Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Elysium y el orden social

Alejandro Pedregal | Rebelión | 07/10/2013

Coincidiendo con el estreno de Elysium de Neill Blomkamp, la prensa se aventuró a encuadrar el trabajo dentro de la tradición crítica política de algunos títulos legendarios de la ciencia ficción. Así pues, Elysium , con su retrato distópico de la relación y el conflicto entre clases sociales, aparecía con todos los componentes necesarios para entenderla como un nuevo esfuerzo del director en esta dirección, que ya se había estrenado con un trabajo de similares características con District 9 , en el que reflexionaba sobre el apartheid y la figura del “otro” usando como paisaje su Sudáfrica natal.

La ciencia ficción como alegoría social ha tenido grandes referentes contemporáneos en los que sustentarse, desde el monumento filosófico de 2001: Una Odisea del Espacio de Stanley Kubrick a las distopías de Blade Runner de Ridley Scott o Brazil y 12 Monos de Terry Gilliam, pasando por las crudas reflexiones políticas de Paul Verhoeven en Desafío Total o Starship Troopers , o las inquietantes Gattaca de Andrew Niccol y la reciente Looper de Rian Johnson, sólo por mencionar unos pocos títulos. Sin embargo, identificar la alegoría social con un supuesto componente crítico no ha sido siempre acertado a la hora de abordar ciertos títulos del género. Por el contrario, a menudo ese tipo de análisis ha tenido más que ver con la habitual pereza reflexiva de los medios masivos, más destinados a la reproducción de fórmulas promocionales de la industria que a indagar en la verdadera voluntad de los autores de las obras. Elysium es un ejemplo de este fenómeno. Y cuidado: no se trata de entenderlo en clave negativa, sencillamente se trata de entenderlo en una dimensión integral.

Empecemos por lo más obvio: el cine es un negocio caro. Tiene una serie de cualidades maravillosas para todos aquellos interesados en las complejidades de las relaciones sociales con la cultura de masas, así como en su función cognitiva y comunicativa a la hora de moldear nuestro pensamiento y generar un universo simbólico que sirve debatir sobre diferentes posiciones entorno a cómo entendemos el mundo. Pero como decía, es un negocio caro, que independientemente de voluntades y sensibilidades individuales de directores u otros “autores”, en su modelo hegemónico (Hollywood) opera como una gran empresa colectiva con fines equiparables a los de cualquier otra empresa que opera dentro del orden social capitalista. Las películas se entienden como productos culturales y la inversión en ellas se hace para maximizar los beneficios. Es imprescindible que triunfen para alcanzar ese objetivo. Pero para que esto sea así, es necesario llegarle a mucha, muchísima gente, que en su diversidad social, política y cultural puedan confluir alrededor del producto generando beneficios.

Adorno y otros miembros de la Escuela de Frankfurt estudiaron con interés el papel de las “industrias culturales” en la legitimación del modelo social dominante y la inserción del individuo en el mismo. El cine como parte de esa industria cultural también refleja el orden social del que surge y, por tanto, transporta de manera inherente sus fundamentos ideológicos, cumpliendo con las funciones ya expuestas. El hecho de que en ciertas ocasiones sea capaz de filtrar mensajes en consonancia con sensibilidades críticas con el mismo modelo económico del que nace y al que alimenta, es también una extensión del propio modelo: para llegar a la masa que hará obtener beneficios es necesario satisfacer sensibilidades tan dispares que a menudo se precisa canalizar discursos críticos que sirvan para cuadrar los objetivos de la empresa. En esas contradicciones del propio modelo radica un potencial valiosísimo para la creación cultural, que puede servir para ahondar en una enriquecedora dialéctica entre los distintos grupos sociales, ya sean hegemónicos o subalternos como los llamaría Gramsci, y que también puede canalizar posiciones útiles en la práctica de la propia labor contrahegemónica. En la mayoría de los casos, sin embargo, esa supuesta cualidad crítica sobre la pantalla no pasa de ser lo que en ciertos ámbitos se conoce como “lubricante social”. Como veremos, ese es el caso de Elysium , donde la estrategia casi siempre está destinada a integrar todo tipo de posicionamiento crítico dentro de los esquemas hegemónicos de organización social, disolviendo y anestesiando cualquier posibilidad de respuesta social radical. Y es que, a diferencia de otros modelos más “nobles”, la democracia de acuerdo al capitalismo consiste en que todos participemos (y nos sintamos partícipes) en que se beneficien unos pocos por encima de la mayoría…

La cinta de Blomkamp nos presenta una sociedad profundamente segregada a través de una serie de evidentes guiños mitológicos: los pobres viven en la Tierra en condiciones miserables y trabajan en grandes empresas controladas por los ricos, que disfrutan de la jugosa plusvalía en una estación espacial llamada Elysium. Abajo el Estado prácticamente ha desaparecido, hay una represión ejercido por robots en manos de empresas privadas y algunos mercenarios sin escrúpulos, y un control asfixiante por cámaras controladas vía satélite que no dejan rincón donde esconderse. Arriba se vive en un mundo de hadas, con robots como sirvientes en mansiones con extensas praderas cuidadas como campos de golf, el acceso a la sanidad está disponible gracias a complejos equipos instalados en cada casa que garantizan la eternidad y el bienestar. Abajo las mafias organizan flotas de pobres en naves que entregan todos sus ahorros para lanzarse a la desesperada al espacio con el sueño de llegar a Elysium y poder hacer uso de esas máquinas para salvar la vida propia o de algún ser querido. Arriba un complejo sistema de defensa militar detiene a todo elemento extraño con intención de aterrizar en el exclusivo Elysium y lo deporta, o en última instancia lo destruye. El planteamiento como alegoría crítica social no podría ser más pertinente y esperanzador en cuanto a los temas que cubre: la segregación de clases, las relaciones laborales y la plusvalía, el acceso a derechos básicos como la sanidad universal, el espionaje y control de los ciudadanos, la privatización y militarización de las fuerzas represivas, la inmigración y el papel de las mafias que aprovechan la injusticia del orden social impuesto. Ciertamente Blomkamp, director pero también autor del guión de Elysium , muestra una cierta sensibilidad social que no es habitual en el medio. Su merecido éxito con District 9 además le ha permitido acceder a una producción de gran envergadura con un elenco lleno de estrellas (Matt Damon y Judie Foster, entre otros), que siempre favorece la distribución del trabajo.

Pero ese mismo modelo de producción que depende tanto de sus estrellas para vender sus productos es a menudo el mayor obstáculo para articular ese tipo de sensibilidades con en toda su radicalidad; entendiendo radicalidad de acuerdo a su etimología: que va “a la raíz”. Y es que Elysium se desinfla una vez expone la idea inicial para acabar repitiendo formulismos y estereotipos que acaban rozando el ridículo. Las relaciones sociales, en su proceso de mitificación, pierden toda complejidad y se afrontan de acuerdo a un modelo enfrentado entre buenos y malos, categorías simplistas para las que se reclama el más básico de los vínculos del espectador: la identificación hacia unos y el rechazo hacia los otros en el plano emocional más básico. Las relaciones económicas, de género, raciales, culturales… acaban diluyéndose en una dicotomía que enfrentará al héroe, siempre hombre y bien trabajado en las salas de gimnasio, y al villano, o villana en este caso, aunque la cosa acabe por ser algo más compleja. La organización ciudadana, el colectivo, el empuje de las masas, el papel de la sociedad civil en los cambios sociales, se pierde y pasa a ser absolutamente dependiente de luchas entre individuos excepcionales donde el héroe mítico se sacrifica, una lucha entre opuestos singulares de los que depende el destino de todos los demás. ¿Y a quién más que al orden social hegemónico le puede interesar una comprensión de las luchas sociales en clave individual, separada de toda articulación con el colectivo excepto para distinguir al bueno del malo?

Y es que, en su esencia más notoria, ese héroe sacrificado liderando una narración cuyos giros dependen exclusivamente de elementos emocionales acaba por reforzar un modelo social tan dominante como es el patriarcado. Así pues, movido por sus intereses particulares pero también por el sentimiento protector más noble hacia la guapa de turno y su débil hija, el héroe se pone a repartir “hostias como panes” para alcanzar su objetivo. La pantalla se llena así de sudorosa testosterona para que el salvador acabe dándole un mundo mejor a todos (mujeres, niños, pobres…) de un día para otro, sin que ellos hayan hecho mucho más que esperar el momento divino. Pero sobre todo, no nos olvidemos, si a alguien está destinado a darle una vida mejor ese individuo excepcional es a sus productores, que para eso se han dejado los billetes en él y han puesto toda su esperanza en que las constantes ráfagas de acción y los modelos más convencionales y conformistas de la narrativa cinematográfica dominante se traduzcan en cuantiosos beneficios, con los que posiblemente puedan mantener sus vidas en mansiones con extensas praderas cuidadas como campos de golf…

Por supuesto, todo trabajo dramático (y no sólo dramático) con intenciones de crítica social precisa de la emoción. Sin la emoción de la indignación social y la rabia que generan las injusticias es difícil establecer la empatía necesaria para cambiar el foco sobre el sujeto de la Historia, para cuestionar con determinación el punto de vista dominante, los discursos hegemónicos y las motivaciones ideológicas que subyacen en éstos. Pero ante fenómenos sociales tan complejos, producto de relaciones materiales constatables, es necesario preguntarse si la explotación de la emoción en su clave más superflua es el único medio para abordarlos de manera radical, o si sencillamente ese uso no es más que una perversión de la emoción como valor añadido parte de una transacción comercial. En Elysium la emoción no sólo acaba siendo la primera y última explicación de las transformaciones sociales, o al menos la explicación dominante, sino que además refuerza un modelo tan estereotípico como inútil para cualquiera que quiera enfrentarse en toda su dimensión a esos conflictos sociales que se sugieren al principio la película. La cinta de Blomkamp presenta una historia en clave mítica exenta de toda complejidad dialéctica. Sin poner en duda de su buena intención y honesta sensibilidad hacia las desigualdades y las injusticias sociales, lo cierto es que Blomkamp articula su trabajo a partir de una plaga de formulismos entorno a la excepcionalidad de ciertos individuos y un paternalismo patriarcal que no hace sino afianzar un modelo que es el reflejo del orden social del que surge. Ese modelo no es ni más ni menos que el capitalismo por el que se rige la industria cultural de la que el cine de Hollywood, como referente hegemónico, forma parte. Un modelo que con palomitas pasa mejor, por supuesto, siempre para gloria de esa plusvalía que le toca a unos pocos, mientras los demás esperamos el momento divino que nos salve disfrutando del espectáculo.

Fuente: http://rebelion.org/noticia.php?id=175110

30 Comments

  1. Paco Bello
    Paco Bello 7 octubre, 2013

    Esta película es el paradigma perfecto del mensaje subliminal inverso. Esto es: parece una crítica social, pero el mensaje que cala en realidad es el de que el «orden», en su acepción positiva, también es propiedad exclusiva de la clase social hegemónica (léase poderosos y ricos). La «chusma» es tan cruel como esos elegidos, pero además es salvaje y sucia, y arrasa una perfección y una belleza que no saben crear ni mantener. La película acaba, sin evidenciarlo, invitando a intentar ser parte del colectivo privilegiado.

    En los 70 e incluso en los 80 aún se podía esperar alguna rara avis desde Hollywood, pero hoy, o los títulos que valen la pena son demasiado complejos para que lleguen al gran público, o son lo contrario de lo que parecen.

    • Mandarina
      Mandarina 7 octubre, 2013

      Excelente definición, Paco, excelente… sería bueno hacer algo parecido con Blade Ranner y otras pelis por el estilo. Hay una, de origen ruso (si mal no recuerdo, pero no recuerdo ahora el título), bastante larga, que tuve ocasión de ver en diferentes pases hace ya bastantes años, pero no la he vuelto a localizar, y la he buscado con afán. El tema es muy sugestivo e interesante, porque la ciencia-ficción sigue resultando atractiva para una gran mayoría de gente.

      • Mandarina
        Mandarina 7 octubre, 2013

        SOLARIS. La otra peli que no recordaba es Solaris. Un imperdible, sí, pero también un poco caótica para «mentes poco entrenadas». De cualquier modo, un buen «imperdible».

      • Paco Bello
        Paco Bello 7 octubre, 2013

        Blade Runner está muy bien situada en mi «hall of fame» particular. Se me antoja como un Ensayo sobre la ceguera o El extranjero pero en película, con tres niveles de lectura: el evidente, el pretendido, y el subjetivo del segundo, que es en realidad el más interesante. Además, la banda sonora de Vangelis no tiene precio 🙂 . Solaris (la antigua, la rusa) es una obra de culto. Imprescindible.

        Aquí tienes la película en Ruso con subtítulos en castellano, pero para descargarla debes tener instalado un cliente BitTorrent.

        http://cuelgame.net/story/solaris-1972-vos-ruso

        Un día de estos habría que dedicar un tiempo a estos temas (del cine bueno).

        Un fuerte abrazo.

      • lamareenoire
        lamareenoire 7 octubre, 2013

        …pues mi mente debe estar poco entrenada, Mandarina, porque Solaris me pareció un auténtico tostón, a pesar de EL 🙂 No así Blade Runner o V de Vendetta, de cuyo director por cierto se sabe bien poco, teniendo en cuenta la repercusión que ha tenido su película, la cual, Carlos, me pareció de todo menos descafeinada 😉

        Salud

      • lamareenoire
        lamareenoire 7 octubre, 2013

        Me comentaba una amiga mexicana lo «curioso» que le resultaba que se hubieran ido a filmar una película basada en un futuro relativamente lejano, en el que reinan la miseria, las desigualdades sociales y el racismo (y que tiene lugar en Los Angeles), a un sitio que existe de verdad y en el que se convive día a día con esas tres realidades. Y es la película Elysium fue filmada en una barriada REAL de México DF… por qué irse al futuro?

      • Paco Bello
        Paco Bello 7 octubre, 2013

        A ver, amigas, que el lenguaje escrito es muy cabrón y se presta a confusiones, y además es imposible que personas como vosotras se tiren puyas siendo como sois la rehostia (de estupendas) las dos.

        Por poner un poco en situación… ¿habláis de la versión de los 70 o la de los 2002? Yo la última no la he visto, pero la original me pareció cojonuda.

        Paz, y que se escuche ese abrazo virtual.

      • Paco Bello
        Paco Bello 7 octubre, 2013

        Evidentemente el mensaje anterior no debía ir ahí…

      • lamareenoire
        lamareenoire 7 octubre, 2013

        Jajaja…yo hablo de la última versión…la original no la conozco pero procedo a buscarla 🙂

        Un abrazo a l@s dos!

    • librepensador
      librepensador 7 octubre, 2013

      entonces, ya casi mejor ni la veo, no?xDD

      por lo que decís es un poco como la 3a parte de Batman, en la que el malo es un tío que hace algo tan insensato como darle poder a las masas!

      • Paco Bello
        Paco Bello 7 octubre, 2013

        No, no, que para gustos los colores. Si la ves ya decidirás tú. Pero vamos, que no es nada del otro jueves incluso sin entrar en este tipo de particularidades: una «peli» de acción a la americana.

    • Mandarina
      Mandarina 7 octubre, 2013

      Lamareenoir, estoy de acuerdo con tu opinión sobre Solaris, y más aún con la de Blade Runner. Ahora bien, Solaris es una película «de culto» con una carga filosófica brutal, entre otras cosas. Yo no la entendí la primera vez y como la pude ver acompañada de una gente que sí entendía bien su mensaje, «casi me ataron» para que tuviera la paciencia de verla completa, pero me costó lo suyo. Como decía, es una película para ver acompañada de gente que pueda ir descifrando algunas cositas, de lo contrario, y debido a su larguísima duración, se nos atraganta. Hace ya muchos años que la vi, y te aseguro que si ahora la pudiera ver entera de nuevo, entendería mucho mejor todo su mensaje. Trataré de bajar la peli de la dirección que me ha dado Paco. Elysium no la he visto, pero lo intentaré.

      • lamareenoire
        lamareenoire 7 octubre, 2013

        Vamos Margarita, no me digas que tengo que ver Solaris con un filósofo al lado… no he necesitado ninguno para ver Pi, por poner un ejemplo…creo que en la creación de una película hay muchos aspectos a tener en cuenta; puedes tener un gran mensaje subyacente pero no ser capaz de transmitirlo…¿hablamos de la misma película?

        Un abrazo!

      • Mandarina
        Mandarina 7 octubre, 2013

        Lamareenoir… si te diriges a mi, te recuerdo que no soy Margarita, sino Mandarina… yo no me atrevería a decirte con quién o cómo debes ver esa película, Solaris, yo explicaba mi experiencia, y cada persona tiene la suya. Yo creo que, por muchos comentarios que he escuchado sobre el contenido de la peli, que esa película no ha sido comprendida realmente. Mucha gente la ha visto como un «tostón», y así me pareció a mi la primera vez que la vi, por eso me presté a verla con unas personas (para hacerlo más agradable -cena incluida-). El resultado es que esa reunión mejoró mucho mi opinión sobre los contenidos de «Solaris», entendí algo más, y no todos los que estábamos allí entendimos lo mismo… y nadie se sintió molesto por eso, faltaría más.

        Yo hablo de una época en la que iniciaba mis «pinitos» en muchas cosas, entre ellas, fueron mis primeros contactos con la «Etología». Como fue una época de muchísimos cambios para mi, quizá por eso me dejó algo más impactada. Hasta ese momento, puede que yo no me plantease que, todo, es producto de la mente… y ese es un tema principal en Solaris.

        Puede que tu no necesites a nadie para entender determinados contenidos, te felicito, yo sí necesité esa ayuda, y por suerte, la tuve.

        Un abrazo, Lamareenoir.

    • Mandarina
      Mandarina 7 octubre, 2013

      Yo hablaba de la primera versión… la última nunca la pude ver y no sabía que existiera otra versión.

      Y Paco, tranquilo… como bien dices, el lenguaje escrito se presta a muchas confusiones, pero no creo que con una persona como Lamareenoir pudiera darse otro fuego que el de la complementariedad; me gusta mucho lo que leo de ella como para que pudiera darse otra cosa 😀

      Un abrazo a lxs dos.

      • lamareenoire
        lamareenoire 8 octubre, 2013

        Já… sabía que no hablábamos de la misma peli 🙂 Si miras la última versión (George Clooney) entenderás definitivamente a qué me refería cuando preguntaba que si iba a necesitar un filósofo al lado para entender la película 😉

        Y otra cosa: cuando digo que no sé de dónde sale lo de Margarita…me refiero exclusivamente a mi mente :-)… vamos, que sé perfectamente que eres Mandarina…

        «Fuego de complementariedad»….qué bonito 🙂

  2. Carlos
    Carlos 7 octubre, 2013

    Hablando de distopías, llama la atención que no se mencionen dos de los títulos más representativos del cine de este siglo: ‘V de Vendetta’ (una adaptación discreta y descafeinada de una excelente novela gráfica) e ‘Hijos de los hombres’ (una obra imprescindible del mexicano Alfonso Cuarón).

    Pretender que Hollywood pueda ayudar a difundir alternativas al capitalismo es como buscar tigres veganos: una tarea inútil. Si se quieren alternativas, hay que huir del cine norteamericano, como norma general.

    Una recomendación: ‘No’, del chileno Pablo Larraín. De lo mejor que he visto en el último año.

    • Paco Bello
      Paco Bello 7 octubre, 2013

      Ni Eyes Wide Shut (que me parece la recreación más certera de la distorsionada realidad mental de la alta sociedad), ni las renombradas 1984 o Un mundo feliz, o la «imposible» El club de la lucha (solo por la genial demencia de Palahniuk ya vale la pena), y alguna más.

      Pero lo que es evidente es que fuera del circuito comercial estadounidense (y de sus satélites) es donde podemos encontrar auténticas joyas.

      Como esta (para que Camilo no diga que el cine colombiano es una porquería, y para que un buen amigo sepa que ya la he visto):

      http://www.youtube.com/watch?v=ZIwWPWWn8Ew

      • Carlos
        Carlos 7 octubre, 2013

        Mejor no le digas a nadie el tiempo que tardaste en ver esa fascinante película de Cabrera…

        Por cierto, en el artículo se menciona ‘Looper’, que ha tenido muy buena aceptación por parte de los críticos profesionales. Mi discrepancia con esos críticos es casi absoluta. A mí me pareció un cuento de hadas. Bien hecha, pero un cuento de hadas. Absténgase quien no sea fan de Bruce Willis.

      • Mandarina
        Mandarina 7 octubre, 2013

        Esta película, de la que me enamoré hace ya unos años, la hemos colgado en el Foro este verano… y ha tenido muy buena aceptación… habrá que «subirla» a primera línea, para que nadie se la pierda. Además, es sumamente divertida si sabes encontrar el punto histriónico del comportamiento, en mi opinión, claro.

        La banda sonora de Vangelis en Blade Runner, es de lo mejorcito que he escuchado. Me gustó tanto, que tengo la película en vídeo… 😀

        Pues a ver cuándo dedicamos un monográfico al buen cine… conste que yo soy bastante ignorante en el tema y me guío más por el «me gusta» que casi por otra cosa.

        Un abrazo.

    • Jesús Díaz Formoso
      Jesús Díaz Formoso 7 octubre, 2013

      Carlos, como siempre, en todo el ojo.

      «No» (referendum chileno sobre Pin8; de como el marketing político llega … para quedarse), es una de las mejores que he visto desde Costa Gavras …

      Quisiera recomendaros un de las mejores pelis históricas de los últimos tiempos: «EL VIENTO QUE AGITA LA CEBADA», de Ken Loach.

      Los replicantes … ¿seremos nosotros?

      Un abrazo general
      CyB

  3. Aurora Figuero Yustas
    Aurora Figuero Yustas 7 octubre, 2013

    A MÍ, ME ENCANTA EL CINE, PERO CON ÉL, HA PASADO CÓMO CON TODO. QUE VA DIRIGIDO, A LAS MASAS, Y QUE TIENEN QUE HACER PELÍCULAS CADA VEZ MÁS COMPLEJAS., Y FUTURISTAS. EL MUNDO QUE NOS PRESENTAN, ES TAN CAÓTICO, QUE ESTÁ HECHO PARA LOS GRANDES FILÓSOFOS, O EL PÚBLICO CADA VEZ MÁS VIOLENTO. YO CREO, QUE TODO ESTÁ DOMINADO, POR UNA ESPECIE DE LOCURA COLECTIVA, QUE NOS ARRASTRA CONMTÍNUAMENTE A LA VIOLENCIA, Y A CONSEGUIR TODO, POR ARTE DE MAGIA DEL PODER Y EL EXPOLIO AL QUE NO LO TIENE. LOS AMERICANOS, TIENEN MUCHOS DEFECTOS, PERO TAMBIÉN UNA GRAN AUTOCRÍTICA BESTIAL, QUE ME RECONCILIA UN POCO CON ELLOS.Y LA SACAN EN EL CINE. YO DE SIEMPRE, HE PREFERIDO LOS MUSICALES. HE SUFRIDO DEMASIADO EN TODA MI VIDA, Y LOS ECHO DE MENOS. AQUELLOS DEL GRAN ZIEGFELD, Y AQUELL@S BAILARINES Y CANTANTES, QUE ME HACÍAN NO PENSAR EN LO QUE VIVÍA. SIN EMBARGO TAMPOCO ME AGRADAN ESAS PRODUCCIONES TAN COMPLEJAS, PORQUE PARA PENSAR, YA TENGO BASTANTE CON LO QUE NOS OCURRE. PERO ANOCHE, VI CON PLACER, «SEÑORAS Y CRIADAS», QUE NO DEJA DE SER UN TEMA SOCIAL DE LOS AÑOS 50- 60 70, DEL SIGLO PASADO, CON LA BRUTAL SEGREGACIÓN HACIA LOS NEGROS, ES UN EJEMPLO DE VALORES, Y ACTITUDES.CON EL SENADOR MAC HARTY Y DE CIENCIA FICCIÓN, ME QUEDO CON «AVATAR», QUE ES EL EJEMPLO DEL TERRÍCOLA, POSESO Y AVASALLADOR, CON UN PUEBLO, QUE ES TODO AMOR. QUIERO…..NECESITO CREER QUE ES ASÍ, PORQUE ESE ES MI PENSAMIENTO. Y DE PODER Y BARBARIE, SIN ARMAS DE FUEGO, CON»ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO», Y LA MALDAD ELEVADA AL CUBO, POR UNA SOCIEDAD ENFERMA Y UN EXCESO DE MANDO Y TERROR, «EL EXPRESO DE MEDIANOCHE», MÁXIME, CUANDO LA DROGA DOMINA A TODO EL MUNDO Y TODAS LAS ESFERAS SOCIALES, DE NUESTRO PLANETA.YA SÉ QUE SOIS MÁS INTELIGENTES QUE YO, Y HABEIS ESTUDIADO MÁS, PERO YO, LO HE VIVIDO. UN ABRAZO.

    • Mandarina
      Mandarina 7 octubre, 2013

      Querida Aurora, yo también he visto «Criadas y señoras», y me gustó bastante, porque refleja una parte del problema de la época, además, tiene gags bastante divertidos, aunque a veces resulta cruel. Los musicales me gustaban antes más que ahora, he visto bastantes, pero entiendo muy bien que te gusten, son entretenidos y se pasa un rato agradable. Espero que estés mejor. Un abrazote grande!

  4. Jesús Díaz Formoso
    Jesús Díaz Formoso 7 octubre, 2013

    Nos olvidamos del «arquetipo»: MATRIX.

    Dejando al margen toda otra consideración, lo que siempre me ha «intrigado» (quizás debería decir «sobrecogido») es el hecho de que una supermegateraproducción que además es una «trilogía», hubiese sido el primer trabajo de los tales Wachowsky Bros, que consiguieron financiación sideral, sin que ni antes ni después -hasta donde conozco- se hubiese sabido más de ellos …

    Extraño, ¿no?

  5. lamareenoire
    lamareenoire 7 octubre, 2013

    …veo que te lo has tomado mal… lo lamento Mandarina…no he querido dar a entender que no necesite a nadie para entender determinados contenidos (que de largo) y mucho menos que los necesites tú. Estaba, te lo reconozco, eso sí, ahondando un poquito más en mi crítica (a lo mejor injusta del todo y seguramente cínica) sobre Solaris…

    Un abrazo y disculpa si te he molestado… y por cierto, lo de Margarita no sé de dónde sale…

    • Mandarina
      Mandarina 7 octubre, 2013

      Lamareenoir… que yo no estoy molesta, para nada, eh? el lenguaje escrito siempre causa «interferencias»… Lo que he entendido es que tu opinas, y yo también, nada más. Si miras más abajo, en uno de tus mensajes, verás que dice «Vamos Margarita,» (lo he copiado)… y, sonriendo, te he escrito la respuesta, porque he entendido que te has confundido, nada más. No pasa nada por tener diferencias en las opiniones, para eso estamos aquí (entre otras cosas), y a mi, en el fondo, me gustan las diferencias porque siempre nos ayudan a crecer un poquito. No te preocupes por nada más… Seguramente, si pudiéramos hablar «cara a cara», viendo las mutuas expresiones de nuestros rostros, las diferencias de opinión se acortarían… porque, por lo que te leo, tampoco son tantas, al menos en apariencia.

      Un abrazo, amiga.

  6. Indignado
    Indignado 7 octubre, 2013

    Esto si es bueno:
    El PP tenía que ser… Todo lo que no entienden es una amenaza, y por tanto debe de ser prohibido…

    Las casetas de la Feria de Fuengirola (Málaga), que se celebra hasta el próximo sábado en el municipio, sonarán todas según mandato del Ayuntamiento. “Se autorizan todo tipo de músicas siempre que estén interpretadas en español”, dice el bando municipal que establece la normativa de las fiestas, que matiza después: “Bajo ningún concepto se permitirá la ambientación musical con los siguientes géneros: Funk, Rap, Reggaeton, Metal, Alternativa, Hip Hop, Reggae, Heavy Metal, Country, Punk o Gótica o Ritmos Latinos en general”. En ese sentido, también se establece que todos los establecimientos de la feria deben sintonizar el dial que establezca la consejería de Fiestas del municipio.

    En el bando, el Ayuntamiento dicta las normas de “higiene, respeto y convivencia” para “hacer más agradables las jornadas festivas”. Con ese objetivo, también se regulan otros aspectos como la decoración de las casetas, que debe estar basada en elementos relacionados con Andalucía, su cultura, arte y tradiciones o el grado de iluminación. También se dictan norma sobre la vestimenta de los jinetes, que deben llevar pantalón o calzona, chaleco, chaquetilla y sombrero. En cuanto a la camisa, blanca y sin chorreras, “más de bailarín de cuadro flamenco que de caballista”, según recoge el bando. La falta de seguimiento de las normas de vestimenta y protocolo puede conllevar sanciones de diferentes grados.

    “Aprovecho también estas líneas para invitar a vecinos y comerciantes de Fuengirola a engalanarse con atuendo andaluz y a decorar los establecimientos con motivos festivos para dar mayor realce a la Feria del Rosario”, concluye el bando firmado por la alcaldesa, Esperanza Oña (PP), que además es vicepresidenta del Parlamento andaluz. Entre las actividades programadas durante la semana, un homenaje a la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora del Rosaria Coronada, una misa flamenca o conciertos de José Manuel Soto y concursantes del programa Se llama Copla.

    • Indignado
      Indignado 7 octubre, 2013

      que me ha faltao. jajajajajajajajajjaja
      A lo que una tal Conchita responde:
      «¿en serio? ¿ser andaluz es llevar traje flamenco y saber bailar sevillanas? lo siento pero yo me niego a ser un tópico

      Vengo andando rápido y con una idea adentro,
      protegiendo la razón,haciendo caso a un sentimiento,
      escuchando al corazón,saboreando este momento
      y orgulloso de ser hoy Andaluz de Nacimiento».
      Que me parto jajajajjajaja. Hay que engalanarse o Hay que Joderse jejejejjejejeje.

  7. Andrea
    Andrea 1 diciembre, 2014

    Haces una interesante critica, aunque difiero con que la película de ciencia ficción solo use el argumento de la diferencia social para genera audiencia. Considero que el director siempre hace una crítica indirecta a este tipo de sistemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.