Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Izquierdas, derechas, ricos, pobres y renta básica. Entrevista

Daniel Raventós | Sin Permiso | 01/09/2013

Se habla y se escribe cada vez más de la propuesta de la Renta Básica. 5 años largos después de iniciada la devastadora crisis económica en la que estamos inmersos, es mayor el número de personas, activistas de distintos movimientos sociales, militantes o no de partidos políticos, sindicalistas y ciudadanos en general que consideran que la Renta Básica es una propuesta a tener muy en cuenta. Muchas de estas personas están convencidas de que ante las dificultades para la inmensa mayoría que se derivan de las políticas económicas puestas en funcionamiento con la crisis debe darse un giro muy radical al estado de cosas existente. También hay críticos que no lo ven así. ¿Se puede financiar? ¿Se trata de un cheque para todos que sustituya a los servicios públicos, como alguno afirma? ¿Qué apoyos sociales tiene esta propuesta? De estas cuestiones, entre otras, se habla en la entrevista que Mariló Hidalgo realizó para la revista Fusión a Daniel Raventós. La versión que reproducimos a continuación está considerablemente ampliada.

-Proponéis desde hace tiempo la aprobación de la Renta Básica (RB) como un derecho. Pero, ¿qué importancia tiene esto en la actual situación de pobreza y desigualdad social que vivimos en Europa?

La crisis económica y las medidas de política económica que se han ido aplicando desde sus inicios en la Unión Europea han aumentado efectivamente la pobreza y la desigualdad social. Entiendo la RB, una asignación monetaria incondicional a toda la población, como un componente de una política económica diametralmente opuesta a la practicada. Como ya he mencionado en más de una ocasión, cualquier política económica es primero política y después económica, primero se decide (políticamente) a quién se va a favorecer y después se aplica la instrumentación (económica) que va a concretarlo. La RB sería una medida de política económica para garantizar la existencia material de toda la población. Una alternativa bien clara a lo que hoy estamos viviendo. La política económica que hoy impera puede ser resumida como mi amigo el economista mexicano Alejandro Nadal dejó escrito no hace muchas semanas: “Mientras la peor crisis en la trágica historia del capitalismo sigue su marcha, los poderes establecidos aprovechan la coyuntura para arremeter contra lo que queda del estado de bienestar”.

-¿Qué debería de cubrir y quiénes lo percibirían? 

La percibiría toda la población, como implica la propia definición y concepción de la RB. Debería ser de un importe al menos igual al umbral de la pobreza.

Las características de universalidad e incondicionalidad tan propias y distintivas de la RB acostumbran a “descolocar” a algunas personas. “¿También deben percibirla los ricos? ¡Qué barbaridad!”, sería una forma muy habitual de expresar esta perplejidad a la que aludía. Si se comprende que a pesar de que la perciba todo el mundo, no todo el mundo sale ganando, la perplejidad desaparece (o debería hacerlo para quien entiende cabalmente la propuesta). Bien es cierto que hay malintencionados que siguen insistiendo como marmolillos impenitentes sobre fantasmas que ellos inventan y que, como todos los fantasmas, no son reales. Pero tampoco hemos de ser demasiado severos con la inteligencia y la buena intención: están repartidas aleatoriamente, no hay que darle más vueltas. En todas las propuestas serias de financiación de una RB que pretenden redistribuir la riqueza y acabar con la pobreza, los ricos salen perdiendo. Algunos venimos insistiendo en ello desde hace dos décadas. Y creemos haberlo demostrado.

-¿Cómo se financiaría? ¿Sería viable en la actual coyuntura?

Precisamente Jordi Arcarons, Lluís Torrens y yo acabamos de publicar hace pocas semanas un avance de un estudio de financiación de la RB que será detallado en los próximos meses. Una parte de las conclusiones de este estudio de financiación, que está concretado para Cataluña porque disponíamos de una muestra de casi un cuarto de millón de IRPFs del año 2010 (si dispusiéramos de una muestra parecida para el conjunto del Reino de España también podríamos calcularlo para este ámbito), por tanto en plena crisis económica, sería el siguiente:

