Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Frente de…? Al centro a la izquierda

Paco Bello | Iniciativa Debate | 13/07/2013

Sé, porque me lo hacen saber, que no suelo resultar agradable para algunos seguidores de los partidos y agentes sociales pretendidamente de izquierdas, y sé también que tengo algún compañero y amigo al que no le gusta que encabece los comentarios con una excusatio non petita, pero tampoco que ponga a caer de un burro a “los nuestros”, lo cual, si es que hiciera caso a alguien, me dejaría con muy pocas opciones. Creo que acertaba en la definición un buen amigo que siempre me llamaba cariñosamente “Cimarrón”, sin que eso signifique necesariamente algo positivo para los demás.

Si me excuso o parece que lo haga, no es para que nadie me disculpe, porque tengo muy claro que la vida es efímera y tampoco me parece demasiado importante mantener afectos y proximidades de esas que solo surgen cuando dices lo que otros piensan, y se acaban cuando te consideran un transgresor, un traidor a “su causa”, o un buscador de polémica. Si lo hago, decía, es para aclarar que no soy ningún infiltrado, ni un enemigo de nadie; sino un simple paria que, cuando tiene ganas, y acertada o equivocadamente, dice lo que piensa y lo que ve.

A mí me encantaría y haría feliz poder hablar íntegramente bien y con ilusión de algún proyecto político o social de (y con) futuro, pero hoy no lo hay, y entre lo que lo parece, mi conciencia lo impide en base a lo que conozco. Tengo la suerte de no tener que seguir más dictado que ese: el de mi ética y mi criterio para estrellarme yo solo con ella y con él.

Si hoy me he decidido a escribir es porque he estado escuchando la entrevista a Fernández Liria que publicaremos el próximo lunes. Entrevista que por cierto se me ha hecho corta, porque creo que media hora no es suficiente para el tipo de invitados que disfrutamos. Y en particular y en lo personal, también porque Liria es una de esas personas que tengo apuntadas en una lista para el día que decida que no es absurdo mitificar a alguien.

En la última parte de la mencionada entrevista se aborda de forma somera la actualidad política nacional, se habla de posibles soluciones, alternativas, y candidaturas para encabezarlas; para iniciarlas. Como es lógico, el compañero Camilo conduce la conversación hacia el ya consabido frente amplio de izquierdas, e incide muy apropiadamente en la cuestión de la opción de IU como núcleo o miembro de ese conglomerado. Pese a ser un tema recurrente, la postura siempre íntegra de Carlos, y por ser quien es, le ha conferido un interés especial, aunque lo he percibido comedido.

Parto por decir con casi total seguridad que aquí, en el Estado español, un frente de izquierdas útil es inviable, porque para que existiera deberíamos encontrar a personas que no quisieran encabezarlo (por modestia, por vergüenza, por humildad). Y por supuesto estaríamos hablando de personas que de partida estén limpias. Porque que los que lo apoyemos lo estemos o no lo estemos no tiene importancia, pero parece un requisito indispensable que los que lo liderasen sí lo estuvieran. El caso es que esas personas existen, pero no se comprometerían con los actuales mimbres.

Se habla de otro asunto fundamental, aunque no directamente. Y es el de que la propia IU no quiere ser una alternativa. Nunca ha querido serlo; y esto lo añado yo. Juega un papel muy cómodo, el que le asignaron, el mismo que en la práctica ha jugado desde los pactos de la transición.

Una IU que no fuera IU, y que quisiera ser alternativa seria de gobierno de izquierda, no tiene colaboradores naturales, a excepción de algún partido minoritario y algunos pactos puntuales con algunas fuerzas nacionalistas progresistas (con algunas reservas desde que Mintegi aclaró su posición hacia esta Europa, aparte de Amaiur, no hay fuerzas de izquierda). Por tanto para gobernar debería conseguir una victoria por mayoría absoluta. Y para lograrla debería cambiar sus líderes, principios, compromiso, posiciones, dinámica y discurso, y si lo hiciera y ganase podríamos enfrentarnos a un escenario muy peligroso. Las cosas no son sencillas, ni salen gratis.

