Holanda. El gran paraíso fiscal

4736

Holanda. El gran paraíso fiscal

Varios | Iniciativa Debate | 28/03/2013

El 90% de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex-35 tiene constituidas sociedades en Holanda. Según la clasificación de la revista Fortune, en ese país tiene su sede el 40% de las 550 mayores empresas de Estados Unidos, 245 multinacionales japonesas y 2.485 europeas.

Holanda (países bajos)
El Reino de los Países Bajos, llamado generalmente Holanda está situado al oeste de Alemania y al norte de Bélgica, a lo largo de la costa del Mar del Norte. Su población es de aproximadamente 15.000.000 de habitantes.
Es uno de los países más estables de Europa, miembro de la Unión Europea. El idioma oficial es el holandés, pero tanto el inglés, como el alemán y el francés son ampliamente hablados y utilizados.

No puede ser considerado de ninguna manera un centro financiero offshore. De hecho, los impuestos societarios son altos: 34,5% sobre la renta mundial. Sin embargo, algunas exenciones, sumadas a una extensa red de convenios de doble imposición, brindan oportunidades extraordinarias para utilizar sociedades holandesas en la estructuración de transacciones financieras internacionales, especialmente como sociedades holding.

Holanda ofrece las siguientes formas jurídicas para que las empresas puedan establecerse:
Naamloze Vennootschap (N.V.) : Para estar debidamente constituida, una N.V. necesita por lo menos un administrador (director) que debe ser una persona física y debe ser residente en el país. Se requiere como mínimo un accionista y el capital social para constituirla es de 45.000€. Tanto los datos de administrador y accionistas aparecen en el registro público. Esta sociedad puede emitir acciones al portador y puede transferir acciones libremente.

Besloten Vennootschap met beperkte aansprakelijkheid (B.V.) -: Para estar debidamente constituida, una B.V. necesita por lo menos un administrador (director) que debe ser una persona física y debe ser residente en el país. Se requiere como mínimo un accionista y el capital social para constituirla es de 18.000€. Tanto los datos de administrador y accionistas aparecen en el registro público. Esta sociedad no puede emitir acciones al portador, sólo nominativas. Tampoco puede transferir acciones libremente.
Las sociedades en Holanda tienen obligación de presentar informes anuales, contabilidad y declaraciones de impuestos.
Cabe destacar que Holanda cuenta con el llamado privilegio de filiación. Dicha ventaja fiscal para las sociedades holding consiste, simplemente, en que no tributan nada, no pagan un florín por los dividendos y ganancias que les reporten sus filiales. (siempre que se tenga una participación mínima en la filial del 5%)

Para montar un holding basta con registrarla y tener una sede. El otro atractivo fiscal que aprovechan las multinacionales es muy similar al privilegio de filiación, pero se aplica a cualquier tipo de empresas, sin necesidad de que sea un holding. Además, Holanda es el país con mayor número de tratados para evitar la doble imposición fiscal de los beneficios empresariales. En virtud de un tratado de esta clase, las empresas con operaciones en un país extranjero eluden pagar dos veces los impuestos (cuando declaran por los beneficios de su filial, y al consolidar dicha ganancia en las cuentas de la matriz), como ocurre en la mayoría de los países.

El 90% de las empresas que cotizan en el selectivo Ibex-35 tiene constituidas sociedades en Holanda. Según la clasificación de la revista Fortune, en ese país tiene su sede el 40% de las 550 mayores empresas de Estados Unidos, 245 multinacionales japonesas y 2.485 europeas. A los norteamericanos se les permite establecerse con la misma legislación fiscal y laboral que tienen en su país, por un tiempo de cinco años y, por lo tanto, podrían tener sus filiales o fábricas trabajando 24 horas al día o aplicar el despido libre a sus trabajadores.
Además, Holanda, no exige ningún tipo de licencia para vender o comprar productos en el país y, el 77% de la población domina un idioma aparte del propio, y el 44% habla tres lenguas.

En idiomas Vemos varios vídeos de que la estratificación de la población nueva y con gran capital, aleja y crea nuevos problemas sociales.

Fuente: http://www.economiaactiva.es/mod/forum/discuss.php?d=49

———-

Conclusiones de los IX Encuentros Tributarios organizados por la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado.

V. – La opacidad. Los paraísos fiscales

Todos estas medidas antiabuso se basan de una forma u otra en el conocimiento de quién controla las diversas sociedades. En consecuencia, para aplicar estas medidas es imprescindible la cooperación internacional.

En la medida en que las sociedades patrimoniales extranjeras estén controladas por sociedades radicadas en Paraísos Fiscales, no será posible conocer la identidad real de las personas que, en última instancia, controlan los patrimonios. Si además, el país correspondiente ha firmado convenios de doble imposición con estos paraísos fiscales, que permiten distribuir dividendos sin ninguna penalización fiscal, entonces el problema puede ser aún más grave, ya que nos encontramos ante estructuras opacas y de baja o casi nula tributación.

Por ejemplo, Holanda tiene Convenios de Doble Imposición con Aruba, Antillas Holandesas y Barbados34. Según los dos últimos convenios, la distribución de beneficios de una sociedad holandesa a una sociedad Antillana o de Barbados, llega exenta de impuestos a estos dos paraísos fiscales. La estructura Holanda-Antillas se conoce popularmente como “Sándwich holandés” y, sin embargo, se considera cara frente a la alternativa de Barbados, ya que en Antillas se paga un 1,7% sobre los beneficios.

Una vez situado el dinero en un Paraíso Fiscal, no existe control sobre el mismo, con lo que en ocasiones ha terminado en cuentas corrientes a nombre de personas físicas y en países, por supuesto, con secreto bancario.

VI.- Conclusión

La fiscalidad de los grandes patrimonios plantea problemas complejos. Para la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) la situación actual es insatisfactoria, no ya porque la carga fiscal sea escasa sino porque a menudo no son impuestos españoles, y los capitales no se invierten en la economía productiva.

Ante esta situación, evidentemente son necesarias medidas legislativas. En este sentido, la reforma de la Transparencia Fiscal Internacional en 2008 es un paso en la dirección correcta, aunque se echa de menos, la necesaria reforma de la subcapitalización y de la deducibilidad de intereses, como han hecho otros países europeos. En cualquier caso, es imprescindible completar la nueva regulación de la Transparencia Fiscal Internacional con la necesaria reforma del artículo 91 de la Ley del IRPF. Como es obvio, también es necesaria una mayor cooperación internacional con dos objetivos:

  • Luchar contra los regímenes fiscales perniciosos y que suponen una competencia desleal.
  • Reducir la opacidad de los territorios no cooperativos (fundamentalmente paraísos fiscales).

Sin embargo, estos problemas no deben hacernos olvidar que, incluso con la actual situación normativa y de cooperación internacional, la Agencia Tributaria debería ser más eficaz en la lucha contra la evasión fiscal asociada a los grandes patrimonios. Para ello, es necesario dedicar más medios a esta tarea. Así, la Administración Obama ha decidido recientemente incrementar sustancialmente los medios personales y materiales del IRS para luchar contra el fraude internacional y los Paraísos Fiscales, frente a la reducción de presupuestos y personal de la AEAT este año.

Además, IHE considera imprescindible que existan unidades especializadas en el control de este tipo de contribuyentes y de las empresas relacionadas con los mismos, lo mismo que existe una Delegación especializada en el control de las Grandes Empresas, ya que no se inspecciona o audita igual a una empresa del IBEX-35 que a un pequeño taller de la esquina. Por las mismas razones, no se puede controlar fiscalmente igual a un pequeño empresario o profesional, que a una de los grandes empresarios de la lista de “Fortune 500”. Este tipo de unidades se han creado en otros países avanzados como en Francia o Australia, con buenos resultados.

Dentro de lo anterior, es necesario para el control de estos contribuyentes disponer de información censal. En este sentido, para este pequeño colectivo de grandes contribuyentes, debería introducirse la solicitud de información sobre empresas y actividades realizadas, por vía de declaración o de requerimiento de información. A veces, la Agencia Tributaria no dispone de información, no porque se le haya ocultado, sino simplemente porque no la ha solicitado.

Por otra parte, en los casos de ocultación más grave, como es la utilización de Paraísos Fiscales, testaferros profesionales… debería endurecerse la respuesta penal actualmente existente. En la situación actual, las cantidades defraudadas pueden ser muy importantes y las posibilidades de detección escasas. Ante esta situación, es necesario que las penas sean suficientemente severas y efectivas para desincentivar este tipo de comportamiento insolidario.

Por último, sólo en este entorno de una mayor eficacia y severidad podría plantearse la cuestión del tratamiento a dar a las regularizaciones de patrimonios ocultos al Fisco. En opinión de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) debe garantizarse, en todo caso, la aplicación de las normas defraudadas, y la imposición de sanciones y recargos tributarios, sin que sean admisibles las amnistías fiscales y las “tributaciones favorables garantizadas”.

Francisco de la Torre Díaz.
Secretario y Portavoz de Inspectores de Hacienda del Estado.

Fuente: http://noticias.juridicas.com/articulos/35-Derecho%20Fiscal,%20Financiero%20y%20Tributario/200905-42569875632145.html

———-

Y un poco de “locura” con Max Keiser:

[iframe]<iframe width=”540″ height=”315″ src=”http://www.youtube.com/embed/uk6CqpcTn_w” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>[/iframe]

Facebook

Directo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here