Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Grecia ha muerto

Pelayo Martín | La Idea | 28/03/2013

Silencio radio, término acuñado durante la Segunda Guerra Mundial, referido al cese total de las transmisiones. Aplicado al ámbito militar significa que no se permite comunicación alguna hasta nueva orden. El silencio de radio tiene como objetivo evitar la localización o alerta por parte del enemigo, impedir que las señales interfieran con las comunicaciones oficiales de una determinada misión, u operación de rescate.

Silencio, silencio absoluto… y que lo que no esconda el silencio… que lo esconda el ruido.

Grecia ya apenas ocupa espacio en los medios, de un tiempo a esta parte sus problemas apenas son un murmullo entre el estruendo de los papeles de Bárcenas, las faldas de Corina, los diferidos y los simulados… Grecia ya no existe, es solo un montón de cenizas bajo una gran cortina de humo.

Quizá sea pura prevención… quizá sea por nuestro bien, quizá sea que lo que fue Grecia se ha transformado en una inmensa bola de cristal, la que refleja con detalle nuestro porvenir… lo que está por llegar… y por eso ya no se habla de esos once millones de personas que no hace mucho parecían ser el centro de la economía mundo, el epicentro de la gran quiebra occidental… quizá no sea por ninguna de esas razones, y sea porque ha comenzado la voladura controlada del mundo que conocimos.

Siento curiosidad por saber cómo harán para, llegado el momento, volver a conectarnos con aquél pozo de miseria, cuáles serán las palabras que justifiquen tan prolongada desconexión, su salida de las portadas de los grandes periódicos, cómo enlazarán la simple crisis con ese infierno en que se ha convertido Grecia.

Ya lo sé… nos dirán que todo ocurrió ayer… nos darán grasientas raciones de medias verdades y embalsamados enviados especiales… o simplemente callarán… es lo más probable.

Saltarán de la nada al holocausto, que eso siempre impacta en el telediario de las tres, y luego, poco a poco, irán administrando las imágenes más duras… los testimonios doblados con voz de tarado… y todo ligeramente desenfocado, los colores desvaídos  los rostros difuminados, con aspecto de catástrofe en un país muy, muy lejano, lejano y distinto… cuando distinto significa peor.

Lo que hoy ocurre en Grecia es muy fácil de entender… es que la crisis ya pasó… y han entrado en un indefinible estado de agonía, a medio camino entre la guerra civil y la postguerra.

El documento de rendición se llama  MEMORANDUM.

Allá por febrero de 2012, los parlamentarios griegos pusieron su firma en lo que no es más que una condena a muerte de todo un país. “Memorando de Entendimiento” (MOU en sus siglas en inglés), es la entrega sin condiciones de la soberanía de Grecia en manos de bancos y empresas extranjeras. Páginas y páginas en las que se diseña el paulatino y sistemático desmantelamiento del estado, la usurpación de sus recursos naturales, de sus industria, de lo más necesario para la supervivencia de los ciudadanos…

El edicto impone normas estrictas para todo, desde la reducción de gastos en medicamentos de vital necesidad a las “limitaciones impuestas a los minoristas en la venta de productos de categorías restringidas, como alimentos para bebés.”

En otro apartado exige un progresivo recorte del sueldo de los funcionarios y demás trabajadores del gobierno, descapitalización de los fondos de la seguridad social y pensiones, privatizaciones de activos de propiedad pública, y una consecuente reducción del PIB. Algunos de sus párrafos dicen así:

“El gobierno está comprometido a sacar a la venta las participaciones que aún mantiene en empresas propiedad del Estado, si es necesario, para alcanzar el objetivo de la privatización total. El control público será puramente testimonial y limitado solo a casos críticos…” 

“El gobierno no propondrá ni implementará medidas que infrinjan en modo alguno las normas del libre movimiento de capitales”.

