Juan Torres López: “Si IU no quiere caer en el mismo saco que PP y PSOE tiene que romper con el sistema por completo”

3927

San Borondón | jueves, 26 de diciembre de 2013

Afirma que un porcentaje del 14% le daría a IU un buen grupo parlamentario, pero no le serviría para la necesaria transformación social que necesita el país

ImageImage

SB-Noticias.- Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada, reflexionó sobre la necesaria unidad de la izquierda para combatir las políticas del neoliberalismo y los movimientos que en torno a este tema de están produciendo en el Estado español con proyectos como SUMA o Alternativas desde Abajo, a los que asisten dirigentes de IU que dicen apostar por la unidad de los progresistas, sin embargo esa formación no para de poner impedimentos para conseguirla.

Juan Torres López dijo que cada día comparte más la sensación que tiene la gente sobre Izquierda Unida, que particularmente ha transmitido a dirigentes de esa formación que son amigos suyos, en el sentido de que si bien la gente distingue muy bien al PP del PSOE, y a ambos partidos de IU porque esta última formación tiene un discurso netamente diferente a los otros dos partidos, pero también es verdad que los ciudadanos empiezan a ver que IU está en la misma caja, en el mismo saco, de modo que como esa formación no salga pronto de ahí, desgraciadamente lo que hará es recoger migajas, “si es que llega a recogerlas”.

Desde su punto de vista, IU puede estar en una disyuntiva que le puede costar muy caro, porque por un lado sus dirigentes están viendo con expectativas cierta subida electoral, que en ningún caso será superior al 14%, “algo que sería para tirar cohetes”, lo que le proporcionaría un grupo parlamentario numeroso, pero que desde el punto de vista de la transformación política, será completamente inútil, porque al fin y al cabo tendrá que moverse en los mismos ejes de coordenadas que se puede mover el PSOE, con políticas un poco más sensatas y decentes que las que pueda hacer el PP.

El prestigioso economista explica que esto es similar a lo que le está ocurriendo en Grecia a Syriza, organización que parece que tampoco termina de salir de las coordenadas del sistema, hasta el punto de que se podría encontrar que incluso ganando unas elecciones, no pueda hacer nada porque ese sistema se lo impide, pues mucho menos podría hacer IU porque una victoria electoral está muy lejos en el horizonte, “si es que llega a producirse algún día”.

En el mejor de los casos, “si es que se puede considerar lo mejor”, si el número de escaños que obtuviera IU le diera para gobernar con el PSOE, también podría llevar una ruptura de la formación, porque una cosa es gobernar en Andalucía, y otra en el Estado, teniendo que soportar incumplimientos del programa electoral, porque no debemos olvidar que el PSOE es parte del problema que padece el país en estos momentos.

Para Torres López, esta disyuntiva en la que se mueve IU pone de manifiesto que su dirigencia la está convirtiendo en una fuerza desgraciadamente conservadora, incapaz de romper sus propias fronteras, de actuar con generosidad, con valentía e innovación, asumiendo riesgos, en unos momentos tan difíciles en los que son muy necesarios, “quizás más que nunca”, que haya una alternativa de toda la izquierda.

Para el economista, IU se está comportando de una manera poco coherente, porque personalmente ve que es muy contradictorio que algunos de sus dirigentes estén llamando a la República, al proceso constituyente y a la ruptura, pero al mismo tiempo formen parte del entramado institucional que está manifestándose como una experiencia institucional y de Gobierno asquerosamente corrupta, “cuando ambas cosas no se pueden mantener”.

