Estamos locos

Paco Bello | Iniciativa Debate | 04/04/2013

En Arabia Saudita aplican castigos como “seccionar” la columna vertebral a alguien que con 14 años apuñaló a su mejor amigo (quién sabe el porqué) en base a un religioso “ojo por ojo” convertido en Ley.

¿Alguien puede imaginar qué frialdad y alienación es necesaria para convertir una enajenación transitoria en pena redactada y ejecutada? ¿Alguien imagina ser el cirujano que frente al cuerpo de un paciente sedado e indefenso se aviene a mutilarlo por Ley? ¿Alguien puede entender que se siga siendo cómplice de semejante aberración?

Esto es un caso muy evidente de sumisión, pero hoy lo vivimos a diario en ámbitos sutiles, e incluso nos sorprendemos cuando alguien se atreve a contravenir el absurdo aceptado, como en el caso del juez Castro. Y yo no quiero seguir siendo parte de este mundo. Me viene grande, no lo entiendo: lo juro sin tener dioses. ¿Dónde coño vivo?

La persona más respetada de mi país (ese engendro virtual determinado por fronteras que no existen excepto en documentos de propiedad), y que seguramente es un tío estupendo en el trato directo circunstancial, es íntimo amigo de los que mantienen un sistema que aprueba este tipo de legislación porque recibe algo a cambio y porque hay unas líneas imaginarias que definen realidades a las que quitamos peso legítimo. Y los que gobiernan colaboran en guerras económicas y geoestratégicas en las que se desmiembra y destripa con bombas, balas, y decretos, a personas inocentes ya sean niños, hombres, mujeres, o ancianos. Y esto ocurre mientras lees estas líneas, aquí y allá.

Ya digo que me viene todo grande. Y puede que esté equivocado, pero me apetece irme al otro mundo antes que comprenderlo. ¿De qué vais? ¿Pero esto qué es? ¿Estáis todos los que lo aceptáis locos o qué cojones os pasa?

Se me agotan las fuerzas. Yo no nací para esto, y sé que muchas (muchísimas) otras personas tampoco. Y entretanto seguimos discutiendo por ideologías, que al final son ideologías de mierda a las que ponemos nombre para olvidar lo importante. A los que solo pensáis en vosotros mismos, vuestra seguridad conveniencia e interés: ¡que os den por el culo, canallas!

No hay etiquetas, no hay normas escritas. Hay humanidad, hay solidaridad, hay empatía, hay cordura, hay cariño, hay olvido. Y todo lo otro sobra, por muy sesudo y atractivo que parezca.

Ni reyes, ni clases, ni autoridades. Sensatez, respeto, igualdad, amor, y si no se siente: solo un poco de lógica, solo un poco de ternura. Esta vida es muy corta para ser cobarde. Mañana ya no estarás, carpe diem (pero de verdad, sin condicionantes: en plenitud y para ti mirando a los demás) con esa bendita integridad que te hace persona.

Otro mundo es posible. Pero para que llegue debemos empezar a olvidarlo, y empezar a sentirlo.

14 comentarios sobre “Estamos locos

  1. Querido amigo Paco -y me atrevo a llamarte amigo aún sin conocerte personalmente-, siempre que te leo me sorprendo de la capacidad que tienes para plasmar exactamente lo que siento, el desconcierto y la rabia, las ilusiones y los ideales de un mundo diferente, confío que incluso mejor.
    Y no se si es por autocomplacencia o por aquello de que “el que no se consuela es porque no quiere”, pero hace ya muchos años que dejé de creer en las revoluciones tal y como las hemos vivido históricamente, y a convencerme de que la única revolución válida, la que cala en la sociedad y la transforma, es la individual, la que todos debemos llevar a cabo en nuestro interior y que, aún sin pretenderlo, se transmite a los que nos rodean. Ahí tenemos el ejemplo del querido José Luis Sampedro que, seguramente sin pretenderlo, sin egos inútiles, con su honestidad y la brillantez de sus ideas, supo meterse en nuestros corazones y en nuestras mentes.
    Te veo brillante y a la vez con esa claridad y esa “simpleza” que te hace cantar las verdades del barquero. No desfallezcas, no desfallezcamos, y sigamos rebeldes, críticos y sin complejos de reconocer incluso nuestras contradicciones y nuestras dudas.
    Ésto nos hace de verdad personas.
    Salud, compañero

    1. Lo he dicho muchas veces: los que por aquí coincidimos sí somos amigos, lleguemos a vernos o no (y hay que decir que muchos ya nos conocemos personalmente, pues es solo una cuestión de oportunidad, y siempre agradable).

      Me parece que dices algo importante: “y que, aún sin pretenderlo, se transmite a los que nos rodean”. Yo también lo creo, así como comparto el resto de tu reflexión. En lo que me toca… gracias, amigo.

      Y sí, sigamos. Y si puede ser, sin buscar más aprobación que la propia.