“El gobierno griego debe revocar el derecho a huelga y a la negociación colectiva, derogar la legislación sobre el salario mínimo que socava la “competitividad de los costes” (ya se ha aplicado en cuatro ocasiones la ley marcial)

“El gobierno establecerá un mecanismo especial para revisar el tratamiento de determinados contenciosos judiciales (evasión de capitales), mecanismo que ha de incluir incluso la posibilidad de eliminar de los archivos judiciales ciertos casos en espera de ser juzgados”

Atenas permanece oculta bajo una espesa capa de humo, parte de ese humo proviene de las estufas de quienes ya no pueden pagar la factura de la luz, de quienes han arrasado los bosques que rodean la ciudad para conseguir madera gratis y no morir de frío durante este invierno… otra parte de ese humo procede de los edificios en llamas, edificios que ya no arden por ser atacados con cócteles molotov, sino con explosivos caseros.

En la Plaza de Exarchia, en el mismo centro de la capital, ya no existe nada que pueda recordar al lugar que fue en su día. El pequeño comercio ha desaparecido, traficantes de todo tipo se entremezclan con grupos de jóvenes ansiosos por dar con el responsable de su rabia y de su frustración, la mafia albanesa de la heroína se ha establecido definitivamente y campa a sus anchas, bandas de chiquillos la emprenden a golpes con todo aquél que tenga aspecto de inmigrante…

No muy lejos de la plaza, cientos de bolsas azules llenas de fruta son repartidas por miembros de “Amanecer Dorado” entre los paseantes (previa inscripción voluntaria en el partido)… ya ni siquiera se dejan ver por el barrio los lujosos descapotables cargados de chicos, chicas, y bolsos de Louis Vuitton, hijos de familias acomodadas ansiosos por “saborear la revolución”… la violencia ya dejó de ser contenida, casi al mismo tiempo que la miseria. Pintadas desmañadas cubren cada pared, muchas de ellas reivindican ataques a edificios públicos, otras prometen venganza por la muerte de Lambros Funtas, miembro del grupo armado “Lucha Revolucionaria”… un muro empapelado con carteles recordando la muerte de un quinceañero llamado Alexis Grigoropulos… más nombres… todos muertos a tiros durante enfrentamientos con la policía.

No solo Atenas ya no es Atenas… nada es como era en Grecia… todo se refleja en un espejo imperfecto que ya nadie llama crisis… todo se ha deformado hasta lo irreconocible. Coches negros con los cristales tintados llegan de cuando en cuando a las barriadas de inmigrantes para atropellarlos, incluso ante la complaciente mirada de la policía…

Las posibilidades de encontrar trabajo ya no son distintas entre jóvenes y adultos, todas se reducen a empleos por horas, a esporádicas reparaciones a domicilio, a cobrar en especias… a ganar cinco euros al día por ayudar en un taller o en una panadería, a conseguir algo de pan o chatarra que vender para pagar la gasolina del generador eléctrico… comprar champú, mantequilla, pilas para la radio… y poder escuchar las palabras de Yannis Stournaras (Ministro de economía Griego).

“Si abandonamos la austeridad no recibiremos el siguiente tramo del préstamo. Hemos establecido objetivos que tenemos que cumplir. Si no, perderemos la confianza que hemos empezado a reconstruir”

Los griegos se preguntan cuándo comenzó esta guerra que no han visto empezar, esta guerra sin trincheras, sin banderas y sin cartelones llamando a filas… esta guerra sin bombas, pero con tanta miseria como la que más… esta guerra sin noticias del frente.

Amnistía Internacional ha denunciado ante la Comisión de Derechos y Justicia de la UE en Bruselas el hecho de que se esté deteniendo a personas sin la asistencia de un abogado, que se las incomunique y se las torture… son de ver los groseros retoques de la fotografías tomadas a los detenidos para ocultar las señales de sus rostros.

Patrullas compuestas de policías y miembros de “Amanecer Dorado” patrullan las calles y dan caza a todo aquél con aspecto de ser inmigrante.

Ya son más que habituales los multitudinarios saqueos de los supermercados, ya nadie se extraña de la complicidad de los mismos empleados que facilitan  a los asaltantes el acceso a la comida y artículos de primera necesidad. Son varios los asaltos a sucursales bancarias en los que los atracadores han repartido el dinero entre los viandantes.

Cientos de pequeños empresarios agrícolas se niegan a cumplir la orden del gobierno de destruir sus productos y deciden distribuirlos gratuitamente por colegios y hospitales.