Fuente:  http://www.sanborondon.info/content/view/58139/1/

Comentar con Facebook ()

Comentar (23)

23 Comentarios

  1. Sr. Torres.
    Ha dado Vd. en el clavo
    Hace tiempo que pienso lo mismo
    Los que siguen asisitiendo al Parlamento son comparsas invitados, y solo queman su credibilidad con esta situación.
    Deberían abandonar estas Instituciones y dedicar todo su esfuerzo en reforzar su propuesta a la Sociedad, en en forma de contrato electoral en las próximas campañas, donde se jugará nuestro futuro para el resto del siglo XXI.
    Saludos

    • Josep, yo podría estar de acuerdo contigo….pero no con Torres Lopez, (un socialdemócrata) que padece de urticaria cada vez que ve una bandera roja. Escribe cosas interesantes… pero no te engañes.. sigue leyéndole y acabaras conociéndole.. pero si vives en la misma ciudad que el y además lo lees desde hace años .. lo conoces mejor. Por otro lado es un buen profesor.. “socialdemócrata”.

  2. Mirar lo que sale en el País. Si es que…
    “Lo del hermano pequeño del PSOE se acabó” Dice Eddy Sánchez de IU. OJO: Aspira a “la mayor subida electoral” de la formación en las elecciones de 2015, busca atraer al electorado de centroizquierda y se muestra abierto a acuerdos con socialistas y UPyD.
    Bueno: Si es Amarillo, anda como un pato y grazna ¡cua! ¡cua! ¡cua! ES UN PATO.
    Me ahorro el pagar la entrevista. Que cada uno saque sus conclusiones. Mi opinión se reafirma. El Grupo PRISA esta en manos de los banqueros, osea que forma parte del Sistema, por lo tanto sus sugerencias subliminales, se las pueden meter por ese lugar arriba, de esos pantalones bajados, gracias al porque les dan su sucio dinero.

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/01/05/madrid/1388949905_455482.html

  3. Yo creo que es bueno criticar a los partidos, especiálmente a los partidos de izquierdas y más especiálmente aún si son de los que creemos o hemos creído que podrían hacer algo de verdad positivo por la clase trabajadora. (Cuando hablo de partidos me refiero también a todo tipo de grupos, plataformas, iniciativas etc.) Pero esta crítica debe de tener un fin, debe servir para algo, por lo tanto debe ser constructiva.

    Debemos creer que si algún dirigente de alguno de estos grupos llegara a leernos, le serviría para conocer de primera mano cómo piensan muchos de sus simpatizantes y quizá algunos de sus militantes de base. Esto no puede nunca perjudicar al movimiento obrero si no por el contrario, resulta imprescindible para llevar a cabo nuestra tantas veces comentada y añorada circulación de ideas no solo de arriba a abajo si no también de abajo a arriba. Por eso es conveniente al criticar, que nos situemos desde el principio junto a esa organización, que la consideremos de nuestro bando, con sus defectos y sus virtudes (como nosotros mismos tenemos), pero en el mismo lado de la barricada.

    Posiblemente sea solo una forma de expresión, otras veces somos algo ligeros de pluma, pero muchas veces la manera que tenemos de criticar a estos grupos no sirve al fin positivo de mejorar el funcionamiento de estos y por lo tanto de la izquierda, si no todo lo contrario. Si nos lee quien ya tiene una posición de izquierda, puede provocar como mínimo una desunión, una desconfianza. Si nos lee quien empieza a formarse una idea de la realidad de la vida, puede llegar con facilidad a pensar que “todos los políticos son iguales”, “política KK”, etc. No creo que esto sea muy positivo.

    Hace unos días alguien comentaba que “lo mejor que podía hacer IU era romper sus actas de diputados, dimitir de todos sus puestos y salir a la calle”. ¿Es posible que seamos tan inconscientes escribiendo?.

    Aquí se ha criticado a IU, a Ada Colau, a Julio Anguita y su grupo Somos Mayoría, a Teresa Forcades y Vincent Navarro… y no siempre de forma constructiva si no tirándoles a la yugular. Yo me pregunto qué sentido tiene todo esto. A veces se les hace el mismo tipo de crítica que a los partidos de derecha o al Gobierno. Y con el mismo tono de voz. Y hasta parece que la crítica llegara también de esa zona del espectro político. Ellos no lo harían mejor. ¡Y SOMOS NOSOTROS MISMOS! Por favor, tengamos un poquito de cuidado.

    Incluso lo que hayan hecho hasta la fecha estos grupos o lo que estén haciendo en la actualidad es a mi entender solo relatívamente importante. Lo relevante es lo que pretendan hacer en el futuro próximo.

    Estamos de acuerdo en que esta pseudodemocracia es una farsa. Y que otra pseudodemocracia dirigida por alguno de estos grupos seguiría siendo otra farsa. De lo que se trata es de acabar con este sistema y traer una Democracia de verdad en la que el Pueblo diga cómo tenemos que convivir en sociedad. Y para ello es imprescindible cambiar la Constitución. Y que esa Constitución esté elaborada por y para el Pueblo. Y para cambiar la Constitución nos necesitamos TODOS. Los grupos que señalaba antes y los miles de grupúsculos que andan por ahí. No podemos tratarlos como si fueran de la derecha. No podemos pensar de ellos como si fueran de la derecha. No podemos saltarles a la yugular. Los necesitamos. Nos necesitamos. Tenemos que conseguir el 75% de votos en el Parlamento si queremos cambiar la Constitución. No es fácil.

    Pero si no se cambia la Constitución no hay nada que hacer. Todo seguirá igual. Yo no juego.

    Un saludo a tod@s

    • Este es el error de base, amigo: “Debemos creer que si algún dirigente de alguno de estos grupos llegara a leernos, le serviría para conocer de primera mano cómo piensan muchos de sus simpatizantes y quizá algunos de sus militantes de base.”

      Lo saben mejor que tú y que yo, te lo aseguro, porque se les ha dicho por activa y por pasiva tanto desde las bases “combativas” de su partido como por gran parte de la intelectualidad comprometida. A partir de ahí extrae tus propias conclusiones y decisiones.

      En cuanto a esto: “Hace unos días alguien comentaba que “lo mejor que podía hacer IU era romper sus actas de diputados, dimitir de todos sus puestos y salir a la calle””. Tampoco yo creo que eso fuera necesario si la posición de esa formación estuviera clara. Pero sabiendo que la aportación que pueden hacer con el actual talante solo repercutirá en sus bolsillos, eso sería un claro posicionamiento de cara a las próximas elecciones. Todo un golpe de efecto si tras él hubiera un compromiso verdadero.

      Esto sí me parece importante, creo que tienes razón, y aquí también entono el mea culpa: “Si nos lee quien empieza a formarse una idea de la realidad de la vida, puede llegar con facilidad a pensar que “todos los políticos son iguales”, “política KK”, etc. No creo que esto sea muy positivo.”

      Aunque no sé si la mala leche me dejará hacer acto de contrición.

      Un abrazo.

    • Ese golpe de efecto es al que me refiero, cara a los votantes sería decir que no estamos en el sistema, un acto de valentía. Es dar un paso atrás para luego poder coger impulso para luego, en las próximas elecciones, llegar más lejos. ¿Podemos imaginar las consecuencias de este acto de valentía política? Cuantos debates generaría? A donde se dirigiría TODA la atención? Creo que dejarían bien claro que no están en esto de la política por los sueldos o beneficio personal.
      Si no ¿que van a conseguir? Aliarse con el PSOE que está metido hasta las cejas.
      Ahora cara a las elecciones cuando empiece la derecha a bajar impuestos, recular cara al electorado, ver dimisiones de ministros y poner en marcha toda la propaganda desde los medios de comunicación que controlan…entonar un mea culpa…Son lobos disfrazados de corderos joer.
      Pensando a largo plazo, pues si, quizás hay que confiar en votar a IU porque va a ir minando la derecha y sacar a la luz más casos de corrupción ect. ect. Pero…la carne es débil, y vemos como son precisamente los que están fuera, los que son más coherentes y más críticos con las manos que ¡no les dan de comer! Como son los que comentas: Ada Colau, a Julio Anguita y su grupo Somos Mayoría, a Teresa Forcades y Vincent Navarro… A esas personas no se les ha criticado “Aquí”, todo lo contrario son un estimulo y ejemplo a seguir, por lo menos para mi, y los que habitualmente comentamos por estos lares. Queda claro que están fuera y no los meto en el mismo saco que a IU, que además puede que, según se den las circunstancias, por eso de votar para que no ganen los otros, puede, repito, que les vote.
      Además también creo, que las personas que nos leen tienen una opinión formada, y que no es bueno reprimir las ideas, son eso ideas u opiniones que se dan dentro de un contexto de “debate”, el nombre de esta página lo expresa muy bien, Iniciativa Debate Público, y creo que las personas que lleguen a leer los comentarios, ya tengan una formación autodidacta por su inquietud y preocupación por lo que está pasando en este nuestro país, como es la mía, ya sean veteranos en esto de la política, o tengan los estudios que tengan, sean tan influenciables.

      • No se si quedó muy clara mi posición anoche. (Eran las 3 de la mañana).

        Había 2 cosas que quería señalar. La 1ª la necesidad ABSOLUTA de cambiar la Constitución si queremos avanzar algo en conseguir que sea el Pueblo mismo el que decida de que modo quiere vivir. Creo que hasta aquí estaremos todos de acuerdo. Si no, no hay discusión. ¿Seguimos?.

        ¿Cómo cambiamos la Constitución?. Por la fuerza es imposible. Tiene que ser en el Parlamento. Son necesarios el 75 % de los votos de los diputados. ¿Cómo los conseguimos? Tendremos que pactar con bastantes grupos que no terminan de gustarnos pero que si están de acuerdo con nosotros en que la próxima Constitución sea elaborada por el Pueblo tendremos que aceptarlos. ¿Seguimos estando de acuerdo hasta aquí?

        Ahora entra en juego mi convicción de que el funcionamiento interno de los grupos les atañe más bien solo a ellos y que lo que hayan hecho hasta ahora o estén haciendo si es que gobiernan, resulta menos importante que su posición ante el tema que nos ocupa, o sea, la nueva Constitución. Tampoco su política como partido en el futuro debe preocuparnos demasiado ahora. Lo importante para nosotros en este momento debe ser conocer su disposición de llegar juntos en este tema hasta el momento de cambiar la Constitución. Después ya discutiremos si seguimos colaborando o nos separamos.

        Ahora preguntaréis; y ¿quien es ese “nosotros”, en nombre de quien habla?. Yo no hablo en nombre de nadie, solo pienso en esa hipotética coalición que nos debiera hacer llegar al momento de cambiar las reglas del juego, un juego en el que las cartas están marcadas y siempre gana la banca.

        El segundo tema que quería exponer tiene que ver precísamente con nuestra posición ante esa coalición. ¿Vamos a intentar construirla si la consideramos imprescindible para conseguir nuestros planes?, ¿no representa ello la culminación de nuestra tan ansiada unidad?, ¿vamos a boicotearla ya antes de que nazca?, ¿no representa esto ponerse del otro lado de la barricada?. Muchas preguntas, creo. Lo siento.

        Me sigue pareciendo una barbaridad el abogar por la disolución de IU en este momento pero bueno, cada cual tiene una visión de futuro.

        Un saludo a tod@s.

      • Por resumirlo de alguna forma, Fernando. Tú tienes esperanza, y tu esperanza se basa en seguir los patrones tradicionales con los cauces existentes, los institucionales. Yo te digo que ahí no hay nada que hacer. Esos posibles “nosotros” nunca lo serán, y si dijeran que van a serlo y alcanzan las cifras necesarias para poder actuar (algo que no ocurrirá), tiembla, porque entonces será peor. Yo, incluso intentando ponerme en un plan muy optimista, no tengo excesiva esperanza, y esa tímida esperanza no pasa por lo institucional. Si algún día hay un cambio (ese que ambos deseamos, porque ahí sí coincidimos plenamente), no saldrá barato; será traumático, lento, y no será porque las hienas se vuelvan vegetarianas.

        Conste que envidio tu positivismo. Ojalá me pudieras traspasar un poco (y te lo digo en serio).

        Un abrazo.

      • Creo que me confundes, Paco. No es positivismo si no pragmatismo. Se trata de aprovechar lo aprovechable del parlamentarismo, de no regalar ni un ápice. Ójala por la brava pudiéramos. Sería doloroso pero quizá más sano. Pero de verdad, ahí sí soy pesimista.

        Soñemos un poco con lo de las 8 columnas. ¿Porqué no?. Quien sabe. También soñamos con el 25S y no estuvo mal.

        Un abrazo

      • Además, después de lo que nos han hecho, Carrillo, Felipe Gozalez y demás ejemplares, creo que tenemos el derecho a dudar ¿No? Es que todo lo que nos han hecho, sus mentiras, sus traiciones, como por ejemplo esas privatizaciones hechas, según ellos, para que nos salga más barato, la luz, el teléfono, ect. ect. Y que según un estudio hecho por unos ingleses, que demuestran que la privatización de Corrreos britanica, ha sido un desastre, solo han beneficiado a las grandes empresas, dejando lo menos rentable a la dejadez, y no han evitado la bajada de precios todo lo contrario, no se ha invertido nada, se ha despedido gente, los contratos de trabajo son comparables a los mini jobs, por poner un ejemplo.
        La mal parida constitución, las privatizaciones, la ecuación favorecedora de distribuir los votos, que nos ha llevado al bi-partidismo degenerado…. Tenemos el derecho ha dudar y a desconfiar NO? Es que no me fío.
        Un Saludo Fernando, Paco y a todos/as.

      • ¿Derecho a dudar? No, mucho más que eso, amigo Indignado. La confianza la otorgamos a las personas (individuos) con las que tenemos trato directo, e incluso así a veces pasa lo que pasa. ¿A santo de qué, y encima con antecedentes, vas a ofrecer tu confianza, y en un sistema que fomenta la corrupción, a un grupo que no conoces de nada excepto de cuatro declaraciones televisivas o dos mítines? De eso nada, los discursos de intenciones salen muy baratos.

        Por mi parte, y por supuesto, allá cada cual, mi inocencia y mi mal calculada “responsabilidad” tienen un límite, y lo he desbordado. Según pasa el tiempo, me avergüenzo más y más de haber sido tan pardillo.

        A mí, puestos a ello, me gusta confiar en los de mi entorno, pero de estos otros (y me da igual IU que Perico el de los palotes) lo único que quiero a estas alturas es que abandonen la caza del bastón y me dejen decidir a mí en toda cuestión, siempre que así lo estime oportuno (y cuando digo a mí, evidentemente hablo de todos los mí’s).

        Los salvapatrias –incluyendo a los que quieran prepararme un mundo maravilloso según su ideal, aunque lo comparta–, por mí pueden comprarse un bosque y perderse. O pueden quedarse para intentar convencerme con argumentos sólidos de que tal o cual cuestión concreta es mejor como ellos dicen, para que la decida con mi voto (si me interesa), una por una. Mientras eso no ocurra, o mientras la reivindicación de ese derecho no sea su vocación: ni agua.

        Un abrazo.

  4. Pedirle a IU que abandone su parte de gobierno en Andalucía es como pedirle al señor Torres López que abandone su trabajo en la universidad de Sevilla por formar parte de una institución que recorta becas e investigaciones.
    Si IU no hubiese gobernado este año (porque sólo lleva un año) en una reducida parte de la Junta (ojo, sólo parte, el resto es competencia del PSOE) no se habría conocido en España la primera ley que se hace en contra de los bancos y los desahucios. No cito más ejemplos porque ya se mencionan en comentarios anteriores, pero con eso me basta.
    Estoy seguro de que si esa izquierda “bloqueada” de la que habla Torres López hiciese un programa o un listado de propuestas, estas serían muy similares al programa de IU. De hecho ya ha ocurrido con el 15M (búsquese el manifiesto 15M y compárese con el programa de IU: los parecidos son llamativos).
    El mismo Torres López escribió el documento “Hay alternativas” junto con Alberto Garzón (diputado de IU).
    Por tanto las diferencias no son el el qué queremos cambiar sino en cómo queremos cambiarlo.
    Decía Diego Cañamero hace poco que esto sólo se arregla mandando 15 millones de personas a Madrid. Es decir, una especie de huída hacia delante en la que se está en contra de todo y todos, una absoluta desconfianza en las instituciones. ¿Esa es la alternativa?
    Cuando lleguen las elecciones europeas y después las generales y no se plantee ninguna alternativa a IU que mueva a toda esa gente que nunca vota, ¿qué haremos?
    ¿Seguir protestando mientras las grandes fortunas continúan creciendo más y más?

    • Comprendo muy bien lo que comentas, pero… Cara al electorado, osease la masa mal informada, y dadas las circunstancias ¿a quien van a votar?
      Primero no hay que confundir el trabajo con la vocación política. A las instituciones las dotan de presupuesto el Ejecutivo, que las recorte o no, repercute a los que hacen su trabajo. Yo creo que estar en política es otra cosa, es ofrecer tu sacrificio personal para el bien de todos, durante el tiempo necesario para que lleguen tus propuestas o programa, de forma conjunta creando una plataforma, como puede ser un partido político, para que se hagan realidad en forma de ley. Sin pedir nada a cambió, soló que el propio estado dote a la persona del presupuesto para que se mantenga durante ese periodo, y después volver a su trabajo. Luego dejar el paso a otras personas o ciudadanos para que lleguen a ley su propuestas, y que así cada uno ponga su grano de arena para el bien común de todos. Esto es lo que en general quiere todo ciudadano que ha participado, de diferente forma en las diferentes protestas. Que sea el propio pueblo soberano el que decida, y no delegar, como hasta ahora en otros, y que con el tiempo degenere, como está más que demostrado. Y ahí está la clave, en que una vez el sistema ande, se pongan las medidas necesarias para que no degenere, pues el problema humano está en la transformación que el individuo puede derivar al acceder al poder. ¿Los políticos profesionales? El nombre profesión lo dice todo. Si vemos la trayectoria de los políticos que pululan por los parlamentos o senados, la mayoría no ha trabajado en nada, se han dedicado a esto de la profesión política desde siempre. Empiezan jóvenes pero según pasan los años, piensan más en su trayectoria personal que en el bien de los demás, el sistema los envuelve, pierden la coherencia y degeneran, y de los ideales, si es que los tubo, no hay que olvidar que muchos están porque siguen el beneficioso interés heredado por sus padres, abuelos o familiares que los han colocado a dedo.
      Ese es el sistema, régimen o falsa democracia, en el que se mueven los que están en la política, que ha creado un tablero de juego con normas que lo protegen y blindan para su continuidad, por lo que desde dentro es imposible cambiar, pues no hay separación de poderes, todo se mezcla y el que intenta cambiarlo es expulsado del mismo, ya sea juez, alcalde, magistrado, senador o diputado. No se puede salir de un barco si no hay otro donde ir, si no te hundes. Y lo necesario es construir ese barco nuevo, donde todos sean iguales, y no por estar manejando el timón un periodo de tiempo, quiere decir que solo Él el Timonel, o Presidente, deber ser o se haga creer, que es él único y mejor para decidir el rumbo y el destino de todos los que, de una u otro forma, en un tiempo o en otro, forman parte de buque llamado nación.
      Solo ante los que se le pide que confíen su voto, pueden creer que sirva para algo, si igual que se han sacrificado pensiones, sanidad, educación, ahorros, trabajo por el bien común, solo un acto de valentía que deje clara sus intenciones puede valer para que la gente asqueada apueste por que haya un cambio radical, para construir ese nuevo estado democrático, en el que el pueblo sea todo y parte, dueño y soberano, que decida su futuro, reconozca su pasado, para que no se vuelvan a cometer los mismos errores que en el pasado.
      Un Saludo a Todos/as.

  5. Pues yo estoy de acuerdo. Lo único que podría señalar, cara al electorado, una completa transformación de IU sería romper las actas de diputados dimitir de todos sus puestos y salir a la calle junto con los demás, osea con el pueblo, y aprovechar su experiencia para coordinar a la ciudadanía para hacer una revolución pacifica.
    Todo el que esté junto al sistema es sistema, osea régimen.
    Y esa alegría incontrolable que reflejan los Izquierda Unida, ante la perspectiva de el poder que les darán las urnas, según las tendenciosas encuestas, no enseña que ya están vendidos de antemano. No creo equivocarme en mi intuición, de que ya habido reuniones negociadoras al respecto, donde se les ha puesto su precio, o la parte de la tarta.
    Si es amarillo y hace ¡Cua! Es un pato.

  6. Tendría que especificar este señor cuál de estas medidas de Izquierda Unida le parece “asquerosamente corrupta” e impide la unión de las izquierdas:

    -creación de la primera y única ley española contra los desahucios.
    -creación de un Banco Público.
    -creación de un censo público de tierras
    -reforma del sistema fiscal para combatir los privilegios fiscales abusivos

    Y de paso si explica cuál es el proyecto de futuro de esa “izquierda obstruida por IU” tal vez se pueda llegar a un entendimiento y así se obtendrá un buen resultado en elecciones, que de este modo (criticando sin aportar alternativas) está claro que siempre será un mal resultado.

    • Yo no sé si él te lo explicará, pero como en este caso yo sí estoy de acuerdo con Torres López, te diré lo que pienso, aunque en parte ya lo ha comentado en la entrevista.

      La burocratización, el blindaje intervencionista de la coordinadora, el sentido centrípeto de la formación, el “sentido de Estado” que muestran como parte de un sistema corrupto.

      La gente sensata (esa que pudiera votar a IU y no lo hace) no quiere presuntos salvapatrias, quiere formar parte de esa salvación, porque nadie se fía ya de las intenciones, ni tiene por qué hacerlo. Más de lo mismo pero con propuestas progresistas, no gracias. Fíjate que en esa mínima relación de medidas que expones, no has incluido ninguna que traspase el poder al pueblo (eso que se llama democracia).

    • Pues si Carlos, estoy contigo que tendríamos que tener algún tipo de gobierno, pero no de los tipos de gobierno que tenemos ahora. O sea, que si como tu dices, se detuviera esta masacre social, habría que depurar un gobierno sin corruptos o servidores de los mercados, o sea, que habría que reformar constitución y sistema electoral, y eso solo para empezar. Que no se es de izquierdas, solo porque se salude con el puño cerrado.

      • La reforma de la Constitución y del sistema electoral, así como las medidas para el control de la función ejecutiva y la gestión de los representantes políticos son medidas recogidas y articuladas en el programa de Izquierda Unida.
        Insisto, recomiendo su lectura.
        El saludo puño en alto es una seña de identidad entre camaradas que están desgraciadamente acostumbrados a que se menosprecie y se difame el comunismo.
        Salud y República.

  7. Eso me ha parecido a mí desde siempre: Si la Izquierda es incapaz de unirse, dejando aparcadas hasta tanto las diferencias ideológicas para ilusionar al electorado en la lucha contra la Derecha insolidaria y caciquil, estamos perdidos.

DEJA UNA RESPUESTA