      Un fuerte abrazo.

  2. Paco, amigo, ¿Quien con un mínimo de sensibilidad, no pasa por esos momentos de crisis, por esos momentos en que nuestra capacidad de sufrimiento, se ve desbordada por las atrocidades que nos infligen diaria y continuadamente? Pero por suerte nos tenemos l@s un@s a l@s otr@s y eso, te lo debemos en gran parte a ti, que en su día nos diste un “punto de reunión” donde encontrarnos, donde sintonizar, donde contrastar pareceres, donde en fin, aprender el arte de la convivencia pacífica y donde hacernos amig@s, no por virtuales en muchos casos, menos verdaderos.
    Lo jodido amigo mío, es que una vez uno se ha metido en el “berenjenal”, ya se queda atrapado, irremisible y voluntariamente y de vez en cuando necesita “descargar la mochila” para seguir en el camino.
    Sé que no sirve de mucho, pero desde aquí te doy mi más entrañable y “úrsido” abrazo.

    1. Claro que sirve, amigo. Es cierto que si algo efectivo hemos logrado es lo que tú apuntas.

      Y sí somos amigos, o yo no me sentiría como me siento por nuestro querido Jero.

      Un úrsido y entrañable abrazo para ti también, Joan.

      1. Hola Paco, sería bueno conocer noticias sobre el estado de salud de Jero… espero que se esté recuperando. Puedes informarnos? Gracias.
        Saludos para todxs.

      2. En febrero sufrió un ictus cerebral, y por lo que me va informando una de sus hijas, el restablecimiento está siendo lento, pero progresivo.

        Sé que no lo está pasando bien, pero confío plenamente en su completa recuperación, porque este mundo no anda sobrado de personas como él.

        Esperemos tenerlo muy pronto por aquí, porque ahora disfrutará del movimiento que se intuye.

        Abrazos.

      3. No sabía nada Paco. Es que últimamente estoy un poco “raro” y aparezco menos de lo que quisiera por aquí; como dice mi sirena; estoy un poco ¡ploff!

        Jero amigo, aún que suene a frase hecha, te deseo de verdad un pronto y completo restablecimiento.
        ¡Un úrsido abrazo compañero!

    2. Ahora me entero. Me esta pasando como a Joan Anton, que ando un poco raro últimamente, ¿seran altibajos? no se, bueno el día 9 pasado me han infiltrado en la mano derecha, puede que sea por ver que pasa el tiempo y no hay manera, pero así me siento.
      Como deseo que mejore y leer sus palabras, espero que todo vaya bien y que pronto lo tengamos por estos lares.

      ¡Un AbraZO MUY FUERTE A TODOS Y EN ESPECIAL A JERO.!

  3. Tranquilo, Paco, tranquilo. No te exasperes. No te exijas demasiado. Debemos ser conscientes de nuestra capacidad. No podemos cambiar el Mundo sol@s. Sí podemos colaborar al cambio de una pequeña parte de él. Ésa es nuestra obligación como personas conscientes. Debemos intentar mantener la cabeza fría porque la situación en nuestra pequeña parte está al rojo vivo y va a ser necesario no perder la perspectiva. Te necesitamos, Paco, tranquilo. Y cuenta con nosotr@s.

  4. “Ni reyes, ni clases, ni autoridades. Sensatez, respeto, igualdad, amor, y si no se siente: solo un poco de lógica, solo un poco de ternura.”
    Eso es ideología, Paco, y no precisamente de mierda. No te deprimas.

    1. Sí es ideología, Mito, pero porque tiene etiqueta. De lo contrario es solo un sentimiento, contra el que no sería tan fácil embestir. Sí me deprimo, estamos muy mal, y aceptamos un mundo que amparado en la razón ha perdido la razón, y por eso pido volver al sentimiento: al sentimiento más profundo.

      Te entiendo, pero hace mucho tiempo que por mucho que lo intente no tengo “buenos días”. Un abrazo, y otro para María.

      1. Paco, amigo… alguien dijo que “la religión es el opio del pueblo”… cualquier creencia en un dios omnipotente tiene unas raíces que nacieron de la necesidad del hombre por entender su “sitio”, su “por qué”, en este mundo. Es ideología, porque el mismo hombre se ha aprovechado de sus propias necesidades de una manera mezquina y sus propias acciones han desembocado en una manipulación catastrófica… ¡cielos! es horrible vivir ese tipo de acciones, pero así de ciegos están esos creyentes que permiten esas salvajadas. Cada religión tiene su crueldad, porque es una manera de mantener a raya a sus seguidores.

        No te vengas abajo… no puedes… o sí puedes, y hasta debes, pero no te alejes demasiado… tu sabes que eres muy necesario para much@s. Llegará un día en que todas estas barbaridades formarán parte de una historia terrible que nadie aprobará.

        Un abrazo, amigo querido.

Deja un comentario