Casi un centenar de activistas armados con cócteles molotov atacaron una mina de oro y cobre situada al norte del país, una mina cuya explotación se ha cedido a una empresa canadiense… una mina de la que se esperan extraer más de 12.000 millones de euros solo en oro… una empresa que paga a al estado griego apenas 11 millones… una mina que está causando efectos desastrosos en la agricultura y la pesca de toda la zona.

La mitad de los griegos viven ya bajo lo que se considera índice de pobreza. El 9,5% de paro de antes del “rescate” se ha transformado en un 28%… hoy sólo uno de cada siete parados recibe algún tipo de subsidio… subsidios que oscilan entre un mínimo de 180 euros y un máximo de 468 euros… por un periodo nunca mayor de 12 meses. Los más afortunados… los pensionistas y los que aún conservan su trabajo, se han visto obligados a aceptar un recorte del 50% de sus ingresos… a renunciar a su derecho de estar asegurados.

En Grecia ya no existe ningún tipo de deducción fiscal para familias numerosas, en paro, o con miembros discapacitados… por el contrario, se han creado nuevos impuestos sobre la vivienda y las rentas del trabajo… las exenciones fiscales a las grandes multinacionales alcanzan en algunos casos el 60%… la carga impositiva sobre pequeñas y medianas empresas se ha incrementado en un 420%… y con ese dinero se rellena esos agujeros negros llamados “recapitalización bancaria” o “pago de la deuda”

El consumo de gasóleo para calefacción ha caído en más de un 75%… y aún así su precio se multiplicado por tres desde 2009. A pesar del frío intenso de este invierno, a pesar de que incluso la Corte Suprema ha declarado inconstitucional el corte de luz por impago, el gobierno ha cedido a las presiones de las grandes compañías energéticas y casi un tercio de los hogares no reciben suministro eléctrico desde hace meses.

El presupuesto sanitario ha quedado reducido a al mitad… el copago de las medicinas se ha doblado… una gran mayoría de los griegos ya no pueden pagar sus medicamentos… Los diabéticos no pueden costearse la insulina, el uso de antidepresivos y otros fármacos para prevenir el suicidio, están fuera del menú, las tasas de tuberculosis y VIH son altísimas. El Centro de Control de Enfermedades de la UE ha emitido un informe que avisa contra el más que probable rebrote de todo tipo de infecciones y enfermedades contagiosas… la asociación de médicos advierte del espectacular incremento de casos en los que bebés son llevados a los hospitales con graves problemas estomacales dado que los padres no pueden pagar los adecuados a su edad. A los hospitales ya llegan los que desesperados, tras muchos meses de exclusión social, presentan cuadros solo vistos en antiguos libros de medicina… un hombre con el 90% de su cuerpo corroído por la sarna… una mujer con un tumor de pecho del tamaño de una naranja, tan grande que ya asoma por la herida que se limpia con servilletas de bar… médicos y enfermeras que salen del dispensario para que el paciente no les vea llorar…

“Grecia debe salir, rápida y temporalmente del Euro, y aún a riesgo de la definitiva destrucción de su economía, su moneda habrá de ser devaluada en un 20/30%. La situación actual ha llegado a un punto tal de degradación que podría ser considerada como tragedia humanitaria, y por tanto, deberíamos empezar a barajar la hipótesis de pedir la intervención de la ONU”. 

Estas son las recomendaciones de un reciente informe presentado con urgencia ante el Consejo de Europa, el BCE, y la Oficina de Presupuestos y Hacienda de la UE. Está firmado por los más influyentes economistas de Alemania, entre ellos Hans Werner Sinn (asesor personal de Merkel).

Probablemente seguiremos escuchando palabras como “rescate” “ayuda” o “recuperación” durante mucho más tiempo… las palabras “genocidio”, “catástrofe humanitaria”, o “crímenes contra la humanidad” todavía tardarán en llegar… si es que llegan.

Alguna razón habrá para que ya nadie hable de Grecia… será por ocultarnos ese futuro que nos viene… será por no alterar esa falsa esperanza de que todo este infierno será para bien… o tal vez, sencillamente… porque Grecia no ha soportado tanta ayuda… porque Grecia ha muerto aplastada por el rescate… o quizá porque, bajo el silencio radio y tras la gran cortina de ruido,  Grecia ya no existe… y comienzan a surgir otras nuevas.

