El asco indecible de Sánchez-Ostiz

340

Félix Población | Diario del Aire | 08/06/2013

En su acepción académica, la palabra asco es la más adecuada para definir la impresión que procura la actualidad política patria de un tiempo a esta parte, póngase al periodo la extensión e intensidad que quiera quien experimente esa sensación. Se trata, según consta en el diccionario de la RAE, de una alteración del estómago causada por la repugnancia que se tiene a algo que incita a vómito. O una impresión desagradable causada por algo que repugna. Basta para producirlas, la alteración y la impresión, la sola escucha de los criterios del vigente gobierno para estrechar la condiciones de vida de la mayoría de la población, cuyos derechos sociales y laborales no dejan de sufrir reiteradas mermas, o la pasividad con la que el primer y agonizante partido de la oposición asiste a este deterioro y a la degeneración sin paliativos de la democracia transicional.

A bote pronto de las amargas y vomitivas incidencias que nos depara cada día la información de actualidad, el escritor Miguel Sánchez-Ostiz ha dado a conocer sus soliloquios de indignación en una especie de dietario sin fechas donde afila conceptualmente las razones del asco que le inspira el curso noticioso de los últimos meses. Se abre el libro con unas cuantas consideraciones sobre la memoria histórica y sigue con otras sobre el estrechamiento de las libertades individuales, el derecho a la defensa, la justicia, la prevención social, la educación y la sanidad pública, las permanentes injerencias de la Iglesia en la política gubernamental, el autoritarismo y las actuaciones propias de un Estado policial que se han dado en la represión de algunas manifestaciones ciudadanas. No falta, por supuesto, el sistemático saqueo a que nos están sometiendo el Gobierno amparándose en una crisis que los más conscientes de los que la sufren solo pueden calificar de gran estafa.

¿Qué pinta el escritor en todo esto?, se pregunta el autor navarro en las últimas páginas. ¿En qué puede influir? ¿En hacer circular un descontento mayúsculo? “Podría proponer, le gustaría hacerlo, pero se siente perdido; le gustaría responder con eficacia a la pregunta qué hacer o qué podemos hacer, pero no sabe; sin contar con que todo está ya muy dicho. Siente que el asunto le sobrepasa”. Miguel Sánchez-Ostiz dice expresar su miedo, su incertidumbre y, dependiendo de su situación personal, ladra, arrima la bencina a una hoguera ya muy avivada, se encoleriza, pero no va mucho más allá, porque no sabe o porque no puede. Y lo lamenta. Finalmente, haciendo balance sobre el libro, el escritor lo considera el menos personal de los que ha firmado. “Ni personal ni original -dice-, en la medida en que recoge el eco de las palabras dichas, escuchadas, repicadas, compartidas y sobre todo sufridas por muchas personas a lo largo de estos meses”. Por eso -añado-, merece la pena ser leído, para que así interpretemos mejor el asco que sentimos y lo podamos hacer más decible a partir de las cavilaciones que a modo de exabrupto resumen la filosofía de sus páginas. Quién sabe si tratando de explicar ese asco indecible ponemos en marcha algún mecanismo que nos mueva más allá del lamento.

http://www.diariodelaire.com/2013/06/el-asco-indecible-de-sanchez-ostiz.html

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here