la vía del frente social que abarque calle e instituciones. Pero no pidamos milagros cuando el daño ya está hecho, y sigue sin haber, siquiera, conciencia de clase.

    2. Amigo Beniezu, tu puedes pensar que el mundo es color de rosa y que la Virgen del Rocio lo va a arreglar todo, pero si te das una vuelta por tu ciudad o provincia, veras de una manera inequívoca, que para nuestra desgracia, el articulo de J. Fontana, es palpable en el 99 por % de los ciudadanos (o súbditos, que es más apropiado el llamarnos).

  10. Vaya, Paco… te has adelantado por un poco… menos mal que lo he visto a tiempo, lo pensaba colgar en el Foro… 😀

Deja un comentario