“La economía griega está acabada. La economía griega está en una tremenda depresión… No hay potencia, no hay fuerza dentro de la economía griega, ni hay fuerza dentro de la sociedad griega para evitarlo… Imagínense si estuviésemos en Ohio en el 1931 y preguntásemos: ¿Qué puede hacer la casta política de Ohio para conseguir sacar a Ohio de la Gran Depresión? Y la respuesta es “nada”.

16 Comments

  1. NEL
    NEL 21 abril, 2013

    ESto es el porvenir ofrecido por los dirigentes de la UE y en especial Alemania que espèra ver cumplido su sueño que lleva persiguiendo desde haca mas de un siglo.
    Merkel puede brindar con el resto de la troika mientras la miseria destruye los paises.

  2. Gustavo Gimenez
    Gustavo Gimenez 21 abril, 2013

    https://www.facebook.com/photo.php?v=243466492465802&set=vb.100004073587051&type=2&theater
    Rompamos el paradigma imperial · Detengamos el rescate de los bancos, a costa de la sangre de los pueblos.
    Al quedar al descubierto que “Chipre es el modelo que los financieros buscan para el mundo”, también quedó claro que estamos en un momento crítico, donde las cosas se mueven muy rápidamente y muchas personas se intimidan, pero hay que entender que en la historia, momentos como estos, son los que tienen las condiciones para poder hacer un cambio real, donde se puede romper con los paradigmas y crear algo realmente nuevo.

  3. nina
    nina 21 abril, 2013

    No se ha olvidado. El silencio está motivado por una “calmachicha” tensa. Los pueblos del sur de europa, ven con pánico, como nos quieren llevar a todos al mismo sitio; la mano de obra barata, la dependencia absoluta del BCE, o Alemania, para poder subsistir; como nos quieren convertir en su retiro para vacaciones, etc.
    En España, en concreto, la lucha no ha hecho más que empezar y poco a poco, vamos ganando terreno. De momento nos tienen miedo, y esperamos que alguien escuche, por fín, se lance a la batalla y diga a Merckel y Cia. “Hasta aquí, hemos llegado”, no tenemos miedo y nos vamos.

  4. David Sempau
    David Sempau 22 abril, 2013

    El IV Reich y la City al poder. Tod@s sumis@s, tod@s esclav@s. Si con lo que cae en Grecia y ha caido en Chipre la ciudadanía no ha salido a la calle a por todas, es que el sistema ha ganado por goleada. Vayámonos preparando, l@s siguientes en la lista somos nosotr@s.

    ¡Un abrazo para tod@s!