Pocos estamos dispuestos a que nuestros valores vayan por delante de nuestra comodidad e incluso de nuestra seguridad, por eso mi opinión no es válida como referencia, pero por eso mismo ni mi voto irá a parar a ningún partido, ni participaré en esta farsa. Y también por eso me sorprende que en un país como este (o no tanto, porque es un país con una infinita carencia de cultura política), no se perciba que IU es todo aquello a lo que muchos aspiran, aunque el propio partido no aspire a nada más allá de alguna poltrona sin complicaciones. IU es en realidad aquello que para el imaginario colectivo era el PSOE y que nunca fue. Un partido con un marcado papel de reserva y barricada, obligado a ser socialdemócrata y aparentar algo más, moderado (también en la corrupción), institucional, jerárquico, tradicional y en absoluto transgresor. Y por ello en su actual papel sería aceptado sin grandes conflictos incluso por los poderes fácticos, aunque se vieran forzados a reducir temporalmente su voracidad. Su triunfo sería esa vuelta al capitalismo de media intensidad que tantos anhelan, y el puente hacia el Shangri-La de los pusilánimes.

Volviendo a la entrevista, y con relación a los poderes consentidos, se comenta algo de pasada que me parece fundamental y que ya he tratado en alguna ocasión, y con Rafael Correa como protagonista. El mercado, el capital, no rechaza jamás la oportunidad de ganar dinero, y se conforma con no perder. Esto es así de simple, y si queréis os podéis hacer vosotros mismos una pregunta muy sencilla: ¿cerraríais una empresa que os diera un beneficio neto por pequeño que fuera si no tuvierais que atenderla directamente? Eso es el “mercado”, y las empresas, financieras o no, no se mueven de una localización ni dejan de negociar con un país excepto que pierdan dinero. Lo de “ponerse nerviosos” es un farol, una pose, una actuación conveniente para maximizar el expolio con la connivencia de sus empleados los políticos, pero nada más. Los “mercados” no tienen otra ideología que la del beneficio, y si hay cliente, por poco que se gane, si intentar derrocarlo lo pone en riesgo: hay amigo y hay negocio.

El caso es que toda hipótesis y prospectiva idealizada se convierte en hablar por hablar, porque lo más que veremos será, con o sin la legitimidad que dan los porcentajes de participación; pactos simples, o complejos y de circunstancias (supervivencia de casta y sistema) si la situación lo requiere por presuntamente contra-natura que parezcan ahora. Y por eso prefiero ser aparentemente poco pragmático y ciscarme en los “votos útiles”, y de paso en mis errores de ayer, poniendo lo que está en mi mano para que no existan bálsamos cutres que puedan prolongar, nublar o abortar un proceso ya de por sí largo y doloroso pero necesario si queremos de verdad un mundo mejor, y no una mentira aparente cubierta de un manto de servidumbre.

Lo dicho, se me ha hecho corta la intervención de Carlos F. L. con el asunto de Latinoamérica, el socialismo, Evo, Marx y el Estado, etc. Habrá que intentar que no sea la última.

12 Comments

  1. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 13 julio, 2013

    CUANDO SOY LA PRIMERA EN RESPONDER AL ARTÍCULO, ME SIENTO UN POCO PERDIDA, Y TENGO ALGO DE MIEDO A DECIR LO QUE SIENTO, PUES NO ES IGUAL CONTESTAR A LOS COMPAÑEROS, EN SU EXPOSICIÓN, QUE SER LA PRIMERA, EN EMPEZAR EN ESTE CUADRADITO BLANCO, A SOLTAR,LO QUE SIENTO A MI EDAD. PERO CÓMO NUNCA HE SIDO COBARDE, ALLÁ VOY, PACO DE MI ALMA. QUIERO DECIR, QUE ESIO DE LA TRANSICIÓN, FUE UN POCO DESCAFEINADA. NO SÉ SI PORQUE ÉRAMOS UNOS NOVATOS, ESTÁBAMOS ATEMORIZADOS DESDE AÑOS, MUCHOS AÑOS. Y FUE UNA ESPECIE DE ENSAYO DE DEMOCRACIA Y AVANCE, DESPUÉS DE CASI CUARENTA AÑOS DE NO SER NADIE, Y TENER MIEDO A TODO.
    LOGRAMOS PASAR DE GOLPE, DE UNA EXPERIENCIA A OTRA. RELATIVAMENTE CON TRANQUILIDAD. YO CREO, QUE TODO NOS PARECÍA UN MILAGRO QUE JAMÁS SUCEDERÍA. Y SE APROBÓ TODO LO QUE FUESE VIABLE PARA CONSEGUIRLO….SIN PASARSE.POR ESO, SE LEGALIZÓ EL PARTIDO COMUNISTA, (IMPOSIBLE EN LOS EEUU, POR EJEMPLO) Y SE PUSO A CARRILLO, EN UNA CASA DE LA CALLE REYES MAGOS DE MADRID, (CUSTODIADO, O VIGILADO POR LA GUARDIA CIVIL) YO MAS BIEN CREO QUE LO ÚLTIMO, PARA TENER A TODOS CONTENTOS. PORQUE YO HE VISTO EN MI BARRIO HABLAR A TAMAMES, HASTA QUE UN BUEN DÍA DESAPARECIÓ. O SE RETIRÓ.ANGUITA ESTUVO, HASTA QUE SU CORAZÓN, LE JUGÓ UNA MALA PASADA, Y SE RETIRÓ. Y OCUPÓ, EL PUESTO LLAMAZARES, QUE PARA IZQUIERDA UNIDA, (NO IZQUIERDA COMUNISTA) NO SIGNIFICA NADA. O HAY PARTIDO COMUNISTA, O NO LO HAY O NO SIGNIFICA NADA LA LEGALIZACIÓN, SI NO TIENE UN NOMBRE DEFINIDO. SÓLO EL PSOE, SE DEFINIÓ CÓMO TAL. PORQUE ESO DE «ALIANZA POPULAR» O » PARTIDO POPULAR» ME PARECE INACEPTABLE, PUES DE POPULARES NO TIENEN ABSOLUTAMENTE NADA. ES UN DISFRAZ BURDO Y ESTÚPIDO.Y NO TODOS ESTUVIERON DE ACUERDO, YA QUE DESDE EL PRIMER MOMENTO, TRAS EL DESMADRE DEL PUEBLO, Y LA MOVIDA DE PODER HACER LO QUE NO HABIAS PODIDO NI EN SUEÑO, LA GENTE SE DESMADRÓ, QUIZÁS AL DISFRUTAR DE UNA LIBERTAD QUE MUCHOS NO HABÍAN, NI CONOCIDO, EN LA SOMBRA, LA DERECHA RADICAL, PLANEABA DAR SU GOLPE, QUE EMPEZÓ EN LA CAFETEWRÍA «GALAXIA» EN LA GRAN VÍA DE MADRID, CON YNESTRILLAS A LA CABEZA, HASTA QUE SE CONSUMÓ, CON TEJERO Y SUS MUCHACHOS, CON MILANS DEL BOSCH, Y ARMADA, A LA CABEZA, DESDE EL MISMO PALACIO DE LA ZARZUELA, PUES EL GENERAL PRECEPTOR DEL REY, FUE EL ORGANIZADOR EN LA SOMBRA. ( NO HAY PARTIDO COMUNISTA, NI LO HABRÁ, PORQUE LA OLIGARQUÍA Y EL CAPITALISMO Y LA BANCA, TIENEN MUCHA FUERZA)TODO SON MONTAJES PARA EL PUEBLO. TÚ DICES QUE ERES SINCERO Y YO LO SÉ. PEERO YO, SIEMPRE DIGO LO QUE SIENTO,,,,,,O ME CALLO. UN BESO.

    • Paco Bello
      Paco Bello 13 julio, 2013

      Nunca he criticado a la gente de «a pie» que tragó con la transición, y con su Constitución, o que incluso la celebraron. Faltaba cultura democrática y sobraban represión y ganas de dar un paso adelante. Nada que decir.

      Pero han pasado casi 40 años, y ya es momento de ponerlo todo en su lugar. Pero si por una de estas se da la circunstancia forzada de encontrarnos con un gobierno que tiene que aparentar un papel progresista, se jodió el invento. Porque volveríamos a entrar en un nuevo ciclo de mentiras, y eso no interesa a largo plazo.

      Es más o menos lo que he querido exponer, amiga. Que o se rompe todo, o estamos condenados a mantener indefinidamente esta podredumbre.

      Un abrazo.

      • BRAULIO
        BRAULIO 15 julio, 2013

        La pregunta es: ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar para conquistar el «poder en manos del PUEBLO» que consiguieron aquellos griegos que inventaron la democracia y que las generaciones posteriores, hasta hoy, jamás han llegado a disfrutar en plenitud?
        Siempre, en este juego de conquistas, han ido por delante del PUEBLO los diferentes estamentos que a lo largo de la historia han llevado la voz cantante (por cultura, por poder, por religión, etc.)
        Esos poderes han «convencido» al PUEBLO de la «utilidad de sus argumentos» para seguir sus consignas. Siempre ha sido así. Y, a partir de ahí, ellos han hecho su juego, con el resultado de sumo provecho que, desde antiguo, venimos asignándole.
        Mucho tendrán que cambiar las cosas para que esta clase de gente deje de sostener la sartén por el mango.
        ¿Con cuántos componentes de ese PUEBLO se contaría para arrebatar esa hegemonía que, de forma alevosa, se perpetúa en manos impropias?
        El cerco se estrecha cada vez más al PUEBLO si echamos un vistazo a las pretensiones de estos potentados de extender su dominio por todas las regiones del mundo donde se hacen
        más fuertes aún.
        ¿Con cuánto PUEBLO, más allá de las fronteras nacionales,y al alimón, se cuenta en esta guerra de hegemonía?

  2. lamareenoire
    lamareenoire 13 julio, 2013

    Estando de acuerdo en las cuestiones puramente ideológicas expuestas en tu texto, Paco, como, por otra parte, viene siendo habitual, me limitaré esta vez a aplaudir otra cuestión muy distinta: la literaria…qué bien escribes, cabrón 🙂

    PS: léase «cabrón» en su sentido más cariñoso.

    • Paco Bello
      Paco Bello 13 julio, 2013

      Así lo he leído, y me parece un piropo precioso. Gracias. 😀

      De lo otro… creo que ambos (y tant@s otr@s, aunque no demasiad@s) lo tenemos muy claro.

      Un abrazote.

  3. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 13 julio, 2013

    PUES PACO: YO OPTARÍA POR ROMPERLO TODO, Y DAR A CADA COSA SU NOMBRE. NO MÁS MENTIRAS. YO NO SOY PARTIDARIA, DE MANTENER ESTA PODREDUMBRE , NI PARA MÍ CON LO QUE ME QUEDE, NI PARA MI HIJO, MI NIETO, Y TODOS LOS HIJOS Y NIETOS DEL MUNDO, INCLUÍDO EL TUYO. NUNCA HE SERVIDO `PARA HACER DOS CARAS. CREO QUE TÚ ME C0NOCES. A PROPÓSITO, TE RUEGO, QUE CUANDO PUEDAS ME ENVÍES MI CONTRASEÑA DEL FORO, PUES NO LA ENCUENTRO. Y QUE SEPAS QUE TODO LO QUE DIGO, LO HAGO DESDE EL CENTRO DE MI ALMA. Y NO MÁS EQUIVOCACIONES AL ELEGIR NOMBRES Y PRESIDENTES. A CADA COSA SU VERDADEREOA ESENCIA. UN BESO.

  4. Carlos
    Carlos 13 julio, 2013

    Quiero aclarar, porque me siento aludido, que cuando critico los introitos de Paco (sean o no excusationes) es justamente por eso: porque son introitos que se sirven antes del texto. Por lo mismo, no me gustan los artículos con muchas negritas o los libros subrayados. Creo con convicción en la máxima «Nunca hay una segunda oportunidad para una primera impresión». Por eso prefiero, como lector, que no me den los textos premasticados. En todo caso, hablo de mis gustos, que no tienen por qué coincidir ni ser mejores ni peores que los de nadie.

    En cuanto a lo de dar caña a quien lo merezca, estás en tu perfecto derecho, Paco. Faltaría más. Pero yo a Anguita no le habría dado tan fuerte.

    • Paco Bello
      Paco Bello 13 julio, 2013

      No le des la menor importancia, pixa. No era un reproche. Era casi por disculparme de una forma un tanto traviesa.

      En cualquier caso, y ya que estamos (y no como respuesta a lo que comentas). La justificación de la disculpa inicial ya la he explicado, y valga para este y otros textos. Y no es una introducción o prólogo, porque no cumple ninguna función de resumen, ni intenta enganchar al lector.

      Lo de las introducciones… aunque casi siempre es en artículos ajenos, es una cuestión de utilidad. A mí tampoco me gustan, pero nunca escribo o publico textos de terceros para gustar o gustarme, sino para divulgar, y por ello procuro evitar elitismos intelectuales o literarios cuando son propios (que por otro lado no sabría adaptar), y tampoco me obsesiono con la perfección de unos textos que suelo escribir a vuelapluma, con lo que recuerdo, y sin mayor corrección. Podría pensar con una ingenuidad un tanto forzada, como si acabara de caerme de un olmo al que había subido a por uvas, que todo el mundo es igual, que todos tenemos la misma inquietud, y que todo aquel que coge un libro de Hegel lo entiende y lo sabe interpretar. Y conste que me encanta leer sin que me quieran atraer, y por eso leo a autores minoritarios, que me fascinan y que nunca dejan de serlo. Y es eso lo que me hace plantearme qué utilidad hay en ese egoísmo o ese prurito de la perfección, si al final solo sirve para que se sientan bien con ellos mismos, o para que acaben gustando a otros pocos como yo. Por eso procuro advertir, o hacer, con mejor o peor suerte, interesante lo que en un principio pudiera no parecerlo precisamente porque el autor solo ha tenido en cuenta a los buenos lectores (esos que seguramente sepan tanto como el autor, y solo busquen una perspectiva original). Pienso en cualquier caso que, esas personas, dada su cultura, entenderán y sabrán disculpar esas licencias.

      No es una crítica hacia nadie, y no quiero tener razón, ni importaría si la tengo o no. Es una postura vital.

      Sabes que en lo de Anguita me limité en un principio a exponer hechos contrastados y publicados por la misma fuente objeto de la crítica, para a partir de ellos, entonces sí, ofrecer mi opinión, y en realidad, muy por encima. Pero ese es un asunto que, creo, ya está debidamente debatido.

      Al final todo se rige por la Ley Campoamor: «En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color, del cristal con que se mira».

      Bueno, y ya está bien de «letritas», que estas no son horas para mí. Un abrazo, pajarraco.

  5. fergar
    fergar 14 julio, 2013

    Sólo hay un partido político fiable: el de la biblioteca.

  6. hipatia
    hipatia 14 julio, 2013

    Si no te importa, y haciendo caso a la última linea de esta página, te copio un párrafo que me parece certerísimo,como el dardo en la palabra. Gracias, por todo.

    • Paco Bello
      Paco Bello 16 julio, 2013

      Faltaría más. Y de hecho creo que nunca «copiamos»: difundimos o ahorramos tiempo aprovechando el trabajo colectivo ¿no?

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.