Estamos hablando de una RB de 7.968 euros anuales para todas las personas adultas y de 1.594 para los menores de Cataluña. La cantidad de 7.968 euros no es arbitraria. Es la cantidad que establece la llamada “renta de suficiencia” en Cataluña que cada año debe fijar la Ley de Presupuestos de la Generalitat. Este indicador fue establecido por la Ley13/2006 de 27 de julio. Dicho indicador de “renta de suficiencia” sirve, según la Generalitat, para valorar la situación de necesidad para poder tener derecho a determinados prestaciones. En nuestra propuesta, para financiar esta RB, además de lo recaudado hasta ahora, es decir, sin tocar ni un euro de ninguna otra partida (sanidad y educación públicas no se tocarían, por si alguien tiene alguna duda) excepto las prestaciones monetarias que fueran redundantes con la RB, el dinero saldría de: una reforma del IRPF, del ahorro de las prestaciones monetarias que serían suprimidas con la RB y de la adecuación de nuevos impuestos como propone el sindicato de los inspectores de hacienda GESTHA. La gran mayoría tanto de la población declarante actual en el IRPF como de la no declarante saldría ganando respecto a la situación actual. Solamente un porcentaje que oscilaría entre el 10 y el 15% de la población más rica saldría perdiendo con la reforma propuesta. Un porcentaje similar quedaría en una situación parecida a la actual, dependiendo claro está de la situación de sus respectivos hogares, y entre un 70 y un 80% de la población situada en los niveles inferiores de renta de los otros dos grupos saldría ganando con la reforma. Dicho con otras palabras: se produciría una gran redistribución de la renta de los sectores más ricos al resto de la población. Lo contrario de lo que se ha producido a lo largo de las últimas décadas, especialmente en los últimos años. Es fácil de entender, pero no siempre se entiende. Hay quien confunde la RB de la siguiente manera: se trata, según esta forma de razonar por llamarlo de algún modo, de dar una cantidad a toda la población independientementede lo que las personas ya puedan tener antes de la implantación de la RB. Como aquel terrateniente andaluz que estaba de acuerdo con la reforma agraria republicana porque “entre lo que tenía y lo que le iban a dar…” Se comprende que, así entendida la “RB” (la pongo en comillas), muchas personas se horroricen de que los ricos “también reciban una RB”. Lo puedo decir más alto, pero no más claro: la “RB” (nuevamente en comillas) así entendida es una barbaridad desde muchos puntos de vista. Un ejemplo de esta catastrófica confusión de la RB lo tengo a mano en un reciente artículo de V. Navarro en donde podemos leer: “Una versión de la RB es que todo ciudadano, como derecho universal, es decir, derecho de ciudadanía o residencia, reciba un cheque público que sea de una determinada cantidad que garantice una vida digna.” No se trata de un cheque para toda la población, al margen del sistema fiscal y de la política económica, como parece que dan a entender las palabras citadas. En breve, no se trata de la simplona fórmula “tanta población x cantidad de la RB = tantos miles de millones de euros o tanto porcentaje del PIB”. En el artículo mencionado se lee: “Aún así, multiplicando el número de ciudadanos y residentes por el cheque de renta mínima básica 8.551 euros al año (60% de la renta media del país) se obtiene una cifra alrededor del 37% del PIB.” Lo dicho, un enorme error. Y menos aún se trata, como en el mismo artículo de V. Navarro se dice: “(…) nadie que se considere progresista cree que la manera de solucionar este enorme déficit social sea dando un cheque social a cada ciudadano y residente para que se espabile por su cuenta y pague con este dinero unos servicios privados que sustituyan a los públicos, a los cuales el cheque público sustituiría.” Efectivamente, pero tal alternativa solamente está en la cabeza del autor citado y quizás de algún defensor muy estrambótico de la propuesta, no en la de los partidarios de la RB que en el Reino de España la venimos defendido en distintos foros públicos desde hace al menos 20 años. Y, por supuesto, no es el caso de la asociación Red Renta Básica ya que, dentro de las muy distintas maneras de defender la propuesta, nadie ha escrito ni dicho nada parecido al “cheque substitutivo de los servicios públicos”.

Digámoslo una vez más, en nuestro modelo de microsimulación los ricos pierden con la RB y con la reforma del sistema fiscal para su financiación. Y la mayor parte de la población gana. Se trataría de una gran redistribución menos desigualitaria que la actual de la renta, como espero haberlo dejado evidente en esta breve explicación del modelo de microsimulación. Un modelo, me gustaría dejar de todo punto claro, que permite muchísimas combinaciones, es decir, la cantidad de 7.968 euros mencionada es una opción, pero el modelo puede calcular otras muchas cantidades, inferiores y superiores.

¿Viable en la actual coyuntura? Esta pregunta tiene al menos dos aspectos a contemplar. La pregunta puede referirse a si es viable económicamente, pero también puede referirse a si es viable políticamente. Que es viable económicamente no tengo la menor duda como en parte queda bosquejado en alguna respuesta precedente. Viable políticamente es posible si se cambia el sector social al que debe favorecer la política económica. La economía no es independiente de la política. Los ricos salen ganando con las medidas económicas que se vienen practicando desde hace lustros, por el contrario, la mayoría de la población está perdiendo. Me parece bastante razonable pensar que una política económica distinta a la actual y favorable a la mayoría de la población no rica, no puede venir de la mano de los partidos políticos que han gobernado el Reino de España en las últimas décadas. Es la conclusión que debe obtenerse del análisis de los hechos, no de las declaraciones, claro. Y de forma más general, la suerte de la RB en el Reino de España dependerá, como toda medida social que pretenda ser seria y no mera especulación más o menos ingeniosa, de la calidad de sus análisis y, principalmente, de que pueda ser contemplada por parte de gran parte de la población como una de las medidas capaces de hacer frente a su situación social. La suerte de la RB dependerá, en fin, del número de personas que quieran defenderla y estén dispuestas a luchar por ella.

-Esta medida ¿no podría contribuir a desincentivar el trabajo o por lo menos, los peor pagados?

Doy por supuesto que la pregunta se refiere a trabajos remunerados y deja al margen el trabajo doméstico y el voluntario que requieren de un análisis diferente.

¡Eso sería maravilloso! Que desincentivara los trabajos peor pagados, como efectivamente creo que así sería, supondría una presión para subir esos salarios o para mecanizar esos trabajos. Recuérdese que para algunos buenos economistas que además de economía entendían el mundo dividido en clases en el que vivían, Kalecki por ejemplo, la principal herramienta de que ha dispuesto y dispone el gran capital para disciplinar a la clase trabajadora es la existencia de una población excedente o ejército industrial de reserva. Con la crisis, esta población excedente es cada vez más grande. Con una RB esta herramienta de disciplina quedaría muy debilitada. Este es el componente subversivo de la RB o, para ser más modestos, lo que la hace insoportable para los amigos de las grandes desigualdades sociales y del capitalismo neoliberalmente existente.

De forma más general. Algunas críticas que pueden ser ciertas para algunas asignaciones monetarias condicionadas, en cuanto a que son desincentivadoras del empleo, no tienen sentido dirigidas contra la RB. Recuérdese que la RB es incondicional y por lo tanto compatible con otras fuentes de renta. No es el caso de los subsidios condicionados, como las rentas mínimas de inserción de muchas comunidades autónomas del reino borbónico español. De todas formas, me gustaría añadir que esta crítica tan recurrente sobre la supuesta desincentivación del empleo por parte de la RB, es uno de los temas que más escritos alrededor de esta propuesta ha generado a lo largo de las últimas décadas. En una economía en la que oficialmente el 25% de la población activa está en el paro y ¡más de la mitad de la población activa joven!, esta crítica se asemeja más a cualquier variante del oscurantismo que a la comprensión racional y material del mundo. Es más una combinación de esperpento, ridículo y  avaricia que análisis sosegado.

-La RB funciona desde hace tiempo en Alaska. ¿Con qué resultados?

En Alaska existe una RB desde hace más de 30 años financiada por una fundación. Estamos hablando de una cantidad anual que fluctúa según los precios del petróleo, entre otros factores. Se sitúa entre los 800 y los 2.000 dólares anuales. Es decir, no se trata de una RB financiada a partir de una fiscalidad progresiva como, entre muchos otros, soy partidario. Este aspecto creo que debe quedar muy claro para evitar confusiones o comentarios ignaros del tipo “es que en Alaska tienen petróleo y por ello pueden financiar una RB”. En todo caso, también debe decirse que una medida tan sencilla como esta humilde RB de Alaska, ha supuesto que este Estado sea el menos desigualitario de todos los de EEUU.

El caso de Alaska ha motivado también algunas reflexiones laterales, una de las cuales tiene para mí un interés particular. Es a saber: la RB tiene partidarios que a su vez tienen opiniones muy distintas en filosofía, economía y política. Y para no quedarse sorprendido, tan importante es saber la cantidad de RB que se está proponiendo como la forma de financiarla. Hay partidarios de la RB de todas las tendencias políticas. En el Reino de España predominan sin lugar a dudas los partidarios de izquierda.

Llevas muchos años luchando por la RB, un camino duro. Personalmente, ¿qué te empujó a defender esta idea? 

Las motivaciones fueron básicamente políticas, aunque también contribuyeron otras razones de tipo más bien económico y filosófico. Quizás la razón más poderosa que encontraba a favor de la RB era la que voy a intentar resumir con unas palabras que no eran las mismas que utilizaba a principios de los 90 cuando empecé mi tesis doctoral dedicada a esta propuesta social. Todas las personas nacemos con notables diferencias: unas son más hábiles que otras, otras más inteligentes, otras más atractivas sexualmente, otras más ricas, otras más enfermizas, otras físicamente más fuertes… Hay más causas genéticas predominantes en unos casos y, en otros, son las causas sociales las más decisivas. Centrémonos en las causas sociales de estas diferencias porque las genéticas precisarían de un tratamiento específico. Pues bien, lo que toda sociedad que merezca el calificativo de justa debe garantizar es la existencia material a toda la población. Cosa que quiere decir que las personas de esta sociedad no pueden depender de otro o de otros en su existencia social. Y si esa existencia social material está gravemente amenazada por uno o varios poderes privados (multinacionales, grupos gangsteriles, bancos, iglesias…) el Estado debería intervenir republicanamente para garantizar esta existencia social de cada uno de sus miembros. Bien es verdad que muchísimas veces la actuación es justamente la contraria: la intervención del Estado es para permitir a los grandes poderes privados ser más poderosos: reformas laborales favorables a la gran patronal, restricción de derechos laborales, privatización de los servicios públicos, etc. Una de las formas más claras y contundentes de expresar parte de lo que quiero decir es la que empleóel que fue juez estadounidense de la Corte Suprema de 1916 a 1939 Louis D. Brandeis y que me gusta citar: “Podemos tener democracia o podemos tener la riqueza concentrada en pocas manos, pero no podemos tener ambas”. La RB, de una cantidad igual o superior al umbral de la pobreza, es uno de los medios creo más inteligentes dada una economía monetaria como casi todas las hoy existentes para garantizar esta existencia material. Para garantizar la base material de la democracia. Por supuesto que una RB por sí sola no garantiza esta existencia material que es una de las condiciones de la libertad, pero me parece un componente fundamental.

Y añadiré otra motivación para defender la RB que con los años me ha ido en aumento. Cuando se debate políticamente en parlamentos o en otros foros, la RB molesta mucho a las derechas que siempre han dicho que es muy fácil criticar la sociedad realmente existente, pero en cambio es muy difícil ofrecer alternativas razonables. Bien, ahí tienen una. Y se inquietan. Entonces se entra en una segunda fase, la descualificación agresiva y emocional: “mantendríamos a vagos”, “no se puede financiar porque no hay dinero” (a diferencia de cuando se trata de salvar a la gran banca, por ejemplo, que el dinero entonces sí que existe), “nadie querría trabajar”, “la inmigración nos inundaría”,  etc. etc.

¿Crees que veremos una RB en Europa a corto, medio o largo plazo?

¿Si la veremos o no? para mi depende fundamentalmente de un par de factores que he mencionado más arriba. La suerte de la RB está ligada, en primer lugar, a la calidad de sus análisis, como toda medida social que pretenda ser seria y no mera especulación más o menos fantasiosa, y en segundo lugar y de forma más importante aún, a que pueda ser asumida por gran parte de la población como una de las medidas por las que vale la pena luchar, apoyar o favorecer.

En lo que se refiere al primer factor, la calidad de los análisis, afortunadamente disponemos desde hace algunos lustros de muy buen material. Y se están produciendo constantemente algunos buenos trabajos. Es verdad que también se escribe y se publican escritos sobre la RB que me parecen muy desafortunados. Tanto desde posiciones políticas de derechas como de izquierdas. De todo hay, así como también abunda la diversidad entre los críticos de la propuesta, de derechas y de izquierdas: hay críticas de calidad y hay auténticos delirios.

En lo que se refiere al segundo factor, estamos verdes aún, pero el apoyo social a la propuesta de la RB pienso que aumentará en el futuro inmediato como ya ha aumentado a lo largo de los últimos años de manera substancial. Aunque pueda parecer paradójico en más de un sentido, la crisis está contribuyendo a ello. Cada vez es mayor el número de personas, militantes o no de partidos políticos, que están convencidas de que ante las dificultades para la inmensa mayoría que se derivan de las políticas económicas puestas en funcionamiento con la crisis debe darse un giro muy radical al estado de cosas existente. Aunque las formas de expresarlo puedan ser muy diversas se podría resumir así: “el primer derecho, antes de cualquier otro, debe ser el de existir.” Y la RB es una buena manera, concreta y cuantificada, de que todas las personas puedan tener garantizado precisamente el derecho a la existencia. Algunos pocos síntomas de la extensión del apoyo a la RB. A lo largo del año 2013 se están recogiendo firmas en distintos estados de la UE para promover la RB, una especie de ILP europea, precisamente en todo el ámbito de la Unión. Segundo síntoma, el próximo simposio de la Renta Básica, el número 13 ya, se celebrará en San Sebastián el penúltimo fin de semana de noviembre y está organizado por la Diputación Foral de Guipúzcoa, que está gobernada por Bildu. Otro síntoma, me ha llegado un texto escrito por un militante de la CUP en el que se puede leer que la RB “permite garantizar nuestra existencia material, uno de los pilares principales de toda sociedad”. Partidos políticos como Anova,  Alternatiba (componente de Bildu), Equo, defienden la RB. Dentro de otras organizaciones políticas (IU, ICV, ERC…) hay militantes que también son firmes partidarios de la propuesta. Como también crecen los partidarios de la RB entre los afiliados a distintos sindicatos, activistas de movimientos sociales y ciudadanos o ciudadanas interesados en contribuir a que el mundo que les rodea sea mejor. Hay pues motivos para poder responder que quizás veamos implantada la RB en un futuro no excesivamente lejano. El objetivo es muy ambicioso, sí, pero visto lo que realmente sucede y la suerte que está corriendo la gran mayoría no rica de nuestras sociedades, creo que vale la pena intentarlo.

Quizás con la RB ocurra algo parecido a lo que una vez se refirió Arthur C. Clarke con las “nuevas ideas”. Decía este gran escritor: “Cada nueva idea pasa por tres fases. Primera: Es una locura, no me haga perder el tiempo. Segunda: Es posible, pero no vale la pena. Tercera: ¡Ya dije desde el principio que era una buena idea!”. Aunque la RB ya no es una “nueva idea”, sería deseable que las dos primeras fases fueran rápidamente superadas. En beneficio de la población no estrictamente rica y, ¿por qué no?, de la racionalidad.

Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de sinpermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del comité científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes(El Viejo Topo, 2012).

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6202

6 Comments

  1. Chus
    Chus 2 septiembre, 2013

    ¡¡ Y BUEN VINO PARA TODOS !!

  2. Serafín Iglesias Morcillo
    Serafín Iglesias Morcillo 2 septiembre, 2013

    Si esto es posible, y los estudios demuestran que si, se puede considerar un derecho de todos los seres humanos y un medio de libertad a la opresión de los poderosos, lo que nos conduciría a una verdadera democracia. Pero habrá que luchar por ella, porque por las buenas o de una manera razonable los que tiene el poder van a decir que no.

      • Paco Bello
        Paco Bello 2 septiembre, 2013

        Ya sé por dónde vas, y tienes razón. Pero sabes que el sí no es una opción, pero el colapso no llevará a la revolución que tú y yo soñamos, y ese sí, permitiría que mucha gente viviera con un punto más de dignidad que ahora mismo, que al final es lo que me importa (y a ti también).

  3. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 2 septiembre, 2013

    TODO ESO ESTARÍA MUY BIEN, SI NO FUESE PORQUE EL GOBIERNO QUE NOS MARTIRIZA, NO ESTÁ DISPUESTO A NADA (Y ESO ES UN HECHO) YO, NO HE VISTO GENTE MAS SINVERGÜENZA EMBUSTERO Y AVASALLADOR QUE ESTE, EN TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA. ESTE FIN DE SEMANA, EN EL ÚLTIMO GRAN DEBATE, DE LA 5, EN EL PROGRAMA DE ANA PASTOR CON GOMEZ DE LIAÑO, Y EN ESPEJO PÚBLICO, SI HUBIESE TENIDO A ALGUNO A MI ALCANCE, NO SÉ QUE LES HUBIESE DICHO: NO SOPORTO LAS MENTIRAS DE COSPEDAL Y RAJOY, Y SU APLOMO, DICIENDO QUE LOS HAN VOTADO POR MAYORÍA, Y ESA ES LA PATENTE DE CORSO, QUE UTILIZAN PARA JUSTIFICAR SU CRÍMEN DIARIO AL PUEBLO ESPAÑOL, GALLARDÓN, APRUEBA EN OCTUBRE, LA LEY DEL ABORTO Y AÚN UNO DE LOS DE ESPEJO PÚBLICO, LE DECÍA A CARROMERO, QUE NO TIENEN NINGÚN DERECHO A ROBAR LOS LIBROS NI LA COMIDA, . ËL LES DECÍA QUE ES CÓMO UNA LLAMADA PARA QUE SE DEN CUENTA, DE LO QUE SUFRE EL PUEBLO SIN LO MAS NECESARIO, PERO ESTE HOMBRE, SEGUÍA EN QUE SI TODO EL MUNDO SE PONE A ROBAR, LOS COMERCIANTES NO TIENEN LA CULPA. ÉL, LES DECÍA QUE GOBERNAR CON MAYORÍA NO HACIENDO NADA DE LO QUE PROMETIÓ, NO JUSTIFICA LO QUE ESTÁN HACIENDO. Y SE GUÍAN DÁNDOLE LA RAZÓN AL GOBIERNO. PERO A NINGUNO DE ÉLLOS, SE LES VEÍA CARAS DE HAMBRE, E IBAN BIEN VESTIDOS. YO, LOS PONÍA EN EL LUGAR DEL PUEBLO, SIN TRABAJO DESAHUCIADOS Y CON NIÑOS EN EDAD ESCOLAR, O CHIQUITITOS, SIN HABER HECHO NADA PARA MERECER ESTA VIDA. Y GALLARDÓN, QUIERE QUE VENGAN MÁS NIÑOS A MORIR DE HAMBRE, A ESTE MUNDO DE LADRONES, PARA VERLOS CÓMO EN ÁFRICA. SON TODOS, UNOS HIJOS DE LA PELONA, QUE NO MERECEN VIVIR. TODOAS LAS NACIONES, TIENEN MIEDO AL COMUNISMO CÓMO SI FUESE EL COCO. Y NO SE VEN ASÍ MISMOS, CADA UNO CON SUS IDEAS, QUE CON EL CAPITALISMO, ESTÁN MATANDO A MEDIO MUNDO. Y TAL CÓMO ESTÁ LA COSA, OBAMA, QUERIENDO EMPEZAR A MATAR SIRIOS. ¡¡¡QUE ASCO!!!

  4. Fernandosegundo
    Fernandosegundo 2 septiembre, 2013

    Hace ya algún tiempo surgió en ID esta polémica sobre el tema de la RB. Yo, a pesar de que entonces tenía todavía mas miedo que ahora a no saber expresarme, me mostré en contra y puedo aseguraros que no era fácil, como no lo es ahora.

    No es fácil argumentar en contra de que cada persona tenga la subsistencia asegurada, y más con la que está cayendo.

    Realmente esa forma de distribuir el dinero, de abajo a arriba es la forma mas inteligente de hacerlo pues de esa forma se crea consumo, fabricación, trabajo, más consumo, más fabricación y más trabajo.

    Yo no creo que el problema fuera el que la gente dejara de trabajar, la gente quiere algo mas que subsistir, y además, el trabajo dignifica y la gente es digna por naturaleza.

    Sí veo algún problema en la cuestión de que si no se hace a nivel mundial, tendríamos grandes problemas fronterizos de emigración y hacerlo a nivel mundial me parece poco menos que imposible.

    El mayor problema que veo es que los capitalistas NO lo consentirían y habría que conquistarlo. Y no lo van a consentir porque no son inteligentes. (Tengo que matizar esta afirmación, sí son inteligentes, muy inteligentes, pero su egoísmo y su avaricia son infinitamente más fuertes que su inteligencia). Si fueran de verdad inteligentes, consentirían un sistema de esta naturaleza porque éste no dejaría de ser un sistema capitalista con casi las mismas diferencias de clase que las actuales pero con la gran ventaja para ellos de que la lucha de clases se habría terminado. Ningún trabajador con dos dedos de frente lucharía por algo mas que tener la vida asegurada y un trabajito y estaríamos viviendo en un sistema injusto, con grandes diferencias y entonces sí, por los siglos de los siglos.

    No, yo creo que nuestra lucha debe estar enfocada a un cambio radical de la sociedad sin diferencia de clases. Aunque cueste algo más conquistarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *