¿A qué se está jugando en Europa?

396

Paco Bello | Iniciativa Debate | 27/03/2013

Hoy que tengo un momento, voy a intentar poner en orden toda la información que tengo amontonada en el cajón de sastre. Para ello nunca ha existido mejor forma que escribir, borrar, corregir, volver a escribir, y al final quedarte casi como estabas en un principio. Pero ya he dicho que tengo algo de tiempo para perder, así que allá vamos.

El que más y el que menos debe estar confundido tras el “caso Chipre”, las posteriores declaraciones del presidente del Eurogrupo, y más tarde las de la Comisión Europea dejando claro que no hay tal “caso” sino que este modelo basado en cobrar las deudas directamente de depositantes, bonistas y accionistas, ha llegado para quedarse.

No deja de resultar chocante que estos mandamases adopten ahora semejante fórmula, cuando en todo el tiempo que llevamos de crisis estafa no han mirado pelo a la hora de socializar las pérdidas deudas de las entidades privadas.

Visto desde esa perspectiva, y entiéndase la comparación; no puede dejar de valorarse esta nueva postura como algo bastante más justo que lo anteriormente hecho, por mucho que evidentemente tampoco lo sea, y por mucho que finalmente se haya incluido en el bocado a los primeros que debieron ser propuestos (accionistas y bonistas). Pero repito, haciendo un ejercicio de ceguera selectiva, es menos injusto robar a los que tienen algún tipo de relación con las entidades privadas afectadas, que robar a todos en forma de rescates, con recortes de derechos y prestaciones, privatizaciones, e imposición de fiscalidades injustas, porque al menos ya se sigue algún criterio preferente.

Si no fuera porque ya conocemos el paño, diríamos que estas personalidades están en proceso de humanización, y que a este ritmo en un par de generaciones estarán curados. Pero no nos engañemos. Se trata simplemente de que ya no se puede cargar a los estados con más deuda, porque estos ya no pueden hacerle frente. Y en esta operación de expolio hay que seguir dando pasos. Y ese será el siguiente, pero sin deshacer lo previo, por supuesto.

Alemania, Holanda, y sus países satélite, están actuando como apisonadoras. Y son apisonadoras inteligentes. Pongamos un ejemplo muy sencillo para entender el porqué. Supongamos que eres un ahorrador español, italiano, griego, portugués, etc. Supongamos que has oído lo de Chipre, y has escuchado lo que tienen previsto ahora para el resto. ¿Mantienes tus ahorros en el banco de siempre? ¿O mejor buscas seguridad? Bien, es bastante normal que sea lo segundo. ¿Qué bancos no corren peligro y son accesibles? ¡Exacto! Los de los países que mandan.

Parece que con la actual fuga de depósitos no había suficiente, y esto alentará a acelerar el proceso. Todo el dinero “de verdad” viajará a otras latitudes. Y si todo va bien, puede que con la simple amenaza ni haya necesidad de proceder a esas quitas, porque en poco tiempo ya no habrá nada que coger.

Esta teoría coyuntural tiene poca discusión. Pero… siempre hay un pero. Estamos olvidando los factores fundamentales para que esta absurda fórmula tenga alguna lógica y esté siendo inexplicablemente viable.

Primero. El eludido origen de todo este galimatías. ¿Por qué se sigue sin forzar la asunción de responsabilidades de las entidades que sin previsión prestaron, se supone, sin garantías de excepción? Y estamos hablando de los bancos del norte (destino de todo el dinero que se está tomando de la periferia europea por cualquiera de las fórmulas ya adoptadas o por adoptar). Segundo, el factor gobierno y las soberanías. ¿Por qué aceptan los dirigentes de los países condenados a la muerte económica los dictados de sus asesinos? Tercero, el poder del dinero y la respuesta previsible. ¿Qué contraprestaciones reciben los gigantes de las finanzas del sur, que verán indudablemente afectadas, sino quebradas, las cuentas de sus entidades? Cuarto, la desvirtuación del sistema. ¿Por qué despertar a la población sobre el verdadero carácter de negocio de riesgo de la banca privada, y con ello de todo el sistema económico, afectando incluso a depositantes?

Y aquí es donde se nos escapa el diagnóstico, y solo podemos dar paso a las conjeturas.

Se ha comentado muchas veces que toda esta crisis no dejaba de ser una lucha en las alturas de la que las mayorías no eran sino un útil y daños colaterales al mismo tiempo. Pero no tiene demasiado sentido creer que las grandes fortunas afectadas se fueran a quedar mirando si son agraviadas. Son ellos los que controlan los gobiernos locales y en última instancia, si no son obedecidos por ser finalmente poderes de segunda línea, pueden provocar auténticos cismas con impredecibles consecuencias. Por si esto fuera poco, además, el perro no come perro.

También se viene hablando de la incompetencia de los miembros visibles de las instituciones nacionales y supranacionales. Pero ese razonamiento supera con mucho lo ridículo cuando esas instituciones cuentan con enormes departamentos repletos de dotados y especializados cerebros dedicados a dar forma a sus pretensiones (tendemos a recordar que la especie humana fabrica microprocesadores con cientos de millones de transistores por cm², experimenta con el ADN, construye infraestructuras que desafían a la imaginación, y olvidamos que existen disciplinas académicas científicas orientadas casi en exclusiva al conocimiento del individuo en sociedad y a la sociedad misma).

Lo más sencillo en estos casos es aplicar la fórmula lógica del detectivesco personaje de Conan Doyle: “When you have eliminated all which is impossible, then whatever remains, however improbable, must be the truth.” (cuando hayas eliminado todo lo imposible, aquello que quede, aunque parezca improbable, debe ser la verdad), y complementarlo con un más sufrido Qui prodest (¿quién se beneficia?).

Puede que no sea la verdad, pero todo lo que está ocurriendo indica desde la realidad de los hechos, que por los motivos que fuere, desde ciertas potestades se ha decidido concentrar el poder en unos pocos países que dictan el destino del resto. Y esto se está haciendo con la imprescindible connivencia de gobiernos otrora más o menos soberanos y en contra de su propia población. Parece que por el momento los únicos beneficiados son ese puñado de gobiernos y bancos de los países que están marcando unas condiciones contrarias a toda lógica solidaria y positiva para el conjunto de la sociedad. Y parece que, pese a lo ya sufrido, vista la tendencia, esto no ha hecho más que empezar.

Podemos plantear cuantas hipótesis descabelladas (o no) se nos ocurran. Desde la recuperación del plan de desequilibrados dictadores, a los maquiavélicos esquemas de etnias religiosas, pasando por el contubernio que desvelaba al personajillo de infausto recuerdo, y acabando por el despiadado interés de una casta de egoístas. Pero ¿qué más da lo que alguien tenga en mente, cuando para desbaratar esos planes, si existieran como tales, solo es necesario que un gobierno soberano se niegue a seguirlos? Al final esto es así de simple. Si me pides que haga algo contra alguien por medio de la coacción, y yo me niego, se acabó el problema para ese alguien. Y si aún así estás empeñado en que se haga, vas a tener que venir tú a hacerlo, y ese será el momento de resolver la situación, para bien o para mal.

¿Dónde está ese gobierno dispuesto a negarse a cumplir órdenes? Pues aquí desde luego no, pero gusten más o menos, y siendo seguro mejorables, en Latinoamérica hay unos cuantos, en Europa también hay algún ejemplo, así como igualmente existen en Asia. Por tanto volvemos a lo de siempre: la responsabilidad es nuestra porque son los pueblos, lo asuman o no, los dueños de sus destinos.

Hay mucho por ver, pero lo más importante será comprobar si sabremos romper con la historia o en realidad continuamos siendo un proyecto inacabado.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

    • Sí he tenido tiempo, Marc. Muy bueno. Da para hacer unos cuantos resúmenes.

      Habrá que dosificarlo, pero la primera parte ya está en “Economía”.

      Gracias por la información, y otro abrazo para ti, camarada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here