  5. W.Sumionda
    W.Sumionda 22 abril, 2013

    Preaviso de síndrome de la desesperanza colectiva.
    Grecia no ha muerto , el mundo con todos sus dramas sigue vivo. No solo está vivo y coleando sino que aún no está debidamente hospitalizado en la uvi o en la uci los conceptos enfermos de la sociedad organizada basada en el lucro y por tanto indirectamente en la corrupción (el principio más fundamental de la economía capitalista es el de la maximización de la beneficio aun a costa de la minimización de ética). El narcisismo de una estructura basada en la Rabiosa competitividad se acostumbró a crear generaciones de ejecutivos educados en la abundancia y en los superávits. Nunca fueron entrenados para enfrentar situaciones de penuria. Consecuentemente ante el caos económico del país no pueden sino dar bandazos o emitir comunicados nada lúcidos.
    Yanis Varoufakis suma con su texto de la desesperanza (no se puede hacer nada) a otros muchos, cuyos análisis son básicamente correctos y cargados de datos exactos, pero no apuestan por soluciones salvo las de tipo muy abstracto. Todos los analistas lo estamos haciendo, sea por el lado de idearios muy genéricos con magnificas palabras (empoderamiento, autogestión, soberanía asamblearia, democracia real, proceso novoconstituyente,…) o por el lado de idearios muy concretos que tratan de escapar del drama colectivo (autonomía personal, despatrimonialización, nomadismo, intercambismo, objeción laboral, ludismo, colectivismo,…).
    Habrá que poner punto final a la maxidramatización del estado del bienestar desmontado por –finalmente- una falta de cálculos aritméticos en el reparto del botín, dejar de esperar las soluciones desde la élite que lo permitió y poner el centro de atención en un nuevo hacer social desde individuos resurrectos más que insurrectos aprendiendo a un revivir social de nuevo tipo. Que se nos cite que hay grupos con cocteles molotov (sí, ya sabemos que es el arma más eficaz contra las balas de fuego y los artilleros) asaltando una mina de oro es una referencia que lejos de llenarnos de optimismo lo hace de perplejidad. Que se nos diga que el desenlace corre hacia una guerra civil nos asusta y preocupa. ¿Realmente la pobreza por mucho que crezca tiene que ser la víctima propiciatoria de fuegos cruzados? De todas maneras, hablar de guerra civil griega en la actualidad es un tanto exagerado a pesar del silencio-radio que nos mantiene a oscuras de lo que está sucediendo en el país. La opción de salir de la zona euro con una devaluación incalculable de la moneda de retorno (el dracma), cuya estimación de un 30% es meramente gratuita sin fundamento estadístico ¿a quién favorecería? ¿A la reflotación de la divisa estadounidense, tal vez?
    Los conflictos violentos, extendidos dentro de una sociedad escisa, porque los debates no acaban de llevar a un puerto delegada con una nueva filosofía de coexistencia eficaz, pueden desembocar en guerras civiles; sí, eso es una probabilidad. Como toda guerra, una guerra civil sigue las pautas mutuamente destructivas entre beligerantes. A mayor destrucción en el bando ajeno mayores oportunidades para dominarlo existen desde el propio, pero ¿dominarlo, para qué? Los programas de iniciativa económica que están faltando en la vigilia de una conflagración seguirán existiendo tras ésta, la única diferencia es que sobre las cenizas y las ruinas, habrá que edificar de nuevo y eso generará nuevos empleos. Volver a levantar una sociedad sobre los muertos de una anterior no es ni será una solución, al contrario habrá que añadir los traumas personales y como país por no haber sabido resolver las cosas.
    En el actual mundo globalizado o en esa Europa que se dejó pillar los dedos tras sus espejismos de milagrería económica hay que repensar el sistema, volver a poner los cimientos de la sociedad humana, crear otro concepto de la economía mundial, dejar de priorizar la máxima producción y el máximo beneficio como motores de las economías. Mientras oigamos hablar de crecimiento como palabra tahúr sin la menor autocrítica acerca de que los excesos de crecimiento anterior es lo que llevó a la sociedad oblonda a su obsolescencia, los agoreros del sistema nos están demostrando no saber salir del atolladero. Por eso los rescates han sido “pan para hoy y hambre para mañana”, han sido inyecciones revitalizadoras coyunturales sin cambiar de modelo ni pautar al enfermo para que deje de vivir en permanente situación de peligrosidad.
    Una visión solucionaria no pasa por seguir las inercias de una época periclitada, sino por inventar otra época de vida. Cuando la crisis económico europea actual vaya por su década cumplida con la consiguiente renovación poblacional, posiblemente se podrá hacer una dinamización del empleo, lo cual podrá proporcionar motivos de jolgorio y falsos ilusionismos al no entender que se volverá al concepto caduco del sistema, el afán de beneficio.
    Esta crisis es la crisis del sistema capitalista sí, lo cual incluye la crisis de todos sus aliados y comparsas, es decir de todas sus clases, gentes y prácticamente la totalidad de individuos menos los más outsiders de todos. Sería una curiosidad antropológica averiguar que solamente aquellos que no hacen declaración de renta, no producen absolutamente ningún producto, sobreviven de las calderillas recogidas en la calle, no pagan ningún impuesto voluntario, no tienen propiedad alguna y a veces ni techo seguro, no votan a ninguna candidatura, no aceptan ningún salario ni empleo o no compran nada nunca, son los únicos no aliados del sistema. Eso reduce a este tipo de gente a dos sectores: los niños que aún no se han convertido en presionadores para que se les compre chuches o juguetería estupidizante y los homless. Todo lo cual reduce al sector objetivamente persuadible para un bloque histórico revolucionario para darle la patada definitiva al sistema a muy poca gente. Lo que no significa que un congreso mundial de la infancia no pudiera emitir comunicados bastante más sensatos de los que lo hacen los comunicados de adultos en multitud de cumbres estériles, no porque no haya un espíritu de la palabra importante sino porque no hay su voluntad de cumplimiento.
    La cuestión principal de método es el enfoque central. Las soluciones existen aunque se implementa muy tímidamente a pequeñas escalas: los gobiernos autonómicos o departamentales o incluso las autoridades municipales comienzan a marcar iniciativas públicas. Cuando cada localidad actúe como una localidad comunitaria de acuerdo a sus posibilidades y necesidades se podrá entrar en una nueva vía de transformación. En esa nueva vía se podría ensayar incluso monedas alternativas pero a la vez complementarias con el euro tan demonizado en estas coyunturas.
    Esperemos que la crisis actual no termine como la del 1929, cuyo desenlace no terminaría sino con la guerra de 10 años después. En todo caso no será nuestra guerra, no queremos morir víctimas no ya de las violencias sino de la ignorancia colectiva.
    En cuanto el síndrome de la desesperanza colectiva se generalice porque incluso los más intelectuales renuncien a proponer vías de actuación a ex opción de tirarlo todo por la borda, el ser humano es capaz de repetirse en los comportamientos autodestructivos tan conocidos de siempre, De las peores adversidades podemos sacar las mejores lecciones. De la pobreza forzada una nueva filosofía de la simplificación puede superar ese concepto hablando de existencia ludita. Toca reaprender a vivir con un principio racional de economía práctica: trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Ni siquiera los índices de la llamada pobreza europea creciente actualmente son fiables. Tener menos dinero, mientras no bloquee el acceso a los consumos fundamentales: cobijo acondicionado y alimento nos hace replantear las vidas, viviéndolas desde el presentismo y no desde el futurismo. A parte de un techo y la comida necesitamos muchas más cosas, pero no todas venidas de la sociedad de la abundancia dedicada al despilfarro. Frente a las líneas de buses que han duplicado casi sus tarifas en un año quedan los traslados a pie o el uso de bicis y patines como alternativa, frente al poco empleo cabe su reparto entre laborantes y no laborantes, frente a un institucionalismo de la función pública sobresaturado cabe la simplificación de los procesos burocráticos, frente a productos que han sobrecargado calles y carreteras, cabe otras formas luditas de vida. No hay que confundir no tener con la miseria. No hay peor miseria ideológica que seguir los dictados consumitas de un sistema y a la que toda una pléyade de economistas se ha sumado como sus sicarios teóricos mientras ese dictado les daba empleo y sueldo.

    • Te felicito sinceramente W.Sumionda, creo que no se puede exponer mejor. Pero todas las probables y diversas soluciones que tan certeramente expones, pecan de un defecto, que nadie de los que pueden o están en un puesto desde el que se pudiera comenzar a cambiar la situación, esta por la labor. Fresquito de hoy, hablando esta mañana que el 25 me voy a Madrid a la manifestación, la reacción de las tres personas a las que se lo decía, fue llamarme loco y acusarme que con este comportamiento estábamos terminando de hundir España, y no eran banqueros, industriales o grandes capitalistas, eran simplemente jubilados de Suiza que tiene una paga cada vez mayor cuanto peor va la cosa. La explicación a esta en el poema de Martin Niemöller y este tipo de comportamiento es más usual de lo que nos podemos imaginar.

  6. Parece una novela negra,casi no me creo todo esto,porque en el siglo que estamos no parece admisible estas cosas,yo,personalmente prefiero morir matando que vivir así.

    • Serafín Iglesias Morcillo
      Serafín Iglesias Morcillo 22 abril, 2013

      Estoy contigo Francisco, pero el otro día en una asamblea de una plataforma “X”, dije que yo antes de suicidarme, me llevaría por delante a todos los que pudiera de los que son responsables de esto y que se están forrando a su costa, ¡y no veas la que se armo!, que si yo era un violento, y que hay que tener mesura, moderación y dialogo. ¿Con quien pueda dialogar un jubilado o un parado griego?. Lo dicho antes de eliminarme yo, haría que ese trabajo me lo hicieran otros.

      • Paco Bello
        Paco Bello 22 abril, 2013

        Amén, amigo. Hace muy poco traté este delicado tema con una amiga, y creo que no me entendió bien. En cualquier caso, y sintiéndolo infinitamente y queriendo comprender al que se rinde, habría mucho que hablar sobre el condicionamiento cultural y social de los que optan por esa solución. No hay que beatificar a nadie: sí sentirlo, pero siendo críticos.

        Es un tema complejo, y muy desagradable.

  7. Lambda
    Lambda 23 abril, 2013

    Grecia no va a desaparecer. Eso sí, experimentará un retroceso de casi 20 años en calidad de vida, es muy probable que los nietos de las familias griegas no tengan idea de cómo era Grecia antes del rescate. El principal problema que pueden tener es la regresión política, muy similar a la que hubo en la República de Weimar, aplastada por la deuda de guerra y una economía destrozada. ¿Qué quiero decir? Que salvo una reacción popular unánime contra la política actual, es muy probable que grupos como “Amanecer Dorado” empiezen a tener una recepción popular en amplias capas de población. En otras palabras, un caldo de cultivo para crear una generación política , popular conservadora, xenófoba y recelosa. Como anticipó Keynes, “ahogar a Alemania ahora con la deuda de guerra, a largo plazo no sólo les destruirá, sino también destruirá lo que podríamos haber hecho juntos, y con ello, a nosotros”. Me temo que muchos griegos ahora preferirían haber votado a Siryza, aunque para cuando les toque el turno, quizá ya quede poco que salvar, y quizá se tenga que empezar de nuevo. En circunstancias como esta, salir del euro o declararse en bancarrota, ya no parecen tanto desastres como posibles rutas de salida. Si la UE fuese más flexible, quizá se podría evitar, pero más pronto que tarde, los griegos tendrán que elegir.

    P.D. He detectado una tendencia alarmante en las sociedades posmodernas , la tendencia a cierta sumisión o conformismo en amplias capas de población , la desideologización, la dificultad para articular movimientos con disciplina de objetivos a gran escala en el tiempo. Estas sociedades son muy distintas que aquellas que surgían de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Las actuales están más individualizadas, y la idea de cohesión o pertenencia a un grupo o clase social está muy difuminada. La prueba de ello está en que independientemente de la horquilla de salarios, muchos se ven a sí mismos como clase media, sin que ello indique lealtad a ideario o grupo alguno. Es más una significación de status, de cierto tipo de normalización con sus contemporáneos. La gran pregunta es si esta tendencia perdurará a medida que pase el tiempo…

  8. Pelayo Martín
    Pelayo Martín 24 abril, 2013

    Soy Pelayo Martín, autor del artículo “Grecia ha muerto”. Ante todo, gracias por la difusión de un asunto tan incómodo para los medios tradicionales… esos que ya se están encargando de tachar esta información de exagerada e irreal. Afortunadamente, me han sido enviados nuevos datos e imagenes sobre la nueva “tragedia griega”, pruebas irrefutables de la veracidad de lo contado en mi artículo. Encontrareis información ampliada al final de la misma entrada en http://amarras1936.blogspot.com.es/2013/03/grecia-ha-muerto.html

    • Paco Bello
      Paco Bello 24 abril, 2013

      Pues sentimos mucho, Pelayo, no haber enlazado a la fuente original. Gracias por tu artículo, y “subsanamos” de inmediato.

      Un cordial saludo.

      • lamareenoire
        lamareenoire 24 abril, 2013

        …mea culpa Pelayo…yo no leí el artículo en La Idea y me pareció tan bueno que lo quise publicar inmediatamente…fue un exceso de velocidad 🙁

        Un abrazo y disculpa…

  9. Indignado
    Indignado 24 abril, 2013

    Lo leí ayer y no tube palabras, me vino a la mente los campos de extermini, en los que no se les daba de comer para que se murieran de hambre y agotamiento, ¿eso es para el capital el trabajador ideal?, HDLP, me parece que de este debemos salir todos los paises vecinos y enviar Alemania al infierno, que se vayan ellos y nos dejen en paz a los que pensamos igual. ALEMANIA FUERA DE €URO.

    • jas
      jas 27 abril, 2013

      Se ve que entiendes poco… qué radical …
      PD: tuve se escribe con “v”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *