Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Göbekli Tepe. Las piedras que lo cambian todo

Carlos Delgado | Iniciativa Debate | 04/07/2013

Cuando se habla de monumentos prehistóricos, una suerte de automatismo psíquico aprendido nos lleva a pensar en construcciones megalíticas como la de Stonehenge, con grandes monolitos toscamente tallados, escasamente rematados y con poco o ningún espacio para el detalle y la ornamentación. Sin embargo, recientes hallazgos arqueológicos en Turquía han obligado a los expertos a cuestionarse de raíz algunas hipótesis que la antropología tenía asumidas casi como axiomas desde sus primeros pasos como ciencia. Uno de ellos en particular ha conmocionado y conmociona no ya a la comunidad científica y académica, sino a toda persona que toma conocimiento de su existencia. Su nombre: Göbekli Tepe, una soberbia construcción –probablemente, un templo– formada por enormes bloques de caliza tallada y labrada con una habilidad y sofisticación que se nos antojaban hasta ahora inconcebibles para su época. A su lado, el diseño de Stonehenge parece obra del trazo torpe e inseguro de un preescolar; poco más que un montón de menhires apilados en círculo. Pero lo que distingue a esta nueva construcción en la actual Turquía del célebre monumento inglés es algo más que la laboriosidad o la dificultad técnica. Lo que marca la distancia entre ambos y abre las bocas de eruditos y profanos son los casi 7.000 años que los separan. Las mediciones calibradas sitúan el estrato más antiguo –hasta ahora– de Göbekli Tepe en torno al año 9600 antes de Cristo. Es, por tanto, 6.500 años anterior a Stonehenge y 7.000 años más viejo que la más vieja de las Pirámides. Se trata, con holgada diferencia, del monumento megalítico más antiguo que la Humanidad ha conocido, y su descubrimiento viene a cambiar de manera drástica la percepción que el Homo sapiens sapiens tiene de la arquitectura neolítica y de su propia evolución como especie.

Un hallazgo entre ríos (μεσο ποταμία)

Göbekli Tepe (Colina Panzuda, en turco) es un pequeño monte orondo y rechoncho que se alza sobre una meseta al sureste de Turquía, en el Kurdistán occidental, a 15 kilómetros de la ciudad de Urfa (oficialmente, Sanliurfa) y cerca de la frontera con Siria. La zona está encuadrada dentro de esa vasta región entre los ríos (meso potamía, en griego) Éufrates y Tigris a la que los árabes llaman Al-Jazira (La Isla) y los turcos, Yukarı Mezopotamya (Alta Mesopotamia). Estamos en el centro del llamado Creciente Fértil, la tierra que vio nacer la civilización humana.

Hasta aquí llegó en 1994 el arqueólogo alemán Klaus Schmidt, que hoy dirige la excavación para el Instituto Arqueológico Alemán (Deutsches Archäologisches Institut o DAI), seguramente avisado del extraño hallazgo de Savak Yildiz, un anciano pastor kurdo de la zona. Enterradas en la falda de la colina había unas curiosas piedras de forma sospechosamente rectangular. Según el propio Schmidt, “cuando comenzamos a excavar, supe en seguida que iba a pasar aquí el resto de mi vida”. Los resultados de las mediciones de radiocarbono fueron impresionantes e inapelables: las piedras de Göbekli Tepe tienen entre 10.000 y 12.000 años. Desde entonces, las sucesivas excavaciones llevadas a cabo de manera conjunta por el Museo Arqueológico de Sanliurfa y el DAI han ido sacando a la luz el testimonio de un pasado que no deja de maravillar a investigadores del mundo entero.

Con T de monoliTo

Gobekli_Tepe_P27_w_detUna vez desenterradas, las piedras resultaron ser imponentes pilares en forma de T mayúscula, perfectamente tallados y extraídos de la roca viva en una sola pieza de entre 2 y 3 metros de altura y un peso de hasta 5 toneladas. Están colocados de pie, encastrados cada pocos metros a lo largo de un muro que cierra un recinto circular de 20 metros de diámetro. Aisladas en el centro de este anillo se levantan, erguidas verticalmente sobre dos grandes pedestales planos también de piedra, otras dos T’s de caliza notablemente más grandes que las anteriores, de hasta 6 metros de altura y 10 toneladas de peso. Pero aún más fascinante que el tamaño de estos pilares en T es su superficie. En ella aparecen, grabados en bajorrelieve, dibujos de distintos animales: zorros, jabalíes, toros, leones, patos, grullas, buitres, serpientes, arañas, escorpiones y hasta una figura en altorrelieve de una especie de leopardo de aspecto fiero y demoníaco. Algunos pilares tienen brazos tallados a ambos lados y manos que se cruzan sobre el abdomen. En otro aparece una figura humana decapitada y con el falo erecto… Son historias contadas sobre la piedra en una especie de protolenguaje gráfico muy primitivo que ya –o todavía– nadie sabe leer. Todo el conjunto rebosa simbología.

Pero no se trata de un recinto único. Hasta la fecha se han localizado y excavado seis de estos anillos, no todos de forma circular, aunque sí están todos ellos culminados en su centro por un par de T’s más prominentes. El número total de monolitos desenterrados supera ya los 40, pero se sabe que hay muchos más. El escaneado geomagnético del terreno ha detectado bajo tierra al menos dos decenas de estos recintos, de diferentes formas: circulares, ovales, cuadrangulares o poligonales.

Una mina

Entre el material extraído se han hallado además multitud de objetos, como estatuas de diferentes tamaños (jabalíes y otros cuadrúpedos sin identificar, e incluso una figura humana con un poderoso falo erecto), infinidad de herramientas de sílex y una buena provisión de botones líticos, quién sabe si procedentes de antiguas prendas ceremoniales. Pero el testimonio más abundante lo forma la extraordinaria cantidad de huesos de animales salvajes encontrada. Según los arqueólogos, hay más fósiles en un metro cuadrado de Göbekli Tepe que en el conjunto de muchos otros yacimientos. La especie más frecuente es la gacela, aunque también hay uros, onagros, jabalíes, ciervos o aves. Los huesos aparecen machacados y con el tuétano extraído, lo que indica que son restos de comidas e identifica a los comensales como un pueblo de cazadores-recolectores.

A pesar de que tal abundancia de restos de presas es señal inequívoca de una presencia humana masiva, hasta ahora no se ha localizado tumba alguna, ni tampoco asentamientos permanentes. Esta circunstancia ha llevado al profesor Schmidt a la convicción de que los pilares representan a deidades prehistóricas y de que Göbekli Tepe fue un lugar de peregrinación espiritual: el primer santuario construido por la Humanidad. Una convicción que para algunos académicos no pasa de ser una hipótesis plausible y para otros –los menos– es, simplemente, una conclusión precipitada. Sea como fuere, el hallazgo es aún reciente, y las excavaciones solo cubren una pequeña parte del yacimiento, por lo que cualquier interpretación debe considerarse preliminar. Costará décadas dar respuesta a todos los interrogantes que el sitio plantea.

Un secreto enterrado bajo una colina artificial

Sea o no un templo, Göbekli Tepe es, sin duda alguna, la obra de arquitectura megalítica más arcaica de la que se tiene noticia. Su tamaño (hasta 15 metros de sedimentos acumulados sobre una superficie de unas 9 hectáreas), la ingente cantidad de fósiles que acumula y, sobre todo, su fabulosa antigüedad (décimo milenio a. C., y no se descarta que pueda haber estratos anteriores a esa fecha) han convertido ya a este yacimiento en uno de los descubrimientos más importantes de la historia de la arqueología.

Gobekli_Tepe_RD_P43Pero ahí no acaban las preguntas. Por alguna razón que solo ellos conocieron, los cazadores-recolectores que construyeron Göbekli Tepe decidieron abandonarlo dos milenios más tarde. Por fortuna, antes de eso tuvieron también la exquisita atención de enterrarlo por completo, lo que ha permitido que se conservara hasta nuestros días. Parece ser que durante los 2.000 años en que este lugar permaneció activo, la práctica de enterrar estos presuntos templos para construir otros encima fue habitual cada pocos siglos. Por qué lo abandonaron definitivamente y, sobre todo, por qué se tomaron la colosal molestia de mover toneladas y toneladas de tierra, basura y escombros para taparlo todo y dejarlo convertido en una colina artificial son enigmas apasionantes. Su solución, de momento y dada la escasa información disponible, cae más en el terreno de la fe y la imaginación que en el de la ciencia. De hecho, los motivos espirituales encabezan la lista de las conjeturas más manejadas.

Un móvil en la tumba de Tutankamón

La ciencia, y en particular la antropología, bastante tiene con tratar de encajar este nuevo escenario en su concepción tradicional de Neolítico. Dicho encaje se antoja a primera vista imposible sin hacer también ajustes importantes en esa definición clásica. Y es que una construcción de estas características ubicada en el siglo XCVII a. C. supone un verdadero terremoto para nuestro plácido concepto de civilización. Si se hubiera encontrado un smartphone en la tumba de Tutankamón, el shock cronológico no habría sido mayor: entre los móviles de última generación y el reinado del famoso faraón median poco más de 3.300 años; entre los arquitectos de Göbekli Tepe y Tutankamón transcurrieron 8.300.

El escollo principal consiste en conciliar una obra así en el contexto de un pueblo de cazadores-recolectores. Si los arquitectos y artistas de Göbekli Tepe hubieran podido pasar por un ejemplo muy precoz de pueblo sedentario agrícola o ganadero, las dificultades para encuadrar su descubrimiento habrían sido menores para los antropólogos. Sin embargo, el registro fósil sugiere con fuerza –casi demuestra– que estos antepasados prehistóricos se ceñían a la caza y la recolección estacional como medio de subsistencia. Hasta finales del siglo pasado (hasta que comenzaron a publicarse los resultados de esta y otras excavaciones de la región, como el tristemente anegado yacimiento de Nevali Çori), los cazadores-recolectores eran considerados sociedades muy primitivas que vivían en pequeños grupos o clanes familiares de unas pocas decenas de individuos, seminómadas que habitaban en cuevas o en refugios rudimentarios construidos con madera y pieles. Este supuesto era, a todas luces, erróneo. Las piedras de Göbekli Tepe nos enseñan que las comunidades humanas de finales del Pleistoceno ya poseían la organización social, la capacidad de abstracción y los conocimientos y la pericia técnica y artística necesarios para erigir monumentos como este. Extraer y mover bloques de caliza de más de 10 toneladas sin conocer ni los metales ni la rueda ni las bestias de carga es una hazaña formidable que exige el concurso de varios centenares de personas trabajando de manera coordinada (la media estimada es de unos 50 individuos liberados durante varios meses para cada monolito). Tallarlos, levantarlos y conseguir que permanezcan en pie es toda una obra de ingeniería solo posible aplicando unas aptitudes que requieren siglos, quizá milenios, de especialización. Grabarlos tan primorosamente y con tal profusión de detalles denota una destreza, un talento y una inquietud artística impropios de un grupo de cazadores-recolectores. Quienes construyeron esta Colina Panzuda hace casi 12.000 años hacían algo más que cazar y recolectar. Entre sus gentes había arquitectos, ingenieros, albañiles, artesanos y artistas. Y también, probablemente, sacerdotes o jefes-chamanes que encauzaran voluntades y coordinaran esfuerzos.

Primero el templo, después la ciudad

GT_Interp_F_BaptistaA la luz de esta nueva evidencia, es obvio que las ideas clásicas sobre el origen de la civilización estaban equivocadas de medio a medio. Tradicionalmente, se ha admitido como válido que fue la agricultura lo que llevó al hombre a adoptar un modo de vida sedentario. Según esto, fue la domesticación de plantas y animales lo que obligó a nuestra especie a vivir en asentamientos que congregaban a comunidades cada vez más numerosas. Ello propició, a su vez, la disponibilidad de los recursos y el tiempo necesarios para dedicarse a otras tareas que no fueran procurarse el sustento. Entre estas tareas figura la de fundar una religión y un gobierno institucionalizados y construir templos y ciudades; en otras palabras: la tarea de civilizarse.

Ahora sabemos que la prehistoria no fue así. Dado que, en nuestro universo conocido, los efectos suceden a las causas y no al revés, hoy es ya insostenible que la sedentarización pudiera ser consecuencia de la agricultura. El ser humano ya estaba organizado en sociedades más o menos complejas y especializadas antes de aprender a trabajar la tierra. Si la tesis de Schmidt se confirma, si Göbekli Tepe resulta ser el primer templo construido por el hombre, la religión (entendida como institución, no como culto totémico) podría no solo no ser un efecto de la sedentarización, sino que incluso podría empezar a considerarse una de sus causas. Una hipótesis que Schmidt resume en una sola frase: «Primero el templo, después la ciudad».

Por otro lado, y con independencia de si Göbekli Tepe es una obra civil o religiosa, ¿podemos, contemplando esos gigantescos pilares grabados hace cerca de 12.000 años con esos símbolos ancestrales, negar a sus artífices el grado de civilizados, aunque no vivieran en ciudades? Resulta complicado sin acotar y revisar primero nuestro concepto de civilización.

¿Con la religión hemos topado?

Aparte su espectacularidad, su pasmosa antigüedad y su misterioso enterramiento, otra de las sorpresas que depara Göbekli Tepe es la discreta difusión que ha conseguido. Fuera de las publicaciones científicas y académicas, este increíble hallazgo ha pasado prácticamente desapercibido. Los periódicos generalistas han informado sobre él en uno o dos artículos –o en ninguno– en los últimos años, y revistas como Smithsonian (2008) o National Geographic (2011) le han dedicado sendos reportajes. También ha comenzado a aparecer en algunos documentales divulgativos de ciencia y paraciencia. National Geographic ha producido un interesante monográfico de 45 minutos con el sugerente título Lost Civilisation (2012), es decir, Civilización perdida. En Alemania llegó a montarse una exposición con réplicas de algunos pilares. Pero, en líneas generales, Göbekli Tepe o no ha llegado al gran público o ha llegado sin que se le concediera la importancia que merece.

Gobekli_Tepe_manosCabe plantearse si esa falta de entusiasmo y espacio en los divertimedia no tendrá algo que ver con la incomodidad que para las grandes confesiones monoteístas actuales supone la posible existencia de una religión prehistórica muy anterior a ellas. Se da la circunstancia de que La Gloriosa Urfa (Sanliurfa, la ciudad actual más próxima a Göbekli Tepe) presume de ser la cuna del patriarca Abraham, o al menos, una de ellas. Y precisamente las tres primeras religiones abrahámicas, judaísmo, cristianismo e islamismo (cuyos fieles suponen, en total, más de la mitad de la población mundial) comparten el mito de la creación. Diferentes autores sitúan la fecha de la creación en los años 3759 a. C. (Ibn Daud, 1161), 3952 a. C. (Beda, 710), 3992 a. C. (Kepler, 1615) ó 4000 a. C. (Newton, 1728). Estas referencias pueden parecer muy antiguas y, ciertamente, lo son; pero también es cierto que los cálculos contemporáneos, si bien no menos eruditos, tampoco han aportado nada nuevo, más allá del innegable mérito de atribuir a Jesús de Nazaret un último milagro póstumo: el de haber nacido entre los años 6 y 4 antes de Cristo. No hay que olvidar que toda estimación de la cronología bíblica toma como base los relatos y el árbol genealógico del Génesis y se elabora sumando las edades de unos grandes patriarcas (héroes o semidioses, para otras mitologías precristianas) divinamente dotados de una longevidad excepcional: Adán (930), Matusalén (969), Noé (950),… Con semejantes premisas, cualquier discusión sobre el rigor empírico de los datos es pura retórica.

El caso es que las tradiciones judía, cristiana y musulmana ubican la creación alrededor de 6.000 años antes de nuestro siglo XXI, o sea, 5.600 años después de la construcción de Göbekli Tepe. Si a los jerarcas de estas tres religiones dominantes ya les cuesta un esfuerzo ímprobo reconocer, entender y aceptar a Darwin, no es difícil imaginar las trabas que son capaces de poner –y que, tal vez, ya estén poniendo– para admitir que las piedras de Göbekli Tepe lo cambian todo. Ya no se trata de que hubiera hombres antes de Adán. Lo que ahora se discute es si había dioses seis milenios antes de Dios, Alá o Jehová. Y eso ya son Palabras Mayores.

**

Gobekli_Tepe_view_from_S

Göbekli_Tepe,_Urfa_02

Gob_Tep-Pilar_manos_Base_02

Gob_Tep-Pilar con zorro (GHF)

Gob_Tep-Jabali_junto_a_P12_ (KS, DAI)

Gob_Tep-Klaus_Schmidt

39 Comments

  1. Mandarina
    Mandarina 4 julio, 2013

    Precioso artículo, muy instructivo, ideal para despejarnos las neuronas de tanto «chisme» y farsa mediática. Gracias por compartir.

  2. Paco Bello
    Paco Bello 4 julio, 2013

    Aparte de lo bien documentado, estructurado, y lo ameno del texto, la información por sí sola ya es apasionante.

    Y sí, es muy evidente que esto se ha silenciado dándole la mínima repercusión informativa porque no interesa airearlo. Es demasiado incómodo.

    Gracias, Carlos. Es impresionante.

  3. Indignado
    Indignado 4 julio, 2013

    Artículos como este son los que precisan nuestras mentes y no los cuentos de vidas privadas que solo interesan al ego de las mismas y otros chorradas.
    La cronología de la pre historia es tan rápida que no da tiempo a que el hombre se desarrolle y de repente adquiera unos conocimientos que requieren mucho más de tiempo. Y de está premisa tengan que salir a «enseñarnos», unos dioses viajeros que pusierón la atención en nuestra especie.
    No me creo nada, deben haber civilizaciones enteras desaparecidas, ya por cambios climaticos o por catastrofes tipo terremotos o volcanicos, de hecho la tierra no deja de mover las placas tectónicas en la superficie, creando tierra y destruyendo a la vez. Por ejemplo se sabe que el mediterraneo se seco por el aumento de hielo y que hace unos treinta mil años la presión del atlantico derribo una barrera rocosa, lo que es el estrecho de gribaltar, y lo volvio a llenar(el mediterraneo) en un tiempo muy corto, se calcula el impresionante caudal de mil amazonas, que creo el cañon rocoso que devoro y que sabemos por los últimos avances en la topología del fondo del mar que demuestra tal acontecimiento que los geologos datan calculando el llenado del mediterraneo de unos cinco o seis mil años, que tubo que tener consecuencias medio ambientales, como inundaciones y cambios de temperatura rapidos, precisamente en las fechas cercanas a las del datamiento de Göbekli Tepe y con la desertización del Shajara.
    Por otro lado hay que tener en cuenta el relato de Solom que aparece en el dialogo de Platón y que habla de unos diez mil años A.de C. de la dedsaparición de la famosa civilización de la Atlantida.
    ¿Que se perdió en la quema de la biblioteca de Alenjandría? ¿o en la machada del Cardenal Cisnero que se jactava de la quema de la de Cordova, contando en semanas la duración de la hogera? ¿Cuantos descubrimientos ocultos para el control del miedo que da el poder de ser los «únicos» con linea directa con el Altisimo?

    • Indignado
      Indignado 4 julio, 2013

      Se me olvida comentar que hay un cambio en el Canal Historia que ha hecho dejar de serla. Sa habla de dioses vivitadores que nos enseñarón todo lo que conocemos, y se desprecia así la mente y el genio que tenemos. La capacidad que la naturaleza nos dío, y que ha hecho que una especie llamada humana.
      Y que sabe qué «Somos materia cosmica consciente de ella misma.»
      «Capeau».

  4. ruth
    ruth 4 julio, 2013

    gracias por el artículo.
    hay muchas razones por las que información como esta no salen a la luz, desde políticas-pues está ubicado en el kurdistán turco-,religiosa-como se apunta en el artículo-,ecómicas….
    hay un documental increíble que despeja muchas dudas y abre nuevos caminos para explorar.
    podéis ver el trailer en youtube. realmente es una obra maestra producida por gente muy formada turca que no tiene desperdicio alguno
    http://www.youtube.com/watch?v=2FbwJyXUzcQ

    • Carlos
      Carlos 5 julio, 2013

      Gracias, Ruth. Conocía el tráiler y estoy deseando poder ver la cinta completa. Se promete apasionante.

      Como bien dices, son muchas las razones por las que estos descubrimientos se ocultan al gran público. En ocasiones, hasta son condenados a desaparecer bajo las aguas, como ocurrió con los vecinos Nevali Çori o el sirio Jerf El-Ahmar, que hoy reposan con sus secretos bajo las aguas de los embalses de Atatürk y Tishrin.

      Existe una falta de respeto por estas investigaciones verdaderamente vergonzosa. El propio Schmidt cuenta que tuvo que solicitar la intervención de las autoridades turcas para evitar que las obras de la vecina autopista E-90 (Portugal-Turquía) utilizaran el yacimiento como cantera. Cabe preguntarse si el trato sería el mismo en caso de tratarse de santuarios de cualquiera de las grandes confesiones actuales.

      Un saludo

  5. moises
    moises 4 julio, 2013

    lo que creo es que esta baina esta mas relacionada con la recoleccion de alimentos y el almacenamiento de estos,,,,mira solo la cuestion de que haya caras o formas de animales dice algo, seria algo asi como una nevera o un frigorifico… no creo que tenga que ver con religion o algo relacionado a esto como chamanismo,,,,

    • jomanel
      jomanel 4 julio, 2013

      Vaya, Moises, parece que eres de los que miran al dedo que señala la luna… Primero: lo trascendental no es si templo o frigorífico sino la datación del yacimiento; segundo: nos estás diciendo que hace 10.000 años no solo cazaban y recolectaban sino que además almacenaban los alimentos «adornando» las despensas. Bueno, pues vale

    • Carlos
      Carlos 5 julio, 2013

      Lo que dicen los paleoclimatólogos, Moises, es que esta zona era hace 12.000 años un vergel cálido y fértil. Los hielos se habían retirado. Se trataría, en todo caso, de una nevera templada con una ubicación por demás insólita: en el punto más alto en muchos kilómetros a la redonda y lejos del agua. A unos cuantos cientos de kilómetros, en Çatalhöyük, sí se han encontrado depósitos para el almacenamiento de alimentos, pero tienen 2.000 años menos y se parecen muy poco.

      Pero, aun asumiendo que fueran neveras, como ya te apunta Jomanel, la cuestión es que hace 12.000 años el hombre ya sabía construir neveras como esa. Por fuerza, ese conocimiento ha de remontarse al Paleolítico. De hecho, la distinción entre Neolítico y Paleolítico, que ya era difusa, queda ahora mucho más borrosa.

      Al margen de que sea un templo, una nevera o un centro de adiestramiento para pulpos, la de Göbekli Tepe sigue siendo la prehistoria más increíble jamás contada.

    • Indignado
      Indignado 5 julio, 2013

      Lo que demuestra el hallazgo es que de una manera u otra, esa gente tuvo el tiempo que permitió el derroche de energia que se suponía necesaria solo para la subsistencia. Osea que estaban organizados y habría especialización en las tareas, los/as mismos constructores, los/as que golpeando con herramientas dierón forma ha esas hermosas tallas, los/as que fabricaban las mismas herramientas, los/as qie se ocupaban del avituallamiento de materias primas y de alimentos, poseían su propia cultura…ect. ect.
      Muy lejos deso de construir un enorme navío un tío solo, y con tiempo pa viajar para reunir a las parejas de animales solo conocidas destos lares, ni una de pinguinos con lo dedicados que son, nada de canguros pa aguantar el descontrol de las crias, que ya se sabe que de pequeños y con hermanos…, luego salir toda una civilización de un solo utrero, con los ejemplo que hay desos matrimonios acaparadores pa que todo quede en familia, y que llaman endogamia, con las taras mentales asociadas, en eso pueden tener razón pues esta el mundo loco empezado en destruirse unos a otros, por creeer cada uno a su dios, todo menos esperar a ver que Dios apaece y dello dar la razón al agraciado con su Dios y los demás darle la razón. Mal tenía que querer Dios a su Moises, sin dejarle llebar consigo cpompañeros pa aguantar las largas cuadernas y cuanto estubiere la nao hecha, hacerles una treta pa quedarfse solo con su mujer y toa la trole de animales, que menuda faena darles de comer, y eso de que un lobo se aguante y no se tire palante al ver a cordero y algún animalillo pequeño pa que no se de cuenta el supervisor….

      • Fernandosegundo
        Fernandosegundo 5 julio, 2013

        Que bueno Indignado, no se me había ocurrido cómo convenció Noé a lo bichos para que no comieran en todo el tiempo…jejeje

  6. Dioscórides
    Dioscórides 5 julio, 2013

    Esta es la grandeza de la ciencia, en este caso arqueológicas, no hay dogmas, detrás de cualquier descubrimiento surgen nuevas preguntas. Y sus respuestas generan nuevas preguntas.
    Que mal lo estarán pasando los creatas, para quienes todo empezó hace 6.500 años gracias a una divinidad y por arte de “birli birloque”. A ver como salen de esta, los sonados de “Answers in Genesis.

  7. Javi
    Javi 9 agosto, 2013

    Buenas, decir que el artículo me ha gustado mucho, ya que explica para los profanos la información que recopila la wikipedia. El único pero es el final y su teoría conspiranoica. Puede ser que haya un ocultamiento, pero lo cierto es que cualquier persona interesada por la historia de las religiones sabe que antes del 4º milenio ya existían «dioses». El primero de los tres tomos de Historia de las Religiones de Mircea Eliade ilustra perfectamente en un lenguaje entendible por todos la mitología/religión (desde un punto de vista científico es lo mismo) de los primeros homo sapiens. En el caso de la zona del creciente fértil son especialmente relevante la Cultura del Obeid, en la que ya encontramos a la diosa Ishtar (o Innana), cuyas raices se se anclan en las culturas anteriores del Halaf y Hassuna-Samarra).

    Es decir,

    1) Nadie que sepa de lo que habla afirma que la religión ni los dioses empiezan en el cuarto milenio de la historia humana.
    2) Un escrito crítico en el sentido positivista (científico o que al menos lo pretenda) debería contener conocimiento, como bien muestra la primera parte de este artículo. La elucubraciones hipotético/conspiranoicas del final sobran y desmerecen a lo que apuntaba iba a ser un buen artículo de arqueología.
    3) cuando afirmas que la Antropología ha de pronunciarse, ¿a que te refieres? No se si sabes que hay dos tipos, la Social/Cultural y la Física. No se si te has confundido y quieres decir la Paleontología. Si te refieres a la Antrología Social y cultural comentarte que desde hace décadas -principios del s. XX- el tema que comentas (la historia de la civilización) dejó de ser un tema de estudio.

    • Carlos
      Carlos 28 agosto, 2013

      Te agradezco el comentario y la crítica, Javi, y celebro que te haya gustado el artículo, al menos en parte. Con respecto a tus dudas/quejas, te aclaro:

      – Tienes toda la razón en lo del apartado final: se desmarca del tono formal que lo precede e introduce una hipótesis personal como posible motivo de la escasa difusión que se ha dado a Göbekli Tepe. Para evitar –al parecer, sin éxito– que esa interpretación personal se mezcle con los datos objetivos, se ha aislado en un capítulo aparte y se ha encabezado con una frase interrogativa en negrita. Es posible que ese apartado desmerezca al resto (a mí tampoco termina de convencerme), pero en ningún momento trata de confundir a nadie. Si te fijas, verás que en todo el artículo se ha puesto mucho cuidado en acompañar cualquier enunciado no demostrable con adverbios de duda o probabilidad.

      – El texto ni es ni pretende ser científico, sino divulgativo, es decir, destinado fundamentalmente a los profanos en la materia, entre los que me cuento. Sí pretende, desde luego, reflejar información veraz y constatable, pero no sé si eso lo convierte en “positivista”.

      – Debido a ese carácter divulgativo, el artículo incluye algunas simplificaciones que pueden resultar exageradas o hasta incorrectas en un contexto académico, pero que son muy útiles a efectos de difusión. Es evidente que Göbekli Tepe no es el primer hallazgo arqueológico que deja en evidencia el mito de la creación, pero sí es el más contundente, tanto por su antigüedad como por su espectacularidad. También es obvio que la antropología (no solo la social/cultural; también la física. Aún no hay fósiles humanos, pero lo normal es que aparezcan, y ese será el momento para los paleoantropólogos) no es la única rama científica implicada; se recurre a ese nombre por claridad y para esquivar la complejidad que supondría entrar en las distintas jurisdicciones científicas interesadas. En lenguaje común, es obligado simplificar; algo que tú mismo haces al referirte a mi hipótesis como “teoría” (y además, “conspiranoica”).

      – Y a propósito de lo que tú llamas elucubraciones hipoteticoconspiranoicas, por supuesto, discrepo de tu visión, pero sobre todo, de esas palabras con indiscutible matiz peyorativo. Apuntar una posibilidad no es divagar (elucubrar), ni mucho menos dar pábulo a ninguna idea conspiranoica, sino tratar de aventurar una explicación para algo que no la tiene. La ocultación existe; eso es un hecho. Basta con buscar en Internet qué medios informan sobre GT y cuáles no. Hecho esto, encontraremos que los medios que no tratan este asunto tienen un patrón común. A partir de ahí, podemos pensar que los distintos ocultadores actúan así por convergencia estratégica (no necesariamente conspiradora) o bien como consecuencia de una serie de casualidades aisladas. Tú me dirás qué parece más plausible. Por supuesto, estás en tu derecho de discrepar, pero no es lo mismo disentir que tratar de desacreditar gratuita y subliminalmente. Mi conjetura no es ninguna conspiranoia; es solo una hipótesis incómoda.

      Un cordial saludo.

      • Paco Bello
        Paco Bello 28 agosto, 2013

        Has sido muy educado en la respuesta, y simplemente por responder. Porque a alguien que empieza su comentario con un cínico y sintomático: «… ya que explica para los profanos la información que recopila la wikipedia» yo no le hubiera dado esa satisfacción.

        Apúntate un +1 de karma. Una vuelta menos de samsara. Ommmm.

  8. El Facha
    El Facha 13 agosto, 2013

    Sin lugar a dudas es la civilización más antigua del mundo, y de allí partió todo, los sumerios descienden de ellos obviamente..

  9. manuel
    manuel 28 agosto, 2013

    Javi, no veo la conspiración por ningún lado. Es obvio, cada día está más claro que la religión, tal y como la conocemos hoy,tiene los días contados. También lo es y la historia lo demuestra, que los líderes religiosos se resisten a bajar de sus Tótems, pero la religión-superstición-muerte aún pesa mucho en la conciencia colectiva y de eso ha vivido mucha gente siempre.

  10. Javi
    Javi 28 agosto, 2013

    Buenas Carlos,

    siento que mi comentario pueda parecer peyorativo. Dado que a tenor de los comentarios algunas personas se lo han tomado así, algo de razón tendrán, pero me llama la atención lo fácilmente que se ve la crítica y lo transparente que es para algunos el aplauso. De todas formas entono el mea culpa y pido -valga la redundancia- disculpas si te he ofendido. Te aseguro que no fue mi intención en ningún momento.

    Repito, y esta vez sin -creo- ningún tipo de ambiguedades: el artículo me ha gustado mucho, y no porque Carlos sea colega mío (que no lo conozco de nada), sino porque me parece que hace un resumen divulgativo realmente correcto y ameno de la cara «pública» de la investigación.
    A este respecto, el hecho de que todos los datos sean consultables y públicos no le resta mérito, es algo totalmente lógico, ya que estamos hablando de ciencia, no de gnosis.

    Hay muchas cosas, en el terreno de la opinión, en las que discrepo contigo, pero no creo que éste sea el mejor foro para discutirlo. Saludos 😉

    • Carlos
      Carlos 28 agosto, 2013

      A mí, en cambio, este me parece un foro más que válido para discutir. Aunque, para serte sincero, sobre lo que me gustaría debatir, ya que pareces conocer el tema, es sobre Göbekli Tepe: si no es un santuario, qué puede ser; si los recintos tenían o no tenían techo; quiénes eran sus constructores; cómo se adquirió el conocimiento necesario para su construcción y por qué se perdió… Debatir sobre cuestiones semánticas accesorias no me parece que vaya a llevarnos a ningún sitio.

      Un saludo

  11. Javi
    Javi 28 agosto, 2013

    Manuel, con todos mis respetos creo que tu visión sobre lo que es una religión es un poco restrictiva. Desde mi punto de vista no hay diferencia entre una religión, una mitología o un discurso político (por ejemplo el comunismo o el liberalismo). Todo son constructos sociales que condicionan al individuo con esquemas culturales ajenos (no creados por él). Profetizas que el fin de la religión está cercano; muy bien, pero yo que tu me preguntaría también por cómo has llegado a esa conclusión. El dogmatismo no se da únicamente en el pensamiento religioso, sino que aparece en todos los ámbitos de la vida. El problema no es la religión, sino cualquier ideología que te impida pensar, sea teísta o no. El problema no es el objeto que se piensa sino cómo pensamos sobre él. Como decía el problema no es lo que alguien pueda pensar sino el cómo lo hace. Hay gente religiosa mucho más tolerante que científicos de alto nivel. El dogmatismo va por barrios 😉

    • Javi
      Javi 28 agosto, 2013

      Sobre el dogmatismo en la ciencia recomiendo leer «La función del dogma en la investigación científica» (1961) de Kuhn. De todas formas, buscando en google «fase dogmática» de la ciencia y Thomas Kuhn aparece bastante info al respecto. Digo esto para que nadie se tome lo de dogmatismo como insulto, ojo 😀

  12. Teresa
    Teresa 9 septiembre, 2013

    es un
    descubrimiento maravilloso q puede cambi
    ar la visión de la humanidad y hacernos reflexionar sobre muchos aspectos
    me gustaría visitarlo

  13. Miguel
    Miguel 13 octubre, 2013

    ¿Con la iglesia hemos topado? Paupérrimo. ¿Alguien cree que la iglesia actual fija «la creación» hace cinco o seis mil años?¿Que aún se toma el Génesis al pie de la letra?
    Lo de justificar por esa causa una conspiración me parece pueril. Y ojo, que lo mismo la hay. Pero pensar que Gobekli Tepe pone en jaque la estabilidad de las grandes religiones monoteístas me hace reir. Mucho. No sé de dónde te sacas que ninguna de esas religiones niegue el «hecho religioso» presente en civilizaciones muy anteriores al judaísmo. ¿Tú piensas que los «creacionistas» son mayoría en esos credos?
    Es que no sé lo que estás contando.

    • Carlos
      Carlos 16 octubre, 2013

      Tal vez no sepas lo que estoy contando porque no lees bien: donde tú pones «iglesia», yo escribí «religión».

      A mí lo que me resulta pueril es la obsesión por las «conspiraciones» y la incapacidad para discrepar sin ofender.

  14. Miguel
    Miguel 13 octubre, 2013

    Ah, y lo cortés no quita lo valiente (ni viceversa). El resto del artículo me parece muy interesante y está muy bien expuesto. No es un caso único. Estos «anacronismos» están siendo bastante frecuentes en muchos aspectos del estudio de la antigüedad. Y fíjate que a quienes más pupa hacen es a los dogmáticos de la ciencia, no a los de la religión ( y no paso de ser más o menos agnóstico). Así que en mi opinión la conclusión que sacas es muy ligera y creo que apuntas tan mal, que te puedes acabar dando un tiro en un pie.

    • Carlos
      Carlos 16 octubre, 2013

      Imposible lo del tiro en el pie. Mis pies no son creyentes.

      • Norma
        Norma 12 marzo, 2016

        me acabo de enterar por un video de youtube de la existencia de Gobekli Tepe y empece a investigar.Estoy conmocionada por la noticia.Por que a un descubrimiento tan importante no se le dio mas importancia a nivel masivo?

  15. roger
    roger 14 octubre, 2013

    Muy interesante articulo.
    Sin embargo no estoy de acuerdo en que este templo o centro de adoracion fuera erigido por unos simples cazadores que no tenían nociones de ingeniería, tallado y labrado de rocas calizas, escultura, etc, etc.
    En primer lugar las tribus neolíticas y por ende aun mas antiguas como las que alguna vez pasaron por Gobekli Tepe, fueron nomadas que siguen a la caza de animales salvajes que siempre andan en busca de nuevas pasturas y alimentos.
    Lo que probablemente sucedió, es que un pueblo sedentario erigio y luego abandono el lugar.
    Llegaron mucho después (quizá 500 años después) pueblos errantes y/o cazadores y tomaron el lugar como un centro de culto y hacían ofrendas de animales salvajes (los cuales incluso comían) y después enterraban esas ofrendas como tributo. No hay otra explicación mas verosímil.

    • Carlos
      Carlos 16 octubre, 2013

      Esa es, en efecto, la explicación que cae más a mano, sobre todo teniendo en cuenta un dato que se omite en el texto: las construcciones son más grandes y más elaboradas cuanto más antiguas. Pero eso sigue sin explicar la costumbre de enterrarlas.

  16. Impresionante artículo. Desde luego que debería tener mucha mayor difusión. Ya que mencionan tradiciones religiosas, creo que cabe informar que en la religión Bahá’í se tiene claro que existieron religiones antiguas de las que no se tiene conocimiento. Les copio y pego un extracto de las Escrituras Sagradas recogidas en el libro Passajes de los Escritos de Bahá’u’lláh (1817-1892) El pasaje LXXXVII dice:
    «Ahora acerca de tu pregunta: «¿Por qué no se encuentra ningún registro referente a los profetas que han precedido a Adán, el Padre de la Humanidad, o de los reyes que han vivido en los días de esos profetas?» Sabe que la falta de toda referencia a ellos no prueba que de hecho no hayan existido. Si actualmente no se dispone de ningún registro acerca de ellos, esto debe atribuirse a su extrema antigüedad, así como también a los grandes cambios que la tierra ha sufrido desde su tiempo.

    Además, los modos y formas de escritura que ahora son corrientes entre los hombres, eran desconocidos a las generaciones anteriores a Adán. Incluso hubo un tiempo en que los hombres ignoraban por completo el arte de la escritura y adoptaron un sistema completamente distinto del que se usa en la actualidad. Para una exposición apropiada de este asunto se requeriría una explicación elaborada.

    Considera las diferencias que han surgido desde los días de Adán. Las diversas y muy conocidas lenguas que ahora hablan los pueblos de la tierra, eran originalmente desconocidas, así como también las variadas reglas y costumbres que ahora prevalecen entre ellos. Los pueblos de esos tiempos usaban un lenguaje diferente de los que conocemos actualmente. Las diferencias de idioma aparecieron en una edad posterior en una tierra llamada Babel. Recibió el nombre de Babel porque este término significa «lugar en que surgió la confusión de lenguas».

    Posteriormente, el siríaco se hizo prominente entre las lenguas existentes. Las Escrituras sagradas de tiempos pasados fueron reveladas en esa lengua. Más tarde, Abraham, el Amigo de Dios, apareció y derramó sobre el mundo la luz de la Revelación Divina. El idioma que Él habló, cuando cruzaba el Jordán, fue conocido como hebreo (‘ibrání) que significa «lengua de la travesía». Entonces los Libros de Dios y las Escrituras sagradas fueron reveladas en esa lengua, y sólo después de un lapso considerable, el árabe se convirtió en la lengua de Revelación….

    Atestigua, entonces, cuán numerosos y trascendentales han sido los cambios del lenguaje, de la palabra y de la escritura, desde los días de Adán. ¡Cuán mayores aun han debido ser los cambios antes de Él!

    Al revelar estas palabras nuestro propósito ha sido demostrar que el Dios único y verdadero, en su altísima y trascendente posición, ha sido siempre, y continuará siendo, eternamente exaltado sobre la loanza y concepción de cualquiera salvo Él. Su creación ha existido siempre, y las manifestaciones de su divina gloria y las auroras de eterna santidad han sido enviadas desde tiempo inmemorial y han sido comisionadas para emplazar a la humanidad al Dios único y verdadero. Que los nombres de algunos de ellos se hayan olvidado y los registros de sus vidas se hayan perdido, debe atribuirse a los cambios y transformaciones que han sobrevenido al mundo.

    En algunos libros se hace mención de un diluvio que causó la destrucción de todo lo que existía en la tierra, incluyendo registros históricos y muchas otras cosas. Además han ocurrido muchos cataclismos que han borrado las huellas de innumerables acontecimientos. Asimismo, entre los registros históricos existentes hay diferencias y cada uno de los pueblos del mundo tiene su propia relación sobre la edad de la tierra y su historia. Algunos extienden su historia hasta ocho mil años atrás, mientras que otros lo hacen hasta doce mil anos. Para cualquiera que haya leído el libro de Júk, es claro, y evidente cuánto han diferido las relaciones proporcionadas por los diversos libros.

    Quiera Dios que vuelvas tus ojos hacia la Más Grande Revelación y desatiendas completamente estas tradiciones y relatos contradictorios.»

    • Antonio
      Antonio 4 febrero, 2014

      Mari Rosi, hija mía, tienes un grave problema religioso. Recuerda que la fe conduce a error y que nadie ha demostrado ni remotamente la existgencia de dios.

  17. Danigenji
    Danigenji 12 noviembre, 2013

    Una explicación posible a que fuera recubierto de tierra 2.000 años después de su fundación, es que seguramente varias estructuras estuvieran por entonces caídas, seguramente las partes horizontales de los pilares en forma de T. Para levantarlas de nuevo, se retirarían, después se cubriría de tierra todo el complejo, y por último (que no se llevó a cabo), se colocarían otra vez encima de los pilares. Al desenterrar otra vez el complejo, quedarían de nuevo en su sitio.

  18. Pepe
    Pepe 24 julio, 2014

    Estos temas me apasionan. Conocia gobekli tepe por un libro que lei hace unos meses. Sumerios en Andalucía, donde verdaderamente se replantea la prehistoria de todo el mediterráneo. Creo que el autor tiene algunos podcas de su libro y uno en concreto de gobekli tepe… muy interesante el articulo. Gracias.

  19. jc
    jc 27 julio, 2014

    Sumerios en Andalucía? He oido algunas cosas y todad buenas… paree que esta muy bien documentado.

  20. Javier De Federico
    Javier De Federico 27 agosto, 2014

    Evidentemente que trastoca e incomoda otras teorias. Lo mismo pasó con los restos arqueologicos (casi desconocidos) como los de Mohenjo-Daro (India) Descubiertos en 1923, quedaron eclipsados por las Pirámides. Esa civilización, los primigenios del Tamtra, tambien son dignos de estudio, pero …. no interesa. Tambien rompe los esquemas oficiales establecido. Interesantisimo.
    Gracias a las personas de este trabajo por dar puntos de vista mas objetivos que los «oficiales»

  21. Julen Lizaso
    Julen Lizaso 27 agosto, 2014

    Estimado Carlos: agradecido por tu artículo.

    Al final concluyes: «El caso es que las tradiciones judía, cristiana y musulmana ubican la creación alrededor de 6.000 años antes de nuestro siglo XXI, o sea, 5.600 años después de la construcción de Göbekli Tepe. Si a los jerarcas de estas tres religiones dominantes ya les cuesta un esfuerzo ímprobo reconocer, entender y aceptar a Darwin, no es difícil imaginar las trabas que son capaces de poner –y que, tal vez, ya estén poniendo– para admitir que las piedras de Göbekli Tepe lo cambian todo. Ya no se trata de que hubiera hombres antes de Adán. Lo que ahora se discute es si había dioses seis milenios antes de Dios, Alá o Jehová»…

    …sobre este último puntito de ironía, no podría ser que los 6.000 años que contemplan las religiones judeocristianas, no se refieren al comienzo de la creación, sino al «aterrizaje» en el planeta de la actual humanidad, habiendo habido otras anteriormente, como la de los Atlantes (y el continente de la Atlántida entre Europa y América desaparecido) y anterior la de los Lemures (y el continente de Lemuria entre el sudoeste de India y Madagascar desaparecido)… así hasta Adán- Eva que no Adán y Eva?????

    Un saludo amigo.

    Julen

  22. GIAN
    GIAN 11 enero, 2015

    LAMENTABLEMENTE HAY MAS INCONGNITAS QUE CERTESAS SOBRE GOBEKLI TEPE.SIN EMBARGO RECONOSCO LA SERIEDAD DE ESTE ARTICULO.FELISITACIONES.SUPONGO QUE CON EL PROCEDER DE LAS EXCAVACIONES SE ABRIRAN AUN MAS INCONGNITAS.ES SUMAMENTE INTERESANTE .

    EXCELENTE LO DE REVISIONAR EL CONCEPTO DE CIVILIZACION.

    NOTA ADJUNTA:PARA NO OLVIDAR, GENGIS KHAN DIRIGIO UN PUEBLO NOMADE,EL DIOS DE LOS JUDIOS MIRO CON MEJORES OJOS LOS DONES DE ABEL(pastor ) QUE LOS DE CAIN (agricultor),LOS PUEBLOS DE AMERICA DEL NORTE NOMADES LIBRES BENDECIDOS POR LOS ESPIRITUS VIVIERON POR DECENAS DE SIGLOS(ANTES DE LA LLEGADADE LOS COLONOZADORES) EN EL PARAISO TERRENAL Y LA PREGUNTA TAL VEZ SEA,¿INTEREZA REALMENTE SI ERAN CIVILIZADOS O NO?
    CREO SINCERAMENTE QUE LA CIVILIZACION NO PASA POR EL SEDENTARISMO O POR EL MANEJO DEL ARTE DE LA AGRICULTURA.
    LA VIDA ES UN ARTE ,GOBEKLI TEPE DEMUESTRA QUE MAS QUE SEDENTARIOS, NOMADES O SEMI-NOMADES, ESTE ERA UN PUEBLO DE ARTISTAS.

  23. Julio H. Correa S.
    Julio H. Correa S. 19 abril, 2015

    Para el autor del post:
    Comprendo que este es un sitio divulgativo, pero ello no es óbice para exonerarnos de un mínimo de rigor en informarse medianamente del pensamiento o creencia que pretendemos cuestionar sibilinamente.
    Me refiero obviamente al último capítulo del post: ¿con la religión hemos topado?. Pero claro que hemos topado con ella, pero increíblemente tú extraes las consecuencias contrarias a las que la realidad y la lógica obedecen. Empiezas aludiendo, que no es lo mismo que refiriendo, a cuatro autores, presumiblemente judío, musulmán y cristiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *